SOLEMNIDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA ALTAGRACIA

  • Published on
    22-Oct-2015

  • View
    18

  • Download
    3

Embed Size (px)

Transcript

<p>Solemnidad de Nuestra Seora de la Altagracia</p> <p>Monicin de Entrada</p> <p>Hoy celebramos la fiesta de Ntra. Sra. de la Altagracia, protectora de la REPBLICA DOMINICANA. Como pueblo y como creyentes no nos debemos quedar en la simple celebracin tradicional, sino que debemos aprender de Mara a responder positivamente a la llamada de nuestro Dios y a estar dispuestos a hacer siempre la voluntad de Dios, nuestro Padre. Dispongmonos, como Mara, a escuchar la Palabra de Dios y a hacerla realidad en el ambiente en que nos ha tocado vivir. Nos ponemos de pie y con alegra recibimos al celebrante y dems ministros del Altar. Entonamos el canto de Entrada. </p> <p>Liturgia de la Palabra</p> <p>Monicin a la Primera Lectura</p> <p>En tiempos del profeta Isaas Jerusaln estaba siendo amenazada con ser destruida por una poderosa alianza del rey de Aram y el rey del Norte. Estos dos reyes queran que el pequeo reino de Jud se uniese a ellos para luchar en contra del imperio Asirio. En medio de esa situacin Isaas invita al rey Ajaz a no unirse con los reyes de Aram y de Israel ni tampoco pedir la ayuda del imperio asirio. Ms bien invita al rey y a sus compatriotas a confiar en un Dios que acompaa a su pueblo en todo momento y de forma especial en los momentos ms difciles. El profeta anuncia que nacer un nio, un Dios con nosotros, que ser el signo de la presencia de un Dios que protege y defiende a su pueblo. Escuchemos: </p> <p>Lectura del libro de Isaas 7, 10-15: En aquellos das, el Seor habl a Acaz: -Pide una seal al Seor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo. Respondi Acaz: -No la pido, no quiero tentar al Seor. Entonces dijo Dios: -Escucha, casa de David: no les basta cansar a los hombres, que cansan incluso a mi Dios? Pues el Seor, por su cuenta, les dar una seal: Miren: la virgen est encinta y da a luz un hijo, y le pondr por nombre Emmanuel que significa: "Dios con - nosotros".Comer requesn con miel hasta que aprenda rechazar el mal y a escoger el bien Palabra de Dios.</p> <p>Salmo Responsorial</p> <p>R. El Seor hizo en m maravillas, gloria al Seor. </p> <p>V/. Proclama mi alma la grandeza del Seor, se alegra mi espritu en Dios mi salvador; porque se ha fijado en su humilde esclava. R.</p> <p>V/. Pues mira, desde ahora me felicitarn todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho tanto por m: l es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generacin tras generacin. R.</p> <p>V/. Su brazo interviene con fuerza desbarata los planes de los soberbios, derriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacos. R.</p> <p>V/ Auxilia a Israel su siervo, acordndose como lo haba prometido a nuestro padres de la misericordia a favor de Abrahn y su descendencia por siempre. R.</p> <p>Monicin a la Segunda Lectura</p> <p>En la lectura que escucharemos a continuacin, Pablo seala que por medio de Jesucristo, quien nos ha mostrado el amor de Dios, nos hemos convertido en hijos de Dios. Hemos salido del mundo de la esclavitud para comenzar a vivir en la libertad de los hijos. Por este don hermoso debemos dar continuamente gracias a nuestro Dios quien ha querido amarnos con amor de Madre y con ternura de Padre. Escuchemos:</p> <p>Lectura de la Carta de San Pablo a los Glatas: Hermanos: Quiero decir: mientras el heredero es menor de edad, en nada se diferencia de un esclavo, pues, aunque es dueo de todo; lo tienen bajo tutores y administradores hasta el tiempo fijado por el padre. De igual manera, tambin nosotros, cuando ramos menores de edad, vivamos como esclavos bajo los elementos del mundo. Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envi Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiramos la filiacin adoptiva. La prueba de que ustedes son hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espritu de su Hijo que clama: Abba, Padre! De modo que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, tambin heredero por voluntad de Dios Palabra de Dios.</p> <p>Monicin al Evangelio</p> <p> En la siguiente lectura se nos presenta la anunciacin del ngel Gabriel a Mara de que va a tener un hijo, por obra del Espritu Santo. Ante este anuncio Mara no entiende bien cmo podr ser posible tener un hijo sin la intervencin de un hombre, pero confa en la Palabras de Dios y est dispuesta a colaborar en un Proyecto alternativo de Salvacin y liberacin. Nos ponemos de pie con mucho recogimiento para escuchar el santo evangelio:</p> <p>+ Lectura del santo Evangelio segn San Lucas</p> <p>A los seis meses, el ngel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado Jos, de la estirpe de David; la virgen se llamaba Mara.El ngel, entrando a su presencia, dijo:-Algrate, llena de gracia, el Seor est contigo; bendita t entre las mujeres.Ella se turb ante estas palabras, y se preguntaba qu saludo era aqul.El ngel le dijo:-No temas, Mara, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirs en tu vientre y dars a luz un hijo y le pondrs por nombre Jess. Ser grande, se llamar Hijo del Altsimo, el Seor Dios le dar el trono de David su padre, reinar sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendr fin.Y Mara dijo al ngel:-Cmo ser eso, pues no conozco varn?El ngel le contest:-El Espritu Santo vendr sobre ti, y la fuerza del Altsimo te cubrir con su sombra; por eso el santo que va a nacer se llamar Hijo de Dios.Ah tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya est de seis meses la que llamaban estril, porque para Dios nada hay imposible.Mara contest:-Aqu est la esclava del Seor, hgase en m segn tu palabra.</p> <p>Palabra del Seor.</p> <p>Oracin de los Fieles.</p> <p>1. Por la Iglesia Universal, por el Papa Francisco, por nuestro Obispo..., por la Conferencia Episcopal Dominicana, para que el Seor por la intercesin de la Santsima Virgen Mara les acompae en su misin evangelizadora. Oremos:</p> <p>2. Por el Gobierno de nuestro pas, para que el Seor, por intercesin de Nuestra Seora de la Altagracia, le conceda sabidura y fortaleza para gobernar con equidad y justicia. Oremos:</p> <p>3. Por todos los pobres, los hurfanos y las viudas, por los enfermos y por los que estn esclavizados por el pecado, para que por intercesin de Nuestra Seora de la Altagracia llegue hasta ellos el anuncio glorioso del Evangelio. Oremos:</p> <p>4. Por el pueblo dominicano, que celebra con gozo la Solemnidad de Nuestra Seora de la Altagracia, para que ella nos lleve al encuentro de Jesucristo y nos ensee a amarlo como ella lo am. Oremos:</p> <p>5. Para que con Mara y como Ella salgamos al encuentro de nuestros hermanos y los acojamos con amor, especialmente, a los ms pobres y abandonados. Oremos:</p> <p>6. Por quienes participamos en esta eucarista: para que alentados por el testimonio de Mara de la Altagracia, confiemos siempre en Dios y estemos dispuestos a colaborar en su Proyecto de Salvacin y liberacin. Oremos: </p> <p>Ofertorio</p> <p>RosarioTe presentamos Seor este Rosario, por el cual nos unimos a Ti, junto con tu Madre Santsima. Ofrecemos nuestro esfuerzo, a fin de que se convierta para nosotros, en instrumento de oracin perenne para acercarnoscada vez ms a Ti.</p> <p>MantoCon este manto, queremos simbolizar, que siendo Mara, Madre de Dios y Madre nuestra, nos protege con su amor y misericordia del pecado, para estar en gracia de Dios.</p> <p>Pan y Vino Te presentamos Seor, los dones del Pan y Vino, ellos por accin de tu Espritu se convertirn en tu Cuerpo y en tu Sangre. Junto a ellos, ofrecemos renovar la decisin, de cambiar nuestro corazn y nuestras vidas, para que seamos portadores de paz y de verdad, en nuestra comunidad.</p> <p>Oracin</p> <p>Dios te salve, Mara, llena de gracia: Tesaludamos, Virgen Mara, con las palabras del ngel. T eres la llena de gracia, colmada de amor por el Altsimo, fecundada por la accin del Espritu, para ser la Madre de Jess, el Sol que nace de lo alto. Te contemplamos, Virgen de la Altagracia, en el misterio que revela tu imagen: el Nacimiento de tu Hijo, Verbo encarnado, que ha querido habitar entre nosotros, al que t adoras y nos muestras para que sea reconocido como Salvador del mundo. T nos precedes en la obra de la nueva Evangelizacin que es y ser siempre anunciar y confesar a CristoCamino, Verdad y Vida. Que seamos siempre fieles servidores as como tu lo eres. Amen. </p>

Recommended

View more >