El establecimiento de un nuevo paradigma: ?· socio-cultural entre las naciones. ... la situación regional…

  • Published on
    04-Aug-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

1 Carlos J. Moneta* El establecimiento de un nuevo paradigma: la Sociedad del Conocimiento (Notas sobre las posibilidades de la cooperacin cientfico-tecnolgica sino-argentina y latinoamericana)1 Compartimos hoy un contexto caracterizado por profundas transformaciones en todas las dimensiones del sistema internacional-transnacional. Persisten profundas asimetras sociales, econmicas y tecnolgicas y surgen cambios ms lentos, pero importantes- en la distribucin de I&D en el marco mundial, con avances en este campo por parte de los pases en desarrollo, particularmente, por la RP China. Son ahora los BRICS y el resto de los pases emergentes, quienes constituyen el motor que genera el impulso ms dinmico de la economa mundial, mientras se observa que modelos de crecimiento econmico evaluados como exitosos por pases ms desarrollados, han demostrado por va de la crisis financiera internacional, sus lmites y debilidades. En ese contexto, entre otros factores, los cambios esperables en las prximas dos dcadas en trminos de cambio climtico, comunicaciones, transporte, procesos productivos y desarrollos cientficos y tecnolgicos, incidirn fuertemente sobre las posibilidades de crecimiento econmico en el espacio latinoamericano. Las relaciones internacionales deben incorporar nuevas dimensiones a su quehacer, al adquirir enorme relieve el campo de las interacciones tecno- 1 Esta presentacin est basada en las consideraciones realizadas por el autor sobre el tema, en el Seminario Hacia nuevas fronteras en la relacin bilateral comercial y la cooperacin tecnolgica entre China y Argentina, UIBE, R.P. China-UNTREF, Argentina, UIBE, Beijing, 2013, 06/05. 2 globales. En l, se destacan las posibilidades y los problemas vinculados al predominio de escenarios de alta competitividad, vinculados al surgimiento de una nueva idea-fuerza: la Sociedad del Conocimiento y la economa del conocimiento, que determinan valores, conductas sociales y la configuracin del sistema productivo actual y futuro. En este contexto, una nueva configuracin de la cooperacin, ms solidaria y horizontal, resulta necesaria. Avanzar hacia una Sociedad del Conocimiento en esta situacin, constituye un desafo de enormes proporciones para Argentina y el conjunto de Amrica Latina y el Caribe. Requiere contar con capacidad creativa endgena y cooperacin externa adecuada, ambas en condiciones de ser aplicadas para nuestro desarrollo. Con ese propsito, se necesita acelerar y profundizar las transformaciones estructurales internas y ampliar y perfeccionar los aportes que podemos recibir desde el exterior en el campo de la ciencia y tecnologa. Se acepta, en trminos generales, que el incremento de nuestro conocimiento constituye, en esta etapa de evolucin del sistema global, el motor central de las nuevas configuraciones que adopta el sistema poltico y sociocultural, junto al crecimiento econmico y el consumo. Dimensiones de aquello que, bajo distintas percepciones, se entiende como desarrollo. Con ese propsito, se impulsan en nuestra regin polticas de desarrollo cientfico. Pero este esfuerzo debe ser fortalecido y complementado con la elaboracin de agendas cientficas y tecnolgicas que favorezcan una cooperacin e intercambio equitativo, tanto a nivel intrarregional, como con nuestros principales socios estratgicos; tal es el caso de la R.P. China. En ese sentido, identificar ejes temticos y potencialidades de comn inters, permite contar con un mapa de ruta que d lugar, a partir de un enfoque integral, a actividades, gestiones y negociaciones en las cuales, adems del Estado, deben participar distintas instituciones y grupos humanos (Universidades y centros de investigacin; redes de conocimiento; asociaciones empresarias; etc.), de manera tal que los avances que se logran en el campo de la ciencia y la tecnologa, adquieran el carcter de producto social compartido, adems de jugar un papel relevante en los procesos de integracin socio-cultural entre las naciones. La posibilidad de ampliar y perfeccionar la cooperacin entre nuestros pases en este campo, adquiere un mayor valor en momentos en que surge y 3 se afirma la creacin de mega-acuerdos econmicos preferenciales de dimensin transpacfica (Trans-Pacific Partnership, TPP) y transatlntica (TLC UE-EEUU), parte de cuyos miembros, adems de ubicarse en las fronteras cientficas de distintas disciplinas, promueven una mayor privatizacin de los conocimientos. La evolucin cientfico-tecnolgica contempornea en Argentina/Amrica Latina y Caribe: pinceladas para un cuadro en gestacin.2 Pese a los esfuerzos que se realizan que permitieron obtener avances importantes en distintas disciplinas, por parte de un reducido grupo de pases- la situacin regional en trminos de avances en el campo cientfico-tecnolgico, no es satisfactoria, si se la compara con los progresos alcanzados por otros pases en desarrollo, en particular, por los de Asia. Por ejemplo, si se toman en cuenta los niveles de inversin, investigacin, desarrollo y patentes, LAC presenta situaciones menos favorables que Asia Pacfico, tanto a nivel de subregiones (Amrica del Sur y el Caribe) como a nivel individual de las economas ms importantes (Mxico, Brasil y Argentina). As, Asia en desarrollo registra un promedio de 17,2 patentes por milln de habitantes, mientras que Amrica del Sur, alcanza solo el 0,4 y Centroamrica, el 0,3. Si bien se registra una tendencia de crecimiento positiva desde principios de este siglo con respecto a la generacin de patentes en Amrica del Sur, su incremento es mucho menor que el que se obtuvo en Asia. De igual manera, en trminos de inversin en I&D, le corresponde al Asia en desarrollo un promedio del 1,3% del PIB frente a 0,4% en Amrica del Sur y 0,2% en Centroamrica.3 La brecha que presenta Latinoamrica, tambin se observa en las situaciones comparadas de la productividad relativa. En Amrica del Sur, la productividad del trabajo slo cubre la octava parte del valor registrado en el pas de referencia (EEUU), mientras que en Asia, alcanza un tercio de dicho 2 Fuente: los datos estadsticos presentados corresponden, a menos que se indique especficamente otra fuente, al Documento CEPAL (2012), Cambio Estructural para la Igualdad. Una visin integrada del desarrollo, San Salvador, 27-31/08/2012. 3 CEPAL (2012), Cambio Estructural Doc. cit., Cuadro II.2 4 valor. Un fenmeno equivalente se registra en la intensidad de conocimiento de la industria manufacturera, donde la participacin relativa de las ingenieras en Amrica Latina es de 0,2% y en Asia en desarrollo, del 0,9%. En el caso de Argentina, es de 0,40%, que la ubica tercera en la regin, luego de Brasil y Mxico, ambos con 0,64%. Tambin el ndice de adaptabilidad4 resulta muy desfavorable frente al Asia, donde se cuadriplic entre 1985 y 2007, mientras que en Amrica del Sur slo se duplic. Cabe destacar aqu que la situacin es relativamente mejor en los casos de Mxico y Centroamrica, que han logrado insertarse en mayor grado en cadenas de valor internacional y que registran valores muy superiores a los de Amrica del Sur en las exportaciones de mediana y alta tecnologa. Por lo expuesto, resulta claro que los pases de la regin deben an recorrer un largo y complejo camino en su proceso de desarrollo. La disminucin de las asimetras tecnolgicas y de productividad con otros pases y regiones, requiere que se avance en la transformacin del conjunto de bienes y servicios que cada economa latinoamericana produce. Para eso, se deben superar las situaciones presentes, donde la mayor parte de nuestros pases cuenta con una estructura productiva de escasa diversificacin y con exportaciones muy concentradas en un pequeo grupo de productos bsicos, sin alcanzar una internalizacin amplia de las actividades ms intensivas en conocimiento. As, los pases de Asia Pacfico modificaron rpidamente su perfil exportador, avanzando hacia sectores de alta tecnologa entre 1985 y el 2011. Simultneamente, aumentaron su participacin en el mercado mundial. En nuestra regin slo se alcanzaron esos valores de competitividad aproximadamente a mitad de la dcada del 2000, siendo nuestros procesos negativamente afectados por distintos ciclos de endeudamiento, apreciacin cambiaria, crisis de balanzas de pagos y ajustes fiscales. Con respecto al perfil exportador de Latinoamrica, las manufacturas de alta tecnologa alcanzaron a cubrir el 16% del total en el 2001-02, reducindose al 11% en el 2010. Por su parte, las exportaciones de materias primas 4 ndice de adaptabilidad: cociente entre el porcentaje de las exportaciones dinmicas en las exportaciones totales y el porcentaje de las exportaciones no dinmicas en las exportaciones totales (se entiende por exportaciones dinmicas, las que crecen ms que el promedio mundial). 5 descendieron del 51,4% a principios de los aos ochenta, al 26,7% en los ltimos aos de la dcada del noventa, pero volvieron a crecer hasta un 39% en el ao 2010. En cuanto a la productividad promedio de la regin, creci un 10% entre 1990 y el 2010. No obstante, aument su diferencia de productividad con respecto al pas de referencia, los EEUU, en un 12%. La brecha es an mayor en los sectores de la industria manufacturera, dadas las dificultades para incorporar ciertos cambios tecnolgicos, particularmente en informtica y comunicaciones. En suma, an cuando existen importantes diferencias en la orientacin de las exportaciones de LAC, comparten bases comunes: un patrn de especializacin apoyado en ventajas comparativas estticas, con amplia disponibilidad de recursos naturales, mano de obra poco calificada, escaso valor agregado y una reducida incorporacin de conocimientos y tecnologa en sus productos. Esta situacin reduce las posibilidades latinoamericanas de lograr una especializacin internacional a partir de flujos de comercio intraindustrial, como son los que desearamos poder poner en marcha con la R.P. China y otros pases de AP. No obstante, se estn logrando avances, con importantes progresos obtenidos en algunos campos (biotecnologa, TICs, medicina, uso pacfico de a energa nuclear, etc.) en los pases de mayor desarrollo relativo de la regin. Hacia una relacin estratgica en la cooperacin cientfico-tecnolgica entre China y Argentina. Nuevas reas para las prximas dcadas? Numerosos acuerdos bilaterales, ofertas de cooperacin en el plano regional y declaraciones de las ms altas autoridades de ambos pases, ofrecen un amplio espacio para avanzar en la cooperacin cientfico-tecnolgica. Cabe citar, entre otros, los distintos Acuerdos ya establecidos en el campo de la cooperacin cientfica y tcnica y el uso pacfico de la energa nuclear y del espacio ultraterrestre, as como los Programas y proyectos 6 relativos a incubadoras, parques y polos tecnolgicos establecidos entre el MINCYT y su contraparte china. A stos se suma el lanzamiento de un Mecanismo de Dilogo Econmico de Alto Nivel, acordado por la Presidenta Cristina Kirchner y el Primer Ministro Wen Jiabao en ocasin de su visita a Argentina en junio del 2012. En esa ocasin las autoridades de ambos pases evaluaron el potencial de cooperacin y trabajo conjunto en reas estratgicas, tales como infraestructura, energa, transporte, agricultura y ciencia y tecnologa5 Tambin deben sealarse los acuerdos establecidos en ocasin de la reciente visita oficial a la Argentina del Vicepresidente chino Li Yuanchao (10-11/05/2013) y la intencin, claramente expresada por ambos mandatarios, de reforzar una relacin estratgica entre ambos pases6 En ese positivo marco, no extraa que se otorgue un mayor peso en la regin al sector agrcola y a los alimentos. Las acciones de cooperacin bilateral en ese sector cabe vincularlas al proyecto presentado por el entonces Primer Ministro Wen Jiabao en la CEPAL (junio 2012), de establecer una alianza clave con LATAM para la seguridad alimentaria (alcanzar una reserva bilateral de 500.000 toneladas de alimentos). En esa ocasin, el Premier chino propuso la creacin de un Fondo Especial de Fomento destinado a la creacin en nuestra regin de 5 a 8 Centros de Investigacin y Desarrollo en esa rea y la puesta en marcha de un programa de intercambio sino-latinoamericano de 500 expertos y tcnicos agrcolas. No obstante, las posibilidades de cooperacin se hallan lejos de agotarse y deben explorarse otros campos y dimensiones de la cooperacin. Por ejemplo, el Ministerio de Ciencia y Tecnologa de Argentina (MINCYT) ha identificado con cierto detalle, programas de intercambio en cooperacin cientfico-tecnolgica que podran llevarse a cabo en las reas de salud; ciencias del espacio; biotecnologa; produccin y sanidad agropecuaria; desarrollo industrial; desarrollo social y TICs (en este ltimo sector, surge la posibilidad de crear una Empresa de Alta Tecnologa Binacional), as como distintos proyectos en el rea de recursos renovables y no renovables. 5 Comunicado sobre la Reunin Argentina y China lanzan un mecanismo de dilogo econmico, Dang Dai, 2/08/2012 6 Clarn, Seccin El Pas, 11/05/2013, Pgina 24 7 Como los que han sido citados, un alto nmero de proyectos de cooperacin pueden ser concebidos y llevados a la prctica en nuestro pas y en el resto de Amrica Latina y el Caribe. La lgica que orienta los criterios de seleccin aplicados, requiere incorporar adecuadamente horizontes de futuro y la incidencia de cada proyecto sobre el tejido social y material. Adems, podra resultar conveniente evaluar la posibilidad de incorporar otros criterios que tengan en cuenta los mltiples niveles de interaccin en distintos planos, que se establecen (o pueden establecerse) directa o indirectamente a partir de los proyectos. A modo de ejemplo y con el propsito de impulsar un debate sobre estos temas, se sugiere: Polticas de ciencia y tecnologa que contribuyan a la insercin nacional/bilateral de las redes cientficas nacionales. El hecho que justifica a nuestro entender formular y aplicar esas polticas, se basa en la estructura de poder que se observa en el campo de la ciencia y tecnologa. Como en otros sectores, existen pases/sistemas incorporados a redes de valor de alcance global y otros que no acceden a ellas. Redes de mltiples actores para promover procesos de innovacin y desarrollo tecnolgico. Generacin de redes integradas por mltiples actores para dotar de legitimidad social a la C&T y concertar los procesos de innovacin y desarrollo tecnolgico en los mbitos nacional, bilateral y regional. C&T en el sistema de ciudades global. Incorporar en la concepcin y prctica de la cooperacin bilateral en C&T otra dimensin del sistema internacional-transnacional: el constituido por las vinculaciones e interacciones existentes entre distintas ciudades del mundo (concepto de ciudades tecnolgicas). As, por ejemplo, el hermanamiento de ciudades entre la R.P. China y Amrica Latina, podra agregar esta interaccin articulando ejes de cooperacin en I&D. 8 Como seala una vieja mxima china, si uno conoce la teora pero no la pone en prctica, no se alcanzar un real conocimiento. *Carlos Juan Moneta, ms conocido como Carlos Moneta, es un experto argentino en economa y politologa, dems de docente en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Es Doctor en Relaciones Internacionales y en Ciencias Sociales. Carlos Juan Moneta fue Secretario Permanente del Sistema Econmico Latinoamericano y del Caribe (SELA). Ms tarde sera el fundador y coordinador de REDEALAP "Red Iberoamericana de Estudios de Asia del Pacfico". Ha participado activamente en la Cumbres Iberoamericanas tratando el modelo econmico latinoamericano. http://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_Nacional_de_Tres_de_Febrerohttp://www.sela.org/view/index.asp?ms=258http://www.sela.org/view/index.asp?ms=258http://meta.wikimedia.org/wiki/w:es:Cumbre_Iberoamericanahttp://www.cumbresiberoamericanas.com/ant/cumbres_anteriores/panama_2000/la_trilogia_del_futuro/la_trilogia_del_futuro_061100_09.htmhttp://www.cumbresiberoamericanas.com/ant/cumbres_anteriores/panama_2000/la_trilogia_del_futuro/la_trilogia_del_futuro_061100_09.htm

Recommended

View more >