Revista La Universidad 07

Embed Size (px)

Text of Revista La Universidad 07

rgano cientfico-sociocultural de la Universidad de El Salvador

Nueva poca

Nmero 7, julio-septiembre, 2009

Autoridades universitariasRector Msc. Rufino Antonio Quezada Snchez Vicerrector acadmico Msc. Miguel ngel Prez Ramos Vicerrector administrativo MAE. scar No Navarrete Romero Secretario general Lic. Douglas Vladimir Alfaro Chvez Fiscal general Dr. Ren Madecadel Perla Jimnez Presidente temporal de la Asamblea General Universitaria Dr. Luis Gilberto Parada Gmez

Revista La Universidad:Director: Dr. David Hernndez Ilustraciones: Bernab Crespn (portada), Augusto Crespn (interiores)

Colaboraciones y contacto:Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, Final Av. Mrtires 30 de Julio, Ciudad Universitaria, 2225-1500 Ext. 5047, 2226-2282, editorial.universitaria@ues.edu.sv, editorialuniversitaria.ues@gmail.com

ISSN 0041-8242

Nmero 7, julio-septiembre, 2009

Carta del director Sndrome diarreico agudo infantil por rotavirus en El SalvadorAntonio Vsquez Hidalgo

2

Luis Cardoza y Aragn y la poesa hispanoamericanalvaro Daro Lara

169

9 83

Tras el cristalSantiago Nogales

Cara Sucia, 1980Sbastien Perrot-Minnot

183 221

Nuestros Colaboradores

El juez y la Constitucin vrs. la Ley contra el Crimen OrganizadoFrancisco Eliseo Ortiz Ruiz

111

Nacimiento de la repblica de El Salvador (1800-1840)Vctor Ren Marroqun

129

Historicidad, regionalidad y universalidad de la filosofaAlejandro Serrano Caldera

145

La revista ms antigua de El Salvador Fundada el 5 de mayo de 1875 Director fundador: Doctor Esteban Castro

Carta del director

Un gobierno identificado con la Universidad La asuncin del primer gobierno de izquierda en la historia nacional, encabezado por el presidente Mauricio Funes, es un acontecimiento de gran trascendencia local y global. Los ojos de la opinin pblica internacional estn puestos en la gestin presidencial y atentos a los mensajes de sus discursos o al nombramiento de su gabinete. Funes llega a la presidencia en una coyuntura nacional e internacional especial que, manejada adecuadamente, puede darle enormes rditos a su gestin. En lo interno, es de recalcar el descalabro de la derecha pura y dura, que ha sufrido una crisis profunda, tal como lo demuestran los cismas del partido Alianza Republicana Nacionalista (arena) as como la descomposicin del Partido de Conciliacin Nacional (pcn). Ello producto de veinte aos de anquilosamiento en el poder, lo cual llev a la cpula de arena y a sus secuaces a enormes casos de corrupcin, como lo muestran los amaados procesos de privatizacin de la banca nacional y de las telecomunicaciones o los desmanes cometidos en la Administracin Nacional de Acueductos y Alcantarillados (anda), cuyos protagonistas an siguen en prisin. Por ello es importante el desenmascaramiento de la corruptela arenera que se est ventilando a luz pblica, sobre todo en lo relativo a las plazas fantasmas, con las que los gobiernos areneros pagaban a sus cagatintas oficiales (los Galeas, los Ivo Pramos & Ca.), para llevar a cabo una guerra sicolgica de miedo y anticomunismo, as como para solventar salarios de sus activistas, como es el caso de la compaa privada de seguridad de Adolfo Torres, dirigente intermedio de arena suicidado por abrir demasiado la boca.2

En lo relativo a la Educacin Superior y la cultura, se abren nuevos horizontes de cooperacin tanto con el ministro de Educacin y sus dos Viceministerios como con la Secretara de Cultura. Ante este panorama de cambio y de verdadera esperanza para el sistema educativo nacional y para las polticas pblicas culturales, la Universidad de El Salvador no puede ser un mero espectador. Es necesario vincularse de manera orgnica con los nuevos referentes tanto en el Ministerio de Educacin como en Cultura, toda vez que a nivel de educacin superior y de la cultura nacional nuestra alma mter fue, es y seguir siendo el referente por excelencia tanto a nivel nacional como internacional. Es primordial estrechar vnculos entre estas instituciones para llevar a cabo, entre otros, una transformacin de contenidos de todos los programas educativos a nivel nacional, especialmente en lo relativo a los textos de historia. No es posible que bajo un gobierno de izquierdas se siga enseando en los textos oficiales la versin de los vencedores de ayer, de los poderosos y de los explotadores de siempre. Esta tarea, as como otras de extrema urgencia en el sistema educativo y cultural, debe ser llevada a cabo desde las aulas y las ctedras universitarias, donde existen expertos y especialistas de probada capacidad cientfica y de sobrada solvencia intelectual progresista. La actual gestin presidida por el ingeniero Rufino Quezada ha puesto sobre la mesa diferentes iniciativas en este sentido, especialmente en lo relativo a la guerra al analfabetismo.

Economa: entre los Chicago Boys y los Marx Brothers A nivel internacional el pas goza, con el triunfo de las izquierdas el pasado 15 de marzo, de un prestigio muy alto, ganado por la lucha hacia la democracia del pueblo salvadoreo. Como lo seal el rector Quezada Snchez, la llegada de Mauricio Funes y del gobierno del fmln al poder por la va electoral es un hito histrico solo comparable a lo sucedido hace diecisiete aos con la firma de los acuerdos de paz. Este bagage de reconocimiento y apoyo internacional a la gestin del fmln y de Funes es necesario capitalizarla en el sentido de lograr mayores apoyos de los organismos multilaterales como de los Gobiernos involucrados3

en el desarrollo del pas, principalmente de Estados Unidos, Japn, Alemania, Francia, Inglaterra y otros pases cuyo intercambio comercial es de vital importancia en la economa nacional. Por ello se ha resentido la tesis propuesta por un grupo de economistas de izquierda respecto al pago de la deuda externa as como con la relacin con los organismos internacionales. Pero principalmente en lo relativo al manejo del sistema financiero y de la economa a nivel nacional. Por ejemplo, en el pago de la deuda externa se podra seguir el modelo argentino, que consisti en congelarla y luego pagarla con ayuda exterior, principalmente venezolana. El Salvador podra renegociar su deuda externa y, dados los acercamientos entre el gobierno de Funes y los gobiernos progresistas de Brasil y Venezuela, cambiar el pago de la deuda externa salvadorea a los organismos internacionales por acuerdos bilaterales de cooperacin econmica con estos pases, para quienes desembolsar el monto de la deuda externa salvadorea sera una menudencia. De esta forma se terminara el calvario de la eterna dependencia del Fondo Monetario Internacional (fmi), del Banco Interamericano de Desarrollo (bid) y del Banco Mundial (bm). La misma Embajada de Estados Unidos no ha puesto reparos en el acercamiento con Venezuela, incluso la recomiendan, ya que Venezuela podra resolver el pago de la factura petrolera al gobierno de Funes y de paso quitarle un dolor de cabeza a los mismos Estados Unidos. El equipo de Funes en materia econmica parece haber tomado otra decisin respecto a estas tesis propuestas, para llamarlos eufemsticamente, por los Marx Brothers, pues el equipo de Funes se ha decantado por agachar la cabeza y jugar de nios bien portados ante los organismos internacionales. En este sentido, a pesar de que han llegado a dirigir la economa nacional economistas de reconocida capacidad profesional, la opcin por la va de cumplir los compromisos con los organismos multilaterales, segn sus condiciones, parece ir ms de la mano de los inventores del neoliberalismo, los tristemente clebres Chicago Boys, que de dar un salto hacia una opcin preferencial por los pobres en materia econmica, lo cual implicara en primera instancia renegociar las condiciones de pago a los organismos multilaterales, de acuerdo a las necesidades primordiales de las grandes mayoras de nuestro pas.4

Apoyo al Presidente de Honduras Manuel Zelaya El golpe de Estado perpetrado por las elites dominantes en Honduras contra el Gobierno legtimo de Manuel Zelaya a travs del ejrcito es un atentado a la democracia en el istmo centroamericano y en Latinoamrica. Cuando ya parecan desterradas de la historia las asonadas golpistas de los gorilas locales contra las fuerzas democrticas, se ha cometido en Honduras una flagrante violacin a la Constitucin por medio del clsico madrugn golpista que, pistola en la sien, obliga a un presidente legtimamente electo a salir desterrado violentamente en bata de dormir rumbo a un pas extrao. Honduras, un pas peculiar y otrora la clsica repblica bananera donde es ms barato comprar un diputado que un burro, ha retornado al pasado mediante este bochornoso acto. Dentro de su peculiaridad, dicho pas siempre ha sido, especialmente en la dcada de los ochenta, el portaaviones del Departamento de Estado de los Estados Unidos en la regin centroamericana, toda vez que desde territorio hondureo se apoy a la contra nicaragense y al ejrcito genocida salvadoreo durante el conflicto regional que activ los volcanes revolucionarios en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Un pas endeble a nivel econmico, donde no existe ni siquiera oligarqua, pues el lugar de la oligarqua est ocupado por la United Fruit Company y otras multinacionales, y donde el estamento militar, profundamente anticomunista y ultrarreaccionario, tambin ha copado el puesto de las burguesas dominantes, ha sido la vctima propicia escogida por las fuerzas oscurantistas nacionales y por los intereses estadounidenses para sufrir este zarpazo a su naciente democracia, representada en el presidente Manuel Zelaya. A pesar de la condena formal a los golpistas hecha por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y confirmada por su Secretaria de Estado, Hillary Clinton, es evidente que tras bambalinas el apoyo a los golpistas hondureos proviene del Pentgono y de la