RONCAGLIOLO_las Industrias Culturales en La Videosfera Lati

  • Published on
    02-Mar-2016

  • View
    55

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>Texto. Las industrias culturales en la integracin latinoamericana </p><p>Coordinadores. Nstor Garca Canclini - Carlos Moneta Las industrias culturales en la videosfera latinoamericana </p><p>Rafael Roncagliolo* </p><p>Me parece un signo de estos tiempos, de cambio de poca ms que poca de cambios, el que el ttulo de este encuentro en Buenos Aires sea la yuxtaposicin de dos expresiones, ambas polmicas y multvocas: "integracin econmica" e "industrias culturales". </p><p>En otro texto, que sirve de antecedente a ste (Roncagliolo, 1996), me he referido al significado equvoco del sintagma "integracin latinoamericana": trat de destacar ah cmo la palabra integracin ha mudado de signo, pues antes portaba la connotacin sindical y defensiva de unidad entre pases pobres para hacer frente a los poderosos (un "integrarnos" latinoamericanista), mientras que ahora, pese a Bolvar, Mart y tantos otros, apela, ms bien, a los afanes de incorporacin a uno de los bloques de la economa global (un "integrarse" panamericanista). </p><p>Sera ocioso e inconducente insistir en esta mutacin semntica y poltica. No parece serlo, en cambio, detenerse en el significado, no menos polmico y ciertamente ms multvoco, del otro sintagma titular de este seminario: "industrias culturales". Por eso, esta ponencia empieza con una exploracin del trmino "industrias culturales", generado por los estudiosos de la cultura y las comunicaciones ms que por los economistas (seccin I). Y luego, quiere aportar algunos datos ilustrativos del actual panorama o paisaje cultural de la regin (seccin II); revisar someramente los esfuerzos de integracin cultural preexistentes (seccin III); y finalizar con una referencia a la pertinencia de proponer polticas pblicas culturales en estos tiempos de liberalizacin y monopolizacin (seccin IV). </p><p>I. Avatares del concepto de industrias culturales </p><p>Qu significa la expresin industrias culturales, qu concentra las preocupaciones de este seminario? </p><p>Responder a esta pregunta nos obliga a una breve excursin histrica: </p><p>El "Instituto de Estudios Sociales", fundado en Frankfurt en 1923, signific varias cosas en la historia del pensamiento contemporneo: incorporacin del marxismo al mundo universitario; encuentro entre el marxismo y el psicoanlisis y otras disciplinas; aparicin de los "marxianos" al lado de los "marxistas"; y tambin, una sesuda reflexin sobre las causas del fracaso de la oleada revolucionaria que los marxistas esperaban que sucedera a la revolucin rusa en todo el continente. </p><p>En este contexto acadmico-poltico emerge el trmino "industria cultural", para referirse a este mecanismo de control social que era en parte responsable de la prdida de potencial revolucionario de las masas obreras europeas. La expresin "industria cultural" pertenece, de esta manera, al corazn de la "Kritische Theorie" que define ala escuela de Frankfurt, y se explica en el libro Dialctica del Iluminismo, que Theodor Adorno y Max Horkheimer, los dos mentores principales de la Escuela, publicaron en Amsterdam en 1947. </p><p>UNTREF VIRTUAL | 1 </p></li><li><p>Texto. Las industrias culturales en la integracin latinoamericana </p><p>Coordinadores. Nstor Garca Canclini - Carlos Moneta En sus cincuenta aos de uso ms o menos comn, sin embargo, el trmino ha experimentado una transformacin que resulta sumamente interesante para asumir, de partida, la complejidad del objeto que sirve de tema central a nuestro seminario. Intentar resumir dicha transformacin en siete trnsitos1: </p><p>1. De Frankfurt al ciberespacio </p><p>Entre 1933 y 1938, los filsofos de la Escuela de Frankfurt, empujados por el nazismo, emigraron y, luego de variados recorridos, instalaron la escuela en la Universidad de Columbia, en Nueva York, foco de las tambin nacientes sociologa behaviorista y Mass Communication Research2: Industria cultural es, en la terminologa de la Kritische Theorie el concepto crucial, equivalente a mass culture o popular culture, en la perspectiva de la Mass Communication Research. </p><p>Qu opona realmente a estas dos matrices del pensamiento y la investigacin? Sin duda, los de Frankfurt estaban interesados en la crtica social, mientras que sus anfitriones buscaban metas mucho ms banales y pragmticas, tales como asegurar la fuerza moral de los soldados estadounidenses en la guerra en Europa, conocer las motivaciones para votar o utilizar mejor la naciente radio como instrumento de publicidad. </p><p>Cada vez ms, sin embargo, el concepto de industria cultural se despega de aquella histrica polmica y pasa a denominar, escuetamente, un conjunto creciente de actividades industriales y, sobre todo, como veremos luego, postindutriales y cibernticas: las actividades que tienen que ver con la produccin masiva de bienes simblicos, cualquiera que sea la perspectiva (crtica, behaviorista o postmoderna) de quienes lo utilizan. </p><p>2. De la filosofa de la historia a la econometra </p><p>Lo que ha ocurrido es que, desde el punto de vista de la economa y la sociologa del desarrollo (trminos quince o veinte aos ms jvenes que industria cultural) la actividad cultural ha adquirido una entidad como sector econmico, que implica un nuevo peso en la composicin del producto bruto, de la poblacin econmicamente activa y de la productividad. </p><p>En este sentido son muy ilustrativas las cifras que ofrece Nstor Garca Canclini en el documento de invitacin a este seminario: "En Estados Unidos el sector cultural, sobre todo por la produccin y exportacin audiovisual, representa el 6 por ciento del producto interno bruto y emplea a 1.3 millones de personas, ms que la minera, la polica o la forestacin. En Francia, abarcaba en 1992, el 3.1 por ciento del PIB. </p><p>3. De la industria de la palabra a la industria de la imagen </p><p>La transformacin ms obvia, y de mayores repercusiones sobre la cultura, la poltica y las polticas tiene que ver, sin duda, con la aparicin de la televisin y el desarrollo de una industria cultural de imgenes. Hasta la segunda postguerra la industria cultural era una industria de la palabra: de la palabra escrita, en el caso de la prensa; de la palabra oral, en el caso de la radio. </p><p>UNTREF VIRTUAL | 2 </p></li><li><p>Texto. Las industrias culturales en la integracin latinoamericana </p><p>Coordinadores. Nstor Garca Canclini - Carlos Moneta O, si se quiere ser ms rigurosos, era una industria de la palabra y el sonido, puesto que la industria de la msica era ya un incipiente negocio y haba coadyuvado al desarrollo de la radio, en particular a partir de 1926, cuando la empresa de electrodomsticos Westinghouse, crea la primera estacin de radio comercial, para vender sus radiorreceptores, que no se hubiera podido colocar antes, simplemente porque no haba qu escuchar con ellos (un origen bastante distinto al de la prensa escrita, como es obvio). </p><p>Cierto que exista el cine, pero su alcance fue limitado, pues se coloc en el rubro de los consumos culturales en mercados fsicos, como el teatro o el concierto. De manera que el verdadero trnsito a una cultura masiva audiovisual lo trajo la televisin. De ah que recin en la dcada actual la televisin aparece como objeto de inters crucial para cientficos polticos y socilogos3. Aunque se trata de una perspectiva que, como seala Giddens, se remonta a McLuhan y a su maestro, Harold Innis, y que ha recuperado de modo desafiante Rgis Debray (sobre quien volveremos). </p><p>4. De una lista cerrada de productos diferenciados a una serie infinita de bienes y procesos entretejidos </p><p>Las industrias culturales no slo se han ampliado sino que han ido devorando territorios conexos y creando una amalgama que erosiona la capacidad de significacin de la propia expresin "industria cultural". </p><p>En efecto, cules eran las industrias culturales hace medio siglo, cuando el sintagma hace su aparicin en el lxico acadmico? Eran, el libro (que tena medio siglo, desde la aparicin de la imprenta que fue, en rigor, la primera revolucin industrial en la historia de la humanidad); el peridico (que no haba an cumplido cien aos, desde La Presse de 1863, el primer diario popular); la radio (con apenas dos dcadas y media de inicio de las transmisiones masivas); y el cine (cincuenta aos desde los hermanos Lumire, apenas 20 de cine hablado). </p><p>El resto de la actividad cultural, el teatro y la pera, el concierto y el museo, la "cultura culta" en suma, no era industrial. Si bien haba habido transmisiones abiertas de televisin desde 1929 (en Francia, el Reino Unido y Estados Unidos), la guerra interrumpi su desarrollo, de manera que su expansin fue en realidad un fermento postblico (que prcticamente coincide con la invencin de la televisin a color, en 1944). </p><p>Libros, peridicos, radio y cine: qu tiene que ver esta mnima protolista de las industrias culturales de hace cincuenta aos, con lo que hoy da es la oferta industrial de bienes culturales? Qu es la edicin de cualquier libro de cmputo, del libro de Gates o de nuestra Laura Esquivel, todos ellos con sendos discos compactos anexos? Qu es un diario hoy en da: la edicin del peridico regular a los subproductos que lo acompaan (desde suplementos hasta discos compactos y libros)? Qu son los videos de msica: industria del sonido o de la imagen? </p><p>Y qu son estas "industrias" en las que la produccin de mercancas simblicas ha sido reemplazada por la transferencia de informacin a travs de las lneas telefnicas? Y no me refiero slo a las comunicaciones va Internet, que constituyen apenas la punta del iceberg y la parte de menor significacin econmica en el conjunto de servicios de valor agregado que se ofrecern por vas electrnicas4. </p><p>UNTREF VIRTUAL | 3 </p></li><li><p>Texto. Las industrias culturales en la integracin latinoamericana </p><p>Coordinadores. Nstor Garca Canclini - Carlos Moneta 5. De "objetos transportables" a "mensajes comunicables" </p><p>Garca Canclini y Piccini (1993) han hecho la muy vlida distincin entre "bienes simblicos situados" que requieren la asistencia al lugar de consumo cultural (universidad, sala de baile, cine) y "bienes simblicos a domicilio", repartidos por los medios electrnicos, en particular la radio y la televisin. </p><p>El reparto a domicilio puede, sin duda, remontarse a los primeros diarios por suscripcin, pero adquiere su vigor reconocido con la radio y la televisin. Lo nuevo, sin embargo, y lo que lleva este cambio sustantivo en el consumo cultural a su clmax, es el reparto a domicilio por va telefnica. Las Redes Digitales de Servicios Integrados implican que no slo el consumo cultural, sino una parte muy considerable y creciente del consumo (en general), y de la actividad productiva, podr realizarse a y desde el domicilio. </p><p>Los bienes registrados sobre tomos son ahora registrados en bits y bytes. Para ilustrar la importancia de este cambio de soporte fsico, baste recordar que, al transmitirse todo (prensa, radio, audiovisual, datos, etc.), en bits y bytes, la decisin sobre el medio de comunicacin podra trasladarse, tcnicamente hablando, del punto de produccin al punto de recepcin, con lo cual la tradicional distincin entre medios se volvera obsoleta, ya que el receptor podra escoger si quiere recibir el mensaje como sonido, como imagen o como texto (como ocurre ahora con los programas de cmputo intercambiables) (Negroponte). </p><p>En sntesis, una parte de lo que antes implicaba transporte (de personas o de bienes) ahora es comunicaciones. Lo que significa que cada da ms: </p><p>a) las industrias culturales se desplazan de la produccin de bienes tangibles a la provisin de servicios, y </p><p>b) numerosas actividades econmicas (ajenas a la cultura), que antes implicaban produccin de bienes, ahora se realizan mediante servicios de informacin. </p><p>Uno no puede evitar pensar en las ganancias que esto implica para las compaas telefnicas recin privatizadas: el precio que ellas pagaron por las viejas compaas estatales es absolutamente irrelevante si se atiende a la ampliacin del mercado telefnico que este cambio impone. Es claro que hoy da ya no interesa tanto construir vas de transporte como tender redes de comunicacin. </p><p>6. De la educacin y el tiempo libre a la totalidad de la vida cotidiana y de la actividad econmica </p><p>Las industrias culturales de hace cincuenta aos atendan a una demanda muy especfica, circunscrita, casi exclusivamente, a dos tipos de actividades: la educacin y el tiempo libre. Podan considerarse industrias marginales. </p><p>Hoy, en cambio, ocurre lo siguiente: </p><p>UNTREF VIRTUAL | 4 </p></li><li><p>Texto. Las industrias culturales en la integracin latinoamericana </p><p>Coordinadores. Nstor Garca Canclini - Carlos Moneta a) aumenta la cantidad de tiempo libre promedio de que dispone cada persona, con lo que crece, concomitantemente, el valor econmico de las actividades (o consumos) que se realicen dentro de l; </p><p>b) la educacin deja de adscribirse a un perodo de la vida (cuya extensin fue creciendo, cierto, desde su aparicin, gracias a la imprenta, hasta nuestros das) para convertirse en una suerte de inversin permanente de las personas; y </p><p>c) los cambios introducidos desde las industrias culturales y desde la digitalizacin de los servicios se extienden a todo el conjunto de la vida cotidiana y, tambin, al conjunto del proceso econmico. </p><p>La interaccin entre estos tres elementos hace que resulte superficial considerar a los cambios en curso como una tercera revolucin industrial, cuando se trata de una genuina revolucin cultural5. </p><p>7. De la periferia al corazn de la economa </p><p>Todo lo anterior debiera llevar a repensar los alcances de la denominacin "industrias culturales". Algunas pistas para la reformulacin de su anlisis, pueden ser las siguientes: </p><p>a) La total imbricacin entre industria cultural y comunicacin social, a propsito de la cual, Garca Canclini acaba de sealar la imperiosa necesidad de trasladar el foco de preocupacin de las polticas culturales de "abrir nuevos museos, bibliotecas y centros culturales" al "conjunto de procesos comunicacionales y de intercambio cultural que ocurre entre las naciones". "Los productos culturales latinoamericanos con ms capacidad exportadora (ha sealado) son los melodramas y la msica folclrica". Y, por ltimo, "la eficiencia de las polticas culturales depender en los prximos aos de que el campo de las tecnologas audiovisuales sea valorado como prioritario" (Garca Canclini). </p><p>b) La pareja imbricacin entre el conjunto de la produccin cultural-comunicativa, las telecomu-nicaciones y la informtica. Dos neologismos inventados unos veinte aos atrs ilustran este fenmeno: uno (norteamericano) es "compunications" (como reemplazo de "communications"): el otro (francs) es "telematique". </p><p>c) Desde Bell se habla de un "sector cuaternario" de la economa, desmembrado del terciario de Colin Clark. Este sector cuaternario (informacin, comunicacin e informtica) es el que ms crece en la economa mundial en trminos del empleo, el producto y la productividad, y tambin de la disminucin relativa de los precios de sus productos finales, de su miniaturizacin y de su transparencia tecnolgica. </p><p>d) Las industrias culturales resultan definitorias de la sociedad de la informacin, considerada como un estadio radicalmente nuevo (genuina...</p></li></ul>