Logored - Agosto 2012

  • Published on
    26-Jul-2015

  • View
    221

  • Download
    3

DESCRIPTION

Edicin correspondiente al mes de Agosto 2012

Transcript

32 AGOSTO 2012GUIA PARA LOS QUE NO QUIEREN SER FELICESEDITORIALEDITORIAL Gua para los que no quieren ser felicesPor Claudio Garca PintosNuestra portada Otoo en Bavaria(pg. 2-3)AVIVAR NUESTROS SENTIDOS(pp. 4-5)REFLEXIONES EXISTENCIALESEL PROCESO Y EL ROL TERAPEUTICO (pp.6-7) EL CREDO DE VIKTOR FRANKL (pp. 8-16) POEMA EN TRNSITO(pg.17)SER PADRES. Cmo guiar con sentido a nios consentidos(pp.19-20)LA AVENTURA CONTINA (pg.21)PEDAGOGIA FAMILIARMIS HIJOS SE ODIAN Y SE AMAN (pp. 22-23)LOGOTERAPIA VINCULARSECRETOS DE FAMILIA(pp.24 26)POST-FRANKLEL SENTIDO DEL AMOR (pp. 27-29)CARTAS DEL DESIERTOFUEGUITO(pp.30-31)Muy posiblemente uno de los afanes ms universales es el logro de la felicidad. Muchos la niegan, otros la testimonian. Incluso algunos viven de tal modo que pareciera ser que intentan esquivarla. Sin embargo, la historia de la humanidad puede escribirse, posiblemente, recorriendo los caminos que ella misma ha transitado en su nombre. A veces con aciertos y muchas otras con desatinos. Se la ha confundido con el tener, el poseer, el acumular bienes, pero por ese camino se ha manifestado esquiva. Tambin se la ha confundido con el poder, pero an los ms poderosos han terminado dando cuenta de nunca haberla logrado. De todos modos, an aquellos que la niegan, todos terminan ponindola en el centro de sus universos personales, sea porque la siguen buscando, la han encontrado o la niegan definitivamente. Buscarla, conocerla o negarla, marca de alguna manera el estilo de vida que realizamos. La universalidad del afn est demostrada, entre otros signos, en la superabundancia de textos, de los llamados de autoayuda, que circulan por las libreras del mundo. Todos ellos ofrecen estrategias, ejercicios, prcticas, recursos, trucos, o lo que fuera, para lograrlo. La permanente edicin de estos libros, sucedindose unos a otros, dan cuenta que ninguno de ellos ha dado en la tecla ni descubierto el camino correcto del suceso. O, posiblemente, den por cierto lo que supo afirmar VktorFrankl hace dcadas y es que la felicidad nunca puede ser objeto directo de bsqueda intencional. Un artculo publicado recientemente en la prestigiosa revista Perspectives on Psychological Science, con autora de investigadores de Yale, Denver y Jerusalem, afirma que la bsqueda directa de la felicidad ocasiona frustracin y que fijar a la felicidad como meta, es una manera de espantarla. Agrega el informe que hay que dejar de lado la preocupacin por ser feliz y aprovechar toda esa fuerza para entablar lazos con otras personas. Todo lo dems, vendr como tenga que venir. Es curioso ver cmo, despus de tantos aos, estos investigadores llegan a la misma afirmacin que Frankl anunci ya desde sus primeros trabajos. La clave de la felicidad est en el cumplimiento del deber-ser, y quien se anime a intentarlo, an cuando quisiera evitarlo, no podr eludir vivenciarla. Pero, tal vez los logoterapeutas podamos escribir un libro de autoayuda para quienes quieran evitar ser felices: no le preste atencin a su consciencia, evite la realizacin de valores, cntrese en el tener y el poder, hgase indiferente a los otros, convirtase en el centro del universo, nunca mire hacia el cielo, desconfe de todos y de todo, evite toda responsabilidad sobre el curso de su vida y as, en poco tiempo, lo habr logrado. Eso s, nada asegura que, a pesar de todo, un da, se tropiece con ella.Pgina 2LOGORED es una publicacin digital mensual, de suscripcin gratuita, dedicada a difundir novedades y reflexiones en torno a la Logoterapia y el Anlisis Existencial. Director: Claudio Garca Pintos Secretario de Redaccin: Federico Garca Presedo Colaboradores: (en este nmero) Enrique Adriz (Argentina) Anala Boyadjin (Argentina) Chacho Garabal (Argentina) Luca Copello (Argentina) Hernndez Silvera (Argentina) Vctor Crdenas (Ecuador) Alejandro de Barbieri Sabatino (Uruguay) Juan Carlos Carvajal (Colombia) El contenido de los artculos y columnas es de entera responsabilidad de sus autores. El material contenido en esta publicacin puede ser reproducido, previa autorizacin de su autor y citando la fuente. Por favor, contactarse con los autores al mail que figura en cada caso. Gracias. Mail de contacto: logored.arg@gmail.comWassily Kandinski (Vasili Vaslievich Kandinski) (1866-1944) fue un pintor ruso, precursor de la abstraccin en pintura y terico del arte; con l se considera que comienza la abstraccin lrica. Habiendo estudiado Leyes, en 1896 rechaza un cargo docente en la universidad, para viajar a Munich y estudiar arte. Ya en 1901 funda el grupo Phalanx, cuyo propsito principal es introducir las vanguardias francesas en el provinciano ambiente muniqus, para lo cual abre una escuela en la que da clases. Sus pinturas de los primeros aos del siglo son paisajes ejecutados con esptula, en un principio sombros, para luego adquirir una profunda intensidad. Tambin pint temas fantsticos basados en tradiciones rusas o en la Edad Media alemana. Pero la experimentacin con los colores, el claroscuro y la dilusin de las formas, lo van llevando, cada vez ms, hacia diseos abstractos. En 1902 expone por primera vez con la Secesin de Berln y realiza sus primeras xilografas. En 1903 y 1904 viaja por Italia, Pases Bajos, Africa y visita Rusia. En 1904 expone en el Saln de otoo de Pars. Con pocos aos de trayectoria, en 1909 es elegido presidente de la Nueva Asociacin de Artistas de Mnich (NKVM). La primera exposicin del grupo tiene lugar en la galera Thannhauser de Munich ese mismo ao. Ya hacia el final de la dcada, las pinturas de Kandinski denotan una gran tendencia a la plenitud de las reas de color y la superficie reluciente, inhibiendo toda ilusin de profundidad. Las series de cuadros de jinetes en combate comienzan en 1909 y, en ellas, la lnea del horizonte se va erradicando gradualmente, al igual que otras referencias espaciales. El desarrollo artstico de Kandinski haciaPgina 3NUESTRA PORTADALa portada de este nmero incluye un fragmento tomado del cuadro de Viasly Vaslievich Kandinsky conocida como Otoo en Bavaria, de 1908 la abstraccin se ve favorecida por todo un movimiento artstico y filosfico, que se expresa en la literatura, la msica y el teatro, movimiento que inspira a los artistas a crear desde la realidad, pero con un impulso abstracto. Kandinski, tambin estaba interesado en la teosofa, entendida como la verdad fundamental que subyace detrs de doctrinas y rituales en todas las religiones del mundo; la creencia en una realidad esencial oculta tras las apariencias, proporciona una obvia racionalidad al arte abstracto. Al estallar la Primera Guerra Mundial, regresa a Mosc y a partir de la revolucin de octubre de 1917, desarrolla un trabajo administrativo para el Comisariado del Pueblo, para la Educacin; entre los proyectos de este organismo est la reforma del sistema educativo de las escuelas de arte. En 1920 fue uno de los fundadores en Mosc del INJUK (Instituto para la Cultura Artstica), pero a lo largo de este ao surgi el conflicto entre Kandinski, y otros pintores idealistas frente a los productivistas (o constructivistas). Este ltimo grupo encontr un fuerte apoyo en "el plan de propaganda monumental" ideado por las autoridades polticas de la Revolucin. La situacin de tensin propicio la salida de Kandinski de Rusia. En 1922 se traslada a Alemania, donde imparte clases tericas para la Escuela de la Bauhaus. Permanecer en la Bauhaus hasta el ao 1933 cuando el Tercer Reich clausura la institucin. Desde 1933 se establece en Pars donde continuar su carrera como artista hasta su fallecimiento en 1944, a los 78 aos de edad, en Neuilly-sur-Siene (Francia)Pgina 4AVIVAR NUESTROS SENTIDOSPor Dra.Dides Iliana Hernndez SilveraMail de contacto: didesilianapsico@yahoo.com.arLa Logoterapia es una contribucin trascendental para nuestro desempeo teraputico, porque parte de una antropologa que incorpora al espritu y est centrado en la bsqueda de sentido. As, desde este lugar, marco una gran diferencia entre un terapeuta cuya mirada est centrada en la dimensin de lo que veo y en aquel cuya mirada va hacia lo que puede llegar a ser, sin idea de definir a la persona bajo mis propios parmetros, sino ampliar su espectro de accin. Porque, bsicamente, la logoterapia es una educacin propuesta para animar el compromiso de la persona.actitud distinta frente a ellas. Desde la Logoterapia trabajamos desde la salud y nos valemos de sus recursos espirituales. La teraputica sostiene a la persona para que logre desenvolver su esplndido s mismo. A percibir y reconocer sus capacidades, para desarrollar plenamente sus potencialidades, autodescubrirse; a autoconocerseTodos los seres humanos tenemos, segn la Logoterapia de Viktor Frankl, un potencial para desarrollarnos (un resplandor), contamos con fortalezas en nuestro interior que nos permiten superar situaciones adversas en los distintos grados y momentos El propsito entonces, es que la persona en que stas se van presentando a lo largo oriente sus recursos en su espritu, para de la vida. hacerle frente a su entorno, sus posibilidades a descubrir y su porvenir. Al avivar Sin embargo, no todos hacemos uso de dilos recursos espirituales, individualmente cha facultad, razn por la cual existen difesu autonoma y su compromiso, lo empu- rencias entre las personas en cuanto a las jan a descubrir el sentido de su vida, y formas de reaccionar ante las situaciones problemticas; unos desisten, experimenvivirla significativamente. tando desequilibrio o diversos trastornos, y Desde nuestra labor teraputica avivar, otros se despliegan exitosamente a pesar encender, viabilizar, activar esa capacidad de las dudas e inconvenientes.(1) de oposicin del espritu frente a los hechos de nuestra vida cotidiana, es salir Por lo tanto, bsicamente sera una capacide la obstruccin espiritual frente a la dad esencialmente humana y universal que involucra al ser humano por completo; es facticidad de los condicionantes. decir su espiritualidad, sus sentimientos y Estas sombras de limitaciones muchas sus experiencias, siendo preciso en el desaveces impuestas por otros o por ellos mis- rrollo de las personas y pudiendo ser suscimos, porque en la vida del ser humano, tada desde etapas tempranas. Es tener la muchos son los imponderables y es el capacidad de usar la experiencia derivada espritu quien posee la capacidad de en- de las situaciones opuestas para proyectar frentar y afrontar de forma libre y responel futuro. sable esas restricciones, apropindose dePgina 5La propuesta sera dinamizar las potencialidades de la persona y los valores, transformando esos valores y potencialidades en los cimientos de un proyecto comunitario. Implica ubicarse en una direccin, hacia un horizonte. Esta realidad humana de superacin ante la contrariedad es poder volver a creer en nuestra capacidad de transformacin y superacin.Pero asimismo, se manifiesta la capacidad de servicio y de entrega hacia los dems. Esta dimensin espiritual es una capacidad que trasciende la variedad del ser. El hombre experimenta esta capacidad de desprenderse de s mismo. Todo esto llega al hombre como un desafo, una tarea y ms importante, una responsabilidad. Es un ser accediendo a, participante he invitado a tener en cuenta su realidad. La tosquedad o carencia de esta posibilidad en que el ser humano derrumbe en un vaco existencial, una frustracin por falta de sentido est relacionada al encuentro de su propio espectro de vida.Bsicamente, este conjunto de procesos que posibilitan tener una vida sana, viviendo en un medio insano. Segn Frankl: el hecho de que una persona se deje influenciar o no por el medio ambiente y cmo se deja influir depende slo Por eso, el sentido puede ser encontrado, y de la persona misma. para hacerlo el hombre es guiado. En la vida cotidiana, vemos la realizacin As, considerando la salud como la capacide un conjunto de hechos y tomando de- dad de idear un proyecto de vida, la conscisiones que no es posible prever cmo truccin de dicho proyecto en la sociedad, acta. En la adultez mayor, la reflexin se incluye la posibilidad de: manifiesta como la sabidura, la comRe- escribir su historia vital prensin de s mismo y de otras personas, con aceptacin de las dificultades, es Centrarse como ser en el mundo trascender. Encuentro con el otro En la adultez, esta capacidad se expresa Intervenir, advertir, significar. en la aptitud para vivir en forma autnoma y de tomar decisiones por s mismo. Establecer vnculos afectuosos Los adultos creativos son aquellos capaces de componer y reconstruir. Trascender a las circunstancias y darle sentido al dolor y al sufrimiento son factores que nos hacen resilientes, es encontrarse frente a una situacin de prdida significativa.Nota (1): Me refiero a estos pacientes que niegan y se cierran ante las posibilidad, aquellos donde es ms fcil obtener respuestas enquistadas en no existe, no se puede, yo no tengo esa posibilidad, etcENHEBRANDO HUELLAS. Un quehacer gerontolgico desde la teora del encuentro EL COMN DENOMINADOR. Estrategias de abordaje cognitivo en adultos con deterioroDos de los ttulos destacados de la Dra. Dides Iliana Hernndez Silvera, publicados por la Editorial San Pablo (Argentina) para su coleccin PRAXIS.Pgina 6REFLEXIONES EXISTENCIALES EL PROCESO Y EL ROL TERAPUTICOPor Lic. Enrique AdrizMail de contacto: eaduriz@fibertel.com.arCuando se comenta y se ilustra el proceder psicoteraputico, tanto en sus diversas exposiciones como en las tareas de supervisin, suele advertirse un fenmeno bastante particular, que a nivel acadmico, tuvo su correlato en una interesante experiencia acaecida hace un tiempo en un curso de Posgrado. Tal curso de Posgrado en Logoterapia y Anlisis Existencial, dirigido por el Dr. Claudio Garca Pintos y realizado oportunamente en la U.C.A., tuvo entre sus muchos aportes la generosa visita de una media docena de colegas psicoterapeutas, quienes se acercaron a dar testimonio de su quehacer profesional. Aunque todos ellos destacados profesores de esa casa de estudios, ninguno era propiamente un logoterapeuta ni practicaba especficamente el Anlisis Existencial, de aqu la riqueza de dichos encuentros. Aquella experiencia compartida entonces por dichos psiclogos, que como decamos, suele repetirse en los testimonios de otros colegas psicoterapeutas no enrolados de un modo ortodoxo en una orientacin o tcnica determinada (por ejemplo: psicoanalistas, terapeutas cognitivos o gestlticos, etc.), es sugerente como para reflexionar acerca del proceso y del rol teraputico, y en esta columna de Logored, naturalmente, cabe hacerlo alrededor de dos conocidas expresiones del mbito de la Logotera-pia. Una de ellas es la conocida referencia de Frankl respecto de s mismo en relacin a Freud como un enano subido a la espalda de un gigante, la otra expresin remite al logrado ttulo del libro de Ricardo Peter Viktor Frankl. La Antropologa como terapia. Ambas se complementan acabadamente y aquellos profesores de la UCA dieron cuenta de ello. Veamos de que modo. Como anticipamos, ninguno manifest hacer Logoterapia o Anlisis Existencial en sentido estricto, sin embargo todos comulgaban y se identificaban con una cosmovisin claramente humanista, destacando en no poca medida la libertad responsable como un atributo esencial de la condicin humana. Por ello no extra que ninguno pusiera demasiado nfasis en las tcnicas de tratamiento, conscientes de que en ellas no estriba lo decisivo del mismo. Varios s enfatizaron la importancia del diagnstico y de hecho trabajan con entrevistas diagnsticas y con psicodiagnstico, en total sintona con lo que Frankl alentara ya en las lecciones editadas en su libro La Psicoterapia en la Prctica Mdica (1), pero una vez que el tratamiento empez, el recurso tcnico no es en absoluto lo ms importante. El carcter distintivo recae sobre el vnculo,Pgina 7por cierto no en trminos transferenciales psicoanalticos sino en todo caso en los trminos de un Yalom que nos dice sin ms que: lo que cura es el vnculo o de un Buber que nos ilumina acerca de la naturaleza profunda del encuentro yot (2). Entonces, ms que la interpretacin, el condicionamiento operante, la deteccin de distorsin cognitiva, la dramatizacin, el dilogo imaginario o la mismsima intencin paradjica o derreflexin (3), en suma la tcnica propia de cada corriente, es la percepcin del otro como un t, como un ser humano, el homo patiens, la que marcar el norte de ese tratamiento y de esa relacin teraputica. La concepcin de hombre que se tenga, la antropologa explcita o implcita que subyace al proceder teraputico es la que define el partido, es la antropologa como terapia. Pero, tambin fue ilustrativo advertir cmo todos los colegas, animados por esta comn antropologa, poco ms o menos empleaban recursos, usos, conceptualizaciones , pautas, criterios psicopatolgicos etc. de claro sello psicoanaltico. Sin ser psicoanalistas en sentido estricto, cunta orientacin psicoanaltica rezuma su labor!, lo cual no hace ms que confirmar la genial y certera expresin de Frankl en relacin a Freud. Decamos que es la antropologa, la concepcin que se tiene del hombre, la que define el partido, pero segn cuan alto pueda elevarse, ms lejos llegar en su alcance como para captar lo ms humano de lo humano, la dimensin espiritual; esto es lo que ve el enano trepado a la espalda del gigante. Cabe ironizar comentando que lo que al enano le faltaba de altura, le sobraba de alcance visual y de inteligencia para saber dnde subirse. Pero de cualquier modo, el peso del partido, el que carga con el enano (yhay que tener espalda para ello!), el que sostiene la diaria, todo el tremendo aporte a la comprensin del dinamismo del Yo psicofsico, lo aporta el psicoanlisis y con l se cuenta. Por cierto que sera injusto no incluir en el aporte que han hecho a este sostn (caracterizado sobretodo en Freud), a figuras como Adler, Jung, Klein, Fromm, Horney o Lacan entre otros (4). La visin desde ms altura hace la diferencia, y saber de la dimensin espiritual lleva directo al autodistanciamiento y a la autotrascendencia, y si bien sobre estas se organizan tcnicas especficas (intencin paradjica y derreflexin), la clave nunca sern las tcnicas sino la concepcin del hombre que anime su empleo. Finalmente, me permito repetir lo ya dicho alguna vez comentando el fecundo aporte de Viktor Frankl a la rehumanizacin de la Psicoterapia. El enano, gracias a la altura aportada por el gigante y tambin por ubicarse sobre sus hombros para ser sostenido y no en sus brazos!, puede ver que el hombre, el homo patiens, por sobretodo es una persona espiritual, libre y responsable a quien ante todo y por sobretodo lo anima la bsqueda de sentido.(1) La Psicoterapia en la Prctica Mdica. Editorial Plantin. 1955 (2) Irving Yalom. Psicoterapeuta existencial americano. Nacido en 1931. Martn Buber. Filsofo israel. 1878-1965. Filosofa del dilogo. (3) Recursos tcnicos propios del Psicoanlisis, Conductismo, Terapia Cognitiva, Psicodrama, Terapia Gestltica, y la Logoterapia, respectivamente. (4) Alfred Adler y Carl G. Jung, discpulos de Freud en los comienzos del Psicoanlisis, que luego fundaron sus propias corrientes psicolgicas. Melanie Klein, figura seera del psicoanlisis de nios; Eric Fromm y Karen Horney, conspicuos representantes del neoculturalismo, la gravitacin sociocultural en la salud y enfermedad psquica. Finalmente, Jacques Lacan, referente excluyente del Psicoanlisis actual.Pgina 8EL CREDO DE VIKTOR FRANKLPor Dr.Claudio Garca PintosMail de contacto: cavef @ yahoo.comSiempre me ha sorprendido la lectura del libro El hombre en busca de sentido. Fundamentalmente porque parece un libro vivo, quiero decir, pareciera ser que se re-escribe por s solo. Cada relectura me hace descubrir cosas que en las lecturas anteriores no haba ledo. En trminos de la informtica actual, parece ser que actualiza automticamente su contenido. Ahora bien, mucha ms sorpresa me genera el saber que a la mayora de los lectores les ocurre algo similar. Sin dudas, se trata de un libro vivo.una cosmovivencia, es decir, un modo singular, particular, personal, de experimentar la realidad y vivenciarla, realizando actitudes personales que se justifican en esa cosmovivencia. Cuando esas actitudes son definidas y sustentables, se definen como convicciones, es decir, un cmo vivo las cosas.Cuando hay coincidencia entre lo que digo y creo que son las cosas y el cmo vivo las cosas, percibimos algo difcil de encontrar y que llamamos coherencia. Carl Rogers lo llamara congruencia. Ciertamente, si algo le reconocemos siempre a Frankl es, precisamente, su congruencia. Porque, escribir coUno de los pasajes que, posiblemente, sas lindas, profundas, movilizantes, no es ms he ledo, recomendado, citado y uti- difcil; ahora, vivir de acuerdo a lo que se ha lizado en mis clases, es el (llamado) cre- escrito, s lo es. Y Frankl lo logra. do psiquitrico de Viktor Frankl, frag- Ahora bien, podramos preguntarnos cmo mento que da cierre al texto. Sin embar- es la relacin del hombre con su cosmovigo, releyndolo y citndolo una vez ms, sin. he intentado ahora hacer un comentario un poco ms detallado acerca del mis- Me parece posible pensar que la congruencia mo, no vindolo en su conjunto sino en sea la nota distintiva de lo que muchos ausus declaraciones y afirmaciones parti- tores han dado en llamar vida autntica y vida inautntica. Porque, si existe coincidenculares. Veamos. cia entre lo que pienso y lo que hago, entre lo que creo y con lo que me comprometo, si Credo mi cosmovisin se traduce en mis conviccioSi nos detenemos a pensar qu es un nes y mis actitudes revelan quien soy, eso es credo, bien podramos decir que es un autenticidad. Pero toda fisura, quiebre, grieconjunto de principios bsicos que fun- ta o discordancia entre uno y otro aspecto damentan una cosmovisin y sostienen (cosmovisin y convicciones), manifiesta inuna conviccin. Una cosmovisin, a su autenticidad. vez, es un sistema de valores y creencias que me permiten interpretar la realidad. Algo as como lo que digo y creo que son las cosas. De esa cosmovisin se sigue Definira as a la vida autntica como aquella que acerca firmemente a una persona a la realizacin ms plena posible de su deberser; por su parte, la vida inautntica seriaPgina 9aquella que diluye a la persona en tanto la desva de esa posible realizacin. La vida autntica fortalece a la persona ante s misma y ante la vida, en tanto que la inautntica la debilita. Al debilitarla, favorece ante s misma, la manifestacin de miedos, culpas y vergenzas. Miedos, porque es inconsistente y sus convicciones no tienen el respaldo necesario como para sostenerlo ante las incertidumbres de la vida; culpa, porque la propia consciencia no puede dejar de sealarle la fisura personal que significa su incoherencia; vergenza, porque al ser confrontado por esa incongruencia, no tiene respuesta. Del mismo modo la debilita ante la vida, favoreciendo la manifestacin de angustias y sufrimiento. Pero la vida autntica, qued dicho, la fortalece, promoviendo ante s misma, prudencia, consciencia y coraje. Prudencia, porque le permite ordenar sus acciones y decisiones en funcin de ese principio interno, claro, asumido; consciencia, porque no hay fisuras internas y la voz interior del deber-ser se percibe ntidamente; coraje, porque las convicciones firmes son decisiones firmes. Tambin la fortalece ante la vida, promoviendo respuestas y sentido.El Credo de Viktor Frankl Si todo credo, entonces, es una presentacin de principios bsicos que fundamentan una cosmovisin y que sostienen una conviccin, a partir de esto, pretendo analizar las premisas bsicas en las que dice sustentarse la conviccin profesional y personal de Viktor Frankl. Para hacerlo, recordemos el texto en cuestin: Nada hay concebible que pueda condicionar al hombre de tal forma que le prive de la ms mnima libertad. Por consiguiente, al neurtico y an al psictico, les queda tambin un resto de libertad, por pequeo que sea. De hecho, la psicosis no roza siquiera el ncleo central de la personalidad del paciente. Recuerdo a un hombre de unos 60 aos que me enviaron a causa de las alucinaciones auditivas que padeca desde haca dcadas. Tena frente a m a una personalidad totalmente derrumbada. Cuando pasaba por algn lugar, cuntos haba en su derredor que lo tomaban por un idiota. Y sin embargo, qu extrao encanto irradiaba aquel hombre! De nio haba querido ser sacerdote, pero tuvo que contentarse con la nica alegra que poda experimentar y que era cantar los domin-Relacin de la persona humana con su cosmovisin VIDA AUTENTICA Coherencia VIDA INAUTENTICA IncoherenciaFortalece a la persona ante s misma promoviendo prudencia, consciencia, corajeDebilita a la persona ante s misma favoreciendo miedos, culpa y vergenzaFortalece a la persona ante la vida promoviendo Respuestas y sentidoDebilita a la persona ante la vida favoreciendo sufrimiento y angustiasPgina 10gos por la maana en el coro de la iglesia. Pues bien, la hermana que le acompaaba nos inform de que, a veces, se pona muy excitado; pero, en el ltimo momento era capaz de dominarse. Me interes sumamente la psicodinmica que acompaaba al caso, ya que pens que el paciente tena una fuerte fijacin en su hermana; as que le pregunt como haca para controlarse: "Por quin lo hace?" A continuacin sigui una pausa de unos segundos y entonces el paciente contest: "Lo hago por Dios." En ese momento, lo ms profundo de su personalidad se hizo patente y en el fondo de aquella hondura se revel una autntica vida religiosa a pesar de la pobreza de su formacin intelectual.tiene que hacer por s mismo. En los campos de concentracin, por ejemplo, en aquel laboratorio vivo, en aquel banco de pruebas, observbamos y ramos testigos de que algunos de nuestros camaradas actuaban como cerdos mientras que otros se comportaban como santos. El hombre tiene dentro de s ambas potencias; de sus decisiones y no de sus condiciones depende cul de ellas se manifieste.Nuestra generacin es realista, pues hemos llegado a saber lo que realmente es el hombre. Despus de todo, el hombre es ese ser que ha inventado las cmaras de gas de Auschwitz, pero tambin es el ser que ha entrado en esas cmaras con la cabeza erguida y el Padrenuestro o el Shema Yisrael en sus Un individuo psictico incurable puede labios perder la utilidad del ser humano y conservar, sin embargo, su dignidad. Tal es mi credo psiquitrico. Yo pienso que sin l Ms all de lo dicho en la introduccin, debo no vale la pena ser un psiquiatra. A san- reconocer que, releyendo una vez ms el texto de qu? Slo por consideracin a una to, este es tal vez el fragmento que menos mquina cerebral daada que no puede cambia en el libro. Las diferentes relecturas repararse? Si el paciente no fuera algo no me hacen tener esa sensacin de ser un ms, la eutanasia estara plenamente texto nuevo, nunca antes ledo, como s me acontece con otros pasajes del libro. Muy justificada. posiblemente sea porque, precisamente, son Durante mucho tiempo, de hecho durante principios bsicos de su pensamiento y conmedio siglo, la psiquiatra ha tratado de viccin personal. interpretar la mente humana como un simple mecanismo y, en consecuencia, la Ahora bien, cules son esos principios en terapia de la enfermedad mental como los que dice creer Frankl al presentar su creuna simple tcnica. Me parece a m que do? En una lectura serena, creo que pueden ese sueo ha tocado a su fin. Lo que aho- discernirse nueve consignas fundamentales, ra empezamos a vislumbrar en el horizon- a saber: te no son los cuadros de una medicina psicologizada, sino de una psiquiatra Primero: Nada hay concebible que puehumanizada. Sin embargo, el mdico que da condicionar al hombre de tal forma todava quiera desempear su papel prinque le prive de la ms mnima libertad cipal como tcnico, se ver obligado a confesar que l no ve en su paciente otra Efectivamente, su primer declaracin se soscosa que una mquina y no al ser huma- tiene en la presentacin del hombre como un ser libre. Una libertad que, al mismo no que hay detrs de la enfermedad. tiempo, se constituye en el primer pilar del El ser humano no es una cosa ms entre sistema frankliano, la voluntad libre, y eje otras cosas; las cosas se determinan unas a las otras; pero el hombre, en lti- central de su ontologa dimensional. ma instancia, es su propio determinante. La relacin de la persona humana y el conLo que llegue a ser dentro de los lmites junto de condicionantes que la rodean es de sus facultades y de su entorno lo clara: no son ellas las que determinan suPgina 11destino sino que es la persona la que decisin. decide la incumbencia de las condiciones Y esta es la primera afirmacin que hace en su vida. Frankl en su credo. La polmica sobre si el hombre es libre o determinado, se genera en funcin de una tendencia habitual a radicalizar posiciones. Si el hombre es absolutamente libre, Segundo: De hecho, la psicosis no roza su conducta sera explicada como expre- siquiera el ncleo central de la persosin de un espritu puro, libre de todo de- nalidad del paciente terminante o condicionante. En este sentido, su vida casi anglica, lo mantendra Tras dejar en claro que el hombre es un ser libre, dentro del contexto del destino disociado de su encarnadura natural. conjunto de determinantes y condicionanPor su parte, si es absolutamente determi- tes de diversa ndole-, afirma otro princinado, su conducta sera explicada como pio elemental en su pensamiento, el del un automatismo que responde a tales o noodinamismo facultativo y sus caraccuales determinantes. En este sentido, su tersticas. vida automtica lo mantendra esclavo de Encontramos en la estructura del ser esos mecanismos. humano una realidad psico-fsica que dio En el primer caso, ese estado cuasi angli- en llamar facticidad psicofsica y es lo co nos deja sin hombre; en el segundo, sin que, en definitiva, de hecho, nos hace ser intencin y sin sentido, tambin nos que- hombres. La realidad de nuestro cuerpo y damos sin hombre. Por eso mismo, esa nuestra psique. Pero all no se agota polmica es falsa y solo se explica en la ra- nuestra existencialidad, que solo puede dicalizacin de posiciones que generan los explicarse a partir del noodinamismo fahomunculismos (distorsiones de la imagen cultativo, aquello que nos faculta como del hombre) que tanto combati Frankl. personas. Y es este caso se refiere al dinaAmbos extremos niegan la condicin mismo espiritual. humana, porque el hombre necesita de Aquello que nos constituye hombres (la esos condicionamientos y determinantes facticidad), es susceptible de procesos de para ser libre, para serlo ante ellos mis- deterioro, enfermedad y muerte; pero mos. En su libro Logoterapia y Anlisis aquello que nos faculta como personas (el Existencial, el mismo Frankl afirma que noodinamismo) no es susceptible de esos solamente de forma limitada, el hombre procesos. es un ser no limitado Quiere decir Frankl que la persona espiEn el maravilloso texto El hombre doliente, ritual no enferma, no declina y no muere? agrega que la libertad es uno de los fen- Considero que s. Y es esto mismo lo que menos humanos. Pero es un fenmeno afirma en este segundo principio de su demasiado humano. La libertad humana credo. Porque la enfermedad psquica o es finita. El hombre no est libre de con- fsica, afirma, no roza siquiera aquello diciones, slo es libre de tomar postura que nos constituye personas (el noodinafrente a ellas. Pero las condiciones no le mismo facultativo) determinan sin ms. Depende del hombre, en ltima instancia, decidir someterse Ese centro de la persona espiritual es el o no a las condiciones, y completa su remanente siempre sano, la fuerza oposipensamiento en Psicoterapia y Humanismo tora al destino, el antagonismo psiconotidiciendo que "en ltimo trmino, el hom- co. La clave de la existencialidad como bre no est sujeto a las condiciones con personas espirituales. que se enfrenta, son mas bien, dichas condiciones las que se hallan sometidas a suPgina 12Tercero: Me interes sumamente la psicodinmica que acompaaba al caso, ya que pens que el paciente tena una fuerte fijacin en su hermana; as que le pregunt como haca para controlarse: "Por quin lo hace?" A continuacin sigui una pausa de unos segundos y entonces el paciente contest: "Lo hago por Dios." En ese momento, lo ms profundo de su personalidad se hizo patente y en el fondo de aquella hondura se revel una autntica vida religiosa a pesar de la pobreza de su formacin intelectual.narse o acotarse al estrecho espacio de cualquier teora, ni siquiera, al conjunto de todas ellas.Cuarto: En ese momento, lo ms profundo de su personalidad se hizo patente y en el fondo de aquella hondura se revel una autntica vida religiosa a pesar de la pobreza de su formacin intelectual.Siguiendo con la lnea del anterior, nos afirma que esa hondura personal, tampoco dice relacin a aspectos accidentales, tales como estado de salud, status social o formacin En este tercer punto, Frankl estara afir- intelectual. mando una posicin profesional ante esa libertad y esa dignidad que afirm a su El ser persona no depende de ningn elevez en los primeros dos principios. mento propio del estar del individuo. PorCmo vincularme con un ser que es as que el ser es algo ms all del estar, es otra dimensin. de libre y as de digno? Es ms, creo que hasta podra estar Por tal afirmacin, esa dignidad personal no aceptando una equivocacin inicial, al puede estar en duda en ningn caso, absoacercarse al paciente en cuestin desde lutamente en ninguno, a causa de factores una mirada prejuiciosa (partir de pre- accidentales, sean de salud, cultura, posiconcebir una fuerte fijacin en su her- cionamiento social o econmico. El individuo mana desde una mirada psicodinmica), ms carenciado en todo, no es menos persopara verse sorprendido por la respuesta, na que el individuo ms suficiente en todo. reveladora de una hondura sostenida El ser persona no es susceptible de merma ms all de la afeccin psicofsica. alguna por aspectos accidentales. Tampoco Cuntas veces el contenido del incons- su dignidad y su respeto. Considero que es ciente del paciente, no es ms que la este un fuerte imperativo tico para todo loproyeccin de las teoras conscientes del goterapeuta. terapeuta?Puede la psicodinamia explicar algo, ms all de los conflictos de la Quinto: Un individuo psictico incurable facticidad? Estos conflictos tienen entipuede perder la utilidad del ser humano dad real y son motivo de padecimiento, y conservar, sin embargo, su dignidad. pero deben ubicarse en un escenario Tal es mi credo psiquitrico. Yo pienso ms grande, el de la realidad personal que sin l no vale la pena ser un psiquiadel otro. tra. A santo de qu? Slo por consideCuntas veces en el quiebre personal racin a una mquina cerebral daada de un dolor, una angustia, una enferme- que no puede repararse? Si el paciente dad o una prdida, se manifiesta digna- no fuera algo ms, la eutanasia estara mente la hondura personal, sostenida de plenamente justificada. pie an y a pesar del sufrimiento? Continuando lo anterior, aqu nos alerta soFrankl nos est alertando en esta afirbre el olvido de aquello. Muchas veces nos macin para que no cerremos los ojos a enfrentamos con circunstancias que pueden esta realidad con preconceptos tericos. haber significado la afeccin del otro en asLa ciencia y las teoras estn al servicio pectos funcionales. Circunstancias que le de la persona; la persona no debe cerce-Pgina 13impiden seguir haciendo la vida que anteriormente realizaba o cumpliendo con las funciones que ejerca. Recuerdo el caso del hijo de un juez federal reconocido (un juez de la Nacin con mucho prestigio) que sufra al ver a su padre padeciendo de la enfermedad de Alzheimer. Deca, no reconozco en l a mi padre, observando detenidamente un par de medias como si fuera algo extrao, para ponrselo finalmente como si fuera un par de guantes Ese hombre, que tuvo en su mente, en su criterio, en su experiencia y en su sabidura el curso de causas importantes para el destino de individuos y de la Nacin, ahora no puede ni siquiera administrar un simple par de medias. En un sentido, ha perdido la utilidad del ser humano en tanto hombre. Ya no puede ser juez, ni siquiera puede estar a cargo de su propia vida cotidiana. Pero, ha perdido por ello su dignidad como persona? Y si as fuera, qu sentido tiene que siga con vida? No. En lo personal, creo que incluso es un error grave aplicar la categora utilidad a las personas. Nadie es til porque si lo fuera, est en riesgo de ser intil, y, cuando llegue a serlo, tendr sentido que siga viviendo? La nica categora aplicable y admisible hablando de personas es la de valor. Todos son valiosos, siempre, en funcin de ese centro personal inmune al deterioro, a la enfermedad, a la muerte y, por ende, a la prdida de valor. Entiendo que es esto lo que Frankl afirma en este punto. Sexto: Durante mucho tiempo, de hecho durante medio siglo, la psiquiatra ha tratado de interpretar la mente humana como un simple mecanismo y, en consecuencia, la terapia de la enfermedad mental como una simple tcnica. Me parece a m que ese sueo ha tocado a su fin. Lo que ahora empezamos a vislumbrar en el horizonte no son los cuadros de una medicina psicologizada, sino de unapsiquiatra humanizada. Consecuente con las afirmaciones anteriores, aqu Frankl hace una reflexin sobre toda forma de mecanicismo. A partir de la misma, nos invita a repensar nuestro trabajo. Si la persona humana es susceptible de ser explicada solo a partir de mecanismos de diversa ndole, nuestro trabajo queda reducido al de ser simples tcnicos. Indudablemente, rebajando la dignidad de la persona a un mecanismo, reducimos la dignidad de nuestro trabajo al de tcnicos. Por eso mismo plantea que en el horizonte debe ir emergiendo cada vez ms, una psiquiatra humanizada. Elevar la dignidad de la persona humana, nos obliga, nos exige, elevar el compromiso de nuestro trabajo para estar a su altura. En su afirmacin, Frankl considera que el sueo de tecnificar la condicin humana est llegando a su fin. En lo personal, creo que pec de una cierta ingenuidad. No solo no ha llegado a su fin sino que en los ltimos aos, ha rebrotado una nueva forma de positivismo mecanicista que contradice las expectativas franklianas. Sptimo: Sin embargo, el mdico que todava quiera desempear su papel principal como tcnico, se ver obligado a confesar que l no ve en su paciente otra cosa que una mquina y no al ser humano que hay detrs de la enfermedad. Por eso mismo considero oportuno retomar esta afirmacin y su alerta, para que no terminemos obnubilados por los avances de las nuevas tecnologas, deslizndonos hacia nuevos mecanicismos ahora ms sofisticados pero idnticos, en el fondo, a los de hace ms de cien aos-, perdiendo de vista la dignidad de la persona humana y la de nuestro compromiso con ella. Como dira Rollo May, pareciera ser que hacer es ms fcil que ser. Posiblemente atender un mecanismo sea ms sencillo que acompaar a una persona.Pgina 14Octavo: El ser humano no es una cosa ms entre otras cosas; las cosas se determinan unas a las otras; pero el hombre, en ltima instancia, es su propio determinante. Lo que llegue a ser dentro de los lmites de sus facultades y de su entorno lo tiene que hacer por s mismo.mente es el hombre. Despus de todo, el hombre es ese ser que ha inventado las cmaras de gas de Auschwitz, pero tambin es el ser que ha entrado en esas cmaras con la cabeza erguida y el Padrenuestro o el Shema Yisrael en sus labios Finalmente, creo que nos propone una psicoterapia de la esperanza. Supo decir que existen solo dos clases de personas, las decentes y las que no lo son. Cuando se apasionaba hablando la mayora de las vecesse refera a ellas como santos y cerdos. Y afirmaba que podemos encontrarlos a ambos, en todo grupo y sector.Con todo esto, nos propone ahora una psicoterapia de la responsabilidad. Porque si el hombre es libre, y su condicin personal se mantiene erguida a pesar y a travs de cualquier circunstancia del estar, nada lo exime ni lo libera de hacerse cargo responsable de poner algo de s, al momento de definir cmo vivir. Pero tambin afirmaba que ambas potencias La Logoterapia frankliana no exime, no se encuentran en cada uno de nosotros y disculpa, no justifica a nadie; responsa- que nuestras decisiones son las que las acbiliza a todos para que, dentro de los tualizan. Ser un santo o una porquera, delmites de sus facultades y de su entor- pende de nosotros. no, asuman la responsabilidad de deci- Por eso mismo creo que podramos decirlo dir qu hacer y quin ser. as: existen los santos (tal el caso de MaxiUna responsabilidad que se condice con su estatus de ser auto-trascendente y con su facultad de auto-distanciamiento. As, la persona humana debe ser consciente de que se espera de ella una respuesta ante lo que le toca vivir. Debe responder ante alguien, ante Alguien (si tuviera una creencia) y tambin ante s misma. La vida le es otorgada como la oportunidad para algo importante, y es ella misma la Vida-, la que se constituye en acreedora de la persona, esperando respuestas.miliano Kolbe, cuyo testimonio, tanto impact en Frankl, decidindolo a utilizar el trmino santo); por otro lado, existen los cerdos. Pero creo que entre unos y otros, estamos la mayora de los mortales, actuando a veces con ms decencia y en ocasiones con ms indecencia. Este grupo o categora es la mayoritaria. Nadie puede atribuirse la exclusiva condicin de santo por haber actuado con decencia una vez, porque al distraerse puede actuar con indecencia. Del mismo modo, nadie puede ser concebido irremediablemente cerdo, porque puede en algn momento reaccionar y conectarse con la posibilidad de la santidad. En ese incierto devenir, nos movemos todos, con la necesaria cautela de conscientizar siempre la decisin tomada.Noveno: En los campos de concentracin, por ejemplo, en aquel laboratorio vivo, en aquel banco de pruebas, observbamos y ramos testigos de que algunos de nuestros camaradas Creo que es una psicoterapia de la esperanactuaban como cerdos mientras que za, porque siempre existe el crdito para la otros se comportaban como santos. persona espiritual de poder redimir su comEl hombre tiene dentro de s ambas portamiento al punto de la santidad. Esta potencias; de sus decisiones y no de elpidioterapia como supo denominarla Jorsus condiciones depende cul de ellas ge Lerner (de Elpis, diosa de la esperanza) cree y confa en las posibilidades siempre se manifieste. redentoras de la persona espiritual. Nuestra generacin es realista, pues hemos llegado a saber lo que real-Pgina 15tor Frankl nos est diciendo en su famo- mo su musicalizacin, son conmovedoras, y so credo, que cree en los siguientes prin- ponen en acto los mismos principios en los que dice creer Frankl en su credo psiquitricipios bsicos: co. Veamos el texto: 1- La voluntad libre 2- El noodinamismo facultativo 3- La incondicional salud de la Persona Espiritual 4- La incondicional dignidad de la Persona Espiritual 5- El valor de la Persona Espiritual por sobre criterios de utilidad 6- Crtica a toda expresin mecanicista 7- Una tica profesional que respete la dignidad de la Persona Espiritual 8- Una psicoterapia de la responsabilidad 9- Una psicoterapia de la esperanza Todos estos principios pueden resumirse muy bien en una expresin del propio Frankl, al decir no soy psiquiatra pata atender lo que hay de enfermo en el hombre; soy psiquiatra para atender lo humano en el enfermo Otra versin del credo De la maravillosa adaptacin de la obra de teatro Sincronizacin en Birkenwald de Viktor Frankl que hicieran Chacho Garabal y Csar Prado, transformndola en el musical que se present en Buenos Aires y en Lima bajo el ttulo Buscando Sentido. El sueo de Viktor Frankl, quiero rescatar ahora una de las canciones finales del musical. Se trata de Un nuevo amanecer, cancin que acompaa la situacin del prisionero (Franz) que asume el compromiso de honrar su vida en la superacin del dolor y en la confianza de que hay algo y alguien por quin hacerlo. El texto de la cancin, tanto coPerdido la ilusin\ Hundido el corazn, el amor de un hombre nunca muere En las ruinas espera el hombre Solo debe volver a creer Momentos difciles siempre habr Cuando todo haya dejado de importar Pero hay que descubrir Qu bello sera el mundo Si el hombre pudiera escuchar Que el destino en sus manos est! Un nuevo amanecer Una nueva oportunidad Bello el mundo podra ser Si el hombre vuelve\ A creer en l Un hombre siempre es libre Y nunca pierde su libertad Si todo una ha perdido Se puede volver a empezar Todo pronto cambiar Se debe poder escuchar En toda noche oscura de la vida Resiste la voluntad Un nuevo amanecer Una nueva oportunidad Bello el mundo podra ser Si el hombre vuelve\A creer en l Un nuevo amanecer Una nueva oportunidad Bello el mundo podra ser Si el hombre vuelve\ A creer en lPgina 16Yo creo Hablbamos antes de la coherencia entre la creencia, el decir, el sentir y el actuar, centrndola como eje de la vida autntica. Una autenticidad nunca fcil de lograr y de sostener. Viktor Frankl la logr, manifiestando en su vida su propia teora. Vida y obra se identifican sin fisuras en la autenticidad profesional y personal de este hombre. Deca tambin que escribir cosas lindas y profundas no es tan difcil, pero vivir a la altura de lo escrito s lo es. Del mismo modo digo ahora que leer y conmoverse con lo ledo, es sencillo, pero, vivir de acuerdo con aquello que nos ha conmovido, no es fcil. Y esa es la tarea que nos queda a todos despus de leer el credo frankliano. Muchos de nosotros nos identificaremos rpidamente con aquellos principios en los cuales cree Viktor Frankl, pero, estamos dispuestos a vivirlos congruentemente?Lo hacemos? Posiblemente la inautenticidad sea uno de los principales riesgos y errores de la profesin de terapeuta. Recuerdo a mi querido profesor de Etica y Deontologa, el padre Cesreo Campos, ensearnosen la universidad que en nuestra profesin, un error tico es necesariamente un error tcnico. Un ingeniero, por ejemplo, puede ser corrupto y estafarnos econmicamente sobrevaluando el presupuesto de materiales y, sin embargo, construir un edificio con eficiencia; cualquiera puede engaarnos y cumplir con su trabajo correctamente. Pero un terapeuta no puede hacerlo, porque si engaa o estafa la confianza del paciente, si abusa de la fe de la persona puesta en la relacin teraputica, su trabajo irremediablemente ser frustrado, ineficiente, iatrognico. De tal modo que, es de inevitable reflexin, cul es nuestro credo personal, en qu creemos al momento de ejercer esta profesin, sobre cules principios asentamos nuestra prctica. Es ms, reflexionar sobre quin queremos ser, quin creemos estar siendo, y no tener ni la pereza ni la vergenza de hacer los ajustes necesarios para conquistar esa congruencia, tan difcil de lograr pero tan gustosa de conquistar.A pedido del pblicoContina presentando funciones los das SBADOS a las 17 hs!! Siempre en el TEATRO AUDITORIO LOSADA Av.Corrientes 1551, Buenos Aires Los esperamos!!Pgina 17POEMA EN TRNSITOPor Lic.Olga Lehmann OliverosMail de contacto: olehmanno@gmail.com() Todo lo escrito no me alcanza \ para escribir por primera vez para sentir que he escrito uno. un poema. La consciencia no se puede poseer y, en todo Todo lo escrito no me alcanza caso, ser posesores de la consciencia no nos para sentir que he escrito uno. hace libres. Escribir nuestra historia, sentir Tampoco es suficiente haber vivido: que vivimos en el da y no que el da nos vive: esa es la tarea inacabada por la finitud Vivir comienza siempre ahora. de la existencia. La caligrafa imperfecta de Roberto Juarroz ( 2005, p. 265) la vida no le quita valor al sentimiento de vivir. Vivir es regresar al punto final nuestra ste poema me transita y antecede historia y dibujarle un ala, transformndolo mi silencio. De casualidad no en pausa para tomar impulso. estn hechos los das. Nos entretejemos en un juego de palabras, TERCER FRAGMENTO silencio y fe, donde los encuentros nos hacen: a ellos nos debemos. () Tampoco es suficiente haber vivido:\Quisiera a veces borrar todos mis versosSEGUNDO FRAGMENTOEVivir comienza siempre ahora. PRIMER FRAGMENTO Quisiera a veces borrar todos mis versos\ para escribir por primera vez un poema La resonancia de una vivencia no basta para vivir: el sentimiento es en s mismo renovable. El pasado es una carta a lpiz y s, bajo los nuevos trazos hay un sendero, que va afinando los acordes de nuestros versos. Nos movemos a diario buscando separarnos de las huellas para crear con la consciencia autntica del ser, y eso hacemos. El anhelo de adormecer nuestras heridas, es tambin el anhelo de estar listos. Cmo sentirnos listos? Afinar la consciencia es recuperar la confianza en el misterio.El anhelo: llegar a darnos, en la transparencia de la palabra, de manera autntica. Sin rencor por el pasado, sin temor al presente, ni miedo hacia futuro. El deseo de separarnos de la vida y lo vivido para comenzar de nuevo es una ilusin que nos ensea: la vida es una bsqueda inacabada de encuentros. Nacimos para cortar los hilos del miedo y con ellos entretejer de amor la entrega a la Referencias: Juarroz, R. (2005). Poesa Vertical II. Buenos Aires: Emec. vida.Pgina 18Pgina 19SER PADRES: Cmo guiar con Sentido a nios consentidos Por Lic.Alejandro De Barbieri SabatinoMail de contacto: psaledebarbieri@gmail.comLa Logoterapia es un modo de hacer psicologa. Es un enfoque que pone ms acento en el futuro que en el pasado, considerando que el futuro es el que realmente determina nuestro pasado. Una paradoja existencial: el modo en que nos proyectamos determina lo que vivimos y no al revs. Hemos crecido enmarcados en un modelo determinista, que nos dice que el pasado determina nuestro futuro. Es as que esta interpretacin de la realidad fue dejando al ser humano sin libertad, sin capacidad de decidir, limitndose a desempear un "guin" ya escrito en los primeros aos de su vida. Este enfoque humanista existencial, es creado por el mdico y psicoterapeuta austraco Viktor E. Frankl, autor del libro "El hombre en busca de sentido". En dicho libro relata su experiencia durante la 2a guerra mundial, cuando es confinado junto con su familia a los campos de concentracin. Este libro se ha transformado en un "best seller", dada su alta carga emocional y su visin esperanzadora de la vida. En resumen, su teora, inspirada en su vivencia personal, le permite confiar siempre en la vida; es una teora que sostiene que todos somos hombres y mujeres en bsqueda de un sentido en la vida, y que enfermamos si no lo encontramos. La enfermedad actual sera el "vaco existencial", la falta de sentido, falta de horizonte, falta de futuro. Este vaco existencial se ve reflejado hoy en da en adicciones, depresiones, violencia, etc.Intentaremos en este espacio, recorrer desde la "mirada existencial", el desarrollo del nio/a, el rol de padres, madres, abuelos, tos y hermanos. En suma, intentaremos abordar "la gnesis del sentido", qu es lo que pasa que no podemos transmitir la confianza en la vida, la intuicin de que lo que hacemos tiene un sentido? Se puede responder a esta pregunta desde muchas lneas. Intentaremos en esta introduccin abordar algunas. Erik Erikson afirma: Los padres no slo deben contar con ciertas maneras de guiar a travs de la prohibicin y del permiso, sino que tambin deben estar en condiciones de representar para el nio una conviccin profunda, casi somtica, de que todo lo que hacen tiene un significado". Existen claras diferencias en cuanto al rol de los padres entre las distintas pocas. Es muy comn escuchar a los abuelos decir: "En mi poca esto no pasaba", "Antes no nos preguntaban `qu queres comer", etc. El pediatra francs Aldo Naouri sostiene que nuestros abuelos fueron criados en la sociedad de la pobreza. Antes, afirma, se creca sabiendo que no se poda lograrlo todo y se disfrutaba lo poco que se lograba... Se creca en la esperanza. Hoy da, los nios, crecen y son educados en la sociedad de la abundancia , la sociedad del "no se lo que quiero, pero lo quiero ya", la sociedad que te seduce a comprarlo todo; y nosotros se lo compramos. Estos nios crecen con poca tolerancia (o nada) a la frustracin, crecen en un mundo en el que domina elPgina 20principio de placer. No ser de extraarnos que al llegar a la adolescencia, se vuelvan adictos y les cueste mantener un estudio, un trabajo, una pareja. Son vctimas de esta sociedad de la abundancia, pero tambin de sus padres; padres cansados, en "burn out" y sin tiempo para educar. La sociedad de los hijos hurfanos, dira el investigador y escritor argentino Sergio Sinay. Qu podemos hacer frente a algo aparentemente inmodificable? Desde la Logoterapia proponemos recuperar nuestro rol como padres y educadores. Recuperar presencia y autoridad. No se puede educar por MSN, se educa estando presente. Primero con la presencia, despus con los hechos y recin en tercer lugar con la palabra. Proponemos recuperar el sentido de lo que hacemos, el sentido de nuestra tarea como padres. Para que nuestros hijos vivan una vida con sentido (sean felices), primero debemos vivir nosotros felices! No hay mejor receta para educar en la felicidad a nuestros hijos que el ejemplo de que nos vean felices con nuestra pareja o solos, felices, con nuestra actividad diaria, con nuestros vnculos bien cuidados y sabiendo incorporar a la vida los momentos de dolor, de tensin y de frustracin. La felicidad no es ausencia de sufrimiento; educar implica fortaleza y conviccin para saber que lo que hacemos hoy en da con nuestros hijos, ser valorado muchos aos despus.Por eso titulbamos este primer artculo "nios consentidos". Un juego de palabras, tambin una realidad que nos invita a actuar inmediatamente, como profesionales, como padres, como educadores, para guiar en la frustracin, sabiendo y siendo conscientes, que la frustracin nos har ms fuertes y resilientes. LOGOTIPS - Educar desde la Presencia Confiar en nuestro Rol No Delegar a otros ( abuelos, TV, maestros) lo que nos corresponde como padres Animarse a ser "el malo de la pelicula" (sin autoritarismo, claro esta) Saber esperar para crecer en la esperanza No desesperar para no caer en la desesperanza - Confiar en nuestro Rol - No Delegar a otros ( abuelos, TV, maestros) lo que nos corresponde como padres - Animarse a ser "el malo de la pelcula (sin autoritarismo, claro est) - Saber esperar para crecer en la esperanza - No desesperar para no caer en la desesperanzaLibros recomendados "El Hombre en busca de sentido" de Viktor Emil Frankl "La sociedad de los hijos hurfanos" de Sergio SinayLos libros recomendados por el autor de la columna, Lic.Alejandro Barbieri SabatinoPgina 21LA AVENTURA CONTINAPor Dr.Claudio Garca PintosMail de contacto: cavef@yahoo.comLa experiencia llevada a cabo hasta el momento a partir del musical-infantil ROMPECABEZAS ha sido maravillosa. Desde el da de su estreno hasta la finalizacin de la temporada teatral de las vacaciones de invierno, han pasado auditorios con un pblico bastante heterogneo. Nios de dos aos y medio han compartido funciones con nios de cuatro, seis, ocho aos y con jovencitos de doce, trece y catorce aos. Todos ellos siguieron el espectculo, se emocionaron, se asustaron con los malos y se enternecieron cuando estos cambiaron su actitud. Comprendieron el mensaje y celebraron el final. Por otro lado, los adultos que acompaaron a los pequeos, participaron de la misma magia y se involucraron del mismo modo. Ms all de las bondades que podran destacarse del espectculo, creo interesante detenerme en otros dos puntos. Por un lado, la universalidad del arte. Es decir, la facilidad que tiene el arte para captar de manera inmediata, la esencia de la humanidad en cada espectador. Por decirlo de algn modo, todos los espectadores con independencia de su edad, condicin intelectual, o posicin, todos, reaccionaron del mismo modo: como personas que se sensibilizan con aquello que acontece a los protagonistas. Las categoras del mundo adulto, los prejuicios del mundo adolescente, las ingenuidades del mundo infantil, todo desaparece para captar inmediatamente lo humano de la historia, desde lo humano del espectador. Por otro lado, el valor del valor. Es conmovedor ver los rostros de los pequeos espectadores cuando, al finalizar la obra, se acercan a los actores para saludarlos y tomarse fotos con ellos. Presenciando este verdadero rito que se genera despus de cada funcin, entre los actores y su pblico, fui testigo de la si-guiente ancdota: una nia de unos cuatro aos, se acerca al malo de la historia (Llao), quien finalmente se convierte en bueno, para tomarse una foto. Su padre, con una sonrisa, le dice, pero te vas a sacar una foto con l, si te asust durante toda la obra, a lo que la nia le respondi, pero, lo importante es que al final se hizo bueno. Y no solo se sac una foto con l sino que adems le dio un beso y le regal uno de sus caramelos. Cuando el valor es captado, lo inmediato se hace superfluo, y la verdad aparece. Por eso, todo el equipo creativo, tcnico, produccin, elenco, asistentes, todos estamos convencidos que el arte puede salvar al hombre, y tratamos de acercar, desde ROMPECABEZAS, una propuesta nueva en ese sentido. Basado en un cuento de Claudio Garca Pintos, con libro, letras y direccin general de Chacho Garabal, msica original de Sixto Laconich, vestuario y escenografa de Pedro Muoz, coreografas de Brian Da Cruz y produccin de Domingo Romano, Sauco (Chacho Garabal), la princesa Puyn (Penlope Bahl), Suyai (Ninna Fernndez), Auca (Cecilia OGrady), Tatu (Rodrigo Villani), Pichi (Brian Da Cruz) y Llao (Pedro Muoz), nos siguen invitando a participar de esta aventura. Una historia de coraje y amistad entre simples aldeanos, cuyo repertorio de posibilidades son tan iguales a las de cualquiera de nosotros. Ellos descubren que para transitar y atravesar los senderos del bosque y hacer frente a las amenazas de la noche oscura, cuentan con un gran recurso: la amistad de quienes los rodean. Porque ms peligroso que el bosque y sus amenazas, es no poder superar los propios egosmos y mezquindades. Esa es la clave para superar el arroyo de los miedos, armar el rompecabezas y abrir la puerta de la felicidad. Ellos nos invitan a todos, grandes y chicos, a tomarnos de sus manos para cruzar nuestrosPgina 22PEDAGOGIA FAMILIARMIS HIJOS SE ODIAN Y SE AMANPor Lic.Vctor Crdenas NegreteMail de contacto: vcardenas@centropedagogico.orgRELATO Por favor aydeme a entender por qu mis hijos de 7 y 9 aos se tratan tan mal, en un momento estn jugando y despus de cinco minutos ya se estn golpeando y pateando, a m como mam me da mucha pena, porque los quiero a los dos y me da miedo que se hagan dao, ya les he visto moretones y rasguos y cuando pregunto me dicen que no saben cmo se lo hicieron y estoy casi segura que fue en alguna pelea que han tenido entre ellos. Si as son de pequeos no quiero ni pensar cmo se comportarn cuando sean ms grandes, ya que son varones y son groseros. Qu puedo hacer?un mundo lleno de pugnas e intereses, entonces sacamos conclusiones y vemos como no solo las buenas intenciones que los padres puedan tener sobre la educacin de sus hijos son suficientes. As que aqu tu primera tarea, a prepararte y leer algo ms sobre cmo crecen nuestros hijos y cules son sus necesidades, de manera que no busquen llenar un vaco a travs de la grosera o la violencia, esto agravado porque vivimos en un mundo cada vez ms competitivo. Puedo decirte que bsicamente hay tres necesidades que se deben satisfacer en los hijos de manera que ellos se sientan felices, nicos y objeto del amor de sus padres, sin la necesidad de entrar a competir por ello ya que lo tienen asegurado. La primera necesidad que se debe satisfacer es la de la alimentar el cuerpo y la vida familiar, pon mucha atencin al tipo y la calidad de comidas que proporcionas a tus hijos, ellos deben sentir no solo que estn satisfechos sino que la comida es una actividad familiar llena de sentido, es decir que les es agradable sentarse a la mesa contigo y toda la familia incluido su hermano. Se dice que todas las actividades en familia son como una especie de ritual que capacita a los hijos para enfrentarse con la sociedad, es decir a mejor participacin de la vida familiar mayor espacio de confianza en la vida social y laboral en el futuro. Pero adems hay diferentes grupos alimenticios que debes cuidar para que la convivencia sea la mejor que estas esperando de tus hijos. Por eso ten presente que durante elEl tema del conflicto ha interesado desde siempre a las personas y a las comunidades.Segn la Biblia, los primeros hijos de la pareja original, Can y Abel, rien y el conflicto termina en fratricidio. Luego sigue, el relato bblico de la historia universal, despus la del pueblo hebreo y los profetas con todas las historias fantsticas que estn llenas de lucha y conflicto. Qu pasa con la convivencia entre estos hermanos? Pues que es un reflejo de la falta de madurez que se necesita para poder convivir en forma orgnica y armoniosa. Ya nos muestra la historia de la humanidad, con el relato de Can y Abel,Pgina 23deben haber por lo menos dos comidas fuertes, pero ojo, prohibido que consuman golosinas que contienen azcar despus de la cena, ya que esto altera su nimo e impide conciliar el sueo.cho, que hermoso eres, que gran corazn tienes, etc, esto no solo se relaciona con las dos necesidades anteriores sino que coloca un broche de oro en nuestra tarea de educacin como padres, ayuda a consLa segunda necesidad que debe ser satis- truir la autoestima y es el vehculo que llefecha es la del reconocimiento, es decir var a nuestros hijos a sentirse felices y que cada hijo escuche palabras de apro- amados. bacin por las acciones realizadas o pala- Luego de esto cada nio es diferente, algubras que le ayuden a corregir errores, en- nos son ms violentos que otros, pero todos tendiendo que se castiga la falta, no al ni- se derriten frente a un abrazo y una palao a quien seguimos amando. Las pala- bra de aprobacin, pero cuidado, pues bras son siempre como una seal que les cuando debemos corregir hay que hacerlo permite ver a nuestros hijos la luz verde sin temor, lo cual no significa grosera o del amor, del respeto y la comprensin. violencia. Luego podrs ir expresndole a Hay nios que escuchan ms, otros que tu hijo, en un dilogo que nunca debe terparecen sordos, a ellos tmalos por el minar, que la violencia solo es signo de cobrazo sin ser violento y dile con firmeza barda, y que las personas realmente intelique necesitan hablar, pdele que se de- gentes hablan sobre sus problemas, que tenga y que es muy importante hacerlo en esto lo experimentar cuando sea adulto y ese momento, mralo a los ojos y si se de- entretanto debe hacer todo lo posible por tiene dale un beso y hazle notar que lo educar su carcter y notars que en tu caconsigui, esto es una seal de firmeza en sa se empieza a respirar un clima de mayor la correccin y ternura en la supervisin respeto, armona y paz. paterna. La tercera necesidad a ser satisfecha es la del afecto y el amor, cada nio necesita una dosis diaria para no crecer sediento o hambriento de afecto. Por eso debemos ensayar siempre la frase: te quiero muLic. Vctor Crdenas Negrete CENTRO PEDAGOGICO KENTENICHLOGORED recomienda visitarla pgina del Centro Pedaggico Kentenich de Ecuador :www.centropedagogico.org/Pgina 24LOGOTERAPIA VINCULARSECRETOS DE FAMILIAPor Lic.Anala BoyadjinMail de contacto: porlafamilia@yahoo.comMuchos programas de televisin revelan hasta la obscenidad lo que debera ser parte de la intimidad de ciertas familias y personas. Pero, por otro lado, muchas personas tienen grandes sufrimientos emocionales a causa de arrastrar secretos de por vida. Su revelacin, segn cmo y cundo se den, puede vivirse como un gran alivio o como un nuevo drama. Cuando se calla lo importante La facilidad con la que hoy hablamos de todo o casi todo est engarzada en un sistema de sinceramiento que, a veces, se produce a cualquier precio. Aunque el hablar de casi todo no implica necesariamente que sepamos comunicarnos eficientemente. Una cosa es nombrar y otra diferente profundizar en un tema o circunstancia. Hoy nuestra cultura critica los tabes (de eso no se habla), sin embargo, an persisten zonas ocultas donde se alojan secretos nocivos y peligrosos que perturban a muchas personas o familias. Alejandra jams pudo confesarle a su marido, en los diecisis aos que llevan de casados, que su padre la viol cuando ella tena catorce aos. Una mezcla de vergenza, culpa y temor al rechazo de su marido la hizo callar ca-da vez que se sinti tentada en decirlo... El lugar de anclaje del secreto es su intimidad, su mismidad, entonces...el candado del silencio trab grandes cerraduras entre Alejandra y su libertad, entre ella y su esposo. Esta escena nos introduce al tema de las distancias que se crean en las relaciones profundas, la erosin que sufre la comunicacin (en este caso) de la pareja, las dudas, las confusiones, son todos indicadores del efecto letal que muchas veces producen estos ocultamientos. Fingir que no pasa nada afecta a la personalidad y a la vincularidad. Detiene, congela el desarrollo esperado en todo proceso funcional de crecimiento e interaccin. Ya no queda espacio para el intercambio autntico entre dos personas que se quieren, y la geografa de la familia va ajustando fronteras cada vez ms rgidas y ms intransitables. La necesidad de ser honestos, aunque prudentes. Y cuenta que lo supo, y que la mat entonces apena de saberlo (Rosala de Castro, 1837/1885) Pensemos, por ejemplo, en el caso de las relaciones entre padres e hijos, sobre todo cuando stos ltimos son an pequeos.Pgina 25Resulta ser un tema casi cotidiano qu cosas callar u ocultar y qu temas hablar naturalmente. Se necesita diferenciar lo que sera una zona de saludable privacidad, de la franja de secretos patolgicos. Para los padres de las generaciones anteriores a la nuestra, el lmite entre lo permitido y los temas tabes parecan estar mucho ms definidos. Yo misma recuerdo una frase clebre:cuando los grandes hablan, los chicos se van a otro cuarto a jugar. Y eso suceda seguramente cuando los adultos hablaban sobre temas tales como sexo, drogas, violencia, problemas econmicos, enfermedades graves, muerte, divorcio, etc. Todos temas que hoy estn en la boca de la mayora de los nios. Aunque ni ellos comprendan su significado correcto. Aunque ni ellos sean capaces de digerirlos. Se nos ense hasta el cansancio que la prudencia es la madre de todas las virtudes, sin embargo sta suele no estar en nuestro mapa de ruta. Para esto, como para todo tema que tenga que ver con las personas, las frmulas mgicas no existen. Como tampoco las recetas de los mal llamados expertos en crianza, que ofrecen soluciones de aplicacin universal cuando creemos que cada persona es nica e irrepetible. Todo depende de la edad del nio. Si el contenido del secreto no afecta su vida directamente, o an es pequeo para comprenderlo, entonces lo apropiado es resguardarlo de la informacin hasta que sea el momento oportuno. Tambin depende de su nivel de informacin, de si se lo acompaa o no para que gestione la informacin que consume, del tono emocional del adulto a la hora de hablar de esa noticia, de los ejemplos-referentes que usamos paraque comprenda ese hecho y pueda integrarlo en su mundo infantil.. En fin, contarle a una nia de tres aos el cuento de Blancanieves y la manzana envenenada, y en otra ocasin decirle que la droga es algo malo, que hace mal, y relacionarlo con eso que la malvada le ofreca a Blancanieves, puede resultar un modo propicio de aproximacin al tema de las drogas, por ejemplo. Un temor compartido por muchos padres es creer que el revelarles sus secretos a sus hijos podra empeorar las cosas. Aqu se ubica al secreto en su funcin de proteger a alguien de ciertos hechos, con el miedo de creer que si esa persona lo supiese podra causarle algn dao o generar una crisis familiar. Comienzan ese sistema de ocultamientos como un modo de cuidado de sus hijos. Pero sabemos que bien puede resultar exactamente lo contrario. Estos secretos pueden relacionarse con acontecimientos pasados o presentes: drogadiccin, alcoholismo, abuso sexual, abandono, relaciones extramatrimoniales, enfermedades, muertes, suicidios, o hasta con hechos menos complejos. Cmo no quedar atrapados por el secreto? Cmo hacer para destrabar las fronteras establecidas? Los nios tienen un poder intuitivo que acta como un radar a la hora de captar seales falsas. Cuando el sostener un secreto implica conductas evasivas, engaos, mentiras, simulacin, el esfuerzo de los nios por comprender los mensajes contradictorios de sus padres, despliega una artillera de tensin y atencin para develar los misterios. Y estos pequeos detectives suelen hallar pistas falsas, elaborar fantasas muy complejas, y experimentar una gran dosis de angustia.Pgina 26Nadie lo sabe. Todos lo conocen. Una perspectiva fascinante en el mundo de los secretos familiares es descubrir que, a veces, son ms o menos conocidos por todos o algunos miembros de la familia. Pero como nadie habla de ellos , todos asumen que nadie lo sabe. Que nadie sabe que todos lo saben sera, en este caso, el nico secreto. Es innegable que los secretos tienen funciones, lo que nos hace deducir queestn all por alguna razn (buenas o malas). Antes de poder cuestionar las mismas, habra que ser respetuosos y acercarnos de modo reflexivo para descubrir otros motivos (tal vez los genuinos) que llevan a mantener ese secreto. Tal vez esta gua oriente ciertos cuestionamientos que, una vez descifrados, encaminen una bsqueda mucho ms sana de comunicacin:- Si suponemos que el secreto es contado a quien corresponda: qu lograramos? Cul sera la reaccin del receptor? Qu respondera? Qu podra suceder luego? -No cree que, a pesar del ocultamiento expreso, l/ella ya lo sabe o lo intuye? -Cmo sabe que no lo sabe? - Si hablaran de esto abiertamente: Cul imagina que puede llegar a ser la peor respuesta?. -En qu lo beneficia el seguir manteniendo ese secreto? Y en qu lo perjudica?Transitando una poca que se caracteriza por el ruido de lo light, el zapping y la falta de verdaderos encuentros, se hace necesaria una profunda reflexin sobre la condicin de la familia, que hoy parece estar en crisis. Detenernos a considerar la familia es remontarnos a esa primera vivencia del amor humano, ese primer espacio de pertenencia que funda y da sentido a la vida. Si entendemos a la familia como una escuela de afectividad, como cuna de lo fundamental, asumiremos nuestra misin de educar a los hijos con la intencin de superarnos en el da a da y de apostar a la capacidad de oposicin del espritu humano, afirma la autora. En ese sentido, el desafo de Tiempo de familia es recuperar el valor de la familia, asumiendo su aspecto ms esencial: primera cuna de afectividad y aprendizaje; y, por otro, procurando una mejor calidad de vida familiar como sostn personal y capital social, para ver si as entre todos- logramos construir un mundo mejor. Anala BOYADJINTIEMPO DE FAMILIANosotros y la bsqueda de sentido, Coleccin Praxis, Ed.San PabloPgina 27Post-FranklEL SENTIDO DEL AMOR Por Lic.Luca CopelloMail de contacto: lucia_copello@yahoo.com.arEAmorEsta columna est dedicada a presentar propuestas y a reflexionar sobre conceptos desarrollados por diferentes profesionales, que, tomando las bases de la teora frankleana, se animan a proponer sus propias ideas y as hacen crecer y madurar a la Logoterapia y el Anlisis Existencial.-l ser humano tiene la capacidad de buscar y descubrir el sentido de su vida a travs de la encarnacin y realizacin de valores de Experiencia. Estos valores manifiestan bsicamente una dimensin de gratuidad. Por la radical apertura al mundo, el ser humano est capacitado no slo para dar sino para recibir todas las riquezas contenidas en el cosmos y en los otros seres humanos (1)ne la posibilidad de experimentar el desarrollo de valores de creacin por amor al t. Pero al mismo tiempo, la misma relacin amorosa me ofrece el amplsimo mundo de los valores de experiencia. Estos valores los experimento cuando abro todo mi espacio interior para captar lo nico e irrepetible y lo libre del ser a quien amo. Este segundo modo en la relacin amorosa se puede decir que es un regalo, un don, una gracia que recibo porque el T, a quien amo, es un ser as y no de otro modo. La experiencia amorosa me permite aprender la independencia de esencia y existencia que posibilita afirmar que puedo amar y mi amor por el T puede sobrevivir y no slo sobrevivir sino vivir y mantenerse con una fuerza mayor que la fuerza del tiempo y de la muerte. Como consecuencia de la relacin Yo-tu brota el nosotros, que expresa las potencialidades inscritas en el ser mismo de las personas que entran en relacin. En la base de la bsqueda y construccin de la comunidad humana est la experiencia de nosotros que es la manifestacin visible del amor. Francisco Bretones, en su libro Logoterapia: la audacia de vivir(3) explica seis palabras claves para entender el planteo del amor desde la perspectiva deno slo en efecto, la decisin de la conciencia se orienta a una posibilidad absoluta y totalmente individual, sino tambin la decisin del amor, pues as como la conciencia descubre lo uno necesario, el amor a su vez descubre lo nico posible, es decir, las posibilidades nicas en su gnero que ofrece la persona amada. El amor es, en verdad lo primero y lo nico que est en condiciones de contemplar a una persona en su singularidad, de verla como el individuo absoluto (2) El amor como concrecin de los valores es un valor de experiencia o de vivencia, porque posibilita que me acerque a un t en todo lo que tiene de peculiar y de singular o en lo que tiene de nico, irrepetible, libre, responsable y finito. El amor como relacin personal de mi Yo con un T, tie-Pgina 28teo del amor desde la perspectiva de Frankl. El anlisis que el realiza es el siguiente: 1) Salir: punto de partida para todo desarrollo de la existencia del hombre. Es el primer verbo de la logoterapia en accin, el salir nos libera de la inmanencia y nos pone en camino de la autotrascendencia. 2) Este salir de la inmanencia es la condicin necesaria para poder provocar el descubrimiento de la esencia del otro, que en su peculiaridad, no es igual a nadie y slo es igual a s mismo. 3) Encuentro: es el resultado de haber llevado a cabo el descubrimiento de lo peculiar del otro, lo que supone esfuerzo personal y vivir el otro desde la empata. 4) el amor es, esencialmente, vivencia. Cuando se da el fenmeno del amor siempre se da el mximo grado de vivencia. El amor es la vivencia ms profunda de la autotrascendencia. La autotrascendencia conlleva el mximo descubrimiento del otro. 5) Unicidad: singularidad, irrepetibilidad. Son tres descubrimientos que hay que llevar a cabo. Sin estos descubrimientos no se puede hablar de haber hallado lo peculiar de cada persona. Por eso, y gracias a estas tres cualidades de la esencia del hombre, se podra afirmar que, cuando se ama, se ha llegado al mximo descubrimiento del otro. 6) Compromiso: el amor no puede evadir el compromiso con el t, despus de haber llevado a cabo su descubrimiento. Sentido del Amor Frankl, a lo largo de sus obras ha escrito sobre el sentido del amor, comparto con ustedes las que me resultan ms significativas.El amor constituye la nica manera de aprehender a otro ser humano en lo ms profundo de su personalidad. Nadie puede ser totalmente conocedor de la esencia de otro ser humano si no le ama. Por el acto espiritual del amor se es capaz de ver los trazos y rasgos esenciales en la persona amada; y lo que es ms, ver tambin sus potencias: lo que todava no se ha revelado, lo que ha de mostrarse. Todava ms, mediante su amor, la persona que ama posibilita al amado a que manifieste sus potencias. Al hacerle consciente de lo que puede ser y de lo que puede llegar a ser, logra que esas potencias se conviertan en realidad.(4) Si prescindimos del amor en un sentido ms o menos figurado, para concebir el amor en le sentido de lo que es el eros vemos que es el campo en que los valores de vivencia se realizan de un modo especial: el amor es, exactamente, la vivencia de otro ser humano, en todo lo que su vida tiene de peculiar y singular.(5) () No solamente gracia, sino tambin encanto. Para el amante, el amor hechiza el mundo, lo transfigura, lo dota de un valor adicional. El amor aumenta y afina en quien ama la resonancia humana para la plenitud de los valores (6) Quisiera terminar la reflexin de hoy con un aporte realizado por Sergio Sinay (7) en su columna habitual del diario La Nacin que complementa los aportes de Frankl en relacin al amor: Norberto Levy propone una minimalista y sorprendente aproximacin a la comprensin del amor. "Tal vez podamos comenzar observando simplemente nuestras manos, dice. Cmo se relacionan entre s mientras realizan las tareas del da: ponerse la ropa, abrochar un botn, preparar un caf. Todas las tareas. Observarlas con detenimiento y mirar la relacin. All hay ayuda recproca, ajustes continuos, acoplamientos precisos, sentido de equipo... Esa es la cooperacin del amor." Para aprender eso que hacen con naturalidad, nuestras manos han pa-Pgina 29sado por un proceso de aprendizaje, por la experiencia, por el ensayo y el error, han evolucionado hasta alcanzar la motricidad fina que les permite tal armona. Y as como nuestras manos construyen su relacin de amor, lo hacemos nosotros cuando la totalidad de nuestro ser se relaciona con otro ser. As como a los seres humanos se nos ha dado la maravillosa bendicin del amor, tambin se nos ha dado (como en todos los aspectos de nuestra vida) otro privilegio: la responsabilidad de actuar a la altura del amor. "El amor se manifiesta bsicamente como respeto, solidaridad y cuidado", dice Norberto Levy. "La experiencia del amor es la que surge del reconocerse como dos partes distintas de una misma unidad mayor." Ese reconocimiento requiere lo que Vktor Frankl llamaba voluntad de sentido. Un movimiento en pos de la trascendencia, de hacer de nuestra vida una huella significativa en la eternidad, algo ms que un cmodo y confortable respirar, comer, dormir, reproducirnos y morir. Algo ms que un cmodo vegetar. En el confort egosta, en la cobarda de la comodidad que evita al otro, el amor muere nonato. "El Amor es la memoria que laUnidad tiene de s misma en la diversidad", afirma Levy con hermosas palabras. Y no hay diversidad si no nos acercamos al otro.Referencias 1-Frankl, Vktor: Psicoanlisis y existencialismo, editorial Herder, Barcelona, 1991, Pg.87. 2- Frankl, Vktor: La presencia ignorada de Dios. Psicoterapia y religin, editorial Herder, Barcelona, 1977, Pg. 38. 3- Bretones, Francisco:Logoterapia:la audacia de vivir, editorial San Pablo, Bs. As, 2002, Pg. 358-359 4- Frankl, Viktor, El Hombre en Busca de Sentido, editorial Herder, Barcelona, 2004. 5 Ibdem, 156. 6-Frankl, Vktor: Psicoanlisis y existencialismo, editorial Herder, Barcelona, 1991, Pg.185. 7- Revista Diario La Nacin, 11 de Enero del 2009.Luca Copello LOGOTERAPIA EN CRCELES El sufrimiento como escuela de humanizacin Coleccin Praxis, Editorial San PabloPgina 30CARTAS DEL DESIERTOde Guillermo Pareja HerreraFUEGUITOPor Ma.Teresa Zerbino (Uruguay)Mail de contacto: secretarialogo@gmail.comEl Dr.Guillermo Pareja Herrera nos tiene acostumbrados a sus mensajes vivificantes, plenos de significado, volcados en publicaciones de obligada referencia para todo humanista interesado en madurar un pensamiento consistente y comprometido con la persona humana. Pero su obra no solo est restringida a libros acadmicos. Su sensibilidad se expresa creativamente a travs de sus Cartas desde el Desierto con la misma calidez y profundidad que caracteriza su discurso cientfico. Mes a mes y con regularidad, vamos presentando algunas de sus Cartas, breves reflexiones sobre la vida misma, las cuales son comentadas cada vez por algn colaborador de LOGORED. En esta oportunidad, la encargada de hacerlo ser Mara Teresa Zerbino de Queralt (Sociedad Uruguaya de Logoterapia)La carta: Fueguitos Sucede que voy por el llano, el desierto se distiende en el horizonte infinito. Vuelvo la mirada y de pronto una liblula se posa en una piedra, me mira sonre, sigue su viaje. As tambin me sorprende una nube y el arcoris. Suma de instantes sorpresivos. De vuelta a casa escucho un cantar a travs de mi viejo radio de la Chevrolet. Es la voz de un querido cantor folklrico del campo argentino. Es el Chaqueo Palavecino. Como quien atrapa un instante del milagro fugaz, atino a retener unas lneas de su cancin -de la cual ignoro su ttulo mas no importa: echarle leita al fuego (las brasas) si las pisas (el fuego) ya no arde y si arde poco, noms le soplas () Y si el amor se acerca, ni toda el agua del mar lo apaga. Sopla al fueguito cuando el amor tiene fro. Arrpalo cuando esta dbil. chale leita al fuego! La ReflexinEl contacto con la naturaleza provoca esta carta. La necesidad de desconectarse, desconectarse de la hiperconectividad.Nos estamos enfrentando a una realidad en la que la sociabilidad de los seres humanos est en la base del xito de las redes sociales virtuales, el xito de la capa social nos impulsa, eleva o arrastra. Ya que hay una red cerebral entera dedicada a pensar sobre nosotros mismos y otras personas, que nos organizan la red y buscan satisfacer y acrecentar nuestras necesidades. Es imprescindible ensear y provocar espacios de desconexin, a observarnos a nosotros mismos para identificar emociones, sentimientos que si no los conocemos pueden daarnos o daar a los dems. La carta comienza en el desierto, un retirarse al silencio, a conectarse consigo mismo y con la naturaleza, a buscar los ruidos internos y escucharlos, que solo se logra en la ms intima soledad.Pgina 31Cuando le esta carta viaje velozmente a mi niez, a mi familia, al campo. Tuve la suerte de crecer en el campo, y si bien no es el desierto, es un espacio en el que solo nos invade y con mucho respeto, aquello que permitimos y aceptamos. Viv mi niez trepando rboles, montando a caballo, trabajando con vacas, ovejas y gallinas. Recuerdos, que lo que hacen al recordarlos, es sanar diversas dificultades del ser adulto. Recuerdo a mis hermanos cazando pajaritos y palomas con sus gomeras, yo protestando porque los mataban, pero despus investigando que es lo que hace que los pjaros vuelen!. Noches enteras acostados en el pasto mirando las estrellas e intentando descubrir la osa mayor o los siete cabritos, por supuesto que la cruz del sur la tenamos ms que identificada!. Sin duda que al amor hay que darle aliento, y una forma de amar es la de educar. No solo la educacin formal, sino el educar en el amor, educar en la libertad y responsabilidad, formar seres con capacidad de meditar, de relajarse en la naturaleza, en descubrir los tesoros que no vemos o no sabemos apreciar.Est naciendo el Hiperindividuo, y la responsabilidad de que queden atrapados en la soledad de sus hipervnculos, es de los adultos. Mostrarles las tcnicas para potenciar su creatividad, su capacidad de investigacin, y desarrollar la desconexin, el observarse a s mismo y de esa forma expresar sus emociones y sentimientos. No caigamos en los meaculpismos, cuando no vemos puntualmente los fallos, ni determinamos quienes son los culpables, se crea un clima de perdn generalizado, donde acabamos siendo todos culpables, pero nada se hace. Comienzan entonces a aflojarse todo tipo de exigencias, para qu esforzarse, si al final todos somos lo mismo? Busquemos los desiertos y avivemos los fuegos, Gracias Guillermo, tus cartas nos abren la posibilidad de desconectarnos y meditar que es lo que estamos haciendo!Mara Teresa Zerbino de Queralt Orientadora Familiar Asistente en Logoterapia Sociedad de Logoterapia del Uruguay www.logoterapiauruguay.org.uy secretarialogo@gmail.comVIKTOR FRANKL. Comunicacin y Resistencia EL MUNDO Y EL TIEMPO DE VIKTOR FRANKL LAS MANZANAS CAYENDO SOBRE MI CABEZATres destacados ttulos de GUILLERMO PAREJA HERRERA publicados por Editorial San Pablo (Argentina)Pgina 32 La Fundacin Argentina de Logoterapia anuncia la realizacin del XXII Congreso Argentino de Logoterapia, La Logoterapia ante los dilemas del mundo actual, en Buenos Aires, del 27 al 29 de septiembre prximo. Por informes sobre el evento, ingresar a www.logoterapia-arg.com.ar, o dirigirse a info@logoterapia-arg.com.ar