Obras Premiadas Decimioquintoconcurso de Arte y Literatura

  • Published on
    27-Nov-2015

  • View
    29

  • Download
    5

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Recoge las obras del Concurso de Arte y Literatura, el cualhemos incorporado este ao a las celebraciones delsexagsimo cuarto aniversario del Banco Central,como una manera de darle ms esplendor a estaimportante conmemoracin institucional. Sean puestodos muy bienvenidos a esta entrega de galardonescorrespondientes al ao 2011, en un ambiente deconfraternidad, alegra y orgullo

Transcript

  • Obras premiadas

  • Palabras del Lic. Hctor Valdez Albizu

    4 Obras premiadas 2011

  • Presentacin

    Obras premiadas 2011 5

    Obras premiadasDecimoquinto Concurso de Arte y Literatura

    Bancentral 2011

    Coleccin del Banco Central de la Repblica DominicanaDepartamento Cultural

  • Palabras del Lic. Hctor Valdez Albizu

    6 Obras premiadas 2011

    Coleccin del Banco Central de la Repblica DominicanaVol. 185

    Serie Obras Premiadas No.15

    Concurso de Arte y Literatura Bancentral 2011(15. : 2011 : Banco Central)Obras premiadas decimoquinto concurso de arte y literatura Bancentral2011 [texto].

    Santo Domingo : Banco Central de la Repblica Dominicana, 2012.128 p. : il., fotos (Col.) ; 23 cm. (Coleccin del Banco Central de la

    Repblica Dominicana ; v. 185. Serie obras premiadas ; no. 15)

    ISBN 978-9945-443-62-2 (serie). ISBN 978-9945-443-90-5 (v. 185)

    1. Certmenes literarios Repblica Dominicana. 2. Artes plsticas Con-curso Repblica Dominicana. 3. Cuentos dominicanos. 4. Fotografas Concursos. I. Ttulo. II. Serie

    LC PQ7405.C65 2012 CDD 21. ed. RD860.08CEP/BCRD

    2012Publicaciones del Banco Central de la Repblica Dominicana

    Comit de Publicaciones:Jos Alcntara Almnzar, PresidenteRita Patricia Rodrguez Portalatn, MiembroLuis Martn Gmez Perera, MiembroLuis Jos Bourget, MiembroMiguel A. Frmeta Vsquez, MiembroElvis Francis Soto, Secretario

    Edicin al cuidado de Jos Alcntara Almnzar y Elvis SotoDiagramacin: EDIT.as / Editores AsociadosDiseo y arte de la cubierta: Orlando Abreu / Equis, S. A.Fotografas de las pinturas y los dibujos: Pedro Holgun MotaIlustracin de la cubierta: Las mandarinas de Cndida V. Laureno de MejaCoordinacin del concurso: Miguelina Francisco

    Impresin:Subdireccin de Impresos y PublicacionesBanco Central de la Repblica DominicanaAv. Dr. Pedro Henrquez Urea esq. calle Leopoldo NavarroSanto Domingo de Guzmn, D. N., Repblica Dominicana

    Impreso en la Repblica DominicanaPrinted in the Dominican Republic

    Prohibida la reproduccin parcial o total de esta obra,sin la debida autorizacin.

  • Presentacin

    Obras premiadas 2011 7

    Contenido

    11 Presentacin

    Cuento

    17 PRIMER PREMIOEran muy altas las olasAriadna Adames Rojas

    27 SEGUNDO PREMIOEntre plumas y espejitosSabrina Hernndez Batlle

    29 TERCER PREMIOLas muletas de mi vidaRaysa Kelly Gmez

    45 PRIMERA MENCIN DE HONOREl silencio de NinaDenisse Francine Comarazamy Figueroa

  • Palabras del Lic. Hctor Valdez Albizu

    8 Obras premiadas 2011

    Pintura

    55 PRIMER PREMIOLas mandarinasCndida V. Laureano de Meja

    57 SEGUNDO PREMIOCarboneraMayra Arvelo Hoepelman

    59 TERCER PREMIOCalabazasCndida V. Laureano de Meja

    61 MENCIN DE HONORJugando con la vidaMaritza Balbuena Alvarado

    Dibujo

    67 PRIMER PREMIOUnos si, unos noHilda Andrena Santos de Rosario

    69 SEGUNDO PREMIOHerenciasJuan Prez Hernndez

    71 TERCER PREMIOAcorden meldicoRosa Khoury

    73 PRIMERA MENCIN DE HONORSobreviviendoAmelia Ortiz Rey

  • Presentacin

    Obras premiadas 2011 9

    75 SEGUNDA MENCIN DE HONORProgramando la jugadaManuel A. Concepcin

    Fotografa

    79 PRIMER PREMIOInmaculadaSabrina Hernndez Batlle

    81 SEGUNDO PREMIOCuesta arribaSabrina Hernndez Batlle

    83 TERCER PREMIOEl tapa pincheRafael V. Ravelo Pea

    85 PRIMERA MENCIN DE HONORSeria labor U.S.A.Rafael V. Ravelo Pea

    87 SEGUNDA MENCIN DE HONORMelodas tristes de una historia sin contarSabrina Hernndez Batlle

    89 TERCERA MENCIN DE HONORBiliguer el carboneroNathalie Moquete Villar

    91 CUARTA MENCIN DE HONORSalvavidasAmelia Ortiz Rey

  • Palabras del Lic. Hctor Valdez Albizu

    10 Obras premiadas 2011

    93 Ganadores del Concurso Anual de Arte y Literatura delBanco Central de la Repblica Dominicana

    111 Miembros del Jurado del Concurso de Arte y Literatura(1995-2011)

    115 Coleccin del Banco Central de la Repblica Dominicana

  • Presentacin

    Obras premiadas 2011 11

    * Palabras pronunciadas por el licenciado Hctor Valdez Albizu,gobernador del del Banco Central de la Repblica Dominicana,en el acto de entrega de premios del Concurso de Arte y Litera-tura Bancentral 2011, el martes 25 de octubre de 2011.

    Presentacin*

    Pocas actividades hay para m tan placenteras yque me deparen mayor satisfaccin que la pre-miacin del Concurso de Arte y Literatura, el cualhemos incorporado este ao a las celebraciones delsexagsimo cuarto aniversario del Banco Central,como una manera de darle ms esplendor a estaimportante conmemoracin institucional. Sean puestodos muy bienvenidos a esta entrega de galardonescorrespondientes al ao 2011, en un ambiente deconfraternidad, alegra y orgullo.

    Desde su creacin en 1995, el otorgamiento de pre-seas se ha venido realizando en este mismo lugarcasi de manera ininterrumpida, con una trayectoriaascendente, tanto por el nmero como la calidad delos trabajos que concurren, as como la dotacin

  • Palabras del Lic. Hctor Valdez Albizu

    12 Obras premiadas 2011

    destinada a gratificar a los triunfadores. Y no es unconcurso esttico, sino en continuo cambio que per-mite su perfeccionamiento. Recuerdo, por ejemplo,que en los inicios haba espacio para la poesa y laescultura, y tras varios aos de experimentos fueronsustituidas por la fotografa y el dibujo, al compro-barse que el talento bancentraliano poda incursio-nar con ms xito en estas reas.

    Como sabemos, apreciados funcionarios y amigos,al certamen pueden concurrir todos los empleados yfuncionarios activos excepto los del DepartamentoCultural que lo organiza y dirige, pero tambin lagran familia de pensionados y jubilados de la insti-tucin, que gracias al tiempo de que disponen ensu retiro, vienen haciendo aportaciones significati-vas a la notable mejora del certamen.

    Estimados funcionarios y amigos:Es necesario insistir que con este Concurso de

    Arte y Literatura, el Banco Central de la RepblicaDominicana que me honro en dirigir, procura in-centivar el talento creador a lo interno de la institu-cin, como una forma de que puedan expresarse atravs del universo de la imaginacin, los colores,las formas y las palabras, dando una prueba ms deque no slo trabajamos con asuntos monetarios yeconmicos de envergadura, siempre en procura demantener la estabilidad macroeconmica del pas,sino tambin de que aqu hay una autntica cantera

  • Presentacin

    Obras premiadas 2011 13

    de inteligencias mltiples, que encuentran en lasartes y las letras nuevos espacios de manifestaciny proyecciones. Y para dejar constancia de estoslogros, se publica un hermoso libro a todo color,que rene los trabajos premiados el ao anterior,sumando catorce los volmenes publicados hastael presente.

    El Concurso de Arte y Literatura Bancentral nosera lo que es, ni tendra el brillo que posee, si nofuera por la garanta que le ofrecen los miembrosdel jurado, especialistas en sus respectivas reas,como sabemos, que hacen su trabajo con total inde-pendencia de criterio. Es por eso que deseo expre-sar el agradecimiento de la institucin, y de quienles habla, a los seores:

    Domingo Batista, nuestro gran fotgrafo, quien seha incorporado al grupo de jueces a partir de esteao.

    Doa Marianne de Tolentino, una veterana en lacrtica e historia del arte dominicano, asesora deartes plsticas de la institucin.

    Los conocidos pintores y dibujantes Alberto Bass,jurado fundador desde que comenz el concursoen 1995; y Vladimir Velzquez, tambin asesor deartes plsticas del Banco Central.

    Los escritores ngela Hernndez, Luis MartnGmez, nuestro director de Comunicaciones, y

  • Palabras del Lic. Hctor Valdez Albizu

    14 Obras premiadas 2011

    Jos Alcntara Almnzar, director del DepartamentoCultural y presidente del Jurado desde su creacin.

    A todos los participantes este ao, les deseo unxito rotundo, en nombre de las autoridades y en elmo propio. Mis felicitaciones de todo corazn aquienes resulten ganadores, as como mi exhortacinsincera a los que no hayan sido beneficiados con eltriunfo, para que perseveren en sus esfuerzos en me-jorar la calidad de sus trabajos y presentarlos en el2012. Gracias por ltimo a todos los que han partici-pado en la organizacin de esta actividad, y a todosustedes por la benevolencia de su grata compaa.

    Buenas noches.

  • Presentacin

    Obras premiadas 2011 15

    Cuento

  • Ariadna Adames Rojas

    16 Obras premiadas 2011

  • Eran muy altas las olas

    Obras premiadas 2011 17

    Primer premio

    Eran muy altas las olasAriadna Adames Rojas

    Habiendo salido del carro, cay sobre el asfaltouna gota de sudor cargada. El calor estaba aesa altura en que no piensa uno en quejarse. Laciudad haba envejecido, lo que le daba un aire dehonorabilidad. Las casas y calles lucan un traje es-pectral. El tiempo que haba pasado desde queMargot se haba ido era lo suficientemente largo parapermitir que las cosas, que otrora fueron comunes,se convirtieran ahora en motivo de asombro. Margotsenta todo esto, sin poder explicarlo; por eso, aldesmontarse del taxi y tomar las maletas, y obser-var la gota de sudor evaporarse sobre el asfalto, sin-ti haber llegado a una ciudad anacrnica.

    De haberles contado a Margot las circunstanciasde la muerte, no habra tardado tanto en volver.

  • Ariadna Adames Rojas

    18 Obras premiadas 2011

    Entrar ahora a la casa No. 71, varios aos des-pus, y pasar por esa puerta como quien ha de traerla esperanza, no era cosa fcil. Tener que contar,contar cosas, no le gustaba, no era necesario. Eradescifrarse, llevar a la luz y desdibujar esa fierecillacallada que llevaba dentro. Al pasar por la puertafue recibida con abrazos pretendidamente efusivos,porque de naturalidad al actuar poco dotados esta-ban sus familiares. Las sonrisas de sus rostros simu-laban ms una mueca que un gesto de simpata, loque les confera un aspecto de alegra grotesca. Lamiraban con esa fe con que se mira el rbol sembra-do, que nunca dio frutos. La misma fe que se hinchacomo un gran globo, y que en cualquier momentopuede explotar.

    Al contrario de lo acontecido con la ciudad, alsentarse en la sala Margot vio que en la casa lascosas permanecan tal y como las haba dejado. Losolores, los cuadros y tantos otros elementos que evo-can recuerdos y crean en el lugar en que nos cria-mos esa atmsfera particular de lo imperecedero.

    Estar de regreso no la entusiasmaba. Quizs loestuviera si la abuela an viviera. De hecho, el daen que recibi la llamada con la noticia de la muer-te, se sum otra razn para no querer regresar. Quinsi no ella la esperara con real alegra?

    Haber partido para un entrenamiento de tres me-ses, y decidir quedarse por cinco aos, con la nica

  • Eran muy altas las olas

    Obras premiadas 2011 19

    interrupcin de dos semanas, haba cambiado mu-cho la historia.

    La extensin de tiempo y las constantes posposi-ciones de la fecha del regreso haban forzado a lamadre a tener que inventar excusas. No era fcil jus-tificar, ante las preguntas de los curiosos, el retardode la Margot. No eran de la estatura de la madre lasideas que tanto esgrima la hija de creacin artsti-ca, de fe potica y de espacio; tan necesarias parala creacin. Mucho menos a esta altura podra en-contrarse el vecindario.

    El cuento de los estudios y del entrenamiento detrabajo que haba inventado la madre qued muy malparado cuando la Margot regres de vacaciones pordos semanas, haca ya tres aos, sin avisar, y debida-mente acompaada, para pasear por las playas de suciudad a sus amigas pintoras. Este espectculo pro-porcionado durante esos das tuvo como protagonis-tas a las muchachas que llegaron con Margot, pues elalboroto que caus la desfachatez de las mismas re-corri todas las esquinas, y varias discusiones hubopor aquellos das entre las esposas de esos maridos

    Esa rapidez con la que se daban al trago y a lasfiestas, ese pelo alborotado y ese desparpajo conque miraban y se dejaban ver de nuestros hom-bres, ya casados haca mucho escndalo cuandola madre trataba de matizar las impresiones que lasrecin llegadas haban ocasionado.

  • Ariadna Adames Rojas

    20 Obras premiadas 2011

    Introducir el tema de que era una etapa de expe-riencia que las nias estaban pasando, s que eradifcil. Quizs esto era cierto para cualquiera de laschicas, pero no para la Margot. Y la madre lo saba,desde hace tiempo se haba convencido de que ha-ba en la forma de ser de Margot una naturalidadque le era innata, y que esa irreverencia a las bue-nas costumbres no era pasajera, sino que se habacimentado. Por eso la madre tampoco se alegrabade su regreso.

    Para la fecha de este revuelo, an la abuela nohaba fallecido.

    Decamos que el da en que llamaron a Margotpara avisar lo de la abuela confirm que no habrade regresar. En ese momento procur cerciorarse delas circunstancias del fallecimiento. Le inquietabael tema, pues saba que la abuela siempre haba queri-do una muerte natural. De eso se haba hecho asegu-rar ella misma, preguntando insistentemente a todoscuantos tomaban el telfono si haban escuchadoquejas, sonidos, lamentos; pero todos decan queno, y pasaban al telfono al otro, como quien pasacon celeridad a una antorcha ardiente. En tanto quelas cosas fueron como estos indicaron, la Margot noviaj de vuelta.

    De haberlo hecho y estado presente [debemosadvertirle al lector, porque la veracidad debe reinaren este relato], la Margot habra percibido que no

  • Eran muy altas las olas

    Obras premiadas 2011 21

    todo lo que le contaron por telfono era cierto, pues,haba un no s qu de queja en la expresin de laabuela en el atad. El aspecto del cuerpo ref lejabacierta agona.

    Sin lugar a dudas, el hecho de que Margot no hayaviajado para el funeral haba causado un rumor mo-lestoso. Ya hemos descrito la actitud del vecindario.Pero debe el lector haber advertido tambin la natu-raleza de la personalidad de la Margot y la profun-didad del cario que profesaba hacia la abuela, locual nos exime de tener que describir el hecho deque senta una sincera tristeza.

    Pero ella, que ignoraba las reales circunstanciasdel episodio, lloraba una muerte falsa, paralela a laque lloraban los otros. Margot la lloraba porque laquera, los dems, en cambio, la lloraban por causade las olas.

    As que, sustrayndonos del suceso extravaganteantes descrito de las dos semanas, haca cinco aosque Margot no se sentaba en la sala. Haba pocascosas que preguntar. Entonces se conformaban concumplidos y frases ordinarias, detrs de los cualesse ocultaba el secreto de las olas, guardado en abso-luta complicidad.

    [El autor de esta historia en este momento inte-rrumpe, se hace necesario recrear una escena, cuyoconocimiento no se debe prolongar ms y se haceimprescindible para la comprensin de este relato:

  • Ariadna Adames Rojas

    22 Obras premiadas 2011

    Seis meses antes, en esa misma sala, acon-teci el siguiente drama:

    Una caja de atad como ncleo. Alrede-dor de sta, personillas vestidas de negro,lgrimas, conversaciones tpicas y condo-lencias. Ese olor a f lores tan desagradable.Nunca el olor de las f lores es tan triste comocuando acompaan las coronas de losmuertos.

    El da anterior al velatorio la abuela ha-ba ido a la playa. Nunca se haba baadoen sus aguas, pero quiso hacerlo, quizscomo un ltimo gesto de reconciliacin conel mundo, como una aceptacin de la gran-deza. Pero la poca destreza de sus movimien-tos o el desconocimiento de lo traicioneradel agua hizo que el cuerpo no volviera averse, de repente.

    No se necesita ms prembulo para ex-plicar un suceso tan terrible....