Lenguas griega y romana

  • Published on
    06-Jan-2017

  • View
    213

  • Download
    0

Transcript

1 HISTORIA DE LA LENGUA GRIEGA [Materiales: cuadro de la familia lingstica indoeuropea; mapas de distribucin dialectal y de difusin de la cultura griega en poca helenstica] 1. Los orgenes de la lengua griega. Primeros testimonios. El griego es una lengua de la familia lingstica indoeuropea. Dentro de los idiomas que proceden de ese tronco comn (con la comunidad de origen que resulta notoria tanto en su estructura sintctica y morfolgica como en una parte esencial del lxico), el griego es la lengua indoeuropea an en uso que tenemos atestiguada por escrito desde fecha ms anti-gua, y la que ha dejado una huella ms honda en la tradicin cultural europea (la lengua indoeuropea atestiguada por escrito desde ms antiguo es la hetita, ya que las tablillas escri-tas en el silabario cuneiforme de los archivos hetitas, en Hattusas, son de los siglos XVI a XIV a. C.; pero esa lengua, junto con la civilizacin unida a ella, desapareci hace treinta siglos). Podemos, pues, seguir el desarrollo de la lengua griega durante un largusimo pero-do: desde los primeros testimonios del griego de poca micnica hasta el griego moderno, es decir, hasta el idioma que se sigue hablando en la Grecia actual, van mucho ms de tres mil aos de una historia muy accidentada poltica y culturalmente, en los que se ha mante-nido viva la lengua griega. Los primeros griegos llegaron a la pennsula helnica desde el Norte hacia el 2.000 a. C. y se establecieron en ella y en las islas. De las gentes de la pobla-cin anterior, a la que los griegos llamaron Pelasgos, tenemos muy pocas noticias, aunque es probable que algunas palabras y algunos rasgos de su idioma influyeran en el griego. Los primeros testimonios. Los testimonios ms antiguos de la lengua griega los encontramos en las tablillas micnicas (siglos XV a XII a. C.), redactadas en el silabario denominado Lineal B. Se trata de tablillas de arcilla cocidas fortuitamente en los incendios de los palacios de Cnoso, Pilo, etc., que nos han conservado las primeras palabras y frases escritas de la lengua griega. Son slo unos escuetos documentos de los inventarios o archivos palaciegos de la civilizacin minoico-micnica, pero de gran inters para el lingista y el historiador del mundo antiguo. La literatura empieza con los poemas atribuidos a Homero, compuestos en el siglo VIII a. C., en la misma poca en que en Grecia se introduce y se adopta definitivamente el alfabeto, de origen fenicio. Con Homero comienza no slo la literatura griega, sino la tradicin literaria occi-dental. Sus dos grandes poemas, la Ilada y la Odisea, se constituyeron pronto en los textos fundacionales de toda la literatura antigua. Se recitaban en las fiestas y los nios griegos los PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com 2 aprendan de memoria en las escuelas. Los griegos inventaron luego, una tras otra, las for-mas literarias clsica: tras la pica, vino la lrica coral y mondica, la prosa de la historio-grafa, la oratoria, la filosofa y los tratados cientficos, y luego el teatro potico, con sus dos formas arquetpicas de la tragedia y la comedia. 2. Los dialectos del griego: en la literatura y en la geografa real. Pero esa literatura no est escrita en un griego comn, como suponemos que fue el de la etapa primitiva, despus de que los griegos entraran en la pennsula helnica y que se confirmara all la separacin lingstica del griego respecto de otras lenguas indoeuropeas, sino que se nos presenta ya con una clara variedad dialectal. Homero compone sus poemas en una forma literaria un tanto artificial, la lengua de la pica, que es la del dialecto jonio mezclado con formas eolias y algunos arcasmos, mientras que la lrica mondica de Safo y de Alceo (ambos de Mitilene, en la isla de Lesbos) est escrita en eolio, y la lrica coral, la de Pndaro de Tebas, por ejemplo, est escrita en dialecto dorio. En la literatura se refleja, pues, desde poca temprana una fragmentacin del griego en varios dialectos, que tienen su base en la geografa y la historia de los diversos pueblos de la Grecia antigua. Los dialectos y su distribucin geogrfica. Fundamentalmente se distinguen cuatro grandes grupos dialectales: el jnico-tico, el eolio, el arcadio-chipriota, y el dorio en un sentido amplio (que comprende tambin al llamado griego del Noroeste junto al dorio propiamente dicho). Los tres primeros pueden agruparse en lo que se llama el griego "aqueo", frente al dorio en sentido amplio. Lo que llamamos griego clsico es, ante todo, el tico del siglo V y IV a. C., la lengua de la prosa y del teatro ateniense, la forma del griego que se utilizaba en la Atenas del siglo de Pericles, la de Platn y los grandes oradores y dramaturgos. El dialecto tico tiene desde el punto de vista de la cultura clsica un claro predominio sobre los dems, que se corresponde bien con el papel central de Atenas en el pensamiento y la ilustracin del perodo clsico. La ciudad de la democracia, el teatro y la filosofa, mantuvo un esplendor intelectual y artstico parale-lo a su poder poltico durante el llamado siglo de Pericles, y todava despus de la prdida de su hegemona poltica sigui siendo largo tiempo el centro de la cultura griega por exce-lencia. La reparticin dialectal del perodo clsico era del modo siguiente: el jonio se habla-ba en Asia Menor, las islas Ccladas, y la larga isla de Eubea; el tico, como su nombre in-dica, en el tica; el eolio estaba extendido por Tesalia, Beocia, la isla de Lesbos y la zona costera minorasitica de enfrente; el arcadio era hablado en la zona de Arcadia, en el Pelo-poneso, y el chipriota en la isla de Chipre; el dorio se hablaba en la mayor parte del Pelopo-neso, en las islas colonizadas por dorios, como Creta, Rodas, Cos, Tera y otras, y en diver-sas partes del Sur de Italia (la Magna Grecia) y Sicilia. El llamado griego del Noroeste, muy semejante al dorio, en la regin cercana al Adritico, el Epiro y zonas vecinas. Pero, por otro lado, conviene notar que el dialecto jnico est muy prximo al tico, ya que los jonios, que poblaron la zona costera de Asia Menor en los siglos X y IX a. C., PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com 3 procedan en gran parte del tica y conservaron muchos rasgos del dialecto comn a sus antepasados, los pobladores de la comarca de Atenas. El jonio evolucion desde ese fondo comn arcaico a rasgos ms singulares en la zona costera, una zona prspera que muy pron-to realiz importantes avances culturales de la civilizacin helnica: all se desarroll la gran pica homrica, all surgi la filosofa y la historiografa, y con ellas la primera prosa griega. Tambin se escribe en jonio el gnero potico de la elega y el yambo. En la isla de Lesbos, de poblacin eolia, surgieron, ya en el siglo VI a. C., dos grandes poetas cuya per-sonalidad y obra marc para siempre la poesa antigua: Safo y Alceo, que escribieron en el dialecto local eolio. La tradicin de las fiestas impuso el dialecto dorio para la poesa coral, que tiene en la poca clsica su manifestacin ms lograda en los epinicios de Pndaro y Baqulides. Las lenguas literarias. As puede advertirse, por un lado, una divisin dialectal geogrfica, debida a la dis-tribucin de las tribus griegas que conquistaron y colonizaron diversas zonas del mbito helnico, y, por otro, la utilizacin de un dialecto u otro segn las convenciones literarias, que impusieron en los varios gneros poticos una u otra forma por tradicin. As, a la re-particin dialectal geogrfica puede superponerse esa otra, artificial, del lenguaje literario. Por ejemplo, tanto Hesodo como Pndaro eran de la regin de Beocia, pero el primero, co-mo autor pico, compuso sus poemas en el mismo dialecto que Homero, mientras que el segundo escribi sus odas corales en dorio. Sin duda, los dialectos literarios, convencionales, eran bastante distintos de la len-gua coloquial hablada en una determinada comarca, y, a la vez, el carcter panhelnico de la gran poesa favoreca el que esos dialectos literarios fueran entendidos bien por toda Grecia. No hubo relacin en Grecia entre formas dialectales y sentimientos "nacionalistas", ya que todos los griegos participaban en la gran tradicin cultural comn, la mitologa comunitaria, y la lengua griega genrica por encima de todos los rasgos dialectales municiosos y peculia-res, que no impedan la clara y mutua comprensin entre unos y otros griegos. 3. La Koin o lengua comn. Con todo, los dialectos griegos fueron desapareciendo al extenderse el uso de la len-gua griega como la lengua de cultura y de uso comercial y civilizador en todo el Mediterr-neo oriental y en los territorios conquistados por Alejandro Magno, a fines del siglo IV a. C., y administrados luego por sus sucesores. Aunque el imperio universal de Alejandro se fragment en varios reinos, se mantuvo la unidad cultural superpuesta a las lenguas locales. La lengua comn griega o koinhv diavlekto" se impuso como una especie de lingua franca en todo un inmenso dominio cultural, desde las fronteras de la India hasta Egipto y de all hasta el sur de Italia, como el vehculo de la civilizacin y la cultura, con un impulso arro-llador. El griego fue la lengua de la cultura en todo el mbito de la civilizacin helenstica, en su etapa alejandrina y despus. En esa civilizacin de ansia universal y de tan dilatados PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com 4 horizontes ya no importaban las sutiles diferencias o tonos dialectales, sino que se usaba para la comunicacin una forma del griego que haba borrado todas esas variantes menores. La Koin se haba formado esencialmente sobre el tico, la lengua de los grandes prosistas, oradores y filsofos, pero sin conservar ciertos arcasmos de ese dialecto e incorporando algunos vocablos del jonio y del dorio. En ese mundo helenstico ya no era Atenas la capital cultural, sino que durante siglos el helenismo de ideales cosmopolitas irradiaba desde otras grandes ciudades, ms populosas que la vieja ciudad de Pericles, como Alejandra, Prga-mo, feso o Antioqua, y el griego era usado por gentes de orgenes y razas muy diversas. La Koin era la lengua a la que se tradujeron los textos del Antiguo Testamento y en la que se escribieron los del Nuevo, la que utilizaban los filsofos y los mercaderes, los gobernadores de Oriente, ya fueran griegos o romanos, la que escribieron los autores de ms renombre y los ms populares del helenismo, sea cual fuera su procedencia, incluso en los siglos ureos del Imperio Romano, como hicieron, por ejemplo, Plutarco, Luciano, Plotino, o novelistas como Heliodoro. Los romanos hablaban y escriban griego en la zona oriental del Imperio, y en Roma se estudiaba el griego en las familias patricias o con intereses cultu-rales. Era la lengua de la filosofa y de la ciencia. Es muy sintomtico que el emperador Marco Aurelio (120-180), que no tena, ni tampoco su familia, relacin alguna con Grecia, escribiera sus apuntes ms ntimos o Soliloquios en griego. 4. El griego medieval o bizantino. El griego moderno. Desde que Constantino traslad la capital del Imperio Romano a Constantinopla, en el ao 330, hasta la conquista de esa ciudad por los turcos en 1453, el centro del poder pol-tico y cultural helnico pasa a esta ciudad, situada a orillas del Bsforo. La ciudad de Cons-tantino, con sus tres nombres, Constantinopla, Bizancio o Estambul, se convirti pronto en una nueva metrpoli magnfica, capital de un Imperio que se sigue llamando Romano (Ro-mais), aun cuando despus de Teodosio ya no sea el centro de todo el Imperio, sino tan slo de la mitad oriental. Pero el Imperio Romano de Oriente va a sobrevivir mil aos a la cada de la vieja Roma, arrasada por Alarico en 410, y a la destruccin del Imperio en Occi-dente, cuyo ltimo emperador es depuesto por los brbaros en 476. En esa larga etapa histrica de tantos siglos, el Imperio de Bizancio conoce pocas de esplendor y una tormentosa agona. Sus fronteras van reducindose, sus relaciones con el mundo latino son difciles, su Iglesia Ortodoxa se escinde de la de Roma, Constantinopla sufre los horrores de la conquista en la Cuarta Cruzada en 1204, pero sigue siendo el baluar-te de una civilizacin y el centro que conserva la tradicin, y especialmente los textos clsi-cos antiguos. Tras la cada de Constantinopla, esos textos llegarn a Occidente, a travs de Italia, y darn como fruto el Renacimiento. Durante muchos siglos en el Occidente brbaro se ignora el griego, mientras que ste pervive como lengua del mundo bizantino. Es el grie-go medieval o bizantino, la lengua de Bizancio. Tras la cada de la ciudad, tomada por los turcos, ya no qued ningn poder poltico o un Estado que protegiera la lengua. Estambul fue entonces una esplndida capital otoma-na, de lengua turca. Los griegos estuvieron sometidos al Imperio Turco hasta bien entrado PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com 5 el siglo XIX. Ellos siguen hablando griego en un pas empobrecido, mientras que de la pres-tigiosa civiliacin del mundo antiguo persisten en la antigua Hlade tan slo las ruinas que descubrirn los viajeros romnticos. En esos siglos, del XV al XX, el Humanismo recupera en Occidente los textos clsicos, que se copian y estudian con fervor, primero en Italia y luego en otros pases. Renace el conocimiento del griego clsico a partir de los manuscritos trados por los sabios escapados de Bizancio, que se traducen y editan, se comentan y sirven de estmulo a toda la cultura del Renacimiento y luego de la Ilustracin, y a partir de ah surgen los estudios filolgicos sobre el Helenismo y la Grecia Clsica que culminan en las Universidades de Europa de los ltimos siglos. El griego moderno. Hasta el siglo XIX, sin embargo, no vuelve a ser considerado el griego hablado co-mo un idioma oficial, el de la nueva Grecia libre. Se restaura entonces la cultura griega y el uso de la lengua despus de esos siglos en que fue ante todo de uso furtivo, coloquial y muy poco escrita. Este idioma ha tenido algunos problemas para definir ciertos usos de la norma escrita eligiendo entre las presiones conservadoras de los partidarios de una escritura ms arcaica (la "purificada" o Katharvousa) y las de los ms modernos (partidarios de la popu-lar o Dimotik), que han acabado imponiendo sus criterios. De ah viene el griego actual, que refleja una notable evolucin desde la lengua de la koin y la bizantina, en su fontica, su morfologa, su sintaxis y su lxico, pero a la vez una clara continuidad, y es ahora una ms de nuestras lenguas de la Comunidad Europea. 5. Importancia del griego como lengua de cultura. La lengua griega es, como ya hemos dicho, la de historia ms larga de todas las que conocemos. Desde mediados del segundo milenio a. C. hasta nuestros das nos llegan los testimonios del griego. La muy rica documentacin en textos muy diversos de pocas muy distintas nos ofrece un extenso conocimiento de su evolucin y sus dialectos. Es, por otra parte, una lengua de estructura gramatical compleja, que ha conservado bien los rasgos lin-gsticos de la familia indoeuropea, y de gran flexibilidad formal, gil sintaxis y extraordi-naria riqueza lxica. Es decir, un instrumento de una gran precisin y elegancia para expre-sar los matices y aspectos del mundo real. Por todo ello merece una destacada atencin de los estudiosos. Pero el conocimiento de la lengua griega resulta mucho ms importante an por otra razn: la de su lugar en la Historia como punto de partida de la cultura occidental. En Gre-cia encontramos las races de nuestro modo de pensar y expresar el mundo, y muchos de los logros iniciales y decisivos del rumbo de la cultura europea se expresaron y pensaron por vez primera en palabras y conceptos griegos. La aurora del pensamiento occidental se dio en Grecia hace ms de dos mil quinientos aos. En Grecia nacieron los gneros literarios clsicos, adems de las formas artsticas cannicas de la tradicin occidental. Primero fue la pica, con las dos grandes epopeyas de Homero. Luego la lrica en sus varias formas; y ms tarde el teatro, con sus dos formas de la tragedia y la comedia, PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com 6 ambas surgidas en la Atenas clsica. La filosofa, la historiografa y los primeros tratados en prosa de intencin cientfica (como los tratados mdicos de Hipcrates y sus discpulos) surgieron en la Jonia ilustrada. Y la oratoria, la crtica literaria, la historia, la filosofa, la medicina, la matemtica, las ciencias naturales, etc., encontraron su culminacin en la Ate-nas de la poca de Tucdides, Hipcrates, Platn, Demstenes y Aristteles. Ms adelante, la ciencia griega continu su curso en el perodo helenstico, en el Museo de Alejandra y en otra ciudades. El espritu cientfico griego viene a consolidarse de modo cabal, ya independizado de la filosofa, en las matemticas de Euclides y Arqume-des, en la astronoma de Tolomeo, y en la medicina de Galeno. Los orgenes de la Historia de la Ciencia son griegos. Y an nos sorprenden los avances conseguidos por esos sabios griegos en tan remoto perodo y con tan exiguos medios tecnolgicos. Pero la huella del saber enciclopdico y la ambicin filosfica de Aristteles y Platn perdura adems a travs de la influencia de sus escuelas filosficas: el Liceo y la Academia. La cultura griega en Roma. La huella de la cultura griega se advierte muy bien en todos los campos de la alta civilizacin de Roma, donde ya la poesa y la mitologa se despliegan impulsadas e impreg-nadas de helenismo importado, tanto en el teatro como en la elega y en la pica. La filoso-fa romana es traduccin y comentario de las ideas de las escuelas filosficas griegas. En Roma hubo discpulos de las escuelas de filosofa helensticas, de los cnicos, los epicreos, los estoicos, los escpticos, los neopitagricos y los neoplatnicos. El influjo griego en la oratoria no fue menos notable que en la escultura y la arquitectura. No en vano los ms dis-tinguidos romanos viajaban a Grecia para educarse o tenan preceptores griegos. Los roma-nos copiaron las estatuas griegas para adornar sus bibliotecas y palacios, del mismo modo como haban copiado los textos clsicos. Adaptaron y continuaron la herencia literaria y cultural de Grecia. Y es a travs de la versin romana y las traducciones latinas como Occidente conoce luego mucho de la sabidura griega. Sin olvidar que tambin los rabes sern transmisores y comentadores, durante el Medievo, de ese mismo legado helnico, especialmente en aspec-tos cientficos, como la medicina, la astronoma y las ciencias naturales. Resurgir de los estudios griegos en el Renacimiento. Durante la Edad Media Europa desconoci casi por completo el griego. La conocida anotacin en un margen de un viejo manuscrito: Graecum est, non legitur, pudo caracteri-zar muy bien un perodo de siglos de ignorancia del saber antiguo. Pero luego, al resurgir con el Humanismo renacentista los estudios de la lengua griega, con las numerosas y cuida-das ediciones y traducciones de los clsicos, y los amplios y minuciosos comentarios a esos textos, recobraron el legado antiguo. Pronto volvieron los doctos de toda Europa a adentrar-se con tesn y entusiasmo en el estudio y recuperacin de todo el mundo clsico helnico; fueron pioneros los sabios italianos en los siglos XIV y XV, con personalidades tan desta-cadas como las de Lorenzo Valla o Angelo Poliziano, y de Italia irradi con fuerza irresisti-PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com 7 ble el movimiento humanstico en todas direcciones. Y de ese anhelo de estudiar el pano-rama del saber griego vienen los estudios de Filologa Clsica que an perviven en nuestras Universidades y el aprendizaje del griego en nuestros centros de enseanza. La huella de tan impresionante bagaje cultural es muy notable en aspectos muy evi-dentes de nuestro mundo: pensemos, por ejemplo, en el lxico cientfico de origen griego o, de manera ms cotidiana, en los incontables trminos griegos, introducidos a travs del latn o bien directamente, que usamos en nuestra charla habitual sin advertir su procedencia. To-dava nos es imprescindible el griego para ahondar en aspectos originarios de nuestra cultu-ra. Y no hay un instrumento mejor que la lengua para conocer de verdad, acercarse metdi-camente y avanzar por los caminos de ese atractivo mundo helnico. PDF created with FinePrint pdfFactory trial version http://www.fineprint.comhttp://www.fineprint.com