Una Reflexión Sobre La Tecno-ciencia

  • Published on
    13-Jul-2016

  • View
    3

  • Download
    2

DESCRIPTION

Un pequeo desarrollo del problema de la "tecno-ciencia" que podemos encontrar en el pensamiento de JORGE ENRIQUE LINARES.

Transcript

  • UNA REFLEXIN SOBRE LA TECNOCIENCIA

    EN JORGE ENRIQUE LINARES

    Por Miguel ngel Galicia vila

    No hay moral en torno a la tecnologa.

    La tecnologa expande nuestras formas de pensar sobre las cosas,

    ampla nuestras formas de hacer las cosas.

    Herbert Simon

    Introduccin.

    Qu es la tecnociencia? Ese concepto tan nuevo en la teorizacin pero al mismo tiempo

    tan vivo en el mundo conocido hasta entonces, es una mezcla entre la ciencia y la

    tecnologa que nos presenta un rasgos caracterstico, a saber, que toda su aplicacin, toda su

    prctica est llevada al plano de la gestin empresarial e industrial que ser parte de una

    grande cadena de producciones con fines a la supuesta eficacia y a la rentabilidad de

    nuestra sociedad. Problema realmente seria para la educacin. Hoy en da no hay mejor

    definicin de la tecnociencia como una fuente de poder y de riqueza para los altos cuellos

    de nuestra tan desnaturalizada sociedad. Pues supuestamente sirve y se ve como un

    desarrollo econmico, y si, puede que estn en lo correcto, lamentablemente nos est

    tambin destruyendo.

    Es un horror realmente saber que la tecnociencia se preocupa por la imagen pblica. Y

    simple: su justificacin se basa en decir que con ella cambiamos las sociedades humanas,

    ms claramente, la vida de las personas. Pero en qu clase de vida humana nos est convirtiendo la tecnociencia? Ya todos lo sabes. En una vida que no puede despegarse de

    una vida ciberntica, por decir un vago ejemplo.

    Computadoras, misiles dirigidos por control remoto, bombas atmicas, la conquista del

    espacio y otros inventos ms, que nos hacen vivir en un mundo casi de fantasa, es lo que

    nos presente la tecnociencia. Hacindonos creer que estamos avanzando y siendo mejores

    que el mismo Dios. Qu tan correcto est pensar esto? A qu situaciones ticas nos est

    llevando ste planteamiento? Jorge Enrique Linares nos hace un estudio sobre sta

    problemtica ticos que nos est llevando la tecnociencia; y por ello, reflexionaremos un

    poco sobre la segunda parte de su texto tica y mundo tecnolgico. As que, comencemos

    la reflexin.

    La tecnociencia: visin y problemas.

    Es interesante: al igual que el hombre del medieval, hoy la tecnociencia es tripartita. Por

    una parte cuerpo: tecnologa; y por otra espritu: ciencias: para dar como resultado el alama:

    la tecnociencia. Cada parte con una funcin ms clara que la otra. Lamentablemente dos de

    ellas condenadas y superadas por el resultado de su combinacin. Hoy tambin, la

  • tecnociencia tiene por objetivo ser la superacin de su tesis y de su anttesis, es decir, ser la

    unidad, el todo. Y lo que pasa es que ahora ella ver de nuevo, el mundo, de una manera

    diferente y quiz un poco egosta; pues como bien seala Linares: la tecnologa ha dejado

    de ser un mero instrumento para convertirse en entorno determinante de medios y fines. El

    mundo tecnolgico del que depende ahora la humanidad entera se ha convertido en una

    mediacin universal y en el horizonte de las relaciones cognoscitivas y pragmticas entre el

    ser humano y la naturaleza; es, pues, un sistema-mundo que domina la vida social, una

    matriz cognitiva y pragmtica a partir de la cual nos relacionamos con todo. (J. E. Linares.

    365)

    Hoy la tecnociencia es como la vida, ese regalo humano que nos ofrece el hombre. Un

    regalo que, a diferencia de la vida, sabes apreciar ms. Pues paradjicamente la vida se ha

    convertido en un clic. As pues, la cotidianidad, el mundo al que Heidegger nos dio por

    eyectados, el mundo en el que vivimos ahora es un mundo tecnolgico, un mundo que se

    mueve ya no por el motor inmvil que dijo Aristteles, sino por un motor que todos

    podemos llevar en nuestro bolsillo. Como dice Linares atractivamente: ya no vivimos en

    definitiva dentro de la naturaleza, sino en una tecnoesfera rodeada de la biosfera. (Linares

    366).

    Pero como dije en un principio, el mundo tecnolgico est compuesto por la ciencia, la

    tecnologa y la tecnociencia que interactan para producir una intervencin en la naturaleza

    y en la sociedad para lograr transformaciones materiales que se consideran valiosas, tiles o

    necesarias. Es decir, un mundo globalizado y, en cierta medida, capitalista. La tecnologa

    ya no puede concebirse como ciencia aplicada, pues esta idea tradicional implicaba una separacin entre la terica propiamente cientfica y la prctica que corresponde a la

    tecnologa. Esos conceptos pertenecen a un mundo que ha quedado en el pasado para dar

    paso a las nuevas generaciones. Que por ciento algunos llaman nativos digitales por el simple hecho de que ahora el nio ya no nace con la torta bajo el brazo, sino con el celular

    en la mano.

    La incorporacin de la ciencia en la actividad tecnolgica ha modificado tambin a las

    prcticas cientficas y sus instituciones, y ha implicado una mutua dependencia: la ciencia

    requiere cada vez ms de la tecnologa, no slo por el equipo e instrumental avanzado, sino

    porque el mbito de aplicacin de innovaciones constituye un verdadero laboratorio en el

    que se prueban teoras y se generan nuevos conocimientos. El fenmeno significativo es

    que ambas actividades se han vinculado cada vez ms estrechamente en proyectos de

    investigacin y desarrollo de innovaciones y aplicaciones artefactuales. Adems de que la

    ciencia en general, ya no puede ser comprendida como una bsqueda del conocimiento por

    s mismo, puesto que un inters dominante en el desarrollo cientfico actual se centra en la

    transformacin de las cosas que se estudian. Ello no significa que toda la ciencia se ha

    vuelto pragmtica, pues subsisten ramas estrictamente teorticas y sin aplicaciones

    tecnolgicas. El conocimiento cientfico no slo se genera en los centros acadmicos

    tradicionales, sino tambin en las industrias y sus centros de investigacin y desarrollo, en

    los cuales se disean nuevos artefactos y se producen nuevos conocimientos cientficos.

    Pero realmente sern conocimientos que ayuden a la humanidad? Realmente pareciera

    que no es as, pues la ciencia, desde culturas muy antiguas ha hecho de la naturaleza

    humana un factor de determina el fin de una civilizacin. Confundida con magia, los

    cientficos de todos los tiempos quieren hacer del hombre al independiente del mismo

    hombre para convertirlo en un esclavo de conocimientos destructivos enmascarados.

  • Pero se ha dicho que ahora la ciencia y la tecnologa generan conocimiento de manera

    distinta. La primera lo hace mediante teoras que pueden transformar nuestras

    representaciones y conceptuaciones de la realidad, mientras que la segunda lo realiza

    mediante modelos pragmticos que aumentan nuestras posibilidades de accin en el mundo. Pues ya son parte de la vida.

    Se dice que la tecnociencia surge como una nueva modalidad social de prctica

    tecnolgica que revolucion tambin la prctica cientfica, al fusionar el conocer cientfico

    y el producir tecnolgico en una unidad de accin destinada al desarrollo e innovacin de

    objetos tcnicos. La tecnociencia vincula la informacin y el conocimiento cientficos, las

    habilidades y destrezas tcnicas para la produccin industrial de artefactos y dispositivos

    tecnolgicos. Creando tecnologas aparentemente de progreso social pero con inclusiones

    malas dentro de la humanidad. Pues las tecnologas se transforman en tecnociencias en la

    medida en que se hacen ms complejas y requieren el concurso de otras ramas cientficas y

    tcnicas, y en la medida en que crean nuevas entidades artefactuales (como los

    transgnicos, por ejemplo).

    Podemos caracterizar realmente la racionalidad que rige el mundo tecnolgico como

    pragmtico-instrumental. Ello implica que la tecnologa y la tecnociencia actuales no slo

    constituyen una capacidad para transformar el mundo, sino tambin una nueva modalidad

    para conocerlo, comprenderlo, interpretarlo y orientarse en l, algo as como una nueva

    teora del conocimiento: la racionalidad pragmtica dominante es aquella que no ve slo la

    realidad como objeto de explicacin, sino como objeto de produccin. As pues, el fin

    constituyente de la racionalidad tecnocientfica es la eficacia operativa: la produccin y

    utilizacin de artefactos disponibles para transformar el mundo, un poco como el concepto

    de tcnica que tena Martn Heidegger. Esto significa que la naturaleza entera puede ser

    objeto de intervencin directa y efectiva, confirmando la realizacin de posibilidades

    tecnolgicas. Justamente as, justificando su imperativo: la tecnologa es justamente un

    poder de accin en el mundo.

    Aqu la naturaleza entera se convierte en el objeto de esa voluntad de transformacin, de

    esa mina de oro que acta de modo colectivo, cada vez ms uniforme en los fines,

    subordinando otros fines individuales al objetivo general: la disponibilidad absoluta de la

    realidad. Provocando as que la tica del mundo tecnolgico se proponga comprender las

    realizaciones tecnocientficas en el marco de un sistema global en el que se expresan esas

    diversas facetas de la tecnologa, semejante a la manifestacin de la Idea hegeliana: la

    Naturaleza no es negacin de la idea sino ms bien su manifestacin.

    Ante esta dimensin sistmica (no instrumental), que no es evidente en los objetos y

    sistemas tcnicos concretos, la filosofa se enfrenta al desafo de discernir cul es el sentido

    del mundo tecnolgico, es decir, esclarecer la finalidad del despliegue de una voluntad de

    poder que conmina al ser humano a realizar y desarrollar todo lo tcnicamente posible.

    Pues los valores ticos no pueden ser exclusivos y transformarse en el ncleo bsico de la

    tecnologa y de la tecnociencia, pues eso es prcticamente imposible.

    Conclusin.

    Como ya se ha dicho repetidamente, la intervencin y gestin de la tecnociencia radica

    en el control total y el forzamiento de supuestos procesos. Los riesgos ecolgicos y sociales

    del modelo tecnocientfico son ms complejos de lo que se piensa.

  • El mito del progreso que se sostena en la esperanza de que dicho desarrollo condujera a

    la humanidad a una sociedad ms racional y con ms oportunidades de alcanzar el bienestar

    es falso. Sin embargo, la utopa tecnolgica parece haber comenzado a perder fuerza. Y a

    pesar de que un filsofo nos despertara del sueo tecnolgico es casi imposibles dejar de lado esta vida liquida. Ser imposible dejar de usar el Gel Azul de la novel de Bernardo

    Fernndez.

    As pues, la vida tecnocientfica resulta ser para el hombre una vida instantnea: valores

    instantneos, educacin instantnea, poltica, sociedad, salud todo, de una forma instantnea.

    Bibliografa.

    LINARES, Jorge Enrique. TICA Y MUNDO TECNOLGICO. Mxico: FCE, UNAM, FFyL. 2008. Pg. 364 419.

Recommended

View more >