Estudio sobre la Inmigración Rumana en España

  • Published on
    22-Nov-2014

  • View
    9.375

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

La Agencia para Estratgias Gubernamentales lanza un Estudio relativo a los rumanos de Epaa (http://www.holasoyrumano.es)

Transcript

  • 1. CAPTULO 1. DIMENSIONES DE LA INMIGRACIN RUMANA EN ESPAA. SU EVOLUCIN EN LOS LTIMOS diez AOS 1. La fuerte inmigracin en Espaa (1998/2008) La inmigracin rumana recibida en Espaa en los ltimos diez aos ha constituido un fenmeno singular, tanto por su magnitud como por el corto espacio de tiempo en el que se ha producido; pero antes de describir esa inmigracin, hemos de enmarcarla en el contexto migra- torio espaol reciente. En la dcada de 1998 a 2008, Espaa ha experimentado el crecimien- to de residentes extranjeros ms elevado de Europa y uno de los ms altos del mundo. Los datos de Naciones Unidas para el perodo 1990- 2005, muestran como Espaa ha sido, junto con EE.UU. y Alemania, uno de los tres pases del mundo con ms inmigracin. Pero el flujo inmigratorio en Espaa no se reparte por igual a lo largo de esos 15 aos sino que se intensifica en el tercer lustro, lo que nos lleva a inferir que hemos sido el segundo pas del mundo en lo que se refiere a la inmigracin recibida a partir del 2000 (a Alemania haban llegado ms inmigrantes en la dcada de los noventa, mientras que desde 2000 su flujo inmigratorio ha sido ms moderado). En Espaa, ms de tres cuartas partes de la poblacin inmigrada con la que contamos en 2008, se recibi despus del 2000, en un perodo en el que los flujos de inmigracin del conjunto de la UE fueron ms comedidos. 1
  • 2. 2. Fuentes estadsticas Para analizar los datos de inmigracin recibida en Espaa contamos con dos fuentes bsicas: la primera, la que se refiere a los extranje- ros con residencia legal1, y la segunda la relativa a los empadronados en los municipios2. La diferencia entre esas dos fuentes es fundamental, ya que la se- gunda incluye tanto a las personas con residencia legal como aquellas que se hallan en situacin irregular (que tambin pueden empadro- narse), y da, por tanto, cifras mucho ms altas que la primera. As, cuando entremos en los datos sobre inmigracin rumana veremos la importancia de tener en cuenta ambas fuentes. Por tanto, claro es que nos ocupamos de flujos de inmigracin, consi- derando la legal y la irregular, hemos de referirnos a los datos de empadronados, por el hecho de que en Espaa, a diferencia de los otros pases europeos, pueden empadronarse (y se recomienda que lo hagan) todos los inmigrantes desde el momento de su llegada, aunque hayan entrado en el pas de forma irregular. Lo cual permite un mejor conocimiento de los flujos reales que en otros pases. En la tabla 1 se aportan los datos de empadronamiento de la ltima dcada, y basta un primer examen de ellos para apreciar la excepcio- nalidad de lo ocurrido: ms de 4.500.000 de personas han entrado en el perodo 1998/2008: ningn otro pas de Europa ha tenido, en estos aos, flujos inmigratorios de tales dimensiones. 1 Los datos los aporta el Observatorio Permanente de la Inmigracin (OPI), perte- neciente a la Secretara de Estado de Inmigracin y Emigracin (Ministerio de Tra- bajo e Inmigracin). 2 Los datos los aportada el Instituto Nacional de Estadstica (INE). 2
  • 3. Tabla 1. Personas extranjeras empadronadas en Espaa 1 de enero 1 de enero 1 de enero 1 de enero 1 de enero 1 de enero de 1998 de 2000 de 2002 de 2004 de 2006 de 2008 637.085 923.879 1.977.944 3.034.326 3.884.573 5.220.577 Elaboracin propia. Fuente: INE (Instituto Nacional de Estadstica) 3. Algunas explicaciones sobre la inmigracin en Espaa Las causas de la singularidad inmigrada espaola deben ser bien ex- plicadas, para as evitar que sea la xenofobia la que imponga sus ra- zones. En ese sentido, a menudo, cuando hablamos de las causas que explican la inmigracin que recibimos, nos ocupamos de la situa- cin por la que pasan los pases de origen de los inmigrantes y a la necesidad que tienen de salir; sealando que all sufren todo tipo de privaciones, que los jvenes no tienen perspectivas laborales de nin- guna clase, etc. Y ciertamente todos esos son motivos, o parte de ellos; pero no explican enteramente por qu vienen a Espaa, o por qu han venido precisamente en los aos que ahora nos interesan. Las proximidades geogrficas y culturales que a menudo se mencio- nan para explicar por qu nos llegan inmigrantes de determinados pases, tampoco sirven de explicacin de qu sucede. No es de ahora el hecho de que Marruecos est a 14 kilmetros de Espaa; ya lo es- taba en los aos sesenta y setenta, aos en los que los marroques emigraban masivamente, pero sin instalarse para trabajar a Espaa. Cruzaban el Estrecho, pero se iban a Francia, Blgica y otros muchos pases europeos. Tambin emigraban antes los iberoamericanos, con los que tenemos especiales lazos culturales; pero se iban principal- mente a EE.UU. 3
  • 4. 4. Crecimiento econmico y declive demogrfico Para averiguar las razones de lo sucedido no es suficiente con indagar sobre la situacin de los pases emisores, hay que mirar ms bien hacia lo que ha ocurrido en Espaa: que los inmigrantes hayan opta- do por nuestro pas, y de manera tan intensa en estos ltimos aos se debe a razones intrnsecas, y fundamentalmente a nuestro fuerte desarrollo econmico y nuestro dbil pulso demogrfico. La inmigra- cin nos ha llegado en los aos de mayor crecimiento econmico, pues, coincidiendo con una demografa que ya tena dificultades para aportar al mercado laboral lo que ese crecimiento demandaba; pues el nuestro ha sido un crecimiento basado en sectores en una alta in- tensidad de mano de obra, como la construccin y los servicios, rela- cionados con el turismo y el ocio, que demandan mucha mano de obra. Lo que en buena medida explica la necesidad de trabajadores inmigrados. En definitiva, lo que ha convertido a Espaa en un pas singular como demandante de mano de obra inmigrada es la cons- truccin, con un desarrollo que no ha tenido parangn con ningn otro de Europa, hasta convertirse en el principal motor del crecimien- to durante toda la ltima dcada. 5. Crecimiento de la poblacin activa. El gran aporte inmigra- torio Hay datos que no pueden perderse de vista si queremos encontrar una explicacin acertada sobre lo sucedido. As, comparando el em- pleo de finales de 1997 con finales de 2007 (tabla 2) vemos que se ha pasado de casi 13,5 millones de ocupados a ms de 20 millones. Ese crecimiento de casi siete millones de nuevos ocupados tiene tres causas: la primera, la transferencia desde el embalse de desemplea- dos (que eran el 20,1 por 100 a finales de 1997, y el 8,6 por 100 a finales de 2007); la segunda, el aumento de la tasa femenina de ocu- pacin (del 28,3 por 100 a finales de 1997 al 43,9 por 100 a finales 4
  • 5. de 2007); y la tercera, la inmigracin. Cada uno de esos tres impul- sos ha aportado aproximadamente una tercera parte de nuevos ocu- pados. Tabla 2. Trabajadores ocupados en Espaa Finales de 1997 Finales de 2007 Extranjeros ocupados 179.100 2.887.000 Espaoles ocupados 13.312.300 17.408.200 Total ocupados 13.491.400 20.295.200 Elaboracin propia. Fuente: Encuesta de Poblacin Activa Debe ser resaltado que si no hubiese llegado la referida inmigracin, las otras dos fuerzas no habran podido aportar por s solas los men- cionados siete millones de nuevos ocupados, ya que nuestra demo- grafa se caracteriza por un descenso constante en la generacin anual de nuevos activos al mercado laboral (cada ao se incorpora un nmero menor de nuevos jvenes, debido a que estamos bajo los efectos de la cada de la tasa de natalidad que se produjo a partir de 1977)3. Por otra parte, aunque ha crecido mucho la poblacin activa espaola, no lo ha hecho la poblacin potencialmente activa de origen espaol, como puede verse en la tabla 3. Lo que indica que el au- mento de la poblacin activa tena un techo claro, que hubiese impe- dido los crecimientos efectivamente generados. 3 Vase: OLIVER ALONSO, J, y otros (2006), Las Espaas de la inmigracin: mer- cado de trabajo e inmigracin en las CCAA espaolas 1995-2005, Barcelona, Man- power. 5
  • 6. Tabla 3. Poblacin con nacionalidad espaola entre 16 y 54 aos Finales de 1997 Finales de 2007 Espaoles entre 16 y 54 aos 22.067.100 21.519.700 Elaboracin propia. Fuente: INE 6. A mayor crecimiento econmico, mayor inmigracin; y vi- ceversa En definitiva, hemos tenido un crecimiento econmico que ha deman- dado mucha mano de obra y una demografa propia que ya no la puede aportar toda. Y es en ello en lo que est la explicacin principal de las inmigraciones recibidas. Dicho de otra forma, hemos recibido la inmigracin que hemos necesitado y en el momento preciso. Esa referencia a lo que necesitbamos en Espaa no es algo que deba sorprendernos, ya que los estudios sobre movimientos migratorios de tipo laboral muestran reiteradamente que los emigrantes se dirigen adonde se demanda mano de obra. Algo que parece obvio, pero que es preciso explicar: los principales pases europeos receptores de in- migracin (Reino Unido, Francia, Alemania y Centroeuropa) recibieron sus flujos ms intensos en los aos cincuenta y sesenta del siglo XX. Precisamente cuando su crecimiento econmico reclam ms mano de obra inmigrada. Despus, lleg el crecimiento econmico de los pases de la Europa meridional (principalmente Italia, Grecia y Espaa), y la inmigracin creci en ellos. Como tambin ha seguido creciendo como Irlanda y el Reino Unido, que junto con algunos de los meridionales han mantenido las mayores tasas de crecimiento de los ltimos aos (los anteriores a la actual crisis econmica, iniciada en el verano de 2007). 6
  • 7. 7. La creciente inmigracin de Rumana La inmigracin rumana recibida en Espaa en estos ltimos aos queda, en consecuencia, enmarcada en un contexto de intensos flujos migratorios globales, determinados por las necesidades de mano de obra de la economa espaola. Pero enseguida veremos que, de todos los orgenes de los que Espaa recibe inmigracin, Rumana es el pas del que ha llegado mayor nmero de inmigrantes en la ltima dca- da, y especialmente a partir de 2001; y bsicamente desde el 2006 Hasta el 2000, el colectivo rumano apenas apareca en las estadsti- cas de inmigracin en Espaa, cuando por entonces ya haba casi un milln de extranjeros empadronados. De manera que cuando se haca mencin a los orgenes de los inmigrantes las referencias eran Ma- rruecos, diversos pases de Iberoamrica y, en menor medida algu- nos de Asia y de frica. De la Europa del Este, el pas del que haba un nmero mayor de empadronados era Polonia, pero sin grandes cifras (8.164 en ese mismo ao 2000). Ocho aos despus, en 2008, los rumanos son el primer colectivo por nmero de empadronados en Espaa, con un crecimiento progresivo, que puede apreciarse en la tabla 4; con los datos de empadronamien- to, que son los ms significativos, como ya hemos sealado, del ritmo inmigratorio. Mejores que las cifras de residentes legales, ya que los inmigrantes que entran de forma irregular pueden tardar varios aos en regularizar su situacin; en cambio, el empadronamiento suele producirse, en el mismo ao en el que el inmigrante entra en el pas. Teniendo esto en cuenta todo lo que expresa la tabla 4, resulta que la entrada en Espaa de inmigracin rumana se ha mantenido fuerte en los ltimos seis aos, y ha repuntado en los ltimos dos aos. 7
  • 8. Tabla 4. Rumanos empadronados en Espaa 1 de enero de 1 de enero de 1 de enero de 1 de enero de 1 de enero de 2000 2002 2004 2006 2008 6.410 67.279 207.960 381.955 704.227 Elaboracin propia. Fuente: INE 8. Inmigracin rumana ya sin necesidad de visado La inmigracin rumana ha crecido ms que la de ningn otro origen, pero cabe mencionar aqu que ha habido otro pas de la Europa del Este del que el crecimiento de inmigracin ha sido tambin importan- te: Bulgaria. En enero de 2000, de la Europa del Este destacaban los polacos, pero ese grupo tuvo ulteriormente crecimiento muy modera- do; a diferencia de lo ocurrido en otros pases europeos, especial- mente el Reino Unido, donde ha sido el grupo de mayor crecimiento. Por su parte, los rusos comenzaron a crecer en 2001, pero de forma tambin moderada. Algo ms alto, fue el ritmo de los ucranianos, que a 1 de enero de 2008 eran 76.707 (dato de empadronados). As las cosas, los que han crecido ms, aunque sin poder competir con los rumanos, son los blgaros, que en esa misma fecha llegaron a 150.543 empadronados. La explicacin: tanto los rumanos como los blgaros dejaron de nece- sitar el visado para venir a Espaa (o a otros pases de la Unin Eu- ropea) el 1 de enero de 2002. Si bien debe especificarse que lo que dej de ser necesario fue slo el visado para viajar como turista. Pero con ese visado, venan, y pasados los tres primeros meses de su es- tancia se converta en inmigracin irregular. 8
  • 9. Podra pensarse que esta eliminacin del visado de turismo influy decisivamente en los ritmos posteriores que ha tenido la inmigracin rumana (y blgara) y, sin duda alguna, ha ten...