EFC - NIVEL - 4.pdf

  • Published on
    16-Nov-2015

  • View
    19

  • Download
    1

Transcript

1 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICA Y VOCACIONAL Construir la Iglesia Discernimiento Ministerial Caminar con San Pablo Proyecciones de la RCC Experiencia cristianaDiscernimiento ministerialConocimiento bblicoConocimiento de la RCC2 Renovacin Carismtica Catlica del Per Coordinacin Nacional Librera La Luz Av. Militar 1550, Lince. Lima. Per Telefax: 471-7006 Email: librera@rccperu.org Pg. Web: www.rccperu.org Escuela de Formacin Carismtica Teologa Bsica y Vocacional CUARTO NIVEL 1 Edicin, Lima, Per. 2011. Con la colaboracin de Manuel Tenjo Cogollo Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com Promovamos la evangelizacin, no la piratera. Este material es utilizado dentro de la Escuela de Formacin Carismtica de la RCC-Per 3 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICA Y VOCACIONAL Bienvenidos a la Escuela de Formacin Carismtica de la RCC-Per que busca promover laicos dentro de los ministerios instituidos y no instituidos que necesita la Iglesia para realizar la misin de evangelizar al mundo y transformar con su influjo a la sociedad. En el CUARTO NIVEL, buscamos favorecer el discernimiento del llamado ministerial para hacer crecer la comunidad con la fuerza de la evangelizacin, a la vez que proyectar la Renovacin Carismtica para sembrar la cultura de Pentecosts. Los cursos que componen el CUARTO NIVEL, son: CONSTRUIR LA IGLESIA DISCERNIMIENTO MINISTERIAL CAMINAR CON SAN PABLO PROYECCIONES DE LA RENOVACIN CARISMTICA CATLICA La presente cartilla contiene las guas de trabajo para formadores y estudiantes, as que no son exhaustivas, pero tiene una bibliografa que para tenerse en cuenta en el proceso de formacin y profundizacin. RESTRICCIN: Este material es de uso de la Escuela de Formacin Carismtica de la RCC-Per. Pedimos el favor que no se reproduzca parcial o totalmente, si desea adquirirlo puede comunicarse con la Librera La Luz. Email:librera@rccperu.org 4 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICA Y VOCACIONAL CONSTRUIR LA IGLESIA Elaborado por Manuel Tenjo C1. OBJETIVOS Amar a la Iglesia con un conocimiento de lo que ella es y hace, su ser y su misin. Asumir compromisos comunitarios que manifiesten concretamente el amor que se vive en la Iglesia para hacerla santa e inmaculada ante Dios. Presentar una introduccin a la Eclesiologa y generar sanos ambientes de reflexin eclesial. Conocer herramientas para hacer crecer la Iglesia Catlica y buscar nuevos caminos de madurez eclesial. CONTENIDOS: 1. Introduccin 2. La Trinidad en la mejor comunidad 3. Construir la Iglesia 4. Qu Iglesia queremos construir? 5. Compromiso eclesial 6. Organizacin eclesial BIBLIOGRAFIA: ALVAREZ, Carlos. Cuando la Iglesia naci. CCCMD. Coleccin Logos # 6. CARRILLO, Salvador. Los Hechos de los Apstoles al impulso del Espritu Santo. Bogot 1983. Catecismo de la Iglesia Catlica. Roma, 1992. Concilio Vaticano II. Documentos completos. Ed. Paulinas, Bogot, 1965. III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en PUEBLA. CELAM, 1979. IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en SANTO DOMINGO. CELAM, 1992. V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en APARECIDA. CELAM, 2007. JARAMILLO, Diego. La Iglesia que amo. CCCMD. Coleccin Crecer # 7. PARRA, Alberto. La Iglesia. P.U. Javeriana. Facultad de Teologa. Bogot. 1997. 1 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com mailto:manueltenjo@yahoo.com5 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICAY VOCACIONAL CONSTRUIR LA IGLESIA Elaborado por Manuel Tenjo C2. 1. INTRODUCCIN PREGUNTAS INICIALES: Qu es la Iglesia? Cmo ha evolucionado la Iglesia? Qu compromisos asumir para hacer crecer la Iglesia? Cmo se organiza la Iglesia? La Iglesia es misterio preexistente y revelado en el misterio mismo de Cristo o economa o plan gratuito y misericordioso de Dios para salvar todo el orden creado. La Iglesia es institucin que toma origen histrico, visible y palpable ligada al acontecimiento real e histrico de Jess de Nazaret, fundamentada en los apstoles, enviada en misin, organizada con caractersticas especficas, dotada de medios apropiados a su naturaleza, estructurada jerrquicamente, propagada desde hace veinte siglos en todos los rincones del mundo. La Iglesia es comunidad de personas vivas y reales, histricas y concretas, convocadas y reunidas por pura gracia y misericordioso amor en la institucin de la Iglesia, para realizar sacramentalmente en la sociedad el Plan, Economa o Proyecto de nuestra salvacin, por la entraable misericordia de nuestro Dios. Cul es y cmo es el diseo comunitario de la Iglesia, que pueda ser signo e instrumento para una sociedad diferente, segn el Plan de Dios? Qu es comunidad? Cules son las exigencias y constitutivos de la comunidad? Cul es el modelo eclesial de comunidad? Son las preguntas lgicas de quienes en la sociedad nos sentimos interpelados por la fe teologal y por la realidad histrica a construir un ser de Iglesia y de sociedad, en correlacin con nuestra situacin socio-eclesial y como respuesta a ella3. El trabajo que vamos a realizar en el presente curso tiene como base a la Iglesia sacramento de Cristo y por tanto a los sacramentos de la Iglesia, teniendo en cuenta el sentido teolgico y ritual proyectado en la construccin eclesial y social. Adems vamos a utilizar documentos del magisterio eclesial con talleres para practicar la lectura eclesial y el dialogo grupal. 2 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com 3 PARRA, Alberto. La Iglesia. Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Teologa. Bogot. 1997. mailto:manueltenjo@yahoo.com6 2. LA TRINIDAD ES LA MEJOR COMUNIDAD El Concilio Vaticano II (1965) nos presenta al Padre, al Hijo y al Espritu Santo como comunidad ideal, la comunidad en la perfecta relacin de amor. Vamos a mirar la Constitucin sobre la Iglesia (Lumen Gentium 2-5) para mirar la Trinidad en funcin de la Iglesia. 2.1. LA VOLUNTAD DEL PADRE ETERNO SOBRE LA SALVACION El Padre Eterno cre el universo por designio de su sabidura y de su bondad, decret hacer partcipes de su reino a los hombres y aunque cados por el pecado de Adn, no los abandon, sino que les ofreci la salvacin a travs de la obra redentora Cristo. Determin convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia, que fue ya prefigurada desde el origen del mundo, preparada admirablemente en la historia del pueblo de Israel y en el Antiguo Testamento, manifestada actualmente mediante el poder del Espritu Santo y ser perfeccionada gloriosamente al fin de los tiempos. Entonces, como se lee en el documento de los Santos Padres, todos los justos descendientes de Adn, "desde Abel el justo hasta el ltimo elegido", se congregarn ante el Padre en una Iglesia universal. 2.2. MISIN Y OBRA DEL HIJO Vino, pues, el Hijo, enviado por el Padre, que nos eligi en El antes de la creacin del mundo, y nos predestin a ser sus hijos. Cristo, pues, en cumplimiento de la voluntad del Padre, inaugur en la tierra el reino de los cielos, nos revel su misterio, y efectu la redencin con su obediencia. La Iglesia, o reino de Cristo, crece visiblemente en el mundo por el poder de Dios. Comienzo y expansin manifestada de nuevo tanto por la sangre y el agua que manan del costado abierto de Cristo crucificado como por las palabras alusivas a su muerte en la cruz: "Y yo, si fuere levantado de la tierra, atraer todos a m" Jn 12,32. Cada vez que se renueva sobre el altar el sacrificio de la cruz, donde Cristo ha sido inmolado, reconocemos la obra de la redencin en nuestras vidas. Al propio tiempo, en el sacramento del pan eucarstico se representa y se produce la unidad de los fieles, que constituyen un solo cuerpo en Cristo. Todos los hombres son llamados a esta unin con Cristo, luz del mundo, de quien procedemos, por quien vivimos y hacia quien caminamos. 2.3. EL ESPIRITU SANTIFICADOR DE LA IGLESIA Consumada, pues, la obra, que el Padre confi al Hijo aqu en la tierra, fue enviado el Espritu Santo en el da de Pentecosts, para que santificara a la Iglesia, y de esta forma los que creen en Cristo pudieran acercarse al Padre en un mismo Espritu. El es el Espritu de la vida, o la fuente del agua que salta hasta la vida eterna, por quien da vida el Padre a todos los hombres que estaban muertos espiritualmente por el pecado. Rom 8,10-11. El Espritu habita en la Iglesia y en los corazones de los fieles como en un templo y en ellos ora y da testimonio de ser hijos de Dios. Con diversos dones espirituales y ministeriales dirige y enriquece con todos sus frutos a la Iglesia a la que gua haca toda verdad unificndola en comunin y servicio. 7 Hace rejuvenecer a la Iglesia por la virtud del Evangelio, la renueva constantemente y la conduce a la unin consumada con su Esposo. Pues el Espritu y la Esposa dicen al Seor Jess: "Ven!" As se manifiesta toda la Iglesia como "una muchedumbre reunida por la unidad del Padre y del Hijo y del Espritu Santo". 2.4. EL REINO DE DIOS El misterio de la santa Iglesia se manifiesta en su fundacin. Pues nuestro Seor Jess dio comienzo a su Iglesia predicando la buena nueva, es decir, el Reino de Dios, prometido muchos siglos antes en las Escrituras: Vulvanse a Dios, porque el reino de los cielos est cerca. Mt 4,17. Ahora bien, este Reino comienza a manifestarse como una luz delante de los hombres, por la palabra, por las obras y por la presencia de Cristo. La palabra de Dios se compara a una semilla, depositada en el campo: quienes la reciben con fidelidad y se unen al rebao de Cristo, recibieron el Reino; la semilla va germinando poco a poco por su vigor interno, y va creciendo hasta el tiempo de la siega. Los milagros, por su parte, prueban que el Reino de Jess ya vino sobre la tierra: "Si expulso los demonios por el Espritu de Dios, sin duda que el Reino de Dios ha llegado a vosotros" Mt 12,28. Pero, sobre todo, el Reino se manifiesta en la Persona del mismo Cristo, Hijo del Hombre, que vino a servir, y a dar su vida para redencin de muchos. Pero habiendo resucitado Jess, despus de morir en la cruz por los hombres, apareci constituido para siempre como Seor, como Cristo y como Sacerdote y derram en sus discpulos el Espritu prometido por el Padre. Por eso la Iglesia, enriquecida con los dones de su Fundador, observando fielmente sus preceptos de caridad, de humildad y de abnegacin, recibe la misin de anunciar el Reino de Dios, de establecerlo en medio de todas los pueblos, y de constituir en la tierra el germen y el principio de este Reino. La iglesia por su parte, mientras va creciendo poco a poco, anhela el Reino consumado, espera con todas sus fuerzas, y desea ardientemente unirse con su Rey en la gloria. 3. CONSTRUIR LA IGLESIA Muchas veces tambin la Iglesia se llama "edificacin" de Dios. El mismo Seor se compar a la piedra rechazada por los constructores, pero que fue puesta como piedra angular. 3.1. VAMOS A CONSTRUIR LA IGLESIA LADRILLO A LADRILLO 1 ladrillo: La vocacin y la misin Vemos en Mt 4,18-22 como Jess llama a Simn Pedro, Andrs, Santiago y Juan para que sean pescadores de hombres. El llamado lleva implcita la misin. Ellos hicieron lo siguiente: Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron. De igual manera debemos responder nosotros al llamado del Seor. 8 Al finalizar la capacitacin de los discpulos y despus de vivir con Jess Resucitado, l los enva a la gran comisin Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y hganlas mis discpulos; bautcenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espritu Santo, y ensenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estar con ustedes todos los das, hasta el fin del mundo. Mt 28,19 La tarea es clara y contamos con el respaldo y la compaa de Jesucristo. 2 ladrillo: La tradicin y el magisterio La tradicin de la Iglesia es muy grande, va desde el comienzo de la comunidad de los orgenes hasta nuestros das, unos dos mil aos. En la tradicin tenemos el deposito de la fe que nos mantiene en unidad. El Magisterio de la Iglesia nos da lneas de accin para nuestras actividades pastorales y cotidianas. Los documentos del magisterio son muchos, pero el ms importante es el Concilio Vaticano II (1965), donde se encuentra la constitucin y organizacin de la Iglesia Catlica. 3 ladrillo: La palabra y el pan La celebracin de los sacramentos es otro elemento clave en la construccin de la Iglesia. La renovacin de la Alianza del Seor con los hombres en la Eucarista enciende y arrastra a los fieles a la apremiante comunin con Cristo. Por tanto, de la Liturgia, sobre todo de la Eucarista fluye hacia nosotros la gracia como de su fuente y se obtiene con la mxima eficacia aquella santificacin de los hombres en Cristo y aquella glorificacin de Dios, a la cual las dems obras de la Iglesia tienden como a su fin. 3.2. CEMENTO: CARISMAS PARA EL SERVICIO La Biblia nos habla muchas veces de los carismas que deben ser puestos al servicio de la comunidad. Pero todas estas cosas las hace con su poder el nico y mismo Espritu, dando a cada persona lo que a l mejor le parece" (1 Cor 12,11), reparte entre los fieles de cualquier condicin incluso gracias especiales, con que los dispone y prepara para realizar variedad de obras y de oficios provechosos para la renovacin y edificacin de la Iglesia. 3.3. ARENA: UNIDAD EN LA DIVERSIDAD Todos los hombres son llamados a formar parte del Pueblo de Dios. Por lo cual este Pueblo, siendo uno y nico, ha de abarcar el mundo entero y todos los tiempos para cumplir los designios de la voluntad de Dios. Para ello envi Dios a su Hijo a quien constituy heredero universal para que fuera Maestro, Rey y Sacerdote nuestro, y dando como regalo a la iglesia al Espritu Santo, que la congrega y la une. 3.4. AGUA: ESPRITU SANTO El Espritu Santo tiene el papel importante en la Iglesia, porque es cofundador, mueve la comunidad y la impulsa a vivir la misin con la fuerza de los carismas y la proyeccin ministerial y apostlica. 9 3.4.1. LA IGLESIA ES HECHA POR EL ESPRITU SANTO El Espritu Santo es COFUNDADOR Manifiesta la relacin intima entre el Espritu y la Comunidad Eclesial La Iglesia tiene dos misiones: La misin de Jess: hacernos hijos de Dios: La misin del Espritu Santo, es conducirnos desde nuestro interior, y llevarnos a la estatura perfecta de Cristo con el fin de vivir en fraternidad en un solo cuerpo Gal 4, Jess dice la Palabra, la Palabra llega al corazn de los hombres y obra su poder creador por el Espritu Santo - Amor. 3.4.2. EL ESPRITU ES EL PRINCIPIO DE COMUNION UNIDAD Dios es todo en nosotros: 1 Cor 15,28 Para lograrlo nos inserta en el Cuerpo de Cristo por medio del Espritu Santo. Da unidad en la diversidad de personas, unifica los pensamientos y forma de vida. Viviendo en unidad y fraternidad es como nos mantenemos en comunin trinitaria pues la Iglesia es imagen de la Trinidad: Ef 4,4-6 La unidad se manifiesta en el amor: Jn 13,35 3.4.3. EL ESPRITU ES PRINCIPIO DE UNIVERSALIDAD Dar testimonio hasta los confines de la Tierra Hch 1,8 La misin es evangelizar el universo. El Espritu de Jesucristo llega a los rincones de la tierra y a la profundidad de todos los hombres para que se sientan hermanos, hijos del mismo padre y buscando la solidaridad universal. 3.4.4. EL ESPRITU CONSERVA LA MISIN APOSTLICA ECLESIAL Lo apostlico es el principio y el fin de la misin de Jess El encargo apostlico Mt 28,16-20 Enviados a todas las naciones todos los das Continuar con la misin de Jesucristo Dando testimonio: Jn 15,25-27 Testigo: El Espritu da testimonio de Jesucristo El cristiano da testimonio con la fuerza del Espritu Santo El testimonio se celebra en la Eucarista El Espritu Santo asiste a la Iglesia para conocer la verdad y para que el error no prevalezca 3.4.5. EL ESPRITU ES PRINCIPIO DE SANTIDAD EN LA IGLESIA La Iglesia es el templo santo de Dios donde, por el Espritu, se celebra el Bautismo y la Eucarista. La Iglesia es lavada por la sangre de Cristo, Ungida por el Espritu Santo, y esposa de Cristo. La Iglesia santa constituida por pecadores, ha tenido errores histricos que no podemos negar, por ello en ocasiones ha entristecido al Espritu Santo. Ef 4,30 3.5. COLUMNAS: LOS APOSTOLES Y SUS SUCESORES LOS OBISPOS 3.5.1. LA INSTITUCIN DE LOS APSTOLES El Seor Jess, despus de haber hecho oracin al Padre, llamando a s a los que El quiso, eligi a los doce para que vivieran con El y enviarlos a predicar el Reino de Dios a estos, apstoles los 10 fund a modo de colegio, es decir, de grupo estable, y puso al frente de ellos, a Pedro, sacndolo de en medio de los mismos. A stos envi Cristo, primero a los hijos de Israel, luego a todas las gentes para que con la potestad que les entregaba, hicieran discpulos suyos a todos los pueblos, los santificaran y gobernaran y as dilataran la Iglesia y la apacentaran, sirvindola, bajo la direccin del Seor, todos los das hasta la consumacin de los siglos (Mt 28,20). Los apstoles, pues, predicando en todas partes el Evangelio (Mc 16,20), que los oyentes reciban por influjo del Espritu Santo, reunieron la Iglesia universal que el Seor fund sobre los Apstoles y edific sobre la piedra angular del edificio que es Cristo Jess. 3.5.2. LOS OBISPOS, SUCESORES DE LOS APSTOLES Esta divina misin confiada por Cristo a los apstoles ha de durar hasta el fin de los siglos, puesto que el Evangelio que ellos deben transmitir en todo tiempo es el principio de la vida para la Iglesia. Por lo cual los apstoles tuvieron cuidado de establecer sucesores. En efecto, no slo tuvieron diversos colaboradores en el ministerio, sino que confiaron a sus cooperadores inmediatos el encargo de acabar y consolidar la obra por ellos comenzada, encomendndoles que atendieran a todo el rebao en medio del cual el Espritu Santo, los haba puesto para apacentar la Iglesia de Dios. Asi pues los obispos, junto con los sacerdotes y diconos recibieron toda autoridad para guiar la iglesia. 3.6. VIGAS: LA ESPERANZA CRISTIANA Dios nos ensea que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia, y cuya bienaventuranza es capaz de saciar todos los anhelos de paz que surgen en el corazn humano. Entonces, vencida la muerte, los hijos de Dios resucitarn en Cristo, y lo que fue sembrado bajo el signo de la debilidad y de la corrupcin, se revestir de incorruptibilidad, y permaneceremos gozando de la gloria de Dios 4. QU IGLESIA QUEREMOS CONSTRUIR? El cristianismo, sin duda alguna, es una forma de vida en relacin consigo mismo, con los dems y con Dios. Sin embargo esta forma de vida necesita ser institucionalizada para que no corra el riesgo de perderse. Esa institucionalizacin del cristianismo la denominamos: Iglesia. A travs de los veinte siglos de historia de la Iglesia, ella ha reflexionado sobre s misma y se ha interpretado de distintas maneras, generando formas de actuar y de responder a las realidades sociales del momento. Esas maneras de entenderse se denominan MODELOS ECLESIALES4. Vamos a mirar los ms relevantes para entender la Iglesia Catlica en nuestros das. 4.1. IGLESIA CIRCULAR Despus de la experiencia que los discpulos tuvieron con Jess Resucitado, vino la organizacin de la comunidad de creyentes, de manera sencilla fue apareciendo como una secta juda, pero 4 Orientado por el libro: La Iglesia, del P. Alberto Parra, S.J. Editado por la Pontificia Universidad Javeriana (Facultad de Teologa) en Bogot, 1997. 11 las persecuciones y conflictos con la sociedad establecida de estructuras y leyes estticas fueron generando la identidad de la Iglesia, hasta el punto que a los seguidores de Cristo se les llamo cristianos por primera vez en Antioquia (Cfr. Hch 11,26). La Iglesia se entendi a s misma con las siguientes caractersticas de circularidad: Se vive una relacin estrecha con el Dios creador del universo y el Padre de Nuestro Seor Jesucristo, que quiere establecer una nueva familia ms all de los lazos consanguneos donde todos somos hermanos (Mc 3,31-35). Es el comienzo del nuevo Israel. Se experimenta a Jesucristo como el salvador del pecado y dador de una libertad por encima de la ley juda. Jesucristo es el centro aglutinador de la comunidad cristiana y de la Santa Trinidad que empieza a vivirse cotidianamente en estrecha relacin. "Y perseveraban en la doctrina de los apstoles, en la comunin unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y seales eran hechas por los apstoles. Todos los que haban credo estaban juntos y tenan en comn todas las cosas: vendan sus propiedades y sus bienes y lo repartan a todos segn la necesidad de cada uno. Perseveraban unnimes cada da en el Templo, y partiendo el pan en las casas coman juntos con alegra y sencillez de corazn, alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Seor aada cada da a la Iglesia los que haban de ser salvos" (Hch 2,42-47) Como todas las personas eran igual de importantes, todos los ministerios tambin eran iguales, es decir, haba una jerarqua porque es necesario el orden, sin embargo nadie estaba por encima de otra persona. El Bautismo y la Eucarista eran los sacramentos principales, pues el primero incorpora al Misterio de Cristo y de su Iglesia y el segundo fundamenta y cohesiona la comunidad. Por lo mismo, la labor de los hermanos consiste en ejercer todos su sacerdocio, su profetismo y su realeza en el mundo. La evangelizacin de una sociedad decadente y avasalladora era la principal tarea de todos los das. Si era necesario dar testimonio de Jesucristo con su propia vida y derramando la sangre, se hacia con total conviccin de la respuesta de Dios. "La sangre de los mrtires es semilla de nuevos cristianos" (San Ignacio de Antioqua). El mundo debe ser conquistado para Cristo. Por tal motivo la Iglesia se siente como instrumento de salvacin por la transparencia que realiza de Jesucristo Resucitado. Los carismas se organizan por ministerios para que todos los hermanos se sientan tiles y responsables de la salvacin de aquellos que no conocen a Jesucristo. Los ministerios eclesiales se fueron organizando de acuerdo a las dificultades presentadas en la comunidad, es decir que eran una respuesta adecuada a los retos del momento. 4.2. IGLESIA SOCIEDAD PERFECTA Despus del siglo III, con la conversin al cristianismo del emperador Constantino, vino la institucionalizacin del cristianismo para todo el imperio, generando bautismos masivos, misiones constantes y organizacin eclesial distinta a la circular y domestica que traa. La Iglesia empieza a releer el Antiguo Testamento y la sociedad imperial para dar comienzo a una organizacin piramidal con moralizaciones judaicas, lecturas tipolgicas, organizacin litrgica y sacerdotalizacin de la comunidad. A partir de entonces, el Obispo queda asimilado en su persona y en sus funciones al sumo sacerdote del Antiguo Testamento. Los Presbteros de la Iglesia son intercambiados en personalidad y en ministerio con los sacerdotes antiguos. Los Diconos vienen a ser los anttipos de los levitas, despojados de su rango sacerdotal durante la monarqua y el postexilio de Israel, dedicados a los oficios menores del santuario antiguo. Los fieles de Jesucristo seran "laicos", es decir los no sacerdotes, los no consagrados, los no 12 llamados, los no activos, los no enseantes, cuya esfera de competencia no es el templo (lugar sagrado) sino el mundo profano o secular5. Las caractersticas de la Iglesia como sociedad perfecta son: Piramidalizacin de los ministerios y funciones dentro de la Iglesia, donde los ordenados ocupan la parte superior y los laicos ocupan la base de la pirmide, recibiendo el ttulo de simples bautizados, lo que significa que es mejor estar en los ministerios ordenados. Cuando un clrigo deja el ministerio se denomina "reduccin al estado laical". Empieza a identificarse a la Iglesia como a los ordenados, dejando de lado a la gran mayora laical. El Sumo Pontfice asume caractersticas de rey y an ms pues es l quien consagra a reyes y emperadores. Al mismo tiempo los obispos se asimilan a prncipes seculares que deben ser tratados como tales. Se ensea que Dios ha establecido que unos den y otros reciban los sacramentos. Por ello quienes dan sacramentos y gobiernan la Iglesia se asemejan a Dios, que est por encima de todos, y a todos gobierna.6 El papel de la mujer se vuelve supremamente secundario y la Iglesia adquiere todas las particularidades patriarcales por ser el plan original de Dios. 4.3. IGLESIA CUERPO MISTICO "Hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que est en los cielos y lo que est en la tierra" (Ef 1,10) es declarar en mbito estrictamente cristolgico y soteriolgico, que el mundo celeste (lo invisible) y el terrestre (lo visible) es Cuerpo de Cristo. Es decir, trmino de relacin y de accin, de presencia y de manifestacin de su accin, tanto creadora como redentora. Pero lleg el momento en que el monarquismo y absolutismo papal, as como tambin las legtimas prerrogativas del Papa en la Iglesia emprica, tuvieron que ser fundamentados. Entonces se hizo un traslado del trmino cabeza para designar al Papa y el trmino cuerpo mstico de Cristo para referirse a la Iglesia Catlica Romana. Las caractersticas de la Iglesia como Cuerpo Mstico de Cristo son: La doctrina del cuerpo mstico no tuvo la intencin de enderezar o suplantar la Eclesiologa de Sociedad Perfecta, sin embargo sirvi para equilibrar los desajustes de un modelo juridicista, territorial y burocrtico, de manera que la Iglesia va siendo manejada tericamente ms como una comunidad de hermanos que como una organizacin social. Minimizacin del Cuerpo de Cristo y maximizacin del Papa como Cabeza de la Iglesia, graficando la organizacin eclesial con una cabeza grande y un cuerpo pequeo. La fuerza e importancia estuvo en ser parte de la cabeza, donde los ministerios jerrquicos ocupaban el principal lugar y el laicado se redujo notablemente. Se hizo muy frecuente la frase medieval de que "slo tiene potestad sobre el Cuerpo Mstico el que tiene potestad sobre el Cuerpo eucarstico", la teologa del Orden oriento la capitalidad a fundamentar que slo ella piensa, slo ella decide, slo ella ordena, slo ella juzga, slo ella planifica, slo ella ensea. Los fieles laicos deben "asistir a la jerarqua eclesistica en la expasin del Reino del divino Redentor"7. 5 "Al sumo sacerdote le han sido encomendados sus oficios; a los sacerdotes se les ha asignado su propio lugar; y los levitas tienen sus ministerios. El hombre laico est obligado por reglamentaciones propias de laicos". CLEMENTE ROMANO, Carta a los Corintios 40,1. 6 SANTO TOMAS, Suma contra Gentiles, Libro III; ver captulos 78, 84, a.1-6 7 PIO XII, Mystici Corporis 14.Carta Encclica sobre el Cuerpo Mstico de Cristo y nuestra unin con l en Cristo, Junio 29 de 1943. 13 El modelo de Cuerpo Mstico probablemente encaje en los modelos sociales de sistemas representativos. 4.4. IGLESIA PUEBLO DE DIOS El modelo de Iglesia Pueblo de Dios es un ejemplo vivo de las mutuas relaciones y dependencias que se operan entre las concepciones teolgicas y las conductas histricas. Era necesario atenuar los excesos de la concentracin monoplica del poder en el clero, como es propio del modelo Sociedad Perfecta. El Concilio Vaticano II en su Constitucin Dogmtica Lumen Gentium captulo 2 presenta a la Iglesia como comunidad, elegida, santa, sacerdotal, proftica, carismtica, histrica, peregrina, enviada plural, inmersa en las realidades humanas, estructurada jerrquicamente, pero sobre el fundamento primario de la cristiana igualdad y de la comn dignidad y solamente diferenciada por la diversidad de los carismas y ministerios funcionales que opera en ella la fuerza del Espritu. Se realiza una mezcla de avances pastorales y al mismo tiempo mantiene algunos sistemas de modelos antiguos. Las caractersticas fundamentales son: Empieza una nueva manera de pensar en la Iglesia abriendo posibilidades de reflexin, autocrtica y superacin interesantes. Empieza a entenderse que todos somos Iglesia como Pueblo elegido por Dios y peregrino en la tierra. Sin embargo, en ocasiones no se hace una aclaracin suficiente sobre el antiguo y el nuevo Pueblo de Dios fundamentado sobre la Pascua de Jesucristo. Todava se conserva cierto masculinsimo (machismo) que se ve palpablemente en la Iglesia y que es antitestimonial para la sociedad. Los servicios eclesiales han sido canalizados en funciones litrgicas, que apenas dejan especio para entender la significacin apostlica, misionera y transformadora que pueden y deben tener en la sociedad y en la Iglesia. Se manifiestan unas oportunidades mnimas para la emergencia de nuevos cuadros de servicio apostlico y laical. Los postulados teolgicos del Pueblo de Dios en el Concilio Vaticano II son altamente tericos y lejanamente prcticos. Algunos eclesilogos sealan que an falta mucho para aplicar elementos importantes del Concilio Vaticano II. 4.5. IGLESIA DE LOS POBRES El marco en que surge este modelo eclesial es sombro pero real: hermanos cristianos que padecen hambre, sed, desnudez, desnutricin, ignorancia y marginacin, desempleo y empobrecimiento generalizado en un mundo consumista, injusticia en la relacin capital-trabajo, obrero-patrn, y el terrible desequilibrio entre las sociedades opulentas y el club inmenso de los desheredados de la tierra. El Papa Juan XXIII antes de la inauguracin del Concilio Vaticano II sealo: "Otro punto luminoso: para los pases subdesarrollados la Iglesia se presenta como es y como quiere ser, como Iglesia de todos, en particular como la Iglesia de los pobres"8 8 JUAN XXIII, Radiomensaje del 11 de septiembre de 1962, Actas Apostlicas Sedis LIV, 682. 14 La lectura honesta del Concilio Vaticano II (Lumen Gentium y Gaudium et Spes) deja en claro los lineamientos sustanciales de un nuevo estilo de ser Iglesia, y de unas nuevas exigencias frente a la realidad: Que la pobreza, la Iglesia pobre y la Iglesia de los pobres no es en Vaticano II un tema sino una constante, que se destaca en los contextos ms significativos del Concilio. Que la Iglesia pobre y la Iglesia de los pobres no es una Iglesia dentro de la Iglesia, ni un grupo de voluntarios de la Iglesia, sino una caracterstica esencial y constitutiva del misterio de la Iglesia en el misterio de Cristo Pobre. Que por pobreza y por pobre no se entiende nicamente una categora social, como si Jess o el Evangelio canonizaran simplemente la clase social de los pobres. Pero que sin pobreza real, efectiva, de clase social de los pobres, la pobreza evanglica sera una categora cnica, como son cnicos quienes refieren la bienaventuranza de Jess a los pobres "de espritu" que potencialmente lo seramos todos, para concluir que tambin los ricos son pobres (!). Que la Iglesia pobre y la Iglesia de los pobres no se resuelve en un comportamiento tico de "ayuda" al pobre ni de "opcin" por el pobre, hecha por una porcin de la Iglesia instalada y porque Jess eligi y consagr la pobreza real como un medio pascual de liberacin y redencin. La pobreza tiene que manifestarse en la Iglesia como signo real e inequvoco de pertenencia y de seguimiento del Espritu de Jess. Que la actitud terica y prctica de la Iglesia respecto a la pobreza debe ser de aceptacin gozosa y voluntaria de ella (pobreza evanglica). Pero, al mismo tiempo, de oposicin frontal a los sistemas, grupos e individuos, que al montar sus dinmicas de desarrollo econmico son culpables de la miseria, de la desocupacin, de las formas inhumanas o infrahumanas de vida, del enriquecimiento de unos pocos y la depauperizacin de las inmensas mayoras. Este modelo eclesial de los pobre se ha desarrollado ampliamente en el tercer mundo. En Amrica Latina ha tenido amplio desarrollo y adaptacin a travs del documento conclusivo de la Segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medelln (1968) y posteriormente con la Tercera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Puebla (1979). De manera que nuestra Iglesia ha reflexionado y ha trabajado no solo del lado de los pobres sino asumiendo la pobreza como forma de vida en comunin con Jesucristo pobre y misericordioso. 4.6. IGLESIA LIBERADORA Y POPULAR La Iglesia liberadora, como forma y modelo histrico de la Iglesia, no es diversa al modelo de Iglesia de los Pobres. Es su concrecin y planificacin con miras a una eficacia real en trminos de transformacin y de cambio. Es necesario trazar las metas y estrategias eficaces para un cambio real de nuestra configuracin econmica, poltica y cultural. La Iglesia popular, la Iglesia desde la Base, la Iglesia que nace del Pueblo son modos de concrecin, de explicitacin de varios aspectos escenciales a la Iglesia de los pobres y la Iglesia liberadora: El rescate de la comunidad de hermanos, comunin de los santos y congregacin de los fieles con una hermandad total con la jerarqua eclesial. El protagonismo histrico del pueblo, de la comunidad tenida como generalmente pasiva y que hoy rescata su dignidad, su responsabilidad y su actividad. La organizacin eclesial popular que con base en su concientizacin a travs de la educacin popular despierta hoy para conocer y reclamar sus derechos, trabajar por su propia autorrealizacin, ser autora de sus propios destinos y desde la base tradicionalmente humillada 15 y ofendida dignificar la Iglesia con la eminente dignidad de los pobres y transformar la sociedad con la fuerza evanglica de una liberacin eficaz. No se trata de realizar una Iglesia "paralela" a la Iglesia "oficial", o aparate de la jerarqua eclesial sino la Iglesia que vuelve a los orgenes de Jesucristo y a su intencin al conformar un grupo de discpulos que es levadura para transformar la sociedad. El Papa Juan Pablo II, en una Homila en Managua deca: "Una Iglesia dividida como ya deca en mi carta a vuestros obispos, no podr cumplir su misin de sacramento de Trinidad en el pas. Por ello alertaba all lo absurdo y peligroso que es imaginarse como al lado (por no decir en contra) de la Iglesia construida en torno al obispo, otra Iglesia concebida slo como carismtica y no institucional, nueva y no tradicional, alternativa, y como se preconiza ltimamente, una "Iglesia Popular". Quiero hoy reafirmar estas palabras aqu delante de vosotros"9 5. COMPROMISO ECLESIAL 5.1. EL BAUTISMO Y RESPONSABILIDAD ECLESIAL An cuando la misin de la Iglesia es nica, como es nica la accin salvadora de Jesucristo, sin embargo tradicionalmente y de manera especial en los Documentos del Concilio Vaticano II10, se han venido distinguiendo tres aspectos de la misma accin pastoral: la Palabra, el Sacramento y la Caridad. Estos tres aspectos no han de considerarse independientes entre s, sino profundamente inseparables. La pastoral proftica llamada tambin Pastoral de la fe, tiene por fin proclamar el mensaje de Cristo. Contar a todas las gentes una noticia magnifica: que Dios nos envi a su Hijo para salvarnos. Es lo que llamamos evangelio, que la Iglesia debe proclamar en todos los tonos y formas posibles11. La pastoral litrgica es la resonancia en el tiempo del oficio sacerdotal de Jesucristo, en el cual, participamos todos por el bautismo. Es la Pastoral de la esperanza, de la Palabra celebrada. La liturgia comportar un doble movimiento: por medio de smbolos sensibles, Dios nos santifica y nosotros le tributamos alabanza y adoracin. La pastoral caritativa o social, es la pastoral del amor, es la continuacin de la accin regia del Seor. Por ella la Iglesia concreta el aporte de los cristianos a la transformacin del mundo. Es la Palabra vivida. A esta pastoral pertenece cuanto dice relacin con la organizacin de la Iglesia, con sus apostolados, con las prcticas de la caridad y de ayuda. Ejercicio N 1: Sealar los ministerios y apostolados que se inscriben en cada pastoral de la Iglesia: Pastoral proftica: _______________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 9 JUAN PABLO II, Homila en Managua, marzo 4 de 1983, AAS. 10 Concilio Vaticano II, La Constitucin Lumen Gentium ofrece todo el Captulo 4: LOS LAICOS, unas orientaciones sobre el apostolado del laico desde el Bautismo. Recomendamos a formadores y estudiantes que lean algo de este Magisterio Conciliar. 11 Recomendamos leer la Exhortacin Apostlica LOS FIELES LAICOS de Juan Pablo II, Roma, 1988. Numeral 14, donde se explica ampliamente el triple oficio venido por unin con Jesucristo: Sacerdote, Profeta y Rey. De igual manera recomendamos leer el CATECISMO DE LA IGLESIA CATLICA, numerales 1267-1270 16 ______________________________________________________________________________ Pastoral litrgica: ________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ Pastoral caritativa o social: ________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 5.2. LA CONFIRMACIN Y EL TESTIMONIO ANTE EL MUNDO El Catecismo de la Iglesia Catlica nos ensea: Con el Bautismo y la Eucarista, el sacramento de la Confirmacin constituye el conjunto de los "sacramentos de la iniciacin cristiana", cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepcin de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal. En efecto, a los bautizados "el sacramento de la Confirmacin los une ms ntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espritu Santo. De esta forma se comprometen mucho ms, como autnticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras12 (CIC 1285). Ejercicio N 2: Leer del CIC 1302 -1305 y sealar los compromisos eclesiales y sociales que adquieren los que celebran y viven el sacramento de la Confirmacin: 1302. De la celebracin se deduce que el efecto del sacramento es la efusin plena del Espritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los apstoles el da de Pentecosts. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1303. Por este hecho, la Confirmacin confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal: - nos introduce ms profundamente en la filiacin divina que nos hace decir Abb, Padre (Rm 8,15); - nos une ms firmemente a Cristo; - aumenta en nosotros los dones del Espritu Santo; - hace ms perfecto nuestro vnculo con la Iglesia; - nos concede una fuerza especial del Espritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jams vergenza de la cruz: Recuerda, pues, que has recibido el signo espiritual, el Espritu de sabidura e inteligencia, el Espritu de consejo y de fortaleza, el Espritu de conocimiento y de piedad, el Espritu de temor 12 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 11. 17 santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Seor te ha confirmado y ha puesto en tu corazn la prenda del Espritu13. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1304. La Confirmacin, como el Bautismo del que es la plenitud, slo se da una vez. La Confirmacin, en efecto, imprime en el alma una marca espiritual indeleble, el carcter14, que es el signo de que Jesucristo ha marcado al cristiano con el sello de su Espritu revistindolo de la fuerza de lo alto para que sea su testigo15. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1305. El carcter perfecciona el sacerdocio comn de los fieles, recibido en el Bautismo, y el confirmado recibe el poder de confesar la fe de Cristo pblicamente, y como en virtud de un cargo (quasi ex officio).16 ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 5.3. DE LA MISA A LA MISIN EN EL MUNDO Comenzamos reflexionando a partir del pasaje bblico conocido como los discpulos de Emas, para realizar una reflexin eucarstica donde se vive la comunin con Cristo para fortalecerse y luego salir a la misin. El siguiente es el esquema del tema a desarrollar. Texto gua: Lc 24,13-35 1. Llegar desilusionado el encuentro con Jess v.v. 13-24 Aquel mismo da: el primero de la semana Dos discpulos desalentados Es como el acto penitencial: las penas, las angustias, las esperanzas fallidas, no creer en el testimonio de hombres y mujeres Llegamos como si Jesucristo se nos hubiera muerto 2. El Banquete de la Palabra v.v. 25-27 Jesucristo explica la Escritura: Moiss y los Profetas Da de comer su Palabra, alimenta el corazn con su Palabra 3. El Banquete del Pan v.v. 28-32 El v. 30 es eucarstico: se pudo a la mesa con ellos tom re pan, pronunci la bendicin y se lo iba dando. Jesucristo resucitado es la Eucarista, est presente en la Eucarista. Descubren a Jesucristo resucitado al partir el pan. 13 San Ambrosio. De Misteriis, 7,42: PL 16,402-403 14 Concilio de Trento, DS, 1609. 15 Como lo seala Lc 24,48-49 16 Santo Tomas de Aquino, Summa theologiae, III, 72,5, ad 2. 18 Viene la reflexin del da domingo, la interiorizacin de la Palabra y del Pan 4. Salir a dar testimonio v.v. 33-35 Se levantan al momento para volver a la comunidad La comunidad se edifica con el testimonio Salir a compartir lo vivido en la Eucarista 5. Conclusiones Ap 10,8-11: recibir la Palabra, comerla, asumirla para ir a profetizar. Recibir para dar, compartir las bendiciones que Dios da. Salir de la misa para ir a la misin El misionero es eucarstico en sentido de Palabra y Pan. Tambin el Catecismo de la Iglesia Catlica insiste en que la vida eucarstica se proyecta necesariamente en la misin en el mundo. De manera que la Iglesia vive y se alimenta de la Eucarista para crecer comunitariamente y comprometerse con la transformacin social necesaria para crear un mundo cristificado. Ejercicio N 3: Leer del CIC 1391 - 1405 y sealar los compromisos eclesiales y sociales fruto de la vida eucarstica: 1391. La comunin acrecienta nuestra unin con Cristo. Recibir la Eucarista en la comunin a como fruto principal la unin ntima con Cristo Jess. La vida en Cristo encuentra su fundamento en el banquete eucarstico. Cuando en las fiestas del Seor los fieles reciben el Cuerpo del Hijo, proclaman unos a otros la Buena Nueva de que se dan las arras de la vida, como cuando el ngel dijo a Mara de Magdala: Cristo ha resucitado! He aqu que ahora tambin la vida y la resurreccin son comunicadas a quien recibe a Cristo. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1392. Lo que el alimento material produce en nuestra vida corporal, la comunin lo realiza de manera admirable en nuestra vida espiritual. La comunin con la Carne de Cristo resucitado, vivificada por el Espritu Santo y vivificante17, conserva, acrecienta y renueva la vida de gracia recibida en el Bautismo (). ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1393. La comunin nos separa del pecado. El Cuerpo de Cristo que recibimos en la comunin es entregado por nosotros, y la Sangre que bebemos es derramada por muchos para el perdn de los pecados. Por eso la Eucarista no puede unirnos a Cristo sin purificarnos al mismo tiempo de los pecados cometidos y preservarnos de futuros pecados (). ______________________________________________________________________________ 17 Concilio Vaticano II, Presbyterorum ordinis, 5 19 1394. Como el alimento corporal sirve para restaurar la prdida de fuerzas, la Eucarista fortalece la caridad que, en la vida cotidiana, tiende a debilitarse; y esta caridad vivificada borra los pecados veniales18 (). ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1395. Por la misma caridad que enciende en nosotros, la Eucarista nos preserva de futuros pecados mortales. Cuanto ms participamos en la vida de Cristo y ms progresamos en su amistad, tanto ms difcil se nos har romper con El por el pecado mortal. La Eucarista no est ordenada al perdn de los pecados mortales. Esto es propio del sacramento de la Reconciliacin. Lo propio de la Eucarista es ser el sacramento de los que estn en plena comunin con la Iglesia. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1396. La unidad del Cuerpo mstico: La Eucarista hace la Iglesia. Los que reciben la Eucarista se unen ms estrechamente a Cristo. Por ello mismo, Cristo los une a todos los fieles en un solo cuerpo: la Iglesia. La comunin renueva, fortifica, profundiza esta incorporacin a la Iglesia realizada ya por el Bautismo (). Si vosotros mismos sois Cuerpo y miembros de Cristo, sois el sacramento que es puesto sobre la mesa del Seor, y recibs este sacramento vuestro. Respondis amn (es decir, s, es verdad) a lo que recibs, con lo que, respondiendo, lo reafirmis. Oyes decir el Cuerpo de Cristo, y respondes amn. Por lo tanto, s t verdadero miembro de Cristo para que tu amn sea tambin verdadero19. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1397. La Eucarista entraa un compromiso en favor de los pobres: Para recibir en la verdad el Cuerpo y la Sangre de Cristo entregados por nosotros debemos reconocer a Cristo en los ms pobres, sus hermanos. Has gustado la sangre del Seor y no reconoces a tu hermano. Deshonras esta mesa, no juzgando digno de compartir tu alimento al que ha sido juzgado digno de participar en esta mesa. Dios te ha liberado de todos los pecados y te ha invitado a ella. Y t, an as, no te has hecho ms misericordioso20. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 5.4. EL MATRIMONIO Y EL COMPROMISO FAMILIAR El sacramento del Matrimonio en la Iglesia Catlica conduce a asumir compromisos en torno a la vida familiar y a la transformacin social, pues es la familia la primera escuela de valores y por tanto la iglesia domestica. 18 Cocilio de Trento, DS, 1638 19 San Agustn, Sermones, 272: PL 38, 1247 20 San Juan Crisstomo, Homiliae in primam ad Corinhtios, 2, 4: PG 61, 229-230 20 El Catecismo de la Iglesia Catlica ofrece unos elementos de reflexin muy interesantes en torno a la vida sacramental matrimonial y los frutos y compromisos que trae. Ejercicio N 4: Leer del CIC 1638 1642. 1655 - 158 y sealar los compromisos eclesiales y sociales fruto de la vida matrimonial: 1641. En su modo y estado de vida, [los cnyuges cristianos] tienen su carisma propio en el Pueblo de Dios21. Esta gracia propia del sacramento del Matrimonio est destinada a perfeccionar el amor de los cnyuges, a fortalecer su unidad indisoluble. Por medio de esta gracia se ayudan mutuamente a santificarse con la vida matrimonial conyugal y en la acogida y educacin de los hijos22. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1642. Cristo es la fuente de esta gracia. Pues de la misma manera que Dios en otro tiempo sali al encuentro de su pueblo por una alianza de amor y fidelidad, ahora el Salvador de los hombres y Esposo de la Iglesia, mediante el sacramento del Matrimonio, sale al encuentro de los esposos cristianos23. Permanece con ellos, les da la fuerza de seguirle tomando su cruz, de levantarse despus de sus cadas, de perdonarse mutuamente, de llevar unos las cargas de los otros, de estar sometidos unos a otros en el temor de Cristo (Ef 5,21) y de amarse con un amor sobrenatural, delicado y fecundo. En las alegras de su amor y de su vida familiar les da, ya aqu, un gusto anticipado del banquete de las bodas del Cordero: De dnde voy a sacar la fuerza para describir de manera satisfactoria la dicha del matrimonio que celebra la Iglesia, que confirma la ofrenda, que sella la bendicin? Los ngeles lo proclaman, el Padre celestial lo ratifica... Qu matrimonio el de dos cristianos, unidos por una sola esperanza, un solo deseo, una sola disciplina, el mismo servicio! Los dos hijos de un mismo Padre, servidores de un mismo Seor; nada los separa, ni en el espritu ni en la carne; al contrario, son verdaderamente dos en una sola carne. Donde la carne es una, tambin es uno el espritu24. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1656. En nuestros das, en un mundo frecuentemente extrao e incluso hostil a la fe, las familias creyentes tienen una importancia primordial en cuanto faros de una fe viva e irradiadora. Por eso el Concilio Vaticano II llama a la familia, con una antigua expresin, Ecclesia domestica25. En el seno de la familia, los padres han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe con su palabra y con su ejemplo, y han de fomentar la vocacin personal de cada uno y, con especial cuidado, la vocacin a la vida consagrada26. ______________________________________________________________________________ 21 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 11 22 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 41 23 Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 48,2 24 Tertuliano, Ad uxorem, 2,9; cf, Juan Pablo II, exh. ap. Familiaris Consortio, 13 25 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 11; cf, Juan Pablo II, exh. ap. Familiaris Consortio, 21 26 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 11 21 ______________________________________________________________________________ 1657. Aqu es donde se ejercita de manera privilegiada el sacerdocio bautismal del padre de familia, de la madre, de los hijos, de todos los miembros de la familia, en la recepcin de los sacramentos, en la oracin y en la accin de gracias, con el testimonio de una vida santa, con la renuncia y el amor que se traduce en obras27. El hogar es as la primera escuela de vida cristiana y escuela del ms rico humanismo28. Aqu se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el amor fraterno, el perdn generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oracin y la ofrenda de la propia vida. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1658. Es preciso recordar asimismo a un gran nmero de personas que permanecen solteras a causa de las concretas condiciones en que deben vivir, a menudo sin haberlo querido ellas mismas. Estas personas se encuentran particularmente cercanas al corazn de Jess; y, por ello, merecen afecto y solicitud diligentes de la Iglesia, particularmente de sus pastores. Muchas de ellas viven sin familia humana, con frecuencia a causa de condiciones de pobreza. Hay quienes viven su situacin segn el espritu de las bienaventuranzas sirviendo a Dios y al prjimo de manera ejemplar. A todas ellas es preciso abrirles las puertas de los hogares, iglesias domsticas y las puertas de la gran familia que es la Iglesia. Nadie se sienta sin familia en este mundo: la Iglesia es casa y familia de todos, especialmente para cuantos estn fatigados y agobiados (Mt 1 1,28)29. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 5.5. EL ORDEN Y EL COMPROMISO SACERDOTAL El Sacramento del Orden en sus distintas maneras de vivirse (Orden de los Diconos, Orden de los Presbteros y Orden de los Obispos), tienen un amplio compromiso eclesial y social que se proyecta en la vida ministerial y apostlica. El Catecismo de la Iglesia Catlica nos conduce a una reflexin profunda sobre la vocacin y misin de los hombres que participan ministerialmente del sacerdocio de Jesucristo. Ejercicio N 4: Leer del CIC 1581 1589 y sealar los compromisos eclesiales y sociales fruto del Sacramento del Orden: 1581. Este sacramento configura con Cristo mediante una gracia especial del Espritu Santo a fin de servir de instrumento de Cristo en favor de su Iglesia. Por la ordenacin recibe la capacidad de 27 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 10 28Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 52,1 29 Juan Pablo II, exh. ap. Familiaris Consortio, 85 22 actuar como representante de Cristo, Cabeza de la Iglesia, en su triple funcin de sacerdote, profeta y rey. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1584. Puesto que en ltimo trmino es Cristo quien acta y realiza la salvacin a travs del ministro ordenado, la indignidad de ste no impide a Cristo actuar30. San Agustn lo dice con firmeza: En cuanto al ministro orgulloso, hay que colocarlo con el diablo. Sin embargo, el don de Cristo no por ello es profanado: lo que llega a travs de l conserva su pureza, lo que pasa por l permanece limpio y llega a la tierra frtil... En efecto, la virtud espiritual del sacramento es semejante a la luz: los que deben ser iluminados la reciben en su pureza y, si atraviesa seres manchados, no se mancha31. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1585. La gracia del Espritu Santo propia de este sacramento es la de ser configurado con Cristo Sacerdote, Maestro y Pastor, de quien el ordenado es constituido ministro. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1586. Para el obispo, es en primer lugar una gracia de fortaleza (El Espritu de soberana: Oracin de consagracin del obispo en el rito latino): la de guiar y defender con fuerza y prudencia a su Iglesia como padre y pastor, con amor gratuito para todos y con predileccin por los pobres, los enfermos y los necesitados32. Esta gracia le impulsa a anunciar el Evangelio a todos, a ser el modelo de su rebao, a precederlo en el camino de la santificacin identificndose en la Eucarista con Cristo Sacerdote y Vctima, sin miedo a dar la vida por sus ovejas: Concede, Padre que conoces los corazones, a tu siervo que has elegido para el episcopado, que apaciente tu santo rebao y que ejerza ante ti el supremo sacerdocio sin reproche sirvindote noche y da; que haga sin cesar propicio tu rostro y que ofrezca los dones de tu santa Iglesia, que en virtud del espritu del supremo sacerdocio tenga poder de perdonar los pecados segn tu mandamiento, que distribuya las tareas siguiendo tu orden y que desate de toda atadura en virtud del poder que t diste a los apstoles; que te agrade por su dulzura y su corazn puro, ofrecindote un perfume agradable por tu Hijo Jesucristo...33 ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1587. El don espiritual que confiere la ordenacin presbiteral est expresado en esta oracin propia del rito bizantino. El obispo, imponiendo la mano, dice: 30 Concilio de Trento, DS, 1612; Concilio de Constanza, DS, 1154 31 San Agustn, In Evangelium Johannis tractatus, 5,15 32 Concilio Vaticano II, Chistus Dominus, 13 y 16. 33 San Hiplito de Roma, Traditio Apostolica, 3, 23 Seor, llena del don del Espritu Santo al que te has dignado elevar al grado del sacerdocio para que sea digno de presentarse sin reproche ante tu altar, de anunciar el Evangelio de tu Reino, de realizar el ministerio de tu palabra de verdad, de ofrecerte dones y sacrificios espirituales, de renovar tu pueblo mediante el bao de la regeneracin; de manera que vaya al encuentro de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, tu Hijo nico, el da de su segunda venida, y reciba de tu inmensa bondad la recompensa de una fiel administracin de su orden34. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1588. En cuanto a los diconos, fortalecidos, en efecto, con la gracia del sacramento, en comunin con el obispo y sus presbteros, estn al servicio del Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad35. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 1589 Ante la grandeza de la gracia y del oficio sacerdotales, los santos doctores sintieron la urgente llamada a la conversin con el fin de corresponder mediante toda su vida a aquel de quien el sacramento los constituye ministros. As, san Gregorio Nacianceno, siendo joven sacerdote, exclama: Es preciso comenzar por purificarse antes de purificar a los otros; es preciso ser instruido para poder instruir; es preciso ser luz para iluminar, acercarse a Dios para acercarle a los dems, ser santificado para santificar, conducir de la mano y aconsejar con inteligencia. S de quin somos ministros, dnde nos encontramos y a dnde nos dirigimos. Conozco la altura de Dios y la flaqueza del hombre, pero tambin su fuerza. [Por tanto, quin es el sacerdote? Es] el defensor de la verdad, se sita junto a los ngeles, glorifica con los arcngeles, hace subir sobre el altar de lo alto las vctimas de los sacrificios, comparte el sacerdocio de Cristo, restaura la criatura, restablece [en ella] la imagen [de Dios], la recrea para el mundo de lo alto, y, para decir lo ms grande que hay en l, es divinizado y diviniza36. Y el santo Cura de Ars dice: El sacerdote contina la obra de redencin en la tierra... Si se comprendiese bien al sacerdote en la tierra se morira no de pavor sino de amor... El sacerdocio es el amor del corazn de Jess37. ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ 34 Liturgia bizantina, Euchologion. 35 Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 29 36 San Gregorio Nacianceno, Oraciones, 2, 71: PG 35, 480B, 2, 74: PG 46, 481 B, 2, 73: PG 35, 481A. 37 B. Nodet, Jean-Marie Vianney, Cur dArs, 100. 24 6. ORGANIZACIN ECLESIAL La Iglesia tiene una organizacin eclesial jerrquica, donde no todo es total democracia ni total dictadura, sino con un orden que busca ser transparencia y por tanto sacramento de Jesucristo. El Papa Juan Pablo II dice: "En varias ocasiones he subrayado que no existe contraste o contraposicin en la Iglesia entre la dimensin institucional y la dimensin carismtica, de la que los movimientos son una expresin significativa. Ambas son igualmente esenciales para la construccin divina de la Iglesia fundada por Jess, porque contribuyen a hacer presente el misterio de Cristo y su obra salvfica en el mundo"38. Nuestra Iglesia est constituida teniendo a los Obispos como sucesores de los Apstoles, los presbteros son representantes de los Obispos cuando desempean cargos parroquiales. Cuando una dicesis es muy grande en el nmero de habitantes de denomina Arquidicesis y el encargado es reconocido como Arzobispo, quien nombra vicarios generales por zonas pastorales para que le ayuden en el pastoreo del Pueblo de Dios, a su vez las zonas pastorales de dividen en arcipestasgos o decanatos que es un grupo pequeo de parroquias cercanas. La organizacin est en funcin del servicio pastoral a los hermanos de la Iglesia. En estos tiempos se intentan varios programas pastorales de organizacin parroquial y diocesana, con sus aportes y posibilidades y con sus puntos dbiles y mejorables. Nuestra Iglesia sigue caminando y mejorando para que todos los bautizados se sientan responsables de la construccin y edificacin del Cuerpo de Cristo. Qu ests haciendo por edificar la Iglesia? 38 JUAN PABLO II, con motivo de la celebracin de Pentecosts en 1998, ao dedicado al Espritu Santo, se congregaron en Roma, en el Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales. Tomado de Los Papas y la Renovacin, tomo II, recopilado por Diego Jaramillo. Coleccin Iglesia 142. CCCMD. Bogot. 25 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICA Y VOCACIONAL DISCERNIMIENTO MINISTERIAL Elaborado por Manuel Tenjo C39. OBJETIVOS: Conocer los elementos bblicos del discernimiento para tener algunos fundamentos teolgicos de juicio espiritual. Asumir algunos criterios de discernimiento espiritual para practicar adecuadamente este carisma. Aplicar los criterios de discernimiento para descubrir el llamado ministerial y tomar decisiones de acuerdo a la voluntad de Dios. Trabajar en el plan de desarrollo del ministerio especfico al que llama Jesucristo. CONTENIDOS: 1. Introduccin: la peticin del rey Salomn 2. Dios habla hoy 3. Fundamentos neotestamentarios del discernimiento 4. Discernimiento y madurez cristiana 5. El llamado al ministerio 6. Discernir el ministerio al que has sido llamado 7. Crecimiento y desarrollo de la propia vocacin 8. Conclusiones BIBLIOGRAFIA: RUIZ JURADO, Manuel. El discernimiento espiritual40. BAC 544. Madrid 1994. RCC de Alemania. Una orientacin teolgica y pastoral. CCCMD. Coleccin Logos. Bogot. GOUVERNAIRE, Jean. Guiados por el Espritu a la hora de discernir. Ed. Sal Trrea, Santander. 1984. RAHNER, Karl. Lo dinmico de la Iglesia. Ed. Herder. Barcelona. 1963. TORNOS, Andrs. Fundamentos bblico-teolgicos del discernimiento. Ed. Manresa 60. 1988. Catecismo de la Iglesia Catlica. Nmeros: 799-801, 1780, 2820. 39 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com 40 Es un texto que nos ha brindado un gua metodolgica y de algunos contenidos. mailto:manueltenjo@yahoo.com26 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICAY VOCACIONAL DISCERNIMIENTO MINISTERIAL Elaborado por Manuel Tenjo C41. 1. INTRODUCCIN: LA PETICIN DEL REY SALOMN Concede, pues, a tu siervo, un corazn que entienda para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal, pues quin ser capaz de juzgar a este pueblo tuyo tan grande? 1 Rey 3,9 PREGUNTAS INICIALES: Conoces cmo funciona el carisma de discernimiento? Conoces criterios de discernimiento y sabes utilizarlos? Sabes a qu ministerio te llama Jesucristo? Sabes cmo hacer crecer y desarrollar el ministerio al que Jesucristo te llama? Salomn, al comienzo de su reinado, va a orar a Gaban, un santuario donde ofrece mil holocaustos, luego duerme y tiene un sueo donde Dios se revela. Este relato se encuentra en 1 Rey 3,4-15 y nos brinda elementos de reflexin sobre la importancia de practicar el discernimiento. Dios dijo pdeme lo ha haya de darte, dice el v. 5. Es interesante ver que Dios se coloca disponible ante la voluntad de Salomn, l est dispuesto a dar al rey de Israel lo que ste le pida. La peticin de Salomn (v.v. 6-9) recuerda la manera como Dios trato al rey David y la eleccin del pueblo de Israel, es decir, que la peticin se une a la historia de los antepasados, ubicando a Salomn como miembro de un pueblo, descendiente de un rey maravilloso y destinatario de la Alianza, es una oracin que tiene en cuenta lo concreto y arraigado en el mbito social. Salomn le pide a Dios un corazn atento para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal, pues el pueblo y el territorio de Israel es muy grande y numeroso. El rey de Israel pide al Creador la facultad para discernir entre lo que viene de Dios como voluntad y lo que viene del mal que causa divisin y violencia. Salomn pide lo que no se puede comprar con oro ni plata: distinguir con claridad la voluntad divina, pues as siempre realizar lo correcto y caminar como David: leal, justo y recto. A Dios le parece bien que Salomn pida inteligencia para atender a la justicia (v.11) y por eso le concede un corazn sabio e inteligente, como ningn otro en la tierra (v.12), adems de las riquezas y gloria como ningn otro hombre. El hombre que busca lo esencial, lo 41 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com mailto:manueltenjo@yahoo.com27 que es ms importante: quedarse con Dios y discernir su voluntad, encuentra aadiduras llenas de prosperidad y grandeza. Existe una condicin para que la promesa de Dios a Salomn sea efectiva: Si caminas por mis sendas, guardando mis preceptos y mandamientos, como hizo David, tu padre, prolongar los das de tu vida (v.14). Las promesas que Dios realiza corrientemente tienen unas exigencias para el ser humano; en este caso pide unidad y adhesin total a Dios y su voluntad. Una persona que permanece en intimidad con Dios Padre, fcilmente discierne la voluntad divina, pues tiene la comunin y sabidura suficientes para juzgas el paso de Dios... La conclusin que nos ofrece el texto bblico (v.15) nos permite ver con claridad varias propuestas de accin: Salomn busca vivir en unidad y comunin con Dios para que pueda distinguir con claridad su voluntad sobre cualquier otra mocin. Es necesario buscar primero a Dios por lo que l es y las aadiduras no se harn esperar. El corazn atento a la voluntad de Dios tiene un propsito claramente definido: servir al crecimiento del pueblo elegido. Practicar el discernimiento es una necesidad de todos aquellos que tienen ministerios de gobierno y de pastoreo en particular y de todos los cristianos en general. 2. DIOS HABLA HOY Yo te bendigo Padre, Seor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se la has revelado a los humildes. Si, Padre, pues tal ha sido tu voluntad. (Lc 10,21) El objeto fundamental del discernimiento es la voluntad de Dios, y l la manifiesta o revela de distintas maneras. 2.1. DIOS HABLA Y EL HOMBRE ESCUCHA Antes que un ser humano comunique la Palabra primero tiene que escucharla, comunica lo recibido. De manera que el ser humano es primero oyente y despus comunicador. Analicemos esta idea por partes: El hombre como oyente de la Palabra42 tiene la facultad de escuchar el mensaje de Dios, tiene un rgano abierto a toda Palabra que pueda salir de la boca del Eterno, pues se encuentra abierto a la comunicacin de Dios por la gracia. El ser humano es la absoluta apertura a la plenitud. Abierto a la trascendencia; por eso podemos decir que el hombre es espritu, es decir, el hombre vive su existencia en un continuo tender hacia el absoluto, en una apertura hacia Dios. As que presta odo a la revelacin libre de Dios, pues l puede hablar o guardar silencio; de igual manera el hombre es libre de escuchar a Dios. El lugar del encuentro con Dios es la trascendencia del hombre en su peculiaridad especficamente humana43, pues Dios es espritu trascendente y nos podemos comunicar con l en Espritu y en Verdad (Jn 4,23). Sin embargo debemos tener en cuenta que el hombre es 42 Algunos elementos son tomados del libro de Karl Rahner: Oyente de la Palabra. Fundamentos para una filosofa de la religin. Herder. Barcelona. 1867. 43 Ibid. Pg. 157. 28 espiritualidad sensible, espritu en la materia y por tanto ocupa un tiempo y un espacio: el ser humano es un espritu encarnado e histrico. Podemos afirmar que el hombre es el ser de naturaleza espiritual receptiva, abierto en cada caso a la historia, donde acontece Dios para revelarse llevndolo a dimensiones ms amplias y trascendentes manifestado en realidades inmanentes, pues El habla "en forma de palabra", es decir, Dios habla aconteciendo en la historia de manera libre y es en esa historia donde el hombre, que por ser espritu trascendente, tiene la capacidad' de escuchar a Dios y ser edificado con su Palabra de poder y vida. Son muchos los textos en que los hombres de Dios se presentan disponibles ante l: "Habla, Seor, que tu siervo escucha " (1 Sam 3,10). "El Seor se dirigi a m y me dijo" (Jer 1,4). Textos que recomendamos leer: 1s 50,4-5; Ez 2,1.22; Eclo 51, 13-30. Una vez que el hombre escucha a Dios, tiene la capacidad de comunicar, proclamar o predicar a los dems seres humanos, esa experiencia de dilogo y encuentro con el Seor de la Vida. El Ministerio de la Palabra es realizado y llevado a cabo por hombres y para hombres, por eso el documento de evangelizacin seala vnculos de orden antropolgico, porque el hombre que hay que evangelizar no es un ser abstracto, sino un ser sujeto a problemas sociales y econmicos44 De manera que la captacin de la Palabra de Dios es una accin divina que se realiza por medio del Espritu Santo. Como seala el Papa Benedicto XVI: Sin la accin eficaz del Espritu de la Verdad (Jn14,16) no se pueden comprender las palabras del Seor. () Pues slo puede ser acogida y comprendida verdaderamente gracias al mismo Espritu. () Tambin san Jernimo est firmemente convencido de que no podemos llegar a comprender la Escritura sin la ayuda del Espritu Santo que la ha inspirado45. La Palabra recibida tambin debe ser proclamada por la accin del Espritu Santo: El mismo Espritu, que habl por los profetas, sostiene e inspira a la Iglesia en la tarea de anunciar la Palabra de Dios y en la predicacin de los Apstoles46 2.2. MANERAS COMO DIOS SE REVELA El Papa Benedicto XVI seala que La Palabra de Dios, pues, se expresa con palabras humanas gracias a la obra del Espritu Santo47. As que vamos a sealar esas maneras como Dios se comunica con los hombres a la manera humana. A travs de los hechos de la historia personal, familiar, comunitaria, nacional o mundial. A travs de las personas, independientemente de su condicin: laicos, religiosos y religiosas, presbteros, obispos. A travs de la Biblia, pues es el lugar privilegiado donde encontramos la Palabra de Dios. 44 Pablo VI. Exhortacin Apostlica Evangelli Nuntiandii, n. 31. Vaticano, 1975. 45 Benedicto XVI. Exhortacin Apostlica Verbum Domini, n. 16. Vaticano. 2010. 46 Ibd.., n. 15. 47 Ibd.., n. 15. 29 A travs de los carismas de revelacin como: Palabra de Conocimiento, Palabra de Sabidura, Profeca, Mensaje en Lenguas con su correspondiente Interpretacin, Visiones y Sueos, Locucin Interior, etc. 3. FUNDAMENTOS NEOTESTAMENTARIOS DEL DISCERNIMIENTO No extingis el Espritu; no despreciis las profecas; examinadlo todo y quedaos con lo bueno. 1 Tes 5,19-21 3.1. ENSEANZAS PAULINAS Leer y analizar el uso del discernimiento segn 1 Cor 11,28-29: _________________________ Leer y analizar el uso del discernimiento en 1 Tes 5,19-21: _____________________________ Al leer 2 Cor 11,13-15, observa otro uso del discernimiento: ____________________________ En Ef 5,10-11 dice un uso ms del discernimiento (se puede complementar con lo que dice Rm 12,2): _____________________________________ En Gal 6,3-5 seala un elemento personal que debe examinarse, cul es? _______________ Leer Flp 1,9-10; 1 Cor 1,10; y sealar otros usos del discernimiento espiritual: ___________ ______________________________________________________________________________ Quines estn en capacidad de discernir adecuadamente? 30 Para responder es necesario leer Heb 5,14. ___________________________________________ ______________________________________________________________________________ CONCLUSIN Como hemos podido comprobar, son abundantes las exhortaciones de San Pablo a que ejercitemos el discernimiento. Y tambin varios los campos indicados para ejercitarlo: (1) el estado de la propia conciencia, (2) las manifestaciones carismticas o profticas en la comunidad, (3) las doctrinas, (4) la vida corriente en su mezcla de obras de la luz y de las tinieblas, etc. En pocas palabras: lo que es la verdadera voluntad de Dios que pensemos, aceptemos, digamos o hagamos lo que es bueno, agradable y perfecto a los ojos de Dios. Podramos decir que el objeto formal que se busca en cada uno de esos campos del discernimiento espiritual es hallar la voluntad de Dios sobre nosotros: qu debemos hacer o evitar, qu doctrina o direccin aceptar, qu inclinacin debemos seguir y cul debemos evitar. Dios se comunica con el hombre, pero este necesita confirmar y tales mociones vienen de origen divino, humano o diablico. 3.2. ENSEANZAS DE LOS EVANGELIOS Jess se presenta en los Evangelios como el objeto fundamental, esencial, del discernimiento espiritual. Y tal discernimiento de Jess como el Mesas prometido, el Hijo de Dios, es don de Dios, porque es fruto de su Espritu que ilumina a los que lo reconocen. Leer Mt 16,3; Lc 12,56 y responder cul es el reproche que hace Jess a los judos: ______________________________________________________________________________ Al leer Mt 7,15 Jess exhorta a sus discpulos para: __________________________________ Un texto representativo es 1 Jn 4,1, insiste en discernir para evitar: ______________________ 3.3. CRITERIOS EVANGLICOS DE DISCERNIMIENTO 31 Los criterios de discernimientos son herramientas para utilizar el filtro y dejas pasar la voluntad de Dios. Existen pasajes en los Evangelios que ofrecen criterios de discernimiento. Veamos algunos de ellos. 3.3.1. EL PRIMER CRITERIO: POR SUS FRUTOS LOS CONOCERN Lo encontramos referido a los maestros engaosos o falsos profetas en Mt 7-15-20: Por sus frutos los conocern. El consejo es no quedarse en las apariencias con que se presenta un maestro, porque a veces se presentan como buenos pero su conducta es contraria a sus enseanzas, es decir, se debe mirar ms all del disfraz. Gl 5,19-24 nos sealan algunos elementos que nos permiten profundizar en el primer criterio de discernimiento: mirar las obras de la carne nos permite descubrir a los falsos maestros o profetas mentirosos; mirar el fruto del Espritu (Gl 5,22) nos hace evidente que personas viven guiados por el Espritu Santo. Convendr, por tanto, observar la vida de tales hombres que se presentan como profetas o maestros, para ponernos en guardia; pero, sobre todo, atender a su conducta autntica, a veces diversa de la que aparentan, y al resultado de sus enseanzas: porque si conducen al mal, si desvan o contribuyen a desviar de la voluntad de Dios en algn modo, no proceden del buen espritu, no son aceptables. El fruto bueno procede de un corazn qu hace la voluntad de Dios. 3.3.2. EL SEGUNDO CRITERIO: ANSIAR LA VOLUNTAD DE DIOS Podemos encontrarlo en aquella frase dicha por Jess para declarar quines hacen parte de su nueva familia: Todo el que cumpla la voluntad de mi Padre de los cielos, se es mi hermano, mi hermana y mi madre. (Mt 12,50; Mc 3,31-35; Lc 8,19-21). Nos invita a vivir la docilidad a la voluntad del Padre. Las personas que se dejan guiar por el Espritu Santo, viven haciendo la voluntad del Padre (Rom 8,14). Por tal motivo la persona que vive dejndose mover por Dios puede discernir con claridad. 3.3.3. EL TERCER CRITERIO: BUSCAR LA GLORIA DE DIOS Jess recomienda a sus apstoles que se alejen de toda ambicin y rivalidad mundanas, la humildad y sencillez como necesarias para vivir el Reinado de Dios en el corazn humano. Si no se convierten y se hacen como nios, no entrarn en el Reino de los Cielos. (Mt 18,3-4; Mc 9,35; Lc 9,48). Ser por tanto, una seal de buen espritu la inspiracin o mocin que nos conduzca en la direccin a la honestidad, transparencia, humildad, servicio y autenticidad. As que no debemos buscar los intereses egostas y mezquinos, sino la Gloria del Padre en todo lo que decidimos y hacemos. 3.3.4. EL CUARTO CRITERIO: DOCILIDAD A LA VOLUNTAD DE DIOS Se encuentra en el contexto de la correccin fraterna: Mt 18,17, donde Jess seala que si un hermano no atiende a la observacin hecha en privado por un hermano, ni siquiera ante testigos o autoridades de la comunidad, debe ser considerado como un gentil y publicano. Es claro que Jess seala la correccin fraterna, sobre todo si viene de la autoridad de la Iglesia. Por tanto, la docilidad en general para aceptar las correcciones, especialmente de la autoridad de la Iglesia, ser la actitud de una persona que puede discernir con claridad. La voluntad de Dios 32 puede ser manifestada a travs de los dirigentes de la comunidad y de la Iglesia en general, pues todos buscamos la unidad y el crecimiento de cada hermano de la comunidad. (cf. 17,21) 3.3.5. EL QUINTO CRITERIO: CONFIRMACIN BBLICA El quinto criterio va dirigido a observar la Escritura Sagrada como fuente inagotable de la voluntad divina. Investiguen las Escritura, ya que creen tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de m. (Jn 5,39). La Biblia nos ofrece a nosotros la fuente y la confirmacin de la voluntad de Dios. En Rom 15,4 nos muestra la utilidad de la Escritura para el discernimiento, la edificacin comunitaria, la vida espiritual y la sabidura al tomar decisiones coherentes con la voluntad de Dios. 3.4. CONCLUSIONES El discernimiento no aparece en el Nuevo Testamento como una reflexin jurdico-moral sobre normas o actuaciones, deducidas de un ideal ya sealado y conocido; aunque reconoce la validez de ellas, asumidas en Cristo. Se sita, ms bien, en el plano religioso-espiritual del reconocimiento y aceptacin en la propia vida de la voluntad salvfico-santificadora de Dios, manifestada en las circunstancias del hombre concreto. En Cristo encuentra el hombre la manifestacin de la voluntad del Padre sobre su propia vida. Y las circunstancias o detalles de su existencia en Cristo no sern sino una actuacin de su docilidad al Espritu, que ha de realizar en fidelidad constante a la voluntad de Dios, mediante el ejercicio del discernimiento espiritual. Slo a la luz de la fe en la persona de Cristo y con la docilidad a su Espritu, ejercitada, logra el hombre con la gracia divina la maduracin de una especie de sentido de Cristo, sensibilidad especial, que afecta a las facultades cognoscitivas y sapienciales, para captar y dejarse guiar con suavidad por el Espritu en la prctica del discernimiento. Los criterios evanglicos son asimilados por el cristiano a travs de la meditacin y la oracin con Cristo, bajo la accin del Espritu Santo. Ellos van creando esa familiaridad que facilita el discernimiento espiritual. Por sus frutosLa gloria es para DiosDocilidadSer como niosSeguir la Escritura33 4. DISCERNIMIENTO Y MADUREZ CRISTIANA En cambio, el manjar slido es para los adultos; de aquellos que, por costumbre, tienen las facultades ejercitadas en el discernimiento del bien y del mal. (Heb 5,14) La madurez cristiana, hace que se desarrolle una sensibilidad espiritual que puede llegar generar un hbito de discernir con claridad la voz de Dios. Es claro que, al hablar de ejercicio que crea hbito, se incluye un nivel de actividad psicolgica; pero no meramente psicolgica, sino una actividad de las facultades humanas sometidas al influjo y gua de la fe, de la gracia y dones del Espritu divino. Es as como va madurando en el hombre la imagen de Cristo que el Espritu quiere lograr en l (cfr. Rom 8,29), lo que llamamos su vocacin personal, su madurez cristiana. Precisamente por ese hbito creado, suscitado sobrenaturalmente en la persona humana, crece su luminosidad y habilidad de penetracin y lectura en las notas que le ofrecen las diversas experiencias de la vida, para captar los mensajes divinos que hay en ellas, distinguirlos de lo que es simplemente espritu natural humano o del mal espritu, y decidir segn el Espritu divino. As va alcanzando la perfeccin y madurez cristiana a que se refiere la carta a los Hebreos (5,14). 4.1. ELEMENTOS FAVORABLES DEL DISCERNIMIENTO No existe una regla general o un arte comunicable para poder discernir infaliblemente y siempre. Nos movemos en el mbito de la aplicacin humana a las materias de la fe y no de las evidencias fsicas racionales. Pero es claro que la Sagrada Escritura y la psicologa nos brindan herramientas claras para favorecer el discernimiento. Veremos a continuacin algunos elementos favorables para el discernimiento espiritual. 4.1.1. ELEMENTOS QUE FAVORECEN LA MADUREZ ESPIRITUAL San Pablo, en Rom 12,1-2, nos muestra unos elementos que favorecen la madurez espiritual y el conocimiento de la voluntad de Dios: que es buena, agradable y perfecta. Ofrecerse como ofrenda viva, santa y agradable a Dios: ser una persona dispuesta a entregarse totalmente para el crecimiento espiritual y humano de los hermanos de la comunidad. El culto que Dios quiere es un ser humano solidario con las necesidades de los ms necesitados. No acomodarse al tiempo presente, a las estructuras actuales de pensamiento y accin que llevan a vivir con egosmo y deseo del tener sobre el ser. Transformacin mediante la renovacin de la mente, para que exista un cambio de mentalidad positivo de manera que podamos llegar a tener el pensamiento de Cristo (cfr. 1 Cor 2,16). Tener una manera distinta de ver al mundo: con los ojos de Dios y analizar todo con el corazn de la misericordia. 4.1.2. SENCILLEZ Y HUMILDAD Jess nos indica otra condicin favorable para recibir la revelacin del Padre: Bienaventurados los limpios de corazn, porque ellos vern a Dios. (Mt 5,8). Tambin en Mt 11,25 seala que Dios Padre se revela a los pequeos. La sencillez y la humildad disponen a aceptar la luz de Dios con la que ha de discernirse espiritualmente la realidad. 34 La soberbia es una forma particular de la discapacidad que suele afectar a gobernantes, directivos, funcionarios, pero tambin a porteros, conductores de colectivos, empleados pblicos y a casi todos aquellos infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder... La mansedumbre se define como dejarse colocar la mano. El manso es el que se deja tocar por Dios. Esa mansedumbre se asimila a la humildad, que implica descubrir lo que soy delante de Dios Padre. Un ser humano que personifique la humildad har el esfuerzo de escuchar y de aceptar a los dems. Cuanto ms acepte a los dems, ms se tendr a esa persona en gran estima y ms se la escuchar. Una palabra dicha con humildad tiene el significado de mil palabras. 4.1.3. SER ESPIRITUAL Es necesario llegar a ser espiritual para poder discernir espiritualmente. En 1 Cor 2,9-16 nos muestra varios elementos: Dios se revela a travs del Espritu para que el hombre conozca las cosas ms intimas de l. El Espritu expresa realidades espirituales en trminos espirituales para que el cristiano que ha madurado espiritualmente las comunique a los hermanos. El hombre espiritual juzga todo espiritualmente. Podemos concluir que las facultades para discernir no son algo que se puede improvisar, o que se tiene cuando no se ha adquirido o asimilado. Los elementos que favorecen al discernimiento implican una vida espiritualmente sana, psicolgicamente ecunime y disposicin para arriesgarse en la fe, al mismo tiempo que dejarse sorprender por Dios. 4.2. DIFICULTADES PARA EL DISCERNIMIENTO Existen dificultades para discernir adecuadamente de distinto orden, teniendo en cuenta que el hombre es un ser integral, lo que afecta una de sus realidades directamente tambin afecta a las dems aunque sea indirectamente. Dicho en pocas palabras la principal dificultad es el pecado o dicho de otra manera los afectos desordenados, el asunto es que en ocasiones no somos conscientes de ellos y los dejamos pasar. Los afectos desordenados distorsionan el discernimiento adecuado de la voluntad divina. La Escritura dice: Pues la fascinacin del mal ensombrece el bien y el frenes del deseo pervierte al espritu ingenuo (Sab 4,12). 4.2.1. DESORDEN EN LA VIDA PSICOLGICA Existen afecciones psicolgicas que afectan el discernimiento, como por ejemplo: la paranoia o delirio de persecucin, los complejos de culpa, inferioridad, superioridad, patito feo. El manejo inadecuado de los mecanismos de defensa. Tal vez un problema serio es la baja autoestima que lleva a tener una baja autovaloracin, bajo autoconcepto y baja efectividad, que pueden degenerar en relaciones de dependencia malsana y depresin constante. 4.2.2. DESORDEN EN LA VIDA ESPIRITUAL Y MORAL Las personas que no tienen una clara imagen de Dios, sino que todava se ve como alguien que pone trampas y pruebas para que el ser humano se vuelva una especie de ttere en las manos del Creador, que ven el mal personificado por todas partes y en muchas personas que los rodean, que se autocastigan por el pecado degenerando en una doble moral y manifestndose de una 35 manera distinta a la vida ntima, esas personas no tienen facilidad para discernir con transparencia la voluntad de Dios. 4.2.3. DESORDEN EN EL ORGANISMO Existen malestares orgnicos que afectan psicolgicamente y que no permiten analizar con claridad la realidad que se tiene enfrente. Enfermedades como la hipoglisemia, diabetes, hipotiroidismo, entre otras, generan depresin en las personas que las padecen, en ese momento la realidad es esquiva. Otras personas pueden tener sueos y visiones que consideran revelacin de Dios, pero pueden ser manifestaciones de trastornos orgnicos, temores, aspiraciones, dudas, apegos, etc. 4.2.4. DESORDEN EN LA VIDA FAMILIAR Las personas que tienen problemas familiares no asumidos con una adecuada experiencia espiritual, psicolgica o moral, dificultan o distorsionan el discernimiento espiritual. Por ejemplo algunas personas que viven en unin libre o en una situacin irregular desde el punto de vista cannico se pueden llegar a considerar indignas del amor de Dios. Otras personas que tienen a alguno de sus hijos en situaciones de pecado, pueden creer que Dios no las ama igual que a otras personas. Que decir de las relaciones de pareja donde se manifiestan distintos formas de violencia, tal vez se eximen a s mismas de una vida espiritual sana por creer que Dios tiene algo contra ellas... 4.2.5. DESORDEN EN LA VIDA ECONMICA Existe otra dificultad en el ejercicio del discernimiento y es el deseo desordenado de dinero y poder. Las personas que son adictas al juego, que no saben administrar el dinero que ingresa a la economa del hogar, que reciben pocos ingresos y tienen muchos egresos reales, que miran el dinero como la base real del hogar, de la comunidad o del apostolado, esas personas no van a analizar con claros criterios de discernimiento la voluntad de Dios. CONCLUSIN El ser consciente de estos elementos favorables y desfavorables al discernimiento nos har ms precavidos sobre la necesidad de disponernos adecuadamente, antes de realizar una operacin importante como el discernimiento, si queremos que sea espiritual y no exponerlo a todos los riesgos de engaarnos a nosotros mismos. 4.3. CRITERIOS Y NORMAS PRACTICAS PARA EL DISCERNIMIENTO48 Pablo coloca al principio de sus reflexiones sobre la experiencia del Espritu la seal ms significativa de discernimiento: quien confiese desde el Espritu, Jess es el Seor (1 Cor 12,3). En la primera carta de San Juan encontramos la misma mxima: queridos no os fiis de cualquier espritu, sino examinad los espritus, si son de Dios. En esto conoceris el Espritu de Dios: todo espritu que confiese que Jess ha venido en carne, es de Dios (1 Jn 4,1s). 4.3.1. CRITERIOS TOMADOS DE LAS VERDADES DE FE El discernimiento espiritual brota de la fe cristiana con sus normas. La verdadera experiencia cristiana del Espritu: 48 El siguiente texto es tomado del libro: Renovacin Carismtica de Alemania. Una orientacin teolgica y pastoral. Coleccin Neuma 58. CCCMD, Bogot. Pginas 38-46. 36 Lleva a una unin creyente y amante con Jesucristo. Profundiza la relacin con Dios Padre; pues su imagen divina se libera de toda amenaza; de modo que la relacin con Dios queda limpia de miedos, brillando la santidad y el amor de Dios. Mira al Dios Trino, aunque la realizacin de la piedad concreta se dirija ms al Padre, o al Hijo, o al Espritu Santo. Permanece respetuosamente ante el misterio de Dios y se siente tambin llevado en la oscuridad y lejana aparente de Dios. Descubre el pecado y la injusticia y lleva hacia el reconocimiento y el arrepentimiento, la confesin y la peticin de perdn. Est en concordancia con la Sagrada Escritura, manifestando un amor creciente hacia la Palabra de Dios en la lectura y meditacin, y en la disponibilidad a dejarse modelar y corregir por ella. Lleva a una relacin nueva con los sacramentos, y a su plena realizacin viva diariamente. Crea una apertura nueva hacia la comunin de los creyentes, en la cual cada uno se siente una parte de todo el Cuerpo de Cristo, situndose debidamente y aceptado al otro con su manera propia de ser. Est en concordancia con la enseanza de la Iglesia y, por lo tanto, se dispone para colaborar en el proceso de un mayor conocimiento de la verdad y en el desarrollo de la esperanza (cf. Lumen Gentium 12; Dei Verbum 8). Despierta la disponibilidad a someterse a la institucin de la iglesia dentro de los ministerios dados por Cristo, viendo en ellos la llamada personal de Dios. Capacita para una crtica que proviene del Espritu, cuya autenticidad se muestra tambin en un tantear lo que uno mismo tiene que hacer en un asunto o en una expresin, en el amor a la Iglesia, y en la disponibilidad para ayudar a llevar sus cargas. Abre a la relacin de cada ser humano, aunque en ello se vea con frecuencia la extranjera del cristiano, en cuanto que peregrina en este mundo todava no redimido. Respeta el orden dado por el Creador, pero sin rechazar los conocimientos de las ciencias humanas, como la medicina, la psicologa y sociologa, sino que las comprueba y las integra. 4.3.2. CRITERIOS TOMADOS DEL COMPORTAMIENTO HUMANO A un profeta se le conoce si tiene el modo de ser del Seor (Enseanza de los Doce Apstoles - Didaj 11,8). Autntico movimiento espiritual despierta, por lo tanto, y reafirma actitudes cristianas en la fe como: La fe, la esperanza y el amor. La apertura acogedora, dentro de la cual el hombre se sabe dependiente de Dios en todo. 37 La caridad de conocimiento y de juicio. La circunspeccin medida y justa, y la cordura. La aceptacin de s mismo. La obediencia a Dios. La conversin y el arrepentimiento (penitencia), as como la ejercitacin en el bien (ascesis). La disponibilidad para aprender y dejarse corregir por los dems. La humildad para soportar las debilidades propias y ajenas. La fuerza espiritual para cualquiera llamada de Dios, una vez recibida. La decisin para testimoniar las verdades, una vez conocidas. La fidelidad en las obligaciones de todos los das. La capacidad para servir, renunciar y subordinarse. La disponibilidad para aceptar la luz propia. La longanimidad, amabilidad, suavidad, fidelidad, sencillez y autocontrol (cf. Gal 5,22s). 4.3.3. CRITERIOS TOMADOS DEL MODO DE LA EXPERIENCIA Las tentaciones se presentan tambin bajo la forma de bien, como el sobrepasar en lo correcto, o en la minimizacin del mal; como una meta que aparece buena desde fuera, pero que tiene un fondo malo; como resistencia hacia lo incomprensible que se quiere rechazar, pero que en realidad lleva hacia Dios. La tradicin cristiana conoce, en consecuencia, las reglas del discernimiento de los espritus49, que ayudan a descubrir tales fondos; ellas preguntan por el momento del encuentro, la atmsfera, la reaccin y el humor que dan origen aun impulso en el hombre. Para conocer tales sentimientos espirituales, distinguindolos de un movimiento frvolo o de un estado de nimo dbil, y para juzgarlos correctamente: Debe el hombre encaminarse por entero hacia Dios y mirar al Seor. Tiene que pedir a Dios que le limpie y tiene que procurar ser verdadero. Tiene que mirar los ejemplos de los grandes cristianos (como los msticos). Le es til recordar sus experiencias anteriores. Necesita, si se trata de decisiones importantes, un dilogo con un hermano experimentado. Puede ayudarse compartiendo ideas espirituales con hermanos y hermanas. 49 As desde Orgenes. En la poca moderna encuentran su expresin clsica en los escritos de San Ignacio de Loyola, Ejercicios espirituales, nn. 313-336: Reglas para sentir de alguna manera los diversos movimientos y reconocer los movimientos que son originados en el alma 38 Se subordinar, sin un conformismo acrtico, al juicio de la Iglesia. Y entonces es cuando percibe las mareas de la experiencia de Dios, el paso de la consolacin a la desolacin. Dios les habla: En la paz y alegra del Espritu Santo (Rom 14,17; Gal 5,22).aunque tambin la angustia y el dolor pueden estar presentes. En el dolor por tanto lo que es contrario a Dios (Mt 5,4; Gal 5,22). En la vergenza y en el desasosiego que conduce a la conversin. En el saberse interpelado, cuando se liberan fuerzas positivas. En una libertad ms grande y en un sentirse sin ataduras, en cuyo caso se abre la posibilidad hacia la propia vocacin. En el valor y la certidumbre de poder aguantar tambin situaciones aparentemente insalubres, pudiendo esperar contra toda esperanza. En l est a salvo, aunque a veces sea casi irreconocible, pues, con todo, est presente todo el desasosiego de la vida. Los signos que incitan a la cautela son los siguientes: Falta de paz y tristeza paralizante. Angustia y falta de esperanza. Desasosiego tico y aturdimiento. Sentirse violento o sentirse todopoderoso. Sentimientos de culpabilidad sin ver una salida. Afn exagerado de crtica. Cerrazn ideolgica. Imposibilidad para el dilogo (bloqueos). Y otros sentimientos, con los cuales el hombre no se halla bien ante Dios. El discernimiento espiritual nunca lleva a clarificaciones lgicas o a criterios psicolgicos y sociolgicos. Por eso, hay que tomar el tiempo para observar las propias experiencias de consolacin y de desolacin durante ms tiempo, en orden a no valorar un desasosiego fructfero como si fuera una tentacin, o una experiencia momentnea como si fuera una experiencia profunda del Espritu. 39 4.3.4. APLICACIN DE LOS CRITERIOS El discernimiento espiritual es un don que slo Dios puede dar. Los criterios mencionados ayudan a utilizar este don y a desarrollarlo. As el cristiano aprende a comprender, con el tiempo, cmo es conducido espiritualmente. Para el individuo, la instancia fundamental en orden a la percepcin y al examen de las experiencias espirituales es, ante todo, la propia conciencia. Su capacidad para averiguar espiritualmente se refuerza con el don del discernimiento (Flp 1,9; 1 Cor 12,10). Hay que prestar atencin al hecho de que los signos sean inherentes al mismo impulso, de manera que broten de l y no sean aadidos, por as decirlo, desde fuera, en otro nivel o en otro movimiento contrario, por ejemplo, si se trata verdaderamente, en un caso, de un talante alegre, propio de aquella libertad mayor y alegra nacidas del Espritu, o si proviene del impulso inicial o de un reflexionar y esfuerzo posterior. Sera pedir demasiado el exigir inmediatamente la plenitud de los signos dichos; con frecuencia, basta advertir la tendencia y el crecimiento. Nunca debe quedarse uno satisfecho con un solo criterio, sino que habr que observar si se complementan varios signos. En el caso de decisiones importantes, uno debe someter sus observaciones y pruebas a algn hombre con capacidad para discernir; de manera que lo examine. Cada uno es invitado a presentar sus experiencias a la Iglesia. El proceso de clarificacin, a veces doloroso, tiene que ser llevado con la confianza en que Dios, para revelar su voluntad en nuestra historia, acta tanto en la conciencia individual, como en la comunidad eclesial. El don del Espritu penetra ms profundamente y abarca el ser del hombre, ms de lo que se le reconoce mediante la experiencia. Por eso, la fe es ms amplia y est ms enraizada que la experiencia de la fe. De lo cual resulta que la experiencia espiritual nunca priva al hombre de la decisin libre, ni tampoco le libra de ella. Al contrario, una verdadera experiencia espiritual conduce a una mayor libertad y decisin consciente. Dios se sirve de los tiempos de sequedad para llevar al hombre, ms profundamente, a la fidelidad; de manera que no se apoye en ciertas experiencias espirituales, sino en la Palabra de Dios con sus promesas. La verdadera experiencia espiritual amonesta, en consecuencia, a seguir caminando hacia la vida de Dios, siempre ms grande, permaneciendo en el amor a Jesucristo y a los hombres. 40 5. EL LLAMADO AL MINISTERIO Cuando (Jess) se iba de all, al pasar vio Jess a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: Sgueme. El se levant y le sigui. Mt 9,9 5.1. SER Y HACER DE LOS MINISTERIOS Siempre ha habido en la Iglesia personas encargadas de determinadas funciones de servicio. O dicho de otra manera: se puede asegurar que jams ha existido autnticas comunidades cristianas sin lderes o encargados de ministerios. En este sentido, es elocuente el testimonio del escrito ms antiguo del Nuevo Testamento, la primera carta a los Tesalonicenses, donde Pablo recomienda a la comunidad que aprecie esos de ustedes que trabajan duro, hacindose cargo de ustedes por el Seor y llamndolos al orden (1 Tes 5,12). As el primer testimonio que tenemos de una comunidad paulina nos muestra a su cabeza hombres que juegan un papel especial, a los cuales hay que apreciar como tales. 5.1.1. QU PROPSITO TIENEN LOS MINISTERIOS? Leer: Ef 4,11-13. Sacar los elementos y comentarlos. v. 11: Jesucristo concede unos ministerios (5 son un ejemplo) v. 12: son para un trabajo de servicio para hacer crecer el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia v. 13: la meta es la unidad en la fe y el conocimiento de Jesucristo obtener madurez y desarrollo tener la estatura perfecta de Cristo Podemos ver que la funcin de los ministerios es perfeccionar a los cristianos que no viven aisladamente sino que crecen y se desarrollan en comunidad. De manera que ejerciendo los ministerios que Dios nos ha dado, nos vamos pareciendo ms a l, es decir, vivimos como salvados, en la felicidad de los hijos de Dios (cf. Hch 20,35) La Iglesia necesita estar rodeada de crecimiento espiritual para poder llegar a su destinada perfeccin en Cristo. Se necesitan de los ministerios para edificar y vigorizar el Cuerpo de Cristo. Los ministerios tienen tal importancia en la vida de la Iglesia que sta ser lo que sean los ministerios que en ella actan. 5.1.2. MINISTERIOS LAICALES50 Se ha venido presentando un amplio movimiento de ministerios laicales actualmente en la Iglesia Catlica, que rebasa con mucho los pronunciamientos y hasta las previsiones de la jerarqua eclesistica y sus documentos. Estos ministerios laicales estn estrechamente ligados a otro fenmeno, que es posterior al Concilio Vaticano II: me refiero a la enorme proliferacin de pequeas comunidades, que se dan por todas partes en la Iglesia, pero que, sobre todo, crecen en los pases del Tercer Mundo, especialmente en Amrica Latina. Es en estas comunidades donde los laicos toman sus iniciativas, se sienten responsables y actan con libertad proftica, 50 Texto tomado de: Para comprender los Ministerios de la Iglesia de Jos Mara Castillo. Editorial Verbo Divino Navarra. 1993. 41 para la difusin e implantacin del Reino de Dios. No se trata ya simplemente de la colaboracin de los laicos en el apostolado jerrquico de la Iglesia, sino de la responsabilidad que sienten muchos cristianos ante las exigencias del propio Bautismo y la propia Confirmacin. Y adems se trata tambin de los carismas que el Espritu Santo comunica a los creyentes, sea cual sea su situacin en la Iglesia y en la escala social. En definitiva, se trata de toda una serie variada, un enorme abanico de tareas, funciones, servicios, que el Espritu de Dios suscita entre los creyentes, sobre todo cuando estos creyentes se agrupan en comunidad. Todas estas tareas y servicios tienden, en definitiva, a un doble objetivo: (1) hacer posible una sociedad alternativa, una sociedad verdaderamente digna del hombre, ms humanitaria, ms fraternal, ms justa. (2) Y al mismo tiempo, hacer posible tambin una renovacin de la Iglesia, para que sta sea ms coherente con el evangelio y ms fiel al proyecto del reino de Dios. En la Iglesia Catlica tenemos tres clases de ministerios que tienen el mismo objetivo: la construccin de la Iglesia y la transformacin social; esas tres clases de ministerios son: los ordenados, los instituidos y los no instituidos. 5.2. LLAMADOS POR CRISTO En todos los relatos de vocacin que se encuentran en la Biblia se observan unos componentes comunes, donde el dialogo de los protagonistas refleja la tensin de fuerzas donde Dios siempre gana. Se observan elementos como por ejemplo: La iniciativa es divina, por eso aparece Dios o un mensajero La objecin del que es llamado La respuesta de Dios y el respaldo Vamos a leer que en Mc 3,7-19 se observan dos escenas para analizar: v.v. 7-12: Jess ve los problemas y las necesidades del pueblo v.v. 13-19: Jess llama a algunos hombres para ponerlos al servicio del pueblo Jess elige a personas no para aislarlas sino para prepararlas y que vuelvan al pueblo a servir llevando respuestas oportunas. Construccin de la Iglesia y de la sociedadMinisterios InstituidosMinisterios OrdenadosMinisterios No instituidos42 De all se desprenden las caractersticas de la eleccin realizada por Dios a lo largo de toda la Sagrada Escritura. Vamos a sealarlas: Dios te llama no porque seas el mejor sino para hacerte mejor. La eleccin no es slo un privilegio sino una responsabilidad. A travs del elegido sern bendecidas muchas personas. La misin es ms grande que la persona (Dios sana y ayuda a superar las limitaciones). Dios respalda al elegido: + con proteccin + con autoridad para hablar + con poder para actuar + con la fuerza del E.S. La eleccin pide la respuesta de la obediencia. El elegido debe ser audaz, como ensea San Ignacio de Loyola: haz todo como si dependiera sabiendo que todo depende de Dios. 6. DISCERNIR EL MINISTERIO AL QUE HAS SIDO LLAMADO Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos trminos: Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conoca, y antes que nacieses, te tena consagrado: yo profeta de las naciones te constitu. (Jer 1,4-5) Hemos trabajado en torno al carisma de discernimiento y las maneras de desarrollarlo, despus vimos un acercamiento a los ministerios comunitarios, pero ahora llega el momento ms importante, porque vamos a detenernos en el descernimiento del ministerio al que te llama Jesucristo para que sirvas en la construccin de la Iglesia y de la sociedad. 6.1. CMO DISCERNIR EL LLAMADO PARTICULAR? Orando para tomar conciencia del llamado que Dios hace. Porque a travs de la oracin Dios te puede mostrar a que ministerio te ha estado llamando. En medio de la oracin puede haber visiones, profecas, interpretacin del mensaje en lenguas, locucin interior o manifestacin sencilla de las mociones interiores para sealar la voluntad divina en el llamado ministerial. Leyendo la historia personal a la luz de la fe, particularmente mirando los frutos duraderos de acciones ministeriales y apostlicas. Solo o en compaa de una persona con buen ejercicio del discernimiento, puedes mirar las acciones del pasado donde todo sala adecuadamente y con frutos duraderos. Ten en cuenta que Dios te llamo desde antes de nacer y por tanto has estado ejerciendo los carismas en funcin de un servicio, aunque no fueras consciente, y all se han dado buenos frutos, por tanto, revisa esas acciones y all descubrirs el llamado que Dios te hizo. Confirmacin comunitaria. La comunidad y en particular, el equipo coordinador, tienen el don de discernimiento, de manera que esos hermanos y hermanas te ayudan a darte cuenta qu frutos ests dando, cmo desarrollas ciertas actividades, de qu maneras colaboras con el crecimiento comunitario, pues son elementos importantes para que tu disciernas a qu ministerio te ha llamado el Seor Jesucristo. Adems cuando el equipo coordinador te pide que colabores en un ministerio es porque ya han estado orando, mirando tu historia personal y observado los frutos comunitarios que ests dando. Pidiendo una seal concreta. Cuando los tres elementos anteriores no han sido bien ejercidos y no se ha discernido el llamado al ministerio, es necesario pedir una seal especfica al Seor 43 para comprender lo que l te quiere decir. Es un mtodo un poco infantil, pero efectivo, porque nuestro Seor comprende nuestras limitaciones. Recomendamos analizar el caso de Geden en Jueces 6. 6.2. CAMINOS POR RECORRER Organizar el ministerio con tres personas o ms. Los ministerios no son personales sino comunitarios, de manera que una sola persona no constituye un ministerio eclesial como tal. Se vive y ejerce el ministerio comunitario junto con otras personas. De manera que es necesario unirse con ms de tres personas para constituir y organizar el ministerio al que el Seor Jesucristo las llamo. Buscar vivir en la uncin de Dios constantemente. La uncin del Espritu la recibimos en los sacramentos, pero es necesario renovarla, por medio de la oracin que busca la intimidad con Dios, pues la uncin nos lleva a hacer mejor lo que hacemos carismticamente, es decir, es la potenciacin de los carismas a travs de los ministerios. Renovar la uncin en el ministerio al que el Seor Jesucristo te llama, te exige la oracin de comunin con Dios y el fruto es abundante y con perseverancia (cfr. Lc 8,15). Organizar la formacin y el pastoreo. Para que un ministerio tenga una buena presentacin eclesial y una accin pastoral definida se necesita realizar un trabajo de organizacin de planes de formacin (lo que se debe saber) y de pastoreo (como se debe vivir). Ese documento de trabajo traza las lneas de accin y orienta el trabajo del ministerio para que edifique la comunidad y la sociedad. Ponerse en accin. Lo planeado debe ser llevado a la accin. El ministerio debe servir para edificar desde su especificidad, porque ese es su aporte a la construccin eclesial y social. Los carismas deben ser llevados al servicio, de esta manera el ministerio crece y es atractivo para que muchos hermanos y hermanas identifiquen su llamado especfico y contribuyan a la ampliacin de campos de accin del ministerio. Actividad: El siguiente ejercicio ayuda a discernir el llamado al ministerio o la vocacin particular y para ello DEBES CONTESTAR LAS SIGUIENTES PREGUNTAS y trabajarlas con tu formador o acompaante espiritual: a) Cundo colaboras en alguna actividad pastoral, en cul observas que das ms fruto? b) Ante cules actividades eres ms creativo y emprendedor? c) Cul o cules son los ministerios comunitarios que ms te parecen importantes? d) Es necesario que le pidas a Jesucristo una seal clara para que te confirme a que ministerio comunitario te est llamando? Cul? e) Para qu ministerio comunitario has sido llamado? f) Qu debes dejar para iniciar el camino de un ministerio fructfero? g) Qu debes asumir para iniciar el camino de un ministerio fructfero? 44 7. CRECIMIENTO Y DESARROLLO DE LA PROPIA VOCACIN Le dice a Jess su madre: No tienen vino. Les dice Jess: Llenen las tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Y dice el encargado de la fiesta: Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya estn bebidos, el inferior. Pero t has guardado el vino bueno hasta ahora. Jn 2,3..7.10. 7.1. INTRODUCCIN. Nos preguntamos contantemente: Cmo hacer crecer la propia vocacin? Qu pasos dar para tener excelencia en lo que realizamos? Cmo pasar de la escasez a la abundancia? Cmo tener la prosperidad que queremos en el ministerio? En el siguiente relato se encuentran las respuestas y otras inquietudes Vamos a leer 1 Jn 2,1-11, conocido como las bodas en Can. 7.2. PASOS PARA HACER CRECER LA PROPIA VOCACIN En el relato de las bodas en Can nos permite visualizar la prosperidad, pues se presenta una situacin de escases debido a que ya no tienen vino, pero despus de unos pasos Jess da el mejor vino, de la mejor calidad y en abundancia. Veamos los pasos para pasar de la escasez a la abundancia en el desarrollo de la propia vocacin, en el crecimiento del ministerio y en otras reas de nuestra vida. 1er. Paso: Buscar a los expertos. Como lo podemos observar en Jn 2,3: 3Se acab el vino, y la madre de Jess le dijo: Ya no tienen vino. Jess es el experto, quien puede hacer que de la escasez se llegue a la abundancia. Cuando visualizas un proyecto o pretendes realizar una gran actividad, debes buscar a las personas adecuadas, a los expertos en los temas o necesidades que tienes para consultar o adquirir sus servicios. Busca a los expertos que te pueden ayudar a desarrollar tus planes y alcanzar tus metas. 2 Paso: Aprovechar el momento oportuno. La hora de la bendicin. Leamos el v.4: 4Jess le contest: Mujer, por qu me dices esto? Mi hora no ha llegado todava. Dios bendice en el momento oportuno, es necesario aprovechar la oportunidad cuando se presenta, porque all viene la bendicin. La suerte como azahar no existe, pero puede entenderse como preparacin ms oportunidad, esa es la formula de la suerte. Preparacin + Oportunidad = Suerte. Las bendiciones de Dios llegan en el momento oportuno, a la hora en que debe llegar la bendicin y es necesario estar listo para recibir la bendicin. 3er. Paso: Seguir los buenos consejos. Aprender a escuchar. Leamos el v.5: 5Ella dijo a los que estaban sirviendo: Hagan todo lo que l les diga. Es necesario aprender a escuchar los buenos consejos, los que centran en Jesucristo, los que conducen a realizar todo al derecho. Obedecer las buenas orientaciones, sintonizarse con la voluntad de Dios, dirigir la vida hacia todo los que l diga, conduce a caminar en el xito y la 45 prosperidad. Ya tienes tu plan, buscas a los expertos y aprovechas la hora de la bendicin, as que slo te queda caminar siguiendo los buenos consejos. 4 Paso: Cambiar de paradigmas. Leamos los v.v.6-7: 6Haba all seis tinajas de piedra, para el agua que usan los judos en sus ceremonias de purificacin. En cada tinaja caban de cincuenta a setenta litros de agua. 7Jess dijo a los sirvientes: Llenen de agua estas tinajas. Las llenaron hasta arriba. Las tinajas eran para la purificacin de los judos y nada ms. Eran de uso exclusivo. Sin embargo Jess cambio el paradigma judo y realiz algo maravilloso: el agua se convirti en vino abundante y de buena calidad. Existen paradigmas o modelos mentales que son obsoletos y no permiten nuevas oportunidades para ver la hora de la bendicin, as que es necesario cambiar la manera de pensar para que cambie tambin la manera de vivir (Rom 12,2). Pensar de otra manera, ver cosas posibles donde otros ven lo imposible. Ir ms lejos de lo que se espera, es la actitud de los que rompen los paradigmas personales, familiares, eclesiales o sociales. 5 Paso: Sujecin a la autoridad. Leamos el v. 8: 8y Jess les dijo: Ahora saquen un poco y llvenselo al encargado de la fiesta. As lo hicieron. El encargado de la fiesta es quien autoriza servir el vino y las comidas de acuerdo a un protocolo, y Jess respeta la autoridad del mayordomo, aunque sea l quien ha dado el mejor vino. Jess esta sujeto a la autoridad del encargado de la fiesta. Jess respeto la autoridad del encargado de la fiesta, y debemos seguir el ejemplo del Maestro. Es necesario aprender a respetar a los que tienen la autoridad. Ser rebelde contra toda autoridad no tiene sentido, porque la autoridad viene de Dios (Rom 13,1-2). 6 Paso: Control de calidad. Leamos los v.v. 9-10: 9El encargado de la fiesta prob el agua convertida en vino, sin saber de dnde haba salido; solo los sirvientes lo saban, pues ellos haban sacado el agua. As que el encargado llam al novio 10y le dijo: Todo el mundo sirve primero el mejor vino, y cuando los invitados ya han bebido bastante, entonces se sirve el vino corriente. Pero t has guardado el mejor vino hasta ahora. Deben existir criterios de control de calidad del servicio o de la actividad realizada. Jess cuenta con el control del encargado de la fiesta para sealar que l da lo mejor Todo debe ser revisado, evaluado y mejorado. No temas al control de calidad pues te ayudar a mejorar lo que ests realizando. 7.3. CONCLUSIONES Se logra el objetivo: el mejor vino, de la mejor calidad y en abundancia. La calidad tambin se puede realizar en cantidad Seguir los pasos para la excelencia garantizan una vida prospera y de xito venido de Dios. Recuerda que Prosperidad = Productividad + Fecundidad Buscar expertosMomento oportunoSeguir buenos consejosCambiar paradigmasSujecin Control de calidad46 Actividad: Vamos a realizar una BOLSA DE EMPLEO donde ofreces tu ministerio particular. Una vez que conoces a cul ministerio comunitario te llama Jesucristo, queda una inquietud: Cmo voy a responder responsablemente? Los estudiantes de organizan por grupos de acuerdo al ministerio al que el Seor Jesucristo los llamo, para responder a las siguientes preguntas: 1. Nombre del ministerio Cul es el nombre del ministerio msica, predicacin, pastoreo? 2. Organizacin del ministerio Ad intra. Cmo se organizara hacia dentro del ministerio? Ad extra. Qu lugar ocupa el ministerio dentro del grupo o comunidad de oracin? 3. Acercamiento a los planes de formacin y pastoreo En qu aspectos y temas debera tener una formacin bsica y una especializada? Cmo se va a realizar el acompaamiento al interior del ministerio? 4. Inventario de recursos Lo qu tenemos internamente Qu recursos (materiales, lugares, etc) tenemos al interior del ministerio? Con qu talentos contamos (personas y carismas)? Las instituciones que nos pueden ayudar Qu instituciones, comunidades o ministerios conocemos que nos pueden ayudar? Dnde podemos investigar sobre otras instituciones que nos ayuden? Los contactos claves que tenemos Con quin debemos hablar para que nos colabore en el ministerio? Tenemos datos pertinentes sobre los contactos que tenemos (nmero telefnico, direccin, e-mail, web site)? 5. Planeacin de actividades Qu actividades vamos a realizar? En qu fechas? En qu lugares? Quin o quines son los responsables? 8. CONCLUSIONES Podemos concluir al finalizar nuestro curso de Discernimiento Ministerial: Se discierne sobre la voluntad de Dios. Pues buscamos la manera como Dios ya est actuando en las personas o en las comunidades. As que debemos ver la manera como Dios est conduciendo y creando a las personas y por tanto a la comunidad cristiana. Los criterios de discernimiento son herramientas para facilitar la captacin de la voluntad de Dios en la persona y en la comunidad. Una vez captada la voluntad de Dios viene el momento de decisiones y acciones. La principal dificultad nuestra es tomar decisiones y asumir las consecuencias de nuestras decisiones. De las decisiones a las acciones existe un camino de planes, programas y fechas. Debemos institucionalizar en la comunidad la voluntad de Dios a travs de proyectos comunitarios. 47 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICA Y VOCACIONAL CAMINAR CON SAN PABLO Elaborado y recopilado por Manuel Tenjo C51. OBJETIVOS: Realizar un acercamiento al ministerio de San Pablo, especialmente a su labor de escritor para conocer los contextos en que escribi. Estudiar algunos temas paulinos para comprender el mensaje bblico y aplicarlo a la vida personal y comunitaria. Proyectar los temas aprendidos en la construccin de la comunidad eclesial para que cada da encarne los valores evanglicos. METODOLOGA: Las primeras lecciones estarn centradas en una introduccin bsica a la vida, el ministerio y los escritos de Pablo. Posteriormente realizaremos el desarrollo de algunos temas paulinos con sus aplicaciones pastorales. CONTENIDOS: 1. Introduccin 2. Introduccin general a la vida y el ministerio de Pablo 3. Introduccin general a los escritos de Pablo 4. Estudio de algunos Temas Paulinos 5. Conclusiones BIBLIOGRAFIA: BOVER, J.M.: Teologa de san Pablo (Madrid 1946). CERFAUX, L., Jesucristo en san Pablo (Bilbao 1963). -, La Iglesia en san Pablo (Bilbao 1963). -, El cristiano en san Pablo (Bilbao 1965). LYONNET, S.: La soteriologa paulina: RF, 747-87. -, De peccato et redemptione (2 vols.; Roma 1958-60). SCHNACKENBURG, R.: La teologa del NT. Estado de la cuestin (Bilbao 1966) Otra se cita a pie de pgina. 51 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com mailto:manueltenjo@yahoo.com48 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICAY VOCACIONAL CAMINAR CON SAN PABLO Elaborado y recopilado por Manuel Tenjo C52. 1. INTRODUCCIN PREGUNTAS INICIALES: Te gustara conocer la personalidad del ms grande evangelizador de la Iglesia? Te gustara caminar con Pablo y sobre todo, conocer su secreto evangelizador? Cules fueron los obstculos que Pablo enfrent y cmo los super? Cules fueron los temas sobresalientes de la enseanza paulina? Conocer a Pablo por sus escritos es una aventura maravillosa. Acercarse al ministerio apostlico de un misionero incansable y a su labor de escritor que sorprende a cada paso, hace que la mente de lector empiece a ampliarse y que el horizonte del conocimiento de Jesucristo conduzca a enamorarse del Dueo de la Vida. Vamos a conocer un curso que nos brinda conocer a Pablo y acercarnos a sus escritos para aprender de l. Al mismo tiempo aprendemos algunos elementos de lectura bblica. Esto nos lleva a unas aplicaciones pastorales en la comunidad eclesial para hacerla crecer en el amor a Jesucristo y en la vida de servicio apostlico. Pablo desarroll en sus cartas algunos temas doctrinales y exhort a sus iglesias a una prctica ms intensa de la vida cristiana. Casi todas las cartas existentes constituyen un ejemplo de esa doble finalidad. Esta dualidad de objetivos explica por qu Pablo pudo mezclar en ellas elementos de la revelacin, fragmentos del kerigma primitivo, enseanzas de Cristo, interpretaciones del AT, su concepcin personal del acontecimiento Cristo y hasta sus propias opiniones particulares. 2. INTRODUCCIN GENERAL A LA VIDA Y EL MINISTERIO DE PABLO53 2.1. SAN PABLO, EL JUDO En este tema tratamos algunos aspectos de la vida de San Pablo en su etapa de judo practicante, entes de que se convirtiera en cristiano y apstol de Jesucristo para llevar el Evangelio a los paganos. 52 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com 53 http://www.iglesiadepiedra.org/reflexion/pablo/pablo00.html mailto:manueltenjo@yahoo.comhttp://www.iglesiadepiedra.org/reflexion/pablo/pablo00.html49 2.1.1. LUGAR Y AMBIENTE DE NACIMIENTO Y CRECIMIENTO DE PABLO Pablo naci en Tarso, ciudad griega de la regin de Cilicia, en el Asia Menor, la actual Turqua (Hch 9,11; 21, 39; 22, 3). Tena unos 300,000 habitantes y era un centro importante de cultura y comercio, con un puerto muy activo. La carretera romana que una al Oriente con el Occidente pasaba por Tarso. Pablo, que era judo, naci en esta ciudad griega pues muchos judos desde el s. VI a.c. emigraban fuera de Palestina, formando barrios judos en casi todas las ciudades del Imperio romano, en donde tenan su sinagoga y organizacin comunitaria, formando la llamada dispora (dispersin). Aunque Pablo naci en Tarso, se cri en Jerusaln (Hch 22,3; 26,4). Y por ser de familia juda, se cri dentro de las exigencias de la Ley de Dios y de las tradiciones judas (Gl 1,14). Los judos de la dispora eran practicantes y se preocupaban por la observancia de la Ley de Dios. Por eso luchaban contra las leyes y costumbres romanas que impedan o dificultaban la observancia de la Ley de Dios, como por ejemplo: dar culto al emperador, trabajar el sbado, prestar servicio militar. Y por eso eran hostigados y perseguidos (Hch 18,2). En ese ambiente rgido y protegido del barrio judo naci y creci Pablo, y desde l miraba el ambiente abierto y hostil de la gran ciudad griega. Estos dos ambientes: su barrio judo y el mundo hostil de la ciudad griega, marcaron su vida. Tena dos nombres: Saulo, nombre Judo (Hch 7,58) y Pablo, nombre griego (Hch 9,13). En lo que a m respecta, tendra motivos suficientes para confiar en mis ttulos humanos. Nadie puede hacerlo con ms razn que yo. Fui circuncidado a los ocho das de nacer, soy de la descendencia de Israel, de la tribu de Benjamn, hebreo de pies a cabeza, fariseo en cuanto al modo de entender la ley, fantico perseguidor de la Iglesia, e irreprochable en lo que se refiere al cumplimiento de la ley. Fil 3,4-6 Yo soy judo. Nac en Tarso de Cilicia, pero me eduqu en esta ciudad. Mi maestro fue Gamaliel; l me instruy en la fiel observancia de la ley de nuestros antepasados. Siempre he defendido con pasin las cosas de Dios, como ustedes hoy. Yo persegu a muerte el camino cristiano, encadenando y encarcelando a hombres y mujeres. Hch 22, 3-4 2.1.2. JUVENTUD Y FORMACIN DE PABLO Como todo nio judo de su poca, Pablo recibi su formacin bsica en la casa, en la sinagoga de su barrio y en la escuela que estaba anexa a la sinagoga. Esta formacin bsica comprenda: aprender a leer y escribir, estudiar la Ley de Dios y la historia de su pueblo, asimilar las tradiciones religiosas. Adems de esta formacin bsica en Tarso, Pablo recibi una formacin superior en Jerusaln, con el maestro Gamaliel (Hch 22,3). Ese estudio superior contena: la Ley de Dios (Torah o Pentateuco, que son los cinco primeros libros de la Biblia); la tradicin de los antiguos que enseaba a vivir de acuerdo con la ley de Dios (halak); la interpretacin de la Biblia (midrash). En toda la formacin la lectura de la Biblia era el eje fundamental. Era sobre todo la madre, en casa, quien se encargaba de transmitirla a los hijos (2 Tim 1,5; 3,14). Mientras Pablo estudiaba en Jerusaln, Jess viva en Nazaret, y por ser pobre no tuvo la oportunidad de Pablo de ir a estudiar a Jerusaln. Parece que Pablo y Jess nunca se encontraron (2 Cor 5,16). Jess era cinco o seis aos mayor que Pablo, y como Pablo debi haber recibido la misma formacin bsica en la casa, en la sinagoga y en la escuela anexa a la sinagoga. 50 2.1.3. PROFESIN Y CLASE SOCIAL DE PABLO Pablo era fabricante de tiendas (Hch 18,3), oficio que, segn las costumbres de la poca, debi haber aprendido de su padre. Este aprendizaje empezaba hacia los trece aos de edad y duraba dos o tres aos. El padre de Pablo debi tener muy buena posicin econmica, quiz era propietario de una empresa. Cmo sabemos esto? Pues porque Pablo era ciudadano romano por nacimiento (Hch 16,37; 22,25.29), lo que significa que recibi esta condicin de su padre, lo que quiere decir que su padre o abuelo logr adquirir la ciudadana romana para poder legarla a sus hijos, y esto requera una enorme cantidad de dinero (Hch 22,28). En ese tiempo la sociedad tena tres clases sociales bsicas: los ciudadanos, los libertos y los esclavos. Solamente los ciudadanos eran considerados pueblo, miembros oficiales de la ciudad. Pablo, como era ciudadano romano, poda participar de la asamblea del pueblo, que era donde se discuta y decida todo lo que se refera a la vida y organizacin de la ciudad. Por eso los griegos llamaban a ese sistema demo (pueblo) cracia (gobierno), aunque en realidad no era gobierno del pueblo, sino de una pequea lite de ciudadanos. En la mayora de las grandes ciudades del Imperio romano los judos vivan organizados en asociaciones, reconocidas por los gobiernos de las ciudades. A travs de esas asociaciones los judos luchaban por hacer valer sus derechos ante el gobierno del Imperio. Sus principales luchas se dirigan a dos objetivos: la plena integracin de sus miembros como ciudadanos en la vida de la ciudad, y la plena libertad religiosa para observar la Ley de Dios y las tradiciones paternas. Gracias a estas asociaciones los judos de la dispora consiguieron buenos resultados y alcanzaron ciertos privilegios, de modo que no estaban tan explotados como los agricultores que vivan en el interior de Palestina, y por lo tanto no sentan tanto el peso del dominio romano. Eso explica, en parte, por qu Pablo no se opona directamente al Imperio romano, llegando a pedir que todos se sometan a las autoridades que nos dirigen (Rom 13,1). 2.1.4. EL IDEAL DE JUDO PRACTICANTE Pablo fue un hombre profundamente religioso, un judo practicante y cumplidor de la Ley de Dios (Flp 3,6; Hch 22,3) y lleno de celo por las tradiciones judas (Gl 1,14), llegando incluso a perseguir a los cristianos por defender esas tradiciones (Hch 26,9-11; Gl 1,13). Es decir, Pablo procuraba realizar el ideal religioso judo. Cul era ese ideal religioso judo? El origen del pueblo judo est en la Alianza. Y la alianza consta de dos elementos complementarios: por un lado la libre eleccin de Dios (gratuidad), y por el otro el fiel cumplimiento por parte del pueblo de las clusulas de la Alianza (observancia). En algunas pocas de la historia se insista ms en un elemento que en otro. En tiempo de Pablo se insista en la observancia de la Ley como garanta de obtener la salvacin. Y ese era el ideal religioso judo: ser fiel observante de la Ley y las tradiciones religiosas. Ese ideal religioso anim a Pablo durante los primeros 28 aos de su vida (Flp 3,5-6). Luego Pablo descubrir que ese ideal de la observancia no era capaz de conducirlo hasta Dios. Fue el momento de una gran crisis. 51 2.2. SAN PABLO, EL CRISTIANO 2.2.1. ENCUENTRO CON CRISTO CAMINO DE DAMASCO A los 28 aos Pablo tena prestigio y autoridad, y en nombre del Sanedrn persegua a los cristianos. Pidi licencia para perseguirlos hasta Damasco de Siria, a ms de 200 kms de distancia (Hch 9,1-2; 26,9-12). Mientras iba para Damasco, de repente, se encuentra con Cristo: Saulo, Saulo, por qu me persigues? (Hch 9,4). Jess se identifica con los cristianos perseguidos, desaprobando al perseguidor. La cada de Pablo (Hch 9,4), expresa la intervencin de Dios y recuerda la vocacin del profeta Jeremas (Jer 20,7). La ceguera de Pablo por tres das (Hch 9,8-9) recuerda los tres das de muerte que anteceden a la resurreccin. Muri el perseguidor y resucit el profeta, el apstol de Cristo. Y resucit, es decir, volvi a ver, despus de ser acogido por los cristianos como hermano (Hch 9,17-18). 2.2.2. RUPTURA Y GRATUIDAD El encuentro de Pablo con Cristo camino de Damasco implic en Pablo una ruptura: se rompe su ideal de observancia de la Ley y su celo por las tradiciones judas. En efecto, la experiencia del camino de Damasco hace a Pablo entender que a Dios no se le alcanza por el cumplimiento de la Ley, pues es Dios el que se deja alcanzar. El encuentro de Pablo con Cristo en el camino de Damasco le hace vivir la experiencia de la gratuidad de Dios. Sin ningn esfuerzo Pablo alcanza lo que con todo su esfuerzo durante 28 aos no haba podido lograr. Ahora Pablo no debe confiar en lo que l puede hacer por Dios sino en lo que Dios gratuitamente hace por l. Su seguridad ya no puede estar puesta en la observancia de la Ley sino en el amor de Dios (Gl 2,20-21; Rom 3,21-26). 2.2.3. PROCESO DE MADURACIN A partir del encuentro de Pablo con Cristo en el camino de Damasco empieza en Pablo un proceso de maduracin en el que se profundiza su conversin. Es un perodo de unos 13 aos de silencio antes de que Pablo salga a la luz pblica como apstol de Cristo (Gl 1,15-2,1). En este proceso, qu se produce en Pablo? Veamos. a) Por la lectura de la Biblia Pablo descubri el significado de la muerte de Cristo: l es el redentor que, por amor solidario, entrega su vida para rescatar y liberar al pueblo. Por eso Pablo llega a decir El me am y se entreg por m (Gl 2,20). b) Pablo va a dejar que sea Cristo el que llene su vida y la dirija. Pablo ya no se pertenece (Rom 14,8), y aunque sigue siendo libre, se hace esclavo de Cristo (Rom 1,1; Gl 1,10). c) Pablo experimenta la pascua de Cristo, su muerte y resurreccin (Ef 2,5-6), y su ideal ser ser como Jess, conformarse con l en la muerte para obtener la resurreccin (Flp 3,10-11). d) Pablo asume la entrega de Cristo y acepta el sufrimiento, como Cristo, por amor y para la salvacin de los dems (2 Cor 11,23-29). Pablo vive los sufrimientos que le vienen por su entrega como continuacin de la misma entrega salvfica de Jess. Por eso dice completo en mi carne lo que falta a la pasin de Cristo (Col 1,24). e) Pablo va experimentando que ciertamente l tiene muchas debilidades y limitaciones (2 Cor 11,30), pero al mismo tiempo experimenta una poderosa energa que lo ayudaba en su lucha y a 52 perseverar en la fe (Col 1,29). Por eso Pablo dir cuando soy dbil entonces es cuando soy fuerte (2 Cor 12,10). f) Pablo llega a la conviccin de que el amor de Dios es tan slido que nada ni nadie puede separarnos de su amor (Rom 8, 35.38-39). Y esta conviccin es la fuente de la resistencia de Pablo en medio de las adversidades. g) Pablo rompe con el mundo. Para Pablo mundo significa el orden de cosas contrarias al proyecto de Dios. Con ese mundo Pablo rompe definitivamente, y por eso dice por causa de Jess el mundo est crucificado para mi (Gl 6,14). h) Pablo descubre que la virtud ms importante, que hay que cultivar y vivir es el amor. Se puede ser un buen predicador, un gran profeta, tener muchos conocimientos, ser solidario, y hasta mrtir, pero todo esto sin amor no sirve de nada (1 Cor 13). En resumen, en ese proceso de maduracin Pablo va conociendo ms y mejor a Cristo, que le revela el rostro del Padre, el sentido de la vida, el valor del hermano, el proyecto de Dios, su propia misin, y que lo animaba en su lucha con su presencia gratuita, amorosa y exigente. 2.2.4. AMBIENTE DEL PABLO CRISTIANO Despus de su conversin, durante el tiempo que dur su proceso de maduracin, dnde estuvo Pablo y qu hizo? Las informaciones sobre los lugares por donde anduvo Pablo en este perodo son pocas e inseguras, pero podemos conocer algo. Tras su conversin, Pablo permanece un tiempo en Damasco y ah comienza a anunciar el Evangelio, pero se produce un conflicto con los judos y Pablo tuvo que huir (Hch 9,19-25). Se marcha para Arabia donde permanece tres aos (Gl 1,17). Pablo va a Jerusaln, es presentado a los Apstoles y ah permanece un tiempo anunciando el Evangelio (Hch 9,26-27) En Jerusaln se produce un conflicto y Pablo se va a Tarso (Hch 9,29-30) donde permanece unos nueve aos. Despus Bernab lo llama para que vaya a Antioqua, donde permaneci un ao enseando el Evangelio (Hch 11,25-26). Qu hizo Pablo durante este perodo? Apenas tenemos informaciones, pero podemos suponer que Pablo participaba en la vida de la comunidad, anunciaba el Evangelio, y ejerci su profesin para ganarse la vida. 2.3. SAN PABLO, EL MISIONERO La comunidad cristiana de Antioqua se encontraba reunida en una celebracin. De repente, una revelacin del Espritu hace a la comunidad encargar a Pablo la misin de ir por el mundo como mensajero del Evangelio (Hch 13, 2-4). Ah, a sus 41 aos de vida, comienza una nueva etapa en la vida de Pablo: la misin. 2.3.1. PRIMER VIAJE 2.3.1.1. Tres viajes misioneros Durante su perodo de misionero Pablo realiz tres grandes viajes misioneros. El primer viaje comenz en el ao 46, cuando Pablo tena 41 aos de edad (Hch 13,1-3), y el tercer viaje termin en el ao 58 con su prisin (Hch 21,27-34). Son 12 13 aos de andanzas misioneras, por caminos inseguros y con muchos peligros (2 Cor 11,25-26). 53 2.3.1.2. Jerusaln, centro de la misin Jerusaln ocupa un lugar central: all empieza la historia de Jess (Lc 1,8-9) y all termina (Lc 24, 33.52). En Jerusaln empieza la historia de la Iglesia (Hch 1,4.6-26) y de all debe partir toda accin misionera (Lc 24,47; Hch 1,8). Pues cada uno de los viajes de Pablo comienza en Jerusaln y all terminan (Hch 12,25; 15,2; 18,22; 21,15). La misin parte de Jerusaln y su objetivo es alcanzar el fin del mundo (Hch 1,8), es decir, a toda la humanidad. En el caso de Pablo el fin del mundo es Roma, donde acabar su vida. 2.3.1.3. La situacin del pueblo Cuando Pablo inicia sus viajes, en el ao 46, Claudio es el emperador de Roma, y al final, en el ao 58, es Nern. En todos estos aos el gobierno central del Imperio se esforzaba en concentrar las riquezas y el poder en Roma, lo que ocasionaba la creciente esclavitud, sufrimientos y revueltas en la periferia del Imperio. Y poco a poco se va introduciendo el culto al emperador (Rom 1,18-32). En Palestina los impuestos opriman al pueblo, y ante las rebeliones cada vez ms desesperadas, el imperio responda con represiones violentas. Poco a poco se organizaba la revuelta contra el Imperio romano y el movimiento popular se radicalizaba. 2.3.2. SEGUNDO VIAJE 2.3.2.1. Anda por muchas regiones Pablo anduvo por muchas regiones: Chipre (Hch 13,13), Pisidia (Hch 13,14), Licaonia (Hch 14,6), Judea, Fenicia, Samara (Hch 15,3), Siria, Cilicia (Hch 15,23.41), Frigia (Hch 16,6; 18,23), Misia (Hch 16,7), Macedonia (Hch 16,10; 19,21; 20,1), Gracia (Atenas, Hch 17,15; 20,2), Acaya (Corinto, Hch 18,1; 19,21) Asia (Hch 19,10.22). Mucha gente, pueblos diferentes, costumbres diferentes, comidas diferentes. Esto hizo que Pablo, en sus viajes, tuviera que aprender mucho. 2.3.2.2. Visita las principales ciudades del Imperio Romano Durante esos 12 13 aos Pablo recorri las principales ciudades del Imperio romano: Antioqua (unos 500,000 habitantes), feso (poco menos de medio milln), Corinto (unos 600,000), Roma (cerca de un milln de habitantes). Eran ciudades con una manera griega de vivir, de pensar y de organizarse, donde se juntaba gente de todo el mundo. Era un mundo diferente al de Palestina o del barrio de Pablo en Tarso. 54 En su misin Pablo tendr la difcil tarea de encarnar el Evangelio, que viene del mundo rural de Palestina, en esa nueva realidad del mundo urbano. 2.3.2.3. Hace camino al andar Desde el inicio de sus viajes Pablo no tena un itinerario definido, sino que sobre la marcha lo fue definiendo. En su primer viaje no sali de su regin de Asia Menor (Cilicia, Panfilia, Pisidia. En su segundo viaje, que lleg hasta Europa, quera ir en una direccin y el Espritu le mand ir en otra (Hch 16,6-7). Su rumbo depende de avisos recibidos en sueos (Hch 16,20; 18,9). En el tercer viaje el objetivo est decidido desde el principio: quiere ir a Efeso (Hch 18,21) y all permanece tres aos (Hch 20,31). 2.3.3. TERCER VIAJE 2.3.3.1. Compaeros de viaje Pablo nunca viajaba solo, sino acompaado por algn amigo o grupo de amigos. En el primer viaje lo acompaan Bernab y Juan Marcos (Hch 13, 3-5); en el segundo viaje lo acompa Silas (Hch 15,36-40), ms tarde Timoteo (Hch 15,1-3) y Lucas (Hch 16,11), y Priscila y Aquila (Hch 18,18); en el tercer viaje lo acompaan muchos (Hch 19,22; 20,4-5; 21,16). 2.3.3.2. Trabaja para comer Uno de los problemas de Pablo durante sus viajes misioneros era la alimentacin. Cmo llevar comida para tanto tiempo en el camino? Y cmo conseguir dinero para alimentar a varias personas por tanto tiempo? Durante sus viajes Pablo dedicaba un tiempo a trabajar para conseguir el sustento y luego seguir el camino y su actividad evangelizadora (Hch 20,34). 2.3.3.3. Una salud de hierro Para aguantar el trajn de sus tantos viajes misioneros Pablo debi tener una salud de hierro (2 Cor 11,27-28). Aun as, durante su segundo viaje le apareci una enfermedad (Gl 4,13), que no sabemos exactamente qu era. Y lo que Pablo llama su aguijn de la carne (2 Cor 12,7) tambin pudo se una enfermedad. 2.3.3.4. Animado por el Espritu En los viajes misioneros de Pablo hay una permanente presencia del Espritu Santo, que es el que suscita y anima la misin: provoca la iniciativa de la misin (Hch 13,2), enva a los misioneros (Hch 13,4), hace que Pablo hable (Hch 13,9), orienta el rumbo de los viajes (Hch 16,6-7), constituye a los coordinadores de las comunidades (Hch 20,28), anima a Pablo para el anuncio (Hch 18,9-10). 55 2.3.3.5. Alimentado por la oracin La oracin y la celebracin animan y acompaan la misin de Pablo: durante una celebracin nace la idea del primer viaje misionero (Hch 13,2); el anuncio comienza siempre en la celebracin en la sinagoga (Hch 16,13.16); la confirmacin de los coordinadores de las comunidades est acompaada por la oracin (Hch 14,23); en la prisin en Filipos Pablo pasa la noche rezando (Hch 16, 25); Pablo participa en la oracin en las comunidades (Hch 20,7.36). 2.3.3.6. Problemas de comunicacin En sus viajes misioneros Pablo tuvo problemas con la comunicacin. Pablo hablaba griego, que era la lengua comn en las ciudades y en el comercio, y tambin hablaba el hebreo y el arameo. Pero en las ciudades no todas las personas hablaban el griego, pues haba una gran variedad de lenguas y dialectos (Hch 14,11). Por eso en muchas ocasiones debi auxiliarse de intrpretes. 2.3.3.7. Contacto con sus comunidades Durante sus viajes misioneros Pablo mantena el contacto con las comunidades por medio de mensajeros (Col 4,10; 1Cor 1,11; 16,12-18; 1 Tes 3,2-6) y a partir del segundo viaje, tambin mediante cartas, que se lean en las reuniones de la comunidad (1 Tes 5,27) y se intercambiaban con las de otras comunidades (Col 4,16). A pesar de lo que suponan sus viajes misioneros, Pablo mantena la coordinacin general de las comunidades por l fundadas, preocupndose siempre por ellas (2 Cor 11,28-29). 2.3.3.8. Mtodo evangelizador de Pablo En el primer viaje Pablo no permaneca mucho tiempo en el mismo lugar: llegaba, anunciaba el Evangelio, creaba una comunidad y segua adelante. En el segundo viaje sigue el mismo mtodo pero permanece ms tiempo en el mismo lugar (Hch 18,11). En el tercer viaja fue lo contrario del primero: fue directamente a Efeso y all se qued tres aos (Hch 20,31); luego ms de tres meses en Corinto (Hch 20,3). Al final, pues, el mtodo era distinto: irradiar el Evangelio desde un lugar central (Hch 19,10.26); los viajes servan para fortalecer las comunidades ya existentes (Hch 18,23; 20,2). En los tres viajes misioneros Pablo sigui la misma estrategia de accin: cuando llega a un lugar comienza el anuncio en la sinagoga (Hch 13,5; 13,14; 14,1; 16,13; 17,2.10; 18,4; 19,8). En la sinagoga no se limita nicamente a los judos sino que habla tambin a los paganos (Hch 13,16.43; 17,4.17). El resultado es el mismo: los judos se resisten y los paganos aceptan (Hch 13,45; 14,2-4; 17,5.13; 18,6; 19,9). Ante el rechazo de los judos, Pablo se aleja de la sinagoga y se dirige a los paganos que lo reciben con alegra (Hch 13,46-48; 18,6-8; 19,9-10). 2.3.3.9. Su principal herramienta, la Biblia En su actividad evangelizadora el instrumento ms importante usado por Pablo en el anuncio de la Buena Noticia era la Biblia, el Antiguo Testamento, para descubrir el significado de Jess para la vida de las personas y de las comunidades (Hch 13,32-41; 17,2.11; 18,28). 2.3.3.10. Pablo visita y anima a sus comunidades Las comunidades nacen en medio de muchas tensiones, conflictos y persecuciones. Problemas de toda clase, internos y externos (Hch 14,22; 1 Tes 1,6). En los tres viajes Pablo se preocupa de visitar las comunidades fundadas para animarlas, ayudarlas a superar el aislamiento en el que 56 viven y para que perciban los vnculos con las otras comunidades (Hch 14,22-24; 15,3.36.41; 16,4-5; 18,23; 20,2; 21,4.7). 2.3.3.11. Discursos que explican su misin En cada uno de los tres viajes misioneros hay un discurso de Pablo, en el que se revela la caracterstica de la accin misionera de Pablo en cada viaje. En el primer viaje el discurso es para los judos, pronunciado en la sinagoga de Antioqua de Pisidia (Hch 13, 16-41), y destaca la evangelizacin de los judos. En el segundo viaje el discurso es para los paganos, pronunciado en el Arepago de Atenas, en Grecia (Hch 17,22-31), y destaca la apertura a los paganos. Y en el tercer viaje el discurso es para los coordinadores de las comunidades, pronunciado en Mileto, cerca de feso, en el Asia Menor (Hch 20,17-35), y destaca la organizacin de las comunidades. 2.3.3.12. Algunos hechos relevantes Cada uno de los viajes misioneros de Pablo estuvo marcado por algunos hechos relevantes. En el primer viaje un conflicto en la isla de Chipre (Hch 13,6-12); el conflicto con los judos en Antioqua (Hch 13, 44-52); conflicto en Listra y lapidacin de Pablo (Hch 14,11-18); eleccin de los coordinadores en las comunidades recin fundadas (Hch 14,21-23). En el segundo viaje, la separacin entre Pablo y su amigo Bernab (Hch 15,36-40); fundacin de la primera comunidad en Europa, en Filipos (Hch 16,11-15), conflicto, prisin y tortura de Pablo (Hch 16,16-490); fracaso de Pablo con su discurso en Atenas (Hch 17,32-34); formacin de la comunidad de Corinto (Hch 18,1-18); Pablo escribe las dos cartas a los Tesalonicenses. En el tercer viaje, conflictos crecientes en el interior de las comunidades (Gl 1,7; 2,4; 6,13; 2 Cor 11,4; 2 Tes 2,2); conflicto creciente con la forma de vivir y de creer de los griegos (Hch 19, 18-19.23-40); conflicto interno (Hch 18,24-26; 19,1-6); organizacin de la colecta a favor de los pobres de Jerusaln (2 Cor 8,10; Gl 2,10); conspiracin contra la vida de Pablo (Hch 20,3); Pablo escribe las cartas a los corintios, a los romanos y a los glatas; y en prisin escribe las cartas a los efesios, a los filipenses, a los colosenses y a Filemn. 2.4. SAN PABLO, MISIONERO Y TRABAJADOR 2.4.1. PABLO MISIONERO Y TRABAJADOR 2.4.1.1. Cambio de situacin econmica La conversin a Cristo le cre a Pablo una situacin nueva, lo sac de una posicin social y lo coloc en otra bien inferior: en vez de empleador, dueo de un taller con sus obreros y esclavos, Pablo acab siendo un trabajador asalariado. Por eso l mismo dice que por causa de Cristo, perd todo (Fil 3,8). Esta nueva situacin le oblig a buscar una manera de sobrevivir. 2.4.1.2. Tres opciones para subsistir Segn la costumbre de los profesores y misioneros de la poca, Pablo tena tres opciones para ganarse la vida: pona precio a su enseanza, viva de limosnas pedidas en las plazas o se empleaba como profesor particular en una casa de familia rica, y entonces vivira en esa casa dependiendo de aquella familia. 57 2.4.1.3. Pablo sigue una nueva opcin Pablo no acept ninguna de esas tres opciones. El reconoca su derecho a ser mantenido por la comunidad y recibir un salario por su trabajo (1 Cor 9,4), pero renunci a este derecho (1 Cor 9,15), l quera anunciar el evangelio gratuitamente (1 Cor 9,18; 2 Cor 11,7). No quera depender de la comunidad ni ser un peso para ella (1 Tes 2,9; 2 Tes 3,8; 2 Cor 11,9; 12,13-14; Hch 20, 33-34). Pablo decidi trabajar con sus propias manos (1 Cor 4,12), lo cual en la sociedad griega era considerado trabajo propio de esclavo y no de un ciudadano u hombre libre. 2.4.1.4. El ideal de vida imperante El tiempo de Pablo, como hemos sealado, el ideal de toda persona era no tener que trabajar con sus manos, sino vivir una vida tranquila, dedicada al estudio y meditacin. La mayora de personas que componan las ciudades eran esclavos, pobres y marginados. En medio de ellos surgen las primeras comunidades cristianas. Esta gente no poda alcanzar el ideal de los ciudadanos. Por eso al Pablo presentarse como un misionero que vive del trabajo de sus manos muestra que el evangelio no es un ideal que quede fuera de los esclavos y trabajadores. As presenta un nuevo ideal que s es posible alcanzar. 2.4.1.5. Un nuevo ideal Pablo propone un nuevo ideal: que en vez de considerar el trabajo con las propias manos una seal de esclavitud y un motivo de vergenza sea considerado como una fuente de vida honrada (1 Tes 4,11-12). Ahora el sueo, el ideal, la vida honrada se consigue en la misma vida del trabajador. 2.4.1.6. Pablo ensea con el ejemplo Lo que Pablo enseaba sobre el trabajar con las propias manos estaba respaldado por su testimonio, l da ejemplo (1 Tes 2,9; 2 Tes 3,7-9; Hch 20,33-34; 1Cor 4,12). Cuando un hombre libre buscaba trabajo en un taller se consideraba que haca algo que lo humillaba (2 Cor 11,7). Buscando trabajo Pablo asuma la condicin de un esclavo. Por eso dir siendo libre me hice esclavo de todos (1 Cor 9,19). 2.4.1.7. Mucho trabajo, poco salario Todo indica que el salario de Pablo no deba ser muy alto, pues trabajaba de noche y de da para no depender de nadie (1 Tes 2,9; 2 Tes 2,8). Aun trabajando duro, Pablo pasaba necesidad, sin dinero para comida y ropa (2 Cor 11,9.27). Uno de los motivos por el que su salario era insuficiente es que, como Pablo viva viajando, no poda montar su propio taller con una clientela fija. En Corinto Pablo tuvo la suerte de encontrar trabajo en el taller de Priscila y Aquila (Hch 18,3). 2.4.1.8. Ataques de otros misioneros Este testimonio de Pablo como trabajador que anuncia el Evangelio es la clave de lectura ms importante para entender sus cartas y profundizar en su mensaje. Por trabajar con sus propias manos Pablo recibi ataques de otros misioneros que seguan la costumbre imperante a este respecto (1 Cor 9,11-18; 2 Cor 11,7-15), pues la actitud de Pablo concienciaba al pueblo y cuestionaba el modo de proceder de los otros misioneros. 58 2.4.2. SE ABREN LAS PUERTAS A LOS PAGANOS. 2.4.2.1. El evangelio se anuncia a los paganos Inicialmente los primeros cristianos anunciaban el evangelio slo a los judos en Palestina. La persecucin dispersa a los cristianos por el mundo (Hch 11,19). Algunos llegan a Antioqua y comienzan a hablar de Jess tambin a los paganos (Hch 11,20). Este mensaje se fue expandiendo por el resto del mundo, sobre todo con los viajes de Pablo. As, despus del ao 50 haba comunidades cristianas en todo el Imperio romano. 2.4.2.2. El evangelio se difunde con rapidez Por qu se difunde tan rpido el mensaje cristiano? Porque en la gente exista un vaco religioso, y la cultura griega no fue capaz de satisfacer las aspiraciones de los pueblos. Ya un siglo antes de Cristo misioneros judos andaban por el mundo para convertir a los paganos (Mt 23,15). As, en torno a las sinagogas fueron surgiendo grupos de proslitos, paganos que cumplan la ley y se circuncidaban, no eran numerosos (Hch 2,11; 13,43); y de temerosos de Dios, paganos que cumplan parte de la ley y no se circuncidaban, era el grupo ms numeroso y el pblico ms atento de Pablo (Hch 13,16.26.43). 2.4.2.3. El evangelio atrae a muchos En este contexto la propuesta cristiana atraa a mucha gente. El anuncio del evangelio era verdaderamente buena noticia para los temerosos de Dios. La predicacin de Pablo ofreca justamente lo que ellos buscaban: convivencia comunitaria, acceso a Dios por medio de Jess, sin circuncisin ni observancia de la ley. Por eso aceptan el mensaje con mucha alegra (Hch 13,48; 15,31; 17,4.12; 18,8). 2.4.2.4. Surge el conflicto Pronto surge el conflicto. Era costumbre que los paganos que queran entrar a la comunidad tenan que observar la ley y circuncidarse. Pedro bautiza a Cornelio, un pagano incircunciso, y surge la controversia (Hch 10, 1-48; 11,1-3). La cuestin es: para salvarse, es necesario cumplir la ley y circuncidarse, o no? Los ms abiertos, como Pablo y unos ms decan que no era necesario (Hch 15,2; 11); los ms conservadores decan que s (Hch 15,5). 2.4.2.5. El primer Concilio de Jerusaln A causa de este conflicto la iglesia se dividi, y para resolver el conflicto se convoc una reunin (Concilio) en Jerusaln (Hch 15, 6-21; Gl 2,1-10). En este primer Concilio de Jerusaln Pablo jug un papel decisivo. Pablo movi la opinin y present los argumentos que ayudaron a Pedro a tomar la decisin de no exigirles a los paganos la observancia de la ley y la circuncisin (Hch 15,12; Gl 2,3-10). Pero quedaban por resolver otros problemas prcticos derivados del conflicto: la convivencia en las comunidades entre judos y paganos convertidos, y la organizacin y coordinacin de las comunidades. Para resolver el problema de la convivencia se decide que los paganos observara algunas costumbres propias de los judos (Hch 15, 23-29). Para el problema de la organizacin y coordinacin de las comunidades se decide dividir el trabajo: Pablo Bernab se encargarn de las comunidades de paganos, y Pedro y Santiago de las comunidades de judos (Gl 2,9-10). 59 2.4.2.6. Siguen los conflictos El Concilio de Jerusaln ofreci un camino de solucin pero no resolvi los conflictos. Despus del Concilio siguen las tenciones, y entre ellas, surge el conflicto de Pablo con Pedro. Pedro en Antioqua, por miedo a las crticas de un grupo de judos cristianos llegados de Jerusaln y que no se juntaban con los paganos, tambin se aleja de los paganos y otros le siguen (Gl 2,12-13) ocasionando una marginacin de los paganos cristianos. Pablo, ante esta actitud, encara a Pedro por su hipocresa (Gl 2,11.14) 2.4.2.7. Conflicto con los judos no cristianos Despus del Concilio de Jerusaln tambin se va a dar un conflicto de Pablo con los judos no cristianos. La difusin del evangelio entre los paganos hizo que muchos simpatizantes del judasmo abandonaran las sinagogas y se unieran a las comunidades cristianas (Hch 18,7-8; 19,9-10), lo que hizo que los judos perdieran su influencia social, al perder sus sinagogas simpatizantes. Los judos reaccionaron con envidia y rabia (Hch 13,45; 17,5; 1 Tes 2,14), especialmente contra Pablo, visto como el principal culpable: contradecan a Pablo (Flp 3,2), pretendan matarlo (Hch 20,3; 23,21), instigaban al pueblo contra los cristianos (Hch 13,50). 2.4.2.8. Conflicto interno con los falsos hermanos Despus del Concilio tambin se van a dar conflictos internos. Pablo se va a enfrentar con falsos hermanos, que son judos convertidos al cristianismo pero que siguen anclados en su mentalidad juda y no aceptan la apertura hecha por el Concilio de Jerusaln, defendiendo incluso el antiguo ideal de la observancia de la ley como nico camino de salvacin. Estos falsos hermanos intentaban destruir el trabajo de Pablo en las comunidades: iban detrs de Pablo dividiendo las comunidades, sembrando la confusin, escribiendo cartas falsas como si fueran de Pablo (2 Tes 2,2), tratando de alejar al pueblo de Pablo: decan que Pablo no era Apstol (1 Cor 9,1-2), que no tena la aprobacin de los otros apstoles y actuaba por cuenta propia (Gl 2,9), que no ha visto a Cristo resucitado (1 Cor 9,1), que acta contra el pueblo, contra el templo y contra la ley (Hch 21,28). 2.4.2.9. Reaccin de Pablo en los conflictos Cmo reacciona Pablo ante los conflictos y cmo se defiende? Cuando est en juego la integridad del evangelio Pablo no cede (Gl 2,11-14; 4,17; 5,10; 6,11-16), pero es flexible cuando hace falta para aliviar o superar tensiones (Hch 15,23-29; 21,26; 16,3). En la disputa con los falsos hermanos Pablo fue enrgico, hizo or su voz contra ellos (Gl 6,12-13; 4,9); y fue radical: o Cristo o la circuncisin (Gl 5,2). 2.5. SAN PABLO, EN CONFLICTO CON EL IMPERIO ROMANO 2.5.1. SITUACIN DEL IMPERIO El Imperio romano era un mosaico de reinos, pueblos, ciudades, cada uno con su propia religin, sus propias leyes, y hasta cierta autonoma de gobierno. Pero todos integrados dentro de los intereses del Imperio, obligados a pagar tributos, reconocer la autoridad divina del emperador y aportar soldados para el ejrcito romano. 2.5.2. PERSECUCIONES, PRISIONES Desde el da de su conversin hasta el final de su vida Pablo sufri muchas persecuciones (2 Cor 11,25; Hch 9,23-24. 29; 13,8.50; 14,5.19; 16,22; 17,5-9.13; 18,12; 19,23-40; 21,27-30), pas por 60 muchas prisiones (2 Cor 11,23; Hch 16,23; 18,20.30; 1 Cor 15,32; 2 Cor 1,8-9), compareci delante de varios tribunales (Hch 18,12; 22,30; 24,1-2). 2.5.3. DIFERENTES ACUSACIONES Las acusaciones contra Pablo no son siempre las mismas. Se le acusa de alborotar la ciudad predicando costumbres contrarias a las romanas (Hch 16, 20-21); de predicar contra el pueblo, contra la ley y contra el templo (Hch 21,28; 23,29; 24,5-6).} 2.5.4. NADA FRENA EL EVANGELIO Aun estando preso Pablo contina su misin evangelizadora, escribiendo cartas y anunciando el evangelio (Hch 28,31) mostrando que nada ni nadie puede impedir que la misin evangelizadora se realice. 2.5.5. ESCENARIOS DE LOS CONFLICTOS CON EL IMPERIO Los conflictos de Pablo con el Imperio romano se manifestaron en diversos escenarios: con la polica, con la justicia, con la opinin pblica, con la ideologa y la religin oficial, con las instituciones y las autoridades, con grupos de inters o de presin. Todo esto fue movilizado contra Pablo, tanto por los judos como por los paganos. 2.5.6. CONFLICTOS PROGRESIVOS Los conflictos crecen de manera progresiva. Inicialmente el conflicto es entre judos y cristianos, y por cuestiones de carcter religioso. Pero luego el conflicto va a adquirir carcter ideolgico y poltico, involucrando las instituciones del Imperio romano que sern movilizadas contra los cristianos por personas de influencia que sienten perjudicados sus intereses por el mensaje cristiano (judos, autoridades y clase alta). 2.5.7. CAUSAS APARENTES DE LOS CONFLICTOS Las causas del conflicto con Pablo, segn las acusaciones presentadas en los tribunales, son: que Pablo es un perturbador (Hch 16,20), que est contra Roma (Hch 16,21), contra el pueblo judo, contra la ley y el templo (Hch 21,28), que provoca conflicto con los judos (Hch 24,5), que profana el templo (Hch 24,6), lidera una nueva secta (Hch 24,5). Sin embargo, el mismo Imperio reconoci que Pablo no tena crimen ni mereca la muerte (Hch 23,29); estas acusaciones estaran motivadas por conveniencias. 2.5.8. VERDADERAS CAUSAS DE LOS CONFLICTOS a. Una de las causas es que Pablo propone un nuevo ideal de vida a los esclavos y trabajadores asalariados, lo que va a subvertir la raz del sistema del Imperio. 61 b. Otra causa es que Pablo propone un nuevo tipo de convivencia que supera toda relacin de dominacin: judo/griego, libre/esclavo, hombre/mujer (Gl 3,28; Col 3,11; 1 Cor 12,13). Esto resulta subversivo. c. Otra causa es que Pablo rompe con el sistema denunciando su podredumbre fruto de la injusticia y el retorcimiento de la verdad (Rom 1,18-32. Lgicamente esta posicin de Pablo de luchar por la verdad y la justicia genera conflicto con el sistema. d. Otra de las causas es que el mensaje evanglico de la resurreccin que Pablo anuncia llega a los pobre y les comunica una libertad tan fuerte que el sistema de esclavitud no es capaz de ahogar (Rom 8,31-39). e. Otra causa es que la fe cristiana que Pablo anuncia implica la fe en un solo Dios, el Dios de Jesucristo, lo que excluye la divinidad de otros dioses y no reconoce el poder divino del emperador. Si Dios es uno slo todas las personas son iguales. Esto, por supuesto, choca con la ideologa que sustenta el Imperio. En resumen, la verdadera causa de los conflictos es que los cristianos sembraban en el pueblo una semilla profundamente subversiva, que implicaba una nueva concepcin de Dios y de la vida que produca un nuevo modo de vivir y convivir opuesto al sistema. 2.5.9. ACTITUD DE PABLO FRENTE AL IMPERIO Cul era la actitud de Pablo frente al Imperio romano? Hay que sealar que Pablo nunca se pronunci directamente contra la esclavitud, que era base del sistema del Imperio romano. Al contrario, Pablo peda a los cristianos de Roma que obedecieran las autoridades constituidas (Rom 13,1-7). 2.5.10. CMO ENTENDER ESTA ACTITUD DE PABLO En tiempo de Pablo los cristianos no haban alcanzado una madura conciencia de la problemtica social, pues tenan pocos aos de existencia, eran una minora en la sociedad y no haban tenido participacin en la construccin del sistema. Tampoco haba un profundo anlisis crtico de la sociedad como lo tenemos hoy. Desde el 587 a.c. los judos aprendieron a convivir con dominadores extranjeros, y los vean como expresin de la voluntad de Dios (Jer 27,4-11; Esdras 7,26). Finalmente, Pablo tena una experiencia de Dios que le haca esperar pronto la llegada definitiva del Reino. Por eso, relativizaba las circunstancias del mundo (Flp 4,11.13; 1 Tim 6,8; 1 Cor 29,30-31). 62 3. INTRODUCCIN GENERAL A LOS ESCRITOS DE PABLO Si nos fijamos en la suma total de los versculos, el corpus de las 13 cartas que llevan el nombre de Pablo comprenden 2,003 de un total de 5,621 de todo el Nuevo Testamento. Estamos pues, ante un material textual relevante, dentro del cual emergen claras variantes de vocabulario, de estilo y de temas. Sobre estas variantes, a partir del siglo XVIII, los estudiosos han fijado el microscopio del anlisis histrico, crtico y literario. No es el caso de detenernos en este aspecto, por dems interesante. Los escritos de San Pablo son cartas, que en otro tiempo se consideraba que eran 14: Romanos Corintios, 1 y 2 Glatas Efesios Filipenses Colosenses Tesalonicenses, 1 y 2 Timoteo, 1 y 2 Tito Filemn Hebreos De las 14 cartas, hay cuatro que se denominan "cartas de la cautividad": Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemn, porque habran sido escritas por Pablo mientras se encontraba en prisin; y hay varias que se denominan cartas pastorales: Timoteo y Tito, pues se dirigen a responsables de comunidades para orientarles en la gua pastoral de las mismas. Tambin sabemos de otras cartas que existieron pero que se han perdido y no tenemos ninguna copia. Por ejemplo, en la 1Cor Pablo parece que alude a una carta anterior (1Cor 5,9). 3.1. CARTAS AUTNTICAS Hoy sabemos que no todas esas 14 cartas que se atribuyen a san Pablo son de l. Los argumentos que se utilizan para cuestionar la autora paulina de algunas de estas cartas hacen referencia al estilo literario, al vocabulario empleado y a la doctrina, pues existen contradicciones entre algunas de ellas. De las 14 cartas, hoy existe consenso entre los expertos en que slo 7 son autnticas de San Pablo: 1 Tesalonicenses Filemn Romanos Corintios, 1 y 2 Glatas Filipenses Las otras cartas que no se consideran con seguridad de San Pablo, habran sido escritas por colaboradores o discpulos de San Pablo, que las firmaron con el nombre de su maestro (pseudoepigrafa). Hay algunas de ellas sobre las que los estudiosos no se ponen del todo de acuerdo si son o no de Pablo. 3.2. PROPSITO DE LOS ESCRITOS DE SAN PABLO Estos escritos de San Pablo fueron producidos para exhortacin de los creyentes de esa poca de las iglesias fundadas durante sus viajes misioneros despus de su conversin. El objetivo es dar instrucciones a los cristianos sobre el modo de comportarse y responder a sus inquietudes. En http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia63 general el autor da nimos a sus lectores y responde a sus preguntas o preocupaciones (Tesalonicenses y Corintios), en ocasiones los reprende (Glatas y 2 Corintios) y a veces les escribe como muestra de agradecimiento por su comportamiento (Filipenses). Fueron un gran instrumento de accin pastoral y de relacin recproca entre Pablo y sus comunidades. Desgraciadamente no se nos ha conservado ninguna carta de las comunidades a su apstol fundador, pero sabemos que existieron (1Co 7,1). La correspondencia de Pablo a sus comunidades fue en algunas pocas extraordinariamente frecuente y rpida, particularmente durante la gran crisis de Corinto. Frecuentemente el portador era un colaborador de Pablo (especialmente Timoteo y Tito); y l mismo sola traer a Pablo una respuesta en vivo acerca de la reaccin de la comunidad al escrito en cuestin. 3.3. LA VARIEDAD DE LOS ESCRITOS DE SAN PABLO Aunque mantenindose siempre fiel al gnero carta, Pablo sabe usarlo en sus mltiples variedades. As encontramos la carta de recomendacin, casi privada (Filemn); la carta que podramos llamar de desahogo familiar (una incluida en 1Tes y otra en Flp); la carta estrictamente de oficio pastoral (la llamada carta respuesta incluida en nuestra 1Corintios); la carta apologtica (Gl) y la carta ultimatum (2Cor 10-13); y, finalmente, la carta cercana al tratado (Rm). 3.4. LA FORMA LITERARIA DE LOS ESCRITOS DE SAN PABLO Pablo emplea el esquema usual en su tiempo. Como en todas las pocas, las cartas de Pablo constan de encabezamiento, cuerpo y conclusin. En el encabezamiento suele haber tres elementos: la llamada inscriptio (remitente/es, destinatario/s y saludo), la accin de gracias (o bendicin, en 2Co 1,3), y una oracin o expresin de un deseo (cuyo tema suele ser el crecimiento de la comunidad en fe y amor). El encabezamiento puede ofrecer una primera clave para comprender la carta; as, cuando hay polmica o tensin, Pablo multiplica sus ttulos (cf. Gl 1,1), igual que cuando necesita darse a conocer (Rm 1,1-5). La accin de gracias dice mucho respecto del estado de la comunidad. El cuerpo de la carta es, naturalmente, muy variado. En l suele haber material doctrinal y exhortativo. En la seccin doctrinal o argumentativa se encuentran a veces preciosos pasajes autobiogrficos, as como profundas o curiosas exgesis del A.T. La conclusin frecuentemente se inicia con expresiones como os he escrito, por lo dems.... En ella suelen aparecer breves consejos o recomendaciones, algunas noticias personales como planes de viajes, etc., y los conocidos saludos de determinadas personas (1Co 16,19; Rm 16,21-23) o a determinadas personas (Rm 16,3-16). Y termina con el saludo de Pablo, de tenor litrgico y especficamente cristiano. 3.5. RECEPCIN Y CONSERVACIN DE LOS ESCRITOS DE SAN PABLO Las cartas de Pablo a sus comunidades no fueron documentos sagrados desde el principio. El escribe por determinados motivos coyunturales y momentneos, seguramente sin contar con que sus escritos fueran a coleccionarse y pasar a la posteridad. Su primera conservacin pudo ser en manos de particulares o de jefes de las iglesias locales. Con seguridad, no todas las cartas de Pablo agradaron a la comunidad destinataria; por ello hemos de suponer que ms de una se perdi y otras se conservaron por pura casualidad. Otras, en cambio, pudieron ser desde el primer da preciados tesoros. 64 Mientras Pablo viva no era necesario el frecuente recurso a sus cartas; l en persona poda orientar, solucionar problemas, corregir, consolar, etc. Su desaparicin hizo necesario volver sobre sus escritos, y su categora de mrtir del evangelio les confiri un valor que antes no tenan; es el momento de sacar las reliquias a la luz y se va a iniciar el intercambio de cartas entre las diversas comunidades destinatarias. Tmidamente la coleccin se pone en marcha. 3.6. DESARROLLO DE LOS ESCRITOS DE SAN PABLO Los escritos de Pablo eran cartas, escritos coyunturales. Pero, pasada aquella coyuntura concreta, se aprecian bajo otra luz: son obras teolgico-espirituales, en las que el encuadramiento espacio-temporal contar cada vez menos. Lo que las comunidades necesitan es orientacin actualizada, pero partiendo del pensamiento original de Pablo. Esta actualizacin la realizarn discpulos de San Pablo (la escuela paulina), desarrollando sus escritos. Parece que se dieron dos formas de conservar y desarrollar los escritos de Pablo. En unos lugares se componen escritos de imitacin, a nombre del apstol, reutilizando material suyo, combinndolo con otros elementos de pensamiento, y sometindolo a nuevos influjos culturales del medio ambiente y de otras corrientes de cristianismo, intentando responder as a nuevas situaciones eclesiales. En otros lugares, por el contrario, se tendi a una conservacin ms material de lo paulino; y lo que se hizo fue fusionar diversos escritos. Parece que cada comunidad intent hacer un nico libro con la herencia del apstol. En Tesalnica deban de existir dos cartas y fueron fusionadas en una, nuestra 1Tesalonicenses. En Filipos se conservaban dos o tres cartas, y con ellas se hizo igualmente una fusin (Filipenses). En Corinto exista mucho material y parece que lo coleccionaron en tres bloques: en primer lugar, copias de escritos paulinos redactados en Corinto y dirigidos a otras comunidades (Roma y Efeso) dieron lugar a nuestra carta a los Romanos; luego se procedi a coleccionar lo dirigido a la propia comunidad corintia, (nuestras 1 y 2 Corintios). Es claro que se tendi a hacer de toda la herencia paulina un libro solo y unitario. CRONOLOGA DE LAS CARTAS AUTNTICAS DE PABLO Carta Fecha Motivo 1 Tesalonicenses Ao 50 Solucionar los problemas de fe de la comunidad de Tesalnica: abandono de la fe, destino de los muertos, deficiencias en el comportamiento Glatas Ao 52 Atajar la fascinacin producida por unos misioneros judaizantes llegados a Galacia 1 Corintios Ao 52 Dos problemas: 1.- comunidad que sigue las costumbres del mundo 2.- Falta de integracin comunitaria 2 Corintios Ao 53 Ao 54 Respuesta a una carta de los corintios. Los problemas se agudizaron y la primera carta no tuvo xito. Unos misioneros agravan la problemtica de la comunidad y los predisponen contra Pablo.(2,14-7,4) Tras una visita a Corinto escribe su apologa (10-12) Reconciliacin, justificacin de su conducta, credencial para la colecta Credencial de la colecta para las comunidades de Acaya (9, 1-15) 65 Filipenses 53-54 Agradecimiento por la ayuda recibida Animo frente al cansancio Superacin de tensiones internas Filemn 54 Intercede por el esclavo Onsimo Romanos 55 Pablo tiene el proyecto de evangelizar Europa y quiere congraciarse con la comunidad de Roma y presentarse como misionero. 4. ESTUDIO DE ALGUNOS TEMAS PAULINOS 4.1. LA EXPERIENCIA DE JESUCRISTO54 San Pablo insiste en la verdad de la real humanidad y divinidad de Cristo, a pesar de que, a primera vista, el lector se enfrenta a tres objetos en los escritos del Apstol: Dios, el mundo humano y el Mediador. Pero este ltimo es a la vez divino y humano, hombre y Dios. 4.1.1. LA HUMANIDAD DE CRISTO EN LAS EPSTOLAS PAULINAS Las expresiones condicin de siervo, apareciendo en su porte como un hombre, en carne semejante a la del pecado (Fil 2,7; Rom 8,3) pueden parecer como lesivas a la humanidad real de Cristo en la enseanza paulina. Ms en realidad ellas nicamente describen un modo de ser o dejan entrever la presencia de una naturaleza superior en Cristo que no es visible a los sentidos. O contrastan la naturaleza humana de Cristo con la de la raza pecadora a la que aquella pertenece. Por otro lado, el Apstol habla abiertamente de Nuestro Seor manifestado en la carne (I Tim 3,16); poseedor de un cuerpo de carne (Col 1,22); nacido de mujer (Gal 4,4); nacido de la simiente de David segn la carne (Rom 1,3); perteneciente segn la carne al pueblo de Israel (Rom 9,5). En cuanto judo, Jesucristo naci bajo la Ley (Gal 4,4). El Apstol hace nfasis en la verdadera participacin de Nuestro Seor en nuestra debilidad humana fsica (II Cor 13, 4), en su vida de sufrimiento (Heb 5,8)55 que culmina con la pasin (Ibd., 1, 5; Fil 3,10; Col 1, 24). En slo dos aspectos difiere la humanidad de Nuestro Seor del resto de los hombres. Primero, en su ausencia total de pecado (II Cor 5, 21; Gal 2, 17; Rom 7, 3). Segundo, en el hecho de que Nuestro Seor es el segundo Adn, que representa a todo el gnero humano (Rom 5, 12-21; I Cor 15, 45-49). 4.1.2. LA DIVINIDAD DE CRISTO EN LAS EPSTOLAS PAULINAS Segn San Pablo, la superioridad de la revelacin cristiana sobre toda otra manifestacin divina, y la perfeccin de la Nueva Alianza con su sacrificio y sacerdocio, se derivan del hecho que Cristo es el Hijo de Dios (Heb 1, 1ss; 5, 5ss; Rom 1, 3; Gal 4, 4; Ef 4, 13; Col 1, 12; 2, 9ss). El Apstol entiende la expresin Hijo de Dios no como una mera dignidad moral, ni como una relacin puramente externa con Dios, iniciada en el tiempo, sino como una relacin eterna e 54 http://ec.aciprensa.com/c/cristologia.htm 55Estudios recientes han demostrado que la Epstola a los Hebreos, durante siglos atribuida a San Pablo a raz del encabezado de la misma en la Vulgata, no es obra del Apstol, aunque s parece notarse en ella la influencia de sus ideas. Su autor permanece annimo, N.T. 66 inmanente entre Cristo y el Padre. Compara a Cristo con Aarn y sus sucesores, Moiss y los profetas, y lo encuentra superior a stos (Heb 1,1; 3, 1-6; 5, 4; 7, 1-22; 10, 11). Eleva a Cristo sobre el coro de los ngeles y lo hace Seor de los mismos (Heb 1, 3; 2, 2-3; 14); lo sienta a la derecha del Padre como heredero universal (Heb 1, 2-3; Gal 4, 14; Ef 1, 20-21). Si San Pablo se ve obligado a usar los trminos forma de Dios e imagen de Dios al hablar de la divinidad de Cristo, para poder mostrar la distincin personal entre el Padre Eterno y el Hijo Divino (Fil 2, 6; Col 1, 15), Cristo no es simplemente la imagen y la gloria de Dios (I Cor 11, 7), sino tambin el primognito de toda creatura (Col 1, 15), en quien, por quien y para quien fueron hechas todas las cosas (Col 1, 16), en quien la plenitud de la divinidad reside junto con la realidad actual que nosotros atribuimos a los cuerpos materiales perceptibles y mensurables a travs de nuestros sentidos (Col 2, 9), en una palabra, quien est por encima de todas las cosas, Dios bendito por todos los siglos (Rom 9, 5). 4.1.3. RECONCILIADOS CON EL PADRE56 Se trata de la recuperacin de un vnculo de amistad o de alianza que se haba perdido a causa del pecado o de la traicin de una de las partes. En concreto, el restablecer una relacin rota generalmente sucede pidiendo y dando el perdn. En el NT (sobre todo en la teologa paulina) la reconciliacin implica tres niveles: con Dios, consigo mismos, con los dems y con el mundo. La primera reconciliacin concierne a la relacin entre la humanidad y Dios. ste toma la iniciativa de la pacificacin y la realiza mediante Jesucristo, en el que Dios condena el pecado y justifica a los pecadores (2 Co 5,18-21). Reconciliacin equivale por tanto a justificacin y pacificacin con Dios (cf. Rm 5,1s). Desde el momento en que Cristo muere en la Cruz, Dios ya no ve la humanidad como pecadora y desobediente, sino solamente al hombre Jess que en Nombre de todo el gnero humano cumple el acto de obediencia y de amor perfecto. Su S ha cubierto y tragado todos los No de los pecadores (cf. 1 Co 15,54; 2 Co 1,20). La dimensin personal de la reconciliacin consiste en el hecho de hacer recibido, despus del perdn de los pecados, no "un espritu de esclavos para recaer en el temor", sino "un espritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar Abb, Padre! El Espritu mismo se une a nuestro espritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios" (Rm 8,15-16); "porque no nos dio el Seor a nosotros un espritu de timidez, sino de fortaleza" (2 Tm 1,7). La verdadera reconciliacin del hombre con s mismo se da en el descubrimiento de su propia identidad filial con respecto a Dios. Adopcin, salvacin y reconciliacin encajan. Pero la reconciliacin tiene tambin una dimensin "horizontal" y csmica. Por medio de Jess termin el orden antiguo que estableca la enemistad entre judos y gentiles. El sacrificio de Cristo abate cada "muro de separacin"; el amor extendido sobre la cruz anula cualquier divisin entre los seres humanos (cf. Ef 2,14; Ga 3,28). La paz obtenida mediante la "sangre de su cruz" (Col 1,20) se extiende a todo el Universo. En este nuevo "eone", que la Iglesia anticipa en cuanto mundus reconciliatus (Agustn), se puede entrar "dejndose reconciliar con Dios", acogiendo el Evangelio que es la "palabra de reconciliacin" (2 Co 5,20, evangelizacin). Jess indica la reconciliacin con el propio adversario como prioritaria condicin para presentarse ante el altar de Dios (Mt 5,24). sta sella la recuperacin de la comunin mediante el perdn y, por tanto, ya es en cuanto tal, sacrificio agradable al Padre (cf. Mt 9,13; Os 6,6) 56 http://www.es.catholic.net/empresarioscatolicos/721/2230/articulo.php?id=43988 67 4.2. LA EXPERIENCIA DEL ESPRITU SANTO57 Jesucristo, en su ministerio, es continuamente asistido por el Espritu Santo, y, as, por la gracia de Dios, el famoso Apstol Pablo se siente movido, desde el principio, por el influjo del Espritu. 4.2.1. EL ESPRITU SANTO EN LA CONVERSIN DE PABLO Al ser derribado de su cabalgadura que llevaba su odio persecutorio, San Pablo pregunta en la aparicin de Damasco: "Seor, Qu quieres que yo haga?", y Cristo, mirndolo con amor, como mir al joven rico, lo remite a Ananas; este hombre piadoso y temeroso de Dios, acreditado ante los judos, era un converso que haba abrazado la fe cristiana. El propio Jess le encarga dirigirse a casa de un tal Judas, que viva en la calle Recta, donde se encontraba Saulo. Al entrar, se va hacia Saulo e, imponindole las manos, le dice: "El Seor, Jess, que se te apareci en el camino por el que venas me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espritu Santo" (Hch 9,17). En ese momento, recobr la vista y fue bautizado. Discuten los autores si recibi el Espritu Santo antes del bautismo (como sugiere el texto), o despus del bautismo (lo que parecera ms lgico). Pero tambin Cornelio recibe el Espritu Santo antes del bautismo (Hch 10, 44. 48). Sea lo que fuere, Lucas constata que Saulo, tras su conversin, se ve lleno del E.S., del que queda imbuido. 4.2.2. LA ELECCIN DE PABLO PARA LA MISIN En medio de los profetas y maestros, que haba en la iglesia de Antioqua, "mientras estaban celebrando el culto del Seor y ayunando, dijo el Espritu Santo: 'Separadme ya a Bernab y a Saulo para la obra a la que los tengo llamados'. Al momento, una vez que concluyeron su ayuno y oracin, les impusieron las manos y los enviaron. As pues, enviados por el Espritu Santo, bajaron a Seleucia y de all navegaron hasta Chipre" (Hch 13,2-4). Bernab y Saulo son mandados a su misin, no por la comunidad, sino directamente por el E.S. La imposicin de las manos no expresa aqu la ordenacin (Bernab era un personaje destacado, que la haba recibido ya y Pablo fue directamente llamado por Cristo), sino que es un signo que responde a sus peticiones en la oracin: que Dios bendiga aquella tarea y los acompae en el viaje y misin para la que han sido designados por el E.S. 4.2.3. POR EL EPRITU SANTO, PABLO DESCUBRE A ELIMAS (Hch 13,16ss). Estamos en su primer viaje apostlico de Bernab y Pablo; se encuentran, en Pafos, capital de la isla de Chipre, residencia del procnsul romano. Al servicio del procnsul, Sergio Pablo, andaba, por all, un mago, falso profeta judo, llamado Bar Jess. En Oriente, mago no tena el sentido peyorativo de charlatn o hechicero, que hoy tiene, sino el de un hombre instruido en las ciencias fsico-naturales, conocedor de los secretos de la naturaleza. Deseando or la palabra de Dios, el procnsul, hombre bondadoso (v.7), hizo llamar a San Pablo. Pero el mago Elimas, por ser judo o por no perder su posicin en la casa, si se haca cristiano, obstaculizaba su conversin. Entonces, "Saulo, llamado tambin Pablo, lleno del Espritu Santo, mirndolo fijamente le dijo: 'T, repleto de todo engao y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia, no dejars ya de torcer los rectos caminos del Seor? Pues ahora... te quedars ciego y no vers el sol hasta un tiempo determinado". Pablo, bajo la accin del Espritu Santo, desenmascara los engao y la maldad de Elimas; ante lo cual, el procnsul abraz la fe e, "impresionado por la doctrina del Seor" (v.12) crey. 57 http://www.autorescatolicos.org/camilovalverdemudarra21.htm 68 Al respecto, es conveniente sealar que es la primera vez que San Lucas lo denomina 'Pablo': "Saulo, llamado tambin Pablo" (10,9), y ser el nombre con el que lo designar ya en adelante. Segn algunos lo tom del nombre del procnsul (Sergio Pablo) como recuerdo de la conversin a la fe de tan importante personaje. Hay quienes creen que lo tom del significado etimolgico: Paulus = pequeo (en seal de humildad). En algunos apcrifos aparece la opinin: porque era pequeo de estatura. De todos modos, la opinin ms probable est en que, por entonces, era frecuente llevar dos nombres uno judo y otro griego; puede que comenzase a utilizar el griego, Pablo, al iniciar sus viajes por el imperio romano. Adems, "por su condicin romana, su nombre tendra que ser inscrito en los registros pblicos, y no es fcil, dado el odio que los romanos sentan hacia los judos, que hiciese tal inscripcin con el nombre judo" (L. Turrado). San Pablo aparece en primer lugar y figura al frente de la expedicin, A partir de este momento, "y Bernab, tan sencillo, como humilde, se coloca detrs de aquel en quien reconoce la vocacin providencial y en quien adivina los gloriosos destinos" (Prat) 4.2.4. EL ESPRITU SANTO INDICA EL ITINERARIO. En el segundo viaje, San Pablo y sus acompaantes, Silas y Timoteo, intentaron predicar el Evangelio en la regin de Asia, cuya capital era feso (parte oeste-central de la actual Turqua). Pero "el Espritu Santo les impidi predicar la Palabra en Asia" (Hch 16,6). Entonces piensan dirigirse hacia el norte y predicar en la regin de Bitinia (norte de la actual Turqua), buscando seguramente las importantes ciudades de Nicea y Nicomedia, donde haba florecientes colonias judas. Pero, como en la ocasin anterior, "no se lo consinti el Espritu de Jess" (Hch 16,7). En vista de lo cual, se encaminan a Misia (noroeste de la actual Turqua) y llegaron a Trade (v.8), importante puerto del mar Egeo, centro de comunicacin entre Asia Menor y Macedonia, territorio fronterizo entre Asia y Europa. Ese impedimento del E.S. posiblemente consisti en alguna comunicacin directa por medio de un aviso carismtico, como en otras ocasiones (cfr. Hch 20,23; 21,11), o en algn suceso que imposibilit a los misioneros predicar en el territorio y que Pablo interpreta como un aviso del Espritu Santo. Poco despus Pablo recibe a un macedonio que ha tenido una visin y le dice: "Pasa a Macedonia y aydanos". Estaba clara la intencin del Espritu Santo: haba llegado la hora de predicar el Evangelio en Europa. En efecto, parten de Trade y yendo por Samotracia y Nepolis, llegan a Filipos, principal colonia de la demarcacin de Macedonia (Hch 16,11s). 4.2.5. "EL ESPRITU" Y LAS TRIBULACIONES. Hch 20 23 (tercer viaje): Pablo, habiendo embarcado en Filipos despus de la Pascua (v.5), piensa estar en Jerusaln en la fiesta de Pentecosts. Rehsa entrar en feso, porque se vera obligado a permanecer un cierto tiempo y manda llamar a los presbteros a Mileto (al sur de feso), donde les dirige un emocionado discurso, en la creencia de que no volvera a verlos. All les dice: "Mirad que yo ahora encadenado en el espritu, me dirijo a Jerusaln sin saber lo que all me suceder; solamente s que el Espritu Santo en cada ciudad me testifica que me aguardan prisiones y tribulaciones". El Apstol ('encadenado en el espritu' = moralmente prisionero; o 'encadenado en el Espritu' = prisionero del Espritu Santo) presiente con certeza -se lo atestigua el Espritu Santo - que le esperan tribulaciones y obstculos en Jerusaln. De hecho all sera apresado con las consiguientes tribulaciones. 69 Hch 21,11(final del tercer viaje): Llegan a Cesarea, donde se detienen unos das antes de partir para Jerusaln. En esa detencin baja de Judea un profeta de nombre Agabo. Parece que es el mismo que en 11,28 'movido por el Espritu Santo' profetiz el hambre, que tuvo lugar en tiempo del emperador Claudio, por los aos 49-50. Agabo, con un gesto simblico, al estilo de los antiguos profetas, profetiza lo siguiente: "se acerc a nosotros (Agabo), tom el cinturn de Pablo se at sus pes y sus manos y dijo: 'Esto dice el Espritu Santo: As atarn los judos en Jerusaln al hombre de quien es este cinturn. Y lo entregarn en manos de los gentiles"'. Coincide con la advertencia de los carismticos de Tiro, donde Pablo se haba detenido unos das, los cuales, "movidos por el Espritu decan a Pablo que no subiese a Jerusaln"(21,4) y con lo que el mismo Pablo haba dicho en Mileto. La contestacin de Pablo a quienes despus de la profeca de Agabo, queran disuadirlo de su viaje a Roma, es digna de quien, como l, est entregado totalmente a Jesucristo, pero que tiene un corazn sensible. Por eso, al mismo tiempo que se declara "dispuesto no slo a ser atado, sino a morir por el nombre de Jess", les ruega que no lloren ni le supliquen que deje el viaje, pues con ello no hacen ms que "quebrantar su corazn"(v.12). Presenta lo que le esperaba en Jerusaln, pero tiene conciencia de que Dios lo llama all. 4.2.6. SAN PABLO GUIADO POR EL ESPRITU SANTO Rom 9 1: Pablo comienza los cap.9-11 sobre la 'Situacin de Israel', manifestando el dolor profundo que siente en su corazn por la actitud de los judos, y el amor tan intenso que tiene hacia ellos, tanto que estara dispuesto a ser anatema por sus hermanos, los de su raza, segn la carne (hiptesis irrealizable, pero que muestra los sentimientos del Apstol) (v.3). Pues bien, antes de expresar esos sentimientos, dice: "Digo la verdad, no miento, mi conciencia me lo atestigua en el Espritu Santo"(v.1). Su sentir es inspirado por el E.S., cuya accin se manifiesta en lo ms profundo de su ser: en su conciencia. I Cor 7 40. Hablando del matrimonio y virginidad (tema del c.7), al final dice que la mujer, una vez muerto el marido, queda libre para casarse con quien quiera, pero 'slo en el Seor', es decir debe tomar marido cristiano. Y aade: "Sin embargo, ser feliz si permanece as, segn mi consejo; que tambin yo creo tener el Espritu de Dios". Ser feliz, en cuanto que queda libre, para la entrega total a Dios, de las preocupaciones de las cosas del mundo y de estar pendiente de agradar al marido. El consejo de Pablo es muy atendible, porque procede del Seor que l posee y por el que se siente guiado. 4.2.7. EL ESPRITU SANTO LE COMUNICA A PABLO LA SABIDURA DE DIOS I Cor 2,6-12. Despus del fracaso de Atenas, en que utiliza los razonamientos de la sabidura humana, se refiere a su predicacin en Corinto en la que renuncia a aquellos y la fundamenta en la sabidura divina que se manifiesta en la accin del Espritu Santo. Dice ahora que l habla "una sabidura de Dios, misteriosa, escondida... desconocida de los prncipes de este mundo, que anuncia lo que ni el ojo vio, ni el odo oy..." (vv.7-9). Pues bien, a nosotros, el Apstol, dice: "nos lo revel Dios por medio del Espritu; y el Espritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios...Y nosotros no hemos recibido el espritu del mundo, sino el Espritu que viene de Dios, el cual nos da a conocer las gracias que nos ha otorgado...y de las cuales tambin hablamos, no con palabras enseadas por la sabidura humana, sino enseadas por el Espritu" 70 Se advierten tres verdades fundamentales respecto al Espritu Santo constatadas por el Apstol en las precedentes afirmaciones: -su 'divinidad' (posee la omnisciencia), -su 'consubstancialidad con el Padre' (l es respecto de Dios, lo que el espritu del hombre para el hombre). -su 'procedencia' (viene de Dios). 4.2.8. LA SALVACIN POR LA ACCIN DEL ESPRITU SANTO "En cuanto a nosotros por el Espritu y la fe esperamos la justicia anhelada"(Gal 5,5) La fe es el principio de la nueva vida. Pero se encuentra vinculada, por la accin del Espritu, a la esperanza (sentido objetivo: los bienes salvficos).Y a la caridad, como afirma a continuacin: "la fe que acta por la caridad"(Gal 5,6). El Apstol espera conseguir la salvacin por el camino de la fe que acta por la caridad, bajo la accin del Espritu Santo. 4.2.9. EL ESPRITU SANTO ACTA EN LA PREDICACIN DE PABLO Rom 15,19. En referencia a su predicacin 'desde Jerusaln, en todas direcciones, hasta Iliria (Dalmacia)', dice que la ha llevado a cabo: "mediante signos y prodigios, en virtud del Espritu de Dios". Se puede interpretar como endadis: 'con el poder del Espritu Santo que le dio el poder de hacer milagros y prodigios'. Pablo acta en su predicacin bajo la accin del Espritu Santo. I Cor 2,4. Refirindose sin duda a su discurso en Atenas, dice: "Mi palabra y mi predicacin no se apoyaban en persuasivos discursos de sabidura sino en la demostracin del Espritu de su poder para que vuestra fe se fundase no en sabidura de hombres sino en el poder de Dios". Hace alusin el Apstol a la accin divina que le acompaaba y obraba eficazmente en la conversin de los corintios y que todos podan comprobar. Accin del Espritu Santo, que se manifestaba en multitud de carismas, en que abundaba la iglesia de Corinto. Poda ser endadis: 'del poder del Espritu'. Y "Demostracin', porque manifiesta la benfica actuacin del Espritu Santo. Hch 13,52. San Pablo pronunci un relevante discurso en Antioqua de Pisidia, sntesis de la historia del pueblo escogido, que culmina en Cristo. Como consecuencia de la predicacin, "los discpulos quedaron llenos de gozo y del Espritu Santo, el cual est con Pablo como se ve por los efectos que va obrando su predicacin: aqu 'el gozo del Espritu Santo.' (endadis) es el gozo que suscita el Espritu Santo. en los se convirtieron. Cfr Lc 10,21. 4.2.10. CONCLUSIN "Todo lo que Pablo vino a ser, como cristiano, fue obra del Espritu Santo. El vuelo gigantesco de su inteligencia y la profundidad de su pensamiento, su actividad incansable y aquella caridad apostlica que nunca se agotaba, su acento lrico y su talante organizador, el hombre de accin eficaz y el mstico que contemplaba e irradiaba el rostro del Seor, todo San Pablo, el San Pablo 71 que hoy conocemos, que sentimos vivo y actual, que est tan cerca de nosotros y su perduracin a lo largo de los siglos, es obra del Espritu Santo."58 La grandeza y significacin del Apstol se halla en su reencarnacin en Jesucristo, el que no nace de nuevo, no puede ser del Reino (Jn 3,3), se dej llenar de Cristo y sin l se siente vaco, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espritu Santo (Rm 5,5). Entendi perfectamente la caridad, que todo lo tolera, que todo lo supera, sin caridad nada soy; y es que la hizo suya porque la caridad de Cristo nos apremia (1 Cor 13; 2 Cor 5,14). 4.3. LAS COMUNIDADES PAULINAS59 Las cartas paulinas son un testimonio inapreciable de la riqueza de vida que se dio en las primeras comunidades cristianas. Una lectura atenta revela los valores que vivan los primeros cristianos en sus intercambios. 4.3.1. UNA RED DE COMUNIDADES En sus relaciones, los cristianos usan el lenguaje de los lazos familiares: Hijos mos (de Pablo), hermanos, as, Hijos de Dios. Expresiones con fuerte carga afectiva. Se saludan con el beso santo (Rom 16,16 1Cor 16,20), a pesar de que la sociedad greco-romana era muy reticente ante el beso pblico. Los grupos locales de cristianos no slo gozan de un alto nivel de cohesin y de identidad, sino que son conscientes de pertenecer a un movimiento ms amplio, como se constata en este saludo de Pablo al inicio de su Primera Carta a los Corintios: con todos los que invocan el nombre de nuestro Seor Jesucristo en todos los lugares, gracia y paz (1Cor 1,2). No son solo iglesias sino Iglesia. Las relaciones entre comunidades refuerzan estos lazos de comunin: Visitas de hermanos de unas comunidades a otras, ofrecimiento mutuo de hospitalidad, intercambio de cartas, y la Colecta a favor de los santos a la que Pablo dedic tantas energas. 4.3.2. SUS REUNIONES 4.3.2.1. Dnde? Los lugares de reunin son, normalmente, casas privadas: la ekklesa en casa de N (cfr. 1Cor 16,19; Rom 16,5; Flm 2; Col 4,15). Podra haber varias asambleas en cada ciudad. Lo normal era que las familias se convirtieran en bloque. (Act 16, 14-15). El bautismo de sus miembros haca de la casa un espacio de acogida para la celebracin de reuniones y un hogar comunitario el que podan descansar los misioneros itinerantes. Las diferencias sociales y culturales o rencillas personales podan dividir a las comunidades, un problema al que Pablo est siempre atento. 4.3.2.2. Qu hacan? Cuando se renen ustedes, cada cual aporta algo: un salmo, una enseanza, una revelacin, hablar en lenguas o interpretarlas (1Cor 14,26). Probablemente se lea la Biblia (=Antiguo 58 (L. Ma. de Logendio, El testimonio personal de San Pablo. Patmos, n.118-120). 59 http://www.acogerycompartir.org/Archivo/2005/Turquia2005/Materiales/iglesias-paulinas.pdf 72 Testamento, el nuevo an no existe) a ejemplo de la sinagoga juda, seguida de comentarios y oraciones. Se rezaban los salmos bblicos y otros cantos de nueva composicin (como por ejemplo, el que encontramos en Flp 2,6-11) Qu otros textos? las cartas de Pablo y de otros cristianos, se narraran relatos sobre Jess. Haba espacio para la oracin espontnea y la glosolalia, un mtodo de oracin consistente en la pronunciacin de sonidos ininteligibles, expresin inefable del Espritu (1Cor 14, 1-19). Como parte de esta reunin semanal, se celebraba la eucarista, en el contexto de una cena completa (1Cor 10,19-29). La eucarista, sacramento de la presencia de Cristo y de comunin entre los miembros de la comunidad, fue desde los inicios el alma de la ekklesa cristiana. 4.3.2.3. Cundo? Parece ser que con periodicidad semanal. Lucas escribe Y el primer da de la semana, cuando estbamos reunidos para partir el pan, Pablo les hablaba, pensando partir al da siguiente, y prolong su discurso hasta la medianoche (He 20,7), tambin el Apocalipsis habla del primer da de la semana como una jornada especial. Plinio informa, a comienzo del s.II, que los cristianos se reunan semanalmente en un da fijo. Justino, sobre el ao 150, nos dice que este da era el domingo (1Apol. 67) Podemos conjeturar que los cristianos siguieron el ejemplo de la observancia juda del sbado y que las reuniones comunitarias se celebraban semanalmente en la noche del sbado al domingo. 4.3.3. LOS CRISTIANOS VISTOS DESDE FUERA Plinio el Joven, gobernador de Bitinia (norte de Turqua), escribe al emperador Trajano en los aos 111-113, informndole sobre las actividades de la extraa secta de los cristianos y pidiendo instrucciones sobre cmo obrar con ellos. Escuchemos su informe: [...] Otros nombrados por el informador declararon que haban sido cristianos, pero luego haban renegado, afirmaron haberlo sido pero que haban dejado de serlo, algunos haca tres aos, otros muchos aos atrs, tantos como veinticinco. Todos adoraron tu imagen y las estatuas de los dioses y maldijeron a Cristo. Afirmaban, sin embargo, que la suma de su falta o error haba sido el tener la costumbre de reunirse en un da fijo antes de la aurora y cantar por turnos himnos a Cristo como a un dios, y comprometerse con voto no a perpetrar algn crimen, sino a no cometer robo, bandidaje o adulterio, no a faltar a la palabra dada, ni negarse a un depsito reclamado en justicia. Terminados estos ritos, era su costumbre separarse y reunirse otra vez para compartir la comida pero comida ordinaria e inocente. Incluso esto, afirmaban, haban dejado de hacerlo despus de mi edicto por el cual, de acuerdo con tus instrucciones, haba prohibido las asociaciones. Segn esto, juzgu an ms necesario encontrar la verdad, por lo que tortur dos esclavas que se deca eran ministras (ministrae). Pero no descubr nada sino supersticin excesiva y depravada [...]60 60 Hiplito de Roma, La Tradicin Apostlica, Sgueme 1986(Cartas 10,96) 73 4.4. LA ESCATOLOGA PAULINA61 4.4.1. DIOS TIENE UN PLAN DE SALVACIN Al predicar su evangelio, Pablo lo consideraba como parte de un plan concebido gratuitamente por Dios, para salvar a la humanidad de una forma nueva, que haba de revelarse y realizarse en su Hijo. El autor de este plan era Dios, al que Pablo haba adorado como buen y celoso judo, el Dios de las alianzas (Rom 9,4), que es el Padre de nuestro Seor Jesucristo (2 Cor 1,3; Rom 15,6). De Dios se pueden destacar tres cualidades en los escritos paulinos: 1.- La ira. La ira de Dios es un punto que Pablo ha heredado del AT (Rom 1,18; 1 Tes 1,10; 2,16; 5,9; etc. Cf. Sal 18,31; Is 30,27-28). Relacionada con el da del Seor (Sof 1,14-18), la ira se concibe a menudo como la retribucin escatolgica divina. 2.- En contraste con la ira de Dios se encuentra la justicia de Dios. Tal cualidad aparece sobre todo en la carta a los Romanos (1,17; 3,5.21-22.25-26). Pablo tambin ha heredado del AT esta cualidad de Dios. Pablo ve a Dios ofreciendo un nuevo modo de salvacin a la humanidad como justificacin por gracia mediante la fe en Jesucristo. 3.- La tercera cualidad es el amor de Dios. No aparece tanto como el concepto de la justicia, pero tambin es importante en Pablo y ah se encuentra el fundamento y la explicacin de su justicia. Est presente, por ejemplo en la segunda parte de la carta a los Romanos (el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones 5,5. Cf. 5,8; 8,31-39; 2 Cor 13,11.13; etc.). En virtud de esa cualidad, Pablo afirma en 1 Tes 1,4: Conocemos, hermanos queridos de Dios, su eleccin. 4.4.1.1. El plan de salvacin tiene una dimensin histrica La dimensin histrica del plan divino aparece al considerar todas las fases de la historia humana, desde la creacin hasta su consumacin. Por eso se puede descubrir en los escritos paulinos una divisin del plan de la salvacin en tres etapas. El primer perodo fue el tiempo desde Adn hasta Moiss (Rom 5,13-14; cf. Gl 3,17). Es un perodo sin ley, durante el cual los seres humanos obraban mal, pero sus transgresiones no se les imputaban. El segundo perodo fue el tiempo desde Moiss hasta el Mesas, cuando se aadi la ley (Gl 3,19; cf. Rom 5,20), durante el cual la humanidad estaba encerrada bajo la vigilancia de la ley hasta que alcanzara la madurez (Gl 3,23); entonces reinaba la ley, y el pecado era imputado como transgresin contra ella. El tercer perodo es el tiempo del Mesas, de Cristo, que es el fin de la ley (Rom 10,4), perodo durante el cual los seres humanos se encuentran justificados por la fe (Gl 3,24). 4.4.1.2. El plan de salvacin tiene una dimensin escatolgica La dimensin escatolgica del plan de salvacin tambin es fundamental, puesto que los dos primeros perodos de la historia de la salvacin han llegado a su fin, y los cristianos ya estn viviendo en el ltimo perodo. Por otra parte, si es cierto que el eschaton ya ha comenzado, sin embargo, el fin no ha llegado 61 http://www.sitioabm.com/2009_Historia.html http://www.sitioabm.com/2009_Historia.html#_ftn274 todava. Cristo todava no reina del todo, todava no ha entregado el reino al Padre (1 Cor 15,24). Todo se orienta entonces hacia la parusa del Seor. La escatologa tiene sus elementos reservados para el futuro (como veremos ms adelante en los puntos esenciales de la escatologa paulina). Pero tambin est el aspecto de presente, segn el cual el eschaton ya ha comenzado y los seres humanos ya estn salvados en cierto sentido (2 Cor 6,2; Rom 8,30; cf. Ef 1,14; 2,6; Col 2,21). Por eso, si Pablo ve a los tesalonicenses (1,4) como elegidos y amados de Dios (dimensin presente de la escatologa), tambin afirma en la misma carta (1 Tes) que Dios no nos ha destinado para la ira, sino para obtener la salvacin por nuestro Seor Jesucristo (5,9; dimensin futura de la escatologa). Este doble aspecto de la escatologa paulina se ha explicado de diversas maneras. Algunos lo califican de escatologa realizada, mientras que otros lo catalogan de escatologa inaugurada. 4.4.2. PUNTOS PRINCIPALES DE LA ESCATOLOGA PAULINA 4.4.2.1. San Pablo esperaba la parusa de Cristo La parusa (palabra que procede tal cual del griego, y que significa llegada o venida) se refiere especficamente a la segunda venida de Cristo. La palabra como tal aparece 4 veces en 1 Tes, pero la realidad de la venida de Cristo se expresa tambin de otras maneras. Pablo esperaba esta segunda venida de Cristo y supona incluso que acontecera en una fecha prxima, al grado de que l mismo podra estar presente en ese gran acontecimiento. 1 Tes (su primera carta) tiene las siguientes afirmaciones: 1,9-10: Ellos mismos cuentan de nosotros cul fue nuestra entrada a ustedes y cmo se convirtieron a Dios, tras haber abandonado a los dolos, para servir a Dios vivo y verdadero, y esperar as a su Hijo Jess que ha de venir de los cielos, a quien resucit de entre los muertos y que nos salva de la ira venidera. 4,15-17: Les decimos esto como palabra de Seor: Nosotros, los que vivamos, los que quedemos hasta la venida del Seor no nos adelantaremos a los que murieron. El mismo Seor bajar del cielo con clamor, en voz de arcngel y trompeta de Dios, y los que murieron en Cristo resucitarn en primer lugar. Despus nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Seor en los aires En 1 Cor 15,51-52 seala: Miren! Les revelo un misterio: No todos moriremos, mas todos seremos transformados. En un instante, en un pestaear de ojos, al toque de la trompeta final, pues sonar la trompeta, los muertos resucitarn incorruptibles y nosotros seremos transformados. Ahora bien, aunque Pablo vea como posible y deseable el estar vivo para la parusa, sin embargo reconoca que era incierta la fecha del acontecimiento. Por eso dice en 1 Tes 5,1: En lo que se refiere al tiempo y al momento, hermanos, no tienen necesidad de que les escriba. Ustedes mismos saben perfectamente que el Da del Seor ha de venir como un ladrn en la noche 4.4.2.2. San Pablo advierte que la parusa del Seor conlleva un juicio Continuando con la lnea trazada desde el AT, Pablo ensea que en la venida del Seor se realizar un juicio en el que cada uno ser juzgado por sus propias obras. http://www.sitioabm.com/2009_Historia.html#_ftn375 El da de Yahv de profetas como Ams (5,8-20) y Sofonas (1,14-18), en las cartas paulinas pasa a ser el da del Seor, el da de Jesucristo (1 Cor 1,8; 2 Cor 1,14; Flp 1,10) e incluye una connotacin judicial. En relacin consigo mismo, Pablo no le da importancia al juicio de la comunidad, porque confa en el juicio futuro. En ese sentido, afirma en 1 Cor 4,3-5: Aunque a m lo que menos me importa es ser juzgado por ustedes o por un tribunal humano. Ni yo mismo me juzgo! Cierto que mi conciencia nada me reprocha; pero no por eso quedo justificado. Mi juez es el Seor. As que no juzguen antes de tiempo, hasta que venga el Seor En una visin ms general afirma tambin en 2 Cor 5,10: Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada cual reciba conforme a lo que hizo durante su vida mortal, el bien o el mal. Un dato valioso del evangelio predicado por Pablo era que Jess nos salva de la ira venidera (1 Tes 1,10) 4.4.2.3. Ante la perspectiva judicial de la escatologa, Pablo pide una conducta irreprochable a sus destinatarios y ora para que as sea En ese sentido tenemos textos como los siguientes: 1 Tes 3,12-13: En cuanto a ustedes, que el Seor los haga progresar y sobreabundar en el amor de unos con otros, y en el amor para con todos, como es nuestro amor para con ustedes, para que se consoliden sus corazones con santidad irreprochable ante Dios nuestro Padre, en la Venida de nuestro Seor Jesucristo con todos sus santos. 1 Tes 5,23: Que l, el Dios de la paz, los santifique plenamente, y que todo su ser, el espritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la Venida de nuestro Seor Jesucristo. Flp 1,9-10: Y lo que pido en mi oracin es que su amor crezca cada vez ms en conocimiento y toda experiencia, con que puedan aquilatar lo mejor, y llegar limpios y sin tropiezo al Da de Cristo Hay que notar que en estos pasajes se insiste en la santidad y, en particular, en la prctica del amor fraterno. En realidad la prctica de las tres virtudes teologales (presente ya en el primer captulo de 1 Tes) es imprescindible en la perspectiva escatolgica. La fe es el inicio de nuestra vida en Cristo, la esperanza es la virtud que da seguridad ante la perspectiva final, y la caridad es el compromiso cotidiano como fruto de la fe y exigencia de la esperanza. Por eso dice Pablo en 1 Cor 13,13: Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas es la caridad. 4.4.2.4. Asociada a la parusa de Cristo y a su juicio, est la resurreccin corporal de los creyentes En la poca del NT haba distintas concepciones acerca de la suerte de los difuntos. Los saduceos, por ejemplo, consideraban simplemente que el hombre es polvo y vuelve al polvo. No crean en la resurreccin de los muertos. No hay esperanza para despus de la muerte (Mc 12,18; Hch 23,8). Los fariseos, en cambio, sostenan que el hombre vuelve al polvo, pero se esperaba la resurreccin que tendra lugar al final de los tiempos. En el tiempo intermedio entre la muerte y la resurreccin se daba como un vaco. Muchos judos, contemporneos a Pablo, influenciados por la cultura griega, crean que el hombre es un ser compuesto de alma y cuerpo. Despus de la 76 muerte, el cuerpo se disolva en la tierra, mientras que el alma iba a la felicidad eterna o al eterno castigo (Sab 3,1-4). Pero no se pensaba en la resurreccin, sino en la inmortalidad del alma. En los escritos paulinos se afirma de varias formas la resurreccin de los muertos. Y el fundamento para tal conviccin no se encuentra en un razonamiento lgico, ni en la toma de postura farisea frente a la saducea, sino en un acontecimiento: la resurreccin de Cristo. El creyente en Cristo se une de tal manera a l que al final resucitar como l. Las polmicas de Pablo con respecto a la resurreccin de los muertos se encuentran en la correspondencia dirigida a comunidades griegas, concretamente la de Tesalnica y la de Corinto. El libro de los Hechos narra tambin el fracaso de la predicacin de Pablo en Atenas, precisamente cuando mencion el tema de la resurreccin (Hch 17,32 dice: Al or hablar de la resurreccin de los muertos, unos se burlaron y otros dijeron: Sobre esto ya te oiremos otra vez). El pensamiento griego admita sin dificultad la idea de la inmortalidad, pero rechazaba la de la resurreccin (entendida simplemente como un retorno a la materia). Ya en 1 Tes 4,16 se afirma: Y los que murieron en Cristo resucitarn en primer lugar. Pero es en el captulo 15 de 1 Cor san Pablo aborda con ms detalle el tema de la resurreccin de los muertos. De ese captulo podemos mencionar brevemente los siguientes aspectos: La resurreccin se dar en la segunda venida de Cristo. Pero como se pensaba que sta sera muy prxima, entonces se supona que no todos estaran muertos. Los que hayan muerto resucitarn, pero lo que todava estn vivos sern transformados: Miren! Les revelo un misterio: No todos moriremos, mas todos seremos transformados. En un instante, en un pestaear de ojos, al toque de la trompeta final, pues sonar la trompeta, los muertos resucitarn incorruptibles y nosotros seremos transformados. Esta cita ya fue mencionada a propsito de la segunda venida de Cristo y del deseo de Pablo de estar vivo para la parusa. Ahora es citado, pero enfatizando la transformacin que se dar. En efecto, la resurreccin no ser una simple recuperacin de la vida con las caractersticas actuales, sino de una verdadera transformacin. Se tratar de la misma persona, s, pero con un cuerpo renovado. Dice 1 Cor 15,35-38: Pero alguno dir: cmo resucitan los muertos? Con qu cuerpo vuelven a la vida? Necio! Lo que t siembras no recobra vida si no muere. Y lo que tu siembras no es el cuerpo que va a brotar, sino un simple grano, de trigo por ejemplo o de alguna otra planta. Y 1 Cor 15, 42-44: As tambin en la resurreccin de los muertos: se siembra corrupcin, resucita incorrupcin; se siembra vileza, resucita gloria; se siembra debilidad, resucita fortaleza; se siembra un cuerpo animal, resucita un cuerpo espiritual. A propsito de estos textos de 1 Cor hay una pasaje de la carta a los Filipenses que es significativo (3,20-21): Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como Salvador al Seor Jesucristo, el cual transfigurar nuestro pobre cuerpo a imagen de su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene de someter a s todas las cosas. Sobre el tema de la resurreccin conviene tambin mencionar un pasaje de la carta a los Romanos en donde se menciona la intervencin del Espritu Santo, que se convierte en garante de la resurreccin para los creyentes: Y si el Espritu de Aquel que resucit a Jess de entre los muertos habita en ustedes, Aquel que resucit a Cristo de entre los muertos dar tambin la vida a sus cuerpos mortales por su Espritu que habita en ustedes. 77 4.4.2.5. Pablo establece como meta de la esperanza el estar para siempre con el Seor En 1 Tes 4,17 tenemos la frase: y as estaremos siempre con el Seor. El sentido de esta frase es claramente escatolgico, pues el estar con el Seor se dar despus de su parusa y del encuentro de todos con l. Seguramente el destino ltimo de los creyentes estaba en el centro de los intereses de Pablo. Ya durante la evangelizacin en Tesalnica habra hablado de la resurreccin de los muertos y de la esperanza cristiana en la prxima venida de Cristo, con el rapto de los creyentes. El estar con el Seor concretiza ese destino ltimo del creyente y se puede considerar como el punto final, la culminacin de la obra salvfica de Dios. El estar para siempre con el Seor tiene un sentido personal-comunitario, porque se trata de personas que ponen su esperanza en la persona de Cristo; y tiene tambin un sentido futuro, porque los creyentes que forman la comunidad actual son los que anhelan estar unidos en torno al Seor al final de la vida terrena. Se puede afirmar entonces que la iglesia es una comunidad escatolgica, en el sentido estricto de que vive de cara a la venida inminente de su Seor, para ser llevada definitivamente a la comunin con Cristo, su Salvador. Ahora bien, este anhelo de estar con Cristo, que tiene una clara dimensin colectiva y escatolgica en 4,17, lo manifiesta tambin el apstol en cartas posteriores, pero con un aspecto personal y por acontecer inmediatamente despus de su muerte. Qu decir de esto? Hay dos textos en los que se revela este deseo de Pablo: Flp 1,21-23: Pues para m la vida es Cristo, y el morir, una ganancia. Pero si el vivir en el cuerpo significa para m trabajo fecundo, no s qu escoger. Me siento apremiado por ambos extremos. Por un lado, mi deseo es partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente es, con mucho, lo mejor... 2 Cor 5,8: Estamos, pues, llenos de buen nimo y preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Seor. Pablo ve posible una condena a muerte (Flp 1,23). Pasando por una muerte tal, tiene la conviccin de que entrar en un estado que l designa con la expresin estar con Cristo. Es lo mismo que dice en 2 Cor 5,8. El estado aludido se inicia, no con la parusa, sino inmediatamente despus de morir. Tenemos aqu una afirmacin clara del llamado estado intermedio, es decir, del lapso que transcurrir entre la muerte de cada persona y la parusa. En 1 Tes, por lo tanto, Pablo habla de la reunin con Cristo slo en relacin con la parusa. Pero esto no est en contradiccin con lo que expresa en la carta a los Filipenses, es decir, el deseo de estar con Cristo inmediatamente despus de la muerte. Ambas esperanzas no son contradictorias. Incluso en Filipenses Pablo habla tambin de la venida de Cristo y de la reunin con l. As que el estado de felicidad de quien se halla junto a Cristo, despus de la muerte, es ya un anticipo de la glorificacin final en la parusa. 4.4.2.6. La evolucin en el pensamiento escatolgico de Pablo Muchos estudiosos de la escatologa paulina advierten cierta evolucin en el pensamiento de Pablo. Dice Jordi Snchez Bosch: Pablo se estren como telogo-escritor en Primera Tesalonicenses con el tema de la segunda Venida de Cristo, la Parusa. En las grandes cartas, el tema contina con aportaciones especialmente nuevas en el tema de la resurreccin futura y de lo que se ha venido en llamar el estado intermedio . http://www.sitioabm.com/2009_Historia.html#_ftn4http://www.sitioabm.com/2009_Historia.html#_ftn578 En resumen, conviene tener enfrente los textos escatolgicos de varias cartas, segn el orden cronolgico en que fueron escritas: 1 Tes 4,13-18 (Los vivos que no se adelantan a los que han muerto los muertos resucitarn Seremos arrebatados). 1 Tes fue escrita hacia el ao 51, en el transcurso del segundo viaje misionero. Es la primera carta de Pablo y primer escrito del NT. 1 Cor 15 (la resurreccin). La carta sera escrita hacia el ao 55, en el transcurso del tercer viaje misionero. 2 Cor 5 (Preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Seor). La carta pudo ser escrita hacia el ao 56 o 57, tambin durante el tercer viaje misionero. Flp 1,21-23 (Deseo morir para estar con Cristo). De la carta a los filipenses hay varias opiniones sobre el lugar de su composicin, pero es probable, como afirma la tradicin, que haya sido escrita cuando Pablo estuvo cautivo en Roma, hacia el ao 61. Flp 3,20-21 (Cristo salvador transformar nuestros cuerpos). Cul sera la evolucin o desarrollo? En 1 Tes 4 se habla del rapto de los creyentes para ir al encuentro del Seor, y tambin se menciona la resurreccin, pero no se habla explcitamente de transformacin. En cambio, en 1 Cor 15, dedicado al tema de la resurreccin, se habla ya explcitamente de la transformacin. Luego, en Flp 3 se afirma que es Cristo, que vendr al final de los tiempos, el que transformar nuestro cuerpo, pero no menciona explcitamente la resurreccin, aunque se d por supuesta en esa resurreccin. Por otra parte, hubo un cambio en Pablo entre 1 Tes y 1 Cor. El cambio se dio desde la creencia de que prcticamente todos los cristianos sobreviviran para la parusa (Nosotros, los que vivamos, los que quedemos para la venida del Seor), hasta la idea de que la supervivencia sera ms bien una excepcin o al menos se dara un mitad y mitad entre vivos y difuntos (No moriremos todos, mas todos seremos transformados). Adems, En 1 Tes 4,13-18 se vislumbra una unin con el Seor slo en la parusa y con una perspectiva comunitaria (Y as estaremos siempre con el Seor); pero ese estar con el Seor parece luego colocarse a la muerte de cada uno y con una visin ms individual en Flp 1,23-24 (Mi deseo es partir y estar con Cristo) y en 2 Cor 5 (Preferimos salir de este cuerpo para estar con el Seor). 79 5. CONCLUSIONES Lo que no se ve es eterno (2 Cor. 4,18) Contemplando la accin apostlica de Pablo hemos asistido a sus luchas y dificultades, a sus triunfos y tropiezos. A cada paso el avance del Evangelio encuentra nuevas trabas. Parece que nunca hubiera nada definitivamente consolidado. Cuando todo parece marchar con xito surge la persecucin por parte de los enemigos del Evangelio, o salta un error doctrinal que vaca el mensaje en su misma esencia, o aparecen debilidades morales en una comunidad que estn a punto de dar al traste con todo... De vez en cuando le sorprendemos expresiones como esta: me hacis temer no haya sido en vano todo mi afn por vosotros (Gal. 4, 11). Sin embargo, San Pablo no se desanima. A l no le extraan estas dificultades; ms bien cuenta con ellas. No le extraa la debilidad humana, pues nadie como l conoce la fuerza del pecado en el hombre (Rom. 3, 10-18; 7,14-24). Tampoco le sorprende la persecucin, hasta el punto de que llega a advertirles de antemano a los cristianos de Tesalnica acerca de ella (1 Tes. 3, 3-4). Pero lo que sobre todo le mantiene inasequible al desaliento es la esperanza, pues como l mismo proclama con vigor, la esperanza no defrauda (Rom. 5, 5). Ahora bien, una caracterstica esencial de la esperanza es la tenacidad y el aguante ante las dificultades (1 Tes. 1, 3). El que est cierto de alcanzar lo que espera soporta con paciencia las adversidades del camino. Y Pablo sabe muy bien en quin ha puesto su confianza (2 Tim. 1, 12)... A este respecto es significativo el hecho de que la oracin de Pablo por sus cristianos insiste en suplicar la gracia de que estn preparados el da de la venida ltima de Cristo: para que seis irreprensibles en el Da de Nuestro Seor Jesucristo (1 Cor. 1, 8); lo que pido en mi oracin es que vuestro amor siga creciendo cada vez ms... para ser puros y sin tacha para el Da de Cristo (Fil. 1,9-11); que todo vuestro ser, el espritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la Venida de nuestro Seor Jesucristo (1 Tes. 5, 23)... San Pablo no se deja engaar por las apariencias. Apoyado en la fidelidad de Dios espera alcanzar la fidelidad y perseverancia final de los que le han sido confiados. Espera que cada uno-como afirma de s mismo- pueda alcanzar la meta final y sea coronado (2 Tim. 4, 7-8; cf. Fil.3, 12-14). Todo lo dems es relativo. Por eso no le asustan ni le desconciertan los vaivenes y vicisitudes de la historia de los hombres. Si todo ello tiene importancia es en cuanto puede condicionar la salvacin eterna de cada uno... En toda su actividad apostlica vive anclado en la fe y en la esperanza que le hacen percibir y buscar lo real y lo definitivo. No se deja engaar por apariencias, ni por logros parciales, ni por fracasos momentneos... No ponemos nuestros ojos en lo que se ve, sino en lo que no se ve; pues lo que se ve es pasajero, mas lo que no se ve es eterno (2Cor. 4, 18). 80 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICA Y VOCACIONAL PROYECCIONES DE LA RENOVACIN CARISMTICA CATLICA Elaborado por Manuel Tenjo C62. OBJETIVOS: Aprovechar los elementos planteados en el curso de Teologa de la RCC para proyectarlos hacia el futuro de la RCC para prever los posibles caminos. Establecer los posibles caminos de la RCC para plantear las lneas de accin de los apostolados que asumen los carismticos. Prever los riesgos en los que puede caer la RCC para evitarlos y realizar algunas propuestas de accin. CONTENIDOS: 1. Introduccin 2. Las tres preocupaciones de la RCC 3. Cinco nuevos caminos de la RCC 4. Riesgos que enfrenta la RCC 5. Conclusiones BIBLIOGRAFIA: Barsombrio, Eduardo. Magisterio y Renovacin Carismtica. Ed. Lumen, 2004. Carrillo, Salvador. Y fueron llenos del Espritu Santo. Ed. San Pablo. Bogot, 1998. Fernndez, Pedro. La Renovacin Carismtica. Documentacin Pontificia, Episcopal y Teolgica. Salamanca, 1978. Ganuza, Juan Miguel. La Renovacin Carismtica Catlica. Documentos de la Iglesia. Universidad Catlica Andrs Bello, Caracas, 1978. Heitmann, Craus. Experiencia y Teologa del Espritu Santo. Koinonia, Salamanca, 1978. Jaramillo, Diego. Los Papas y la renovacin 1958-2002. CCCMD, Bogot, 2002. 62 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com mailto:manueltenjo@yahoo.com81 ESCUELA DE FORMACIN CARISMTICA CUARTO NIVEL DE TEOLOGA BSICAY VOCACIONAL PROYECCIONES DE LA RENOVACIN CARISMTICA CATLICA Elaborado por Manuel Tenjo C63. 1. INTRODUCCIN PREGUNTAS INICIALES: Cmo se est construyendo la RCC? Cules son las lneas de crecimiento de la RCC? Cules son los riesgos que va a enfrentar la RCC y cmo los puede enfrentar? De qu maneras podemos aportar al crecimiento de la RCC? Desde los orgenes de la RCC (al comienzo de 1967), se han vivido muchos cambios, luchas, descubrimientos y estudios internos y externos, de diverso tipo: sociolgico, eclesiolgico y antropolgico. Al mismo tiempo la RCC ha realizado propuestas eclesiales de tipo pastoral, proyecciones apostlicas de tipo social y edicin de libros con contenidos teolgicos, cristolgicos, antropolgicos y especialmente pneumatolgicos (donde se ha profundizado sobre el Espritu Santo, los carismas y los ministerios comunitarios). Durante los estudios de la Escuela de Formacin Carismtica hemos tenido tres cursos que nos ayudan a reflexionar sobre el ser y el que hacer de la RCC, estos son: HACER CRECER EL GRUPO DE ORACIN que estudiamos en el primer nivel, HISTORIA Y ORGANIZACIN DE LA RCC en el segundo nivel nos mostro de dnde venimos y qu estamos construyendo; en el tercer nivel pudimos hablar de una TEOLOGA DE LA RCC, donde nos cuestionamos sobre los tratados ms importantes de la teologa aplicados a la RCC y al mismo tiempo, vimos algunas carencias que nos hacen llegar al cuarto nivel (y al cuarto curso) para trabajar en torno a las PROYECCIONES DE LA RCC. Esto nos muestra que la RCC es una corriente de gracia que no se puede detener, que se adapta a las circunstancias locales y que se transforma para evolucionar y cumplir su misin de renovar a la Iglesia Catlica con la fuerza del Espritu Santo. Al mismo tiempo se organiza con algunas caractersticas de movimiento eclesial, establece estatutos nacionales y diocesanos que orientar el desarrollo de la experiencia carismtica en grupos de oracin y comunidades de diverso tipo, se organiza a nivel mundial (como el ICRRS), continental (como el CONCLAT para Amrica Latina), nacional y diocesano para poder canalizar los servicios, las fuerzas de apoyo, la 63 Maestra en Teologa en la Pontificia Universidad Javeriana. Profesional en Teologa de la Pontificia Universidad Javeriana. Estudios en Filosofa y Ciencias Religiosas en el Seminario Valmara de Bogot. Liderazgo y Manejo de Conferencias en el Instituto para el Desarrollo de Lderes Calificados de Rezza Editores S.A. de C.V. en Guadalajara. Miembro Fundador de los Ministerios Apostlicos Minuto de Dios. Profesor de Ciencias Bblicas en UNIMINUTO. Conferencista y Misionero. Email: manueltenjo@yahoo.com Blog: manueltenjo.blogspot.com mailto:manueltenjo@yahoo.com82 fraternidad y la motivacin para mantener la identidad de la RCC junto con el dialogo y la insercin eclesial. Sin embargo, an con todos los avances que ha tenido la RCC, es necesario realizar algunos aportes sobre las proyecciones de la misma, pues el caminar no se detiene y los contextos actuales lanzan retos a la RCC que deben ser tenidos en cuenta para dar respuestas desde la identidad propia y con la fuerza del Espritu Santo. Pretendemos en este curso de PROYECCIONES DE LA RCC, realizar aportes de anlisis y propuestas sobre el futuro que puede llegar a vivir la RCC a partir de las reflexiones anteriores y de las orientaciones de muchos telogos, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que han aportado mucho a la vida carismtica. 2. LAS TRES PREOCUPACIONES DE LA RCC En los ltimos aos la RCC en el mundo tiene unas preocupaciones constantes que giran en torno a tres ejes: el primero es la mirada hacia adentro para trabajar y confirmar la identidad de la RCC, el segundo busca trabajar los compromisos eclesiales y el dialogo con los obispos y los prrocos para prestar servicios de insercin eclesial, y el tercero gira en torno a las proyecciones que buscan responder a los retos sociales. Vamos a detenernos en cada uno de ellos. 2.1. IDENTIDAD CATLICA DE LA RCC Cul es la identidad de la RCC? Qu es lo fundamental de la RCC? Son dos de las muchas preguntas que nos hacemos para cuestionarnos sobre las maneras de mantener la identidad carismtica de la Renovacin en el Espritu Santo. Lo primero que debemos resolver es: la RCC es corriente de gracia o movimiento eclesial? El segundo elemento que requiere un anlisis es el ingreso a la experiencia fundamental que se llama bautismo en el Espritu. PROYECCIN SOCIAL83 Lo tercero que debemos resolver es el proceso de crecimiento de los grupos de oracin y comunidades carismticas, de manera que se promueva la perseverancia y se proyecte la insercin eclesial y el compromiso apostlico de transformacin social. Veamos uno tras otros estos elementos. 2.1.1. LA RCC ES CORRIENTE DE GRACIA O MOVIMIENTO? Hemos sealado en muchas ocasiones que la Renovacin Carismtica Catlica (RCC) es una corriente de gracia por medio de la cual el Espritu de Dios nos lleva a vivir de manera vivencial la realidad del Cuerpo de Cristo. La Renovacin es una conversin y entrega constante a Dios, una docilidad creciente al Espritu Santo. De all que para la Iglesia, la Renovacin es un Pentecosts actual para renovar la Iglesia de hoy. La RCC, ms que ser un movimiento en la Iglesia, es la Iglesia en movimiento. En ese sentido se expres el Cardenal Len Joseph Suenens cuando escribi en su Carta Pastoral para Pentecosts de 1973 lo siguiente: Digamos de una vez que no se trata de un Movimiento nuevo en el sentido usual del trmino, sino de una corriente de gracia que el Espritu Santo hace surgir por todas partes. La Renovacin Carismtica no es un movimiento, sino el moverse del Espritu Santo64. Jorge Parra Sandoval publica que la RCC es un movimiento eclesial reconocido por la Santa Sede. Nace de la experiencia de la accin del Espritu Santo, de una actualizacin de la experiencia de Pentecosts. Aviva la conciencia de todo lo que Jess nos revel y evoca una respuesta entusiasta para vivir la fe de la Iglesia65. El Papa Juan Pablo II habla a la RCC como un movimiento, por ejemplo, hablndole a un grupo de lderes internacionales de la renovacin, el 11 de diciembre de 1979, les dijo: Estoy convencido que este movimiento es un componente muy importante en toda la renovacin de la Iglesia. De igual manera el 29 de mayo de 2004 sealo: Gracias al movimiento carismtico, muchos cristianos, hombres y mujeres, jvenes y adultos, han redescubierto Pentecosts como realidad viva y presente en su existencia cotidiana. De manera que es necesario manejar los conceptos adecuadamente. Qu es corriente espiritual y qu es movimiento eclesial. En qu aspectos la RCC es corriente espiritual y en qu aspectos la RCC es movimiento eclesial. Qu se entiende, hoy, por movimiento? Se pregunta el Papa Juan Pablo II en el Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales66, el 27 de mayo de 1998. Y responde l mismo, diciendo: El termino se refiere a realidades diferentes entre s, a veces, incluso por su configuracin cannica. Si, por una parte, sta no puede ciertamente agotar ni fijar la riqueza de las formas suscitadas por la creatividad vivificante del Espritu de Cristo, por otra indica una realidad eclesial concreta en la que participan principalmente laicos, un itinerario de fe y de testimonio cristiano que basa su mtodo pedaggico en un carisma preciso otorgado a la persona del fundador en circunstancias y modos determinados. Podemos ver los elementos claves de cualquier movimiento: Principal participacin de laicos. Sin embargo en la RCC participan obispos, presbiterios, diconos y por supuesto muchos laicos. Todos tienen participacin activa porque el Espritu Santo renueva la vida cristiana y la vocacin especfica de miembro de la Iglesia. 64 Opinin dada por Ricardo Henrquez y tomada de http://www.ricardohenriquez.cl/rcc.html 65 Profesor Jorge Parra Sandoval, publicado en http://jparras.blogspot.com/2008/04/la-renovacin-carismtica-catlica-rcc.html 66 Jaramillo, Diego. Los Papas y la Renovacin, n.220 84 Tienen un itinerario de fe. En la RCC no se tiene una nica manera de vivir y crecer en la fe. La RCC se define en los estatutos del ICCRS de la siguiente manera: no es un movimiento nico, unificado en todo el mundo.67 Tienen un mtodo pedaggico. Sin embargo la RCC se define como un grupo muy diverso de individuos, grupos y actividades, con frecuencia bastante independientes unos de otros, en diferentes grados y modos de desarrollo y con diversos nfasis, que, sin embargo, participan todos de la misma experiencia y persiguen los mismos objetivos generales.68 Tienen un carisma preciso. En la RCC no se vive un solo carisma o una sola forma de vivir y de servir. La experiencia de los carismas es diverso, con posibilidades de un gran desarrollo y puestos al servicio de los grupos y comunidades eclesiales. El tercer objetivo de la RCC seala que busca: fomentar la recepcin y el uso de los dones espirituales (carismas) no solamente en la RCC, sino en la Iglesia entera. Tienen un fundador. La RCC no tiene un fundador particular ni un grupo de fundadores, como si lo tienen munchos otros movimientos.69 As que, de manera general, la RCC no cumple con las caractersticas propias de cualquier movimiento. Por lo que podramos decir que la RCC no es un movimiento como los dems. Qu es una corriente espiritual? Es una fuerza movida por el Espritu Santo que se ofrece a todas las personas en sus diversos ambientes y estados de vida, para llevar a la experiencia de Jesucristo, a las diferentes formas de crecimiento espiritual y a asumir variados compromisos eclesiales. Las corrientes espirituales pueden permanecer en la historia y crecen adaptndose a los distintos contextos en que se desarrollan. El Papa Juan Pablo II dijo al respecto: Ciertamente, el carisma de ustedes los impulsa a orientar su vida hacia una intimidad especial con el Espritu Santo. Y un anlisis de los treinta aos de historia de la RCC muestra que han ayudado a muchas personas a redescubrir la presencia y la fuerza del Espritu Santo en su vida, en la vida de la Iglesia y en la del mundo.70 La RCC se ha entendido a s misma como corriente de gracia, tambin como corriente espiritual y como la Iglesia en movimiento. Pues tiene un modelo de relaciones sumamente flexible que se realiza en todos los niveles diocesano y nacional, como tambin a nivel internacional.71 La RCC tiene algo de movimiento y mucho de corriente espiritual. Los expertos en eclesiologa sealan que un carisma o una forma de vivir se institucionaliza o se pierde. De manera que la corriente espiritual de la RCC tiene que institucionalizarse con elementos de movimiento eclesial como consejos directivos o equipos coordinadores de los grupos, las dicesis y los servicios nacionales e internacionales. Adems debe saber entrar en dialogo con las distintas instancias jerrquicas de la Iglesia Catlica. De manera que desde dentro de la Iglesia busca renovar toda la experiencia con Jesucristo a partir de la vida en el Espritu, la riqueza sacramental y el servicio activo en el plan pastoral de la Iglesia.72 67 Ibd., n. 168 68 Ibd., n. 168 69 Ibd., n. 168 70 Octavo Encuentro de la Fraternidad Catlica de Comunidades y Asociaciones de Alianza, el 1 de junio de 1998. Jaramillo, Op. Cit., n. 246 71 Ibd., n. 168 72 Ibd., n. 168 85 El Papa Juan Pablo II pidi muchas veces a la RCC que se tuviera en cuenta los elementos carismticos e institucionales que componen la Iglesia, con palabras como las que siguen: En diversas ocasiones he subrayado que no existe contraste o contraposicin en la Iglesia entre la dimensin institucional y la dimensin carismtica, de la que los movimientos son una expresin significativa.73 Los aspectos institucional y carismtico son casi coesenciales en la constitucin de la Iglesia y concurren, aunque de modo diverso, a su vida, a su renovacin y a la santificacin del pueblo de Dios.74 Debemos saber combinar y trabajar con las dos realidades consustnciales: lo carismtico de la corriente espiritual y lo institucional de los movimientos eclesiales. 2.1.2. LA EXPERIENCIA DEL BAUTISMO EN EL ESPRITU75 Elemento esencial en la Renovacin es sin duda el Bautismo en el Espritu Santo, la cuestin no sera discutir la posibilidad de un hecho cuya evidencia consta, sino profundizar en su realidad profunda y en el significado de ese elemento esencial de la Renovacin, de esa experiencia espiritual y fundamental que llamamos Bautismo en el Espritu Santo; verdadera y eficaz actualizacin de Pentecosts, gracia que se da para toda la Iglesia, para todos. Punto de partida, por tanto, para comprenderlo, ser Pentecosts. Fundamentos bblicos del Bautismo en el Espritu. Jess anunci Pentecosts a los Apstoles (Hch 1, 4-5), para pasar luego a explicrselo recibiris la fuerza del Espritu Santo (Hch 1,8). Esta informacin de Jess es clave. Manifiesta la finalidad directa de la efusin del Espritu y, por consiguiente, del Bautismo en el Espritu Santo que estn a punto de recibir. En la mente de Lucas, Pentecosts es el cumplimiento de la palabra de Jess, el Bautismo en el Espritu Santo de aquella pequea comunidad reunida en el Cenculo (Hch 2, 1-4). Jess estaba cumpliendo su promesa, estaba bautizando a sus discpulos en el Espritu Santo, con el Espritu santo que se manifestaba como viento impetuoso para significar que es la Fuerza de Dios que derrama sobre ellos, los transforma interiormente y los constituye en testigos eficaces para llevar su nombre hasta los confines del mundo. El resultado es que comenzaron a hablar en otras lenguas, segn el Espritu les daba expresarse y gentes de muchas naciones comenta Lucas- oyeron que en sus propios idiomas los Apstoles proclamaban las maravillas de Dios. El Bautismo en el Espritu Santo, en este sentido, va en lnea de la renovacin de los sacramentos del Bautismo y de la Confirmacin con sus respectivas promesas como se hace comunitariamente en la vigilia de Pascua y Pentecosts-. La Renovacin quiere reunir todo el caudal de gracias recibidas a lo largo de la vida; firmar con el Seor un compromiso ms exigente, con una conciencia ms clara y ms explcita, sellar con l de nuevo una alianza personal de amor y fidelidad, y pedirle nuevas gracias y carismas para realizar en plenitud la vocacin y misin a que hemos sido llamados. Misin que Jess alcanz en plenitud y que Pedro testimoni el da de Pentecosts: este Jess a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha hecho 73 Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales, el 27 de mayo de 1998. Jaramillo, Op. Cit. 222 74 En la vigilia de Pentecosts, el 30 de mayo de 1998. A los Movimientos y Comunidades Eclesiales. Jaramillo, Op. Cit., n. 226 75 Ponencia del P. Jos Camilo Arbelez, de la RCC de Colombia. La Bibliografa al respecto del Bautismo en el Espritu es amplia, aqu presentamos algunos ejemplos: Sullivan, Francis, S.J., Bautismos en el Espritu Santo: una interpretacin catlica de la experiencia pentecostal. Revista Gregorianum Vol 55 No.1 (1974). Publicada por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Dunn, James, Bautismo en el Espritu Santo. Editorial La Aurora, Buenos Aires, 1970. Clark, Steve, Bautizado en el Espritu Santo y los dones espirituales. Dove Publicacions, 1970. Aleixande, Dolores, RSCJ., Bautizados con Fuego. Editorial Sal Terrae. Santander, 1997. Cantalamesa, Raniero. El bautismo en el Espritu. Publicado en: UNGIDOS POR EL ESPIRITU (Edicep,1993). Nuevo Pentecosts, n. 44-45 86 SEOR y CRISTO (Hch 2,36). Misin que manifiesta tambin Pablo VI: La Iglesia tiene necesidad de un perenne Pentecosts Una gran efusin del Espritu Santo acogida con deseo, con constancia, con empeo personal y comunitario Es una nueva efusin de Espritu Santo Implorada en una oracin llena de fe y confianza que una comunidad cristiana eleva a Cristo Jess glorificado para que derrame su Espritu, de manera nueva y con mayor abundancia, sobre la persona o personas que ardientemente lo piden y por quienes los dems oran. Lo que se pide es el mismo Espritu Santo, don de Dios, por excelencia. Se hace acompandola de la imposicin de manos de algunos hermanos presentes. Este gesto es una expresin sensible de amor fraterno y de comunin humana, un signo externo de solidaridad en la plegaria de interseccin, con el deseo ardiente sometido a la voluntad de Dios, de que Jess derrame sobre la persona el don del Espritu Santo. Este gesto es esencialmente evanglico. (Mt9,18;19, 15; Mc 6, 5; 7, 32; 8, 23-25; 16, 18; Lc 4, 40; 13, 13; Hch 9, 12. 17; 13, 3; 28, 2). Es una nueva misin del Espritu Santo Esta nueva efusin del Espritu Santo se puede explicar a la luz de la teologa de las misiones divinas. Santo Toms de Aquino ensea: Que el Espritu Santo sea enviado o venga de nuevo, no quiere decir que se desplace, sino que surge en la criatura una relacin nueva para con el Espritu: o bien porque nunca estuvo all, o bien porque empieza a estar de diferente manera a como estuvo antes. Puede deducirse fcilmente que podemos recibir este Bautismo en el Espritu Santo no solamente una vez, sino siempre que lo imploremos de Cristo glorificado, con deseo vivo y sincero y cuando se trate de momentos importantes o acontecimientos fuertes en nuestra vida. Es una nueva experiencia del Espritu Santo El primer efecto de esta gracia es tener una experiencia del Espritu que habita en el corazn del creyente, experiencia que encaja perfectamente en el marco de nuestra teologa tradicional catlica, tal como lo confirma santo Toms. A este propsito, Pablo VI tambin, en su homila de Pentecosts (18 de Mayo de 1975), afirmaba: Quisiramos no slo poseer inmediatamente al Espritu Santo, sino tambin experimentar los efectos sensibles y prodigiosos de esta maravillosa presencia del Espritu Santo dentro de nosotros esa riqueza de virtudes sobrenaturales, riqueza de dones, los clebres siete dones, que hacen rpida y gil la accin del Espritu. Es una gracia que renueva y actualiza las gracias ya recibidas Esta nueva efusin de Espritu Santo es una gracia que renueva, actualiza de manera existencial y pone en actividad el rico caudal de gracias que Dios ha dado a cada uno a travs de los sacramentos recibidos: Bautismo, Reconciliacin y Eucarista. Esta gracia beneficia tambin los carismas del propio estado de vida En esta perspectiva la efusin de Espritu Santo tiene una semejanza notable con el bautismo en el Espritu que recibieron los Apstoles en Pentecosts. Ellos estaban equipados con multitud de gracias que les haba comunicado personalmente Jess. Sin embargo, necesitaron el don del Espritu Santo para poner en actividad todas estas capacidades espirituales (Lc 24, 49). 87 Es una gracia que libera de obstculos, cadenas y ataduras El Espritu Santo est en nosotros con toda la riqueza de su ser infinito y con toda la potencialidad de su actividad divina; sin embargo debido a obstculos y barreras que voluntaria e involuntariamente ponemos, manifestadas en el pecado, en la desidia, en la pereza o en la tibieza, etc., la accin del Espritu Santo no llega a desplegarse en nosotros en toda su plenitud. En estas circunstancias, esta nueva efusin de Espritu Santo es una gracia de Dios que rompe la dureza de nuestro corazn, remueve las trabas, rompe las cadenas y nos dispone para que el Espritu acte en el interior del creyente, hacindolo crecer en esa libertad. Para ser libres nos liber Cristo (Ga 5, 1) Es un dejar actuar libremente al Espritu Santo La experiencia espiritual llamada Bautismo en el Espritu Santo se explica con frecuencia tambin como un dejar actuar libremente al Espritu Santo en nosotros. La oracin para dejar actuar libremente al Espritu librar al creyente de todas las trabas, impedimentos y estorbos, y el Espritu Santo producir una verdadera eclosin de vida y de frutos (cf. 2 Co 3, 17). Es un principio de vida nueva Como consecuencia de esta efusin de Espritu Santo, que es apertura decisiva hacia la persona del Espritu Santo, su presencia y su poder, vendr un verdadero despertar de vida que se manifestar en frutos de santidad y en carismas espirituales para edificar la Iglesia. Algunos de los frutos que se perciben; son entre otros: a) En cuanto a la propia santificacin - Conversin interior radical y transformacin profunda de la vida. - Luz poderosa para comprender mejor el misterio de Dios y su plan de salvacin. - Nuevo compromiso personal con Cristo. - Apertura sin restricciones a la accin del Espritu Santo. - Gusto por la oracin personal y comunitaria. - Atractivo por la oracin litrgica de la Iglesia. - Bsqueda viva de los sacramentos de la Reconciliacin y de la Eucarista. - Mejor revaloracin de la misin de la Virgen Mara en el plan de la redencin. - Amor verdadero y autntico a la Iglesia y a sus instituciones. - Comprensin generosa de las deficiencias de nuestra Madre, la Iglesia. b) En el orden de la actividad apostlica: - Aprecio por los carismas, dones del Espritu Santo, para edificar al mundo y construir la Iglesia. - Anhelos ardientes de participar en la evangelizacin del mundo. - Entrega generosa al servicio de los hermanos en la fe. - Descubrimiento de una verdadera opcin preferencial por los pobres. - Fuerza divina para dar testimonio de Jess en todas partes. - Inters por la unidad de los cristianos dentro de un ecumenismo saludable. Es una fuente de frutos y carismas del Espritu Esta nueva misin del Espritu beneficia al creyente en todo su ser, tocando su espritu, su alma y su cuerpo (1 Ts 5, 23). Por eso es del todo normal que, con ocasin de ese Bautismo en el Espritu la persona tenga una singular experiencia de Dios y de su accin, no slo en frutos espirituales interiores, sino tambin en efectos sensibles y externos, un gozo como nunca lo haba experimentado, la sanacin inclusive de alguna enfermedad corporal, etc. 88 Ms an, es tambin natural que en esta ocasin el Espritu Santo quiera renovar y reinflamar los carismas que ha concedido a cada uno de los miembros del cuerpo de Cristo; y no slo eso sino que conceda otros dones ms, segn la medida de Cristo, y en vista del bien comn y de la edificacin de la Iglesia (cf. Ef 4, 7; 1 Co 12, 7-11.27-31). Es el inicio de un nuevo caminar en el Espritu Finalmente, hay que notar que esa nueva efusin de Espritu es un inicio, un comienzo. No es de ninguna manera un punto de llegada o de perfeccin ya adquirida. As como Pentecosts no fue para los Apstoles sino el principio de una vida nueva en el nuevo Pueblo de Dios, as tambin este Bautismo en el Espritu Santo no es un trmino, sino solamente el principio, el arranque de una vida nueva, de un nuevo caminar al impulso del Espritu, de un comenzar a vivir en plenitud la vida cristiana (Ga 5, 16-25). Este Bautismo en el Espritu Santo suele ser clave, algo trascendental y definitivo para la renovacin espiritual de todo cristiano. Vale bien la pena prepararse debidamente para pedir esta gracia. Juan XXIII lo anhelaba como un nuevo Pentecosts para la Iglesia; y Pablo VI, el 9 de marzo de 1975, escriba en su Exhortacin Apostlica sobre la Alegra en el Seor: No es que los efectos de Pentecosts hayan dejado de ser actuales a lo largo de la historia de la Iglesia; pero son tan grandes las necesidades y los peligros de este siglo La humanidad no puede tener salvacin sino en una nueva efusin del Don de Dios. Que venga, el Espritu Creador a renovar la faz de la tierra! Esta nueva efusin de Espritu que nos da Jess glorificado puede producirse o renovarse cuantas veces se desee. As, igual que podemos recibir diariamente en la Eucarista el cuerpo y la sangre de Jess, nos es permitido pedirle al Seor que nos bautice constantemente con su Espritu. La oracin de Bautismo en el Espritu es como una epclesis, mediante la cual pedimos al Padre y a Jess que nos enven su Santo Espritu (Cat. Igl. Cat. n. 1109). 2.1.3. EL PROCESO DE CRECIMIENTO DE LOS GRUPOS DE ORACIN El tercer aspecto de identidad de la RCC es el crecimiento similar y procesual de los grupos de oracin, favoreciendo el crecimiento espiritual y la proyeccin dentro de la Iglesia con la intencin consciente de realizar una transformacin social. El grupo es un organismo vivo que nace, crece, se desarrolla, madura y muere, porque se encuentra compuesto por muchos seres humanos que le dan un dinamismo interno grandioso e interminable. Vamos a mirar el desarrollo del grupo en cuatro etapas que nos faciliten el anlisis de problemas, soluciones, dinamismos y proyecciones comunitarias. Primera etapa: Infancia o iniciacin. El grupo nace en un momento determinado, por invitacin de alguien, por un Seminario de Vida en el Espritu, Curso de Evangelizacin Fundamental o por cualquier motivo, es su nacimiento. Algunos celebran la fecha del cumpleaos del grupo de oracin o comunidad. Todos los convocados se encuentran curiosos, con expectativas, y aspiraciones. Empieza el descubrimiento y la aceptacin de s mismo en el grupo y de los dems participantes: conocimiento de cualidades, experiencia de Jesucristo, aceptacin de los hermanos y de la misericordia divina, bsqueda de intereses comunes, sentirse Iglesia con deseo de pertenencia y compromiso en ella. Los miembros del grupo asumen compromisos puntuales con mucho entusiasmo y sin mucha experiencia, generando una mezcla de aportes positivos y negativos, lo que exige al servidor saber corregir con amor y diplomacia sin necesidad de mentir o esconder la verdad. Es el momento de la asamblea general de oracin. 89 Se presentan algunos sndromes como los de Can, Edipo, Electra y Barbbie. Adems de algunos afanes en asumir compromisos grandes sin estar preparado y sin la madurez correspondiente. Algunos grupos de oracin permanecen en la infancia durante muchos aos pues su crecimiento espiritual, pastoreo y formacin se quedan solamente en la primera etapa de crecimiento. El servidor asume las caractersticas de padre y madre, si se ausenta o desaparece, el hijo no se alimenta convenientemente y se muere. El servidor es como una madre que da a luz a un cristiano y lo cuida y educa como padre, as lo seala Gal 4,19: "Hijitos mos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros". As que, debe tratar a los iniciados en la vida cristiana, con amor, respeto, ternura, apoyo, disciplina, correccin fraterna y formacin inicial que le permita a la persona manejar a Biblia y empezar a alimentarse de ella, vivir la Eucarista, asumir la vida comunitaria - eclesial y orar todos los das. Sin duda, no es un servicio fcil, sin embargo es bsico e inicial y sin esta colaboracin tendremos cristianos mal alimentados y enfermos que se revelan sin causa y se pierden en un futuro cercano. Pablo tiene que tratar como nios a los hermanos de Corinto: (1 Cor 3,1-4). Segunda etapa: Adolescencia o profundizacin. El grupo empieza a crecer poco a poco y a pedir mayor participacin y compromiso, pero todos se comprometen y "los mismos" son los que cumplen. Empiezan las crisis de identidad y de autoridad, por ello debe conocer que el Maestro es Jesucristo y que todos somos discpulos. Surgen lderes que deben canalizar su fuerza y energa para mover a los hermanos, sin embargo se presentan disgustos y partidismos entre grupitos o "roscas" que se organizan espontneamente. Es un momento de crisis y por tanto de oportunidades para crecer, identificarse con el carisma personal y comunitario, conocer las personas con sentido de pertenencia y observar a futuros servidores que pueden asumir compromisos serios y profundos. Es el momento de los grupos de crecimiento, clulas, koinnas y grupos de crecimiento. Se presentan algunos sndromes como el Mesas, la cenicienta, caperucita roja, Peter Pan, Rambo. Todos con elementos y particularidades interesantes. Tambin existen muchos grupos que viven entre la infancia y la adolescencia, mueren y vuelven a nacer. Algunos no pasan de la adolescencia y mueren por distintos motivos. 90 El servidor asume caracterstica de pastor y conciliador, para que los distintos grupitos que se puedan organizar no se acaben entre ellos sino que formen una unidad. El Servidor es como un pastor que conoce a sus ovejas, las cuida de los ataques malignos, las alimenta y est dispuesto a todo por ellas, como lo ensea Jesucristo en Jn 10,11-15. Existen muchas caractersticas de los pastores, pero aqu solo sacaremos algunas, puesto que el pastor se encarga del cuidado, el alimento y el sano crecimiento de las personas que el Gran Pastor le coloca a su alcance. Adems debe conocer su nombre, que en la Biblia significa toda la persona: su familia, su desempeo acadmico y laboral, la relacin entre la fe y la vida para que sea testimonio. Para lograr tal cometido, el pastor, debe dar buen alimento: fresco, tierno, de calidad, nutritivo y digestivo, es decir, debe saber ensaar con claridad y ocuparse en la manera como los cristianos estn recibiendo esos alimentos que van desde la leche espiritual hasta el alimento slido. Significa que el servidor es observador y no deja pasar ningn detalle para evaluar, corregir y dar lo mejor a quienes sirve. Algunos hermanos en periodos de adolescencia espiritual de pueden dejar llevar por falsas corrientes, inmediatismos y personas deslumbrantes que tal vez no aporten mucho. Aun el apstol Pablo tuvo que enfrentar situaciones similares: 1 Cor 3,4-9; 2 Cor 11,12-15 Tercera etapa: Juventud y opciones. Es una etapa muy interesante en el crecimiento y fortalecimiento del grupo de oracin y la comunidad cristiana, puesto que es la dimensin vocacional y ministerial de las personas que han perseverado en su desarrollo y compromiso personal y colectivo. Asumen servicios en los distintos ministerios comunitarios desde el carisma especfico, se desarrolla un alto sentido de pertenencia y responsabilidad por la vida del grupo, la autoridad se asume desde el servicio a los hermanos, se crean ambientes sanos de dialogo y reconciliacin, proyectan la comunidad a compromisos continuos por un cambio de sociedad mejor, llevan a todos los miembros a vincularse seriamente en edificacin de una comunidad y una Iglesia mucho ms transparente de Jesucristo. Es decir, es el momento de los ministerios y compromisos serios de la comunidad. Los sndromes que se presentan en esta etapa son los de Rambo, el desplazado, el protagonista, el autosuficiente, la mscara. El servidor debe asumir su papel de amigo y acompaante para que cada persona se sienta libre y tranquila para establecer dilogos profundos, sin necesidad de ser juzgado y condenado al expresar su vida y sus puntos de vista. El acompaante es un gua en el camino cristiano, no camina por los dems sino que contribuye a que la persona realice su propio caminar y hasta sus propios descubrimientos para que las conclusiones y compromisos se asuman como una autodisciplina. El mejor ejemplo lo encontramos en Jesucristo cuando caminaba con los discpulos que se dirigan a Emas en Lc 24,13-35. Como podemos observar, el servidor, al asumir la labor de acompaante o gua de un determinado grupo que ya debe estar creciendo y asumiendo compromisos, contribuye al desarrollo de la propia vocacin y misin particularmente en los ministerios. Es un amigo que no permite desmanes sino que ayuda en todo momento. Jesucristo dijo: "Ya no os llamar siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su seor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que o de mi Padre os las he dado a conocer". (Jn 15,5). Pablo pudo vivir esa experiencia interesante en la comunidad de feso y lo escribe en Ef 4,11-19. 91 Cuarta etapa: Adultez o compromiso. Es la etapa de los grandes apostolados comunitarios, donde toda la comunidad se compromete con cambios eclesiales y sociales muy grandes a travs de obras de gran envergadura. Existe en las personas una personalidad madura afectiva y efectiva, afronta los conflictos consecuentes con sus opciones, tiene una formacin permanente, se vive un cristianismo maduro y con acciones definitivas, la participacin eclesial es madura y activa llegando a la integracin plena en los proyectos histricos locales. Aparecen entonces, personas con capacidades claras para asumir la direccin y el equipo timn de la comunidad, la fundacin de ancianatos, escuelas de formacin cristiana y comunitaria, apoyo social en insercin a personas sin posibilidades econmicas y educativas, etc. Los sndromes que se perciben pueden ser constructivos o destructivos dependiendo el enfoque, la proyeccin y los intereses, a saber: independismo, organizaciones paralelas, evasin de protagonismo comunitario, bsqueda de intereses egostas por distintos motivos. Es por estos motivos que el servidor debe ser un maestro que contribuya con el discernimiento comunitario, para no desviarse del plan que tiene Dios para esa congregacin en particular. Debe cuidarse la vocacin fundamental. Cuando el servidor se ha convertido en un formador de formadores y en una persona que ha dedicado toda su vida a Jesucristo sirviendo de la mejor manera a los hermanos, se considera que empieza la etapa ms productiva de su vida, pues sus planteamientos son profundos, con experiencia y con criterios claros. Cuando el servidor asume ese papel de maestro debe ser ms condescendiente sin dejar de ser radical, audaz y buscando mayores compromisos eclesiales y sociales de acuerdo al ministerio que desempea. San Pablo habla de la necesidad de maestros y otros ministerios en la Iglesia en Ef 4,11-13. Pablo pudo compartir con personas de tal compromiso comunitario como Lucas, Timoteo, Juan Marcos, Bernab, y otros tantos que continuaron la obra de formacin y pastoreo de las diversas comunidades primitivas. "Y yo, con el mayor placer, gastar lo mo, y aun yo mismo me gastar del todo por amor de vuestras almas, aunque amndoos ms, sea amado menos" (2 Cor 12,15) CONCLUSION Pueden presentarse anomalas entre el crecimiento personal y el crecimiento comunitario. Con un ejemplo puedo ser ms claro: puede ocurrir que existan servidores que se encuentran en la juventud de su crecimiento espiritual y en la adolescencia de su crecimiento personal. Para ello es necesario fortalecer la experiencia personal y comunitaria para manejar tales dificultades a partir de la consciencia de los hechos. 2.2. INSERCIN ECLESIAL Introduccin76 Las antiguas comunidades cristianas tenan un predominio de personas consagradas por los votos religiosos (sacerdotes y hermanos, monjes y monjas), que vivan en grupos diferenciados por su sexo, su consagracin. En las nuevas comunidades carismticas se da un predominio de laicos, que ponen sus dones y energas al servicio del Seor dentro de formas comunitarias de 76 Santos, Ceferino, S.J. Comunidades carismticas. Revista Nuevo Pentecosts. N. 43. http://www.siervoscas.com/A%20Comunidades%20carismaticas.htm 92 oracin, de evangelizacin, de servicios de todo gnero dentro de la Iglesia, con compromisos o alianzas limitadas o con la entrega total de la vida a una comunidad de matiz carismtico y dentro de una integracin de personas y de sexos. Bsqueda de integracin eclesial Buscamos que la integracin de los grupos y comunidades de experiencia carismtica en la Iglesia Institucional va siendo bastante satisfactoria. Fueron fundadas muchas de ellas por laicos, de acuerdo con el derecho de asociacin que brota del mismo bautismo, que incorpora a los fieles a la vida y a la misin de la Iglesia (ChFL 29). Estos grupos y comunidades de la RCC han sido seguidas por los Obispos respectivos con amor paterno y discernimiento pastoral, con paciencia y visin certera de que podran llegar a ser organismos revitalizantes y renovadores poderosos en zonas importantes de la Iglesia y del mundo. Las grandes comunidades carismticas han ido recibiendo poco a poco la aprobacin episcopal de sus estatutos, el apoyo de sus Obispos y finalmente el encargo de atender ministerios pastorales y hasta parroquias. Lo que Juan Pablo II afirm en su Encclica "Redemptoris Missio" (1990) de los "movimientos eclesiales" de laicos, puede aplicarse con toda su amplitud a los grupos y comunidades carismticos: "representan un verdadero don de Dios para la nueva evangelizacin y para la actividad misionera propiamente dicha. Por tanto, recomiendo vivamente difundirlos y valerse de ellos para dar nuevo vigor, sobre todo entre los jvenes, a la vida cristiana y a la evangelizacin, con una visin pluralista de los modos de asociarse y de expresarse" (RMi 72). Insercin en los planes de pastoral La RCC debe llegar a proponer planes de pastoral para ser aplicados en las dicesis y en sus respectivas parroquias. Cuando los consejos y equipos coordinadores elaboren su plan de pastoral diocesano y lo presente entre los obispos, lograremos que la corriente de gracia llegue a renovar toda la Iglesia y promueva el uso adecuado de los carismas con proyeccin ministerial y apostlica. La insercin parroquial de los grupos de oracin y comunidades de la RCC no siempre es fcil, porque requiere estudio y preparacin para integrarse a los planes de pastoral adoptados por la dicesis, pero al mismo tiempo el acompaamiento y orientacin de prrocos y obispos. Debemos promover el compromiso eclesial, buscando renovar los movimientos, apostolados y diversas experiencias eclesiales, para que todos ellos asuman la vida en el Espritu y realicen mejor sus actividades pastorales y apostlicas. No debemos obligar a las personas para que entren a la RCC, sino que debemos hacer que todos conozcan lo maravilloso que es vivir con la fuerza del Espritu de Dios en todo lo que se realiza. 2.3. COMPROMISO SOCIAL En la RCC buscamos promover el Ministerio de Servicio Social o Promocin Humana, que tiene como fin el fomentar el apostolado de proyeccin social de la RCC a travs de la capacitacin de equipos diocesanos de Promocin Humana que a su vez fomenten la accin social hacia los hermanos que atraviesan por condiciones de vida infrahumana. Su objetivo es: Reconocer el don de caridad a fin de sensibilizar y fomentar los Ministerios Sociales para suscitar el compromiso de la RCC en la Promocin Humana.77 77 Tomado de http://www.rccperu.org/ministerios.php 93 El mundo entero fue testigo de la muerte de la Madre Teresa de Calcuta; millones de personas, sin importar la raza, el color o la religin, seguimos el entierro de una mujer que entreg su vida a Los pobres par amor a Jesucristo. Sin duda, la Madre Teresa recibi un don del Espritu Santo: el amor!78 Pobreza En recientes reuniones del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo he podido escuchar a expertos en finanzas decir que el desarrollo econmico debe estar unido al desarrollo humane y social; se habla de la superacin de la pobreza como el desafo del nuevo siglo. Este tambin debe ser el desafo de los carismticos. Dones que cambian el mundo En la RCC estamos muy familiarizados con Los dones del Espritu o mejor, con algunos dones del Espritu: Lenguas, profeca, sanacin, enseanza... Hay otros dones del Espritu que, sirviendo para la edificacin de la Iglesia, contribuyen a la transformacin del mundo: La solidaridad, la justicia, la caridad... Ciertamente, se puede afirmar que la RCC no es ajena al compromiso social; sta es una acusacin injusta de otros sectores de la Iglesia hacia la RCC. Por todo el mundo se ven programas y obras sociales nacidas y promovidas al interior de la RCC. Servicio a Los ancianos, a Los presos, a Los enfermos, a Los carentes de educacin, de empleo, de vivienda, apoyo a Los minusvlidos, a Los portadores del VIH/SIDA... Hechos concretos que demuestran el amor de Los carismticos a Los pobres. 1998, el ao del Espritu Santo En 1998, ao del Espritu Santo, nos unirnos en una solo oracin: para que el Espritu de Dios nos concediera el don del amor; un amor que nos lleve a renunciar a nosotros mismos para "darle vida" a nuestro prjimo; un amor que desvanezca nuestros egosmos para que otros logren sobrevivir; un amor que arda constantemente hasta que arrase con nuestro pecado; un amor que brille ante el mundo para que crea que Jess est viva. Abriendo caminos Dice Pablo: "Voy a mostrarles un camino ms perfecto todava". Sabemos que todos Los dones y carismas son muy importantes; sin embargo, en la RCC debemos transitar par el "camino ms perfecto". Abrir nuestro corazn al hermano pero, especialmente, al hermano pobre, abrir nuestra casa a Los dems pero particularmente a Los pobres, abrir nuestros grupos o comunidades a otros pero particularmente a Los pobres, abrir nuestras naciones a otros pases pero fundamentalmente a Los pases ms pobres. El amor como ministerio El compromiso social es un imperativo para la RCC; repito, el compromiso social existe en la RCC pero se hace necesario desarrollarlo como un don y volverlo, efectivamente en ministerio eficiente. Para ello se requiere suplicar el don del amor y tener la absoluta decisin de seguir a 78 Camilo Bernal Hadad, CJM tomado de http://www.rccuba.com/Temas/RCC/Don_del_Amor.htm 94 Jess y gastar lo que nos queda de vida al servicio de Los pobres. As Los carismticos habremos contribuido al desafo del nuevo siglo y habremos aprendido la leccin de Dios, a travs de Teresa de Calcuta. El ao del Espritu Santo se celebr invocando su presencia para la Iglesia y el mundo; permitamos tambin que su amor, engendre en nosotros la vida de Jesucristo para los pobres. Conclusiones Podemos concluir que en la RCC debemos trabajar no solamente satisfaciendo las necesidades inmediatas de los ms pobres, sino especialmente buscando solucionar las causas de las distintas pobrezas que viven nuestros pueblos. Promovemos la persona del pobre no a la pobreza y la mendicidad. En la RCC estamos utilizando las directrices de la Doctrina Social de la Iglesia, para estableces lneas de accin, proyectos y servicios que promuevan el desarrollo integral de los ms pobres. Bajo la accin del Espritu Santo, estamos utilizando los carismas para ayudar a muchas personas que padecen distintas clases de pobrezas. 3. CINCO NUEVOS CAMINOS DE LA RCC Existen cinco nuevos caminos que muestran cinco preocupaciones de la RCC en los momentos actuales. Pero contamos con las orientaciones del Magisterio eclesial que nos muestras las distintas formas de realizar el camino adecuado. A continuacin presentamos los cinco nuevos caminos que ocupan a la RCC del futuro prximo: CULTURA DE PENTECOSTSORGANIZACIN COMO MOVIMIENTO ECLESIALORGANIZACIN MINISTERIALORGANIZACIN DE PLANES DE FORMACINESTRATEGAS DE PASTOREO -SEGUIMIENTO95 3.1. LA CULTURA DE PENTECOSTS 3.1.1. LA IGLESIA PIDE UN NUEVO PENTECOSTS El Documento Conclusivo de Aparecida nos invita vivir la cultura de Pentecosts en las siguientes conclusiones: (leamos y compartamos lo que dice) 362. Asumimos el compromiso de una gran misin en todo el Continente, que nos exigir profundizar y enriquecer todas las razones y motivaciones que permitan convertir a cada creyente en un discpulo misionero. Necesitamos desarrollar la dimensin misionera de la vida en Cristo. La Iglesia necesita una fuerte conmocin que le impida instalarse en la comodidad, el estancamiento y en la tibieza, al margen del sufrimiento de los pobres del Continente. Necesitamos que cada comunidad cristiana se convierta en un poderoso centro de irradiacin de la vida en Cristo. Esperamos un nuevo Pentecosts que nos libre de la fatiga, la desilusin, la acomodacin al ambiente; una venida del Espritu que renueve nuestra alegra y nuestra esperanza. Por eso, se volver imperioso asegurar clidos espacios de oracin comunitaria que alimenten el fuego de un ardor incontenible y hagan posible un atractivo testimonio de unidad para que el mundo crea (Jn 17, 21). 548. Esta V Conferencia, recordando el mandato de ir y de hacer discpulos (cf. Mt 28, 20), desea despertar la Iglesia en Amrica Latina y El Caribe para un gran impulso misionero. No podemos desaprovechar esta hora de gracia. Necesitamos un nuevo Pentecosts! Necesitamos salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades y los pueblos para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de sentido, de verdad y amor, de alegra y de esperanza! No podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos, sino urge acudir en todas las direcciones para proclamar que el mal y la muerte no tienen la ltima palabra, que el amor es ms fuerte, que hemos sido liberados y salvados por la victoria pascual del Seor de la historia, que l nos convoca en Iglesia, y que quiere multiplicar el nmero de sus discpulos y misioneros en la construccin de su Reino en nuestro Continente. Somos testigos y misioneros: en las grandes ciudades y campos, en las montaas y selvas de nuestra Amrica, en todos los ambientes de la convivencia social, en los ms diversos arepagos de la vida pblica de las naciones, en las situaciones extremas de la existencia, asumiendo ad gentes nuestra solicitud por la misin universal de la Iglesia. La Cultura de Pentecosts compone nuestra identidad y es lo que deseamos compartir en completa libertad con la Iglesia y el mundo, no para que todos sean llamados y reconocidos como carismticos, sino para que en nuestros tiempos se siga actualizando la gracia de Pentecosts dejndonos mover y guiar bajo el suave soplo del Espritu de Dios, tal como suceda en los tiempos apostlicos, y esto debe y puede suceder hoy en el lugar que estamos ocupando en el mundo y en la Iglesia. La Cultura de Pentecosts de la Renovacin Catlica Carismtica no significa el que todas las personas e instituciones deban adscribirse a esta corriente o movimiento, lo que realmente se pretende simplemente es que todos nos reconozcamos como templos vivos del Espritu Santo y que vivamos en coherencia con esta conciencia, esto es lo fundamental pues lo dems llegar por aadidura. En palabras del Papa Juan Pablo II: Gracias al Movimiento Carismtico, muchos cristianos, hombres y mujeres, jvenes y adultos, han redescubierto Pentecosts como realidad viva y presente en su existencia cotidiana. Y en otra ocasin exhortaba a la Renovacin Catlica Carismtica diciendo: En nuestro tiempo, sediento de esperanza, den a conocer y hagan amar al Espritu Santo. As ayudarn a que tome 96 forma la cultura de Pentecosts, la nica que puede fecundar la civilizacin del amor y de la convivencia entre los pueblos. No se cansen de invocar con ferviente insistencia: Ven Espritu Santo! Ven! Ven! Esta es la Cultura de Pentecosts que debemos experimentar y proclamar para que de un profundo sentido a todo lo que hacemos como personas y comunidades para fortalecer nuestra unidad con el Dios Uno y Trino que es Padre, Hijo y Espritu Santo. 3.1.2. INVITADOS A LA CULTURA DE PENTECOSTS79 Ojal la Espiritualidad de Pentecosts se extienda por la Iglesia para una nueva Cultura de Pentecosts. Durante los Pontificados de Juan Pablo II (Mayo 2004) y Benedicto XVI (Sept 2005), ha existido un fuerte aliento a la Iglesia para propagar la cultura de Pentecosts. Obviamente ste es un concepto amplio con muchas dimensiones, pero sin duda esta llamada encuentra lugar entre nosotros en la Renovacin Carismtica. En ocasin del 40 aniversario de la RCC, el Cardenal Stanislaw Rylko, Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, habl sobre la experiencia del Bautismo en el Espritu o Efusin del Espritu. Dijo que esta experiencia es central para la Renovacin Carismtica y que abarca a millones de catlicos de todos los continentes, podra ser el punto de inicio de la Cultura de Pentecosts. La Gracia de Pentecosts es una gracia misionera Por tanto es importante aceptar nuestro mandato. No estamos simplemente llamados a ser personas que han experimentado un Pentecosts personal, por muy importante que esto sea, pero junto a esta experiencia va un responsabilidad. Estamos llamados a ser canales para las gracias de Pentecosts en nuestra Iglesia y en nuestro mundo. Cuando el Espritu Santo vino sobre los apstoles en la Estancia Superior, todos quedaron llenos del Espritu Santo. No solo experimentaron una renovacin personal sino tambin fueron dotados con dones como lenguas/ glossolalia y valor que les posibilit llegar con poder a la cultura que les rodeaba. Fueron transformados y Pedro, que era un laico analfabeto, fue capaz de convencer a las multitudes con sus argumentos de que aceptaran su mensaje y fueran bautizados. En ese primero da alrededor de 3.000 nuevos conversos se aadieron a ellos. Por todo el Libro de los Hechos de los Apstoles, Lucas registra muchos ejemplos donde los apstoles fueron movidos por el poder del Espritu y consiguientemente la Iglesia comenz a crecer en nmero (por ej.: Hch 2, 47; 4, 4; 5, 14; 6, 1,7; 11, 21, 24). De modo que la gracia de Pentecosts es esencialmente una gracia misionera. Aunque reconocemos que en la Renovacin Carismtica no tenemos el monopolio del Espritu Santo, parecera que s que tenemos una llamada especial a ser embajadores del Espritu Santo, extendiendo la Cultura de Pentecosts. Esto fue enfatizado por el Papa Juan Pablo II en 2002, cuando dijo: En nuestro tiempo que tiene tanto hambre de esperanza, haced al Espritu Santo conocido y amado. Ayudad a reavivar la Cultura de Pentecosts que es lo nico que puede hacer fructfera la civ ilizacin del amor y la coexistencia amistosa entre los pueblos. Con insistencia ferviente, nunca os cansis de pedir Ven, Espritu Santo! Ven! Ven! (Discurso a los delegados del Rinovamento nello Spirito). De la espiritualidad de Pentecosts a la Cultura de Pentecosts El reto de la RCC no es mantener la espiritualidad de Pentecosts encerrada en el encuentro de oracin o restringirla slo a la Renovacin Carismtica. La evangelizacin debe ser una prioridad para nosotros, como lo fue para los apstoles cuando salieron de la Estancia Superior. Ya en 1992, el Papa Benedicto (entonces Cardenal Ratzinger) escribi: Vamos a descubrir el secreto del primer Pentecosts en la Iglesia? Vamos a ofrecernos humildemente al poder renovador del Espritu Santo para que pueda liberarnos de nuestra pobreza y nuestra total incapacidad de llevar a cabo la tarea de proclamar a Jesucristo a nuestros prjimos? La Estancia Superior es el lugar donde los cristianos permiten, al acoger el Espritu Santo, ser transformados en oracin. Pero es tambin el 79 Moran, Michelle, La cultura de Pentecosts. Editado en el Boletn de ICCRS. Volumen XXXVI, Nmero 2, marzo-abril 2010 97 lugar desde el que uno sale para llevar el fuego de Pentecosts a sus hermanos y hermanas (revista New Covenant (Nueva Alianza)) Claramente, Pentecosts es para el mundo. Trata de la transformacin de la sociedad a travs del poder del Espritu Santo. Una cultura de Pentecosts crea una sociedad que defiende la dignidad humana por el reconocimiento de que la humanidad est hecha a la imagen y semejanza de Dios. Es una sociedad en donde la esperanza reina suprema y donde la luz brilla ms fuerte que cualquier oscuridad. Es exactamente lo contrario al relativismo cultural que impregna una parte tan grande de nuestro mundo. En una asamblea en Lucca, Italia en 2005, Salvatore Martnez defini la Cultura de Pentecosts como el antdoto al oscuro mal del mundo. En respuesta el Cardenal Rylko dijo: debemos aprender el mtodo del Espritu Santo que obra en la historia y renueva la faz de la tierra, para no ser vencidos por el mal. Todos tenemos una responsabilidad como individuos y como grupos para discernir las maneras en las que el Seor nos est llamando a ser promotores de la Cultura de Pentecosts. Un modo en que esto suceder es intensificando la espiritualidad de Pentecosts en la Iglesia. Quiz puedan hacer esto alentando a cuantas ms personas como puedan a participar en la oracin de la novena de Pentecosts y a unirse al testimonio mundial del Pentecosts de las Naciones. Desde este lugar de intercesin nos veremos facultados para salir al mundo promoviendo la cultura de Pentecosts por el testimonio de las vidas y por las obras de misericordia y justicia. 3.2. LA ORGANIZACIN COMO MOVIMIENTO ECLESIAL Ya sealamos anteriormente que la RCC no es un movimiento como cualquier otro, sino que combina los elementos de la corriente espiritual con algunos elementos de los movimientos eclesiales. Pero existe una realidad sorprendente. Tendemos hacia la organizacin de la RCC como movimiento eclesial. Esta tendencia se denomina: Camino hacia la madurez eclesial. Que se ha venido reflexionando en la RCC desde hace algunos aos a partir del aporte de Salvatore Martnez de Espaa80. Quiero que miremos los elementos que seala nuestro hermano. RENOVACIN, HACA DNDE VAS? MADUREZ ECLESIAL Objetivos + Reflexionar sobre nuestra vivencia actual + Considerar la Renovacin como parte de la Iglesia Catlica Las partes del cuerpo son muchas, pero el cuerpo es uno y todas las partes forman un solo cuerpo. As tambin Cristo. Hemos sido bautizados en el nico Espritu para que formramos un solo cuerpo. (1 Cor, 12,12) La renovacin ha sido suscitada para que seamos hombres que vivamos nuestra identidad eclesial conducidos por el Espritu, que amenos a la Iglesia. No somos nosotros los que aadimos nuestros carismas, la Iglesia es carismtica + Dice S. Ireneo: Donde est el Espritu, ah est la Iglesia. Dnde est la Iglesia, ah est el Espritu. + San Agustn, dice ms: T tendrs tanto Espritu cuanto ames a la Iglesia y cunto ms ames la iglesia, tanto ms Espritu Santo tendrs. 80 Martnez, Salvatore. Renovacin hacia dnde vas? Madurez eclesial. Nuevo Pentecosts nov-dic 2009. 98 Renovacin s fiel a ti misma y a la Iglesia: Los carismas y la institucin son los dos fundamentos para los movimientos de la Iglesia. En 1985 Juan Pablo II dijo que la Iglesia es en s misma un movimiento, y cada movimiento, en s mismo, contribuye al MOVIMIENTO nico de la Iglesia. Nadie puede hacer fallar a su movimiento, porque entonces la Iglesia no se mueve. Y quin mueve a la Iglesia? El Espritu Santo. La mueve desde dentro a travs de sus hijos, a travs de los movimientos que son parte de la nica Iglesia. As que los carismas son para la comunin de la Iglesia, en el nico cuerpo, y son para el cumplimiento de la misin que tiene encomendada la Iglesia. Cuando nosotros mostramos en exceso el celo carismtico, igualmente que los integrantes de otros movimientos, es como si le dijsemos al Espritu Santo: "Escoge entre nosotros cul es el mejor". Cada uno de nosotros da a la Iglesia, lo que es especfico de cada movimiento, en razn de los carismas particulares, para que la Iglesia sea toda carismtica, y sea toda un movimiento de Dios. Renovacin! Dnde quieres estar? Podemos hablar del Espritu en referencia a nosotros mismos, o a travs, de la Iglesia. Son dos posturas distintas, elegimos la segunda. + Esto es lo que nosotros hemos decidido hacer: honrar no a la Renovacin, sino al Espritu Santo y todo aquello que el Espritu hace en la cultura, en el arte, en la ciencia, en otros movimientos eclesiales. + Un anticipo de esto fue el encuentro de Pentecosts del ao 1998 en Roma, que reuni a diversos movimientos y fue un evento que ha marcado la historia de la Iglesia. Esta respuesta de los movimientos, esta comunin eclesial, es la respuesta de Dios para vivir la unidad en la diversidad. . El Papa dijo en Pentecosts: Espero de vosotros, grupos maduros de comunin y compromiso. Un nuevo compromiso y una nueva madurez. El Papa habla de "madurez eclesial". Qu significa para nosotros madurez eclesial? Hacer de verdad que la Renovacin Carismtica no sea slo un movimiento espiritual, un movimiento de gracia, un movimiento del Espritu donde la pertenencia a la Iglesia es muy genrica, donde el camino de nuestros grupos es muy genrico, sino un camino eclesial para un movimiento eclesial. + Somos un movimiento eclesial. Y como el Papa sabe que esta alma eclesial es dbil, nos pide madurez eclesial. Y nos dice que no se trata slo de una etapa sino de un camino que nosotros estamos haciendo. Pero hay un reto en el camino que debemos tomar: habla del nuevo compromiso. Y por eso debe comenzar para nosotros los aos de madurez y crecimiento espiritual. + La espiritualidad de la Renovacin no es una espiritualidad de huida del mundo sino que es una espiritualidad que debe transfigurar el mundo. Porque este mundo necesita la figura de Cristo. Pentecosts es misin La Iglesia ha reconocido a la Renovacin Carismtica Catlica en Espaa de forma oficial, y participamos activamente en la vida de las dicesis, y as podemos transformarnos en sal, porque 99 nosotros no tenemos un fundador que nos dice lo que tenemos que hacer. Pero s estamos sometidos al Espritu Santo que es nuestro fundador. l, que es el gua de la Iglesia, nos sugerir qu cosas hacer en la Iglesia. Renovacin: A dnde vas? + Qu sucede? Que cuando vamos normalmente a nuestros obispos, nosotros oramos en lenguas sobre ellos, y no pueden decir, esto no est bien, porque ellos nos han reconocido oficialmente. + No pueden decimos, esto no es del Espritu porque ellos han querido recoger este don del Espritu dentro de la Iglesia. + El problema no es que los dones sean reconocidos; el problema es cmo hacerlos fructificar. Cmo hacer ver que Pentecosts es "Misin" y no slo contemplacin. + Hemos decidido salir del cenculo y comprometemos con la Iglesia, para seguir fielmente al Espritu Ah est la corresponsabilidad en la que cada uno debe dar lo mejor para un discernimiento comunitario de cuya visin saldra la idea de Dios. Esto tendra efectos extraordinarios. El secreto siempre es el mismo: que estemos disponibles para colaborar con El. Qu quiere El Seor de nosotros? + Es un papel en blanco que slo el Espritu puede revelar. Cuntas palabras de Dios hemos recibido en stos 41 aos? Y cuntas veces no las hemos hecho fructificar? Pero es necesario morir. + La Renovacin Carismtica debe morir para renacer. Tiene que haber una nueva visin, porque dice el profeta Is. 43: "Vosotros no veis lo nuevo porque pensis solo en lo antiguo". o Nosotros podemos correr el riesgo de transformarnos en fariseos, a los que Jess llama ciegos: "ay de vosotros ciegos... no podis cuidar este pueblo". El Seor nos puede decir lo mismo a nosotros: + "Ay, renovacin ciega. A dnde ests llevando a mi pueblo? Yo he hablado por los profetas, por el Papa, por el magisterio, por los signos del Espritu. Hay una visin nueva. Surge ahora, por qu no te das cuenta?". Misin eclesial Debemos no solamente permitir que la Renovacin crezca, sino que se vaya disolviendo en la Iglesia. + Esto no significa que los grupos deban desaparecer, sino que toda la Iglesia reciba por smosis lo que el Seor nos ha dado para toda la Iglesia, no para nosotros. + No podemos privatizar el Espritu Santo sino hacer eclesial nuestra experiencia, y esto sucede, si lo que nos importa no es que nos digan gracias, sino que los hombres den Gloria a Dios. El cardenal Suenens dijo un da en una entrevista: Es seguro que en un primer tiempo la Renovacin vivir como un tiempo de noviazgo. Qu pasa entre los novios? Que se cierran al mundo. Tienen miedo a que su amor sea juzgado. Tambin tienen miedo de sus familias. Todo se 100 ve como hostil. Los novios son el mximo exponente de la reserva porque quieren ver el mundo con sus ojos. Ven el amor con sus ojos y no aceptan ninguna intromisin, ni siquiera de sus amigos; todo lo consideran hostil. Pero, continua el cardenal Suenens, viene el tiempo en que los novios se casan, y es el momento en que entran en la historia. Asumen la responsabilidad. Deben dialogar con todos y debern tambin ser motivo de ejemplo para los dems. Esto suceder con la Renovacin, cuando la unin entre la parte espiritual y la participacin en los fines de la Iglesia, que mira la realidad del mundo, que debe ser renovado, entonces ir evolucionando progresivamente a partir de la propia realidad del movimiento. La identidad de la Renovacin siempre est en marcha. Cuando alguien dice: Ah, la Renovacin del principio! Qu significa la Renovacin del principio? La Renovacin no ha cambiado; es la Iglesia la que cambia y con ella tambin nosotros. Y es en la Iglesia donde debemos caminar. sta es nuestra llamada en este tiempo. Y no podemos desatender esta llamada. Est en juego el futuro de la Iglesia y en el futuro de la Iglesia, el de la Renovacin. Si la Renovacin no se abre a nuevas vas, a una nueva autenticidad, a un espritu de comunin y de visin, nosotros no tendremos discipulado. Los mayores sern cada vez ms mayores no habr una nueva generacin de carismticos o esta generacin de carismticos no tendr el depsito de la tradicin y ser una Renovacin descafeinada. Tenemos que ser fieles a lo que somos y esta identidad transmitirla a la Iglesia. La Renovacin tiene tres posibilidades: 1 Posibilidad: se trasforma en un movimiento del pueblo, desenganchado de la Iglesia (que va contra tantas sanaciones, milagros y tanta alegra, como est sucediendo en algunos continentes). + Sin ser una realidad eclesial, como naci en el 67, sino simplemente una espiritualidad sin ninguna forma de pertenencia, muy libre, a donde vamos para estar bien, para tener mi encuentro con Dios, para hacer una lectura privada de la Biblia, para vivir mi fe, y que la Iglesia no entre. + Y no quiero responsabilidades eclesiales, no quiero formarme. sta es la degeneracin de la Renovacin. Es un movimiento hecho slo a la leche, que no quiere alimento slido, que vive la Renovacin como hedonismo espiritual y no como crecimiento, como camino de fe. 2 Posibilidad: Es aquella que sucede y que existe en algunas partes del mundo y es una buena posibilidad. + Este es el modelo de las Comunidades, un poco cerrado en s mismo, con un formato neomonacal, tambin con hbitos, con votos y consagracin especial. sta es una buena forma de Renovacin. + Pero esta realidad difcilmente entra en la vida de la Iglesia, porque tienen en su interior muchas necesidades, muchas tensiones, y deben atender a lo que es la propia organizacin de la comunidad: vocaciones, rdenes. Es un buen fruto del movimiento, pero no es la profeca original. 101 3 Posibilidad: Lo que quiere el Papa y la Iglesia: Que es un movimiento? Es un gran pueblo que colabora con la Iglesia, que vive dentro de la Iglesia, que no apaga los carismas, pero los hace verdaderos en tres direcciones como dice la "Christi fideles laici": + Para la edificacin de la comunidad, para las necesidades del mundo y para el bien de los hombres. + Un movimiento espiritual que tiene un camino de pertenencia fuerte en las iglesias locales, que contribuye a la evangelizacin de las iglesias del mundo y que vive su identidad eclesial conducido no por fundadores sino por el Espritu. + En Europa, la Renovacin est languideciendo; en algunos pases ha desaparecido casi del todo. Esto no es slo porque las iglesias europeas se estn descristianizando, sino porque no estamos respondiendo al deseo de madurez eclesial que en la Renovacin debemos vivir. + El primer carisma de la Renovacin Carismtica, escrito ya en su nombre, es aqul de renovar. Una renovacin que no se renueva no es fiel a sus carismas ni al Espritu de Dios. La Renovacin ha sido suscitada para que seamos hombres que amemos a la Iglesia, es lo que el Espritu Santo nos pide. La RCC, naci en la Iglesia y para la Iglesia, para que llevemos la fuerza y la gracia renovadora de un Pentecosts permanente. Somos una esperanza para el mundo que no conoce quien es su Salvador y Seor. 3.3. LA ORGANIZACIN MINISTERIAL La RCC se ha ido organizando a partir de los ministerios, servicios, comisiones, funciones y apostolados que van siendo necesarios para el desarrollo de su misin y como proyeccin propia del uso adecuado de los carismas. Veamos algunos aspectos que contribuyan al crecimiento y apoyo ministerial. Vamos a dejarnos guiar por algunas reflexiones de Ral Berzosa Ramrez.81 3.3.1. LA IGLESIA ES MINISTERIAL Y SE ARTICULA DESDE LOS MINISTERIOS Que la Iglesia es ministerial y se articula desde diversos ministerios podemos descubrirlo con claridad en el Nuevo Testamento, particularmente en las cartas paulinas (1 Tes 5,12; Rm 12,6-8; 1 Cor 122,4-11. 28-31; 14,6). De entre los diversos ministerios Pablo destaca, al menos, tres: el ministerio de apstol, de profeta y de doctor (1 Cor 12,28; Ef 4,11). Sin olvidar los responsables de las comunidades, a quienes Pablo llama "sus colaboradores" (Rm 16,3; 1 Tes 3,2; 2 Cor 8,23; 1 Tes 5,12; 1 Cor 16,16), y los evangelistas y pastores (Ef 4,1-6). No entramos en detallar las referencias que se hacen en Lucas, Cartas de Pedro, Cartas Pastorales, Carta a los Hebreos y Apocalipsis. Podemos concluir que se da, desde el comienzo de la Iglesia, "diversidad y creatividad de carismas y ministerios" en uno Iglesia carismtica y ministerial: los ministerios hacen a la comunidad y la comunidad discierne los ministerios que otorga el Espritu. La evolucin histrica de los ministerios es muy compleja. No podemos entrar en ella. En resumen, se ha llegado a la conclusin de que existen ministerios por designacin expresa de Jess (los 81 Berzosa Ramrez, Ral. Tomado de http://www.mercaba.org/Pastoral/M/ministerios_laicales.htm 102 doce apstoles: Lc 6,13; Mt 10,2; Mc 6,30); otros, por designacin del Espritu Santo (ministerios sealados en las cartas paulinas: Rm 12,6-8; 1 Cor 12,8-11; 1 Cor 12,28; Ef 4,11) y, otros, por designacin de la Iglesia (ejem. los "colaboradores" de los que se habla en Ac 6,1-6; 13, 1-3 o en las cartas paulinas (1 Cor 16,16; 1 Tes 5,12; Rm 16,1, etc). Nos situamos en el presente. La comunidad cristiana posee una dimensin trinitaria, pneumatolgica y cristolgica. Por lo mismo, es receptora de pluralidad de carismas y ministerios para atender a los diversos servicios y necesidades en su dimensin de sacramento de salvacin, compromiso evangelizador y en sus realidades internas. Si el ministerio apostlico enlaza con el ministerio histrico de Jesucristo, ello no debe ir en perjuicio de los otros carismas que existen en la comunidad. Por ello la comunidad cristiana debe tener la creatividad suficiente para estructurarse conforme a estos criterios. El ministerio ordenado garantiza la continuidad apostlica y sirve a la unidad de los diversos carismas, pero no debe ser ejercido como opresin o anulacin del resto de los carismas, vocaciones y ministerios existentes en la comunidad. Ciertamente, hoy el ministerio apostlico-ordenado no est en cuestin. Despus del Vaticano II existe una rica y profunda bibliografa sobre el mismo. El problema se plantea ante el resto de los ministerios, que reflejan la lucha y problemtica de algo mucho ms profundo: la dialctica presbteros-laicos o, lo que es lo mismo, la configuracin de una eclesiologa primando el sacramento del Bautismo o primando el sacramento del Orden. En el Concilio Vaticano II se redescubre que los ministros sacerdotes tienen que resituarse en el interior del sacerdocio cristiano-bautismal (LG. 10) y que se deben revalorizar otros ministerios que, genricamente, son denominados "laicales". Todo ello desde una Iglesia contextualizada o local, remitindonos a la triple funcin de Jesucristo (sacerdote, profeta y rey) y a las cuatro dimensiones que configuran la Iglesia: al servicio de la comunin, al servicio de la Palabra, al servicio de la celebracin y al servicio de la caridad y compromiso. En este sentido, los ministerios son el rostro y espejo de una Iglesia en medio del mundo que es sacramento de comunin y, al mismo tiempo, evangelizadora, celebrativa y comprometida. El conjunto de carismas y ministerios, ordenados y laicales hacen posible la realidad de una Iglesia Trinitaria como "Pueblo de Dios", "Cuerpo de Cristo" y "Templo del Espritu". En resumen, a la hora de hablar de ministerios, la labor ms decisiva no es redescubrir el ministerio ordenado, sino "el resto de ministerios". A esta labor dedicaremos los siguientes apartados. 3.3.2. LOS MINISTERIOS LAICALES EN EL CONTEXTO ECLESIAL Los telogos abogan por el redescubrimiento de la identidad de los laicos y su misin en la Iglesia y en el mundo, por el redescubrimiento del ministerio bautismal de los laicos y la participacin de los laicos en el ministerio pastoral. No es algo nuevo. Desde el Vaticano II, principalmente, los documentos oficiales emanados de Roma han insistido en ello. En qu claves? Nos acercamos sumariamente a los ms importantes. Pablo VI, en "Evangelii Nuntiandi" (8-12-75) ya sealaba (n. 70), en un equilibrio buscado, que los seglares, en primer lugar, tienen como vocacin especfica la evangelizacin en medio del corazn del mundo, en los complejos mbitos de la poltica, de lo social, de lo econmico, de la cultura, de la ciencias y de las artes. Pero estn llamados a ejercer ministerios dentro de la Iglesia. 103 A partir de "Christifideles Laici" podemos comprender mucho mejor qu son los denominados "ministerios y funciones laicales". Los cuales, como hemos afirmado ms arriba, siguen necesitando profundizacin teolgica y discernimiento pastoral. 3.3.3. MINISTERIO ORDENADO Y MINISTERIOS LAICALES A partir de "Christfideles Laici"; y siguiendo la tradicin anterior, al hablar de funciones y ministerios laicales, sealemos que stos son diversos: ministerios laicales ocasionales (ejercidos en circunstancias determinadas y puntuales: voluntariado de caridad, catequistas, etc.); ministerios estables no sacramentales o instituidos (los principales, hoy, lector y aclito); ministerios sacramentales y pblicos (tienen como base el sacramento del Orden). Estos ministerios laicales, ocasionales y estables, desarrollaran las dimensiones de la Iglesia particular: evangelizacin, caridad, culto y comunin. Son ministerios importantes y necesarios. Son expresin del sacerdocio bautismal de los fieles laicos y de la riqueza de manifestaciones del Espritu, hoy y aqu, para la edificacin de la Iglesia. Insistimos en algo importante: aunque la praxis pastoral y teolgica de los aos postconciliares se ha visto enriquecida con el desarrollo de estos ministerios, an queda un largo camino por recorrer. Se oscila entre un "maximalismo" (pluralidad) y un "minimalismo" (monolitismo). De esta tensin se ha hecho eco, en 1997, una Instruccin, proveniente de la Curia Romana, "Sobre algunas cuestiones acerca de la colaboracin de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes". Por la importancia que tiene para nuestro tema, nos detenemos en este importante documento. Se comienza reconociendo a las fieles la colaboracin en la misin de la Iglesia, tanto en el orden espiritual de llevar el mensaje de Cristo y su gracia a todos los hombres, como en el orden temporal, de influir y perfeccionar el orden de las realidades temporales. En este sentido, como recordaba ChL (n. 23), los pastores son invitados a reconocer y promover los ministerios, oficios y funciones de los fieles laicos que tienen su fundamento sacramental en el bautismo y confirmacin y, para muchos, en el matrimonio. En orden a la nueva evangelizacin, se exige "el especial protagonismo" de los sacerdotes y, al mismo tiempo, la total recuperacin de la conciencia de la ndole secular de la misin del laico (ChL, n 15). En cualquier caso, se nos advierte, tanto en la misin espiritual como en la temporal de "consecratio mundi", no se puede confundir el campo de los clrigos y el de los fieles laicos. Colaborar con el sagrado ministerio no significa "suplir ni sustituir". Lo anterior no impide reconocer y agradecer la colaboracin de fieles laicos a la hora de asumir "precisas tareas, tan importantes como delicadas", acompaados por los sacerdotes, particularmente en situaciones de persecucin, misin o escasez de clero. Pero la Instruccin quiere salir al paso de algunas irregularidades que se han detectado en este campo de la colaboracin de los fieles laicos con el ministerio sagrado. Por ello, matiza algunos principios teolgicos: La diferencia entre sacerdocio bautismal y sacerdocio ministerial no se encuentra en el sacerdocio de Cristo (el cual permanece siempre nico e indivisible) 104 ni tampoco en la santidad (a la cual estn llamados todos los fieles), sino en el "modo esencial" de participacin en el mismo y nico sacerdocio de Cristo. As, mientras el sacerdocio comn de los fieles se realiza en el desarrollo de la gracia bautismal (vida de fe, esperanza y caridad), el sacerdocio ministerial est al servicio del sacerdocio comn y se le ha conferido un poder sagrado para el servicio de los fieles. Para clarificar los dos sacerdocios, la Instruccin nos recuerda algunas caractersticas del ministerio ordenado, apoyndose en "Pastores Dabo Vobis": + El sacerdocio ministerial, obispos y presbteros, hunde su raz en la sucesin apostlica y est dotado de una potestad sacra, la cual consiste en la facultad y responsabilidad de obrar en persona de Cristo Cabeza y Pastor (PDV, n 15). + Son servidores de Cristo y de la Iglesia por la proclamacin autorizada de la Palabra de Dios, de la celebracin de los sacramentos y de la gua pastoral de los fieles (PDV, n 16). + Todas sus funciones (ensear, celebrar, regir) forman una unidad. Por lo tanto, el ejercicio, por parte de los laicos, de alguna de estas funciones no les convierte en "pastores, sino en colaboradores". + El ministerio ordenado es necesario para la existencia misma de la Iglesia. "No se debe pensar en el sacerdocio ordenado como si fuera posterior a la comunidad eclesial o como si sta pudiera concebirse como constituida sin este sacerdocio" (Cf. ChL, n 16). El sacerdocio ministerial es, por tanto, insustituible. A partir de los anteriores principios teolgicos, la Instruccin seala diversas disposiciones de carcter prctico. Destacamos las siguientes: Necesidad de una terminologa apropiada: reservar, en principio, la palabra "ministerio" para el ministro ordenado; a los laicos les corresponden "funciones o servicios". Una cosa es ser "ministro extraordinario" (cuando se es llamado por la autoridad competente para cumplir una funcin prolongada) y otra, ser denominado, segn la funcin o servicio: "catequistas, aclito, lector", etc. Nunca es legtimo a un fiel laico, designarle con apelativos como "pastor, capelln", que se prestaran a confusin con lo que es un ministro ordenado. El fiel laico y el ministerio de la Palabra: A los laicos se les puede conceder "una suplencia" en casos de objetiva necesidad; pero no se puede convertir en un hecho ordinario ni puede entenderse como promocin del laicado. La homila, durante la celebracin de la Eucarista, est reservada al ministro ordenado. A los laicos, incluidos seminaristas, se les puede permitir una breve monicin para entender mejor la liturgia que se celebra, o un testimonio en eventos especiales, o la posibilidad de intervenir en un dilogo dentro de la homila. Fuera de la Misa puede ser pronunciada, por fieles no ordenados, segn lo legislado. Aunque algunos presidentes de la celebracin eucarstica delegan a laicos convenientemente preparados el servicio de parte o de la totalidad de la homila. Ejercer de prroco un fiel laico: Segn el canon 517,2, ser por escasez de sacerdotes y no por razones de comodidad o de una equivocada promocin del laicado; ser en atencin al "ejercicio de la cura pastoral" y 105 no para dirigir, coordinar, o gobernar, que compete al sacerdote; se debe otorgar prioridad a los diconos y agotar incluso la va de los sacerdotes mayores. Participacin de los laicos en organismos de colaboracin en la Iglesia particular: En el Consejo Presbiteral, slo participarn sacerdotes en activo y en comunin con el obispo. Ni fieles laicos ni diconos. Los arciprestes sern siempre presbteros. En el consejo pastoral y econmico, diocesano y parroquial, los fieles laicos participan como "consultores", al no ser organismos deliberativos. El consejo parroquial debe ser presidido por un prroco; son nulos los acuerdos en ausencia del prroco. Los grupos de expertos o de estudio no suplirn nunca a los consejos presbiteral y pastoral. El fiel laico y las celebraciones litrgicas: A un fiel laico o a un dicono no le es permitido pronunciar las oraciones y cualquier parte reservada al presbtero. No se puede ejercer una especie de "cuasi presidencia", dejando al sacerdote "lo mnimo" para garantizar la validez de la Eucarista. Tampoco los laicos pueden utilizar ornamentos reservados al sacerdote o al dicono (estola, casulla, dalmtica). En cuanto a las celebraciones dominicales en ausencia de presbtero, se debe tener especial mandato del obispo y son, siempre, ocasionales. No se pueden utilizar elementos propios de la liturgia sacrificial (ejem. plegaria eucarstica). El ministro extraordinario de la Sagrada Comunin, tambin fuera de la Eucarista, lo es cuando la necesidad lo reclama. Se puede nombrar "ad actum" (para el momento) por el sacerdote que preside la Misa. Es siempre de suplencia y extroardinario. Estos ministros no deben hacer la comunin ellos mismos como si fueran concelebrantes; tampoco se deben asociar a las promesas de los sacerdotes del da de Jueves Santo. El fiel laico y las celebraciones sacramentales: No puede un fiel laico administrar la uncin de enfermos, ni con leo bendecido para la uncin ni con leo no bendecido. La uncin guarda estrecha relacin con el sacramento de la reconciliacin y la digna recepcin de la Eucarista. La asistencia a los matrimonios, por parte de los fieles laicos, requiere tres notas: ausencia objetiva de sacerdotes; que el obispo obtenga el voto favorable de la Conferencia Episcopal; necesaria licencia de la Santa Sede. Excepto el caso extraordinario del canon 1112, ningn sacerdote puede delegar a un fiel laico para asistir a un matrimonio. En cuanto al bautismo, la ausencia de presbtero o el impedimento del mismo, que justifican el que un fiel laico pueda bautizar, no pueden asimilarse a las circunstancias de excesivo trabajo del ministro, o a su no residencia en el territorio de la parroquia, o a su no disponibilidad para el da previsto por la familia. La animacin de exequias slo puede ser ejercida por un fiel laico por verdadera falta del ministro ordenado y observando siempre las normas litrgicas. La Instruccin concluye haciendo una llamada a la formacin adecuada de los fieles laicos y su necesaria seleccin para los ministerios. 106 Hasta aqu, la reciente Instruccin que afecta a la teologa y praxis de los ministerios laicales. Con razn se ha escrito, desde posiciones teolgicas moderadas, que se deben corregir cuantos abusos manifiestos se han dado, en estos ltimos aos, en la praxis de los ministerios laicales. Pero tambin es cierto que los obispos, en cada Iglesia particular, deben aplicar este documento con espritu pastoral, con lcido discernimiento, con respeto hacia los fieles laicos y con creatividad. "No se puede dar la impresin de rivalidad entre laicos y presbteros... Como si los laicos buscaran su promocin personal y los presbteros defendieran su coto reservado. No hay que juzgar el ejercicio de los ministerios a partir de algunas disfunciones evitables". Debemos saber mirar siempre el futuro con valenta, creatividad, confianza, imaginacin, apertura y sano discernimiento.82 3.4. LA ORGANIZACIN DE LA FORMACIN La RCC enfrenta retos constantes y hasta ahora hemos sealado tres: 1la identidad como movimiento eclesial sin perder la espontaneidad de la corriente espiritual; 2la promocin de la cultura de pentecosts y el bautismo en el Espritu como elemento esencial de identidad de la RCC, y 3la organizacin ministerial en donde los laicos asumen compromisos eclesiales serios que impulsen los grupos de oracin, las comunidades y por tanto las acciones parroquiales y diocesanas. Nos queda por sealar dos elementos importantes para darle calidad al crecimiento grupal y a su desarrollo interno con proyecciones externas. Los elementos faltantes son: 4la organizacin del plan de formacin para promover la perseverancia y 5la organizacin del plan de pastoreo para proyectar a los hermanos hacia la madurez apostlica. 3.4.1. NECESIDAD DE LA FORMACIN La necesidad de la formacin integral de los laicos se impone en estos momentos de cambios cruciales que vivimos en la sociedad actual. El documentos de los Fieles Laicos seala: En el descubrir y vivir la propia vocacin y misin, los fieles laicos ha de ser formados para vivir aquella unidad con la que est marcado su mismo ser de miembros de la Iglesia y ciudadanos de la sociedad humana (ChL. 59). Adems seala que los fieles laicos son formados por la Iglesia y en la Iglesia, en una reciproca comunin de todos sus miembros: sacerdotes, religiosos y fieles laicos (ChL 61). De manera que la formacin laical se impone como una necesidad, como un deber y como un derecho. No podemos quedarnos fuera de la formacin cristiana por sencilla o profunda que se nos presente. El documento de la Iglesia en Amrica seala que los laicos deben formarse para servir a la transformacin de las injusticias sociales que se presentan en el tercer mundo, al mismo tiempo 82 Sugiero los siguientes libros: D. BOROBIO, Ministerios laicales, Atenas 1984; ID., Los ministerios en la comunidad, Editorial Litrgica, Barcelona 1999; J. M. CASTILLO, Ministerios, en "Conceptos fundamentales de Pastoral", Cristiandad, Madrid 1983, 627 y ss; J. DELORME, El ministerio y los ministerios en el Nuevo Testamento, Cristiandad, Madrid 1975; S. DIANICH, Teologa del ministerio ordenado, Paulinas, Madrid 1984; A. LEMAIRE, Les ministres aux origines de l'Eglise, Paris 1971; R. PARENT-S. DUFOUR, Los ministerios, Mensajero, Bilbao 1994; E. SCHILLEBEECKX, Los responsables en la comunidad cristiana, Cristiandad, Madrid 1983; B. SESBOUE, No tengis miedo! Los ministerios en la Iglesia hoy, Sal Terrae, Santander 1998. 107 seala el comienzo de todo: la Iglesia en Amrica debe hablar cada vez ms de Jesucristo, rostro humano de Dios y rostro divino del hombre. Este anuncio es el que realmente sacude a los hombres, despierta y transforma los nimos, es decir, convierte. Cristo ha ser anunciado con gozo y con fuerza, pero principalmente con el testimonio de la propia vida (EA 67). Puedo concluir que la formacin laical tiene un inicio intraeclesial con proyecciones extraeclesiales, desde una experiencia personal con Jesucristo hasta la constitucin de apostolados sociales y pastorales que transformen las realidades eclesiales y sociales, donde todos somos actores protagonistas (Cfr. EA 44) 3.4.2. ORGANIZAR LA FORMACIN DESDE APARECIDA El Documento Conclusivo de Aparecida dedica unas buenas conclusiones a realizar prcticas orientaciones para organizar planes de formacin de contribuyan al crecimiento y a la solidez de la experiencia cristiana para garantizar la perseverancia. Podemos leer y analizar las conclusiones 276-285. Veamos grficamente los elementos sobresalientes que pueden ayudar a la RCC a realizar procesos de formacin y planes adecuados para el crecimiento integral. El proceso de formacin de los discpulos misioneros 276. La vocacin y el compromiso de ser hoy discpulos y misioneros de Jesucristo, requieren una clara y decidida opcin por la formacin de los miembros de nuestras comunidades. Miramos a Jess, el Maestro que form personalmente a sus apstoles y discpulos. Cristo nos da el mtodo: Vengan y vean (Jn 1, 39). Con l podemos desarrollar las potencialidades que estn en las personas y formar discpulos misioneros. Su estilo se vuelve emblemtico para los formadores y cobra especial relevancia cuando pensamos en la paciente tarea formativa que la Iglesia debe emprender, en el nuevo contexto sociocultural de Amrica Latina. 277. El itinerario formativo del seguidor de Jess hunde sus races en la naturaleza dinmica de la persona y en la invitacin personal de Jesucristo, que llama a los suyos por su nombre, y stos lo siguen porque conocen su voz. El seguimiento es fruto de una fascinacin que responde al deseo de realizacin humana, al deseo de vida plena. Aspectos del proceso 278. Destacamos cinco aspectos fundamentales, que aparecen de diversa manera en cada etapa del camino, pero que se compenetran ntimamente y se alimentan entre s: MODELO PEDAGGICO DE JESS"VENGAN Y VEAN"DESARROLLAR POTENCIALIDADESEMBLEMTICO PARA LOS FORMADORESNATURALEZA DINMICA DE LA PERSONAFASCINACIN POR LA REALIZACIN HUMANA108 Criterios generales + Una formacin integral, kerygmtica y permanente: 279. La formacin obedece a un proceso integral, es decir, que comprende variadas dimensiones, todas armonizadas entre s en unidad vital. En la base de estas dimensiones, est la fuerza del anuncio kerygmtico. Al mismo tiempo, la formacin es permanente y dinmica, de acuerdo con el desarrollo de las personas y al servicio que estn llamadas a prestar, en medio de las exigencias de la historia. + Una formacin atenta a dimensiones diversas: 280. La formacin abarca diversas dimensiones que debern ser integradas armnicamente a lo largo de todo el proceso formativo. Veamos la interaccin de las cuatro dimensiones de la formacin cristiana: Encuentro con Jesu-cristoBusqueda y encuentro con el Seor de la VidaLa conversinLa respuesta inicial. El Espritu transformaEl discipuladoProceso identidad con el Maestro para tener madurez y profundidad La comuninVida fraterna solidaria. Comunidad para madurar en el Espritu La misinNecesidad de compartir con otros su alegria de ser enviado a anunciar a Jesucristo.Dimensin humana y comunitaria.Asumir la vida para sanarlaDimensin espiritual.Crecer en la experiencia de DiosDimensin intelectual.Reflexin constante y actualizacin de la feDimensin pastoral y misionera.Anunciar a Cristo con palabras y acciones109 + Un estilo de formacin dinmica: 3.4.3. PLAN DE FORMACIN CARISMTICO Para fortalecer nuestros planes de formacin dentro de la RCC, necesitamos tener en cuenta los siguientes pasos: Primer paso: Mantener al frente los objetivos del grupo de oracin o comunidad. Segundo paso: Conocer y manejar el proceso evolutivo del grupo, por etapas de crecimiento. Tercer paso: Establecer unos contenidos de formacin para cada etapa de crecimiento. Cuarto paso: Establecer mecanismos de evaluacin, promocin y apoyo a las personas que sumen su crecimiento. En osl siguientes cuadros se puede ver un ejemplo sencillo: PROCESO DE CRECIMIENTO DE LOS GRUPOS Y COMUNIDADES DE LA RCCINICIACIN1. Kerigma 2. S.V.E.3. Leche espiritual4. Pred. en G.O.CRECIMIENTO1. Crecimiento espiritual2. Discipulado3. Espritu Santo4. Discernimiento de carismas5. Discernimiento ministerialFORMACIN MINISTERIAL1. Formacin de servidores2. Formacin por ministerios EMES3. Organizacin y desarrollo ministerial4. Identidad CarismticaPROYECCIN1. Las misiones en otras comunidades2. Formacin de dirigentes3. Las pastorales y los apostolados4. Formacin permanentePLAN DE FORMACIN1.2.3.4.D.A. 281 Una formacin respetuosa de procesos requiere itinerarios diversificados, respetuosos de los procesos personales y de los ritmos comunitarios, continuos y graduales. D.A. 282-283 Una formacin que contempla el acompaamiento de los discpulos Cada sector del Pueblo de Dios pide ser acompaado y formado, como discpulos misioneros en el mundo.D.A. 285-285 Una formacin en la espiritualidad de la accin misionera Se basa en el impulso del Espritu, que mueve con impulso y ardor. Nos convierte en personas generosas y creativas, felices en el anuncio y el servicio misionero. 110 3.5. LA PREOCUPACIN POR EL PASTOREO La ltima gran preocupacin de la RCC es la organizacin y ejecucin de planes de pastoreo que permitan prevenir la desercin de los grupos y comunidades de oracin, facilitando la perseverancia y la promocin de procesos de crecimiento, el apoyo en los momentos difciles y crticos, la bsqueda de las personas ausentes y la lucha por tener calidad y cantidad de vida cristiana. No queremos las personas que se queden en la infancia o eternamente adolescentes. L@s herman@s deben formarse y proyectarse. La meta del pastoreo es conducir o acompaar a los participantes de los grupos de oracin a llegar a la vida adulta y madura de manera integral: en la espiritualidad, en lo afectivo, en lo apostlico, en lo familiar, en lo econmico, etc. Para desarrollar planes de pastoreo carismtico es necesario seguir adelante con el conocimiento y profundizacin del proceso de crecimiento grupal. PROCESO DE CRECIMIENTO DE LOS GRUPOS Y COMUNIDADES DE LA RCCINICIACIN1. Acogida en el G.O.2. Organizar el directorio3. Delegar algunas accionesCRECIMIENTO1. Organizacin de la koinona de pre servidores2. Delegar funciones puntuales3. Organizar el directorioFORMACIN MINISTERIAL1. Delegar funciones especficas2. Acompaar a los servidores enfermos3. Realizar la correccin fraternaPROYECCIN1. Delegar funciones apostlicas2. Acompaar a los dirigentes enfermos3. Relevar a los dirigentes cansadosPLAN DE PASTOREO1.2.3.4.Dentro del servicio de pastoreo, se observan personas que terminan su tiempo de trabajo o lo suspenden para dedicarse a ser misionero de tiempo completo. Eso es muy bueno, pero la persona debe tener claro que es un llamado que realiza Jesucristo y que requiere unas disposiciones. Necesitamos pastores de tiempo completo, pero con el llamado al ministerio, para que este en el lugar adecuado. Debe tener en cuenta cuatro pautas de reflexin: Ha sido llamado por Jesucristo? Obediente Tiene una sanacin emocional? Sano Tiene pureza de corazn? Limpio de corazn Est sometido a Dios y a los hombres? tico 111 4. RIESGOS QUE ENFRENTA LA RCC El camino a la madurez se hace lento en ocasiones, en otras es acelerado, pero tambin existen momentos en que parece que ese caminar se detiene y nos preguntamos qu hacemos ahora? La mejor pregunta para el discernimiento es de dnde venimos, para dnde vamos, qu vamos a hacer? Como nos enseo el Papa Juan Pablo II: debemos reflexionar, hacer memoria de las vicisitudes del pasado, para descubrir las grandes luces del presente Vamos a reflexionar en torno a tres problemas grandes que enfrentamos y seguiremos enfrentando en la RCC, hasta que asumamos los elementos propios de nuestra identidad, vocacin y misin. Los tres problemas son: dificultades y distorsin en torno a la identidad carismtica, divisiones al interior de los dirigentes del movimiento o corriente espiritual y, todo lo anterior mal asumido, nos llevar a asumir cargas de estructuras muy pesadas. 4.1. PERDIDA DE IDENTIDAD POR DISTINTOS MOTIVOS En muchos de los discursos y enseanzas dados por el Papa Juan Pablo II, nos hablaba de los riesgos que puede vivir la RCC porque la accin del Espritu Santo se desarrolla en vasos de barro (2 Cor 4, 7) 83. As que se pueden ver algunas sombras que nos pueden entristecer. Sealamos algunos ejemplos de prdida de identidad que podemos enfrentar: Una excesiva importancia dada a la experiencia emocional de lo divino. En muchas ocasiones nos quedamos ms en lo emocional y poco desarrollamos la capacidad de dar razn de la esperanza a todo el que la pida (1 Pe 3,15). La bsqueda desmedida de lo espectacular y de lo extraordinario, donde se privilegian los carismas vistosos y se deja de lado los carismas sencillos, aquellos que utiliza el Espritu Santo para construir y estrechar los servicios comunitarios. El ceder a interpretaciones apresuradas y a veces desviadas de la Escritura, porque se proclama un texto bblico pero se habla de otros asuntos. De alguna manera, las personas organizan sus conclusiones y despus buscan en la Palabra de Dios, textos bblicos que les confirmen sus opiniones. Un replegarse que rehye el compromiso apostlico, porque algunas personas tienen puestos de responsabilidad por el honor que reciben, pero no asumen sus responsabilidades. As que tenemos lderes que no son servidores y aquellos que son buenos servidores no quieren asumir puestos de liderazgo. El independismo de la jerarqua eclesial y la autosuficiencia ante los pastores, perdiendo la identidad catlica. Puesto que algunos miembros de la RCC han tenido ciertos conflictos 83 Madre Adela Galindo, SCTJM. Identidad de la Renovacin Carismtica en la vida de la Iglesia. Tomado de: http://www.corazones.org/default.htg/quienes_sctjm/mother_adela/identidad_renovacion_carismatica.htm PERDIDA DE IDENTIDAD112 con uno u otro jerarca, ensea un aislamiento y un desconocimiento de la experiencia de unidad catlica. El servicio que se pide a los sacerdotes es solamente que celebren la Eucarista, porque para qu ms sirven? Algunos pueden perder la identidad carismtica, cuando menosprecian lo institucional de la Iglesia para dar ms supremaca a los carismas y a las grandes manifestaciones del Espritu Santo. Perder la fuerza de la unidad de la Iglesia en torno al Pap y a los obispos, que son sucesores de los apstoles. En el documento sobre los movimientos eclesiales, escrito en 1998 por el C. Ratzinger: Describe con exactitud las dificultades del comienzo: Aquellos movimientos, efectivamente, padecieron -por as decirlo- enfermedades de la primera edad. Se les haba concedido acoger la fuerza del Espritu, el cual, sin embargo, acta a travs de hombres y no los libra por encanto de sus debilidades: + propensin al exclusivismo, a no verse como parte del conjunto, de dnde provino la dificultad para integrarse en las iglesias locales. + tenan la conviccin de que la iglesia local debera elevarse, por as decir, a su modelo y nivel, y no viceversa. De aqu surgieron fricciones y fueron responsables ambas partes. + Se hizo necesario reflexionar sobre cmo las dos realidades -la nueva floracin eclesial originada por situaciones nuevas y las estructuras preexistentes de la vida eclesial, es decir, la parroquia y la dicesis- podan relacionarse de forma adecuada. Pues existe una permanente forma fundamental de la vida eclesial en la que se expresa la continuidad de los ordenamientos histricos de la Iglesia. Y se tienen siempre nuevas irrupciones del Espritu Santo, que vuelven siempre viva y nueva la estructura de la Iglesia. Pero casi nunca esta renovacin se encuentra del todo inmune de sufrimientos y fricciones. Por lo tanto, no se nos puede eximir de la obligacin de dilucidar cmo se deba encajar con continuidad lo establecido y lo nuevo que surge. Recordemos al Papa Pablo VI quien vea la necesidad de que se prolongara en este momento histrico el prodigio de Pentecosts dijo: Entonces esta renovacin espiritual cmo no va a ser un don para la Iglesia y para el mundo? Y en este caso, cmo no adoptar todos los medios para que siga sindolo? Esta renovacin espiritual debe partir de una slida base de comunin eclesial, o sea, comunin de espritus y de propsitos con la Iglesia y de una fidelidad absoluta a la doctrina de la fe. Asumamos la invitacin del Papa Juan Pablo II, del 5 de Junio, 1998, cuando nos dijo: Cunta necesidad existe hoy de personalidades cristianas maduras, conscientes de su identidad bautismal, de su vocacin y misin en la Iglesia y en el mundo! Cunta necesidad de comunidades cristianas vivas! Y aqu entran los movimientos y las nuevas comunidades eclesiales: son la respuesta, suscitada por el Espritu Santo, a este dramtico desafo del fin del milenio. La invitacin es a asumir la nueva etapa de la madurez eclesial. La Iglesia espera de vosotros frutos "maduros" de comunin y de compromiso. Mons. Stanislaw Rylko (presidente del consejo pontificio para los laicos), nos explica qu es la madurez eclesial y cmo se manifiesta en estos tiempos: CONFLICTOS DE IDENTIDAD CARISMTICA CAMINO A LA MADUREZ ECLESIAL Y APOSTLICA113 una clara conciencia de la vocacin en la Iglesia en cuanto a movimiento eclesial: tener claridad de la identidad y de la misin. quiere decir tambin amor por la Iglesia, por el Papa, por los obispos. Sentir con la Iglesia. quiere decir fidelidad al magisterio de la Iglesia. pasin misionera y evangelizadora. Urgencia la necesidad de un anuncio fuerte pero para ello, una slida y profunda formacin cristiana fidelidad a sus propios carismas, que los vivan a fondo y no superficialmente y tengan valenta y autenticidad para comunicarlo a los dems. un profundo sentido de comunin eclesial, tambin en referencia a los otros movimientos y comunidades. San Bernardo de Claraval sobre este tema: yo los admiro a todos, pertenezco a uno de ellos por la observancia, pero a todos en la caridad. Tenemos necesidad todos los unos de los otros, el bien espiritual que yo no tengo ni poseo lo recibo de los otros. Este es un componente esencial de la madurez eclesial, aprecio todos los dones y movimientos, porque en cada uno veo el mismo principio activo y este principio activo es el Espritu Santo. Ser escuelas de comunin: Juan Pablo II alent a la RCC a ser signo viviente de esperanza, faro de la Buena Noticia de Cristo para los hombres y las mujeres de nuestro tiempo. Lo que significa, y aade, ser autnticos testigos en cordial unin con los sucesores de los apstoles, los obispos, y de esa verdad que tanto necesita hoy el mundo. Las comunidades carismticas, concluye el Papa, tienen tambin el gran desafo que el nuevo milenio plantea a la Iglesia: ser la casa y la escuela de la comunin. 4.2. DIVISIONES Es curioso que los elementos y factores que estn para causar unidad, dividen en diversos grupos a las personas religiosas. No ellos en s mismos sino las distintas interpretaciones que les damos. Algunos ejemplos son: el Espritu Santo, la Virgen Mara, la Eucarista, el Papa y el servicio. El camino de estructuracin de la RCC y de madurez eclesial nos puede llevar a divisiones difciles de reconciliar. Las distintas maneras como se asume el liderazgo, la bsqueda de puestos de servicio para ostentar poder y el ansia de sostener las obras de evangelizacin, son algunos de los factores que nos conducen a dividirnos, atacarnos y a desertar de la Iglesia Catlica, para seguir otros rumbos. Algunos hermanos y hermanas pueden dejarse llevar por la ambicin al dinero, al poder, al placer y al prestigio que traen las acciones evangelizadoras a las masas. Adems esas tentaciones son alimentadas desde los medios de comunicacin social. Pues el lder-servidor aparece en la TV o en la internet, publica libros y revistas, convirtindose en el predicador de moda. Las situaciones se pueden complicar cuando se cuenta con un padrinazgo mal patrocinado de algn jerarca de la Iglesia o de algn poltico conocido. Ese padrinazgo, que no se utiliza para evangelizar en todos los sectores de la sociedad, se enfoca hacia el manejo del prestigio y de imagen pblica, el ataque a supuestos adversarios, la manera de atraer admiracin de todos los pblicos y la forma de ascender en puestos pblicos o eclesiales. Por ltimo, las luchas entre los carismas personales o comunitarios y la institucin eclesial. Se pueden observar contiendas entre lo carismtico y lo institucional de la Iglesia, produciendo partidismos, sectarismos y oposiciones entre tales y cuales personas o instituciones. 114 En toda esa autopista de divisiones, Se utilizan las armas ms bajas, comenzando con las murmuraciones y chismes en torno al servicio o la vida privada del lder, siguiendo por denigrar la dignidad y la imagen con acusaciones falsas o ciertas, conduciendo al resentimiento amalgamado con enojo, indignacin, tristeza y llanto, para caminar por los senderos de la soledad, los silencios ofensivos y la utilizacin de ironas, stiras y frases sueltas. El resultado final es la divisin del grupo de oracin o comunidad, acompaado de desercin y de palabras cargadas de veneno que se van regando por todas partes. Una manera de atajar las divisiones y las ruedas sueltas consiste en aumentar las estructuras del gobierno servicio que prestamos. Pero esa actividad genera tensin, presin, cargas pesadas, vuelta a lo peor del pasado y por tanto, dificultades para avanzar. Orta manera de manejar las divisiones es el camino de la reconciliacin como nos ensea la Biblia, especialmente San Pablo. El perdn es necesario, pero la reconciliacin va ms all de las estructuras, de las heridas y de la ley, para buscar a la persona, para valorar los dones que han sido entregados y para desarrollar lo mejor de cada ser humano. Este camino de reconciliacin requiere vivir el fruto del Espritu (Gal 5,22-23), con resultados mejores, durables y sanadores. 4.3. EL PELIGRO DE LAS ESTRUCTURAS84 Las estructuras, cuando no son las establecidas por Dios en sus proyectos, se vuelven contra nosotros. Por estructuras entendemos los criterios limitados, los falsos discernimientos que el hombre, por ms religioso que sea, arma en su intimidad, de tal manera que fcilmente se fanatiza con ellos y se ciega para abrirse a la verdad revelada. 4.3.1. LA IGLESIA TIENE UNA ESTRUCTURA DIVINA El cristianismo tiene una estructura divina que supera infinitamente cualquier estructura humana. Confiar en las que vamos formando al margen de la verdad revelada, se muestra de pronto inservible para permanecer en la divina. Es lo que pas con los judos del tiempo de Jess. Estructuraron la Revelacin y las Escrituras. En lugar de poner a Dios por encima de todo, rompieron el orden de prioridades establecido por Dios. No todos ellos actuaron siempre segn los pensamientos y proyectos de Dios. Por el contrario, intervinieron con un enjambre de estructuras y criterios humanos rgidos que terminaron por obnubilar la verdad revelada y as, no la entendieron. Jess les dice a ellos: Ustedes investigan las Escrituras pensando hallar en ellas la vida eterna; ellas son las que dan testimonio de m, pero ustedes no quieren venir a m para tener vida (Jn 5, 39-40). Ellos se haban trazado una estructura mental: Basta leer las Escrituras e interpretarlas segn nuestros buenos oficios. Pero cuando se obra as es tan slo para acomodar la Palabra divina a los propios criterios humanos y anularla o limitarla. El proyecto del Padre es ir primero a las personas divinas y tener con ellas un encuentro personal. Dejarse interpelar por su Palabra. Dejarse guiar por l. Obedecer sus mandatos y no crear imprudentemente mandatos humanos. Ello es ms importante que la sola Escritura interpretada por cualquiera, sobre todo si no tiene autoridad divina para ello. 84 por Eduardo Basombro, junio de 2007. Tomado de http://www.editorialkyrios.com.ar/kyrios_default.htm 115 El mismo Dios nos ha revelado los criterios divinos de la verdad revelada y su discernimiento. De este modo, l mismo nos asegura la correcta interpretacin de su Revelacin. 4.3.2. EL RIESGO DE CERRARSE EN LAS PROPIAS ESTRUCTURAS MENTALES (CRITERIOS PROPIOS) Los judos estaban tan cerrados en ellas que no hubo lugar siquiera para reconocer al Mesas prometido y anunciado en el Antiguo Testamento. Ellos conocan muy bien las Escrituras. Sin embargo, stas fueron absorbidas por el propio criterio, siguiendo una estructura determinada sobre la Revelacin, al modo humano, que imposibilit el reconocimiento del Mesas en muchos judos. Todava lo pueden hacer. La Escritura para ellos es la misma. 4.3.3. LA ESTRUCTURA DIVINA sta pertenece a la ciencia y a la sabidura divinas, muy por encima de toda ciencia y sabidura humanas. Por eso es necesaria la fe. sta no estriba en la sabidura de los hombres sino en el poder de Dios (1 Co 2, 5). La estructura de Dios sigue siempre la lgica divina. Por eso es muy fcil que desoriente al ser humano aun siendo religioso, cuando ste se halla aferrado a sus propios criterios. Por eso es necesario renunciar a uno mismo para penetrar en la verdad revelada, sin poner obstculos humanos. Jesucristo condena drsticamente aquella actitud equivocada de todo religioso ni bien pretende cambiar y hasta reformar los proyectos de Dios. Acaso podemos reformar lo que Dios ha realizado? Jess le dice a Pedro: Aprtate de m Satans! Escndalo eres para m, porque tienes pensamientos que son de los hombres y no los de Dios; (Mt 16, 23). Pedro, en esta ocasin, quera impedirle a Jess subir a Jerusaln, porque corra el riesgo que lo mataran. Sus estructuras humanas lo traicionaron. 4.3.4. LA SUTILEZA DEL ENEMIGO Lo sabemos desde la primera cada del hombre Con qu sutileza demonaca aparecen los criterios propios para suplantar los divinos! Pedro se haba hecho una estructura mental fija: Jess no deba morir. Si l era Dios! Por lo tanto, no deba ir a Jerusaln. Como todo lo estructurado por nosotros nos condiciona para obrar segn la estructura preestablecida. No se le ocurri pensar que estaba impidiendo los designios de Dios. Pedro pens que con el sentimiento que tena por Jess jams podra negarlo. Pero lo neg tres veces. Juan y Santiago pensaron que tenan un discernimiento extraordinario. Compartan la falsa estructura que con ese discernimiento podan arrojar fuego sobre los samaritanos que no recibieron bien a Jess. Jess reprendi a ambos (Lc 9, 55). Con el mismo falso discernimiento Juan pens que deba impedir a un hombre que expulsara demonios en el nombre de Jess, porque no vena con ellos y Jess lo reprendi (Lc 9, 49-50). 4.3.5. LO QUE NOS DICE LA IGLESIA Benedicto XVI, cuando era Prefecto para la doctrina de la fe, deca que la Iglesia deber permanecer siempre abierta a los imprevistos e improgramables llamados del Seor (CMME, Discurso de inauguracin). Por eso, all donde irrumpe el Espritu Santo, colapsan los proyectos de los hombres (Id.). La de Dios es una estructura dinmica e imprevisible para nosotros. Con frecuencia el Espritu Santo que debe guiarnos en todo, como lo hizo con Cristo, nos echa abajo la estantera que hemos armado, a veces, por largos aos y con tanto cuidado. No 116 entendemos la accin del Espritu, porque no lo conocemos suficientemente. Para seguir las estructuras divinas debemos estar dispuestos siempre a estos imprevisibles cambios que nos trae la eterna novedad. As han hecho todos los santos. Ellos son como el viento. Somos escndalo para Cristo, cada vez que nos lanzamos a tomar su Revelacin para acomodarla a nuestras estructuras mentales. Por esto mismo nos deca el ex Cardenal con toda exactitud: La Iglesia es enteramente ella misma slo a partir del momento en que se trascienden los criterios y las modalidades de las instituciones humanas (Id.). La crtica mundana, que a veces tambin se infiltra en la misma Iglesia, no ha comprendido que la Iglesia es una criatura del Espritu Santo (Id). 4.3.6. VIVIMOS UN MOMENTO PRIVILEGIADO DEL ESPRITU SANTO As hablaba Pablo VI (EN, 75). El entonces Cardenal Ratzinger no olvid esta realidad eclesial y coment en el mismo Discurso citado: He aqu, de pronto, algo que nadie haba planeado. He aqu que el Espritu Santo, por as decirlo, haba pedido de nuevo la palabra. Y en hombres jvenes y mujeres jvenes (y no tan jvenes. Nota del autor) renaca la fe, sin peros, sin engaos, sin escapatorias, vivida en su integridad, como don, como regalo precioso que ayuda a vivir. No faltaron ciertamente aquellos que se sintieron molestos en sus debates individuales, en sus modelos de una Iglesia completamente diversa, construida en torno a la mesa, segn la propia imagen. O sea, sobre la base de estructuras propias. Esta ltima actitud de no pocos miembros de la Iglesia refleja al vivo el encierro en la propia idea que se han formado de la Iglesia. Cmo conocer entonces la vida en el Espritu que deshace tales estructuras? De aqu surgen las prohibiciones indebidas, las condenas fciles, los juicios temerarios y los escndalos injustificados. As se sofoca al Espritu que gua a la Iglesia y a las almas a travs de sus gracias y celestiales carismas (Len XIII. Dim, 2). Como escribas y fariseos que no aceptaron al Mesas, stos se hacen reticentes a aceptar la accin eclesial del Parclito. No quieren o no saben dejarse guiar por l, como el viento, con la libertad de los hijos de Dios. Ignoran u omiten que esto mismo lo hacen los carismas y que stos forman parte esencial de la constitucin divina de la Iglesia (Juan Pablo II. CMME. Mensaje, 5. Discurso, 4). As se evangeliza tantas veces sin tener en cuenta el Bautismo en Espritu Santo y fuego que nos hace testigos de Cristo (Hch 1, 8). stos se hallan lejos del Magisterio de la Iglesia, a pesar de su protesta de fidelidad al mismo, devorados por las estructuras personales. Han olvidado que el Espritu Santo es Alma de la Iglesia; que obedecer al Magisterio es obedecer a Cristo (Lc 10, 16) y signo de ser guiados por el Espritu Santo (1 P 1, 2; 1 Jn 4, 6). 4.3.7. LA ADVERTENCIA DEL CARDENAL RATZINGER Es necesario que se diga alto y fuerte a las Iglesias locales (parroquias), incluso a los obispos (dicesis), que no deben consentir a pretensiones de uniformidad absoluta en las organizaciones y programaciones personales. No se pueden elevar sus propios proyectos como modelos fijos de lo que est consentido actuar al Espritu Santo. Frente a meros proyectos puede suceder que las Iglesias se conviertan en impenetrables al Espritu Santo. No es lcito que todo deba encasillarse en una organizacin unitaria. Mejor es menos organizacin y ms Espritu! (CMME, Discurso de 117 inauguracin). Podramos preguntarnos por qu. Porque el Espritu Santo es la mejor organizacin. La mejor estructura. La de l! 4.3.8. EL PANORAMA RELIGIOSO PRESENTE Qu es esto que se quiere encerrar entre cuatro paredes? Una Iglesia Tradicional o ms bien una Iglesia languideciente? Si realmente fuera tradicional debera permanecer en lo que hemos escuchado desde un Principio (1 Jn 2, 24), sin omitir nada! Cuntas cosas importantes se han omitido en la praxis pastoral con la excusa de una Tradicin que no lo es! Deberamos reconocerlo por sus escasos frutos, por su retroceso e ineficacia. stos no recuerdan todo lo que nos ha dicho Jess. Omiten la accin del Espritu, sus carismas; desobedecen a la autoridad legtima de la Iglesia en su Magisterio y a los papas (reciente cisma de Mons. Lefebvre). Signo de andar sin el Parclito (cf. 1 P 1, 2)! Qu es entonces, esta otra Iglesia? Acaso la Iglesia progresista? De ninguna manera! Es la Iglesia tradicional por excelencia, que permite el progreso dogmtico con todo fundamento y la mejor adaptacin de los cambios contemporneos a la Revelacin. Ella como criatura del Espritu es inmutable. Es el fundamento de su ser tradicional. Las verdades de Dios no cambian: Mi Palabra jams pasar. Desde el bautismo sacramental es tambin renovable. Renovarse es hacer siempre actual lo eterno. Por eso tambin es progresista. Se mueve y progresa con los mismos principios eternos de vida eterna. Es lo que hacen los Papas, los Concilios; es lo que hacen los profetas; es lo que hacen los santos de siempre. 4.3.9. CONCLUSIN Quedar atrapados en la propias estructuras que concebimos nosotros y no Dios, es crearnos una Iglesia desde nosotros mismos, como deca el ex Cardenal Ratzinger; es provocar el escndalo de Cristo por tener pensamientos que son de los hombres y no los de Dios (Mt 16, 23). Por eso este Cardenal deca: Que la Iglesia no sea una institucin nuestra, sino la irrupcin de algo distinto. Dado que su naturaleza es de derecho divino, se sigue que nosotros no podemos crernosla desde nosotros mismos (Obra citada). Nadie lo puede hacer! 5. CONCLUSIONES Al concluir el curso de PROYECCIONES DE LA RCC, veo que el fuego del Espritu Santo sigue ardiendo al interior de la Iglesia y se proyecta a iluminar al mundo. En medio de los mltiples conflictos que la RCC ha enfrentado y an previendo los retos que se acecinan, siempre ha salido victoriosa y seguir alcanzando conquistas, que ninguna persona se puede atribuir, sino que son guiadas por la accin del Espritu de Jesucristo Resucitado. Uno de los deseos el Seor Jesucristo se expresan con las siguientes palabras: Yo he venido a traer fuego sobre la tierra y como deseara que ya estuviera ardiendo! (Lc 12, 19). Pues la RCC tiene como misin extender el fuego del Espritu, entregarlo a las personas de todos los ambientes donde se encuentra y llegar a iluminar el mundo con el amor, la justicia y la paz. 118 Podemos ver en la siguiente grafica lo que hemos estado trabajando en algunos cursos del rea de Conocimiento de la RCC, especialmente mirando las proyecciones con sus peligros y sus alcances. Estamos viviendo la menor poca de la historia, donde los retos son tan impresionantes que se necesitan servidores lderes que estn dispuestos a dar sus mejores esfuerzos, sus conocimientos, su tiempo y sus recursos materiales para hacer que la RCC sea el faro que ilumina a tantos hombres y mujeres perdidos en el mar de la soledad, el desespero, la miseria y las distintas formas de violencia. Los carismticos tenemos todos los recursos (tanto espirituales, como intelectuales y econmicos) para realizar acciones que brinden soluciones radicales al problema del mal en el mundo que desfigura a los hijos de Dios. Tu y yo tenemos mucho que realizar y con la fuerza del Espritu Santo, somos ms que victoriosos. RCCHISTORIA Y TEOLOGA DE LA RCCPREOCUPACIONES DE LA RCC+ IDENTIDAD+ INSERCIN+ COMPROMISO SOCIALRIESGOS O PELIGROS:+ PERDIDA DE IDENTIDAD+ DIVISIONES+ SOBRE ESTRUCTURACINNUEVOS CAMINOS (RETOS)+ CULTURA DE PENTECOSTS+ ORGANIZACIN COMO MOVIMIENTO+ ORGANIZACIN MINITERIAL+ FORMACIN+ PASTOREO