Fiel a su tradición

  • Published on
    06-Mar-2016

  • View
    227

  • Download
    4

DESCRIPTION

Semanario de Comunidad Cristiana

Transcript

<ul><li><p>Un Dios de Cruz</p><p>Semanario de orientacin catlica Morelia, Mich., Domingo 17 de Abril de 2011 IV poca Ao LIX N 2473 $6.00</p><p>www.arquidiocesismorelia.com.mx</p><p>La huella deJuan Pablo IIen AmricaViaj sin cesar, incluso en losltimos aos, a pesar de la pre-cariedad de su salud, promo-viendo con fuerza la NuevaEvangelizacin, la PromocinHumana y la Cultura Cristiana</p><p>Religiosasviven retiroscuaresmales</p><p>Pginas 18 y 16</p><p>Pginas 20 y 21</p><p>Mons. Juan Espinoza, llam ano instalarnos en conductas oactitudes que nos impidanavanzar con presteza alencuentro del Seor</p><p>Nuestras cruces no tienen senti-do si no las incorporamos a laCruz de Cristo. No todo sufrimien-to es cristiano, sino slo el quenace del seguimiento de Jess...</p><p>(Pgs. 24 y 25)</p><p>Fiel a su tradicin</p><p>Fiesta purpecha</p><p> La bicentenaria imagen del Seor de laColumna trada de Tzintzuntzan se venera conprofunda devocin en San Andrs Tzirndaro</p><p> El sentido del sufrimiento en la vida loencontramos en amar, en hacer el bien, aun-que se nos parta el alma Pginas 14 y 15</p></li><li><p>Puntde encuentr</p><p>Refle</p><p>xin</p><p>El acontecer</p><p>Nios 'se llenan' de la Palabra de Dios (Pg. 17)</p><p>Consagran Altar en Tzitzio (Pg. 17)</p><p>Monaguillos por la paz, en Tlalpujahua(Pg. 16)</p><p> Reunin de Formadores de Catequistas (Pg. 18)</p><p>Fe... y cultura Pastoral Diocesana: La Pastoral Diocesanaal servicio del Rey de reyes (Pg. 9)</p><p> Siguiendo a Jess: He aqu que tu Rey vie-ne a ti (Pg. 11)</p><p> Literatura Mexicana: La literatura de Melchor Ocampo (Pg. 12)</p><p> Arte Sacro: Tlalpujahua: Parroquia Santuariodel Carmen (I) (Pg. 13)</p><p>Jess sabe que su camino ir ms all: no acabaren la cruz. Sabe que su camino rasgar el velo en-tre este mundo y el mundo de Dios; que l subir</p><p>hasta el trono de Dios y reconciliar a Dios y al hombreen su cuerpo...</p><p>Benedicto XVI, Homila Domingo de Ramos, 2010</p><p>Esta semana, entre otras cosas... Cartas a M Mismo (Pg. 6); Contextos (Pg. 6); Los Lectores Preguntan (Pg. 7);Iglesia y Mundo (Pg. 7); Santoral (Pg. 8)</p><p>EL SEOR DE ARAR,por un acuerdo de hacesiglos entre las comunida-des de San Pedro y SanPablo de Zinapcuaro yde San Buenaventura deArar, comparten el SantoCristo de aquella locali-dad, de manera que du-rante 50 das, permanecela bendita imagen en laParroquia de Zinapcua-ro: desde el jueves de lallamada Semana de Pa-sin hasta la fiesta de laAscensin del Seor. ( PG. 16 )</p></li><li><p>3DIRECTORIO Editorial</p><p>Una celebracin festiva queatestige la experiencia delmisterio con gratitud, humil-dad y apertura a la gracia queDios comunica a sus hijos fieles a travs delas acciones litrgicas. La accin pastoralde la Semana Santa est ntimamente vin-culada con las acciones litrgicas, pues enellas encuentra su razn y su meta. Accinpastoral y accin litrgica son develaciny participacin en el Misterio de Dios.</p><p>Hoy, Domingo de Ramos, comenza-mos a rememorar el misterio sangriento,s, pero sobre todo amoroso de nuestra sal-vacin. Se inician las celebraciones con laaclamacin de Jesucristo, que entra victo-rioso a Jerusaln. La humildad demostra-da anticipa la humillacin a la que se so-meter el Hijo de Dios hacindose obedien-te hasta la muerte, y una muerte de cruz. Y almismo tiempo anuncia tambin su victo-ria, pues el Apstol dice que a su Nombrese doblar toda rodilla por eso Dios lo exal-t sobre todas las cosas. Al contemplar la hu-millacin de Cristo, somos invitados a po-ner en juego toda nuestra libertad. Si con-templamos profundamente los misteriosde la Pasin del Seor, no quedaremos in-</p><p>diferentes. Tampoco podemos reducirnuestra reaccin a una celebracin msque no resulte significativa. De ah la granposibilidad de dedicar toda una semanapara acompaar al Seor.</p><p>El Evangelio no slo seala los ltimosmomentos de la vida terrena de Jesucris-to, tambin las mltiples reacciones demuchos personajes. Quiz podamos en-contrar un punto de contacto entre ellos ylo que va siendo nuestra vida.</p><p>Conviene resaltar que, aunque nues-tras acciones hayan conducido a Cristo asu Pasin y Muerte, lo cierto es que ha si-do l quien ha decidido recorrer ese cami-no. Es l quien decide dnde celebrar laPascua y sabe lo que suceder. Jesucristo,incluso cuando es vejado y golpeado conviolencia, acta como el verdadero prota-gonista que llena de sentido la sinrazn dequienes lo maltratan y burlan. En todomomento es su amor, s, su amor, el quevence hasta el punto de que, en el momen-to mismo de su agona y expiracin, quie-nes estn all exclaman: ste realmente eraHijo de Dios.</p><p>El dominio del Seor, de su amor, sloes perceptible para quien se adentra en el</p><p>misterio de su sufrimiento. Sin pasar porl, uno se queda ante una tumba selladacon una piedra y custodiada por unosguardias. Lo absurdo del pecado se con-suma en la necedad de alguien que se di-ce Dios y entrega la vida. En cambio, quienbusca conocer el Corazn de Jess y elAmor que le lleva a recorrer el camino delCalvario, acaba conociendo la Buena Nue-va de su victoria.</p><p>En esta Semana Santa, tu Rey arribapara tomar posesin de su trono en tu co-razn. Es tu Rey, el hijo de David. Qutrono le dars? Cuntas vanidades, adhe-siones al pecado, inquietudes mundanas,perezas, pensamientos de dinero, usur-pan tu interior? Se acercan das de tinie-blas y a la vez de gloria. De qu lado esta-rs? Qu estandarte llevars? </p><p>Y t, que ingresas ahora con tus pal-mas en esta Semana Santa que hoy se ini-cia, qu papel jugars? O querrs jugarjugarte en tu verdadero papel de hom-bre, varn o mujer cristianos, al lado deCristo, seguro esfuerzo, ruda batalla, cal-vario, corazn intrpido, ganas de obrar,de ardua accin, de puja, de conquista, dedrama, hacia el seguro triunfo de la Resu-</p><p>Por la Pasin a la Resurreccin</p><p>Mensaje Episcopal de Semana Santa</p><p>Al iniciar la celebracin de la Se-mana Santa, los Seores Obis-pos Auxiliares y un Servidorqueremos dirigirnos a toda lacomunidad diocesana invitando a todosa vivir intensamente estos grandes miste-rios de nuestra fe en los que nos unimos aCristo que padeci, muri, fue sepultadoy resucit para salvarnos. Tenemos claraconciencia de que nuestra misin comosucesores de los Apstoles consiste endar testimonio de Cristo Resucitado pre-gonando y custodiando la tradicin apos-tlica en nuestra amada Arquidicesis yen el mundo entero.</p><p>Por la gracia de Dios y la benevolenciadel Santo Padre Benedicto XVI se ha agre-gado al Colegio Episcopal nuestro her-mano Mons. Juan Espinoza Jimnez, co-mo nuevo Obispo Auxiliar de Morelia.Con gratitud y alegra vivimos el ministe-rio episcopal en una relacin de amistady profunda comunin, reconociendo quelos dones que el Seor ha concedido a ca-da uno vienen a remediar las propias li-mitaciones humanas. As deseamos ofre-cer un testimonio de caridad colegial yfraterna que haga ms creble nuestro ser-vicio y nuestro mensaje.</p><p>La vspera del Jueves Santo, al agrade-cer el don del sacerdocio que Cristo insti-tuy en la ltima Cena, renovaremos connuestro Presbiterio el propsito de cum-plir entre nosotros el mandamiento nue-vo de la caridad y seguir el ejemplo de hu-mildad del Seor que se inclin a lavar los</p><p>pies de los apstoles. Pedimos la graciapara todos los bautizados, pero especial-mente para los que recibimos el Sacra-mento del Orden de ser, como Jess, unmodelo de amor y de servicio. El Evange-lio de San Juan introduce el relato del la-vatorio de los pies afirmando que Jessam a los suyos hasta el extremo (13, 1).</p><p>El camino de la Cruz que recorrinuestro Seor hasta el Calvario es tam-bin hoy la gran exigencia para sus disc-pulos: el que quiera venir Conmigo, to-me su cruz y sgame. La vida en s es unacruz: el trabajo, los compromisos asumi-dos, la convivencia con toda clase de per-sonas, el cansancio y las mltiples adver-sidades. Pero todo ello es la oportunidadpara perseverar y poder llegar al final pa-ra decir como Cristo en la Cruz: todo es-t cumplido. El viernes contemplare-mos en el Va Crucis y en el Oficio de laPasin y Muerte del Seor la belleza y lafecundidad de la Cruz Redentora.</p><p>El Sbado Santo entraremos en el granmisterio del silencio, de la soledad, de eseterrible sentimiento de abandono que ex-periment el mismo Jess al gritar con laspalabras del Salmo: Dios mo, Dios mo,por qu me has abandonado? Cristomoribundo hace suya la afliccin de todoun pueblo que sufre por el ocultamientoo ausencia de Dios. Como hermosamenteexplica el Papa Benedicto XVI en su lti-mo libro sobre Jess de Nazaret: mien-tras Jess pronuncia las primeras pala-bras del Salmo 22, se cumple ya la totali-</p><p>dad de esa magnfica oracin, incluidatambin la certeza de que ser escuchadoen la Resurreccin. El grito en el extremotormento es al mismo tiempo certeza dela respuesta divina, certeza de la salva-cin, no solamente para Jess mismo sinopara muchos (pgs. 250-251).</p><p>Con el gran acontecimiento de la Re-surreccin gloriosa de Jesucristo, resuenahoy vigorosa y firme la proclamacin dePablo, que no propone palabras suyas si-no el testimonio que los Doce en formaunnime dieron al mundo: Lo primeroque yo les transmit, tal como lo haba re-cibido, fue esto: que Cristo muri pornuestros pecados segn las Escrituras,que fue sepultado y que resucit al tercerda segn las Escrituras. (1 Cor 15, 3-4).Los Obispos entendemos que nuestra mi-sin apostlica consiste en proclamar es-te anuncio en el mundo de hoy tan nece-sitado del don de la paz y del gozo quenos proporciona la victoria de Cristo so-bre el pecado, la violencia y la muerte.</p><p>Que la Paz de Cristo Resucitado estcon todos Ustedes. Con nuestro afecto ybendicin.</p><p>+Alberto Surez Inda,Arzobispo de Morelia.</p><p>+Octavio Villegas Aguilar,+Calos Surez Czares,</p><p>+Juan Espinoza Jimnez,Obispos Auxiliares de Morelia.</p><p>Morelia del Sagrado Corazn, a 15 deabril de 2011.</p><p>FUNDADOR</p><p>Pbro. Dr. Alberto Carrillo Czares.</p><p>DIRECTORPbro. Guillermo Reyes Carmona.</p><p>SUBDIRECTORManuel Santos Avils Snchez.</p><p>Diseo y Redaccin:Francisco Javier Hernndez Rodrguez,Juan Carlos Huante Pacheco.</p><p>Correccin:Juan Manuel Ferreyra CerriteoDigitalizacin: Alejandro Syago Rodrguez.</p><p>Reporteros y Corresponsales: AlbertoCaldern Ramrez Dulce Mara TorresMurillo Moiss Maldonado Lpez (Bajo) Osvaldo Nateras Tapia (Jungapeo) Omar Ortiz Bravo (La Piedad) </p><p>Colaboradores: P. Vctor AlejandreDomnguez (Coord. Esspacio-MMissin) P. Jos Luis Arriaga Lpez (Passtoral Familiar) P. Rigoberto Beltrn Vargas (Passtoral Social) P. Rubn Cervantes Gonzlez (Puntoss deReflexin) P. ngel Espino Garca (MedioAmbiente) Juan Manuel Ferreyra Cerriteo(Santoral y Cruciverbo) Leopoldo GonzlezQuintana (Contextoss) P. Israel GonzlezSalazar (Literatura Mexicana) R.M. Pilar LleraFanjul, FMA (Vida Conssagrada) P. J. Trinidad Lomel Ochoa (Siguiendo aJessss) Mario Medina Correa Mac (Cartass aM Missmo) P. Ramn Pegueros Quiroz ElPadre Pegueros ((Loss Lectoress Preguntan) Hna. Alejandra Samaniego Maya (Pastoral dela Movilidad Humana) ((Passtoral de Migrantess) P. Leopoldo Snchez Prez (Plan de Passtoral) Roco Santoyo Gonzlez (Mi Disscapacidad yYo) P. Phillip Schoofs McCarthy (Coord. Cassossde Critass) Teresita Villaseor Vargas (Antena)(Las opiniones vertidas en los artculos firmadosson responsabilidad de sus autores y noreflejan necesariamente el punto de vista delPeridico). Comunidad Crisstiana agradece, perono se responsabiliza, por materiales escritos,grficos o digitales no solicitados.Seccin Comu-NNioss: Martha RuanoHurtado (Coordinadora) Mara ElenaCaballero Daz (Vietas) Emelina CruzDurn, J. Froyln Mora Palacios, JuaniRuano Hurtado (Colaboradores).Enlace (Seccin Juvenil): Jhocelyn Bazn(Coordinadora) Pedro Garca (Diseo).</p><p>Administracin: L.A.E. Elva Patricia Snchez Chvez.Contabilidad: C.P. Urania Mara Prez Castro.Circulacin: Juan Carlos Caraza (Morelia) No Tzintzn (otras localidades) Juan Carlos Argueta, Jorge CaldernRamrez y Andrs Martnez Ramrez.Domicilio: 1 de Mayo 335, Centro,Morelia, Mich., Mxico, C.P. 58000.Telfono: (01-443) 317 24 77 313 96 67 (Fax).Internet: www.arquidiocesismorelia.com.mxCorreo electrnico (e-mail):semanariocomunidad@yahoo.comsemanariocomunidad@prodigy.net.mxComunidad Crisstiana, peridico semanal delDomingo 17 de Abril de 2011. EditorResponsable y Distribucin: Manuel SantosAvils Snchez. Nmero de Certificado deReserva otorgado por el Instituto Nacionaldel Derecho de Autor: 04-2006-101313033100-101. Nmero de Certificado de Licitud deTtulo: 13156. Nmero de Certificado deLicitud de Contenido: 10729. Domicilio de laPublicacin: 1 de Mayo N 335, Centro, C.P.58000, Morelia, Mich. Impreso en Impressosscon Calidad, Prol. Calzada de los Hroes 208,Col. Martinica, Len, Gto., C.P. 37500.Distribucin: Comunidad Cristiana,1 de Mayo N 335, Centro C.P. 58000,Morelia, Mich.Comunidad Crisstiana fue fundado el 300de Agosto de 1952. Su Cuarta poca secomputa a partir del N 1681 de 1 deOctubre de 1995.</p><p>Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473</p></li><li><p>4 PALABRA DE DIOS Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473</p><p>Entrada: Queridos hermanos en Cristo, empezamoshoy la Semana Santa. Esta es una semana solemne en laque vivimos con Cristo su Pasin, Muerte y Resurrec-cin. Hoy conmemoramos la entrada victoriosa de Cris-to en Jerusaln para consumar su Misterio Pascual,acompandolo con las palmas en las manos, con cantosen nuestra boca y una gran alegra en el corazn. Reci-bamos al Mesas pobre y humilde como nuestro Rey ySalvador.</p><p>Bendicin de los ramos: Los ramos que agitamos ennuestras manos son signo de nuestro amor a Jess. Queellos expresen la entrega definitiva de nuestros corazones.</p><p>Evangelio: Escuchemos el relato de la entrada triunfalde Jess a Jerusaln.</p><p>Lecturas: La Lectura de la Pasin del Seor, tan sobre-cogedora y elocuente por s misma que se impone el silen-cio para meditarla y vivirla en la fe y en el amor. Herma-nos, pongamos atencin y escuchemos con reverencia es-te gran mensaje de amor.</p><p>Primera Lectura Is 50,4-7</p><p>En aquel entonces, dijo Isaas: El Seor meha dado una lengua experta, para que pue-da confortar al abatido con palabras dealiento.Maana tras maana, el Seor despierta mi o-</p><p>do, para que escuche yo, como discpulo. El SeorDios me ha hecho or sus palabras, y yo no heopuesto resistencia ni me he echado para atrs.</p><p>Ofrec la espalda a los que me golpeaban, la me-jilla a los que me tiraban de la barba. No apart mirostro de los insultos y salivazos.</p><p>Pero el Seor me ayuda, por eso no quedar con-fundido, por eso endurec mi rostro como roca y sque no quedar avergonzado.</p><p>Salmo Responsorial Sal 21 </p><p>R/. Dios mo, Dios mo, por qu me has abandonado?</p><p>Todos los que me ven, de m se burlan; me hacen gestos y dicen: Confiaba en el Seor, pues que l lo salve; si de veras lo ama, que lo libre. R/.</p><p>Los malvados me cercan por doquiera como rabiosos perros. Mis manos y mis pies han taladrado y se pueden contar todos mis huesos. R/.</p><p>Reparten entre s mis vestiduras y se juegan mi tnica a los dados. Seor, auxilio mo, ven y aydame, no te quedes de m tan alejado. R/.</p><p>A mis hermanos contar tu Gloria y en la asamblea alabar tu Nombre. Que alaben al Seor los que lo temen. Que el pueblo de Israel siempre lo adore. R/.</p><p>Segunda Lectura Flp 2,6-11</p><p>Cristo, siendo Dios, no consider que debaaferrarse a las prerrogativas de su condi-cin divina, sino que, por el contrario, seanonad a S mismo, tomando la condi-</p><p>ci...</p></li></ul>

Recommended

View more >