Palabra de Vida Noviembre 2008 "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga“. (Lc 9,23)

  • Published on
    23-Jan-2016

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>Palabra de VidaNoviembre 2008</p></li><li><p>"El que quiera venir detrs de m, que renuncie a s mismo, que cargue con su cruz cada da y me siga. (Lc 9,23) </p></li><li><p>No creas que, porque ests en el mundo, puedes nadar en l como un pez en el agua. </p></li><li><p>No creas que, porque el mundo entra en tu casa a travs de ciertas radios y de la televisin, ests autorizado a escuchar cualquier programa o a ver todas las transmisiones.</p></li><li><p>No creas que, porque recorres los caminos del mundo, puedes mirar impunemente todos los afiches y puedes comprarte en el kiosco o en la librera cualquier publicacin indiscriminadamente.</p></li><li><p>No creas que, porque ests en el mundo, todas las formas de vivir del mundo pueden ser tuyas: las experiencias fciles, la inmoralidad, el aborto, el divorcio, el odio, la violencia, el hurto.</p></li><li><p>No, no. T ests en el mundo. Y quin lo puede negar? Pero t no eres del mundo. Y esto representa una gran diferencia. </p></li><li><p>Esto te clasifica entre los que no se nutren de las cosas que son del mundo sino de aquellas que te son expresadas por la voz de Dios dentro de ti.</p></li><li><p>Esa voz est en el corazn de todo hombre y si la escuchas te hace entrar en un reino que no es de este mundo, donde se viven el amor verdadero, la justicia, la pureza, la mansedumbre, la pobreza, donde rige el dominio de uno mismo.</p></li><li><p>Por qu muchos jvenes escapan a Oriente, por ejemplo, a India, para encontrar un poco de silencio y captar el secreto de ciertos grandes espiritualistas que, por larga mortificacin de su yo interior, dejan transparentar un amor () que impresiona a todos aquellos que se les acercan?</p></li><li><p>Es la reaccin natural al alboroto del mundo, al ruido que vive fuera y dentro de nosotros, que ya no deja espacio al silencio para escuchar a Dios.Ay de m! Hace falta ir hasta la India, cuando desde hace dos mil aos Cristo te dijo: Renuncia a ti mismo renuncia a ti mismo...?</p></li><li><p>El mundo te embiste como un ro crecido y debes caminar en contra de la corriente. La vida cmoda y tranquila no es propia del cristiano, y Cristo no pidi y no te pide menos si lo quieres seguir.</p></li><li><p>El mundo para el cristiano es tupida espesura y hay que mirar dnde poner los pies. </p></li><li><p>Y dnde hay que hacerlo? En las huellas que Cristo mismo te marc a su paso por esta tierra: son sus palabras. Hoy l vuelve a decirte:</p></li><li><p>"El que quiera venir detrs de m, que renuncie a s mismo.</p></li><li><p>Tal vez esto te exponga al desprecio, a la incomprensin, al escarnio, a la calumnia; esto te aislar, te invitar a mostrarse tal cual sos, a dejar un cristianismo a la moda. Pero hay ms:</p></li><li><p>"El que quiera venir detrs de m, que renuncie a s mismo, que cargue con su cruz cada da y me siga. </p></li><li><p>Lo quieras o no, el dolor amarga cualquier existencia. Tambin la tuya. Y pequeos y grandes dolores llegan todos los das. Quieres esquivarlos? Te rebelas? Suscitan en ti manifestaciones de enojo? No eres cristiano.</p></li><li><p>El cristiano ama la cruz, ama el dolor, aun en medio de las lgrimas, porque sabe que tienen valor. No por nada entre los innumerables medios que Dios tena a su disposicin para salvar la humanidad, eligi el dolor.</p></li><li><p>Pero l recurdalo despus de haber llevado la cruz y haber sido clavado, resucit.</p></li><li><p>La resurreccin es tambin tu destino, si en lugar de despreciar el dolor que te procura tu coherencia cristiana y cualquier otro que la vida te presente, sabes aceptarlo con amor. </p></li><li><p>Y no envidiars ms a nadie. Entonces te podrs llamar seguidor de Cristo.Experimentars entonces que la cruz es el camino, desde esta tierra, a una alegra jams probada; la vida de tu alma comenzar a crecer. El reino de Dios en ti adquirir consistencia y afuera, de a poco, el mundo desaparecer ante tus ojos y te parecer de cartn.</p></li><li><p>"El que quiera venir detrs de m, que renuncie a s mismo, que cargue con su cruz cada da y me siga. </p></li><li><p>Y, como Cristo, a quien seguiste, sers luz y amor para las innumerables llagas que laceran a la humanidad de hoy.Palabra de Vida, publicacin mensual del Movimiento de los Focolares.Texto de Chiara Lubich (1978)Grfica de Anna Lollo en colaboracin con Placido DOmina (Sicilia - Italia)</p></li></ul>