libro1 schopenhauer

Embed Size (px)

DESCRIPTION

El mundo como representación.

Text of libro1 schopenhauer

0".,,.;":": ",,;J haya comenzado.

;, ;;

; ;;::r,'l

1",*0, n,.

En esta tercera edicin el lector no echar en falta nada de lo que contiene Ia segunda y s recibir, en cambio, bastante ms, ya que, debido a las adiciones que se le han incluido, con la misma impresin contiene 136 pginas ms que la segunda. I Siete anos despus de apgrecer la segunda edicin, he editado los dos volmene de Parerga y Paralipomena. Lo incluido en elsegundo ttulo consiste en adiciones a la prqsentacin sistemtica de mi filosofa y podra haber tenido su I'rgar_en los presentes volmenes: pero entonces tuve que alojarlo donde pude, ya que era muy dudoso que liegara a ver esta tercera edicin. Se encuentra en el segundo volumen de los mencionados Parerga y se reconoce con facilidad en los ttulos de los captulos. Francfort del Meno, septiembre de 1859.PzuMERA CONSIDEMCIN:

LIBRO PRIMERO

IEL MTINDO COMO REPRESENTACIN

IA

REPRESENTACIN SOMETIDAAL PRINCiPIO DE

MZN:

EL OBJETO DE LA EXPERIENCIA Y LA CIENCIA

Sors de I'enfance,

ami, rueille-toi!

Jean Jacques Rousseau

[.iSal

cle la

infanci;r, amigo, despiertal, La nouuelle Hloise Y, 7l

48

I

lI

I

lS

t

nEl mundo es mi representacin,: esta es laverdad que vale para todo ser viviente y cognoscente, aunque solo el hombre puede llevarla a la conciencia reflexiva abstracta: y cuando lo hace realment, sur-$e en l la reflexin filos{ica. Entonces le resulta claro y cierto que no conoce ningn sol ni ninguna tierra, sino solamente un ojo qo" ve el sol, una mano que siente la tierra; que el mundo qu. ir rd." no existe ms que como representacin, es decir, solo en relacin con otro ser, el representante, que es l mismo, "- Si alguna verdad a priori puede enunciarse, es esta: 'pues qlla constituy" l" .*pt.tin de aquella forma de toda experiencia posible e imaginable, forma que es ms general que cualquier otra, ms que el tiempo, el espacio y la causalidad: porque todas estas suponen ya aquella; y si cada una dqestas formas que nosotros hemos conocido como otras tantas config\raciones especiales del principio de taz6n vale solo para una clase especial de represeitaciones, la divisin en sujeto y b"to es, por el contrario,'la forma comn de todas aquellas clases; es aquella forma solo bajo la cual es en general psible y pensable alguna representacin de cualquier clase, absir""t" o iutuitiva, pura o empqica. Ninguna verdad es, pues, ms cierta, ms independiente de tods las dems y menos necesitada de dernostracin que ett", que todo lo que existe para el conocimiento, o sea, todo este mundo, I es solamente objeto en referencia a un sujeto, intuicin de alguien que intuye; en una palabra, representacin. Naturalmente, esto vale, igual que del presente, tambin de todo pasado y futuro, de lo ms.lejano como de lo prximo: puesvale

dil tienlpo y el espacio

mismos, nicamente en los cuales todo

I

'f 1,.l

t,

aquello se distingue. Todo lo que Pertenece y puede pertenecer al mundo adoiece inevitablemente de ese estar condicionado por el sujeto y existe slo para el sujeto. El mundo es representacin' Esta verdad no es en modo alguno nueva' Se hallaba ya en las consideraciones escpticas de las que parti Descaites. Pero fue Berkeley el primero que la formul claramente : con ello ha contrado un mriio inmortal en la filosofa, si bien el resto cle sus doctrinas no se puede manfener. l'primera'falta de Kant fue el descuido de eie principio, tal y como se ha explicado en el apndi; ce; En el ltimo de sus tratadost On the philosophy af the Asiatics;' 51r

l

i

! f

ti.

iiJll

ir

MUNDO COHO REPRESENTACIN

SoMEfIDA At PRINcIPIo DE RAzN

Asiatic researcbes, vol. IV, p' L64, W. lones atestigua lo tempranamente que la sabidura hind conoci esa verdad fundamental, ya qu. apri.c. como el principio fundamental de la filosofa vedanta airbuida al Vyasa: the fundarnental tenet of the Vedanta school 'consisted not in denying the existence of matter, thqt is of solidity, inpenetrability, and extended figure (to deny which would be lunacy), but in correcting the popular nation of.it, and in contendng tbat it bas no essence independent'of mental perception; that existence and perceptibility'are eonuertible termsl. Estas palabras expresan suficientemnte la coexiitencia de la realidad emprica y la idealidad transcendental. As pues, eli este primer libro consideramos el mundo desde el aspecto indicado, solamente en la medida en que es representacin.

tambin, por desgracia, degener en Kant la cosa en s), es-un

"r*td:soado,

y su suposicin un fuego fatuo de la filosofa.

s2Aquello que todo lo conoce y de nada es conocido, es el sujeto. l es) por lo tanto, el soporte del mundo, la condicin general ysiempre supuesta cle todolg que se manifiesta, de todo..objeto: pues lo que existe slo existe para el sujeto. Cada unorse dscubre a s mismo como ese sujeto, pero solo en la medida en que conoce y noen cuanto es objeto cleconocimiento.Masolit-!g_lq_.r.:ft_**9y1-99 que por esg dqlgminamos*desdE-9s!-q'sujalp l-pule-d-criiltspresr?-Por_es g_qg-!.gmlna clon. l'ues el cuerDo e s,---, obleto .- *--a__-- e ci1*Fues cuerpo es un obieto enrre I obletos v se encuentra --.- entre objetos -,-.-,---, -

Que I esta consideracin, sin perjuicio de su verdad, es unilateral y est provocada por una abstraccin arbitraria, se lo anuncia ya'a cada cual la aversin interna con la que asume que el mundo es su mera representacin; si bien, por otra parte, no puede sustraerse de ese supuesto. El carcter unilateral de esa consideracin se completar en el libro siguiente con una verdad que no es tan inmediata. mende cierta como aquella de la que partimos aqu y a la que'solo puede conducir una investigac,in ms profunda, una abstraccin ms complicada, una separacin de lo diferente y'unin Ue ,lo idntico; una verdad sumamente seria y que habr de resultar para. cada uno, 5i no terrible , s gra've, a saber: qu exctamerite igtrf I

| *% so-{retioats*l-eygqd,eJo_s,@ip*ts

j!.ryrqdi"-

,tg]. Como todos los objetos de la intuicin, est inserto en las formas de todo conocer, en eLtiempo y el espacio, mediante los cuales se da la pluralidad. Pero el sujeto, el cognocente y ngncaconocido, no se halla dentro de esas formas'sino que ms bien est ya supuesto po ellas: as que no le conviene ni la pluralidad ni su opuesto, la un.idad. No lo conocemos nunca, sino que l es prqcisamente el que conoce all donde se conoce. As pues, el mundo como representacin, en cualquier respecto en que lo c.onsideremos, posee dos mitades esenciales, necesarias e inseparables. Una es el abjeto: su forma es el espacio y el tiempo, y

pod'emos y tenemos que decir: uEl mundo es mi voluntad". Pero hasta entonces, o sea, en este Primer libro, e5 s6g5.t que nos quedemos fijos en el examen de aquel aspecto del niundo del que partimos, el de su cognoscili.ficlad, y no tener rep'aro en considerar como mera representacin y calificar de tal cualluier objeto existente, incluso el propio cuerpo (como prontn. explicaremos ms detenidamente). Aquello de lo que ie hace abstraccin aqu es, tal y como espero que despus resulte cierto a todos, nicamente laualuntad,lo nico qe constituye el otro aspecto del mundo: pues, as como por un lado este es en'tod a representacin, por el otro es de par'te a parte uoluntad. Mas una realidad que no fura ninguna de las dos cosas sino un objeto en s (1n el que.I

mediante ellos la pluraiidad. Pero la otra mitad, el sujeto, no se halla en el espacio y el tiempo, pues est entero e indiviso en cad uno de los seres representantes; de ah que uno'.solo de ellos coriplete con el objeto el mundo como representacin, tan plenamente como lodos los millones que existen: pero si aquel ser nico cle,sapareciera,,.dejaia de existir el munclo como iepresentacin. Esas mitades son, por lo tanto, inseparables incluso para el pensamiento: pues cada una de ellas tiene significado y existencia exclusivamente por y para'la otra, existe con ella y desaparece con ella. Se limitanjnmediatame_nte: donde comienza el objeto, cesa el sujeto. El carcter com"de esos lmites se muestra precisamente en que las formas esenciales y'universales de todo objeto: tiempo, Sp3.tgJg54_44t194en ser descubrertas y plenaqynte_co19cii q-19l3"e1 g.qj9]|o_j_gl qerg,_q! ApartG;dldTTu ls_ule-'to_y_sr l"!9n9!gl!19

El dogma fundamental de la escuela vedanta no consista en negar [a existencia de la materia, es decir, de la solidez, la impenetrabilidad y la extensin (ngacin que serfa una deinencia), sino en corregir la nocin usual de-la misma y afirmar que no tiene una esencia independiente de la percepcin mental; que l existencia y la percepribilidad son conceptos intercambiables.

1.

,f,Y j j

j.i

I

2.

Sobre el principio de razn,2.o ed., $ 22.

52

il,

itiI

53

;;;; ;;;;1,"".,...,, Haber ***. -",',, i: ; ;i; un mrito:principal de Kant, y de gran descu6lcrto;so c."stiiuy,

magnitud. Yo afirmo adems que el principia de taz6n es la expresin comln de todas aqueilas fortnas dei objeto que nos son conocidas a priori, y que todo lo que conocemos puramente a priori no es sino justanrente el contenido de aquel principio y lo que de l se sigue, asf que en l se expresa todo nuestro conocimiento apriori'. En nri tratado Sobre el principio /e razn he mostrado detenida' mente cmo cualqier lobieto posible est sometido a 1, es decir, se encuentra en una relacin. necesaria con otros objetos, por un lado como cleterminado y por otro como determinante: eso llega hasta el punto de que la completa existencia cle todos los objetos, en la medida en que son objetos, representaciones y nada ms, se recluce totalmente a aqueila relacin necesaria entre ellos, no