El jardin secreto autor frances hodgson burnett

  • Published on
    07-Dec-2014

  • View
    1.800

  • Download
    4

DESCRIPTION

Jardin secreto

Transcript

1. FRANCES HODGSON BURNETTEL JARDN SECRETOTEXTO TRADUCIDO Y ABREVIADODE MARIA OLIVIA DECOMBECOMENTARIO DEANAMARIA LARRAINILUSTRACIONES DESOLEDAD ESPINOSAEDITORIAL ANDRES BELLONinguna parte de esta publicacin, incluido el diseo de la cubierta, pue deser reproducida, almacenada otransmitida en manera alguna ni por ningn medio, ya sea elctrico, qumico, mecnico, ptico, degrabacin o defotocopia, sin permiso previo del editor. Primera edicin, 1987Primera reimpresin, 1992Dcimo tercera reimpresin, 2005 Editorial AndrsBelloCarmen 8, 4opiso, Santiago de ChileEDITORIAL ANDRES BELLO ARGENTINA S.A.Gorriti 4142 (1172)Buenos Airesandresbello@andresbelloar.comInscripcin N 89.985Esta dcimo tercera reimpresinse termin de imprimiren el mes de julio de 2005.Impresores: GrancharoffImpresoresimpresores@grancharoffomImpreso en Argentina /Printed in ArgentinaISBN 956-13-0165-22NDICEFrances Hodgson Burnett .........................4 I. No ha quedado nadie............................5 II. II. Mary parte a Inglaterra ........................9III. A travs del pramo...........................12IV. Martha ...........................................15V. El llanto en el corredor........................23VI. En verdad, alguien lloraba ...................26VII. La llave del jardn.............................29VIII. El petirrojo que mostr el camino ........32IX. La ms extraa de las casas..................36 X. Dickon.............................................40XI. El nido del tordo................................45XII. Puedo tener un pedazo de tierra?.........48XIII. Soy Colin .......................................52XIV. El joven raja...................................59XV. Construyendo el nido.........................64XVI. No lo har! ...................................68XVII. Una rabieta ...................................71XVIII. No debes perder tiempo...................73 XIX. Ha llegado! ...................................76XX. Vivir para siempre...........................79XXI. Ben Weatherstaff ............................82XXII. Al caer el sol .................................85XXIII. Magia..........................................87XXIV. Djenl os rer.................................90XXV. La cortina.....................................93XXVI. Es m am!....................................95XXVII. En el jardn .................................98Comentario de Ana Mara Larrain ..............103 Gua de trabajo.....................................105 2. en una de lasms altas, haba unpajarito de pechocolorado. Comosi quisierallamarla,repentinamente ste comenz acantar su cancin deinvierno.Ella loescuch conatencin y, poralguna razn, suamistoso y alegre 3. silbido leprodujo unagran felicidad. Lacasa de su to, elraso pramo y losgrandes ydesoladosjardineshaban contribuido aque se sintiera mssola que decostumbre. SiMaryhubiera sidouna nia querida porlos seres que la 4. rodeaban,probablemente lasactualescircunstancias le habrandestrozado elcorazn. Mas, comoera una nia sinafectos,slo laabrumaba ladesolacin. Por esofue que el alegrecanto del pajaritohizoaparecer una 5. sonrisa en su agriorostro. Se quedescuchndolo hastaque volydesapareci tras lamuralla. Mary sepregunt si volveraa ver a ese pajaritoquepareca vivir enel jardnmisterioso.Probablemente, la enormecuriosidad que senta 6. por ese jardn sedeba a que notenaotra cosa que hacer.Una y otra vez sepreguntaba culeshaban sido lasrazonespara que suto enterrara la llave.Tampoco entenda larelacin que pudieraexistirentre el amortan grande por sumujer y ese odio al 7. jardn que sinticuando ella muri.Asu vez, trataba deimaginar cul serasu actitud cuando seencontrara porprimeravez con suto. Saba que ella nosera de su agrado yprobablemente a ellatampoco leagradaral. Seguramente, elda que lo conociera, 8. se quedara mudafrente a l,aunquedeseara ms quenada preguntarle porqu haba actuadoen forma tanextraa.Repentinamente record alpajarito posadosobre la rama delrbol."Estoy segurade que ese rbolpertenece al jardn 9. secreto se dijo. Lorodea unamuralla yno existepuerta."Con estepensamiento volvidonde el viejojardinero quecontinuaba cavando.Sedetuvo a su lado ylo observ conatencin, pero l nose dio por aludidohasta que ellale 10. habl.He estado enlos otros jardines dijo.Nadie se loimpide contestbruscamente elhombre.Tambin fuial huerto dijoMary.Ah no hayperro que lamuerda.No existeuna puerta hacia elotro jardn, volvia decir Mary.Qu 11. jardn? pregunt elhombre con vozspera, deteniendoun momentosutrabajo.El que seencuentra al otrolado de la pared contest Mary. Viun pajarito depechorojo que cantabaposado en lacopa de unrbol.Para su 12. sorpresa, lamalhumoradafisonoma del viejocambi de expresin.Unasonrisa, que seexpandi por sucara, la hizo darsecuenta de cuntoms agradableseranlas personas quesonrean. Ella nuncalo haba pensado.Eljardinero se volvi 13. hacia el huerto,silbandosuavemente. Pocodespus sucedialgomaravilloso. Marysinti el suave aleteodel pajarito volandohacia ellos hastaquese pos sobre latierra, muy cercadel pie deljardinero.Aqu estdijo el viejo riendo 14. entre dientes; y,hablando al pjarocomo si lohiciera conun nio, le pregunt: Dnde hasestado, bandidodescarado? No te hevistoen todo el da.Es que estscortejando, aunquetodava no hallegado la 15. estacin?El pajaritolade lacabezay le mir con ojos tanbrillantes como lasnegras gotasderoco. La maneracomo lo trataba elviejo le parecafamiliar y no sentamiedo.20 16. Mary se puso muycontenta al ver lobonito y alegre queera con su cuerporedondo,su picodelicado y susesbeltas patitas.Casi pareca unapersona.Vienecada vez que lollama? preguntcasi en un susurro.S, por cierto. Lo 17. conozco desde queera un cro. Vol desu nido, del otro ladodelmuro, y como eraan muy dbil, poralgunos das nopudo volver. Alregresar, el restodela cra haba partido.Se encontr solo yvolvi conmigo. Asfue como noshicimosamigos. 18. Qu clase depjaro es? preguntMary.Es un petirrojodijo el jardinero.Son tan amistososcomo los perros y espor esoque nosavenimos. Adems,son muy curiosos:mire cmo picotea anuestro alrededor.Elsabe que estamoshablando de l.Era 19. extrao ver al viejomirar con orgulloy cario al pequeopetirrojo.Mientras elpajarito picoteabatrabajosamente elsuelo, se paraba devez en cuandoamirar a la nia comosi la estuvieraestudiando y, de estemodo, pudieraconocerlamejor. 20. Mary experiment unsentimientoextrao.A dndevol el resto de lacra? pregunt.Quin puedesaberlo! Los padreslos sacan del nidoy se dispersan antesde que unose dcuenta. Por eso, lse sinti solo.Marydio un paso hacia 21. el petirrojo, lo mirde manerapenetrante y le dijo:Yo tambin estoysola.Antes ella no sehaba dado cuentade que estesentimiento desoledad la enojabayamargaba. Ahora,al mirar a los ojos delpetirrojo, loentendi.El jardinero 22. los observ unminuto ynuevamente se pusoa cavar.Cul es sunombre? lepregunt Mary.BenWeatherstaff lecontest, y luegoagreg con agriasonrisa: Yo tambinmesiento solocuando el petirrojono est conmigo. Es 23. el nico amigo quetengo.Yo tampocotengo amigos dijoMary. Nunca los hetenido y jams hejugado conotrosnios.Las personasde Yorkshire tienenel hbito de decir loque piensan y elviejo Ben,oriundo dela zona, dijo sinambages:Usted y 24. yo tenemos variascosas en comn. Nosomos agraciados,miramosconamargura ypodra asegurar queambos tenemos malcarcter.Esto s queera hablarclaramente y MaryLennox jams habaodo que alguienledijera tantas 25. verdades. Nuncahaba pensado encmo era ella.Solamente ahorasepreguntaba sisera tan pocoatractiva como elseor Weatherstaff ysi, hasta antesdeconocer alpetirrojo, sera tanamarga como l.Realmente tena 26. ella malcarcter?Ante tantasdudas, se sintiincmoda.Repentinamente sevolvi al escuchar unclarobatir de alas.Era el petirrojo que,posado sobre lasramas de unmanzano, denuevohabairrumpido en una 27. cancin. Al orlo, Benri a carcajadas.Por qu hizo eso? pregunt Mary.Elacaba de decidir quequiere ser su amigoreplic el jardinero. No hay duda queleha tomado cario.A m? preguntMary, acercndosesuavemente hacia elpajarito para verlo 28. mejor.Quieres sermi amigo? preguntal petirrojo, como sihablara con unapersona.Quieres,por favor?21Esta vez ella nohablaba con vozimperiosa; alcontrario, su voz eratansuave,apremiante y 29. persuasiva, que BenWeatherstaff quedsorprendido.Vaya!exclam. Si es tanencantadora comocualquier nia...Incluso diraquehabla igual queDickon consus regalones delpramo.Conoce aDickon? preguntMary, volvindose 30. hacia l.Dickonvaga por estoslugares y todos loconocen. Laszarzamoras y lascampanillasde brezosaben quin es l.Incluso los zorros lemuestran suscarnadas y lasalondras noleesconden susnidos.A Mary le 31. hubiera gustadohacer mspreguntas, puessenta tantacuriosidadconrespecto aDickon como por eljardn desierto. Peroen ese momento, elpetirrojotermin sucancin y, una vezms, extendi susalas y vol lejos. 32. Haba concluidosuvisita y ahora tenaotras cosas quehacer.Acaba devolar sobre el murodel jardn sin puertaexclam Mary.Elnaci y vive all dijoel viejo Ben. Esposible que demomento estcortejando aunapetirroja entre las 33. ramas del rosal.Rosas? Hay rosasah? preguntMary.Ben tom lapala y empeznuevamente acavar.Las habahace diez aos murmur.Megustara verlas dijoella. Dnde est lapuerta? Tiene quehaber 34. algunaentrada.Bensigui cavando y sucara reflej unaexpresin taninsociable comocuandorecin loconoci.Haba unahace diez aos dijo.Es que no haypuerta! exclamMary. Pero deberahaber una.No haypuerta y nadie la 35. ha visto. Adems,esto no le conciernea usted. Ahorahagael favor de irsea jugar y no andemetiendo la nariz endonde no debe.Dejde cavar, se ech lapala al hombro yparti sin siquieradarle una miradaparadespedirse deella.22 36. Ella no saba nadasobre jardines pero,sin embargo, pensque los pequeosbrotesque intentabansalir a la luz notenan sitio suficientepara crecer. Con unpalopuntiagudo sacmalezas y pastodejndoles espacio.Ahora ya puedenrespirar dijo. Har 37. lo mismo con losotros y si no alcanzohoy,volvermaana.Inconscientemente, sonreamientras trabajabacon entusiasmodesmalezando todoloque poda. Por suparte, el petirrojopareca encantado alver que esta niitacavabala tierra 38. desenterrandocomida para l.Tanentretenida estabaque, sin darsecuenta, se atraspara el almuerzo yquedmuysorprendida aladvertir que habatrabajado ms dedos horas.Volveresta tarde dijomirando su nuevo 39. reino y hablando alos rboles y alasrosas comosi pudieran orla.Martha se sinti muycontenta al verlallegar con las mejillassonrosadas y losojosbrillantes.Adems, se sirvidos porciones decarne y dos de budnde arroz.Mi mam 40. estar feliz al saberlo bien que le hahecho saltar conla cuerda dijo.En eljardn Mary habadescubierto una razblanca que parecacebolla yaprovechdepreguntar a Marthaqu era.Son bulboscontest Martha.De ellos crecen 41. lindas flores enprimavera.Dickonplant variosen nuestro jardn.Entonces Dickonconoce los bulbos? pregunt Marymientras se leocurra unanuevaidea.Dickon! Elpuede hacer crecerflores en una murallade ladrillos! Mi mam 42. diceque las hacecrecer con slomurmurarles cuandotodava estn bajotierra.Cuntosaos viven losbulbos? Viven sinque nadie los ayude?preguntMaryansiosamente.Ellos se ayudan a smismos. Esta es larazn por la que la 43. gente pobrepuedetenerlos. Si nose les destruye, todauna vida trabajanbajo tierraesparcindoseyreproducindose.Cmo deseo quellegue la primavera!exclam Mary.Quiero ver todo loque creceenInglaterra.Terminado 44. el almuerzo se sentjunto a Martha allado de lachimenea.Megustara tener unapequea pala dijo lania.Para qudesea una pala? pregunt Martha.Quiere cavar?Marymir el fuegopensando que debaser cuidadosa si 45. quera mantener sureino ensecreto. Auncuando estabasegura de que no lehaca dao a nadie,saba que si elseorCraven se enteraba,se enojara y lequitara la llave. Slola idea de no volveraentrar en el jardnle era insoportable.Este es un lugar 46. tan grande y aisladodijo lentamente,como si pensara laspalabrasa medidaque hablaba. Todoes solitario, tanto lacasa como el jardn.Adems, haytantoslugares cerrados. Enla India yo no hacademasiadas cosaspero, al menos,habagente a quien 47. mirar. Observaba alos nativos, o a lossoldadosmarchando, o lasbandasde msica.Tambin mi aya mecontaba historias.Aqu con excepcinde usted y deBenWeatherstaff, notengo con quinhablar. Pero ambosdeben trabajar y no 48. me hablan amenudo.Creo que si tuvierauna pala podracavar, y siconsiguiera unassemillas,tendra unjardn.La cara deMartha se ilumin.37Pero si eso fue loque dijo mi mam!Que hay tantoespacio que bien 49. podran darleunpedacito y as plantaraunque fuera perejilo rabanitos.Qucantidad de cosassabe su mam!Claro dijo Martha.Ella dice: "Una mujerque cra doce hijos,aprende algoms queleer yescribir".Cuntocuesta una pala 50. pequea? preguntMary.Bueno dijoMarthareflexionando. Enuna de las tiendas dela aldea deThwaitevenden unjuego de jardn pordos chelines. Y meparecieron losuficientementefirmescomo paratrabajar con ellas. 51. Tengo ms que esoen mi billetera! dijoMary. Antes dellegar tena algodedinero y la seoraMedlock me da uncheln a la semana anombre del seorCraven. Nosaba enqu gastarlo.Eso sque es riqueza!Vaya, por lo menosl se acord de eso! 52. exclam Martha.Con ese dineropuede comprar loque quiera. Pero seme ocurre algo agreg poniendolasmanos en suscaderas.Qu? dijo ansiosamenteMary.En la tiendade Thwaite vendenpaquetes de semillasde flores por un 53. penique cadauna yDickon conoce lasms bellas y sabecultivarlas... Puedeescribir con letradeimprenta? preguntrepentinamente.ScontestMary.Martha movila cabeza.Dickonslo puede leerletras impresas. 54. Escrbale y pdaleque le comprelasherramientas y lassemillas.Realmenteusted es muy buena.No saba cuanbondadosa es! Sihago unesfuerzo,puedoescribir con letras deimprenta. Pidmosleal ama de llavespapel y tinta.Yo 55. tengo dijo Martha.Ir abuscarlo.MientrasMartha corra enbusca del papel,Mary, de pie frente ala chimenea,seretorca las manosde puro gusto.Siconsigo una pala murmur, podrarreglar la tierra ysacar las malezas. 56. Con lassemillas harcrecer flores y eljardn, una vezms, cobrarvida.Ese da Mary novolvi a salir, sinoque se quedesperando queMartha terminaraconsus obligaciones. Nole era fcil escribir,puesto que apenasle haban enseado 57. y suortografa no erabuena, pero conesfuerzo podaimprimir las letras. Alfin termin lacartaque Martha le dict,en la que peda aDickon herramientasy semillas bonitasyfciles de cuidar.Pondremos el dineroen el sobre y elcarnicero se lo 58. entregar. Sonbuenosamigos.Dickoncomprar todo yse lo traerpersonalmente. Leencanta venir porestos lados.Entonces ver aDickon? No pensque lo conocera.De verdad que loquiere conocer? le 59. pregunt Martha alver tan contenta a lania.Por supuesto!Jams conoc aalguien a quien loszorros y los cuervosquieran.Martha sesobresalt como sirecordara algo.Pensar que casi loolvido! Mam me dijoque le preguntara ala seora Medlock 60. sipuedo llevarla unda a mi casa acomer queque deavena caliente y unvaso deleche.Pareca quetodas las cosasbuenas le estabansucediendo al mismotiempo. Pensarqueatravesara elpramo a plena luzdel da y conocera 61. una pequea casaen la quevivantantos nios!38Cree que laseora Medlockme dar permiso? preguntansiosamente.S,creo que s. Conocelo limpia y ordenadaque es mam.Entonces podr 62. conocer a su mamtambin dijo Marymuy contenta. Ellano separece en nadaa las mamas queconoc en la India.Eltrabajo en el jardn ylos acontecimientosde la tarde la dejaroncansada ypensativa.Se sent junto aMartha y esper lahora de la cena. Sin 63. necesidadde hablar,ambas sesentan bien estandojuntas.Solamentecuando Martha salia buscar su comida,le pregunt:Contina con dolorde muelas laayudanta decocina?Martha lamir con algo desusto.Por qu lo 64. pregunta?Como sedemoraba en llegar,camin por elcorredor para ver sivena. Enesemomento volv aescuchar un llantoigual al de la otranoche. Hoy no hayviento, as esque nopuede ser eso.Eh!dijo Marthainquieta. No debe 65. caminar por elcorredor oyendocosas. ElseorCraven seenojara mucho si losupiera.Nointentaba escuchar,slo la estabaesperando. Esta esla tercera vez que looigo.Debo irme dijo Martha. Estsonando la campana 66. de la seoraMedlock.Ante lo cualsali casi corriendode la habitacin.Esta es la casams extraa en quealguien pueda vivir dijo Mary.Apoy lacabeza en el cojn deun silln y pronto sequed dormida. Elaire puro, eltrabajoen el jardn y 67. la cuerda de saltar lahaban dejadoagradablementecansada.39 68. Un secreto! Ququieres decir?Laspalabras deMary salieronatropelladas.Entiende! exclam. Si nadiesabe fuera denosotros que esposible que existaunapuertaescondida, tal vez 69. podramos encontrarla y, al cerrarla detrsde nosotros,nadiesabra queestbamos dentrodel jardn.Pretenderamos quesomos tordos y queeljardn es nuestronido. Podramos ircada da, cavar,plantar y ver cmorenace eljardn. 70. Est seco? lainterrumpi l.Loestar si nadie sepreocupa por l continu ella. Losbulbos florecern,pero noas lasrosas...Nuevamentel la interrumpientusiasmado:Qu son bulbos?Pequeas plantasque tratan de brotar 71. cuando llega laprimavera.Llegya la primavera? pregunt el nio.Cmo es? No sela ve en losdormitorios.Es elsol que brilla en lalluvia y la lluvia caecuando hay sol.Entonces, enesemomento, lascosas tratan de 72. brotar de la tierra dijo Mary. Si eljardn fuerasecreto,podramos ircada da y ver brotarlo que pudierasalvarse. No te dascuenta de queseramucho mejor si fueraun secreto?El setendi nuevamenteen la cama con unarara expresin en su 73. cara.Jams hetenido un secreto dijo, excepto quelos que me rodeanno saben que squeno llegar a grande.Pero prefiero estaotra clase desecreto.Si t nopides que te abran eljardn rog Mary,estoy segura de quealgn dalograr 74. entrar en l. Y comoel doctor quiere quetomes aire y t haceslo quequieres,podemosencontrar un nioque te empuje y asiramos solos, ycontinuara siendounjardnsecreto...Maryrespir ms tranquilaal darse cuenta de 75. que la idea legustaba a Colin.Ellaestaba segura deque si le seguahablando del jardn yhaca que l con suimaginacinlo vieracomo ella lo habavisto, le gustaratanto que nopermitira que otrosse loestropearan.56 76. En caso de quepodamos entrar, tedir como creo quepuede serdijoella.El se mantuvomuy quieto,escuchndolaexplicarle cmo 77. quizslas rosashabrancrecido o delosposiblesnidos de pjaros.Lehabl largamente delpetirrojo y de BenComo el nio sonreaal escucharlashistorias delpajarito ella se sintimenos asustada. "La 78. sonrisa lo hace versecasi buenmozo",pens Mary. Alprincipio lo habaencontrado inclusomenos agraciadoque ellamisma.Como he vividoencerrado, no sabaque los pjarosactuaban as. Tsabes muchascosas.Estoy pensando que 79. quizs t has estadodentro del jardn.Ellano supo qucontestar, pero callal ver que l noesperaba unarespuesta.Pocodespus, elnio le dio unasorpresa.Te voy amostrar algo ledijo. Ves aquellacortina de seda color 80. rosa quecuelgasobre la repisade lachimenea?Mary nola haba vistoy pens que sera uncuadro.Hay uncordn que cuelgade l, por favor,tralo.Muy perpleja,Mary tir delcordn. La cortinacorri descubriendo 81. un retrato de unaniariendo. Tena el pelobrillante y amarradocon una cinta azul.Sus alegres ojoseraniguales a lostristes ojos deColin.Ella es mimam dijo Colinquejndose. No spor qu muri. Aveces la odioporhaberlo hecho. Si 82. ella no hubieramuerto, yo no estarasiempre enfermo.Incluso,puede que ami padre no leimportara mirarme o,quizs, mi espaldafuera msfuerte.Mejor corre lacortina nuevamente.Mary hizo lo que lepeda y volvi a suasiento.Aunque ella 83. es ms linda que t,tiene tu misma formay color de ojos. Porqu lacubre lacortina?El semovi inconfortable.Yo la hice poner dijo. Cuando estoyenfermo y me sientomal, me molestaquesonra todo eltiempo. Adems, ellaes ma y no quiero 84. que cualquierpersona la vea.Porunos minutosguardaron silencio;luego Marypregunt:Quhar la seoraMedlock si sabe quehe estado aqu?Ellahar lo que yo diga contest l.Adems, le dir quequiero que vengas 85. todoslos das aconversar conmigo.Estoy muy contentode que hayasvenido.Yo tambinlo estoy dijo Mary.Vendr lo msseguido que pueda,pero... vaciltendr que buscar lapuerta del jardn.S, por supuesto! dijo Colin, y 86. despus mecuentas.Guardsilencio durante unmomento y, luego,agreg:Creo que ttambin sers unsecreto. No lo dirmientras no lodescubran.Puedoenviar fuera ala enfermera,diciendo que quieroestar solo. Conoces 87. a Martha?Laconozco muy bien dijo Mary; ellame ayuda.l indiccon la cabezala habitacinvecina.Ella estdurmiendo allporque la enfermeratena que salir.Martha teindicarcundopuedes venir.En ese 88. momento Maryentendi lapreocupacin deMartha cuando ellale preguntquinlloraba.He estadomucho tiempo aqu dijo Mary. Mevoy ahora? Pareceque tienes sueo.Antes de que tevayas, me gustara 89. quedarme dormido dijo con vergenza.57Cierra los ojos replic Maryacercndose. Harlo que haca mi ayaen la India.Teacariciar la manoy te cantar algosuave.Creo que esome gustar dijo elnio, adormilado.Ella 90. tena compasin porl y no quera que sequedara despierto;por eso empezaacariciarle la manoy enton una cancinhind.Me gusta dijo l, cada vezms sooliento.Porfin sus negraspestaas cayeronsobre sus mejillas alcerrar los ojos y 91. quedarseprofundamente dormido. Mary selevant silenciosa,tom la palmatoria ysedeslizsuavementefuera de la pieza.58 92. XVINO LOHARE!Fueron tantas lascosas que hicieronesa maana en eljardn que slo en elltimomomento Maryrecord a Colin.Dgale a Colin queno puedo ir a verlohasta ms tarde dijo a Martha. 93. Estarocupada en eljardn.Martha seasust.SeoritaMary! Se pondr demuy mal humor.AMary no le import.Ella no era unapersona que sesacrificara porlos dems.Nopuedo quedarme contest. Dickonme espera.La tarde 94. fue aun msentretenida que lamaana y trabajaronmuy duro.Dickontrajo su propiapala y ense aMary a usar susherramientas. Elzorrito y elcuervoestaban tanocupados como ellosy el petirrojo y sucompaera volaban 95. de un lado aotrocomo pequeaslneas luminosas. Envarias ocasiones elcuervo con susnegras alasvoldesde la copa de losrboles para hablarlea Dickon, tal como lohaca el petirrojo.Enuna ocasin, como elmuchacho no lecontest, 96. Sootse par sobre suhombro y consulargo picogentilmente le torcila oreja.Cuandoquisieron descansar,se sentaron bajo unrbol y el niotom la flauta ytocsuaves yextraas melodasque atrajeron a dos 97. ardillas. Solamentecuando los rayosdelsol ponientetraspasaban losrboles deljardn, decidieronregresar a suscasas.El tiempoestar esplndidomaana dijoDickon. Empezara trabajardemadrugada.Yo 98. tambin contestMary.Ella corri a lacasa. Quera contara Colin detallessobre el zorrito, elcuervo y loqueestaba sucediendocon la llegada de laprimavera. Mas, alabrir la puerta desudormitorio, laesperaba Marthamuy afligida.Qu 99. sucede? preguntMary. Le dio mirecado a Colin?Cmo deseara nohaberlo hecho! exclam Martha.Casi le dio unarabieta y noshacostado muchoentretenerlo. Nohace ms que mirarel reloj.Mary semordi los labios. 100. Ella, al igual queColin, no estabaacostumbradaaconsiderar a lasotras personas. Nocomprenda por quun nio de mal geniopretendainterferircon lo que a ella legustaba. Mary nosaba cuan dignas decompasin sonlaspersonas que no 101. pueden controlar suenfermedad ynerviosismo y cuntohacenpadecertambin alos dems. Cuandoen la India ella sufrade dolor de cabeza,haca loposibleporque losque la rodeabantambin lo sintieran.En esa poca ella 102. crea queactuababien; ahora,en cambio, noaceptaba la actitudde Colin.Al entrar enla habitacin delnio, ste estabatendido en la cama yno se volvihaciaella. Mary sedisgust, y con suexpresin msaltanera se acerc. 103. Por qu no televantaste?Estamaana me levant,pero al saber que novendras me volv aacostar. Meduele laespalda y la cabeza.Por qu noviniste?Estaba conDickon trabajando enel jardn dijoMary.Colin frunci el 104. ceo y condescendia mirarla.68Si te vas con l, envez de visitarme, nodejar que ese niovenga.A Mary le diouna rabia tremenda.Sin importarle lasconsecuencias ledijo:Si echas aDickon, no volverms a esta 105. habitacin.Si yo loquiero, lo hars dijoColin.No lo har!Te obligar dijoColin. Tearrastrarn hastaaqu.Podrnarrastrarme, pero nome pueden obligar ahablar. Me sentarconlos dientesapretadosy ni siquiera te 106. mirar contestMary cruelmente.Selanzaban tan ferocesmiradas el uno alotro, que no eranada agradablemirarlos.En lasmismascircunstancias, dosnios de la calle sehabran pegado, mascon palabrasllegaronmuy cerca de ello. 107. Eres una egosta grit Colin.Y t,qu eres? dijoMary. Los egostassiempre dicen eso yjams hacen lo quenoquieren hacer. Teres ms egostaque yo.No lo soy replic Colintercamente. Elegosta es Dickon!Te mantiene 108. jugandocon tierrasabiendo que yoestoy solo.Los ojosde Mary despedanfuego.Es el nioms encantador queexiste dijo. Es unngel!Parecaridculo decir aquello,pero a la nia no lepareci as.Unngel! grit Colin,con furibundo 109. desprecio. El esslo un niocualquiera queviveen una pequeacasa del pramo.Es mil veces mejorque cualquier raja! le devolviMary.Como ella erams fuerte que l,Colin empez aflaquear. Jamshaba discutidocon 110. alguien parecido a l.Ms an, aunqueninguno de los dosse daba cuenta, lapeleaestabasurtiendo muy buenefecto en l. Colinvolvi la cabeza yuna gran lgrimarodhasta laalmohada. Sentamucha pena des mismo.Yo no soy 111. egosta. Recuerdaque estoy siempreenfermo y ademsme morir.Nomorirs! lecontradijo Mary, sinninguna simpata.Elabri los ojosindignado. En esemomento sintiuna mezcla de furia yplacer.Que nomorir? grit. T 112. sabes que s! Todoslo dicen.No lo creodijo Maryagriamente. T lodices para quesintamos compasinpor ti.Si fuerasun nio encantadorlo creera, peroeres muydesagradable.Apesar de su espaldainvlida, Colin se 113. sent furioso enla cama.Sal de mipieza! grittirndole unaalmohada que caya los pies deMary.Por laexpresin de su carapareca como si lahubieran pinchado.Corri hacialapuerta, pero antesde traspasarla 114. le dijo:Te vena acontar muchas cosasestupendas; ahorano sabrs nada.Alsalir encontr a laenfermera riendo.Sin duda habaestado escuchando.De qu se re?Deustedes dos dijo laenfermera. Lomejor que le pudopasar a ese nio 115. enfermoy mimado esque se le opusieraalguien tan regalncomo l. Si hubieratenido unahermanacon quien pelear, yase habra mejorado.Cree que morir?No lo s y no meimporta dijo laenfermera. La mitadde lo que tiene es 116. histeria ymal genio.Qu es histeria?69Ya lo sabr cuandosus palabras leprovoquen unarabieta.Mary volvi asu dormitorioenojada ydesilusionada. Eratal su amargura, quesentaque Dickon, elvelo verde que se 117. arrastraba por elmuro y el suaveviento quesoplabadesde elpramo habanquedado muy lejos.Estaba preparadapara contar a Colinsusexperiencias delda, y ahora, encambio, pensabaque ni siquiera se lepoda confiar 118. unsecreto. Si as loquera, que sequedara en su piezapara siempre.Marthala esperaba ansiosa.Sobre la mesa habauna caja de maderallena depaquetes.Se los ha enviado elseor Craven dijoMartha. Parecenlibros conilustraciones.Abri 119. los paquetes y vioque contenan varioslibros con dibujos ydos sobrejardines.Habajuegos y unapreciosa caja contiles para escribircon su monograma.El regaloera tanmaravilloso que,rpidamente, olvidsu enojo. Ella no 120. esperaba quealguien larecordara ypronto se sintireconfortada.Loprimero que harser escribirlecontndole lo muycontenta que estoycon suregalo.Si Colinhubiera sido suamigo, habra corridoa mostrarle susregalos. Estaba 121. segurade que habraolvidado sus temoresmientras miraban loslibros o jugabanuna partida.El miedode Colin provena deuna ocasin en queoy al ama de llavesmurmurarque laespalda de su padrese haba empezadoa torcer cuando eraun nio. 122. Estepensamiento lohaca sufrirconstantemente y,con excepcin deMary, jams habldeltemor dedeformarse. Engeneral, sus rabietasprovenan de estemiedo queaumentabacuandose cansaba o sesenta disgustado. 123. Probablemente eseda no habrapensado enotracosa.Mary se quedpensando.Dije queno volvera vacil.Pero quizs volvermaana por si quiereverme.70favor, seor, vuelvacuanto antes a lacasa! Creo que se 124. alegrarde hacerlo,yexcseme, seor,pero creo que si suesposa estuvieraaqu, le pedira quelo hiciera.Suservidora.SusanSowerby"El seorCraven ley dosveces lacarta recordando elsueo."Volver a 125. Misselthwaite sedijo. Me ir deinmediato".Pocosdas ms tarde seencontrabanuevamente enYorkshire. Durante ellargotrayecto en trenpens en su hijocomo no lo habahechohasta entonces.Todos estosaos 126. dese olvidar que lexista. Volvieron asu memoria los dasde delirio porqueelnio estaba vivo y,en cambio, la madrehaba muerto. Enese entonces rehusverlo, yal fin, cuandose decidi, seencontr ante un sertan dbil que todospensaron quemorira. 127. Pero para sorpresade aquellos que locuidaban vivi, apesar de que sesuponaque seradeforme e invlido.Elno haba querido serun mal padre. Buscpara el niodoctores, enfermerasytodo el lujo que lepoda dar, pero slopensar en el nio, 128. que se hunda cadavez msen sumiseria, loabrumaba. Laprimera vez que,luego de un ao deausencia, volvi alacasa, no pudosoportar la miradatriste de esos plidosojos grises de negraspestaas,tanparecidos y a la vez 129. tan diferentes a losojos felices que lhaba adorado. Enesaocasin se alejplido como lamuerte y desde eseda apenas lo visit.Sola ir averlomientras dormay lo nico que sabade l era que,adems de serinvlido, tena 130. untemperamentohistrico y que, paracalmar sus furias, tanpeligrosas para elpropionio, habaque darle gusto entodo.Aunque estospensamientos noeran optimistas, estehombre, que sesenta"renacer",consider nuevasalternativas."Quizs 131. he estadoequivocado todosestos aos se dijo.Posiblemente hapasadomuchotiempo y ahora esmuy tarde."A la vezse preguntaba porqu Susan Sowerbyse haba molestadoen escribirle.Quizsel nio estaba peor omortalmente 132. enfermo, y l podraayudarlo.El camino atravs del pramofue muytranquilizador; subelleza le hizo sentircomosi le dieran labienvenida. Sucorazn se ensanchde alegra, en unsentimientomuydiferente alexperimentado en 133. otras ocasiones.Sera posible que elnioestuvieramejor?Tanclara haba resonadola voz durante elsueo que seprometi tratardeencontrar la llaveo intentar abrir lapuerta del jardn.Senta, sin saber porqu, laimperiosa 134. necesidad dehacerlo.Al llegar a sucasa, los empleadoslo recibieron con laceremoniaacostumbradaycomentaron entreellos que tena mejoraspecto. Contra sucostumbre, nosubidirectamente asus aposentos, sinoque envi por la 135. seora Medlock. Ellaentr en labibliotecaexcitada y nerviosa.Cmo est Colin? le pregunt.Muybien, seor contest el ama,pero no esel mismo.Seencuentra peor?Ver, seor trat deexplicarle, ni eldoctor ni la 136. enfermera saben qupensar del. Hacambiado mucho. El,que no coma nada,repentinamentecomenz a hacerloengrandescantidades y ahoranuevamentedevuelve lascomidas sin tocar.Por otra parte,100 137. no s si recuerda,seor, que jamspermita que losacaran al parque.Sin embargo,luegode una de las peoresrabietas que le heescuchado, insistien salir con laseoritaMary y el hijode Susan, quien leempuja la silla. Se haencariado mucho 138. con ambos ypasantodo el da fuera decasa.Qu aspectotiene? fue laprxima pregunta.Sicomiera como debe,dira que haengordado, pero metemo que esslohinchazn.Adems, cuandoest a solas con laseorita Mary se re 139. en forma extraayantes jams lohaca.En dnde seencuentra ahora? pregunt elseor Craven.En eljardn, seor. Pasalos das all y nopermite que nadie seacerque; tienemiedode que lo miren.Hizoun esfuerzo parapensar en dnde se 140. encontraba y, sinms, el seorCravensali rumbo almuralln cubierto dehiedra.Iba caminandolentamente y con lavista fijaen el suelo,como si lo empujaranhacia el lugarprohibido por l. Alllegar junto alapuerta, sus pasos 141. se acortaron. Apesar de estarcubierta por laenredadera,larecordaba connitidez. Se detuvo ymir a su alrededor.En ese precisomomento penssi noestara soandonuevamente. Tras elmuro se escuchabaruido de pisadas que 142. seperseguan entrelos rboles y elsonido de voces yexclamacionesapagadas. Parecalarisa incontrolablede gente joventratando de no seroda. Qusignificaba todoesto?Estaraperdiendo larazn?Lleg un 143. momento en que lasvoces olvidaroncallarse y los piescorrieron aunmsrpido cerca dela puerta del jardn.Se escuchaba larpida respiracin degente joven,unida afuertes risas nocontenidas. En esemomento la puertase abri, se balance 144. lacortina de hiedra yun nio salicorriendo atodo escape. Sin veral intruso, seprecipitentre susbrazos. El seorCraven al verloextendi sus brazospara no caer anteestatromba, Luego,al sujetarlo, lo mirtan sorprendido que 145. se le cort larespiracin. Eraunnio alto y buenmozo. Con el peloechado hacia atrs lomiraba con sussonrientesojossombreados delargas pestaas.Qu? Quin? tartamude.Esta noera la clase deencuentro planeado 146. por Colin, peroquizs el habersalidocorriendo yganando unacarrera, era aunmejor que todo loimaginado por l.Pap! dijo, soyColin. No lo puedescreer, verdad? Yocasi no lo creo, perosoyColin.El nio noentenda por qu su 147. padre repeta una yotra vez:En eljardn! En el jardn!S se adelantColin, fue el jardnque lo logr; tambinMary, Dickon,losanimalitos y lamagia. Nadie losabe. Lo mantuvimosen secreto hasta tullegada. Estoytanbien que incluso 148. puedo ganarle aMary en una carrera.Ser un atleta.Se levea como el mssaludable de losnios. Con la caraenrojecida, estabatanexcitado que laspalabras se leatropellaban. Al orloel seor Craven seestremecidealegra.Colin puso 149. su mano en el brazode su padre.Estscontento, pap? lepregunt. Vivirpor siempre jams.Elseor Craven pusosus manos sobre loshombros del niomantenindoloquieto.Por unmomento, no seatrevi a hablar.Llvame al jardn, 150. hijo! dijo al fin.Cuntame lo que hapasado!101Y entonces locondujeronal jardn.El lugar eraun conjuntoesplendoroso decolores otoales congavillas de liriosdevariadastonalidades. El 151. recordaba muy bienel momento en quelos habanplantado,esperandoesta poca para querevelaran su color.Rosas tardastrepaban y colgabanyel obscuro sol dabamayor intensidad alamarillo de losrboles. Pareca labveda de untemplo 152. dorado. El recinllegado se detuvosilencioso mirando asu alrededor.Pensque estara muerto dijo.Tambin Marylo pens contestColn, perorenaci.Colin de piequiso contar lahistoria, mientras losdems se sentaronbajo el rbol 153. aescucharlo.Archibald Cravenpens que era unaextraa historiaaquella que lefuerelatada a lamanera de los nios,con una mezcla demisterio, magia,criaturas,encuentrosy la llegada de laprimavera. Tambinle hablaron del 154. orgullo heridodeljoven, que comoun raja se habalevantado paradesafiar a Ben, laactuacin y elgransecretocelosamenteguardado. El seorCraven se ri hastacansarse, perotambin susojos sehumedecieron. El 155. atleta, el orador y eldescubridorcientfico, era unjovensaludable yencantador.Y ahoradijo al finalizar suhistoria, ya no sernecesario que seaun secreto. Creoquese asustarn demuerte cuando mevean, pero nuncams volver a la 156. silla.Caminar a lacasa contigo,pap.Los deberes deBen raramente loacercaban a la casa,pero en esta ocasinbusc unpretextopara llegar hasta lascocinas y entrar alsaln de losempleados a beberun vasode cerveza.El quera estar 157. presente en el msdramtico de losmomentos queesageneracin iba apresenciar.Como laseora Medlocksaba que Ben venadel jardn, trat deaveriguar detallesdelencuentro de su amocon el nio.Vio aalguno de ellos? lepregunt.S, claro 158. que los vi contestcon expresinsignificativa.Vienen juntos? lepregunt la seoraMedlock muyexcitada. Quse dijeron?No losescuch dijo Ben.Pero han estadoocurriendo cosasmuy extraasqueustedes no 159. sospechan. Ya lassabrn.Dos minutosms tarde apuntsolemnemente haciala ventana.Mire! le dijo. No leparece curioso? Mirequin camina atravs del prado.Almirar, la seoraMedlock levant losbrazos y dio unpequeo chillido, 160. ante el cuallossirvientes que larodeaban seacercaron para mirartambin. Los ojoscasi se lessalieronde lasrbitas.Caminandopor el prado, radiantede felicidad, vena unseorCravendesconocido para lamayora de los 161. empleados. A sulado, Colin, con lacabezaen alto y losojos llenos de risa,avanzaba fuerte yfirmemente, comocualquier niodeYorkshire.102semejanza o relacin se expresa mediant 162. e el sufijo "ento" (el sufijo es una partculaque sepospone a la raz y leaporta unsignificado). Qusufijos de lossiguientesposponesa estos colorescuando quieresexpresar elparecido?Si paraamarillo, amarillento; 163. para gris, ___; paraverde, ___; paranegro, ___;paravioleta, ___;para azul, ___; pararojo, ___; parablanco,___(Sufijos: -ceo; -izo; -usco;-izco; -uzeo; -oso; -ado; -ento).4.Describe el pramo apartir de laexplicacin que la 164. seora Medlock hacea Maryen el captuloIII y luego consultacon tu profesor degeografa sobre larealidad de estetipode paisaje.5. En ellibro aparecennombrados dediferentes maneraslos distintos cargosqueejercen laspersonas que 165. trabajan en un hogar.Define el significadode aya,mucama,enfermera,jardinero y ama dellaves.6. La palabra"aya" tiene variosparnimos. Haz unaoracin en queemplees ensusignificado lossiguientes: haya(sustantivo), 166. haya (verbo), halla(verbo), all(adverbio),aya(sustantivo).7. Elcomportamiento deColin se comparacon el de un raja o elde un lord.Sabesqusignifican cada unode estos dos cargos?ORTOGRAFA 167. 1. En castellano losmonoslabos slollevan acento cuandose pueden confundirdospalabras quetienen distintosignificado. Es ascomo en el texto deesta obra has vistoelsiguiente caso: "Lospadres los sacan del(de el) nido y sedispersan antes de 168. que unose dcuenta. Por eso, lse sinti solo".Lapalabra d comoverbo lleva acento ycomo preposicin,no; lo mismo pasacon elartculo el y elpronombre l.Escribe oracionesusandocorrectamente lassiguientespalabras: 169. mas (conjuncin),ms (adverbio); t(sustantivo), te(pronombre);m(pronombre), mi(adjetivo); s(adverbio), si(conjuncin). Buscaotros cinco ejemplosdeeste tipo deacento llamadodiacrtico.2. Elsiguiente texto est 170. escrito sin los tildesque deben ir enalgunas palabrasparaque t lospongas. Luegocomparas tu trabajocon el libro;comprendersfcilmentedndeencontrar estaparte:"Llego unmomento en que lasvoces olvidaron 171. callarse y los piescorrieron aunmasrpido cerca dela puerta del jardn.Se escuchaba larpida respiracin degente joven,unida afuertes risas nocontenidas. En esemomento la puertase abri, se balanceolacortina de hiedra yun nio sali 172. corriendo atodo escape. Sin veral intruso, seprecipitoentre susbrazos".107RESPUESTASVOCABULARIO1. a)6-10b) 3-11-13-17c)5d) 9e) 16f) 1g) 12-15h) 17i) 2j) 14k) 4-7l) 8108 173. Mary es una niainglesa nacida en laIndia. Sus padres nose preocupan deella, ycomo nadie laquiere, es solitaria,antiptica yamargada.Sorpresivamentequedahurfana y esenviada a Inglaterra,a la casa de campode un to. Pero ste 174. un hombre viudo,hosco y triste casinunca est all. Lamansin, situada enmedio del pramo,es inmensa, con unenorme jardn. Enlhay un sectoramurallado, cuyapuerta, oculta bajo lahiedra, est cerradacon llave.Hace diezaos que el to, 175. luego de la muertede su mujer, prohibiabrirla.Ese jardnsecreto y las voces ylos llantos que lania escucha en lasnoches, lallenan decuriosidad y laimpulsan a descubrirtanto misterio.Otramaravillosa novelade la autora de 176. El pequeo LordFauntleroy,cuyainteresantetrama se entrelazacon el cambio de lasestaciones y lallegada delaprimavera.109

Recommended

View more >