Estres y Rendimiento Deportivo

  • Published on
    14-Aug-2015

  • View
    85

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

Estrs y Rendimiento DeportivoMiguel Morilla Cabezas1. INTRODUCCIN

El estudio de los deportes y los deportistas ha sido tema importante en las ltimas dcadas, motivado fundamentalmente por el auge social que las actividades fsicas institucionalizadas han ido tomando. Dentro del deporte, la competicin ha ido ganando bastantes adeptos, tanto dentro del mundo de los practicantes como en la sociedad en general. Por otro lado, ese inters de medirse a los dems conlleva una serie de prerrequisitos, que obligatoriamente supone una ptima preparacin del deportista en todos aquellos aspectos que la propia competicin demanda. La bsqueda por tanto del mximo rendimiento durante la competicin pasa por el estudio e investigacin de todos los aspectos que pueden mejorar o perturbar esa "puesta en escena" del deportista. Uno de esos aspectos, ltimamente muy investigado, es el de los estados emocionales que aparecen en los momentos previos a la competicin, y que de alguna manera alteran la correcta ejecucin deportiva del practicante.

Se sabe que previamente a la competicin se produce una activacin (de origen cortical) que modifica algunos parmetros fisiolgicos. Esta situacin merece ser estudiada por su posible repercusin sobre la respuesta aguda al ejercicio fsico (Morilla y Naranjo, 1994).

2.

ESTRS Y DEPORTE

El estrs es un proceso, una secuencia de eventos que conduce a un fin concreto. Se define como un desequilibrio sustancial entre la capacidad de demanda [fsica y / o psicolgica] y la capacidad de respuesta, en condiciones en las que el fracaso en la satisfaccin de dicha demanda tiene consecuencias

1/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina

importantes (McGrath, 1970). Segn un modelo sencillo propuesto por McGrath, el estrs consiste en cuatro fases interrelacionadas:

Fase 1: Demanda medioambiental. En la primera fase del proceso del estrs le llega al individuo algn tipo de demanda. sta puede ser fsica o psicolgica, como en el caso del futbolista que tiene que ejecutar un penalti.

Fase 2: Percepcin de las demandas. No todas las personas perciben las demandas exactamente de la misma forma. Ello se refleja en la segunda fase del proceso de estrs, la percepcin individual de la demanda fsica o psicolgica

Fase 3: Respuesta de estrs. La tercera fase del proceso del estrs es la respuesta fsica y psicolgica de la persona a la percepcin de la situacin. Si una persona percibe un desequilibrio entre las demandas y su capacidad de respuesta y ello le provoca una sensacin de amenaza, el resultado es un aumento del nivel de ansiedad.

Fase 4: Consecuencias conductuales. La cuarta fase es la conducta real de la persona sometida al estrs. Si el futbolista percibe un desequilibrio entre su capacidad y las demandas, y siente que su estado de ansiedad se incrementa, puede que empeore su rendimiento.

3.

LAS HORMONAS DE REPUESTA AL ESTRS

Parece que la forma principal en que el cerebro ordena al resto del cuerpo lo que tiene que hacer consiste en enviar mensajes a travs de las proyecciones -los nervios, esa rama que desciende del cerebro por la columna vertebral y llega a la periferia del cuerpo. Una de las dimensiones de este sistema de comunicacin resulta muy clara y familiar: el sistema nervioso voluntario es consciente. Otra rama del sistema nervioso se proyecta a los rganos, adems de a los msculos esquelticos, 2/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina

y es la parte que controla el resto de las cosas interesantes que el cuerpo realiza: sonrojarse, o palidecerse, etc. En general, controlamos menos lo que el cerebro le dice, por ejemplo, a las glndulas sudorparas que a los msculos del muslo. Las proyecciones nerviosas que llegan a puntos como las glndulas sudorparas transmiten mensajes relativamente involuntarios y automticos. Por eso se denomina sistema nervioso autnomo, y se halla muy relacionado con las respuestas de estrs: la mitad del sistema se activa en respuesta al estrs; la otra mitad se inhibe (Sapolsky, 1995).

La mitad del sistema nervioso autnomo que se activa se denomina sistema nervioso simptico. Las proyecciones simpticas, que se originan en el cerebro, salen por la columna vertebral y se ramifican por casi todos los rganos, vasos sanguneos y glndulas sudorparas del organismo. Incluso se proyectan hasta los diminutos msculos que se hallan unidos a los pelos del cuerpo. Si algo nos horroriza y activamos dichas proyecciones, el vello se nos pone de punta y en las zonas en que se hallan estos msculos pero no hay pelo se nos pone la carne de gallina.

El sistema nervioso simptico se pone en marcha cuando hay una emergencia, o creemos que hay. Acta como intermediario en el estado de alerta, la excitacin, la activacin y la movilizacin. Es el sistema arquetpico que se activa cuando la vida se vuelve emocionante o alarmante, como sucede durante el estrs. Las terminaciones, nerviosas de este sistema liberan adrenalina. Cuando alguien y nos da un susto, el sistema nervioso simptico, que libera adrenalina, es el responsable de que se nos haga un nudo en el estmago. Las terminaciones nerviosas simpticas tambin liberan una sustancias estrechamente ligada a la anterior: la noradrenalina (adrenalina y noradrenalina son denominaciones britnicas; los trminos americanos son epinefrina y norepinefrina). Las terminaciones nerviosas del simptico segregan adrenalinas en las glndulas suprarrenales (situadas justo encima de los riones); el resto de las terminaciones nerviosas simpticas de todo el cuerpo segrega noradrenalina. Ambas sustancias son los mensajeros qumicos que ponen en marcha diversos rganos en cuestin de segundos. La otra mitad del sistema nervioso autnomo desempea una funcin opuesta.. El componente parasimptico media en las actividades tranquilas y vegetativas. Cuando un deportista se va a la cama, se activa el sistema parasimptico, que provoca el almacenamiento de energa y otros procesos positivos. El simptico acelera el corazn, el parasimptico disminuye su velocidad; 3/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina

el simptico enva el riego sanguneo hacia los msculos, el parasimptico hace lo contrario. No sera de extraar que se produjera un desastre si ambas ramas se activaran al mismo tiempo, como si presionramos el acelerador y el freno a la vez. Hay muchos elementos de seguridad que impiden que esto suceda (Sapolsky, 1995).

El cerebro experimenta o piensa en algo estresante y activa los componentes de la respuesta de estrs a travs de esta va hormonal. Ciertas conexiones entre el hipotlamo, la pituitaria y las glndulas perifricas se activan durante el estrs; otras se inhiben.

Dos hormonas vitales en la respuesta de estrs son la adrenalina y la noradrenalina, que segrega el sistema nervioso simptico. Otra clase importante de hormonas de la respuesta de estrs se denomina glucocorticoides. Son hormonas esteroides (esteroide es el trmino empleado para describir la estructura qumica general de cinco clases de hormonas: los andrgenos -los famosos esteroides anabolizantes, como la testosterona-, los estrgenos, la progestina, los mineralocorticoides y los glucocorticoides), que segregan las glndulas suprarrenales y, como vamos a ver, a veces actan de forma similar a la adrenalina. sta acta en cuestin de segundos; los glucocorticoides prolongan su actividad durante minutos u horas (Sapolsky, 1995). .

Puesto que las glndulas suprarrenales son bsicamente estpidas (Sapolsky, 1995), los glucocorticoides que segregan tienen que estar controlados, en ltimo trmino, por hormonas cerebrales. Cuando sucede algo estresante o se tiene un pensamiento de este tipo, el hipotlamo segrega una hormona fundamental de iniciacin de la activacin: el CRF (factor liberador de corticotropina) en el sistema circulatorio del hipotlamo y la pituitaria. En aproximadamente quince segundos, el CRF activa la pituitaria para que libere la hormona ACTH (tambin denominada corticotropina). Una vez en el torrente sanguneo, la ACTH llega a las glndulas suprarrenales y, en unos minutos, activa la liberacin de glucocorticoides. Los glucocorticoides unidos a las secreciones del sistema nervioso simptico (adrenalina y noradrenalina) explican buena parte de lo que sucede en el cuerpo durante elestrs. Son los caballos de tiro de la respuesta de estrs (Sapolsky, 1995). 4/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina

Asimismo, en momentos de estrs, el pncreas se estimula para que segregue una hormona llamada glucagn. Los glucocorticoides, el glucagn y el sistema nervioso simptico elevan el nivel de glucosa en circulacin (como veremos, estas hormonas son esenciales para movilizar la energa durante el estrs). Se activan tambin otras hormonas. La pituitaria segrega prolactina, que, entre otras cosas, desempea la funcin de inhibir la actividad reproductora durante el estrs. La pituitaria y el cerebro segregan asimismo un tipo de sustancias endgenas, similares a la morfina, denominadas endorfinas y encefalinas, que sirven para anular la percepcin del dolor, entre otras cosas. Por ltimo, la pituitaria segrega asimismo vasopresina, tambin denominada hormona antidiurtica, que interviene en la respuestas cardiovascular de estrs.

Del mismo modo que algunas glndulas se activan en respuesta al estrs, otros sistemas hormonales se inhiben; por ejemplo, la secrecin de diversas hormonas reproductoras como los estrgenos, la progesterona y la testosterona. Las hormonas asociadas al crecimiento (como la hormona del crecimiento) tambin se inhiben, al igual que la secrecin de insulina, una hormona pancretica que suele ordenar al cuerpo que almacene energa para su uso posterior.

Esto es un resumen de lo que sabemos actualmente sobre los mensajeros neurolgicos y hormonales que transmiten el mensaje cerebral de que algo horrible est teniendo lugar.

4.

CONSECUENCIAS PARA EL RENDIMIENTO

Se puede decir que hay miles de fuentes especficas del estrs. Se ha demostrado que tanto los sucesos importantes en la vida un cambio de trabajo o la muerte de un familiar como los contratiempos cotidianos una avera del coche o una discusin con un compaero de trabajo provocan estrs y afectan a la salud fsica y mental (Willis y Campbell, 1992). En los deportistas, los estresores incluyen la preocupacin por rendir de acuerdo con la capacidad, las exigencias de la competicin, los malos resultados, el tiempo necesario para el entrenamiento, las dudas sobre las propias aptitudes, y las relaciones o experiencias traumticas fuera 5/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina

del mbito deportivo (Scanlan, Stein y Ravizza, 1991). Estas miles de fuentes especficas de estrs se incluyen dentro de algunas categoras generales, determinadas tanto por la situacin como por la personalidad.

5.

COMENTARIOS FINALES

Como hemos visto, una de las relaciones que han despertado y despiertan ms inters en el mundo del deporte es el modo en que el estrs afecta positiva o negativamente al rendimiento. La mayora de nosotros reconoce con bastante facilidad el momento en que nuestros nervios nos hacen sentir vulnerables y fuera de control. Pero el cmo funciona exactamente la activacin fisiolgica y psicolgica para beneficiar a una persona y/o perjudicar a otra es algo que sigue en estudio.

Parece claro que el conocimiento profundo de cada deportista es fundamental para ofrecer a cada uno lo ms adecuado a sus necesidades (tanto tcnicas, fsicas, como psicolgicas).

Una vez comprobada todas esas alteraciones que se producen a nivel neurofisiolgicos, y ante la imposibilidad de evitar el importante componente emotivo que acompaa a la competicin y a toda la carrera del deportista, deber constituir un importante campo de actuacin la preparacin del deportista para afrontar esos momentos competitivos de manera menos estresante, mediante un entrenamiento individualizado e integrado (que incluya auto-conocimiento, control emocional, recursos psicolgicos para la bsqueda de salidas a la frustracin, etc.), intentando lograr que su rendimiento sea de un 100% en lo fsico y de un 100% en lo psicolgico. 6. BIBLIOGRAFA

Cannon, W. B. Y Washburn, A. L. (1912); An exation of hunger. American Journal of Physiology, 29, 441-454. Carlson, N.R. (2002). Fisiologa de la conducta. Barcelona: Ariel.

Cofer, C. N. (1972). Emocin y motivacin. Bilbao: Descle de Brouwer, 1983. 6/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina

Gould, D. y Krane, V. (1992). The arousal athletic performance relationship: Current status and future directions, en T. Horn (ed.), Advances in sport psychology (pp. 119 141), Champaign, IL, Human Kinetics. Gould, D. y Udry, E. (1994). Psychological skills for enhancing performance: Arousal regulation strategies, Medicine and Science in Sports y Exercise, 26 (4), 478 485. Hanson, T. W y Gould, D. (1988). Factors affecting the ability of coaches to estimulate their athletes trait and state anxiety levels, The Sport Psychologist, 2, 298 313. Martens, R. (1987). Coaches guide to sport psychology, Champaign, IL, Human Kinetics. McGrath, J. E. (1970). Major methodological issues, en J. E. McGrath (ed.), Social and psychological factors in stress (pp.19 49), Nueva York, Holt, Rinehart y Winston. Millenson, J. R. (1967). Principios de anlisis conductual. Mxico: Trillas, 1977. Morilla, M. y Naranjo, J. (1994). Alteraciones de los parmetros fisiolgicos y motricos en deportistas durante los estadios previos a la competicin. Revista El Entrenador Espaol. N:62, 43-51. Nideffer, R. M. (1976). The inner athlete, Nueva York, Crowell.

Prez, E. y Caracuel, JC.(1997). Psicologa de la Motivacin y la Motivacin. Sevilla: Kronos. Sapolsky, R.M. (1995). Por qu las cebras no tienen estrs? Madrid: Alianza.

Scanlan, T. K., Stein, G. L. y Ravizza, K. (1991). An in depth study of former elite fugure skaters Part 3. Sources of stress, Journal of Sport Exercise Psychology, 13 (2), 103 120. Vila, J. (1983). Emotion. En P. Tudela (dir.). Psicologa experimental. Madrid: UNED (pp. 229-416). Weinberg, R.S. y Gould, D. (1996). Fundamentos de psicologa del deporte y el ejercicio fsico. Barcelona: Ariel. Willis, J. D. y Campbell, L. F. (1992). Exercise psychology, Champaign, IL, Human Kinetics. 7/7 ASOCIACIN DE PSICOLOGA DEL DEPORTE ARGENTINA +54 (11) 4899-0337 apda@psicodeportes.com Bonpland 1230, Capital Federal, Argentina