El Concepto de Competencia en La Semiótica Discursiva

  • Published on
    15-Dec-2015

  • View
    214

  • Download
    0

DESCRIPTION

Serrano Orejuela_ semiotica

Transcript

<p>EL CONCEPTO DE COMPETENCIA EN LA SEMITICA DISCURSIVA</p> <p>EL CONCEPTO DE COMPETENCIA EN LA SEMITICA DISCURSIVA</p> <p>http://www.geocities.com/semiotico/competencia5.html</p> <p> Eduardo SERRANO OREJUELA</p> <p>En este artculo me propongo llevar a cabo un anlisis crtico del concepto de competencia, capital en el estudio semitico del discurso, basndome en la presentacin hecha por A.J. Greimas y algunos de sus colaboradores en varios de sus textos. Pondr en evidencia diversas formulaciones que, a mi juicio, no son consistentes conceptualmente y propondr al final una que pretende superar dichas inconsistencias, ofreciendo una descripcin coherente con los presupuestos fundamentales de la teora y operatoria desde el punto de vista del anlisis concreto de los procesos discursivos.</p> <p>1. El anlisis del concepto de competencia propuesto por la semitica discursiva gana en claridad si se empieza por el examen del acto, considerado por Greimas (1976: 67) como el lugar del surgimiento de las modalidades. Al respecto, Greimas y Courts afirman:</p> <p> En la tradicin filosfica que remonta a la escolstica, se entiende por acto lo que hace ser: el actuar es entonces identificado con el hacer-ser y corresponde al paso de la potencialidad a la existencia (Greimas y Courts, 1979: 5).</p> <p>Esto quiere decir que, mediante el acto, el agente hace que algo que no es, sea; que lo que es potencial, exista. Innumerables son los ejemplos que se podran invocar como ilustracin. He aqu algunos:</p> <p>Los Evangelios cuentan que Jess multiplic los panes y los peces y convirti el agua en vino, cur a los enfermos, expuls a los demonios, revivi a los muertos, resucit l mismo. Lo que no era, fue; lo que era, dej de ser y se convirti, gracias al acto milagroso, en otra cosa.</p> <p>La publicidad habla de productos, no menos milagrosos, que hacen ser lo que no es. Cremas, lociones y pldoras dan juventud, salud y belleza a la piel de quienes las consumen; los cirujanos estticos ponen nalgas y senos donde no los haba, y vientres planos y firmes donde los haba gordos y fofos; este detergente elimina la suciedad y todas sus bacterias e instala la limpieza, acompaada de un agradable aroma; aquel automvil le da prestancia a su propietario, o revela la que ya tena y estaba escondida.</p> <p>En la definicin semitica del acto estn involucrados dos conceptos, hacer y ser, representados sintcticamente como enunciados elementales: enunciados de hacer y enunciados de estado, constituidos, respectivamente, por sujetos y objetos de hacer que establecen entre s relaciones de transformacin [1] (S O), y por sujetos y objetos de estado que establecen entre s relaciones de juncin, las cuales pueden ser de disjuncin (S O) o de conjuncin (S O):</p> <p> La definicin intuitiva del actuar como hacer-ser muestra que conlleva dos predicados en relacin hipotctica: su representacin sintctica tendr, por consiguiente, la forma de dos enunciados de un enunciado de hacer y de un enunciado de estado de los cuales el primero rige al segundo, que est en posicin de objeto de hacer. La representacin cannica del acto puede ser formulada como una estructura modal, sea del tipo: </p> <p> F [S1 01 (S2 02)</p> <p> o del tipo:</p> <p> F [S1 01 (S2 02)</p> <p> y reconocible en el nivel de la gramtica narrativa de superficie.</p> <p> La interpretacin de esta frmula es simple: el actuar presupone la existencia de un sujeto y se identifica con la modalidad del hacer que produce un estado (o un cambio de estado) formulado como la juncin de un objeto con el sujeto (que puede estar o no en sincretismo con el sujeto de hacer) (Greimas y Courts, 1979: 5).</p> <p> Las dos frmulas se leen de la siguiente manera:</p> <p> 1) el sujeto de hacer S1 hace que el sujeto de estado S2 est disjunto del objeto de valor O2: Jess expulsa a los demonios; tal crema quita las arrugas a quien la usa, siendo los demonios y las arrugas valores negativos de los cuales el sujeto quiere o debe desembarazarse.</p> <p>2) el sujeto de hacer S1 hace que el sujeto de estado S2 est conjunto al objeto de valor O2: Jess le da salud al enfermo; este automvil le da prestancia a su propietario, siendo la salud y la prestancia valores positivos que el sujeto quiere o debe tener.</p> <p>En consecuencia, el objeto de hacer O1, producido por el acto del sujeto de hacer S1, es un enunciado de estado en el que un sujeto de estado S2 est disjunto del, o conjunto al, objeto de valor O2. De otro lado, los actantes sujeto de hacer y sujeto de estado pueden estar representados por dos actores distintos (Eva [S1] le da una manzana [O2] a Adn [S2]) o por un mismo actor (Eva [S1] toma para s [S2] una manzana [O2]).</p> <p>La afirmacin relativa a la modalizacin [2] del enunciado de estado por el enunciado de hacer permite introducir los conceptos de competencia y de performancia [3] :</p> <p> El actuar corresponde, pues, parcialmente a la performancia y presupone una competencia modal, considerada como la potencialidad del hacer. Por esto definiremos el acto como el paso de la competencia a la performancia, interpretando sintcticamente dicho paso como la modalidad del hacer (Greimas y Courts: 1979: 5).</p> <p>En un sentido general, el concepto de competencia designa el conjunto de capacidades, aptitudes, habilidades, condiciones, que le permiten a un sujeto ejecutar una accin con miras a la consecucin de una meta. La semitica discursiva va ms all de estas generalidades, poniendo en evidencia la estructura modal y semntica de la competencia, lgicamente presupuesta por la performancia:</p> <p> Con relacin a la performancia, que es un hacer productor de enunciados, la competencia es un saber-hacer, es ese algo que hace posible el hacer. [...] Si el acto es un hacer-ser, la competencia es lo que hace ser, es decir, todas las condiciones previas y los presupuestos que hacen posible la accin (Greimas y Courts, 1979: 53).</p> <p>Lo anterior significa que para realizar una performancia se requiere, como condicin necesaria, una determinada competencia. En palabras llanas, la competencia existe para hacer algo con ella. Puede ser que no se haga nada, pero se requiere para hacerlo si el sujeto se decide. Es ms: un acto realizado (es decir, un acto exitosamente terminado) es testimonio de que el sujeto de hacer ha alcanzado la competencia requerida para dicha realizacin. El hecho de que Jess cure a los enfermos, expulse a los demonios y resucite a los muertos, es prueba de que tiene una competencia superior a la de los otros taumaturgos que han fracasado en las mismas tareas. La publicidad recurre con frecuencia al subterfugio de incluir en el mismo texto publicitario la prueba de la eficacia de los productos que promueve. El recurso fotogrfico del antes y despus es uno de ellos; la exhibicin del resultado es otro: si la modelo de la foto lo logr es porque el producto publicitado es eficaz; el testimonio personal es otro ms: una personalidad reconocida por obra de los medios de comunicacin da fe de que gracias a la Cruz del Gran Poder s puede.</p> <p>Para la semitica discursiva el concepto de competencia no es restrictivamente lingstico; es decir, concierne no slo a la lengua, sino tambin a la totalidad de los sistemas significantes no lingsticos existentes en una cultura dada y, por tanto, al campo de la accin humana, verbal y no verbal:</p> <p> [...] la competencia lingstica no es una cosa en s, sino un caso particular de un fenmeno mucho ms amplio que, bajo la denominacin genrica de competencia, hace parte de la problemtica de la accin humana y constituye al sujeto como actante (cualquiera sea el dominio en el que se ejerza). [...] Por consiguiente, si trasponemos el problema de la competencia del dominio (vasto, pero sin embargo limitado) lingstico al del de la semitica, podemos decir que todo comportamiento sensato o toda serie de comportamientos presupone, de una parte, un programa narrativo virtual y, de otra, una competencia particular que hace posible su ejecucin (Greimas y Courts, 1979: 53).</p> <p>Esta ampliacin del concepto de competencia a la totalidad de los sistemas significantes conlleva una ampliacin del concepto de discurso, que no designa ya, restrictivamente, el proceso lingstico, oral, escrito u otro, sino que incluye todo proceso semitico (verbal y no verbal) realizado por los seres humanos. As, el cine mudo y el sonoro, el teatro, el mimo, la pera, la pintura, las historietas, los rituales sociales, para citar slo algunos, son considerados como procesos discursivos susceptibles de ser analizados semiticamente, lo que no implica que no puedan ser estudiados, adems, desde otras perspectivas tericas: econmicas, sociolgicas, polticas, antropolgicas y dems.</p> <p>Ahora bien, aaden Greimas y Courts, la competencia del sujeto, presupuesta por la performancia, est constituida por la interrelacin entre la competencia modal y la competencia semntica:</p> <p> La competencia, as concebida, es una competencia modal que puede ser descrita como una organizacin jerrquica de modalidades (estar fundamentada, por ejemplo, en un querer-hacer o un deber-hacer que rige a un poder-hacer o a un saber-hacer). Debe distinguirse de la competencia semntica (en sentido muy amplio de la palabra semntica, el que se le da, por ejemplo, cuando se dice que la estructura profunda de una lengua es de naturaleza lgico-semntica) cuya forma ms simple es el programa narrativo virtual. Una vez reunidas, estas dos formas de competencia constituyen lo que se puede llamar la competencia del sujeto (Greimas y Courts, 1979: 53-54).</p> <p>Esta concepcin dual de la competencia es capital en la semitica discursiva. En el medio acadmico colombiano se tiende a reducir la competencia del sujeto a la competencia modal, lo que se traduce en un empobrecimiento conceptual que perjudica el anlisis semitico de los procesos discursivos y debilita las propuestas de intervencin, entre ellas las pedaggicas, basadas en una concepcin amputada de tal manera. Debido, pues, a su importancia terica, analizar estos conceptos uno a uno de manera detallada.</p> <p>Inicialmente, Greimas haba definido la competencia modal como el querer y/o poder y/o saber-hacer del sujeto que presupone su hacer performancial (Greimas, 1973: 53). Michael Rengstorf propuso, con buenas razones, la introduccin del deber en el cuadro de las modalidades y, al mismo tiempo, seal que, en sentido estricto, slo el par saber/poder es constitutivo de la competencia, en tanto que el par querer/deber integra la motivacin del sujeto:</p> <p> [...] La /competencia/ depende del cmo: cmo voy a hacer esto? por mi saber? por mi poder? La /motivacin/ depende del por qu: por qu voy a hacer esto? porque lo quiero? porque lo debo? [...] Damos [al concepto de competencia] un sentido un poco ms restringido que el que le da Greimas, quien lo define como el querer y/o poder y/o saber-hacer del sujeto que presupone su hacer performancial (Actantes, actores y figuras). No hemos encontrado pertinente aplicar la /competencia/ al /querer/. En efecto, el /querer/ solo no puede hacer competente al sujeto, mientras que un /saber/ o un /poder/ pueden hacerlo competente, es decir, realmente susceptible o capaz de operar su hacer (Rengstorf, 1976: 75).</p> <p>Greimas acept la introduccin del deber pero rechaz implcitamente reducir la competencia al saber y al poder y, en consecuencia, introducir el concepto de motivacin en la teora semitica, como lo evidencia la cita siguiente:</p> <p> Un inventario provisional de las sobremodalizaciones de la competencia, de ninguna manera restrictivo pues slo reposa sobre la experiencia limitada del anlisis de los discursos narrativos y sobre descripciones de algunas lenguas europeas (alemn, ingls, francs), puede ser propuesto en la actualidad. Conlleva una lista de cuatro modalidades: /querer/, /deber/, /poder/, /saber/ (Greimas, 1976: 76-77. Cf. Courts, 1989: 16-17; 1991: 104; 1995: 124).</p> <p>Formulaciones recientes apoyan el planteamiento de Rengstorf. Fontanille y Zilberberg (1998: 190) denominan motivaciones al par modal querer/deber y aptitudes al par saber/poder. Fontanille (1998: 170; 1999: 76) retoma dicha denominacin. Jouve (2001: 67, n. 3) considera que el par querer/deber-hacer no hace parte de la competencia del sujeto.</p> <p>En efecto, puede existir un sujeto motivado segn el querer y/o el deber, pero no competente en la medida en que no est conjunto al saber y/o al poder presupuestos por la performancia. Muchos relatos (se los puede encontrar en literatura, cine, televisin, teatro, historieta), generalmente llamados de formacin o de aprendizaje, refieren la historia de un sujeto motivado y no competente que inicia el proceso de adquisicin de la competencia requerida para realizar las acciones que lo harn ser el sujeto que quiere y/o debe ser. Igualmente, puede existir un sujeto competente pero no motivado, es decir, disjunto del querer y/o del deber hacer. En estos casos, es frecuente que este sujeto sea objeto de manipulacin por parte de un destinador-manipulador, cuya intencin es instaurar en l la motivacin faltante, sin la cual la performancia no puede ser llevada a cabo pese a ser competente. En consecuencia, afirmamos que toda performancia presupone, como condicin de realizacin, tanto la competencia modal cognitiva (saber-hacer) y potestiva (poder-hacer) como la motivacin modal volitiva (querer-hacer) y dentica (deber-hacer) del sujeto.</p> <p>El anlisis detallado de cada uno de los componentes del concepto de competencia modal nos ayudar a comprenderlo mejor. Empecemos por el del predicado modalizado, el hacer:</p> <p> Si aceptamos la definicin que nos parece la menos restrictiva de la modalidad como predicado que rige y modifica a otro predicado (o como enunciado que tiene por actante-objeto a otro enunciado), nos vemos obligados a reconocer el carcter modal del hacer: ya se trate de un hacer operatorio (hacer-ser) o manipulatorio (hacer-hacer), de un hacer que construye, transforma y destruye las cosas, o de un hacer factitivo que manipula a los seres, el hacer aparece siempre como la funcin-predicado de un enunciado modal que rige a otro enunciado (Greimas y Courts, 1979: 144).</p> <p>Esta descripcin pone en evidencia, de un lado, que todo hacer es, por definicin, un hacer-ser. Lo es sin discusin el hacer operatorio, pues es una actividad que produce un estado, pero tambin lo es el hacer manipulatorio, que es de hecho, bajo su manifestacin como hacer-hacer, un hacer ser-hacer ser: el sujeto manipulador hace que el sujeto manipulado sea el sujeto que hace que un sujeto y un objeto sean; es decir, el manipulador produce en el estado modal del manipulado una transformacin que lo convierte en sujeto de hacer de un programa narrativo que el manipulador quiere o necesita que sea ejecutado para beneficio propio o de otro sujeto. De otro lado, se pone en evidencia que la estructura modal del hacer (un enunciado de hacer que rige a un enunciado de estado) es idntica a la del programa narrativo:</p> <p> El programa narrativo (abreviado como PN)...</p>

Recommended

View more >