La anunciación es una antigua fiesta cristiana, que se ha celebrado bajo diversos nombres: Fiesta de la Encarnación; Inicio de la Redención; Anunciación

  • Published on
    24-Jan-2016

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>La anunciacin es una antigua fiesta cristiana, que se ha celebrado bajo diversos nombres: Fiesta de la Encarnacin; Inicio de la Redencin; Anunciacin de Mara o de Cristo; el actual, Anunciacin del Seor. </p><p>La fecha del 25 de marzo es de origen oriental; a partir del siglo sptimo. </p><p>Roma la recogi y extendi a todo Occidente.</p></li><li><p>Juan XXIII describe la anunciacin como "el punto ms luminoso que une el cielo a la tierra, el mayor acontecimiento de los siglos". </p><p>Sin embargo, confirmando que las maneras de actuar divinas no se parecen a las humanas, la Palabra eterna de Dios se encarn discreta y silenciosamente, al margen de la historia oficial.</p></li><li><p>El silencio es el marco en que Lucas, hace su relato:</p><p>"En el sexto mes, el ngel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado Jos. El nombre de la virgen era Mara. </p><p>El ngel entr en su casa y la saludo diciendo: Algrate!, llena de gracia, el Seor est contigo" (Lucas 1,26).</p></li><li><p>La meditacin cristiana, ha sealado con justicia que este cuadro maravilloso de lo sucedido en Nazaret est narrado desde el punto de vista de Mara, la Virgen fecunda; es el evangelio que la liturgia escoge para proclamar en la misa del da. </p></li><li><p>Mateo (1, 18-25), en cambio, coincidiendo con Lucas en lo fundamental, adopta el punto de vista de Jos para describir la generacin de Jesucristo.</p><p>Pero ambos relatos giran sobre el gozo que conforman la fe y la fidelidad. </p><p>Fe de Mara y fe de Jos en la palabra que reciben por medio del mensajero celestial. </p><p>Fidelidad de Dios a sus antiguas e imperecederas promesas de redencin.</p></li><li><p>La liturgia de la palabra recuerda precisamente este compromiso de Dios en Isaas 7, 10-14 cuando el rey Acaz recibe el anuncio de la concepcin virginal del Dios-con-nosotros o Emmanuel. </p><p>La doncella que el profeta tiene en vista al componer su orculo es la misma ciudad de Jerusaln; sta, a pesar de su pequeez, "da a luz un hijo" que restaurar a Israel, reparando las maldades cometidas por el impo Acaz.</p></li><li><p>Para componer la antfona de entrada y la antfona de aleluya, la liturgia se vuelve hacia dos textos fundamentales de la Sagrada Escritura. </p><p>La primera, citando la carta a los hebreos, dice: </p><p>"Cuando el Seor entr en el mundo dijo: </p><p>Aqu estoy, oh Dios!, para hacer tu voluntad". </p></li><li><p>Y en la segunda el aleluya, canta con un versculo del evangelio de san Juan:</p><p>"La Palabra se hizo carne y acamp entre nosotros, hemos contemplado su gloria".</p><p>La Palabra, el Hijo de Dios, cumple la voluntad del Padre, que consiste en salvar de la muerte, la injusticia y el pecado, no slo a Israel, sino a la humanidad entera. </p></li><li><p>En el centro de este misterio prodigioso, el Si de Mara sintetiza toda la libertad humana y expresa su ms autntico sentido.</p></li><li><p>Quedan reveladas as, al mismo tiempo, la infinita hondura del amor de Dios, que en Cristo se hace semejante a nosotros para rescatarnos mediante lo que nos perda, y la grandeza del destino del hombre, llamado a compartir la vida misma de Dios.</p></li><li><p>La encarnacin que hoy venera la Iglesia nos propone una estrategia vital que san Ireneo de Lyn resuma en pocas palabras: </p><p>"No se puede redimir lo que no se asume".</p><p>Cristo viene a salvar desde adentro, metindose en la historia, no como un observador, sino como un protagonista. </p><p>No de otro modo hemos de actuar los cristianos. </p></li><li><p>La encarnacin del Seor, accin del mismo Espritu que cubri con su poder a Mara, sigue desarrollndose, y la Iglesia reconoce su origen en aquella desconocida aldea de Nazaret donde nuestra naturaleza recuper su vocacin del principio: </p></li><li><p>La unin perfecta con Dios amor.</p></li><li><p>Oracin</p><p>Dios te salve Mara, llena eres de gracia, el Seor es contigo.</p><p>Bendita t eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jess. </p><p>Santa Mara madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora, y en la hora de nuestra muerte. </p><p>Amn</p></li><li><p>http://siembraconmigo.blogspot.com Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Catlica solictalo en la siguiente direccin:</p><p>siembraconmigo@gmail.com Con el ttulo: Suscripcin a Siembra AmorServicio Gratuito</p></li></ul>