Moisés y Su Oración de Avivamiento

  • Published on
    05-Mar-2016

  • View
    3

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

e

Transcript

<p>Moiss y su oracin de avivamiento</p> <p>Moiss y su oracin de avivamiento</p> <p>INCLUIRIMAGEN \d \z "images/site/normal/estrella_on.gif"</p> <p>INCLUIRIMAGEN \d \z "images/site/normal/estrella_on.gif"</p> <p>INCLUIRIMAGEN \d \z "images/site/normal/estrella_on.gif"</p> <p>INCLUIRIMAGEN \d \z "images/site/normal/estrella_off.gif"</p> <p>por Richard Owen Roberts </p> <p>Si orramos como Moiss or! Si bregramos como Moiss breg! Si furamos eficaces en la oracin como lo fue Moiss! Sin duda, ste es nuestro deber. Y aunque nos asombre, es nuestro privilegio.</p> <p>Alguna vez ha realizado un estudio cuidadoso y sistemtico de todas las oraciones y de toda la enseanza de la Biblia? Dicha tarea tiene el potencial de un beneficio eficaz y singular. Yo mismo estoy realizando ese estudio. Comenc mi tarea leyendo rpidamente toda la Biblia y marcando los pasajes relacionados con la oracin. (Sencillamente haca una marca roja en el margen derecho de cada pasaje sobre la oracin, aunque por cierto no es mi intencin instarlo a usted a usar el mismo mtodo.) Esto me result de gran utilidad para mostrarme una vez ms qu rol crucial tienen las oraciones de su pueblo en el corazn de Dios. Ahora se me presenta la agradable oportunidad de meditar en cada uno de estos pasajes marcados y, por consiguiente, de permitir que mi corazn y mi vida sean moldeados.</p> <p>Es evidente que, si bien slo una parte de los pasajes sobre la oracin incluyen el tema del avivamiento, el espacio de un breve artculo no alcanza ni siquiera para comenzar a hablar de los mismos. Permtame entonces dirigir su mente y su corazn a slo una de estas oraciones de avivamiento en tiempos de Moiss, que hallamos en xodo 32-34.</p> <p>La escena nos resulta inquietantemente familiar. Moiss estaba en lo alto de la montaa con Dios. Abajo, el pueblo murmuraba y rodeaba a Aarn, diciendo: Levntate, haz para nosotros dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moiss, el hombre que nos sac de la tierra de Egipto, no sabemos qu le haya acontecido (32:1). Espero que previamente usted haya tenido un shock al darse cuenta de que Aarn perdi la oportunidad de su vida al no instar al arrepentimiento a este pueblo desobediente. En vez de hacerlo, perversamente les orden separar el oro y llevrselo a l, y de los ornamentos hizo un becerro de oro del cual la gente deca descaradamente: Israel, ste es tu dios que te sac de la tierra de Egipto (32:4). Entonces Aarn procedi a edificar un altar ante este dolo despreciable, y al da siguiente el pueblo se dedic al sacrificio de animales, a comer, a beber y a divertirse ante esa abominacin (32:5-6).</p> <p>Debemos notar las penetrantes palabras de Dios a Moiss en cuanto a la amenaza de juicio final a este pueblo vil: Yo he visto a este pueblo, y he aqu que es un pueblo de dura cerviz. Ahora pues, deja que se encienda mi furor contra ellos y los consuma, pero yo har de ti una gran nacin (32:9-10).</p> <p>Primera parte. Splica audaz basada en la reputacin de Dios. </p> <p>Es precisamente aqu que llegamos a la primera parte de una oracin admirable, porque en vez de hacerse a un lado, Moiss est de pie ante el Seor rogndole de esta manera: Por qu se ha de encender tu furor contra tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto con gran fuerza y tu mano poderosa? (32:11). Recuerde, Dios y Moiss estn en la montaa, y si bien Dios tambin estaba en el valle conciente del terrible pecado de su pueblo, Moiss que an no haba visto lo que Dios ve no tiene manera de sentir lo que Dios siente; y aun as, en medio de su ignorancia, Moiss pronuncia la primera parte de una de las oraciones ms sabias y eficaces que se hayan registrado.</p> <p>Se ha preguntado cmo orar para que haya un avivamiento? Aprenda la leccin en las palabras que siguen: Por qu han de hablar los egipcios diciendo: Los sac por maldad, para matarlos sobre los montes y para exterminarlos sobre la faz de la tierra? Desiste del ardor de tu ira y cambia de parecer en cuanto a hacer mal a tu pueblo. Acurdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a quienes juraste por ti mismo y les dijiste: Yo multiplicar vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y dar toda esta tierra de la cual he hablado. Y ellos la tomarn como posesin para siempre (32:12-13) Quin se atrevera a pedirle a Dios que perdone a las naciones de hoy por la gran rectitud que muestran o por algo bueno que hayan hecho? Por cierto que nadie acusara a Dios de no ser justo si l destruyera toda la tierra en este preciso momento. Pero el pedido de Moiss est fundamentado no simplemente en lo que merecemos sino en el renombre y la reputacin de Dios.</p> <p>Acaso es ilgico, de acuerdo al ejemplo de Moiss, orar a Dios por mi pas y decirle: Dios, perdona a esta nacin. T has levantado a este pueblo como de un terrible desierto. Nos has dado la bendicin de tu presencia, poder y proteccin. Nos has permitido ser una nacin poderosa. Nuestros antepasados quisieron fundar una nacin donde Dios fuera el Seor. Seor, en los documentos oficiales y hasta en monedas ellos declararon que nuestra confianza est en ti, y proclamaron que ramos "una nacin regida por Dios". Los pueblos del mundo han conocido al menos algo de nuestra tradicin cristiana y nuestro compromiso inicial para contigo. Qu dirn los extranjeros si ahora nos destruyes? Acaso no van a preguntar qu clase de Dios es el que da tanto de s a un pueblo, para entonces destruirlo a los 200 aos? Y ustedes, lectores, que estn en la Amrica Latina y en tantas otras naciones de la tierra, acaso no pueden suplicar al Seor, recordndole sus abundantes misericordias en el pasado, y rogar que siendo que ha invertido tanto en el pas, que lo haga otra vez para gloria de su nombre?</p> <p>Se ofendi Dios por el razonamiento de Moiss? Para nada! Entonces Jehov cambi de parecer en cuanto al mal que hara a su pueblo (32:14). </p> <p>Todos los que conocen este pasaje se dan cuenta de que tan pronto como Moiss vio con sus propios ojos lo que Dios ya haba visto, sintiendo tambin algo del enojo y la afliccin de Dios, hizo pedazos las tablas de piedra, y orden la muerte de 3000 participantes en esta gran maldad.</p> <p>Segunda parte. Intercesin abnegada por el pueblo de Dios. </p> <p>Al da siguiente Moiss se dirigi al pueblo y dijo: Vosotros habis cometido un gran pecado. Pero yo subir ahora hacia Jehov; quizs yo pueda hacer expiacin por vuestro pecado (32:30). La siguiente seccin de esta notable oracin inmediatamente se hace evidente cuando Moiss vuelve al Seor (32:31-32) y le dice: Ay! Este pueblo ha cometido un gran pecado al haberse hecho dioses de oro. Pero ahora perdona su pecado; y si no... Reconoce usted la importancia de esta frase y si no...? Puede imaginarse a un hombre o mujer de Dios orar descuidadamente una oracin de ese tipo, ... y si no, por favor brrame de tu libro que has escrito? Nadie le pide a Dios que por favor lo borre del libro que l ha escrito, sin pensar seriamente en el precio que est ofreciendo.</p> <p>Se imagina estando con una carga tan grande por su pueblo que de buena gana estara dispuesto a perder su salvacin si Dios no salvara al pueblo? No le recuerda esto la oracin de otro fiel siervo del Seor, un apstol del Nuevo Testamento que declar: ... deseara yo mismo ser separado de Cristo por el bien de mis hermanos, los que son mis familiares segn la carne. Ellos son israelitas... (Ro. 9:3-4). No es evidente que la oracin pidiendo avivamiento debe ser apasionada, en realidad, tan apasionada que ningn precio sera demasiado alto si Dios mismo lo pidiera?</p> <p>Pero Dios no demand que Moiss fuera borrado del libro. En realidad lo que dijo fue: Al que haya pecado contra m, a se lo borrar de mi libro! (32:33).</p> <p>Entonces el Seor, luego de desistir de la amenaza del juicio final contra todo el pueblo, estableci un juicio de enmienda en el que se neg a ir delante del pueblo, como lo haba hecho antes. En cambio, ofreci enviar a un ngel para que fuera delante de ellos, declarando claramente que en razn de la rebelda y la soberbia del pueblo, l no ira con ellos a fin de no destruirlos en el camino (32:34-33:3).</p> <p>Tercera parte. Splica insistente pidiendo la presencia de Dios. </p> <p>La siguiente seccin de la oracin de Moiss comienza con una accin extraordinaria. La tienda del tabernculo estaba armada fuera del campamento y se llamaba tabernculo o tienda de reunin. Todo el que buscaba al Seor deba ir a la tienda de reunin (33:7). Entonces Moiss dijo al Seor: Mira, t me dices a m: Saca a este pueblo. Pero t no me has dado a conocer a quin has de enviar conmigo. Sin embargo dices: Yo te he conocido por tu nombre y tambin has hallado gracia delante de mis ojos. Ahora, si he hallado gracia ante tus ojos, por favor mustrame tu camino, para que te conozca y halle gracia ante tus ojos; considera tambin que esta gente es tu pueblo (33:12-13).</p> <p>Cuando Dios en su gracia afirma: Mi presencia ir contigo, y te dar descanso, Moiss inmediatamente responde: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aqu. En qu, pues, se conocer que he hallado gracia ante tus ojos, yo y tu pueblo? No ser en que t vas con nosotros y en que yo y tu pueblo llegamos a ser diferentes de todos los pueblos que estn sobre la faz de la tierra? (32:14-16). Oh, la profundidad y el poder de razonar con Dios de tal manera!</p> <p>Por qu miles de millones de las personas que hoy estn en el mundo no creen en el cristianismo? En muchos casos, porque no creen en los cristianos. Y por qu no creen en los cristianos? Porque la marca distintiva del cristianismo est ausente: la clara presencia de Dios en medio de su pueblo. No argumente que Dios est con nosotros como siempre lo ha estado. Si estuviera con nosotros de esa manera, seramos un pueblo santo porque l es un Dios santo. El simple hecho de que nuestra moralidad es la moralidad del mundo es evidencia abrumadora de que Dios ha quitado su presencia manifiesta de entre nosotros.</p> <p>En vez de hacer de cuenta que todo est bien, cunto ms sabio es razonar como lo hizo Moiss e implorarle a Dios, diciendo: Si t no vas con nosotros, no podemos ir a ninguna parte. La nica manera en que el mundo puede distinguirnos de ellos es cuando tu presencia se hace manifiesta entre nosotros. Cuando les decimos a ellos que eres nuestro Dios y nosotros somos tu pueblo, ellos no nos creen pues no pueden ver la evidencia de tu presencia con nosotros. Creen que somos como ellos porque la marca distintiva de tu pueblo no est entre nosotros. Te suplicamos, entonces, que vuelvas a nosotros en presencia manifiesta y en poder.</p> <p>Y cul es la respuesta de Dios esta vez? Tambin har esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia ante mis ojos y te he conocido por tu nombre (33:17).</p> <p>Cuarta parte. El deseo apasionado de ver la gloria de Dios. </p> <p>Con todo lo obtenido, est conforme Moiss? No! Reconociendo que est en un terreno de oracin y que Dios est oyendo y contestando, l tiene otro pedido ms: Por favor, mustrame tu gloria (33:18).</p> <p>Entonces Dios, en la magnificencia de su misericordia, invit a Moiss a regresar a la montaa, donde lo coloc en la hendidura de una roca, lo cubri con su mano, y el Seor Dios omnipotente hizo que toda su gloria pasara ante Moiss (33:19-34:7). Entonces Moiss se apresur a bajar la cabeza hacia el suelo, y se postr, diciendo: Oh, Seor, si he hallado gracia ante tus ojos, vaya por favor el Seor en medio de nosotros, aunque ste sea un pueblo de dura cerviz. Perdona nuestra iniquidad y nuestro pecado, y acptanos como tu heredad (34:8-9). Da Dios una respuesta a esta ltima parte de la oracin de Moiss? Descbralo por usted mismo leyendo el pacto que Dios ofreci, comenzando en el versculo 10.</p> <p>Si orramos como Moiss or! Si bregramos como Moiss breg! Si furamos eficaces en la oracin como lo fue Moiss! Sin duda, ste es nuestro deber. Y aunque nos asombre, es nuestro privilegio.</p> <p>Richard Owen Roberts ha tenido durante muchos aos un ministerio itinerante con nfasis en avivamiento, y ha escrito, editado y publicado numerosos libros y folletos sobre este tema. Es miembro de la junta directiva de Awakening Ministries, Inc., donde acta como presidente.</p> <p> Copyright 2004, Desarrollo Cristiano Internacional.</p>

Recommended

View more >