De otros soles 24

  • Published on
    13-Aug-2015

  • View
    56

  • Download
    3

Embed Size (px)

Transcript

<ol><li> 1. 21 de Marzo de 2012 De otros soles Aprieto mi voz en las sombras , descansando de ajetreos desmedidos , porque no se de los nombres , ni las horas , ni los pasos que a diario pisan hroes annimos en las obras . Sobre las altas esferas del destino se suponen plenas de gloria la victoria de los grandes , pero yo s que de sobra , ni tienen , ni tendrn paz en las cosas , sas que llevan asto y desbordan a los nobles , ni encuentran paz en sus horas. Para que segur alzando tu frente alta al sol ? Si ni has visto ni odo siquiera el cantar de los pjaros , ni el crepitar de una hoguera en que solo hay dos sombras , que se arriman y unen para amarse a solas . Antiguas voces que soplan en mis odos y siembran el punto mximo del deseo , de ver de verdad , las salidas despejadas y caminar y correr sin misterios , sin caer y sin peligrar ya mi vida y la tuya y la nuestra , las de todos . Pag. 1 </li><li> 2. Vengo de Otros Soles Pero no es ancho el camino desde donde pasear ya mi sombra , porque necesidad de ir ms lejos an que la estrella que puso luz en la noche y pernoct en sus celestes vidas , esperando que llegras hasta m y en mis sosobras dejarme andar ya sin medidas ; de desear paz en mi alma he llegado entre heridas , de batallas , de desahucios , de peces gordos torcidas ,todas las costas por donde el hombre ha pisado sin dejar nada a su paso y pisotear las nobles vidas . De otros soles yo vengo y traigo a t mi partida , para que vean tus ojos , para que sientas tu vida , de La forma en que los hombres nacen y traen simples migas , para alimentarse a lo largo del camino que es de Ida. Siniestras poses de guilas que presentan cada da , para que todos los van como si fueran Rey Midas , que convierten lodo en Oro , pero en realidad son mentiras . La verdad es que por dentro sienten su alma podrida , no quieren que les vean pasear sus alas de buitres y garras torcidas , por las aceras del odio, portan ya y sin medidas , sus viejas cruces de ocres y de oscuras cortinas ; que desgarran y se roban , la ilusin y la esperanza ; de los que llenan sus arcas y solo reciben engaos , a cambio de una comida. </li><li> 3. Julio Perdriel ******************************** Pag. 2 </li></ol>