Proyectos educativos en ámbitos expositivos de arte ... educativos en... · Proyectos educativos en…

  • Published on
    26-Sep-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

Proyectos educativos en mbitos expositivos de arte contemporneo La actividad cultural de las ltimas dcadas ha estado marcada en cierta medida por la institucin musestica. Se ha demostrado que las prcticas expositivas en museos presentan ciertas limitaciones respecto a un pblico cada vez ms diverso y con diferentes intereses e inquietudes. La mayor parte de los proyectos educativos siguen supeditados a los discursos oficiales que se construyen desde las propias instituciones, es por esto que las audiencias a menudo se sienten defraudadas en sus visitas por su incapacidad de conectar con los contenidos del museo. El siguiente texto trata de analizar la urgencia de elaborar, desde los equipos educativos, proyectos que participen en las prcticas comisariales y en la construccin de los discursos musesticos. Palabras clave Prcticas comisariales educativas, arte contemporneo, exposiciones, visitantes crticos, discursos La sociedad espaola ha experimentando en los ltimos aos un extraordinario incremento en el nmero de museos de arte contemporneo, debido, entre otros factores, al profundo dficit que nuestro pas tena respecto a este tipo de centros de arte. El aumento de visitantes, el nuevo estatus que las prcticas artsticas conceden al pblico y las transformaciones en las polticas institucionales han propiciado que la educacin se presente en los museos como un hecho imprescindible. En la actualidad, la prctica totalidad de los museos, especialmente los dedicados a la creacin artstica contempornea, cuenta con un departamento de educacin que gestiona los contenidos de la institucin. Estos departamentos han ostentado tradicionalmente la misin de facilitar el acceso al pblico de la obra de arte. No obstante, debemos cuestionarnos qu entendemos por facilitar el acceso y, sobre todo, a qu intereses puede responder dicho acceso. Esta cuestin nos reenva automticamente el problema sobre qu tipo de acceso queremos para los visitantes, uno que reproduzca los discursos oficiales que stos deben asimilar acrticamente o bien, uno que permita construir otro modelo de narrativas que sirvan a las personas para la construccin de sus propios significados. Pese al incremento de instituciones y de pblico, las salas de muchos museos continan estando semi-vacas debido, en gran medida, a que las obras expuestas y los discursos en los que stas se enmarcan no conectan con la mayor parte de sus usuarios. Este divorcio entre la institucin, la prctica artstica actual y el pblico obedece a que los museos se centran excesivamente en discursos de carcter esttico o historiogrfico. Por otro lado, nuestra sociedad, que carece de una verdadera formacin en cultura contempornea, sigue anclada a viejos modelos formativos de carcter academicista, lo cual refuerza esta compleja situacin. Como educadores no podemos obviar la necesidad de partir de una situacin problematizadora a la hora de abordar cualquier proceso pedaggico, ms si cabe, en contextos musesticos. Desde este punto de vista, debemos dudar de aquellos discursos afirmativos elaborados desde la educacin artstica que no problematicen su situacin respecto a la institucin y a la sociedad. Los profesionales de la educacin musestica intervienen tratando de solventar esta problemtica mediante acciones especficas. Dichas acciones son limitadas debido a que no intervienen en las polticas discursivas de la institucin. Habitualmente los proyectos educativos se instalan sobre los discursos expositivos elaborados por comisarios o artistas, y en este sentido, los educadores nicamente pueden reafirmar los discursos institucionales, o bien cuestionarlos, pero en ningn caso participar de la toma de decisiones de la institucin. No obstante, algo est cambiando. Desde hace unos aos estn surgiendo, principalmente en la escena internacional, diferentes iniciativas encaminadas a solventar esta problemtica. En el contexto actual se estn produciendo pequeos avances gracias a la paulatina incorporacin de los equipos de educacin en la toma de decisiones respecto a los discursos institucionales, mediante colaboraciones o a travs de propuestas especficas. Participar en el diseo de un tipo de prctica comisarial desde posiciones educativas significa programar un discurso que atienda aspectos de carcter artstico, social, poltico, de gnero, etc., pero desde una postura crtica. Es decir, facilitar que el pblico pueda construir sus propias interpretaciones de las obras expuestas como parte de un proyecto de construccin personal y favorecer la inclusin de los usuarios en la construccin de los discursos expositivos de una forma ms activa y crtica. Este proceso es parte de un interesante debate que actualmente tiene lugar en torno a la nocin de giro educativo, producido en la prctica artstica por comisarios y creadores preocupados por los aspectos pedaggicos del arte. Irit Rogoff, en el primer nmero de la revista e-flux, analiza si este concepto est dirigido a la educacin o al mundo comisarial, si es un modelo interpretativo o ms bien una estrategia pedaggica desarrollada a partir del evento expositivo, o si estamos hablando de un nuevo horizonte del sistema arte (Rogoff, 2008). A este respecto, Nora Sternfeld cuestiona que este tipo de prcticas curatoriales enmarcadas en el denominado giro educativo funcionan principalmente como un cambio exclusivo del gremio curatorial, instrumentalizando la educacin desde sus propias premisas, constatndose por tanto el inmovilismo en la relacin de poderes de las prcticas expositivas (Sternfeld, 2010). No cabe duda que estas transformaciones se estn produciendo desde posiciones dominantes, y no desde la accin educativa y sus protagonistas. Los profesionales de la educacin en museos tienen ante s el reto de dar un paso al frente y posicionarse respecto a este tipo de prcticas. No se trata de renunciar a ser educadores, sino reivindicar el papel que stos deben tener en la toma de decisiones de las polticas discursivas de la institucin-museo. Esta nueva perspectiva educativa que se abre en la prctica comisarial no hace ms que recoger una larga tradicin de corrientes crticas respecto al hecho artstico y a la institucin-museo. En las primeras dcadas del siglo pasado algunos artistas plantearon formas alternativas de exponer sus obras. Esto propici que el discurso expositivo fuera renovado y que el pblico pudiera colaborar en algunas de estas propuestas. Artistas como Malevich o El Lizzitsky participaron en ciertas iniciativas innovadoras y rupturistas que reflejaban el espritu de cambio y renovacin de la vanguardia internacional. Desde los aos sesenta han surgido con gran fuerza nuevas propuestas que han planteado una crtica al discurso institucional y a sus formatos expositivos, donde se cuestionan las prcticas artsticas llevadas a cabo hasta ese momento. En 1988 el Center for African de Nueva York organiz Art/Artifact, una exposicin comisariada por Susan Vogel, quien dirigi su punto de atencin hacia las prcticas expositivas que cuestionaban la supuesta neutralidad del espacio expositivo (Vogel, 2006:209). As, en 1992 Joseph Kosuth desarroll una instalacin en el Brooklyn Museum con el ttulo The Play of the Unmentionable. En la muestra, el artista estadounidense seleccion, de la coleccin del propio museo, una serie de obras que haban sido polticamente controvertidas, invitando al espectador a reflexionar sobre cuestiones de poder, censura, colonialismo, etc; y cmo la percepcin de estos artefactos culturales se transforma en funcin del lugar y el espacio expositivo. Un ao ms tarde, en 1993, Fred Wilson realiz en el Maryland Historic Society la exposicin Mining the Museum. El artista trat de profundizar en las omisiones, dilemas y contradicciones de la coleccin expuesta, compartiendo estos procesos con los visitantes (Castellanos, 2008:113). Otra muestra de mayor relevancia fue The Museum as Muse, llevada a cabo en el MoMA de Nueva York en 1999. Kynaston McShine, comisaria de la exposicin, reuni 188 obras de sesenta artistas que haban explorado a la institucin musestica desde perspectivas tan diferentes y complejas como el coleccionismo, las relaciones comerciales, financieras y de patrocinio de la institucin, las polticas de representacin y exhibicin, las prcticas curatoriales, las relaciones con la audiencia y los procesos de recepcin, el museo como producto cultural, etc. Todas estas iniciativas han posibilitado la apertura a otras formas de contar una exposicin, modelos ms pedaggicos, con una mayor vinculacin con los pblicos visitantes, propuestas que los departamentos de educacin de museos y centros de arte pueden aprovechar para desarrollar prcticas comisariales desde mbitos educativos. El museo no es un lugar unvoco e invariable sino un espacio de significacin, de mltiples y heterogneas zonas de contacto donde diferentes historias, lenguajes, experiencias y voces se entremezclan en medio de diversas relaciones de poder y privilegio (Hooper-Greenhill, 1999). Adems, el aprendizaje tampoco es un proceso monoltico, sino que en l se concitan, entre otros, numerosos aspectos tales como las experiencias previas, la formacin de la persona, emociones, intereses y expectativas. Pese a los avances en materia educativa, an queda un largo recorrido para que este tipo de propuestas que sean habituales. Nuestra demanda, como profesionales de la educacin musestica, es poder participar en la conceptualizacin discursiva del museo y apostar por la creacin de narrativas que miren por los intereses del pblico, que son los que dan sentido al museo (Hein, 1998), y que faciliten metodologas de interpretacin y construccin de significado. En definitiva, debemos contribuir a la gnesis de visitantes crticos desde las polticas expositivas de la institucin (Lindauer, 2004). Bibliografa Calaf, R.; Fontal, O; Valle, R.E. (Coords.) (2007) Museos de Arte y Educacin. Construir patrimonios desde la diversidad. Gijn: TREA. Castellanos, P. (2008) Los museos de ciencias y el consumo cultural: una mirada desde la comunicacin. Barcelona: Editorial UOC. Corrin, L. G. (2004) Mining the Museum. Artists look at Museums, Museums Look at Themselves. En B. M. Carbonell (Ed.). Museum studies: an anthology of context. Londres: Blackwell Publishing. (Pp. 329-346) Hein, G.E. (1998) Learning in the museum. Londres. Routledge. Hooper-Greenhill, E. (1999) The Educational Role of the museum. Londres: Routledge. Layuno, M A. (1997) Exponerse o ser expuesto (La problemtica expositiva de las vanguardias histricas). En Espacio, tiempo y forma. Serie VII, Historia del arte, n 10. Madrid: UNED. (Pp. 331-354) Lindauer, M. (2004) The critical museum visitor. En J. Marstine (Ed.). New museum theory and practice: an introduction. Londres: Blackwell Publishing. (Pp. 203-225) Putnam, J. (2001) Art and Artifact. The Medium is the Museum. Londres: Thames & Hudson. Rogoff, I. (2008) Turning. En e-flux, n 0. Recuperado: 15 febrero 2012 de http://www.e-flux.com/journal/view/18 (27/05/2012) Sternfeld, N. (2010): Unglamorous Tasks: What Can Education Learn from its Political Traditions?. En e-flux, n 14. Recuperado: 15 febrero 2012 de http://www.e-flux.com/journal/view/125 (27/05/2012) Torres, I. (2007) Nuevos retos, espacios y fronteras en pedagoga musestica contempornea. En 1a Jornada Internacional de Educacin - La dimensin educativa en los museos de arte y centros culturales. Mxico: SIC (Pp. 8-12) Recuperado: 12 febrero 2012 de sic.conaculta.gob.mx/documentos/970.pdf (19/05/2012) http://www.e-flux.com/journal/view/18http://www.e-flux.com/journal/view/125http://www.e-flux.com/journal/view/125Vogel, S. (2006) Introduction to Art/Artifact. African Art in Anthropology Collections. En M. Perkins & H. Morphy, The anthropology of art: a reader, Malden, MA: Blackwell Publishing. (Pp. 209-218)