Para una aproximación de la Semiótica Discursiva a la ...info.upc.edu.pe/hemeroteca/Publicaciones/ridu5_art3_jg.pdf ·…

  • Published on
    21-Sep-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • Revista Digital de Investigacin en Docencia Universitaria / Ao 4 N1- Dic. 2008

    Para una aproximacin de la Semitica Discursiva a la Intersubjetividad profesor-alumno

    Jos David Garca Contto

    Resumen

    Este artculo sienta las bases del estudio semitico de la interaccin profesor-alumno, desde la escuela semitica de Greimas, y algunos representantes contemporneos como Fontanille y Zilberberg. Desde este punto de vista, se rescatan las principales formulaciones tericas y sus implicancias en el estudio de la relacin que establecen en el aula los protagonistas del "relato" educativo. Ese es, precisamente, uno de los ngulos ms saltantes a tener en cuenta en la aproximacin semitica, y es la de considerar el proceso educativo un "relato", que puede ser estudiado y analizado bajo la metodologa semitica. Entre las conceptualizaciones de la semitica narrativa, es de particular importancia el concepto de manipulacin, porque pone en evidencia las interacciones regulares, as como los simulacros o imagen que se construyen desde cada lado de la interaccin sobre el otro (ya sea el estudiante o el profesor). Estos modelos sirven para poner en evidencia tambin las sensibilidades de cada quien, su punto de vista, e incluso los afectos y pasiones que se intercambian y se construyen en el intercambio entre profesor y alumno. Se trata de un modelo que debe an ponerse a prueba como instrumento de evaluacin didctica.

  • Un camino hacia las fortalezas

    Ao 4 N1- Dic. 2008

    2

    Introduccin Las relaciones entre comunicacin y educacin tienen larga data y han sido materia de reflexin en diferentes pocas, lugares y escuelas tericas. La teora de la comunicacin ha sido invocada, ya fuera por los educadores o los comuniclogos, para revisar y ampliar, los estudios sobre educacin, generalmente con mira a perfeccionamientos pedaggicos. La teora semitica ha sido tambin utilizada de modo similar. Sin embargo, esta reflexin no ha dado los frutos tericos y pedaggicos esperados, pues, muchas veces, la teora de la comunicacin y la semitica han sido empleadas sin pensar1, pese a que "la idea ms intuitiva de que la educacin es comunicacin (aunque de un tipo especial) tampoco puede dejarse de lado." 2 En este trabajo se propone un lmite al objeto de reflexin_ se centra en la relacin interpersonal que establecen profesores y estudiantes (o educadores y educandos) en sesiones, mejor conocidas como clases, en las que el docente realiza (casi siempre) una exposicin monolgica de un tema (conjunto de objetos cognoscitivos), mientras sus alumnos se limitan a escucharlo y aprender. La importancia de este fenmeno educativo radica en la presencia hegemnica de la metodologa clsica en los mbitos escolares y universitarios (por mencionar los ms amplios), ya sea por necesidad o por eleccin de un sistema pedaggico. Este ensayo busca reflexionar sobre algunos aspectos intersubjetivos de esta relacin educativa. El enfoque a utilizarse est fundado en la Semitica Discursiva3. Su aporte consiste en evitar esa primera aproximacin, planteada antes como relacin interpersonal, para trabajar, ms bien, una intersubjetividad, en la que la categora sujeto acerca a los roles que producen (y/o que se producen en) dicha relacin. Entonces, cul es el ngulo desde el que esta teora puede enfrentar el fenmeno educacional? Paul Ricoeur, un importante filsofo y hermeneuta, propone la idea de que

    1 Rodrguez Illera 1988:.13-14. 2 Ibdem: 18 3 Se entiende por Semitica Discursiva a la corriente que, heredera de la Semiologa de Saussure, dio

    lugar a un complejo modelo de estudio y anlisis: El Recorrido Generativo de la Significacin, desarrollado por Greimas, y ampliado al estudio de los discursos y sus estructuras, por la Escuela de Pars. Actualmente, dicha escuela semitica es muy activa, particularmente en Francia, Blgica, Mxico, Espaa y Brasil, entre otros pases. Greimas fund su modelo en el estudio de relatos, historias o cuentos: a este primer desarrollo se le conoce como Semitica Narrativa. Son las aproximaciones contemporneas las que le han dado un giro importante a la Semitica Narrativa, convirtindola en un estudio sistemtico de discursos.

  • Un camino hacia las fortalezas

    Ao 4 N1- Dic. 2008

    3

    las acciones son discurso: la vida es un relato4. Puesto que las acciones y hechos cotidianos son pensados en trminos de relatos, y la Semitica Narrativa es un modelo de anlisis de los mismos, es posible plantear un anlisis del fenmeno educativo como narracin. Es decir, el planteamiento del presente trabajo es analizar a acciones y sujetos en tanto son narrados por ellos mismos, aproximndose al discurso del fenmeno educativo5. Queda as en evidencia un supuesto inicial: si bien la Semitica Narrativa se ocupa inicialmente de las acciones del papel (contadas en cuentos, historias, novelas o crnicas), es posible concebir el fenmeno educativo tambin como un relato. Por medio de entrevistas, es posible que los protagonistas construyan una historia, una narracin de su propia experiencia6. Metodolgicamente, se trata de una extrapolacin de estos modelos sobre la vida cotidiana, procurando enfrentar situaciones reales de la vida social misma, y aplicndolos a la interaccin profesor-alumno. El principal aporte de la Semitica Narrativa al estudio de la educacin como comunicacin, ser buscar una estructura subyacente7 formal a la relacin entre educador y educando, explicando la operatividad relacional que da sentido a los hechos producidos a diario en las aulas de clase:

    La exploracin semio-narrativa del discurso didctico tiene por meta hacer emerger la organizacin formal que comporta el ejercicio de esta prctica discursiva particular (Vincensini 1987: 9)8

    En tal sentido, es necesario aprovechar la metodologa y la riqueza del marco conceptual semitico para abrir una nueva lnea de investigacin en el discurso didctico y en el discurso del aula. En este ensayo, las entrevistas tienen como propsito

    4 Los siguientes ttulos del autor dan una clara pista de su propuesta: Hermenutica y accin; de la

    hermenutica del texto a la hermenutica de la accin (Buenos Aires, Ed. Docencia, 1985, 222 pp.), y El discurso de la accin (Madrid, Ctedra, 1981, 154 pp.) Sin embargo, en estos textos, Ricoeur proyecta la reflexin sobre las implicancias del postulado que, para propsitos de la presente investigacin, es asumida. La crtica sobre el postulado de que las acciones pueden ser tomadas como texto, son dejadas para un debate posterior. Pero este supuesto permite deducir que, si las acciones son texto, es posible analizar las acciones en tanto son convertidas en texto.

    5 Se postula el fenmeno como discurso. Esto tiene relacin con la postulacin de una construccin social de la realidad. Realidad que no es sino discurso, sobre el fenmeno o lo real siempre inasible directamente.

    6 Latella 1988: 253. 7 Para la semitica, ms que el anlisis directo de los comportamientos empleados para expresar

    distintas acciones, interesa poner de manifiesto las estructuras subyacentes ms profundas, que los hacen operativas. Latella, Graciela. Op.Cit. Pg. 254.

    8 La traduccin es responsabilidad del autor del presente estudio.

  • Un camino hacia las fortalezas

    Ao 4 N1- Dic. 2008

    4

    ser ejemplos metodolgicos, no recursos para generalizaciones inductivas sobre el fenmeno educativo. La Educacin es Manipulacin En la Semitica Narrativa, la manipulacin tiene como definicin modal hacer-hacer, o, simplemente, hacer que otro haga. Visto as, desde el chantaje ms elaborado hasta el favor ms sencillo, son considerados manipulacin. La educacin no escapa a este esquema, aunque los haceres de carcter cognoscitivo (explicar, exponer, aprender, conocer, identificar, explorar, reconocer, indagar) sean verbos frecuentes en los slabos de educacin superior. Segn esta teora, la manipulacin supone a un manipulador y a un manipulado, y asigna a cada posicin los roles necesarios. La funcin del manipulador es persuadir, mientras que la del manipulado interpretar.

    El hacer persuasivo en la manipulacin es necesariamente un hacer-creer. En otras palabras, impulsar un hacer (cualquiera que este sea) implica que el manipulado interprete o no algo: su decisin supone un creer o un no creer. La aceptacin es el ejercicio de una interpretacin. Por ello, no existe manipulacin sin hacer-creer o sin un creer correlativo.

    Persuasin e Interpretacin como ejercicio del Creer

    El ejercicio del creer se presenta al nivel de las axiologas que buscan que el educando se adhiera; es decir, cuando se le lleva en conjuncin a determinados valores (ideologas de lo correcto, propio, bueno, til o necesario, variables segn la cultura). Por otro lado, en el mbito de los saberes transmitidos tambin existe manipulacin, pues se busca que el alumno crea que lo que se dice es verdad. Tanto las axiologas (valores), como los saberes, son sometidos a la decisin de creer o no creer. Esta decisin implicar (segn la clase o curso en cuestin) una ejecucin: hacer algo consecuente con esa creencia. En Matemtica, por ejemplo, si el estudiante cree en los postulados matemticos dados por el educador, resolver los problemas asignados en funcin a estos.

    Es, entonces, pertinente para la actividad educativa explorar el hacer persuasivo e interpretativo como un hacer regulado por la modalidad del creer, que, en realidad, matiza cualquier tipo de comunicacin humana9. 9 Si asumir la palabra de otro es, en cierto modo, creer en ella, entonces el hacerla asumir

    significa decir para ser credo. As considerada, la comunicacin (como uno se lo imagina un

  • Un camino hacia las fortalezas

    Ao 4 N1- Dic. 2008

    5

    En semitica, la comunicacin es definida como un hacer cognoscitivo, marcado por dos niveles: uno de transmisin de un saber (ms superficial, de tipo emisor - mensaje - receptor), y otro marcado por el hacer-creer (ms profundo, que implica persuasin e interpretacin). Greimas reitera esto y abre las consecuencias del creer:

    () al menos en un primer acercamiento (a la comunicacin), puede ser calificada de simple: se tratar, en este caso, del hacer informativo que, teniendo en cuenta el esquema de la comunicacin, aparecer como hacer emisivo o como hacer receptivo. Sin embar-go, la mayora de las veces -aunque no siempre-, la transferencia de saber est modalizada desde el punto de vista veredictorio: con relacin al eje destinador-destinatario, se tendr, respectivamente, el hacer persuasivo y el hacer interpretativo que ponen en juego una relacin fiduciaria intersubjetiva. (Greimas 1982: 59)

    Por ende, existe una consideracin diferenciada entre el modelo de transmisin y el modelo de manipulacin de la comunicacin:

    La persuasin e interpretacin son una consecuencia necesaria del creer. Es una relacin de confianza entre los sujetos de la interaccin comunicativa. Sobre la base de un eje comunicativo, se puede modalizar a cada actante (emisor, receptor) con el creer. As, para confiar en el destinador, tendr que verse, en primer lugar, su

    poco apresuradamente) es menos un hacer-saber que un hacer-creer y un hacer-hacer. (Grei-mas-Courtes 1982 : 75).

  • Un camino hacia las fortalezas

    Ao 4 N1- Dic. 2008

    6

    credibilidad. Modalizando al objeto (y su relacin con el mundo), se apreciar la verosimilitud. Finalmente, en relacin al destinatario, se observar su credulidad10. Por ello, al enfrentar una clase cualquiera, la credibilidad del docente est en juego. Como se vio anteriormente, su pertenencia a un sistema institucional lo pone en el vrtice del cono de poder. Este otorga, desde el inicio de la actividad educativa, una autoridad y un grado elemental de credibilidad (el docente debe ser credo porque es el profesor y se supone que sabe). Por esta misma razn, el alumno se halla en una posicin de deber-creer. Ambos ejercicios del creer estn en consonancia con que la clase (lo que dice el profesor, el objeto cognoscitivo) sea verosmil. En otras palabras, si un docente dijera una locura (o algo no creble, inverosmil) pondra en tela de juicio su credibilidad, despertando un conflicto en el alumno (entre el deber-creer y su incredulidad). Estas tres variables (credibilidad, verosimilitud y credulidad) se hallan en constante tensin. Ms an en la educacin superior, en la que, se supone, el alumno tiene la capacidad de dudar; es ms, es invitado a criticar y poner a prueba la verosimilitud de lo dicho en clase (teoras, propuestas, ciencia, opiniones).

    Fiducia: Creencia y Confianza En la relacin educativa (como en cualquier comunicacin), estn en juego el creer y el saber. Ya Greimas propuso que estas dos modalidades conforman el mismo universo cognitivo11. En tal sentido, es necesario tratar de entender sus relaciones en el campo de la comunicacin educativa. Desde diversos ngulos, el saber precede al creer, y viceversa. Es importante recalcar cmo el saber se construye sobre la base del creer. En otras palabras, todo saber (certeza) se funda en algn tipo de creencia: en una fe, una confianza, una fiducia12. Esto es particularmente pertinente en la circulacin del objeto

    10 Landowski 1989: 206. 11 Greimas 1989 : 130 - 154. 12 Fontanille y Zilberberg 1998 : 197-199.

  • Un camino hacia las fortalezas

    Ao 4 N1- Dic. 2008

    7

    cognoscitivo en la comunicacin educativa. Fontanille y Zilberberg proponen, en dos versiones, una doble orientacin de la fiducia: 13 En una versin, la confianza es la orientacin intersubjetiva de la fiducia (en este caso, del alumno hacia el profesor), mientras que la creencia es la orientacin del sujeto a un objeto. Reclquese, entonces, que no se trata de una confianza en la persona, sino de la confianza depositada en aquel que desempea el rol de profesor de un curso. As, no es analizable la confianza ntima y personal (que supondra una amistad), sino la mnima confianza que el educando orienta hacia el profesor, que hace posible la relacin de enseanza-aprendizaje. Por ende, la confianza (antes del saber mismo) se establece, en principio, sobre el docente, por la autoridad que le es conferida desde el sistema educativo . Por esta razn, lo que diga es confiable, siendo esta la base que construye la creencia del educando sobre la materia u objeto de saber. Adems, esta confianza (ejercida por el alumno hacia el docente) se ve reafirmada o amenazada por el desempeo del profesor. Cabe decir que la competencia cognoscitiva del docente afecta y modula el creer del alumno (su credulidad). Sin embargo, tal parece que el saber en s mismo no siempre se ve afectado por dicho desempeo; es decir, existe una relacin gradual al respecto. Un profesor tendra que ser m...

Recommended

View more >