Policitas juveniles en republica dominicana

  • Published on
    25-Jul-2015

  • View
    815

  • Download
    0

Transcript

<ul><li><p>POLTICAS DE JUVENTUD EN AMRICA LATINA: EVALUACIN Y DISEO </p><p>SITUACIN DE LOS JVENES DOMINICANOS Y EVALUACIN DE LAS POLTICAS DE JUVENTUD EN LA </p><p>REPBLICA DOMINICANA 1990-1995 </p><p>Ramn Tejada Holgun </p></li><li><p> 2</p><p>TABLA DE CONTENIDOS I. CARACTERSTICAS DE LA JUVENTUD DOMINICANA </p><p>1. Introduccin 1.1. Definiciones de juventud en repblica dominicana 1.2. La imagen reflejada en el espejo de los adultos 1.3. El mundo de la juventud dominicana actual </p><p>2. Perfil del joven dominicano 2.1. Matrimonio y trabajo como estrategia de supervivencia familiar 2.2. Patrn conyugal de los jvenes dominicanos 2.3. Relaciones sexuales y embarazo 2.4. La formacin de las parejas jvenes 2.5. Educacin: nivel de instruccin y asistencia a centros de enseanza 2.6. La actividad econmica en los jvenes 2.7. Migracin </p><p>2.7.1. Los jvenes y las migraciones internas 2.7.2. Los jvenes y las emigraciones internacionales </p><p>2.8. Bebidas alcohlicas, tabaco y drogas 2.9. Los jvenes, la poltica y la participacin 2.10. Estilos de vida y cultura juvenil </p><p> II. POLTICAS DE JUVENTUD </p><p>1. Introduccin 2. Legislacin 3. Polticas sociales 4. El gasto del gobierno en juventud </p><p>4.1. Becas y viajes de estudio 5. La DGPJ o la ODC ? </p><p>5.1. La DGPJ 5.2. La ODC </p><p>6. Conclusiones y recomendaciones III. BIBLIOGRAFA COMENTADA </p></li><li><p> 3</p><p>PRIMERA PARTE: CARACTERSTICAS DE LA JUVENTUD DOMINICANA 1. INTRODUCCIN1 El concepto "juventud" deviene esquivo, escurridizo y polivalente. Sobre su significado es difcil lograr acuerdos entre los diversos investigadores y los ejecutores de polticas. Pero, si difcil es hablar de "la juventud" en general, y de la dominicana, en particular, an ms difcil es estudiar "las polticas de juventud" en el contexto de la situacin de la investigacin en la actualidad y de la forma en que los distinto agentes se encierran en parcelas, evidencindose la existencia de escasa coordinacin entre los mismos: polivalencia del concepto y fragmentacin de las actividades. En primer lugar, porque la limitada disponibilidad de datos bloquea la posibilidad de comparacin entre las diferentes pocas, o la convierte en ms que tortuosa. Aunque es indudable que con paciencia, tiempo y un equipo multidisciplinario, podra llegarse a un buen diagnstico del sector. Es necesario refinar las herramientas de anlisis y estudio para establecer parmetros que nos permitan unificar los diversos criterios de las informaciones dispersas. Los limites temporales y de recursos, nos hacen ser ms modestos, por el momento. Slo deseamos contactar las dificultades del anlisis y la necesidad de asumir el perfil del joven dominicano que realizamos en el presente texto como un pequeo esbozo, una cadena de ideas y planteamientos que pretenden ubicar los aspectos esenciales que debern ser profundizado en estudios posteriores. El segundo obstculo se relaciona con las caractersticas de nuestra nacin: la limitada institucionalidad, la ausencia de polticas concretas y explcita sobre el tema que nos ocupa y la falta de continuidad, monitoreo y coordinacin de las actividades pblicas y privadas. En este contexto la evaluacin de las actividades publicas en favor de la juventudes es algo ms que difcil: "Es necesario resaltar que en la Repblica Dominicana no se cuenta con un sistema centralizado de procesamiento y divulgacin de estadsticas relativas al rea social y ni siquiera existen subsistemas sectoriales"2. La situacin es ms grave precisamente en aquellas dependencias que ms se relacionan con las polticas de juventud (educacin, salud, seguridad social y deportes y recreacin). 1.1. Definiciones de juventud en Repblica Dominicana Es evidente que antes de abordar nuestro tema se necesita delimitar claramente los parmetros que lo definen. Aunque debe subrayarse la polisemia del concepto juventud: Toda poca y grupo social crea su propia imagen de la juventud. Hubo un tiempo, aquella mtica era de los hippies, del mayo francs de 1968, en el que para los inspiradores de las grandes rebeliones juveniles de los 60 la juventud era ms que nada "una visin del mundo", "un estado del espritu", una actitud frente a la vida sin importar la edad. As la juventud se asociaba a los nuevos valores, a la revolucin sexual, a las grandes transformaciones sociales. Quizs esta "manera" de definir la juventud, como muchas de las ideas de los 60, tiene una aureola romntica que fascina, seduce y hasta reconforta. Pero, dan la imagen de que el objeto de estudio es algo voltil, difcil de aprehender. Existen otros criterios, ms operativos: </p><p> 1 Este captulo es una profundizacin y ampliacin del texto: La juventud dominicana o la fbula del futuro heredado. Ponencia que presentamos en el foro para ejecutivos de medios de comunicacin social. Santo Domingo, 5 de mayo de 1993. </p><p>2 Santana, Isidoro y Rathe, magdalena (1993): Reforma social: una agenda para combatir la pobreza" Ediciones de la Fundacin Siglo 21, Santo Domingo. p. 12. Este texto parte de una investigacin patrocinada por el BID, su objetivo principal es "identificar los principales problemas sociales y sus posibles soluciones". La visin de los autores sobre las dificultades de recopilacin de informacin cobra, as, mayor relevancia. </p></li><li><p> 4</p><p>1. El biolgico: la juventud es la etapa ubicada entre la pubertad y la finalizacin del desarrollo corporal. 2. De naturaleza social, cambiante segn "las sociedades y los grupos a que se le aplique, ya que considera el tiempo de formacin y de ocio previo al desempeo de posiciones sociales independiente"3 3. Una mezcla de los criterios anteriores, considera la juventud como la etapa entre la pubertad y la capacidad social de formar familia. Estas definiciones plantean un serio problema a la hora de poder delimitar claramente quin es joven y quin no y el tipo de poltica a disear a su favor. Esencialmente porque harn depender la definicin de las peculiaridades nacionales, culturales y an regionales. Los demgrafos lo definen en funcin de la edad. Unos sostienen que la juventud empieza a los 15 y termina a los 24, otros extienden el limite hasta los 29. La ventaja de esta ltima definicin es su operatividad, ya que permite hacer un anlisis estadstico de la situacin de un sub-grupo poblacional concreto; adems delimita los beneficiarios de las actividades que se realizan en favor de ese grupo etreo. Los estudios realizados en Dominicana definen la juventud desde el punto de vista demogrfico, pero no existe acuerdo sobre los lmites de edad. Antonio B. Menndez Alarcn utiliza el intervalo de 16 a 28 aos4; para Isidoro Santana, Carmen Gmez y Antonio Tatis el grupo etreo joven comprende de los 15 a los 295. Roberto Cass, y Ramn Tejada Holgun la ubican entre las edades de 15 a 246. Otros estudiosos hablan de la juventud sin especificar con claridad el segmento al cual se refieren7. Es evidente que este abanico de definiciones y delimitaciones etreas afecta la definicin de polticas sobre juventud. En el sector pblico la situacin no es diferente, en el "Plan de Accin 1985", elaborado por el Gobierno Dominicano a travs del Comit Dominicano para el Ao Internacional de la juventud, se eligen los lmite de 15 a 24 aos. En el "Informe Terminal del Proyecto" para la promocin de la participacin de la Juventud en actividades de Desarrollo econmico y Social, se establece que el limite inferior del grupo etreos estar ubicado entre 12 y 14 aos y el lmite superior entre 24 y 26 aos. En otras palabras ni entre los investigadores, ni las instituciones que trabajan con los jvenes existen acuerdos sobre los lmites etreos que definen la juventud. </p><p> 3 CEPAL (1985): Situacin y Perspectivas de la Juventud en Amrica Latina. en, Estudios e Informes de la CEPAL. p. 20. </p><p>4 Menndez Alarcn, Antonio (1987), El Universitario Dominicano: Encuesta sobre Actitudes, Costumbres y Expectativas, Instituto Tecnolgico de Santo Domingo -INTEC-, Santo Domingo. </p><p>5 Carmen, Gmez y Tatis, Antonio (1985): "Los Jvenes en Repblica. Dominicana.", Boletn "Poblacin y Desarrollo", ao III, Abril-Diciembre 1985, IEPD-PROFAMILIA. - Santana, Isidoro (1986): Empleo y juventud en Repblica Dominicana. Contenido en INTEC-UNICEF, Juventud: Situacin y Perspectiva en la Repblica Dominicana. Recopilacin de las ponencias presentadas en el Seminario Sobre la Juventud. INTEC, Santo Domingo, 1986. </p><p>6 Cass, Roberto (1988): Juventud y Sociedad en Repblica Dominicana. Contenido en Torres-Rivas, Edelberto, editor, Escpticos, narcisos,rebeldes: 6 estudios sobre la juventud, FLACSO, San Jos, 1988. pp 209-268. Tejada Holgun, Ramn, et. al (1993): Encuesta Nacional de Jvenes de 1992, Centers for Disease Control and Preventions-Instituto de Estudios de Poblacin y Desarrollo (IEPD) de PROFAMILIA, Santo Domingo. </p><p>7 Cfr. Varios de los trabajos contenidos en el texto de UNICEF-INTEC, citado. Tambin: Sili, Rubn (1994): Los jvenes trabajadores en el medio urbano. En: Estudios Sociales, Ao XXVII, Nmero 97, Julio-Septiembre, 1994. </p></li><li><p> 5</p><p> 1.2. La imagen reflejada en el espejo de los adultos Al margen de las definiciones, el imaginario alimenta ilusiones, fantasas y pesadillas sobre el significado de ser joven. Cuando se dice "juventud" hay quienes piensan en una etapa idlica, potica, que se recuerda con vehemente pasin, con oculto deseo de retornar a ese tiempo en que creemos que el mundo nos pertenece y en el que no hay obstculo que no pueda ser vencido. Hay quienes hablan de la tierna y bella locura de la juventud, del sentido de libertad que hay en ese hermoso ir de all para ac con el nico propsito de buscar placer y satisfaccin, con tiempo para el ocio y el amor, sin ataduras, sin responsabilidad. Pero todo eso no es ms que poesa, literatura. La nostalgia de aquel momento recompone los trozos de vidas destrozado por la marginacin, el escaso estimulo a la realizacin plena de nuestras capacidades, las dificultades para formar una nueva familia y la crueldad de un mundo hecho por y para los adultos. En realidad "los jvenes" no forman un grupo homogneo. Si bien hubo quienes vivieron aquella etapa exentos de limitaciones y deseos insatisfe-cho, para la mayora no fue, ni es, as. La clase social a la que se pertenece, la situacin socioeconmica y poltica de la nacin en que se desarrolla el joven, el nivel educativo y la capacidad intelectual de los padres y las madres, el sexo y la diferencias de condiciones existentes en las zonas rurales y urbanas, sin hablar de los desequilibrios regionales, gravitan de forma determinante en la situacin de la juventud. Adems de la tierna e ilusa idea de que la juventud es la mejor etapa de la vida, el joven debe escuchar constantemente la falacia de que la juventud de hoy es peor que la de ayer. Son, los jvenes, vctimas del prejuicio y el estigma: hubo una poca en que, para los sectores rectores de la vida poltica nacional, ser joven era sinnimo de revoltoso, de rebelde sin causa, ni motivo. En la actualidad la imagen del joven de los barrios pobres es la del drogadicto, el delincuente, el vago irresponsable e imprudente que no desea trabajar, ni estudiar, que suea con emigrar hacia lo Estados Unidos en donde, de seguro se dice, se dedicar al trfico y consumo de narcticos. Durante cierto tiempo la juventud estudiantil dominicana ocup las pginas de los diarios, como parte de la vanguardia de la lucha poltica. Actualmente hablar de la juventud en los medios de prensa es hablar del trfico y consumo de drogas, del asesinato y de los ajustes de cuenta; podramos decir que se le ha satanizado. Al mismo tiempo y contradictoriamente se nos habla de que la juventud es el futuro, de la necesidad de un nuevo y joven liderazgo nacional. Evidentemente que se est hablando de diferentes "tipos" de jvenes: por un lado, se estigmatiza y sataniza a los residentes en los barrios "marginados" y "populares", a los que frente a una sociedad en crisis, "anmica", abandonan los centros de enseanza y se incorporan tempranamente al mercado de trabajo, o suean con un viaje al extranjero, o, unos pocos, se precipitan a la pesadilla fantstica que la comercializacin y el consumo de drogas les promete; y por el otro lado, se piensa en los que han tenido acceso a la educacin, que han podido desarrollar sus capacidades intelectuales e irrumpen en la vida pblica como polticos, jvenes empresario y etctera. 1.3. El mundo de la juventud dominicana actual La juventud no flota en el aire, es resultado de las especificidades de la sociedad en que se desempea. Los roles de la juventud descansan sobre los valores de un mundo adulto, que se le impone y el cual no pueden cambiar a voluntad. La crisis econmica dominicana ha ido creando una gran cantidad de "pobres", segn cifras del PNUD de 1984 a 1989 las personas ubicadas bajo la lnea de pobreza pasaron de un 47% a un 57%, esto significa que en 1989 existan en el pas unos 3 millones 875 mil 734 personas definidas como pobres. En ese mismo perodo se ha observado un acentuado proceso de concentracin del ingreso, segn la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de las Familias (ENIGF) realizada por el Banco Central en el 1984 el coeficiente de Gini fue de 0.43, mientras que para 1989, segn la Encuesta de Gasto Social de la Familia, </p></li><li><p> 6</p><p>realizada por el PNUD-Banco Central, se elev a 0.51.8 En efecto, el deterioro de las condiciones de vida de la poblacin dominicana en los ochenta ha sido documentado por la mayora de los estudiosos de los fenmenos econmico.9 Para 1991, utilizando como fuente de datos la Encuesta Demogrfica y Salud de 1991 (ENDESA-91), se calcul que el 33.7% de los hogares dominicanos tienen sus necesidades mayormente insatisfechas, el 38.8% tiene sus necesidades medianamente satisfechas y slo el 28% pertenece al selecto grupo que tiene sus necesidades bsicas mayormente satisfechas. Pero, si bien la crisis econmica empobrece la existencia material de una gran parte de la poblacin dominicana, la crisis de las instituciones polticas, en especial la de los partidos y del sistema electoral, junto a la crisis social y el escaso acceso que tienen los jvenes a una educacin integral, empobrece la existencia espiritual, y esta nos afecta a todos y en especial a las nuevas generaciones.10 En la actualidad la sociedad dominicana va pasando de un modelo econmico a otro. Atrs se deja la poca de la industrializacin por sustitucin de importaciones, del estmulo a la produccin nacional y a la agroexportacin con nfasis en la industria azucarera. Actualmente se ha redefinido nuestra forma de integra-cin al mercado mundial, privilegindose la "produccin" de bienes y servicios que se comercializan en el exterior (Zona Franca y turismo). Tal transformacin ha creado tambin un cambio en las pautas de conducta y los valores de los jvenes. El fenmeno de los "Sanky Panky"11, de los jvenes que venden sus cuerpos sin importar el sexo del comprador, es paralelo al auge del turismo, y de la forma en que una vez se vendieron las playas dominicanas en el exter...</p></li></ul>