El Reinado de Isabel II

  • Published on
    08-Aug-2015

  • View
    14

  • Download
    0

Transcript

EL REINADO DE ISABEL IIIntroduccinDurante las regencias de Mara Cristina y del general Espartero, se estableci el modelo de liberalismo que iba a regir Espaa durante el siglo XIX.Una vez asentada en el trono Isabel II, la puesta en prctica de un liberalismo moderado benefici a los grupos que haban visto en el Estado liberal el instrumento adecuado a sus ambiciones como clase dominante. Las burguesas de negocios y terrateniente, aliadas con las viejas oligarquas del Antiguo Rgimen, construyeron un sistema de poder y de dominacin que fue acompaado de la modernizacin econmica y administrativa y las reformas legales de un Estado de perfil centralista.1Progresistas, moderados, unionistas, demcratas, carlistas o neocatlicos fueron las principales tendencias que actuaron en el reinado de Isabel II. Las grandes figuras del periodo fueron militares, conocidos como espadones (Espartero, Narvez, O'Donell, Serrano, Prim). Presidieron gobiernos, protagonizaron pronunciamientos y decidieron la marcha de la poltica y la economa en un difcil equilibrio entre modernizacin y autoritarismo.1. La regencia (1833-1840 )deMaraCristina2. Tras la muerte de Fernando VII, el 29 de septiembre de 1833 se inici una etapa de transicin que tuvo como teln de fondo una guerra civil, la primera guerra carlista, y el protagonismo de su viuda Mara Cristina como regente.2En esta etapa se consolid la divisin del liberalismo en dos corrientes principales, divisin que se mantuvo a lo largo de todo el reinado de Isabel II: Por un lado estaban los liberales moderados, partidarios de una frmula intermedia entre el absolutismo y la soberana popular. Consideraban que la corona deba contar con amplios poderes y que el sufragio deba ser muy limitado (solo para los ms ricos). Eran partidarios de un liberalismo atenuado y conservador. Por otro, los liberales progresistas: partidarios de la labor legislativa de las Cortes de Cdiz y de una profunda reforma social y poltica que limitase el poder del rey en favor del Parlamento. Mara Cristina e Isabel II se mostraron partidarias de los moderados, a los que favorecieron siempre. Solo ofrecieron el gobierno a los progresistas cuando la situacin social o poltica amenazaba la estabilidad de la monarqua.31.1. El rgimen del Estatuto Real (18341835)Tras la muerte del rey, su viuda Mara Cristina ocup la regencia y nombr un gabinete presidido por Cea Bermdez, que se proclamo defensor de la monarqua absoluta. Las reformas necesarias las llev a cabo Javier de Burgos, antiguo afrancesado, como ministro de tomento. A el se atribuye la divisin provincial de fines de 1833, vigente en lo esencial hasta hoy. Liberales y absolutistas se opusieron a esta tmida reforma, los primeros por escasa y los segundos por excesiva.El mismo ao de la muerte de Fernando VII, los sectores ms absolutistas se conjuraron en torno a Carlos Mara Isidro, hermano del rey difunto, para tomar el poder. Don Carlos reclamaba la corona porque la Ley Slica impeda a una mujer ocupar el trono. Comenz as la primera guerra carlista.4El inicio de esta guerra civil oblig a la regente, poco propicia a las tesis liberales, a escuchar las voces de quienes pedan una convocatoria de Cortes para consolidar el trono. El cambio de gobierno se hizo inevitable y en enero de 1834 la reina gobernadora llam a Martnez de la Rosa, que haba estado en el exilio desde 1823, para formar un nuevo gobierno integrado por destacados polticos del trienio liberal.Fue l quien concibi el Estatuto Real, una constitucin que, por influencia francesa, tena el carcter de carta otorgada, muy propia del liberalismo doctrinario. El Estatuto era, en realidad. una convocatoria de Cortes con dos cmaras: el Estamento de Prceres, o cmara alta, y el Estamento de Procuradores o cmara baja. La corona no5renunciaba ala soberana, sino que la entenda como histrica y depositada en las Cortes con el rey. Las Cortes solo podan legislar a propuesta del monarca, que era quien las convocaba.El sufragio se limitaba a una minora de rentas elevadas n capacidades: unos 16.000 individuos sobre una poblacin total en Espaa de unos 12 millones de habitantes. Esta reforma constitucional no satisfaca a los liberales doceaistas, que reclamaban mayor participacin ciudadana y el retorno al espritu de la revolucin liberal producida en Cdiz. Para los ms moderados era suficiente, y para los sectores ms reaccionarios inaceptable, pues defendan la vuelta al absolutismo en la persona de Carlos Mara Isidro. El gobierno se enfrentaba, pues, a la oposicin liberal y a la antiliberal o carlista. Las relaciones entre gobierno y Cortes se tornaron tensas, y en ese ambiente algunos sucesos aumentaron la6crispacin: a la epidemia de clera y la guerra civil se sum la matanza de frailes en Madrid en julio de 1834, acusados de haber propagado dicha enfermedad. A ello se unan la debilidad de la Hacienda real y el endeudamiento lo que radicaliz a unos y otros..1.2. Los gobiernos 1837)progresistas(1835-Fue el conde de Toreno quien sustituy a Martnez de la Rosa en la presidencia del gobierno en junio de 1835. Durante su breve mandato de cuatro meses llev a cabo importantes reformas con la ayuda de Juan lvarez Mendizbal, ministro de Hacienda.(Poltico espaol Naci en Cdiz en 1790 en el seno de una familia de comerciantes. Desde joven se dedic a los7negocios como financiero y proveedor del ejrcito en apoyo de la causa liberal, como en la conspiracin de Riego de 1820. Tuvo casas de comercio en Gibraltar y Londres tras su exilio.(1823-1834).En 1835 fue ministro de Hacienda. Su obra ms importante fue la desamortizacin de bienes del clero. De tendencia liberal progresista, su grupo no fue el de los protagonistas de la revolucion, sino el de los beneficiarios de ella, de los banqueros y negociantes. Diputado por diversas provincias hasta 1843, huy a Francia, regres en 1846 y fue de nuevo diputado por Madrid donde falleci en 1853.)Este gobierno decret la disolucin de los conventos con menos de doce religiosos y disolvi de nuevo la Compaa de Jess en julio de 1835. La milicia urbana, de ideologa progresista, protagoniz levantamientos en Barcelona, Zaragoza, Valencia, Mlaga o Cdiz , que dieron lugar a la formacin de juntas locales, segn la tradicin de 1808, para asumir un gobierno revolucionario de corte anticlerical y antiabsolutista, con asaltos a conventos o incendios de fbricas. Como la de Bonaplata de Barcelona. Poco despus se exclaustraron todos los conventos. Como consecuencia de las medidas del gobierno y de la revolucin de 1835, se rompieron las relaciones con la Santa Sede y el clero regular abraz con entusiasmo la causa carlista. El Gobierno de Toreno orden la disolucin de las juntas, pero la tensin revolucionaria no disminuy, por lo que la regente llam a Mendizbal, un liberal progresista, para formar gobierno. La desamortizacin de Mendizbal Desde agosto de 1835 hasta el mismo mes de 1837 se consum la transicin poltica hacia el sistema liberal, en cuyo proceso tuvo notable papel el propio Mendizbal, quien consigui que Mara Cristina respaldara la causa liberal progresista.8El nuevo gabinete afirm la necesidad de una declaracin de derechos del ciudadano y someter el gobierno al Parlamento, e integr a las juntas en las diputaciones provinciales creadas en aquel momento. Se reorganiz la Milicia Nacional con el nombre de Guardia Nacional, y se plante acabar la guerra en poco tiempo gracias a los ingresos que se obtendran mediante la desamortizacin de bienes del clero, previamente nacionalizados. La desamortizacin de Mendizbal consisti en la nacionalizacin por parte del Estado de las propiedades rsticas y urbanas de la Iglesia, que se vendieron despus en subastas pblicas a particulares. Con ello se pretenda crear una clase de nuevos propietarios adictos a la causa liberal y sanear la deuda pblica, que superaba los 400 millones de reales en 1833 (la mitad del presupuesto del Estado de ese mismo ao) para hacer frente a los gastos de la guerra. Se concret en el decreto de marzo de 1836, convertido en ley enjulio de 1837: se cerraron 1.000 conventos y se exclaustraron 30.000 religiosos. Los planes de Mendizbal no dieron resultado, pues la guerra continu y el intento de sanear la deuda fracas. Ante esta situacin, en las elecciones de febrero de 1836 los progresistas ganaron las elecciones, pero pronto tuvieron que dimitir y en mayo la regente nombr presidente a Istriz, un progresista que cont para su gobierno con viejos liberales ahora moderados: Alcal Galiano y ngel de Saavedra, duque de Rivas. La Constitucin de 1837 Sin embargo, la situacin poltica no se estabiliz. Ese ao, los progresistas intentaron un cambio de gobierno mediante un pronunciamiento: a fines de julio la Guardia Nacional se declar a favor de la Constitucin de 1812, pero ante la negativa de la corona a aceptar este cambio, el 12 de agosto se produjo la rebelin de un grupo de suboficiales del palacio de La Granja (Segovia). Este episodio fue9conocido como el motn de los sargentos de La Granja, que dio lugar a un cambio de gobierno de signo progresista. El nuevo gobierno restableci parte de la legislacin de las Cortes de Cdiz y del trienio sobre propiedad seorial y desamortizacin, y sobre los gobiernos municipales. Los ayuntamientos pasaron a ser elegidos por sufragio universal masculino, lo que significaba una democratizacin de la vida poltica a nivel local. El control del poder municipal era muy importante porque los ayuntamientos pasaron a tener amplias funciones fiscales, asistenciales y, adems, controlaban la Milicia Nacional. Por ello el tema del poder local fue motivo de disputa continua entre los progresistas, favorables a su reforzamiento, y los moderados, partidarios de traspasar esas funciones al poder central. Pero el resultado ms importante del motn de La Granja fue la convocatoria de unas Cortes que elaboraron una nueva constitucin, aprobada en junio de 1837. La Constitucin de 1837, de carcter progresista, recuperaba algunos aspectos del liberalismo de 1812 a la vez que aceptaba algunos planteamientos del ideario moderado. De esta forma se realiz un texto que pretenda ser de consenso entre las dos corrientes del liberalismo. Los cambios ms destacados Constitucin de 1812 fueron: respecto de la Se reforz el poder de la corona. Aunque reconoca el principio de soberana nacional, este se matiz, puesto que la potestad legislativa se atribuy conjuntamente a las Cortes y el rey. Esto significaba cierta aproximacin al principio de soberana compartida defendido por los moderados. La corona tambin tena derecho de veto, es decir, poda rechazar una ley, y poda disolver las Cortes. Las Cortes pasaron a ser bicamerales. El Parlamento se dividi en dos cmaras, que se10llamaron, por primera vez en la historia de Espaa, Congreso de los Diputados y Senado. Otros aspectos de la Constitucin de 1812 se mantuvieron, destacando la separacin de poderes y la importancia concedida a los derechos individuales. La aproximacin hacia el moderantismo se observ tambin en la ley electoral de 1837. El sufragio universal masculino de la constitucin de Cdiz se sustituy por un sufragio censitario, por el que solo los mayores contribuyentes tenan derecho de voto. As, en las elecciones de octubre de 1837 nicamente vot algo ms del 2% de la poblacin. Esta ley adems inaugur una prctica comn y extendida a lo largo de todo el siglo XIX: el falseamiento de los resultados electorales y el control del proceso por el gobierno.1.3.El trienio moderado (1837-1840)Tras el regreso de los exiliados polticos, el gobierno ces y la reina gobernadora ofreci el gobierno al general progresista Espartero, que no acept. Las elecciones de octubre de 1837 dieron el triunfo a los moderados, que gobernaron hasta 1840 y pusieron fin al espritu de conciliacin de la Constitucin de 1837. El gobierno ms duradero de esta etapa fue el de Evaristo Prez de Castro (diciembre de 1838-julio de 1840). Durante tres aos, los gobiernos moderados se vieron condicionados por el poder militar, la marcha de la guerra carlista y la deuda econmica. El poder militar estaba protagonizado por los generales ms prestigiosos: Narvez, en el liberalismo moderado, y Espartero, en el progresista, cuya rivalidad se prolong durante todo el reinado de Isabel II. Las diferencias entre progresistas y moderados se reflejaron tambin en la forma de afrontar la guerra: los progresistas (San Miguel, Mendizbal) exigan acabar con el carlismo sin concesiones, mientras los11moderados abogaban por una paz honrosa para acercar el sector menos ultra del carlismo al partido moderado. La firma del Convenio de Vergara (agosto de 1839) con los carlistas y su modificacin posterior provoc un motn progresista en Madrid, con la invasin del Congreso de los Diputados en noviembre de 1839, lo que oblig a cambiar el gobierno. Tras el final de la guerra carlista y los acontecimientos de Madrid, los moderados iniciaron una ofensiva legislativa para recuperar el control del proceso poltico, para lo que contaban con el apoyo de la corona. El nuevo gabinete inici el trmite de varias leyes, entre ellas una sobre el gobierno de los ayuntamientos. La oposicin de los progresistas a que la corona nombrase a los alcaldes oblig a la regente a trasladarse a Barcelona para lograr el apoyo de Espartero sobre la ley La firma por Mara Cristina el 14 de julio de 1840 de la ley de ayuntamientos provoc la dimisin de Espartero. Mara Cristina no acept la dimisin, y pocos das despus diversos motines populares tuvieron lugar en Barcelona, lo que provoc un cambio de gobierno. El motn desatado en Madrid el 1 de septiembre, con la formacin de juntas, oblig a la regente a pedir a Espartero que lo reprimiese. Este no solo se neg, sino que pidi un nuevo gobierno progresista, la disolucin de las Cortes y una nueva ley de ayuntamientos. La reina gobernadora nombr a Espartero presidente y renunci a la regencia el 12 de octubre. Parti despus de Valencia hacia Marsella para establecerse luego en Pars, donde conspir junto a los moderados contra el gobierno del general Espartero.1.4. La guerra civil carlista12El carlismo fue un movimiento poltico cuyos orgenes se sitan en 1820 con la regencia de Urgel y la guerra de los agraviados de Catalua en 1827. Pero su puesta en prctica se produjo tras la cuestin sucesoria en 1832 y la muerte de Fernando VII al ao siguiente.Su programa ideolgico se resuma en la defensa de la religin, del absolutismo monrquico, del foralismo (de ah el apoyo que recibi en Catalua, Pas Vasco y Navarra) y de los privilegios del Antiguo Rgimen. Por esa razn su rechazo a las reformas liberales iniciadas en las Cortes de Cdiz fue total. Estas reformas haban desmantelado el sistema de privilegios anterior y atacaban directamente el poder de la Iglesia. Como resultado, las bases sociales del carlismo fueron el clero, el campesinado pobre, gran parte de la nobleza y sectores de las clases medias defensoras de los fueros. La primera guerra carlista se inici nada ms morir Fernando VII. El 30 de septiembre de 1833 ya hubo brotes armados en Talavera y Valencia, a los que siguieron otros en Castilla, Navarra y las provincias vascas, en forma de partidas rurales organizadas por el jefe carlista Zumalacrregui. En noviembre ya haba una guerra abierta con dos zonas: el Pas Vasco y la parte norte de Catalua. A estas zonas se sumaron partidas de guerrilleros en Aragn, el Maestrazgo, Galicia, Asturias o La Mancha. Esta primera fase de la guerra finaliz con la muerte de Zumalacrregui en el asedio de Bilbao en julio de 1835.13La segunda etapa de la guerra discurri de julio de 1835 a octubre de 1837, con su difusin a todo el territorio nacional. La marcha del conflicto fue variando entre uno y otro bando. Destacaron las expediciones del general Cabrera al mando de una parte del ejrcito carlista. La poblacin civil de pueblos y ciudades mantuvo una actitud pasiva o temerosa ante la llegada de las partidas carlistas, que apenas recibieron apoyo popular en el resto del territorio espaol. La accin ms espectacular de esta segunda fase fue la Expedicin Real, encabezada por Carlos Mara Isidro (llamado Carlos V por sus seguidores). Su objetivo era imponer un pacto a Mara Cristina en un momento en que esta era vulnerable tras la sublevacin de La Granja. Las14tropas carlistas llegaron a las puertas de Madrid en septiembre de 1837, pero el ejrcito isabelino, al mando de Espartero, oblig a los carlistas a retirarse. Este acontecimiento marc un punto de inflexin en la guerra. De octubre de 1837 a agosto de 1839 tuvo lugar la tercera fase, que acab con el triunfo de las tropas gubernamentales. Dentro del carlismo surgi una divisin entre los ms conservadores (apostlicos, como el obispo de Len) y los menos radicales (el general Maroto), partidarios de negociar. Triunf esta ltima postura, lo que permiti la firma del Convenio de Vergara (29 de agosto de 1839) entre los generales Espartero, del ejrcito isabelino, y Maroto, del carlista. En l se prometa el mantenimiento de los fueros vascos y el reconocimiento de los oficiales del ejrcito carlista. Espartero lo incumpli posteriormente. El rechazo a este acuerdo por el sector apostlico y el propio don Carlos prolong la guerra en Catalua y Aragn hasta la derrota definitiva en Morella (junio 1840) de las tropas del general Cabrera, conocido como el tigre del Maestrazgo, por su resistencia en ese territorio.2.La regencia de Espartero (1840-1843)Tras el final de la guerra carlista se inici una etapa conocida como rgimen de los generales, por el predominio en la vida poltica del estamento militar.15Destacaron tres figuras: Espartero, Narvez y O'Donnell, cuya presencia atraviesa todo el reinado de Isabel II, hasta 1868. En este epgrafe nos ocuparemos de la regencia que ocup el primero de estos generales, Baldomero Espartero.2.1. El autoritarismo de EsparteroTras la renuncia de Mara Cristina, Espartero fue nombrado regente. Este general era considerado el lder de la corriente progresista dentro del liberalismo, aunque hay que tener bien claro que estas corrientes no eran partidos polticos institucionalizados. Espartero nunca tuvo mayora en el Congreso de los Diputados, gobern con talante autoritario y, cuando no consigui apoyo entre los progresistas, no dud en apoyarse en los moderados para aprobar algunas leyes.(Espartero naci en Calatrava en 1793. Hijo de un labrador y constructor de carros, era el menor de nueve hermanos. March a Amrica para luchar en la guerra de la independencia de las colonias , donde estuvo a punto de morir perseguido por Bolvar. Regres a Espaa y se cas con la hija de un hacendado de Logroo.16En 1833 comenz su fulgurante ascenso militar y su prestigio durante la guerra carlista, sobre todo en la batalla de Luchana, que permiti levantar el sitio de Bilbao 1836. Firm con Maroto el Convenio de Vergara, fue luego regente1841-1843, march al exilio en Londres y en 1848 volvi con todos los honores. En 1854 regres de nuevo a la escena poltica, como lder del partido progresista;tras el golpe de 1856 se retir a Logroo. En 1868 se le ofreci la corona de Espaa, pero la rehus y all permaneci hasta su muerte en 1879, en medio del reconocimiento general.) Mientras se formaban las nuevas Cortes, el regente nombr presidente del gobierno, derog la ley de ayuntamientos y organiz un poder de tipo populista, cuya base social eran las clases medias y los ayacuchos, militares que lucharon con l en la guerra de independencia de las colonias americanas. La primera cuestin que deba resolverse era si la regencia era nica o de tres personas, como defendan la mayora de los progresistas. Espartero exigi ser regente nico y as lo consigui el 8 de mayo de 1841, con el apoyo de ayacuchos y moderados. Su peculiar forma de gestionar el gobierno hizo que entraran a formar parte de l hombres incondicionales a su persona (Evaristo San Miguel o Antonio Gonzlez), ms que destacados miembros del ala progresista, como Olzaga o Cortina. La labor de su gobierno se bas en la venta de bienes del clero secular. frenada en 1840 y ahora relanzada a travs de la llamada ley de Espartero (septiembre de 1841), con un ritmo de ventas muy rpido. Esta medida se tom en una etapa en la que las relaciones con Roma eran nulas, pues, como consecuencia de las leyes desamortizadoras y las exclaustraciones, la Santa Sede se mostr favorable a la causa carlista, rompi relaciones con Espaa en 1837, yen 1840 su representante en Madrid fue expulsado.17Otro de los aspectos del gobierno de Espartero fue su clara apuesta por el librecambismo, siguiendo las ideas de Mendizbal. Aunque el arancel de 1841 pareca proteger la economa espaola, en realidad los productos importados solo pagaban un 15% del valor declarado, lo que equivala a una poltica librecambista, muy extendida en toda Europa. El librecambismo y la injerencia del embajador britnico en la poltica espaola suscit el recelo de la oposicin, que acus a Espartero de haberse vendido a los ingleses. Esta oposicin dio lugar a un levantamiento en septiembre de 1841, dirigido por O'Donnell y otros miembros del partido moderado, que acab en fracaso por el escaso apoyo con que contaban. O'Donnell y la mayora de los conspiradores huyeron, y los que quedaron fueron fusilados.2.2. La crisis de la regenciaEn el verano de 1842 comenz a fraguarse la crisis de la regencia de Espartero. Este tena un reducido apoyo parlamentario, y basaba su gobierno en su gran influencia en el ejrcito yen su popularidad entre las clases medias y bajas de las ciudades. Esa base social descansaba en la Milicia Nacional, cuyos efectivos increment Espartero hasta casi los 750.000, la mitad de los hombres entre 15 y 50 aos que vivan en ciudades en aquel momento. El aislamiento internacional del gobierno progresista fue propiciado por la conspiracin de los moderados y Mara Cristina desde Pars, con la ayuda del general Narvez, quien en 1841 haba creado la Orden Militar Espaola para ganar apoyos en el ejrcito contra el general Espartero y su gobierno. La prdida de popularidad comenz en el otoo de 1842, sobre todo tras los sucesos de Barcelona. Los dueos de fbricas y comercios del textil cataln se vieron amenazados por la poltica librecambista que permita la entrada de tejidos britnicos ms baratos y de mayor calidad, a lo que se sum el contrabando de tejidos. El anuncio de un tratado comercial con Inglaterra agudiz el18enfrentamiento y, en ese contexto de malestar social, una recluta de soldados en noviembre deriv en tumultos callejeros. Ms de 15.000 milicianos se manifestaron contra el regente. El propio Espartero se ocup de la represin del motn y orden el bombardeo de Barcelona: entre el 3 y e1 4 de diciembre, ms de 800 bombas cayeron sobre la ciudad, 400 edificios fueron destruidos y hubo centenares de muertos. Este grave incidente redujo los apoyos que reciba el regente. Desde los primeros meses de 1843, progresistas disidentes, moderados y diputados catalanes aumentaron sus crticas. Tras perder las elecciones de abril, Espartero se empe en nombrar gobiernos fieles. La inestabilidad de esta etapa culmin cuando el diputado progresista opositor a Espartero, Salustiano Olzaga, lanz el grito de la revuelta: Dios salve al pas y a la reina!. Espartero reaccion disolviendo las Cortes, pero no evit que la rebelin se extendiera por toda Espaa. Progresistas y moderados, con el apoyo del general Narvez, recin llegado de Pars, se enfrentaron al ejrcito esparterista en Torrejn de Ardoz (22-23 julio). Ante este resultado, Espartero renunci a la regencia y embarc hacia el exilio londinense el 30 de julio. En medio de un profundo desprestigio, finalizaba su mandato, lo que oblig a adelantar la mayora de edad de la reina, de tan solo 13 aos.3. La dcada moderada (1844-1854)3.1. El sistema de partidos en el reinado de Isabel IILos partidos polticos del siglo XIX eran muy distintos a los actuales. Se trataba de agrupaciones de personas influyentes y poderosas (notables), que actuaban como comits electorales y que tenan un fuerte componente individualista, lo que les llevaba a la divisin interna y al19enfrentamiento entre sus lderes. Adems estaban muy unidos a la prensa afn, lo que haca de esta un instrumento al servicio de los intereses del partido. La prctica electoral, sometida a la corrupcin y el arreglo, la prensa poltica y la oratoria parlamentaria eran, pues, los medios por los que se traducan ideas y programas en praxis de gobierno. A estas caractersticas se aadan otras de igual importancia: El peso de los lderes (Narvez, moderado; Espartero, progresista; Q'Donnell, unionista). El retraimiento o renuncia a participar en elecciones, como pas en ocasiones por lo viciado del sistema electoral. El uso de elementos simblicos de raz histrica, forjados en buena parte durante la etapa gaditana o del trienio (himno de Riego, mrtires de la libertad, bandera y escarapelas tricolor, monumentos y conmemoraciones). Estos partidos, organizados desde arriba, apenas tenan contacto con la realidad social a la que ignoraban. La escasa participacin en las elecciones haca del pueblo mero espectador de la vida poltica, centrada en la capital, Madrid, sede del gobierno, la corona y las instituciones. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del pas no saba leer ni escribir y malviva de su trabajo.La consecuencia lgica de esta estructura de partidos fue el sistema electoral. Se impuso un modelo de eleccin directa, en el que solo participaba una reducida parte de la poblacin: los mayores contribuyentes o aquellos que eran capaces de entender el sistema liberal (capacidades). Con estos requisitos el porcentaje de votantes oscil entre 0,1 y el 25 % de los espaoles entre 1834 y 1868. En ese espacio de tiempo hubo 22 elecciones generales. En casi todos los casos la candidatura triunfante fue la del20gobierno convocante, cuyo presidente haba sido designado por la reina, solo en cinco ocasiones perdi las elecciones el gobierno, y de forma clara solo en 1839. Se puede afirmar, pues, que la maquinaria electoral estuvo siempre al servicio de los intereses del gobierno, gracias a la leyes electorales de 1837 y 1846, que daban mayor poder a los jefes polticos y a los notables locales (llamados luego caciques), que negociaban los resultados a cambio de favores mediante la creacin de una densa red clientelar de fidelidades. Los cinco grandes partidos existentes durante el reinado de Isabel II fueron, de izquierda a derecha del espectro ideolgico: el demcrata, el progresista, la Unin Liberal, el moderado y el carlista.3.2. La mayora de edad de Isabel II21Isabel II naci en 1830 , hija de Fernando VII, y de su cuarta esposa Mara Cristina de Borbn. Su educacin tuvo lugar entre los seis y los trece aos, pero con grandes carencias intelectuales y sobre todo con escasos recursos para desarrollar correctamente en el futuro la labor de gobierno( estudi solo lectura, escritura, religin, labores, canto , msica). Tuvo una vida privada poco ejemplar, que era motivo de mofa en todo el pas. Casada a los 16 aos con Francisco de Ass, a quien aborreca, tuvo nueve hijos, aunque no est clara su paternidad en muchos casos.22Isabel II acab siendo vista como un obstculo para la modernizacin del pas y , tras la revolucin de 1868, march al exilio, del que no regresara hasta despus de su muerte, en Pars , en 1904. Su vida fue un ejemplo de fracaso personal y de lastre para23la historia de la construccin del Estado liberal en Espaa.Entre julio de 1843 y mayo de 1844 se desarroll un proceso de transicin en el que se pretenda desmantelar el influjo de Espartero en la sociedad y la administracin. Narvez fue nombrado capitn general de Madrid, y Joaqun Mara Lpez ocup la presidencia del gobierno, convoc elecciones, disolvi la Milicia Nacional e intent controlar las juntas revolucionarias, anulndolas y formando nuevos ayuntamientos. Ante el posible regreso de Mara Cristina, tanto Lpez como el general Prim, ambos progresistas, propusieron el adelanto de la mayora de edad de Isabel II. Con el visto bueno del moderado Narvez, el gobierno acept, y el 10 de noviembre Isabel juraba como reina constitucional. Isabel II comenzaba su reinado efectivo con solo 13 aos, a pesar de su nula preparacin poltica. Se nombr jefe de gobierno a Olzaga, diputado progresista y preceptor de la reina, quien profundiz las reformas progresistas: ley de ayuntamientos, amnista a los antiesparteristas y rehabilitacin de la Milicia Nacional. Pero al ser acusado, falsamente, por los moderados de forzar la voluntad de la reina nia para que firmase un decreto de disolucin de Cortes, su carrera poltica acab y tuvo que huir a Portugal. Narvez era quien manejaba los hilos de la poltica, y nombr presidente del gobierno a Gonzlez Bravo, un joven periodista moderado, quien cerr peridicos progresistas y reprimi con dureza los levantamientos progresistas como el de Alicante (mrtires de la Libertad). Adems aument el nmero de policas y cre la Guardia Civil, cuyo despliegue en las zonas rurales fue un instrumento de control social. Con el regreso de Mara Cristina en abril de 1844, ces el gobierno de Gonzlez Bravo y el propio Narvez tom las riendas del poder e18 de mayo de ese ao.243.3. Los gobiernos de conflicto con los puritanosNarvezyelCon este primer gobierno del general Narvez se iniciaba lo que se conoce como dcada moderada, por el predominio de este partido poltico durante diez aos. Narvez fue presidente de gobierno en cuatro ocasiones hasta 1850, en que tom el relevo Gonzlez Bravo. Durante toda la dcada, los problemas internos en el seno del partido moderado fueron frecuentes. La labor de Narvez durante la primera etapa como presidente se centr en una legislacin que model un Estado centralizado y uniforme. Esa labor legislativa se concret en las siguientes normas:25Ramn Mara Narvez y Campos. Naci en Loja (Granada) 1799 en el seno de una familia noble y con tierras. Inici la carrera militar como alfrez de la guardia Real , donde se hizo partidario del liberalismo. Particip en la guerra carlista donde rivaliz con Espartero. Lder del partido moderado , lleg a ser en seis ocasiones presidente del gobierno y uno de los apoyos bsicos de Isabel II. Una nueva constitucin (1845), de corte moderado, cuya discusin ya mostr las divisiones internas del moderantismo. Basada en el liberalismo doctrinario o conservador, estableci la soberana compartida (rey-Cortes), la unidad catlica de Espaa, el sufragio censitario y la supresin de la Milicia26Nacional. El Senado pas a ser enteramente de designacin real. El monarca elega libremente a los senadores, con carcter vitalicio, entre las altas jerarquas de la Iglesia, el ejrcito y la oligarqua. Se suspendi la venta de bienes desamortizados por decreto de agosto de 1844 y se devolvieron los bienes que no haban sido vendidos a sus propietarios. El plan de estudios de Gil y Zrate (1845) estableci el modelo imperante en la Espaa del siglo XIX, con tres niveles educativos (primaria, secundaria, universidad), centralizado en Madrid. Las leyes de administracin local y provincial (1845) modificaron el funcionamiento de los ayuntamientos y diputaciones provinciales. Los ayuntamientos pasaron a ser elegidos solo por los mayores contribuyentes y las capacidades, y la corona poda designar a los alcaldes de las capitales de provincia y de las ciudades ms importantes. Los alcaldes pasaron a depender de los jefes polticos de cada provincia. As, el gobierno controlaba el poder local y las elecciones. Este sistema estuvo vigente hasta 1870. La nueva ley de Hacienda (1845) simplific el sistema tributario e intent arreglar la deuda mediante la reduccin de intereses. Se cre la Comisin Nacional de Codificacin, de la que surgieron a lo largo del siglo XIX los cdigos fundamentales de la nueva administracin del Estado: el de comercio (1829, reformado en 1885), el civil (1851, base del de 1889), el penal (1848), la Ley de Enjuiciamiento Civil (1855), etc. Estos cambios dieron lugar a una nueva administracin ms compleja, con mayor nmero de funcionarios. Estos estaban siempre disponibles, segn el gobierno de turno, lo que introdujo la prctica de las cesantas (situacin del funcionario que perda su trabajo cuando cambiaba el gobierno). Hacia 1860, el nmero de funcionarios del Estado era de unos 30.000 y otros tantos de la administracin local, a los que habra que sumar unos 23.000 maestros y 150.000 hombres en el ejrcito.27Narvez tuvo que enfrentarse no solo a los progresistas y demcratas, sino a rebeliones militares, motines urbanos, una guerra carlista y, de forma especial, a las intrigas palaciegas de la camarilla de la reina y las de compaeros de su propio partido. Dentro de este haba tres tendencias: una que se puede denominar como centrada, que diriga Narvez; otra ms conservadora y autoritaria, y una ltima llamada puritana (miembros del partido moderado que se negaban a airear la vida privada de la reina), a cuyo frente estaba Joaqun Francisco Pacheco, que se situaba ms cercana al progresismo. Entre marzo y agosto de 1847 la faccin puritana se impuso y Pacheco ocup la presidencia del gobierno. Su accin poltica favoreci el librecambismo, decret una amnista general, por la que volvi del exilio entre otros Manuel Godoy, y mejor el sistema de recaudacin de Hacienda. Su pensamiento se resuma en la defensa de la democracia legal, pacfica, progresiva y ordenada, con base social en las clases medias o productivas, como se llamaban entonces. Desde octubre de 1847 a enero de 1851, el general Narvez volvi a dirigir el gobierno, aumentando su poder. Reorganiz el gobierno de las provincias con la creacin de los gobernadores civiles, que sustituyeron a los jefes polticos, y perfeccion el sistema de corrupcin electoral, premiando a los que se beneficiaban de este juego y persiguiendo a quienes no lo aceptaban. Durante esta etapa tuvo que hacer frente a los efectos de la revolucin parisina de febrero de 1848 en Espaa. Como un reflejo de lo ocurrido en Francia, en marzo hubo un pronunciamiento en Madrid organizado por el grupo demcrata del partido progresista. Aunque se extendi a otras ciudades, como Sevilla, el golpe fracas por la mala organizacin y porque Narvez actu de forma contundente para reprimirlo. La represin de este movimiento fue paralela al final de la llamada segunda guerra carlista (1846-1849), lo que agudiz el tono autoritario del gobierno28presidido por Narvez, convertido de hecho en dictador con el voto de confianza del Congreso. Esta segunda guerra carlista se haba iniciado en Catalua en mayo de 1846 y se prolong hasta junio de 1849, con diversos escenarios e irregular marcha de los enfrentamientos: Catalua en 1846 y de nuevo en 1848-49; Valencia y Toledo en 1847. La razn de esta segunda rebelin carlista estuvo en la oposicin al posible matrimonio entre Isabel II y don Carlos Luis, conde de Montemoln, hijo de Carlos Mara Isidro, en el que este haba abdicado el 18 de mayo de 1845. Este plan, alimentado por el gobierno liberal y la Casa Real, no pareca tener mucha credibilidad y nunca se hizo realidad.3.4. Bravo tecnocrticoMurilloyelmoderantismo29Desde enero de 1851 hasta diciembre de 1852, Juan Bravo Murillo presidi el gobierno y fue ministro de Hacienda. Su principal objetivo consisti en sanear la deuda pblica. Tambin moderniz la funcin pblica con un real decreto de 1852 que pretenda crear una burocracia30moderna al servicio del Estado. La Comisin Nacional de Codificacin elabor un borrador de cdigo civil, base del que se aprob en 1889, y se lleg a la firma de un concordato con la Santa Sede que resolvi momentneamente el problema suscitado por la desamortizacin de los bienes del clero. El Concordato de 1851 estableci las nuevas relaciones entre la Iglesia de Roma y el Estado espaol. Se reconoci la religin catlica como nica de la nacin espaola con exclusin de otros cultos, se acept la inspeccin de la Iglesia sobre el sistema educativo para adecuarlo a la moral catlica, se reconoci el derecho de la Iglesia a adquirir y poseer bienes despus de admitir las ventas ya efectuadas tras las leyes desamortizadoras, se permiti la existencia limitada de rdenes religiosas masculinas y se cre la contribucin de culto y clero, lo que supona que el Estado iba a mantener a la Iglesia con cargo a los presupuestos. Incluso hubo un intento de reforma constitucional en 1852 en sentido autoritario, siguiendo el modelo francs del II Imperio de Napolen III. El fracaso de esta reforma y la desconfianza de la reina hicieron que Bravo Murillo presentase la dimisin en diciembre de 1852. En aquel momento, el partido moderado estaba muy dividido. En el ao y medio que sigui hasta la revolucin de junio de 1854, hubo tres gobiernos que fueron incapaces de frenar el desgaste de los moderados, lo que reforz la posicin del partido progresista. Los casos de corrupcin en los grandes negocios, sobre todo los relacionados con la construccin del ferrocarril o las contratas del puerto de Barcelona, y la presencia de una corriente iberista de partidarios de unir las coronas de Espaa y Portugal bajo la monarqua de la casa de Braganza, aliment la desconfianza en el sistema, pues el gobierno prohibi que estas noticias se difundieran. En ese clima poltico se fue urdiendo la trama de la sublevacin de 1854, que dio paso al bienio progresista.313.El bienio progresista (1854-1856)La crisis de 1854 se inici por un conflicto entre el Senado y el gobierno y deriv en una sublevacin militar y en la vuelta, por breve espacio de tiempo, de los progresistas al poder.4.1. La revolucin de 1854Con el pretexto de la inestabilidad poltica y de las continuas disputas entre los moderados, un grupo de militares se pronunci el 28 de junio bajo el mando de los generales Dulce y O'Donnell. Aunque iniciado en Madrid, fue en Viclvaro donde tuvo lugar un enfrentamiento militar el da 30. De ah el nombre de Vicalvarada con que se conoce este pronunciamiento. Tras la batalla, los sublevados se retiraron a Manzanares, en La Mancha, donde se encontraron con el general progresista Serrano, quien sugiri que el pronunciamiento tuviera un giro civil. Para ello encargaron al joven Cnovas del Castillo la redaccin del Manifiesto de Manzanares, cuya difusin fue rpida por el uso ya del telgrafo. En l se peda una regeneracin liberal con un rgimen representativo, la supresin de la camarilla palaciega, mejoras en las leyes de imprenta y electoral, reduccin de impuestos, nueva Milicia Nacional, descentralizacin municipal y unas Cortes Constituyentes. Un programa propio del partido progresista. El pronunciamiento clsico haba derivado en una revolucin, un reflejo tardo de la revolucin europea de 1848. Los sucesos del 17 al 19 de julio en Madrid recordaban las tres jornadas gloriosas de Pars en febrero de 1848. En la batalla urbana del 19 de julio hubo un centenar de muertos y varios centenares de heridos. Se form una Junta de Salvacin, presidida por Evaristo San Miguel, quien fue nombrado ministro universal de un gobierno provisional. Por primera vez aparecieron en las32revueltas populares republicanas.lemaseideasdemocrticasyEl 26 la situacin se calm, se cre la Junta Superior de Madrid, se form la Milicia Nacional y la ciudad se mantuvo a la espera de Espartero.4.2. La progresistalabordegobiernodelbienioEspartero lleg a Madrid triunfante desde el exilio. Esta etapa estuvo dirigida por dos caudillos militares: Espartero, lder de los progresistas puros, y O'Donnell, de la Unin Liberal, agrupacin poltica formada por moderados y progresistas eclcticos. De hecho, hubo durante esta etapa una coalicin entre ambos partidos, aunque hasta julio de 1856 predominaron los progresistas, y desde ese mes hasta octubre, los unionistas. El primer gobierno, presidido por Espartero, con O'Donnell y Pacheco como ministros, adopt decisiones significativas: ascenso de los militares que haban participado en la revolucin, cambios en el gobierno de las diputaciones, cambios de embajadores y gobernadores civiles, convocatoria de elecciones a Cortes Constituyentes, libertad de prensa, tolerancia religiosa y exilio forzado de Mara Cristina, madre de la reina. Estos gobiernos de la primera etapa del bienio tuvieron que hacer frente a un nuevo levantamiento carlista y a la oposicin a las medidas desamortizadoras. La ley de 1 de mayo de 1855, que tom el nombre del ministro de Hacienda Pascual Madoz, fue el segundo gran proceso desamortizador de bienes de la Iglesia, a los que se sum la venta de bienes municipales, cuya venta dej sin tierra a muchos campesinos. Esta nueva ley plante serios problemas con la Santa Sede, despus del Concordato de 1851, al entender el Estado espaol que tena derecho sobre los bienes eclesisticos. Incluso la reina se opuso a la ley, aunque la firm a regaadientes. Su aplicacin inmediata provoc levantamientos carlistas,33empujados por el clero, y la Santa Sede rompi relaciones con Espaa. La otra gran cuestin era la deuda pblica, que impeda al Estado pagar a funcionarios y militares. Al descontento de estos se sum el de las clases populares por el elevado costo de la vida. Todos estos problemas forzaron la dimisin de Espartero, y la reina llam a O'Donnell para formar gobierno. A partir de ese momento, Espartero se retir de la primera lnea de la vida pblica.4.3. La Constitucin de 1856 y la crisis del bienioLas elecciones de septiembre de 1854 haban formado un Congreso con mayora progresista, un grupo de moderados, pequeos grupos de neocatlicos, demcratas y algunos carlistas, con predominio de clases medias. La tarea legislativa de las Cortes Constituyentes de 1854 se prolong durante todo el bienio y fue intensa, pues se llegaron a elaborar 200 leyes. La Constitucin de 1856 es conocida como non nata (no nacida), porque no entr en vigor. Era de carcter progresista: defenda la soberana popular, recuperaba la Milicia Nacional, estableca un Parlamento bicameral (Congreso, Senado), defenda la libertad de imprenta, la eleccin directa de alcaldes, la libertad religiosa, etc. El panorama poltico se ampli por estas fechas. La Unin Liberal se form durante esta etapa y se consolid con el acceso a la presidencia del gobierno de O'Donnell en julio de 1856. Su perfil poltico era de centro, entre progresistas y moderados, hasta el punto de que a finales de la legislatura llegaron a denominarse Centro Parlamentario. La derecha estaba representada por neocatlicos y carlistas; la izquierda, por los demcratas, partido fundado en 1849 como una escisin del partido progresista.34El malestar social provocado por los impuestos de consumo y las quintas (motn de Valencia en abril de 1856 y motn del pan en Valladolid en julio), dio lugar a la intervencin de O'Donnell, que rode con tropas el Congreso y disolvi el Parlamento. Finalizaba as el bienio progresista y comenzaba otra etapa de hegemona moderada con predominio de la Unin Liberal de O'Donnell.5. La hegemona de la Unin Liberal (1856-1863)La ltima etapa del reinado de Isabel II se caracteriz por el retorno del moderantismo al poder de la mano de su sector ms centrista, representado por la Unin Liberal. Fue un perodo de relativa estabilidad hasta 1863.5.1. La vuelta del moderantismo al poderEl nuevo gobierno presidido por O'Donnell llev a cabo entre julio y septiembre de 1856 el desmantelamiento de toda la labor poltica y legislativa del bienio: declar el estado de sitio, disolvi la Milicia Nacional, clausur las Cortes antes de que aprobasen la nueva constitucin y restableci la moderada de 1845 con una leve modificacin. Pero se mantuvieron leyes progresistas, como la de imprenta, la de desamortizacin o la de ayuntamientos, lo que motiv su destitucin por la reina para nombrar un gobierno claramente moderado presidido de nuevo por Narvez. Las medidas de este nuevo gobierno conservador tenan como meta la vuelta al moderantismo ms conservador y autoritario. En pocas semanas Narvez derog la modificacin de la Constitucin de 1845 que la haca ms liberal, suspendi la desamortizacin, restableci la legislacin moderada en materia de libertad de imprenta y rgimen local y recuper el espritu del Concordato de 1851. En esa lnea quiso volver a la normalidad institucional mediante la convocatoria de35elecciones en mayo de 1857. El resultado era previsible, pues con un censo electoral reducido y manipulable, el ministro de Gobernacin, el ultraconservador Cndido Nocedal, consigui unas cmaras fieles al gobierno que aprobaron una ley restrictiva de la libertad de prensa. De la labor legislativa de este bienio, destaca la Ley de Instruccin Pblica, elaborada por el ministro Claudio Moyano, que regul el sistema educativo en las tres etapas conocidas hasta hoy: primera, segunda enseanza y enseanza superior. La ley creaba los institutos de enseanza media y los cuerpos de catedrticos y reconoca el derecho de la Iglesia a inspeccionar el sistema educativo en su conjunto. Tambin corresponde a esta etapa la finalizacin de grandes obras pblicas, como el Canal del Ebro (1857) y el Canal de Isabel II (1858), el primer censo oficial de poblacin (1857), as como el desarrollo de las comunicaciones (ferrocarril, telgrafo). Pero 1857 conoci una grave crisis de subsistencias por la escasez de trigo. lo que agudiz los conflictos sociales. La respuesta del gobierno fue la represin de las protestas, sobre todo en el campo andaluz y en Madrid: en el verano fueron fusilados un centenar de detenidos y se encarcel a muchos. El 15 de octubre, sin motivo aparente, Narvez presentaba su dimisin a la reina. Tras algunos titubeos, la reina llam de nuevo a O'Donnell para formar gobierno, lo que daba inicio a la etapa ms estable de este perodo.5.2.El gobierno largo de O'Donnell 5.3.36Leopoldo ODonnell. Naci en Santa Cruz de Tenerife en una familia de origen Irlands.Particip en la guerra carlista y recibi el ttulo de conde de Lucena por una accin contra Cabrera.Como militar de prestigio emprendi su carrera poltica interviniendo en pronunciamientos. En 1841 conspir contra Espartero. Particip en la Vicalvarada de 1854, que inici el bienio progresista Fue presidente de gobierno en 1854 y fundador de la Unin Liberal.El llamado gobierno largo presidido por O'Donnell fue una etapa poco comn en el reinado de Isabel II, ya que hubo una estabilidad de cuatro aos y medio (junio 1858 a marzo de 1863). La concentracin de poder en una sola persona daba gran fortaleza a su gobierno, pues O'Donnell era ministro de la Guerra y de Ultramar, adems de presidir el gabinete. Su accin de gobierno retom en parte la labor del bienio progresista, pero ms bien hubo una actitud de distanciamiento de ambos extremos polticos. Si bien37se restableci la legislacin desamortizadora, no se toc la Constitucin de 1845 ni se recuper el acta adicional aadida en 1854. La orientacin poltica de esta fase podra definirse como moderantismo poltico con tecnocracia modernizadora en economa. Fueron, en efecto, aos de transformaciones tcnicas y econmicas importantes. Las nuevas Cortes surgieron de las elecciones de octubre de 1858, con resultados previsibles: una aplastante mayora de la Unin Liberal. Para ese fin estaba la labor del ministro de la Gobernacin, Posada Herrera, conocido por la oposicin progresista como el Gran Elector, dado el grado de perfeccin que haba logrado en la manipulacin de las elecciones. Posada sent las bases de una prctica electoral al servicio de un partido, que iba a dar mayor estabilidad al gobierno y la monarqua. Todo se conjugaba en un crculo virtuoso y armnico: crecimiento econmico, reformismo administrativo y aventuras militares en poltica exterior. La poltica exterior del gobierno de O'Donnell tuvo varios episodios notables, todos ellos guiados ms por el afn de prestigio que por la rentabilidad de la empresa. Tal vez el ms importante fue la guerra de frica (18591860), que suscit un gran fervor patritico y de la que Espaa sali reforzada en sus posiciones en el sultanato marroqu. Otras intervenciones tuvieron lugar en Mxico (1861-62), Cochinchina (1857-62), Per (guerra del Pacfico, 1862-64) y la reincorporacin de Santo Domingo a la corona espaola (1861-65). En esta etapa se aprobaron leyes importantes en la conformacin del nuevo sistema administrativo: creacin de los cuerpos de ingenieros de montes, desarrollo de la carrera fiscal, de los cuerpos docentes o las nuevas leyes del notariado e hipotecaria. El nuevo aparato administrativo creci y se hizo ms moderno: de 1855 a 1860 los gastos del Estado aumentaron en un 70 % y se multiplicaron por dos en una dcada (1856-1865). Durante el siglo XIX, el liberalismo poltico y econmico contribuy al gran crecimiento del Estado y de la administracin pblica, con una tendencia al38intervencionismo pareja al crecimiento capitalista: banca, negocios, concesiones administrativas, empresas pblicas. Este programa fue llevado a cabo en los aos de la Unin Liberal, que reclut entre los altos funcionarios buena parte de su militancia y sus cuadros dirigentes: 88 diputados de las Cortes de 1865 pertenecan a ese grupo.6. El liberalismo en crisis: revolucin y fin del reinado (1863-1868)A pesar del elevado optimismo que produjo la gestin poltica de la Unin Liberal, dos problemas propios del sistema se cruzaron en su camino: la tendencia a la divisin interna de los partidos y la constante injerencia de la reina en los asuntos de gobierno.6.1. La vuelta inestabilidad polticadeNarvezylaLa crisis del gobierno largo tuvo lugar en marzo de 1863 y se resolvi con el nombramiento de un moderado. Tanto la Unin Liberal como el partido progresista optaron por el retraimiento, es decir, la renuncia a participar en las elecciones, mientras los moderados estaban cada vez ms divididos. Durante ao y medio se sucedieron gobiernos inestables e ineficaces, signo de la crisis general del sistema. En esa coyuntura, Isabel II recurri de nuevo a los viejos espadones, y el 16 de septiembre de 1864 encargaba -por sexta vez-la formacin de gobierno a Narvez. La intencin inicial era la alternancia pactada entre moderados y unionistas, pero la oposicin del sector mayoritario del moderantismo y de la camarilla que rodeaba a la reina frustr esta idea. En estos aos de desgaste progresivo del rgimen isabelino no se pudo poner en prctica ese doble objetivo: la alternancia en el poder e integrar a los progresistas en el juego poltico. Los progresistas, adems, cada vez estaban ms39cerca de los demcratas: como dijo un destacado militante del partido progresista en 1865, La democracia es hoy la teora del partido progresista; el partido progresista es la prctica de la democracia. Con este panorama poltico, la grave crisis econmica desatada en 1866 no hizo ms que acelerar la descomposicin del rgimen isabelino. Pero ya en 1865 y principios de 1866 diversos acontecimientos hacan presagiar la incapacidad del sistema para afrontar los problemas: Primero fue la actitud de la diplomacia espaola ante la cuestin romana, surgida de la unificacin de Italia y el rechazo del papa a que Roma fuera integrada en el nuevo reino. Por influencia de la camarilla clerical, Isabel II apoy a Po IX, lo que enfrentaba a Espaa con el nuevo Estado italiano. La reina quedaba en el centro de la polmica poltica, cada vez ms desprestigiada, sobre todo por su conducta privada y amorosa, motivo de bromas y chascarrillos en la corte y en toda Espaa. Ese desprestigio aument con el incidente provocado por un artculo escrito por Emilio Castelar titulado El rasgo, donde se criticaba a la reina por no haber cedido todo su patrimonio a fin de reducir la deuda pblica. Castelar fue separado de su ctedra, as como otros profesores de la Universidad de Madrid, se declar la ley marcial y una protesta estudiantil fue reprimida con el resultado de varios muertos, heridos y numerosos detenidos. Estos sucesos tuvieron lugar el 10 de abril y se los conoce como la noche de San Daniel; sus consecuencias fueron la crisis parlamentaria y de gobierno que oblig a la reina a cesar a Narvez y llamar de nuevo a O'Donnell. El tercer hecho fue la sublevacin contra el gobierno protagonizada por el general Prim el 2 de enero de 1866. Aunque fracas, Prim continu conspirando contra Isabel II desde el extranjero con la ayuda de progresistas y demcratas.40 En junio del mismo ao hubo un nuevo pronunciamiento militar en el cuartel de San Gil de Madrid, al que se sumaron grupos de paisanos. La intentona fue reprimida con dureza: 66 implicados fueron fusilados, la mayor parte militares de baja graduacin. Dos meses despus de la intentona del cuartel de San Gil, se firmaba el pacto de Ostende, en Blgica, entre el partido progresista y el demcrata (agosto de 1866) para desalojar del trono a Isabel II. Pocos meses despus se sumara a este pacto la Unin Liberal. En este camino errtico de la monarqua, la reina encarg de nuevo gobierno a Narvez, quien falleca en abril de 1868 en el ejercicio del poder. O'Donnell haba desaparecido pocos meses antes (noviembre de 1867). Con ellos se poda dar por acabado el reinado de Isabel II, cuyo ltimo acto fue el pronunciamiento de Cdiz en septiembre de 1868.6.2. La crisis septiembreeconmicayrevolucindeLa crisis econmica de 1866 afect a todos los sectores productivos y a las finanzas. La industria textil, la siderurgia, la escasa rentabilidad de las lneas ferroviarias construidas desde la ley de 1851, la crisis bancaria y burstil, golpeadas por el estallido de una burbuja especulativa en torno a la construccin ferroviaria, fueron caras de una profunda crisis que afect a las clases trabajadoras emergentes en una Espaa que comenzaba un capitalismo poco maduro an y de cuyo desarrollo se haba beneficiado buena parte de la clase poltica. A esta crisis financiera e industrial se sum la crisis de subsistencias, que golpe a las clases ms necesitadas y provoc motines populares contra los altos precios del trigo y otros cereales. Prim vio en este clima un peligro de revolucin social, que dirigiran los demcratas,41por lo que opt por entrar en la conspiracin junto a otros militares progresistas (Serrano, Dulce). En los primeros das de septiembre de 1868 se prepar el pronunciamiento, que deba tener lugar en Cdiz. All arribaron los lderes del movimiento: Sagasta, Ruiz Zorrilla, Prim y los desterrados en Canarias. El da 18, el almirante Juan Bautista Topete se sublevaba en Cdiz con la escuadra a su mando y el manifiesto dado a conocer finalizaba con el grito Viva Espaa con honra!, que sera un smbolo unido a esta revolucin de septiembre de 1868, conocida tambin como La Gloriosa . Como consecuencia de estos acontecimientos la reina se vio obligada a exiliarse, con lo que acab el reinado de Isabel II.42