Boom Bíblico 2014 Comentario Bíblico Oseas a Miqueas

  • Published on
    24-May-2015

  • View
    2.160

  • Download
    10

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Boom Bblico 2014 Comentario Bblico Oseas a Miqueas

Transcript

  • 1. Oseas - Miqueas 2014MS QUE UN CONCURSO BBLICO, UNA REVELACIN

2. Estimado participante: Te felicitamos por tu aceptacin a estudiar la Palabra de Dios. Mediante el Boom Bblico del ao 2014, estudiaremos las epstolas de los profetas menores:Oseas a Miqueas En este folleto encontrars informacin adicional, que te darn un contexto histrico, literario y temtico sobre cada libro. La informacin ha sido extrada del Comentario Bblico Adventista del Sptimo Da. Por lo tanto, las preguntas del concurso Boom Bblico se harn sobre los libros de la Biblia y el material de este folleto. Que Dios te conceda su sabidura y la disciplina requerida mientras te preparas no solo para el concurso sino para la vida eterna.Benjamn CarballoLouise NocandyDirectorAsociada Departamento de Ministerios Juveniles Divisin Interamericana 3. Oseas INTRODUCCIN 1. Ttulo El libro de Oseas se denomina as por el nombre del profeta que lo escribi. Oseas es el primero de los doce profetas menores. Se llaman "menores" no porque sean de menor importancia que los profetas mayores, sino porque sus libros son ms cortos. Muchos escritores antiguos hebreos y cristianos consideraban los escritos de los profetas menores como un solo libro. En vista de que la poca abarcada por estos profetas se parece a la nuestra en su espritu materialista y comercial, y por sus males sociales, estos libros tienen un mensaje definido e importante para nosotros hoy. El nombre Oseas (Heb. Hoshea') es una forma abreviada del Heb. Hosha'eyah (Jer 42: 1; 43: 2), que significa "Yahweh ha salvado". 2. Paternidad Literaria No se sabe nada ms de la historia de la familia de seas que lo que se dice en los versculos con que comienza su profeca. El nombre del padre del profeta, Beeri (Heb. Be'eri, "mi pozo"), no revela la tribu a la cual perteneca Oseas. No sabemos nada de los acontecimientos de los ltimos das de Oseas, ni del lugar ni el tiempo de su muerte. Sin embargo, la evidencia interna aclara que Oseas perteneca al reino del norte, Israel, y que all ejerci su ministerio. 3. Marco histrico Los reinados durante los cuales Oseas profetiz estn ubicados, segn la cronologa de este Comentario (presentada en t. II, pp. 79, 134-166), como sigue (los aos son a. C.): Uzas (790- 739), Jotam (750-731), Acaz (735-715) y Ezequas (729-686), reyes de Jud; y Jeroboam II (793-753), rey de Israel. Oseas debe haber empezado su ministerio mucho antes de 753 a. C., y tuvo que haber continuado en actividad hasta algn tiempo despus de 729 a. C. Vivi en el perodo ms tenebroso de la historia del reino de Israel, precisamente antes de que la nacin fuera llevada al cautiverio por Asiria. Como el libro de Oseas no hace mencin ninguna de este acontecimiento, es probable que fuera escrito antes de la ruina final del reino del norte. En los das de Jeroboam II, Israel prosper materialmente y progres ms que en cualquier otro tiempo desde los reinados de David y Salomn (ver com. Ose. 2: 8). Sus lmites por el norte eran casi tan extensos como los que existieron en los das de aquellos reyes (2 Rey. 14: 25, 28). Sin embargo, esta gloria externa slo haca destacar ms la decadencia moral interior y la declinacin espiritual del pueblo. La anarqua poltica y la falta de gobierno caracterizaron esos tiempos. Hubo reyes que ascendieron al trono despus de matar a sus predecesores, y a su vez ellos fueron asesinados. Salum asesin a 910 Zacaras, y Manahem asesin a Salum, Peka asesin a Pekaa, hijo de Manahem; y Oseas, el ltimo rey de Israel, asesin a Peka. Posiblemente por esta anarqua vergonzosa que se produjo despus de Jeroboam II, ste solo es mencionado por Oseas, y sus sucesores son omitidos 4. (Ose. 1: 1; ver com. cap. 7: 5; 8: 4); o posiblemente el profeta se fue al sur, a Jud, despus del reinado de Jeroboam. Oseas se refiere varias veces al culto idoltrico al becerro levantado por Jeroboam I (1 Rey. 12), como causa principal de la impiedad de Israel. Este culto al becerro quiz prepar el camino ms tarde para un culto ms cruento y ms inhumano que se ofreca en honor de Baal y Astoret: la espantosa abominacin del sacrificio de nios y la inexplicable degradacin de una desenfrenada sensualidad. Oseas vivi en el tiempo de la cosecha de esta mala siembra. La adoracin a la criatura desplaz la adoracin al Creador. Ningn mandamiento del verdadero Dios era obedecido. Prevalecan la falta de honradez, la desconfianza mutua y la falsedad frente a Dios y al hombre. En los prsperos das de Jeroboam II se derramaba sangre en abundancia, y se estimulaba el lujo en todas sus formas. Por regla general, se perverta injusticia y se oprima a los pobres. El adulterio era una prctica religiosa. Todos los niveles sociales se haban corrompido y la blasfemia y el escepticismo caracterizaban a la corte real. Los sacerdotes, entregados enteramente a la idolatra, se unan con el pueblo en su pecaminosidad, y aumentaban la corrupcin que imperaba en el pas. Oseas fue llamado por Dios para que se opusiera a esa inundacin de maldad del reino del norte, y para que levantara diques de reprensin, condenacin y splica: de splica basada en el eterno amor de Dios por sus hijos descarriados. Pero los ruegos de Oseas no fueron escuchados por un pueblo apstata. La impa nacin impenitente e inconversa, se aferr a su rebelde conducta, y fue llevada al cruel cautiverio del yugo asirio. Oseas dio el ltimo mensaje de Dios al reino del norte antes de su cada en 723/722 a. C.4. Tema El tema predominante del libro de Oseas es el amor de Dios para con su pueblo extraviado. Las experiencias por las cuales pas el profeta en su vida familiar y los sentimientos de su propio corazn para con su esposa infiel, le dieron una idea de las profundidades insondables del amor del Padre para supueblo. La terrible maldad del reino del norte aparece an ms tenebrosa a la luz de ese amor divino, y Oseas de ninguna manera disculpa al pueblo por su conducta. El profeta tambin describe con tonos lbregos los terribles castigos que caeran sobre Jerusaln si persista en su impiedad. Estas amonestaciones no son amenazas, sino declaraciones de hechos que muestran que el castigo sigue ineludiblemente al pecado. Sin embargo, en todo lo que escribe Oseas expresa el tierno amor de Dios para con su pueblo descarriado. El libro est lleno de exhortaciones al arrepentimiento y mensajes de esperanza para los que quisieran volver a su Padre amante. 5. 5. Bosquejo I. Sobrescrito, 1: 1. II. La relacin de Dios con Israel simbolizada por la relacin de Oseas con su propia familia, 1:2 a 3:5 A. La infidelidad de Israel simbolizada por la familia del profeta, 1:2-9 1. Casamiento de Oseas, 1:2-3 2. Nacimiento de Jezreel, 1:4-5 3. Nacimiento de Lo-ruhama, 1:6-7 4. Nacimiento de Lo-ammi, 1:8-9 B. Promesa de que Dios aceptara a Israel en el futuro, 1: 10 a 2:1 C. La idolatra de Israel comparada con la infidelidad de Gomer, 2:2-13 D. El amor de Oseas por Gomer, y el amor de Dios para con Israel, 2:14-23 E. El regreso de Gomer a Oseas, y el regreso de Israel a Dios, 3:1-5 III. La condicin de impiedad de Israel y la certeza del castigo, 4:1 a 10:15 A. La acusacin de perversidad, 4:1 a 7:16 1. Impiedad del pueblo en conjunto, 4:1-19 2. Impiedad de sacerdotes y gobernantes, 5:1-15 3. Exhortacin al arrepentimiento, 6:1-11 4. Perversidad de la casa real, 7:1-16 B. El castigo sobre la nacin, 8:1 a 10:15 1. La trgica cosecha de depender neciamente de Asiria, 8:1-14 2. Exilio a Asiria y disminucin de la poblacin, 9:1-17 3. El lugar de culto devastado y el reino destruido, 10:1-15 IV. Resumen del trato de Dios con Israel, 11: 1 a 14: 9 A. La misericordia de Dios y su amor para Israel, 11:1-11 B. La ingratitud e impiedad de Efran contrastadas con el caso de Jacob, 11:12 a 12:14 C. El castigo divino sobre Efran, 13:1-16 D. La splica para regresar y la promesa de plena redencin, 14:1-9 6. Joel INTRODUCCIN 1. Ttulo Este libro recibi su nombre del personaje cuyas profecas presenta. Joel, Heb. Yo'el, quiz significa "Yahweh es Dios". 2. Paternidad Literaria No sabemos nada de Joel excepto lo que se revela en su libro. Su padre era Petuel, Bathoul en la LXX (cap. 1: 1), pero quin fue ste, no lo sabemos. Joel parece que era oriundo de Jud. Su misin proftica se relacion con Jud y Jerusaln (cap. 2:1, 15;3, 1, 6, 18, 20-21). En toda su profeca no hay una sola mencin de Israel. 3. Marco Histrico A diferencia de muchos otros profetas (Isa. 1: 1; Ose. 1: 1, Ams 1: 1; etc.), no nos dice nada en cuanto al rey, o los reyes, en cuyo tiempo profetiz. Por lo tanto, es necesario depender de la evidencia interna del libro para establecer la fecha. No se puede deducir nada con certeza por la posicin del libro en el canon, porque no estamos seguros de que los libros estn colocados en un orden cronolgico exacto. En el canon hebreo el libro ocupa el mismo lugar que en castellano, entre Oseas y Ams. En la LXX ocupa el cuarto lugar en la lista de los llamados profetas menores, colocado despus de Miqueas que all ocupa el tercer lugar. Algunos consideran que Joel es el ms antiguo de los profetas mayores y menores; otros lo consideran como postexlico. Un tercer punto de vista sita a Joel en el siglo VII, durante los primeros aos de Josas. Hay un resumen de los argumentos para estas diferentes fechas en las pp. 22-23. Aunque no se puede comprobar definitivamente ninguna fecha, este Comentario ha adoptado la fecha del siglo VII por las razones que se exponen en las pginas citadas. Joel ocupa un lugar importante entre los profetas hebreos, y ha sido clasificado con Isaas y Habacuc por su estilo sublime y elevado. Es notable tambin por sus vivas descripciones y lo pintoresco de su diccin. Su estilo es puro y claro. 4. Tema El libro est dividido en dos partes: (1) Cap. 1: 1 a 2: 17, la descripcin de una invasin terrible de "langostas" (ver com. cap. 1: 4), evidentemente acompaada de una sequa; y (2) cap. 2: 18 a 3: 21, la promesa de que Dios nuevamente sera misericordioso. Se han dado dos interpretaciones para la descripcin de la plaga de "langostas": (1) La literal, que considera que verdaderas nubes de langostas fueron la causa de las splicas del profeta; y (2) la alegrico, que opina que las "langostas" son una representacin metafrica de la invasin de ejrcitos hostiles. En general, la interpretacin literal parece ser ms probable (ver com. cap. 1:4). 7. Cualquier interpretacin que se acepte no altera en nada las enseanzas del libro. El desastre nacional, ya sea real o figurado, da lugar a una exhortacin al arrepentimiento (cap. 1: 13-14; 2: 1, 12-17), y para una disertacin acerca del "da de Jehov" (cap. 1: 15; 2: 1-2, 11, 31; 3: 14). La visin de la gloria futura contempla el establecimiento de los judos en su propia tierra, cuya productividad ha sido restablecida, y que goza del favor del cielo tanto temporal como espiritualmente. Presenta, adems, la oposicin que se despertara y el esfuerzo de las naciones enemigas para aplastar a la nacin prspera, y finalmente el castigo de Dios sobre esos enemigos y la prosperidad subsiguiente y estable de la nacin juda. Al aplicar las enseanzas escatolgicas del libro, se debiera tener en cuenta los principios presentados en las pp. 27-40 (ver com. cap. 2: 18; 3: 1, 18).5. Bosquejo I. La plaga de langostas y la exhortacin al arrepentimiento, 1: 1 a 2: 17. A. La espantosa devastacin de la plaga, 1: 1-12. B. Exhortacin a la oracin y a una asamblea solemne, 1: 13-14. C. El efecto de la plaga sobre hombres y bestias, 1: 15-19. D. La sequa que acompaa a la plaga, 1: 20. E. El da de Jehov, 2: 1-2. F. Las langostas comparadas con un ejrcito bien disciplinado, 2: 3-11. G. Exhortacin a un arrepentimiento genuino y a la oracin, 2: 12-17. II. Promesa de restauracin, 2: 18 a 3: 21. A. Extirpacin del ejrcito de langostas, 2: 18-20. B. Reparacin de los perjuicios causados por las langostas, 2: 21-27. C. La promesa del Espritu Santo, 2: 28-29. D. Las seales fsicas que acompaan el da de Jehov, 2: 30-32. E. El castigo de Jehov sobre las naciones paganas, 3: 1-17. F. El futuro brillante de Jud, 3: 18-21. 8. Ams INTRODUCCIN 1. Ttulo Como sucede con los dems libros incluidos entre los profetas menores, el ttulo de este libro corresponde al nombre del autor: Ams. El nombre en hebreo es 'Amos, derivado del verbo 'amas, "cargar". Por lo tanto, el nombre significa: "el que lleva una carga", lo que cuadra bien con los graves y solemnes mensajes que este profeta recibi para que los diera. El nombre Ams no se halla en ninguna otra parte del AT. 2. Paternidad Literaria Por el resumen de su vida que da Ams (cap. 7: 14-15), sabemos que era "boyero" ("pastor", BJ) y recogedor de "higos silvestres". Queda la impresin de que aunque era pobre, era independiente; lo cual podra explicar por qu poda dejar su rebao por un tiempo. No era un hombre instruido como entendemos hoy este trmino, ni tampoco se haba preparado para su misin en las escuelas de los profetas. Como sucedi con Ams, los que tienen relativamente escasa instruccin y han disfrutado de pocas oportunidades para instruirse, cuando son elegidos para efectuar una magna obra para Dios, comprueban que "la excelencia del poder" es "de Dios, y no de nosotros" (2 Cor. 4: 7). Lo que hace al hombre idneo para el servicio divino depende ms de lo que es que de lo que tiene. Cuando Ams recibi su llamamiento divino sali de Jud para ir a Israel, y probablemente estableci el centro de su obra en Bet-el, donde estaba el templo principal dedicado al culto del becerro y el palacio de verano del rey. All conden este culto, y Amasas, el sumo sacerdote idlatra se opuso a Ams y lo acus ante el rey de ser un peligroso conspirador (Ams 7: 10-13). Nada sabemos de los das finales de la vida de Ams. Ams debe catalogarse entre los ms importantes profetas debido a su elocuencia sencilla y llana, y al vigor y lo elevado de su pensamiento. Hay pocos profetas que sean ms penetrantes en comprender las bases tanto del mundo natural como del moral, o que sean ms perspicaces para entender el poder, la sabidura y la santidad de Dios. 3. Marco Histrico Ams fue llamado para cumplir su misin en un tiempo cuando Israel y Jud eran prsperos. En los das de Jeroboam II Israel estaba en el punto mximo de su poder (ver t. II, pp. 85-86; com. Ose. 2:8). Jeroboam haba derrotado a los sirios y ensanchado el territorio del reino del norte hasta el lmite septentrional que haba tenido cuando el reino estaba unido. Se extenda desde Hamat, en el extremo norte, hasta el mar Muerto (2 Rey. 14:25-28). En cuanto a Jud, el rey Uzas haba subyugado a los idumeos y a los filisteos, haba sometido a los amonitas y promovido la agricultura y las artes nacionales propias de los tiempos de paz; haba creado un ejrcito grande y poderoso y fortificado mucho a Jerusaln (2 Crn. 26:1-15). 9. Indudablemente que Israel, a salvo de enemigos extranjeros y fuerte interiormente, se senta seguro contra todo peligro o destruccin. Es verdad que el creciente poder de Asiria llamaba la atencin, pero pareca muy difcil que atacase a Israel. Los frutos naturales de la prosperidad...