Entrevista a Mirta Colangelo

  • Published on
    09-Dec-2015

  • View
    217

  • Download
    4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

El hada de los susurros

Transcript

  • Entrevista a Mirta Colangelo

    EdeLIJ dialog con Mirta Colangelo (*),

    el hada de los susurradores...

    .

    Una experiencia potica para no perdrsela y para perderse en ella

    *Por Silvina Juri (Directora de EDELIJ)

    .

    "Qu sabe el poema?"

    Qu se sabe?

    Del poema, nada. Llega, tiembla

    y raspa un fsforo apagado.

    Se ve algo? Nada. Tiende una

    mano para aferrar

    las olitas del tiempo que pasan

    por la voz de un jilguero. Qu

    agarr? Nada. La

    ave se fue a lo no sonado

    en un cuarto que gira sin

    recordacin ni esprames.

    Hay muchos nombres en la lluvia.

    Qu sabe el poema? Nada.

    Juan Gelman (Mundar)

    .

    .

    EdeLIJ (E): -Mirta cuntanos dnde nace la idea de susurrar y cmo comenzaste a

    implementarla?

    Mirta (M): -En agosto del ao 2007 mi entraable amigo, el artista Juan Lima, me cont acerca de un

    grupo francs; Les souffleurs, que desde el ao 2001, pensando en desacelerar la locura del mundo,

    salieron a susurrar poesa en mbitos acadmicos de Pars. El grupo, que populariz este gesto llegando

    a susurrar entre cientos de personas por todo el mundo, est conformado por poetas, artistas plsticos,

    msicos. Ellos se visten de negro y esgrimiendo largos tubos de cartn o de fibra, a veces con

    sombreros o paraguas tambin negros, susurran pequeos textos poticos al odo a travs de esos

    tubos.

    La idea me pareci fascinante as es que a partir de fines de ese invierno empec yo tambin a susurrar.

  • Dado que coordino talleres de poesa en Baha Blanca, ciudad donde vivo, y en todo el pas, decid

    acercar la idea a otras personas. Fundamentalmente a docentes de todos los niveles, a bibliotecarios y

    animadores de lectura. En muchos de los viajes llev susurradores de regalo.

    La primera vez que susurr fue en la apertura de una muestra en el Museo de Arte Contemporneo de

    Baha Blanca. Pint de negro un tubo de cartn de 1,60m aproximadamente y yo tambin, vestida de

    negro, le susurr a unas sesenta personas.

    Cuando sal a la calle estaba muy conmovida. Los perfiles de los rostros de la gente a la que haba

    susurrado me confirmaban el poder formidable de la poesa. Denotaban emocin, se distendan, se

    encendan.

    Durante la semana siguiente recib doce correos agradecindome el gesto.

    Y esto mismo le sucede, porque recibo numerosos comentarios y crnicas al respecto, a quienes estn

    susurrando por el pas.

    Y por citar a algunos: Celeste Agero fervorosa muchacha multipicadora de intervenciones poticas por

    el pas y el equipo del CEDILIJ de Crdoba, Daniela Azulay, Florencia Scorpa, Mary Pintos, Angeles

    Larcade Posse y el grupo de La Chispa en Buenos Aires, Liliana Quillay y la gente de La Cachilo en

    Rosario. Gabriela Pesclevi y los creadores de La grieta que les agregaron rostros a los susurradores, en

    La Plata. Muchos grupos de Baha Blanca y especialmente Sabrina Funk y los chicos de la Biblioteca

    Pan y rosas. El poeta Silvio Tejada y escritores y jvenes de Santa Rosa quienes no slo susurran sino

    que agregan altavoces en las intervenciones para que los poemas puedan ser escuchados en

    gradaciones de sonido. Docentes y pibes de Conesa y del Instituto Mara Auxiliadora de Comodoro

    Rivadavia, Anala Rocha y Vernica Tonelli de San Nicols. Vernica, que es artista plstica me est

    construyendo susurradores que son obras artsticas, destinados a poetas muy amados. Rosa Ruiz

    Huidobro y Alicia Colosimo, ambas de Lujn de Cuyo. Y s que tambin ustedes, desde EdeLIJ, estn

    compartiendo fervorosamente la experiencia en Mendoza.

    Estoy llevando un registro y mi deseo es poder publicarlo agregando las imgenes maravillosas que

    estoy recibiendo.

    E: -Cuntanos algunas experiencias con los susurradores? (reacciones y respuesta de la gente,

    chicos y grandes)

    M: -Las experiencias vividas a travs de estos ms de dos aos son muchas. Las ancdotas, riqusimas.

    En general la gente acepta la invitacin de ser susurrado. Muy pocos la rechazan. Los nios se

    entusiasman. Suelen pedir ms de un texto. Yo he susurrado en escuelas, en jardines, en ferias y

    mercados; a los taxistas, a msicos callejeros, en hospitales y a tantos ms.

    Hemos hecho intervenciones poticas en las que participaron grupos numerosos. En el Seminario

    internacional de Literatura Infantil y Juvenil llevado a cabo en octubre de 2008 en el Complejo La Plaza

    de Buenos Aires, a travs del programa Placer de leer de la Fundacin CyA ramos unas 50 las

    susurradoras.

    E: -S, all estuvimos susurrando!

    (Mostramos una foto de esos das compartidos, en donde se destaca la militante principal de los

    susurradores en Argentina, Mirta Colangelo, con boina negray debajo de ella quien aqu la

    entrevista...)

  • E: -Retomemos las experiencias con los susurradores

    M: -S, otro tanto fue en el cierre de un taller que coordin en Comodoro Rivadavia. Salimos a la calle

    con un viento que soplaba a ms de 60 km y susurramos en negocios y al aire libre. Hace unos meses

    en la Muestra Ambulante que organiz el grupo La grieta de La Plata, cerca de 50 participantes, despus

    de armar coloridos susurradores, recorrimos, hasta bajo la lluvia, las calles de la ciudad, regalando

    poesa

    E: -Y alguna ancdota que recuerdes particularmente?

    M: -Una de las ancdotas que ms recuerdo sucedi cuando regresando de uno de mis viajes de trabajo

    tom un taxi rumbo a la terminal de mnibus de Retiro. Era cerca de medianoche y el conductor, un

    hombre bastante mayor, andaba de mal humor. Me deca que tena que seguir trabajando a pesar de

    que ya era tan tarde, que su mujer estara acostada y tanto ms. Yo lo escuchaba y me daban ganas de

    susurrarle algo. Claro que pensaba que mi susurrador pintado de negro podra intimidarlo. Pero como la

    cantinela segua, estando detenidos en un semforo, me decid y esgrimiendo el susurrador lo invit a

    que escuchara una vieja copla. Para decrsela a su mujer, le dije. La copla era sta:

    Pan es pan

    queso es queso

    no hay amor

    si no hay un beso

    Al hombre le cambi la cara; sonri agradecido. Cuando paramos en el otro semforo sac una libretita

    de la guantera y me pidi que le repitiera la copla porque quera copiarla. Y la copi.

    Al llegar a la terminal me ayud con la valija de libros y hasta me tendi la mano en un saludo cordial. La

    poesa lo habitaba.

    E: -Cul es la esencia de esta prctica y por qu la crees fundamental?

    M:-Por tantas razones Aproximo alguna. A travs del susurro, en esa ceremonia ntima personal que

    sucede ente dos personas lo que se trasmite es poesa. Inasible, indefinible, la poesa es sin dudas un

    modo de conocimiento que elige o permite una manera de aproximacin oblicua hacia lo que

    convenimos en llamar mundo. Se opone a las demostraciones, desconfa del razonamiento; las

    explicaciones que se dan no la manifiestan, sorprende, trastoca, provoca, seduce, enamora. En la poesa

    las palabras se iluminan, destellan, llamean

    La poesa busca el revs de las cosas, lo oculto, la ambivalencia. Est emparentada con lo abierto, con

    la posibilidad. Entonces susurrar poesa es algo as como lo que dice Emily Dickinson en este poema:

    Habito la posibilidad

    una casa ms bella que la prosa

    ms numerosa en ventanas

    superior en puertas

    E: -Sabemos que la accin de susurrar es -de alguna manera- la pretensin de ralentizar el

    tiempo, una irrupcin potica que nos invita a detenernos un instante en este apresurado mundo

    para gozar de la palabrapodras completar esta concepcin?

    M:-La poesa, recupera la valorizacin del silencio. Se puede tambin decir que es, ese algo misterioso

    que est entre la palabra y el silencio. En esa pretensin de ralentizar el tiempo en el acto de detenerse

    unos instantes para escuchar un pequeo texto potico, acto en el que tambin se da cabida al silencio,

    creo que reside el valor del susurro.

    E: -Escogs un susurro para cada destinatario, qu te hace decidir uno y no otro?

    M: -Como tengo una genuina conviccin acerca del poder de lo potico es que recuerdo de memoria un

    vasto repertorio de textos. Siento, como le que senta Dylan Thomas, un enamoramiento por algunos

    poemas; y entonces puedo recordarlos. De ah que elijo distintos textos para susurrar, casi

  • intuitivamente, y lo maravilloso es que resulta casi mgico porque la gente suele comentar que se era el

    poema que andaba necesitando.

    E: -Mirta, desde que tuvimos el placer de conocerte y nos transferiste esta maravillosa prctica, la

    hemos reproducido en los mbitos donde nos movemos, y ello ha implicado una recepcin

    inmediata, sean adultos mediadores, jvenes o pequeos. Muchas veces nos dicen: es justo lo

    que me haca falta y quedan transformados por la palabra me lleg directo al alma dicen

    otros As es que agradecemos tu accionar, tu arte y la inagotable antologa que guardas en tu

    memoria/corazn para regalarla a otros. Gracias!

    M:-Yo celebro lo que ustedes estn haciendo y comparto lo que sienten. Animarse a intervenir un

    espacio pblico susurrando confirma el concepto de que la lectura es tambin poner a prueba el cuerpo

    en una doble relacin; con uno mismo y con los dems. Y que al establecer un vnculo ldico entre el

    que susurra y el que es susurrado, la posibilidad de llegada aumenta, genera placer y enciende el deseo

    de tomar contacto con otros textos poticos.

    E: -Y para acabar/continuar-Nos regals un susurro?

    M:Un amor ms all del amor

    por encima del rito del vnculo,

    ms all del juego siniestro

    de la soledad y la compaa.

    Un amor no sometido

    a los fogonazos de ir y de volver,

    de estar despiertos o dormidos,

    de llamar o de callar.

    Un amor para estar juntos

    o para no estarlo,

    pero tambin para todas las posiciones intermedias.

    Roberto Juarroz

    (*) Mirta Colngelo (voxvioleta@speedy.com.ar) es educadora por el arte. Naci en Buenos Aires. Se

    especializ en Literatura infantil y juvenil. Es narradora oral y coordinadora de talleres de lectura y

    escritura creativa. Jefa de redaccin de la Revista VOX recibi, entre otros, el premio Pregonero a

    Especialista ao 2000, Fundacin El Libro. Es coautora de Los nuevos caminos de la expresin

    (Colihue 1990), Artepalabra Edit. Lugar 2007 y numerosos artculos de su especialidad.