Cultura Europe España Temario

  • Published on
    05-Aug-2015

  • View
    10.024

  • Download
    1

Transcript

CULTURA EUROPEA EN ESPAA1 DERECHOCurso 2011-20121CULTURA EUROPEA EN ESPAALECCIN 1 LA MONARQUA UNIVERSAL ESPAOLAI. PANORAMA GENERAL DEL ANTIGUO RGIMEN: REYES CATLICOS, AUSTRIAS Y BORBONES Edad Media: periodo de la historia europea que transcurri desde la desintegracin del Imperio romano de Occidente (476) hasta la toma de Constantinopla por los turcos (1453). Edad Moderna: periodo de la historia que se extiende desde la toma de Constantinopla por los turcos (1453) hasta el inicio de la Revolucin Francesa (1789). Otros historiadores fijan como fecha el descubrimiento de Amrica (1492) o el inicio de la Reforma Protestante (1517). En 1469, Isabel, heredera de la corona de Castilla, contrajo matrimonio con Fernando, heredero de la corona de Aragn. Pese a las dificultades de la boda, amenazada por la oposicin del monarca castellano Enrique IV y por el propio parentesco de los contrayentes, el enlace semiclandestino abri los caminos a la unidad poltica peninsular y al Estado de los tiempos modernos. Tres siglos y medio despus, la Constitucin de Cdiz (1812) liquidaba el Antiguo Rgimen, al reconocer la soberana del pueblo, dando as pas al rgimen liberal y al Estado constitucional. El perodo histrico comprendido entre ambas fechas tuvo al absolutismo monrquico como denominador comn, proyectndose tras el reinado de los RC en dos etapas fundamentales: el gobierno de la monarqua de los Austrias (XVI-XVII) y el de los primeros Borbones (XVIII). A la heterogeneidad y pluralismo caractersticos del ordenamiento del Estado en los s. XVI y XVII sucedi un rgido proceso uniformizador de signo castellano en el XVIII. Esquema cronolgico: Reyes Catlicos (1469-1516), Carlos I (1516-1556), Felipe II (1556-1598), Felipe III (1598-1621), Felipe IV (1621-1665), Carlos II (1665-1700), Felipe V (1700-1746), Luis I (1724), Fernando VI (1746-1759), Carlos III (1759-1788) y Carlos IV (1788-1808). A) LA MONARQUA DE LOS REYES CATLICOS: Unidad nacional y unin personal de las Coronas: El reinado de los RC (1469-1516) lleva consigo la unin de las dos coronas en la persona de los monarcas, manteniendo ellas su estructura poltica diferenciada. La unidad nacional permiti que Castilla y Aragn y luego Navarra se rigieran por sus propias leyes, mantuvieran sus Cortes y dems instituciones de gobierno, dado que territorios jurdicamente heterogneos estaban sujetos a los mismos reyes. Heterogeneidad de las dos Coronas: Pese al equilibrio jurdico del matrimonio de Isabel y Fernando, confluyen dos Coronas de desigual peso y muy diversa naturaleza. Segn Henry Kamen, las diferencias entre Castilla y Aragn se podra sintetizar as: Castilla era ms extensa y ms densamente poblada. Frente al pluralismo de Aragn, Castilla era una entidad homognea, con un nico gobierno, una nica Corte, un sistema impositivo, un nico idioma y sin aduanas interiores. Castilla posea un sistema comercial ms poderoso, fundado en los negocios laneros. Finalmente las Indias fueron incorporadas a la Corona de Castilla, con la consiguiente castellanizacin del mundo americano. La unidad poltica peninsular, a excepcin de2Portugal, se logra con la toma de Granada (1492) y con la incorporacin de Navarra (1512). En 1492 se descubre Amrica; la unidad religiosa, con la rendicin de Granada y el trmino de la Reconquista, lleva tambin en 1492 a la expulsin de los judos. Entre los s. XV y XVI se consolida la expansin en el Atlntico conocido, con el aseguramiento de las Canarias, del Mediterrneo con la toma de Npoles (1504), as como diversas plazas africanas (Melilla, Ifni, Orn...). Tiene lugar la primera gran expansin por las rutas americanas. B) LA MONARQUA DE LOS AUSTRIAS: Tras la muerte de Fernando el Catlico (1516), habiendo fallecido Isabel 12 aos antes, las dos coronas fueron heredadas por Carlos I (V de Alemania), quien en 1519 es elegido emperador, inicindose el reinado de la Casa de los Austrias. La supremaca poltica se concentra en el XVI, percibindose hacia 1590 un declive producto de los contratiempos blicos y del agotamiento econmico. El reinado de Carlos V: se caracteriza por la expansin territorial, por las crisis poltico-religiosas (Reforma, Contrarreforma), por las convulsiones internas (Comunidades, Germanas) y por la ordenacin del aparato poltico administrativo que ha de administrar el Imperio. Durante la primera mitad del s. XVI se conquistan y descubren extensas regiones de Amrica, anexionndose otras de Europa y frica. Carlos I, monarca dinmico y viajero, fue sucedido por Felipe II, sedentario y burcrata, quien culmina la expansin territorial al incorporar Portugal (1580), lo que supone la unidad de la Pennsula. Su reinado se caracteriza por la Contrarreforma, las revueltas internas en Aragn y las Alpujarras y los conflictos europeos (Flandes e Inglaterra). Declive poltico y pesimismo en el s. XVII: La crisis que asoma al trmino del s. XVI se har honda e incontenible en la centuria siguiente. Tensiones radicales y religiosas determinaron la expulsin de los moriscos en el reinado de Felipe III, agravndose la depresin econmica. Los aos centrales del s. XVII, con Felipe IV, son testigos de sucesivos descalabros internacionales e internos. Las paces de Westfalia (1648) y de los Pirineos (1659) representan la prdida del control de Europa y la consiguiente desmembracin de territorios. Esta crisis tambin afecta al resto de Europa; segn Elliot, la imposibilidad de Espaa de adaptarse a la modernidad fue lo que hizo que la crisis en Espaa fuera mas pronunciada. C) LA MONARQUA DE LOS PRIMEROS BORBONES: La muerte sin descendencia de Carlos II trajo la dinasta de los Borbones, cuyo primer monarca fue Felipe V, que rein tras derrotar en la Guerra de Sucesin al pretendiente austriaco. Dinasta de los Borbones: Felipe V (1700-1746), Luis I (1724), Fernando VI (1746-1759), Carlos III (1759-1788) y Carlos IV (1788-1808), con quien concluye el Antiguo Rgimen. El s. XVIII se caracteriza por la Ilustracin: La Ilustracin trajo una revolucin hecha desde arriba, de corte absolutista (despotismo ilustrado), acento centralista, patrones renacentistas y filosofa racionalista. Estas ideas no se difundirn a travs de las Universidades, con planes de formacin caducos, sino a travs de Academias y asociaciones, como las Sociedades Econmicas de Amigos del Pas. En dicho siglo aparecen tambin las Reales Academias, fruto de la reaccin a una enseanza universitaria anquilosada y terica. Poltica exterior: La paz de Utrecht (1712-1714), que pone fin a la Guerra de Sucesin, amput las posesiones espaolas en Europa e hizo desaparecer la antigua pesadilla de los Pases Bajos. En 1704, Espaa haba perdido Gibraltar. A lo largo de ese siglo esa poltica fue profrancesa, reflejada en los pactos de familia. Sigue la pugna con Inglaterra, cuya amenaza en la Pennsula (Gibraltar y Menorca) se proyecta hacia las Indias; por ello, no es extrao el apoyo de la corona espaola al proceso de independencia de los EEUU. Poltica Interior: Se registra un alza demogrfica y cierta recuperacin financiera. El enfrentamiento de la Corona de Aragn a Felipe V origin la supresin de su organizacin jurdica y pblica y la introduccin de la de Castilla (Decretos de Nueva Planta). El rgimen de gobierno sufri transformaciones en las esferas local, territorial y central, donde se articul un sistema de ministerios servido con frecuencia por gente de procedencia extranjera.3II. EL PROCESO DE INTEGRACIN TERRITORIAL A) ESPAA 1) Conquista de Granada e incorporacin de Navarra: la toma de Granada, que pone fin a la presencia musulmana en Espaa, se gest en el trienio 1485-1487 sobre tres campos de accin: Ronda y su serrana, Mlaga y su costa, y la propia vega granadina. La campaa, que concluy en 1492, supuso un alto coste econmico, y exigi arbitrar impuestos extraordinarios, retener el producto de la bula de la Cruzada y empear parte del patrimonio regio. Por otro lado, la conquista report un incremento de poblacin y riqueza, respetando la capitulacin a los vencidos en la prctica de su culto y sus leyes. La incorporacin de Navarra en 1512 se realiz mediante conquista de Fernando el Catlico, con el apoyo de una bula del Papa Julio II que amenazaba con la excomunin y prdida de los reinos a quienes ayudaran a su enemigo el rey de Francia. Navarra se anexion sin dificultades, en condiciones que permitieron a la ciudad de Pamplona mantener sus fueros y costumbres, y a sus habitantes conservar oficios y bienes. 2) Incorporacin de las Canarias: los intentos de ocupar las Canarias se legitimaron durante la Baja Edad Media considerando a sus habitantes como infieles, carentes de personalidad jurdica. Cualquier prncipe cristiano con pretensiones evangelizadoras poda someterlos a su autoridad. Fundndose en que todos los hombres de las dichas Canarias son extraos a Cristo y al dominio de los cristianos, el Papa Clemente VI concedi a Luis de la Cerda el dominio de esos territorios. Al no llevarse a cabo la empresa, las islas fueron conquistadas a principios del s. XV por particulares, quedando desde 1430 bajo el dominio de Guilln de las Casas. Chocando las pretensiones portuguesas con las castellanas en el Concilio de Basilea (1435), la pugna lusocastellana fue resuelta al ao siguiente a favor de Castilla por bula del Papa Eugenio IV. Castilla retuvo las Canarias y Portugal las Azores, Madeira y Cabo Verde. B) LA INCORPORACIN DE LAS INDIAS: Cristbal Coln descubri Amrica en 1492, abriendo el camino a la incorporacin de una vasta extensin de territorios, donde el marino, a tenor de las Capitulaciones de Santa Fe (abril de 1492), recibi los ttulos de Almirante, virrey y gobernador, junto al diezmo de las riquezas que se obtuvieran. 1) La concesin pontificia: bulas de Alejandro VI: a mediados del s. XV Portugal es la gran potencia martima del atlntico, compartiendo hegemona con el auge de las expediciones castellanas. En tales circunstancias, y debido al poder temporal sobre los dominios de infieles que en la poca se atribuye al Papa, los portugueses recabaron de Roma una bula que les garantizase la exclusividad de la navegacin y el control de las costas de frica. El rgimen jurdico de la expansin atlntica, cuando Coln sale de Palos, tena dos frentes: los derechos de Portugal derivados de las concesiones pontificias, y los derechos y obligaciones de Portugal y Castilla procedentes del tratado de Alcovas (1479), con lo que la expedicin descubridora deba atenerse al tratado y no penetrar en la zona reservada a los portugueses. Las bulas de Alejandro VI repartieron el mundo, y fueron solicitadas y obtenidas por los monarcas espaoles en un perodo breve de tiempo. 2) La integracin de las Indias en la Corona de Castilla: Manteniendo la monarqua de los RC la estructura dual de dos coronas, las Indias quedaron incorporadas a la de Castilla, segn testamento de la reina, conservndose luego el monopolio castellano en el panorama jurdico e4institucional de Amrica, aunque algunos textos de la poca mencionan a Fernando como copropietario. Tesis Manzano: los RC solicitaron al papa la concesin de la India a ttulo personal, decidiendo que luego se incorporaran a sus sucesores en Castilla, cuya constitucin poltica permita un gobierno del rey casi sin limitaciones, a diferencia de Aragn, de rgimen pactista y con una nobleza fuerte y privilegiada. Tesis de Prez-Embid: los RC reciben de Alejandro VI, como reyes de Castilla, el derecho por partes iguales a la Indias, que sin embargo se incorporan slo a la corona castellana, con ocasin de las Cortes de Valladolid de 1518. Dicho autor sostiene que tal incorporacin debi reflejarse en algn texto de dichas Cortes. Tesis de Garca-Gallo: las reclamaciones del rey portugus Juan II iban dirigidas a Castilla, y se basaban en la presunta transgresin del tratado de Alcovas que Castilla haba firmado con Portugal. En cualquier caso, era Castilla la parte involucrada en la reclamacin (no Aragn), lo que explica que las Indias fueran incorporadas a la Corona castellana. Garca-Gallo hace notar que las Indias no pertenecieron de la misma forma a los RC y a sus sucesores, recordando la vieja distincin medieval entre reinos ganados y heredados (26, III, A). Para Fernando e Isabel esos territorios fueron ganados, es decir, obtenidos durante su reinado y por lo cual pueden disponer de ellos. Para sus sucesores se convirtieron en heredados o de abolengo, formando parte as del indisoluble patrimonio regio. C) LA JUSTIFICACIN DE LA CONQUISTA Y EL PROBLEMA DE LOS JUSTOS TTULOS: en los primeros aos la polmica indiana es un litigio entre Castilla y Portugal sobre la pertenencia de las tierras descubiertas, y sobre la titularidad de zonas de expansin en el Atlntico. Se trata por consiguiente de un conflicto internacional, donde se discuten las clusulas de convenios y bulas. Antonio de Montesinos (fraile dominico) dirige a sus fieles en 1511 un sermn relativo a la denuncia de los abusos de la conquista. Los ecos de dicha denuncia producen un doble efecto: por un lado, la convocatoria en Burgos en 1512 una junta de telogos y juristas para discutir el problema; de otro, la especial sensibilizacin de determinadas personas, una de las cuales fue Bartolom de las Casas. La Junta de Burgos de 1512 reconoce que los indios son hombres libres, pero tambin su sometimiento a los reyes castellanos en virtud de las bulas. Telogos y juristas convienen asimismo en que deben ser instruidos en la fe, que tengan casas y hacienda propia y que trabajen a cambio de un salario. El requerimiento era una declaracin que deba leerse a los indios ilustrndoles de la existencia de Dios, de cmo Cristo concedi el primado al papa, de cmo los papas hicieron donacin de las tierras a los reyes espaoles, y en consecuencia que stos eran los dueos de las tierras. Por todo ello, los indios eran conminados a aceptar a sus nuevos dueos. 1) La polmica Seplveda-Las Casas: cuando se celebr la Junta de Burgos y se redact el requerimiento, el dominico Bartolom de las Casas rondaba los 40 aos, y desde entonces fue beligerante en la defensa de los indios y en la censura de los mtodos colonizadores. De las Casas cree slo en la evangelizacin pacfica, lo que choca frontalmente con la tesis de Gins de Seplveda, defensor de los encomenderos de Mxico. Para conciliar ambas posturas, fue convocada en Valladolid una junta de juristas y telogos (1550-1551). Domingo de Soto resumi las razones de los adversarios: la ilicitud de la violencia y la admisin slo de una dulce y amorosa, evanglica predicacin por parte de De las Casas, y la justificacin de la intervencin espaola por la idolatra, antropofagia y pecados contra natura de aquellas gentes por parte de Seplveda. La Junta no lleg a pronunciarse, extremando De las Casas sus posiciones en los ltimos aos. Carlos V pens en abandonar y devolver Per a sus originales habitantes, pero fue convencido por el Padre Vitoria de que si abandonaban Per perderan la Fe Cristiana. 2) Los ttulos legtimos segn el Padre Vitoria: Vitoria expuso el conjunto de sus tesis en una disertacin universitaria, la Relectio de Indis, pronunciada en Salamanca en 1539. La doctrina con5respecto a la incorporacin de los territorios americanos haba sido hasta entonces objeto de un doble juicio: o bien se identifica el derecho natural con la ley cristiana, o bien se trataba de dos realidades distintas y complementarias (Santo Toms). Partiendo de este segunda interpretacin, que descarta la validez de la donacin pontificia por cuanto los infieles eran ya los legtimos propietarios, Vitoria desarrolla ocho ttulos que podran desarrollar la presencia espaola: Primer ttulo: se basa en el derecho al libre trnsito y circulacin por el orbe, siendo invlida, por contraria al derecho natural, cualquier ley que impida el ejercicio de esa libertad. Segundo ttulo: la obligacin impuesta a los cristianos de predicar el Evangelio. Tercer ttulo: si una vez convertidos esos infieles sus prncipes les fuerzan a volver a la idolatra, los espaoles se encuentran legitimados para hacer la guerra y deponer a los gobernantes indgenas. Cuarto ttulo: se faculta al papa en bien de la conservacin de la religin a darles un prncipe cristiano y quitarles los otros seores infieles. Quinto ttulo: legtima intervencin de los espaoles, al margen de la autoridad del pontfice, en el caso de existir un gobierno tirnico entre los indgenas o en caso de antropofagia. Sexto ttulo: la eleccin voluntaria que los infieles pudieran hacer del Rey de Espaa como rey propio. Sptimo ttulo: la posibilidad de que en las guerras justas que hubiera entre indios, una de las partes llame en su ayuda a los espaoles. Octavo ttulo: en la situacin hipottica de que los indgenas no tuvieran de hecho capacidad para gobernarse, siendo lcito en tal caso, en funcin de caridad y slo en bien de ellos, deponer a sus prncipes y que los espaoles les gobiernen. 3) La solucin final: qu solucin adopt la poltica oficial ante tan dispares interpretaciones? Durante le reinado de Felipe II (1570) se dio la posibilidad de llegar a un acuerdo. Partiendo del reconocimiento de la libertad de los indios, se distingue entre territorios ocupados y no descubiertos. En los primeros, la legitimidad debe basarse en la sumisin voluntaria de los indgenas al tiempo de las conquistas o posteriormente; en los segundos, se otorga el dominio de las tierras pero no de sus gentes, es decir, que los indios son libres dentro de un territorio que es Espaa.III. LA UNIFICACIN JURDICA: DE LOS AUSTRIAS A LOS DECRETOS DE NUEVA PLANTA 1) Situacin bajo los Austrias: la monarqua pluralista: la unin de las coronas de Castilla y Aragn y la incorporacin de Navarra haba dejado a salvo la organizacin poltica y jurdica de los diversos territorios. En consonancia, los monarcas no se titularn reyes de Espaa, sino de cada una de las coronas. El rey gobierna en esos reinos, seoros y dems territorios con distinto ttulo jurdico (en unos es rey, en otros seor, en otros conde o duque). El rey puede gobernar con ms facilidad en la unitaria Castilla que en Aragn, donde exista una organizacin dispar. Smbolo de las pretensiones unificadoras fue el Conde Duque de Olivares, que presenta a Felipe IV en 1624 un memorial donde le requiere para que se haga rey de Espaa. 2) El uniformismo borbnico: los Decretos de Nueva Planta: lo que el Duque de Olivares no pudo realizar en el s. XVII se logr por la fuerza en el s. XVIII tras el enfrentamiento entre la corona de Aragn y Felipe V. Tras su victoria y convertirse en rey por el derecho de conquista, suprimi su organizacin poltica y la reemplaz por la castellana mediante una serie de disposiciones, los Decretos de Nueva Planta, llamados as por dotar de organizacin o planta nueva a los organismos y tribunales de esa Corona. Felipe V dicta un primer decreto (Aragn y Valencia) en 1707, en el que promulga la abolicin de los fueros de Aragn y Valencia y la introduccin del derecho castellano. El Decreto de 1711 (Aragn) rehabilita en parte el ordenamiento jurdico suprimido, al disponer que se siguiera aplicando el derecho civil aragons, mientras se introduce la figura de un6comandante general y quedaba organizada la audiencia conforme al modelo castellano. El Decreto de 1716 (Catalua) situ al capitn general como representante del rey y dio paso a una Audiencia, cuya estructura haba sido debatida en el Consejo de Castilla. Se respeta el derecho privado cataln. El propio decreto establece que las causas ante la Audiencia se substanciarn exclusivamente en castellano, es decir, se intenta restringir el uso del cataln. Se advierte a los corregidores que procuraran introducir la lengua castellana, a cuyo fin darn las providencias ms templadas y simuladas para que se note el efecto sin que se note el cuidado. Con el mismo criterio de mantener el derecho privado propio y abolir la organizacin poltica, administrativa y judicial:, el Decreto de 1715 introdujo una nueva planta en Mallorca, que certific la defuncin de unos organismos que persistan desde haca tiempo, carentes de eficacia. A este elenco de disposiciones, tradicionalmente conocidas, hay que aadir otro Decreto de 1717 para Cerdea, que reproduce el modelo cataln.IV. LA UNIFICACIN RELIGIOSA A) LA EXPULSIN DE JUDOS Y MORISCOS: la convivencia entre judos, moros y cristianos no existe en el Estado moderno. En primer lugar, por el auge del antisemitismo, cuyo punto culminante se alcanz a finales del s. XIV, con la matanza de judos y lo conversin forzada de muchos de ellos. En segundo lugar, por que la unidad de la fe lleg a ser considerada presupuesto bsico de un Estado responsable de su tutela y vigilancia. El antisemitismo popular, receloso de la posicin tanto poltica como financiera que estaban consiguiendo los judos, coincide con celo regio para incrementar el nmero de conversiones y hacer frente al mismo tiempo de los falsos conversos. El establecimiento de la Inquisicin no resolvi el problema, con lo que la expulsin de los judos pudo cumplir una doble funcin: eliminar las fricciones entre judos y cristianos y acabar con el foco de contaminacin de los falsos conversos. Expulsin de los judos: Tras la conquista de Granada (1492), los RC firmaron el edicto de expulsin, conminando a los judos a abandonar Espaa en el plazo de 4 meses. La expulsin de los judos dedicados al comercio y a las actividades mercantiles, supuso un duro golpe para la vida econmica. Expulsin de los moriscos: El 30-11608 el Consejo de Estado vot por la expulsin de los moriscos, resolviendo el problema de una minora racial de difcil asimilacin. El destino principal de este grupo fue principalmente frica y en pequea parte Francia. Afect de forma regular a Castilla, bastante a Aragn y una autntica catstrofe en Valencia. B) LA INQUISICIN ESPAOLA: Con la desaparicin de la antigua Inquisicin medieval (31, I D, 3), los problemas creados por los falsos conversos, llevaron a los RC a solicitar al papa el establecimiento de esta institucin pero con nuevas caractersticas. El 1-11-1478 Sixto IV otorg una bula a los RC a designar tres inquisidores, expertos en teologa o derecho cannico. Con ello nace la Inquisicin espaola, cuya importancia y duracin abolida en 1834)- marcar la vida nacional. Competencias: La Inquisicin (I) fue ante todo un tribunal (El Tribunal del Santo Oficio), o una serie de tribunales dependientes de un organismo central, el Consejo de la Inquisicin o Suprema, a los que competa la vigilancia de la ortodoxia y persecucin de la hereja. La Inquisicin no se diriga contra gente de otras religiones (judos o musulmanes) sino contra los cristianos deformadores del dogma. Tuvo tres frentes principales: los falsos conversos procedentes del judasmo, los cristianos sospechosos del luteranismo, y los falsos conversos moriscos. Al estar facultados los monarcas para designar a los inquisidores y depender toda la estructura de esa Suprema, que era al tiempo un rgano de la Administracin Central (38, II, A, 1), convirtindose tambin en un instrumento poltico. La I entr en temas como la fornicacin, bigamia, blasfemia... que aparentemente nada tena que ver con el dogma. Organizacin: El Santo7Oficio (SO) se instituy en Castilla, y posteriormente fue introducido con dificultad en Aragn, pasando a las Indias y a otros territorios. En la cspide se encontraba en Inquisidor General, presidente de la Suprema; y en la base los distintos tribunales locales. En los primeros aos los tribunales iniciaron su actuacin mediante edictos de gracia, que exhortaba a la autodenuncia de los herejes, que eran reconciliados sufriendo un castigo benigno. Desde el XVI, el edicto de gracia desaparece para dar paso al edicto de fe, amenazaba con la excomunin a quien no denunciara a cualquier hereje o hereja por l conocidos. Tal medida supuso que cada persona se convirtiera en un agente potencial de la Inquisicin. Juicios y sentencias: Con la denuncia tena lugar el arresto del presunto hereje, a quien no se le comunicaba quien le denunciaba, para evitar posibles venganzas, ni de qu era acusado. Tras el juicio el reo era absuelto, cosa infrecuente, o condenado a penas diversas: destierro, confiscacin de bienes, uso del sambenito, crcel, galeras o muerte en la hoguera. Esta ltima pena era ejecutada por autoridad secular, a quien la Inquisicin relajaba o entregaba la vctima.8LECCIN 2 LA LLEGADA DE LAS NUEVAS DOCTRINAS ECONMIAS EUROPEAS: MERCANTILISTAS E ILUSTRADOSI. LA ECONOMA MERCANTILISTA EN LA ALTA EDAD MODERNA (s. XVI y XVII) A) CARACTERES GENERALES: LOS PROBLEMAS Y SUS SOLUCIONES 1) Poltica econmica y crisis: Mercantilismo: concepcin econmica de carcter autrquico, que partiendo del dbil desarrollo del crdito y de la carencia de un sistema bancario, trat de lograr la prosperidad en funcin del intervencionismo, del papel principal de la moneda en metlico, y sobre todo de la acumulacin de reservas de metales preciosos. Es la clave de la poltica iniciada por los Reyes Catlicos. En Espaa, la penetracin de productos extranjeros tanto en el mercado interno como en el comercio de ultramar, hizo difcil aplicar los patrones mercantilistas. Hubo muchos problemas como la afluencia masiva del oro y la plata de Amrica, abundancia de latifundios, desprecio por el trabajo, etc. Hizo que fueran el panorama econmico de los Austrias. La poltica mercantilista de los Reyes Catlicos tuvo cuatro medidas principales: el monopolio del oro y la plata, controlando las minas y puertos de embarque y desembarque, para prohibir la exportacin fuera de Castilla, proteccin de ganadera lanar, fomento de la Industria textil, prohibiendo la importacin de determinados tejidos, estmulo del comercio. Interior: mejora de red de comunicaciones. Exterior: prohibiendo embarcar mercancas de naves extranjeras, mientras hubiera espaolas disponibles. Aunque esta poltica tuvo graves deficiencias como dejar desatendido al mundo agrcola por el florecimiento comercial, el sistema econmico tropezaba en la Pennsula con las aduanas existentes entre los reinos. No existi una poltica econmica unificada y acorde para toda la monarqua, aunque se consolidaron instituciones mercantiles como la Casa de Contratacin de Sevilla o el Consulado de Burgos, que, a costa de favorecer la centralizacin financiera, potenciaron la exportacin en detrimento de la industria. Con el descubrimiento de Mxico (1521), los metales preciosos llegan a la metrpoli de forma masiva, provocando una emigracin de castellanos. La primaca del comercio exterior y el fomento de la exportacin de productos bsicos, desabasteci al mercado nacional, originando la subida de precios, a lo que hay que sumar los derroches de las empresas militares y la ambiciosa poltica internacional. La economa imperial se fue endeudando con prstamos de banqueros alemanes, flamencos e italianos. Las Cortes de Valladolid (1548) proponen una rectificacin de la poltica econmica, sobre la base de prohibir las exportaciones y permitir en cambio la importacin de mercancas extranjeras, a fin de abaratar la produccin nacional e impedir el alza de precios. El oro y la plata de las Indias afluyen en cantidades considerables, pero al llegar a Sevilla estn ya empeados por deudas para pagar a los acreedores del Emperador. Las crisis de fines del XVI, hacen sentir sus efectos cuando precisamente disminuye el volumen de plata procedente de Amrica. Felipe III (1599) puso en circulacin moneda de velln, acuada con cobre puro, con el fin de ahorrar plata, lo que origin que sta y el oro desaparecieran del mercado monetario. Las ganancias de semejante operacin fueron sin embargo ilusorias. Al ser recaudados los impuestos en moneda de velln, afrontndose con plata los gastos militares en el exterior, el Estado result seriamente perjudicado. El informe del Consejo de Castilla (1619) reconoca el lamentable estado del pas, atribuyndolo a la excesiva presin fiscal sobre Castilla y a la despoblacin y abandono de las tierras. El fracaso econmico toc fondo entre 1676 y 1686, cuando tanto las inundaciones9como las sequas llevaron a la agricultura a una situacin lmite, y el hambre y las epidemias azotaron la poblacin. Al final del XVII tuvo lugar sin embargo un alentador proceso de recuperacin y la Casa de Austria se despidi de la historia espaola con signos de recuperacin econmica. 2) Los arbitristas y sus proyectos de reforma: Ortiz, precursor del pensamiento mercantilista, defendi la retencin de las materias primas, sin tener que ser exportadas, con lo que lograra el fomento de la industria nacional, asegurada con una correlativa restriccin de las importaciones de productos manufacturados. Defendi la potenciacin de la agricultura, la revalorizacin del trabajo manual y la retencin de los metales preciosos, que deberan contribuir a abaratar los precios. Azpilicueta adelant algunos principios de la teora cuantitativista de la moneda, explicando la relacin entre el encarecimiento de los precios y la abundancia de la moneda en el mercado o en circulacin. An teniendo problemas econmicos (s. XVII) se difunden conocidos tericos como los arbitristas, (formuladores de arbitrios o remedios de todo tipo). Segn Vzquez de Prada, el anlisis formulado por estos autores se puede resumir en: La recepcin masiva del oro y la plata, lejos de enriquecer a la metrpoli haba elevado el precio de nuestros productos que, en consecuencia, no poda competir en el mercado extranjero, la importacin de mercancas desplazaba a las espaolas del mercado nacional, empobreciendo la agricultura, industria y comercio, el gasto pblico haba arruinado al Estado, mientras el remedio del alza de impuestos ahogaba la actividad productiva, la excesiva circulacin monetaria favoreca el lujo y los gastos suntuarios, propiciando el ocio y el abandono del trabajo. Arbitristas como Gonzlez de Cellorigo llam la atencin sobre el desajuste de los gastos e inversiones, justificando aquellos siempre que se emplearan en fomentar riqueza. Sancho de Moncada insisti en la conveniencia de prohibir la exportacin de materias primas y la importacin de productos manufacturados. Caja de Leruela fundamenta su obra en recuperar la riqueza ganadera; Osorio y Redn fustiga en su obra Discurso Universal la maraa de burcratas, la especulacin del trigo, los fraudes en el rgimen fiscal y la incapacidad de las clases dirigentes. B) LAS FUENTES DE RIQUEZA 1) Economa agropecuaria: La agricultura y la ganadera fueron sectores econmicos complementarios, sobre todo en tierras de secano, pero tambin realidades conflictivas. Los sistemas de cultivo de ao y vez o de ao y tercio, consistan en alternar el cultivo con el barbecho, u obtener una cosecha trienal a costar de dejar dos aos la tierra sin cultivar, permita armonizar el desarrollo agrcola y ganadero. La preocupacin de los Reyes Catlicos por fomentar el comercio lanero as como su monopolio, les llev a dictar una serie de disposiciones a favor de la Mesta, ocasionando serios perjuicios a la agricultura. Hay que decir que la Defensa de las Caadas, hizo que se ampliaran los caminos del ganado y expuls a los agricultores instalados en ellos, y sobre todo la Ley de arriendo del suelo (1501), segn la cual los ganaderos podan permanecer indefinidamente en las dehesas arrendadas, e incluso conservar las que se haban ocupado sin autorizacin de sus dueos. Cereales, en especial el trigo, fueron el eje de la economa agraria. La produccin de trigo tuvo el ndice ms alto a Castilla La Vieja, que en aos favorables export sus excedentes, Aragn alcanzaba a autoabastecerse y Catalua y el Pas Vasco deban acudir a la importacin. Espaa se convirti en la primera mitad del s. XVI en uno de los dos imperios trigueros. Pero subi el precio del trigo, as como los del aceite y del vino. Tales perspectivas dieron una preocupacin por roturar el campo. El auge del movimiento roturador convirti as a muchas de aquellas empresas en tierras en propiedad privada, facilit la formacin de grandes propiedades rsticas e hizo escasear los pastos. En los aos centrales del XVI marca el apogeo de la produccin cerealstica. Las excelentes cosechas, constituye el prtico de la10decadencia. Por ese mismo perodo tiene lugar el boom del trigo turco (1548-1564), coincidiendo con la crisis agrcola italiana y los primeros sntomas del cambio en Portugal y Castilla. A Espaa llega el trigo del norte, presagiando un declive productivo que en la ltima dcada del siglo arrastrar a la economa nacional en su conjunto. Desde 1502 los precios de los cereales (trigo, cebada y centeno) fueron objeto de tasacin oficial. Tras mltiples oscilaciones entre el valor legal y el real de los cereales en el mercado, la tasa del trigo se mantuvo durante la segunda mitad del s. XVI por encima del ndice general de precios. Tal desajuste, el rigor impositivo y la falta de mano de obra, dio lugar a que la explotacin agrcola dejara de ser productiva. El alza de precios rest posibilidades de exportar lana, con la retroceso de la produccin ganadera. La agricultura acentu su decadencia, agravndose con las condiciones meteorolgicas que tuvieron lugar durante el reinado de Carlos II. Las regiones vitcolas fueron: La Tierra de Campos, la Rioja, la ribera de Navarra, la comarca de Cariena en Aragn, el litoral levantino, la de campos de Jerez. La sierra de Crdoba donde el olivo constituy una fuente fundamental de riqueza. No hubo mejoras en el rgimen de regados, que siguieron siendo importantes en la cuenca del Ebro, en Andaluca y en Levante, donde la expulsin de los moriscos supuso un duro golpe al cultivo de las huertas. 2) Industria y comercio: La poltica proteccionista de los Reyes Catlicos hizo posible un notable florecimiento industrial, al evitar la salida de materias primas y cerrar el comercio interior a los productos manufacturados europeos. La restriccin de importaciones y el fomento industrial se aplic de forma especial en la industria textil, donde la marcha de los conversos, trat de ser paliada trayendo obreros de Flandes e Italia. Alcanza notable envergadura el trabajo metalrgico en el norte, la produccin de seda en Granada y la industria del pao en Castilla, Aragn, Catalua y Baleares. Industria metalrgica: Se concentr principalmente en la Pas Vasco, con produccin de hierro y acero. Parte del hierro era consumido por la propia industria guipuzcoana y vizcana. Desde 1573, la Fbrica Real de Placencia (Guipzcoa) se concentr en la fabricacin de armamento, mientras la Real Fbrica de Toledo se aplic en la produccin de las famosas espadas toledanas. El cobre era trado desde Suecia y Alemania, transformndose en factoras espaolas. Con el descenso de la produccin metalrgica nacional, se tuvo que importar armamento desde el extranjero. Industria sedera: Alcanz relieve en Almera, Mlaga y sobre todo en Granada. Los trabajos de elaboracin del producto agrup a la poblacin en gremios (hiladores, torcedores, tintoreros...). La industria de la seda declin en el s. XVII. Industria paera: Logr un gran auge en la primera mitad del s. XVI, proyectndose tanto al trfico interior como a los mercados europeos. Burgos y Bilbao, como centros de la produccin lanera y de la flota que haba que transportarla entraron en conflicto para asegurar el control de esa exportacin. El comercio de la lana controlado por grupos de mercaderes, encauzndolo en tres rutas principales: desde Burgos y Bilbao al norte de Europa, Mlaga a Italia; y desde Sevilla a Amrica. La fabricacin de paos alcanzo especial auge en Segovia, Cuenca y Toledo. La industria del pao empez a declinar al concluir el s. XVI y entr en crisis en el siglo siguiente. Comercio exterior: Se proyect en las tres grandes reas de la Europa nrdico-occidental, el Mediterrneo y las Indias. Productos de exportacin fueron: lana, aceite, sal, vino, hierro, cueros, cochinilla y azcar. Y de importacin, las telas finas, papel, herramientas y grano. Las remesas de oro y plata, mientras se pudo disponer de ellas, sirvi para equilibrar el dficit de la balanza de pagos. Comercio con Amrica: Cdiz y Sevilla: El comercio con Amrica habra de convertir a Sevilla en centro neurlgico del la Europa del s. XVI. Sevilla mantena el monopolio con las Indias, por razones financieras y polticas, aseguraba a la Casa de Contratacin el control de las flotas, del trfico de metales preciosos y de las gentes que iban y venan. Durante el s. XVII, el monopolio sevillano se transform en un monopolio ms amplio, reflejado en la rivalidad entre el puerto de Sevilla y el de Cdiz. El monopolio comercial con las Indias y su crisis: La empresa del comercio con las Indias parti del principio de vender en Amrica productos de consumo a alto precio en un rgimen no competitivo, obteniendo en consecuencia dinero abundante. Ello ciertamente tena sentido en el contexto de que slo Espaa11pudiera comerciar con las Indias, pero tal planteamiento fue impugnado por la va de hecho por piratas y mercaderes extranjeros. Ello oblig a Espaa a establecer un sistema de flotas, para que los barcos comerciales navegaran en convoy protegidos por navos de escolta, dictndose desde entonces una copiosa serie de disposiciones a fin de regular ese trfico martimo.II. LA ECONOMA DE LA ILUSTRACIN A) EL NUEVO ESPRITU Y SUS INSTRUMENTOS: LAS SOCIEDADES ECONMICAS DE AMIGOS DEL PAS: Entrado el s. XVIII, se afirma en Europa una explicacin cientfica de la vida econmica, la fisiocracia, que reacciona contra los postulados mercantilistas. Los fisicratas repudian el rgimen proteccionista y de intervencin caracterstico del mercantilismo, y defiende en cambio el libre juego de las fuerzas econmicas y la sola proteccin de la agricultura cono fuente natural de riqueza. Tal interpretacin coincidi con la difusin del nuevo espritu del Despotismo ilustrado, cuyas medidas de gobierno propugnaron el fomento, esto es, el desarrollo de la administracin, de la economa y la libertad de comercio. En 1765 la Sociedad Vascongada de Amigos del Pas, es fruto de las tertulias entre caballeros y clrigos. Cuyo programa promova el estudio de los problemas econmicos, para introducir as adelantos tcnicos en los diversos ramos de la produccin. La Sociedad publica memorias y se rene en Juntas generales en Vitoria, Bilbao y Vergara, dando a conocer las experiencias y estudios en cuatro campos principales: agricultura, industria, comercio e historia y buenas letras. En 1775 aparece la Real Sociedad Econmica de Amigos del Pas de Madrid, que sirve de modelo a muchas otras formadas en los aos siguientes. Caractersticas generales de ellas fueron: el fomento de la laboriosidad, la lucha contra mendicidad y el vagabundeo, la creacin de riqueza, el incremento de puestos de trabajo y la mejora de la agricultura. B) LAS FUENTES DE RIQUEZA. REFORMA AGRARIA. INDUSTRIA Y COMERCIO Reforma Agraria: Durante el s. XVIII no aument el rendimiento del suelo, cultivado todava por el sistema de ao y vez y con los mismos instrumentos de que se haba hecho uso en pocas anteriores. En la pugna entre agricultores y ganaderos lata un problema, que era el estado precario de la agricultura y la necesidad de acometer reformas. En la segunda mitad del s. XVIII los precios agrcolas subieron, beneficiando preferentemente a los terratenientes. La elevacin de los salarios del campo fue muy inferior a la de los precios, y el arrendamiento de las tierras sola comportar un pago alto de canon. La miseria de los cultivadores y campesinos dio lugar a revueltas, desencadenando un clima de inquietud social en el que Carlos III intent hacer frente con medidas parciales. Una pragmtica de 1766, dispuso que los campos de los concejos extremeos fueran repartidos entre aquellos vecinos ms necesitados. En el Informe sobre la Ley Agraria 1795, de corte liberal y antiintervencionista, donde Jovellanos propugna la potenciacin de la propiedad privada y el acceso de los particulares a la gran masa de tierras de baldos y comunales, que junto a los privilegios de los poderosos, eran la causa del estancamiento econmico. Industria y Comercio: La Revolucin Industrial del s. XVIII fue producto en Europa del desarrollo cientfico y tcnico, y en concreto de la introduccin y auge del maquinismo, principalmente aplicado a la industria textil. Tal proceso liderado por Inglaterra, encontr obstculos en Espaa: Escaso impulso de las ciencias aplicadas y su desfase con respecto a las especulativas, la reducida dimensin del mercado nacional de maquinaria, por la resistencia a la industrializacin de determinados sectores, la toma tarda de conciencia de las necesidades de mecanizacin, la12precariedad de una industria metalrgica carente de adecuado proteccionismo. Desde el reinado de Felipe V el Estado favoreci la fundacin de centros de manufacturas, donde se atrajo a operarios extranjeros especializados. Como la Real Fbrica de tejidos de Guadalajara (1718), estampados de algodn de vila (1787), que a la larga no resultaron rentables, as como la de tapices de Madrid, cristales de San Ildefonso. El escaso xito de las manufacturas reales contrast con la buena marcha de la produccin textil catalana de carcter privado. El renacimiento industrial de Catalua, paralizado por la Guerra de Sucesin, supuso un crecimiento de la poblacin artesanal, logrndose una importante produccin de la que 2/3 partes era exportada a Amrica. Las explotaciones mineras no fueron reactivadas y se mantuvo el nivel de la etapa anterior. El impulso del rearme naval promovido por Ensenada, repercuti favorablemente en la industria de hierro colado. La reactivacin del comercio interior tuvo dos causas fundamentales: la supresin de las aduanas internas, la mejora y reforma de la red viaria. Al desaparecer las trabas fronterizas, el trfico comercial se hizo ms fluido, resultando beneficiada Catalua, cuyos comerciantes hicieron masivo acto de presencia en la vida econmica castellana. El espritu unificador y centralizador, se aplic al fomento de la red de comunicaciones, articulada, conforme a un sistema radial con centro en Madrid (Felipe V, 1718), funcionando a partir de 1776 la Superintendencia de Correos y Postas. El comercio exterior mantuvo la tradicional proyeccin hacia el norte de Europa, el Mediterrneo y el Atlntico de cara a las Indias, potenciando sta al ser decretada en 1778 la libertad de comercio con Amrica. La liberacin del trfico comercial fue fruto del espritu ilustrado, el mundo de viejos valores de la conquista y la riqueza, tpicos de la etapa anterior, se vio reemplazado por otro exaltador de la paz y el trabajo, encarnados en la figura del comerciante.III. FUENTES DEL DERECHO MERCANTIL: LAS ORDENANZAS DE LOS CONSULADOS Hasta finales del s. XV los Consulados haban sido una institucin caracterstica de la Corona de Aragn. A partir de ese momento, las corporaciones de comerciantes castellanos reciben esa organizacin, y surgen los consulados de Burgos (1494), Bilbao (1511), Sevilla (1538) o Madrid (1632), as como en Ultramar (Mxico y Lima). Tras la declaracin de la libertad de comercio con Indias en 1778, se crean otros tales como los de La Corua, Mlaga y Santander, o los de Sanlcar de Barrameda, Granada y Vigo ya en el s. XIX estos tres ltimos. El despliegue comercial es encauzado en lo jurdico por el desarrollo del derecho mercantil, cuya fuente principal son las ordenanzas de esos Consulados. Las ordenanzas del Consulado de Burgos, de cual la mitad de los captulos, regulan el seguro martimo. Las Ordenanzas de Sevilla de 1556 constan de diversos textos sobre la organizacin del Consulado y el comercio con Amrica. El Consulado de Bilbao dispuso de varios cuerpos de ordenanzas durante los s. XVI y XVII. Fruto de esta tarea fueron las Ordenanzas de la Casa de Contratacin de la muy noble y leal villa de Bilbao 1737, aplicadas al comercio terrestre y martimo, que lograron notable difusin en la Pennsula y Amrica.13LECCIN 3 ESTRUCTURA SOCIAL DE ESPAA EN LA EDAD MODERNAI. LAS CLASES SOCIALES La estructura social de la Espaa Moderna mantuvo en muchos aspectos las mismas caractersticas esenciales que presentaba en la Baja edad Media. Sin embargo su composicin experiment cambios importantes. La sociedad sigui dividida bajo los Austrias y los Borbones en tres estamentos con la nica salvedad de que en cada orden o estamento se diferencian diversos grados internos (ptimos, mediocres e nfimos) y que las antiguas clases serviles o semiserviles haban ido integrando el grupo de los plebeyos. Al mismo tiempo, la diversidad de elementos que componan la sociedad medieval fue dando paso desde el s. XV a una sociedad ms homognea y compacta. Gener una mentalidad reforzada por las leyes cuyos principales signos externos definitorios fueron: Un determinado sentido del honor, materializado externamente en la ostentacin del lujo y en el desprecio generalizado de los oficios mecnicos. Un afn desmesurado de ennoblecimiento que aquej a numerosos sectores de la sociedad.(Notoria nobleza o nobleza ejecutoria). Los estatutos de limpieza de sangre. (Grandes, caballeros de hbito, comendadores). A) LAS CLASES PRIVILEGIADAS Nobleza: La nobleza sigui constituyendo en la Edad Moderna un estamento cerrado y dotado de privilegios especiales que le situaba en el primer lugar de la escala social (inmunidad tributaria, exencin de servicios y prestaciones personales, etc.). La Nobleza se orden jerrquicamente en grados diferentes: Los Grandes de Espaa: 20 familias que reunan 25 ttulos a las que Carlos V en 1520 reconoci oficialmente la ms alta primaca social, esos Grandes. Eran los nobles que llevaban los ttulos de marqus, conde, duque, que aumentaron considerablemente a lo largo de la Edad Moderna en que los reyes concedieron con frecuencia ttulos nobiliarios como premio a servicios prestados, por lo que su estatuto privilegiado no derivaba del linaje, sino del servicio. La Nobleza de linaje que, en definitiva, eran nobles de segunda categora. Llegados a ese rango bien por notoria nobleza o bien por ejecutoria, carecan de recursos por no haber accedido a cargos elevados y de relevancia social, y formaron en la Edad Moderna una clase numerosa, compuesta por: Los Caballeros: Fueron una especie de clase media nobiliaria. A diferencia de los grandes y ttulos, integrantes de la nobleza cortesana, dichos caballeros ejercieron un gran poder en el mbito local y fueron a menudo propietarios de propiedades urbanas y rsticas. Muchos de ellos se convirtieron en caballeros de hbito, es decir, poseedores de un hbito de las viejas rdenes Militares, disfrutando a veces de seoros territoriales llamados encomiendas, cuya jurisdiccin y renta les perteneca como comendadores. Los Hidalgos: En la poca de los Austrias fueron nobles, que, por no ostentar cargos pblicos y carecer de medios econmicos, ocuparon el estamento ms bajo de las clases privilegiadas. En el s. XVIII la nobleza mantuvo sus privilegios. Las capas medias estuvieron en los puestos directivos de la administracin, la estructura eclesistica y el ejrcito, mientras los estamentos ms altos desempearon cargos palatinos. Se abre paso cierta concepcin de la funcin social de la nobleza, como justificativa de los privilegios de una estructura estamental que en s misma no se discute y, en base a esos planteamientos, los ttulos nobiliarios son concedidos por mritos o servicios. Los nobles en esta poca, fuesen de la categora que fuesen, mantuvieron su estatuto jurdico privilegiado, y14siguieron gozando de exencin tributaria y de numerosos privilegios en el orden civil, penal y procesal, como las exenciones del servicio militar obligatorio, o la exclusin de la prisin por deudas, de tormento, o de penas infamantes, del embargo de bienes. Gozaron adems de una jurisdiccin especial cuya competencia corresponda a las Chancilleras. No faltaron los conflictos sociales entre nobles y plebeyos, de los que fueron una muestra las guerras de las Comunidades en Castilla y de las Germanas de Valencia y Mallorca. La nobleza de estirpe y, en particular los Grandes sufrieron una crisis con el cambio de dinasta a causa del desconcierto general que provoc la guerra de Sucesin y la implantacin de una poltica fuertemente centralista. La nobleza perdi gran parte de sus privilegios aunque no todos pudiendo an conservar su boato externo. En cambio, la nobleza titulada experiment cierto impulso al ser muy frecuentes las concesiones de ttulos nobiliarios de marqus, conde, vizconde, etc., por los reyes Borbones como premio a determinados servicios. La condicin nobiliaria se consider incompatible con el ejercicio de determinadas profesiones que se estimaban viles, hasta que Carlos III declar la honestidad y honorabilidad de todos los oficios. En Castilla, a partir de la guerra de las Comunidades, la oligarqua desplaz de los cargos pblicos a la burguesa urbana, cuya ansas de estima social les empujaron a los plebeyos a querer convertirse en hidalgos, es decir, a integrarse en escaln inferior de la nobleza. Los linajes fueran de notoria nobleza o de nobleza de ejecutoria, obtenida tras una serie de litigios y pruebas que concluan con la sancin oficial. Carlos V y Felipe II incorporaron a la alta nobleza (grandes) a tareas blicas y diplomticas, pero mantenindola apartada de los resortes de la administracin. En el s. XVII creci en nmero y poder, aduendose del Estado en el reinado de Carlos II, cuando la concesin de ttulos por dinero lleg a alcanzar caracteres alarmantes. El Clero: El celibato sacerdotal hizo que el clero fuera una clase abierta, sumndole su cierta ambigedad como estrato social diferenciado del mundo secular. El paso de seglar a eclesistico era simple, y muchos religiosos llevaban una vida corriente que en nada se diferenciaba de la gente de la calle. El nmero de eclesistico fue elevado en el s. XVI (5%) y pese al declive demogrfico creci en el XVII hasta alcanzar el porcentaje del 10%. En el s. XVIII remiti, contabilizndose un 1,5%. La mayor parte de los arzobispos y obispos pertenecan al clero secular, mientras el resto surgi del regular, y en especial de franciscanos y dominicos. Por lo general procedan de familias nobles. Propuestos por el rey y nombrados por Roma, solan ocupar de entrada una dicesis pobre, para ascender mediante frecuentes traslados a otras ms ventajosas. Al alto clero, pertenecan tambin los componentes de los cabildos catedralicios y colegiatas, quienes desempeaban diversas dignidades que haban sido cubiertas por oposicin. El bajo clero, daba cabida a curas prrocos, beneficiados y capellanes. Junto a su consideracin social, el clero disfrut de exencin fiscal y tuvo jurisdiccin propia. B) LAS CLASES MEDIAS: Los no privilegiados o pecheros (estado llano o tercer estamento) tampoco formaban una clase social homognea. La burguesa de las ciudades constituida en oligarqua municipal, integrada por los grandes comerciantes, llamados ciudadanos honrados, y por los burgueses dedicados a las profesiones liberales, por funcionarios de la Administracin local, y por los letrados. Los labradores o campesinos propietarios rurales que con frecuencia fueron arrendadores de partes de sus tierras a otros labradores inferiores sin tierra que en su mayora, dada la penuria y la desproteccin de la agricultura en la Edad Moderna, se hallaban empobrecidos por los censos e hipotecas y por el alza de los precios. Los miembros del clero bajo y los soldados, y toda la gente plebeya que desempeaba empleos modestos como escuderos, dueas, lacayos, etc. La importancia social de los grupos que conformaban las clases medias aument considerablemente en el s. XVIII, en que la burguesa en conexin con el espritu ilustrado fue escalando puestos polticos, distinciones sociales y excepciones econmicas. La clase15media urbana est representada en la poca de los Austrias por comerciantes y mercaderes, letrados, funcionarios y por quienes ejercen las funciones liberales. Estas gentes y muchas otras de recursos ms modestos, proyectan a menudo a sus descendientes hacia los puestos de la administracin pblica. En el s. XVIII componen las clases medias los dedicados al comercio, rentistas y funcionarios pblicos, y los que ejercen profesiones liberales. La funcin mdica tuvo escaso peso social. Grande fue el prestigio de los militares. C) LAS CLASES INFERIORES 1) La poblacin urbana y rural en la Pennsula: La clase rural inferior estaba constituida por los trabajadores del campo que no tiene ningn tipo de propiedad aparte de su trabajo, por lo que se ven obligados a trabajar la tierra que arriendan a otro, o como jornaleros. Algunos, de manera independiente eran vasallos jurisdiccionales. Otro grupo inferior al anterior era el constituido por los pequeos comerciantes y los artesanos o menestrales, agrupados en gremios profesionales, que con frecuencia constituyeron corporaciones cerradas, sin que en una ciudad se pudiera ejercer oficio alguno si no se formaba parte del gremio correspondiente. La situacin de los obreros en las ciudades mejor dentro de los gremios en el s. XVIII, a pesar de que estas corporaciones iban perdiendo fuerza. Su condicin fue mucho ms tolerable que la de los jornaleros del campo. Poblacin urbana: El mundo artesanal y las gentes dedicadas a los pequeos oficios forman la base urbana de la escala social. El desarrollo de los gremios, llev una gradacin de las diversas actividades. En Castilla hubo as gremios mayores y menores, exponentes de una diferenciacin econmica que se troc en una jerarqua social. Cabe sealar que determinadas profesiones merecieron una consideracin preferente (comercio en la Lonja), otras les siguen en estima social (joyero, platero, es decir, el trabajo en materias nobles); en cambio algunas profesiones como carnicero o curtidores de pieles fueron objeto de menosprecio. En Catalua aparece una diferenciacin entre los tres gremios de mercaderes, artistas y menestrales. El gremio facilit la asistencia y ayuda a los afiliados, pero no alcanz a integrar a todos los trabajadores, bien por la aparicin de oficios nuevos, o por aquellas profesiones fueran tenidas en cuenta como deshonrosas Poblacin rural: La situacin de los trabajadores rurales fue decorosa en la fase de despegue agrario del XVI. Al estar vinculada la expansin con un rgimen de prstamos hipotecarios y censos consignativos, cuando se agrav la crisis estos campesinos quedaron oprimidos por el pago de intereses y rentas. Ms de la mitad de la poblacin rural estaba formada por jornaleros fijos o eventuales. Su penosa situacin econmica no mejorara en el futuro, por cuanto las tasas de jornales apenas variaron desde 1680 a fines del s. XVIII. 2) La poblacin rural en Indias: el rgimen de encomiendas: Las necesidades de explotacin econmica, de ordenar el trabajo de los indios y asegurar su instruccin, se llevaron en Amrica el establecimiento de las encomiendas. La encomienda consisti en la atribucin al colono espaol (encomendero) de grupos de indios, con la obligacin de protegerles, educarles e instruirles en la religin cristiana, beneficindose a cambio de su trabajo o del tributo que esos indgenas haban de satisfacer dada su condicin de vasallos del rey. Los primeros repartos de indios tuvieron lugar poco despus del descubrimiento, debido a la escasa mano de obra. Formando lotes de 50 100, eran asignados a los espaoles para que trabajaran en el campo o en las minas de oro. Las tesis contrarias a la encomienda hacen mella en Carlos V, que emprende desde 1516 una poltica prohibitiva que, debido a las protestas de los interesados, sufre no pocos retrocesos. Existieron varios tipos de encomiendas como las encomiendas de servicio personal o las encomiendas de tributo siendo la diferencia entre unas y otras el carcter de la prestacin que se exiga a los indgenas. El rgimen de encomiendas se prest a todo tipo de deformaciones, abusos y desrdenes practicados sobre la poblacin indgena y ello dio pi a la denuncia del dominico P.16Montesinos, formulada ya en 1511 y proseguida por B. de Las Casas, criticando el modo de ocupacin de las Indias y el mal trato dado por algunos encomenderos a los indios. Las Leyes Nuevas de 1542, prohben nuevas encomiendas, declaran a extinguir las ya existentes y obligan a quienes hubieran maltratado a los indios, los eclesisticos y funcionarios reales, a devolver las suyas. Tales disposiciones chocaron con la condicin hereditaria de la encomienda para una generacin. Surgi una dura resistencia que paraliz dichas leyes, y posteriormente hizo posible el definitivo restablecimiento de la encomienda, quedando consolidada. En el s. XVII fueron suprimidos los servicios forzosos de los indios, instaurndose a cambio un rgimen de servicios contratados. A finales del s. XVII, diversas medidas restrictivas conducen a la desaparicin del sistema de encomiendas. En 1687 se exigi a los encomenderos se la entrega de la mitad de la renta anual. En 1701 quedan incorporadas a la Corona las pertenecientes a los encomenderos que viven en Espaa, y en 1718 se decreta que las encomiendas vacantes por muerte de su dueo sean administradas por el Estado. Tras una orden de extincin en 1721, las ltimas encomiendas fueron suprimidas en Chile por el general Higgins en 1789. D) LOS GRUPOS SOCIALES MARGINADOS: En la clase ms baja se encuentran los esclavos, gitanos, y el mundo del hampa de la poca. Los esclavos procedieron de las guerras contra los berberiscos y turcos, de la conquista de Canarias y Granada y de las expediciones coloniales. Aplicados a duros trabajos en minas y obras pblicas, o tambin al servicio domstico, su nmero pudo alcanzar unos 50.000 a fines del s. XVI, decreciendo hasta desaparecer en el XVIII. En un auto de 1712, Felipe V orden la expulsin de los moros libres y el mantenimiento de los esclavos. Los gitanos debieron formar un grupo considerable en la poca de los Reyes Catlicos, tambin llamados egipcianos por suponerles procedentes de Egipto. Una pragmtica de 1499 dispuso que los de Egipto no anden por el reino... porque roban los campos y destruyen las heredades, y matan e hieren a quien se lo defiende, y en la poblacin hurtan y engaan a los que ellos tratan, y no tienen otra manera de vivienda. Dicha disposicin fue reiterada en el s. XVI, en 1619, Felipe III ordena su expulsin, pero ante la dificultad de aprenderles no se pudo poner en prctica. Una pragmtica de 1783 se orient a la integracin que deban abandonar su lengua, traje y jerigonza, a fin de recibir acogida en los diversos oficios y gremios. Mucho ms abundante fue la muchedumbre de pcaros y vagabundos. A finales del XVI el autor Prez de Herrera estimaba en 150.000 las personas dedicadas a la mendicidad, o a tareas de criminalidad. En la etapa de los Austrias los vagabundos fueron perseguidos por una serie de disposiciones, que les condenaban a azotes o a servir en galeras. En el s. XVIII, procuraron aplicarles trabajos tiles o en caso de tener edad integrarles en el ejrcito. En 1784 se dispuso que las FF.AA. que perseguan a los forajidos y malhechores aprehendieran tambin a los vagabundos. La figura del abogado de los pobres, existente en Espaa, fue trasplantada a las Indias.17LECCIN 4 LA POCA DE LAS RECOPILACIONESI. RECOPILACIONES CASTELLANAS A) EL ORDENAMIENTO DE MONTALVO Y EL LIBRO DE BULAS Y PRAGMATICAS DE JUAN RAMIREZ: Los Reyes Catlicos encargaron en 1480 al jurista Alonso Daz de Montalvo la realizacin de una recopilacin del Derecho castellano que no recogiera aquellos preceptos que no fueran ya tiles por haber quedado obsoletos, y tambin aquellos que fueran contradictorios. Esta obra se imprimi en 1484 con el ttulo de Libro de las Leyes y Ordenanzas Reales de Castilla (conocida tambin como el ordenamiento de Montalvo). No obtuvo el reconocimiento oficial de los Reyes Catlicos, posiblemente, por los errores varios que presentaba y por estar incompleta ya que no recogi la totalidad de las leyes vigentes sino que mutil algunas de las incluidas e incurri en confusiones y contradicciones. Su contenido est formado por Pragmticas, Leyes de Cortes, Reales Cdulas de los reyes de Castilla (disposicin real dirigida a regular una situacin nueva y a dar normas de funcionamiento a rganos de la administracin) posteriores al Ordenamiento de Alcal de 1348 y alguna disposicin del Fuero real. La obra, estructurada en ocho libros, presenta un variado contenido que contempla el Derecho Pblico, privado, penal, los asuntos eclesisticos, el rgimen municipal, la Hacienda y el rgimen seorial. Contemporneo al Ordenamiento de Montalvo, fue el Libro de Bulas y Pragmticas de Juan Ramrez, editado en 1503, que incluye exclusivamente las disposiciones del reinado de los Reyes Catlicos procedentes de la jurisdiccin real. Aparte de las recopilaciones, aunque relacionadas, ha de hacerse referencia a las Leyes de Toro. Se trata de un texto posterior al Ordenamiento de Montalvo pero anterior a la Nueva Recopilacin, surgido de la peticin hecha en las Cortes de Toledo de 1502 de que se subsanasen algunas lagunas legales importantes. Se promulgaron en Toro en 1505 y son un conjunto de 83 leyes dedicadas a aclarar, corregir y suplir el derecho civil anterior, en las que, entre otras cuestiones se regula la institucin del Mayorazgo y se reproduce el orden de prelacin de fuentes jurdicas fijado en el Ordenamiento de Alcal. Fueron posteriormente recogidas tanto en la Nueva Recopilacin como en la Novsima. B) LA NUEVA RECOPILACIN: El ordenamiento de Montalvo no resolvi el problema de la dispersin del derecho castellano y no alcanz la sancin real, por ello en diversas cortes se reiter la necesidad de hacer una nueva recopilacin que solucionase el problema. La nueva recopilacin fue promulgada por Felipe II en 1567, siendo sus autores Pedro Lpez de Alcocer y Lpez de Arrieta, aunque Bartolom de Atienza fue quien la finaliz. El Consejo de Castilla examin esta obra durante cinco aos antes de que fuera promulgada. Sus materiales proceden de las partidas, las Leyes de Toro, el Fuero Juzgo, el Fuero real, el Ordenamiento de Alcal etc. Se estructura en 9 libros con ms de 4000 leyes y sigui el modelo del Ordenamiento de Montalvo, incluido los mismos defectos. Su contenido abarca desde los temas eclesiales, pasando por los de familia, sucesiones, Derecho pblico, penal, procesal, rgimen municipal, Hacienda etc. De la nueva recopilacin se hicieron varias ediciones aadindole en el s. XVII, un volumen nuevo que recoga los Autos acordados (decisiones provenientes del consejo Real de Castilla en virtud de la autoridad que les conceda el rey). Posteriormente en el ao 1786 el consejo de Castilla encarg al penalista Lardizbal la redaccin de otro suplemento que recogiese cdulas (disposiciones reales de alcance general), decretos y autos acordados posteriores a 1745 aunque no fue aprobado por el consejo y no se hizo la reforma necesaria. Esta Recopilacin adolece de los mismos defectos18que la recopilacin anterior. C) LA NOVSIMA RECOPILACIN: La Novsima Recopilacin de las Leyes de Espaa, obra del jurista Juan de la Reguera Valdelomar, fue aprobada por una Real Cdula de 1805, durante el reinado de Carlos IV, y es el fruto de las demandas surgidas de hacer un texto que viniera a sustituir la insuficiente Nueva Recopilacin. El nuevo cuerpo legal, se compone de 12 libros, los cuales agrupan ms de 4000 leyes, pragmticas y autos acordados que se ocupa de temas eclesisticos, del derecho de corte, del consejo de Castilla, derecho publico, del gobierno civil, del rgimen municipal, de la Hacienda, del Derecho de Familia, arrendamientos y contratos, de derecho penal y procesal, etc. La Novsima recopilacin no derog la Nueva que conservara carcter de derecho supletorio de la Novsima mantenindose para el resto de las disposiciones el orden de prelacin de fuentes establecido en el Ordenamiento de Alcal y confirmado en las Leyes de Toro. Pero en la novsima recopilacin se repitieron los defectos de los anteriores tratndose de un nuevo intento fracasado aunque de enorme vigencia Espaa y Amrica por servir de base a sus cdigos.II. LAS RECOPILACIONES DE LOS RESTANTES TERRITORIOS: VASCONGADAS, ARAGN, NAVARRA, CATALUA, MALLORCA Y VALENCIA 1) Vascongadas: Vizcaya: En el ao 1528 se public la revisin del Fuero de Vizcaya de 1452. Fue sancionada por Carlos I con el ttulo "Fuero, Privilegios, Franquezas y Libertades del Seoro de Vizcaya". En su prembulo se indica que a falta de ley han de aplicarse las generales del reino castellano. lava: No se realiz en ese territorio una recopilacin sistemtica, pero las leyes del mismo fueron coleccionadas en varias ocasiones. En 1825 se public una de esas colecciones bajo el nombre de "Cuaderno de Leyes y Ordenanzas con que se gobierna esta provincia de lava". Carece en absoluto de orden sistemtico y recoge los textos de Derecho alavs (Ordenanzas de Hermandad de 1463, el Privilegio de contrato de 1332) as como diversas disposiciones legales. Guipzcoa: Como recopilacin de este territorio se public en 1696 una "Nueva recopilacin de los fueros, privilegios, buenos usos y costumbres, leyes y Ordenanzas de la Provincia de Guipzcoa". En ella se ordenan por materias las disposiciones de los Cuadernos de Hermandad de la Edad Media. 2) Aragn y Navarra: Aragn: En Aragn de dieron dos tipos de recopilaciones: las cronolgicas y las sistemticas. Cronolgicas: Hay que citar la obra "Fueros y observancias del reino de Aragn", que recoge los dos textos bsicos del Derecho aragons: "El Cdigo de Huesca" y "las Observancias de Dez de Aux". Recoge cuestiones eclesisticas, fueros relativos al derecho civil y organizacin judicial. Sistemticas: En 1547 se hizo la recopilacin denominada "Fueros, observancias y actos de Corte", que recibi mltiples crticas por estar llena de erratas. Navarra: Se citan las recopilaciones realizadas desde la incorporacin del reino de Navarra a la corona de Castilla en 1512, que son dos: La obra titulada Fueros del reino de Navarra desde su creacin hasta su feliz unin con Castilla, y recopilacin de las leyes promulgadas desde dicha unin hasta el ao de 1685, o ms escuetamente la "La recopilacin de Chavier", que data de 1686 y que recoge los Fueros del reino de Navarra desde su creacin hasta la unin con Castilla; las leyes promulgadas desde esa unin a 1685, adicionndole despus el Fuero General y el Amejoramiento de 1330. "La Novsima recopilacin de las leyes del reino de Navarra", realizada por el sndico Joaqun Elizondo, en la que se recoge fundamentalmente la legislacin en Cortes de Navarra hasta 1716.193) Catalua, Mallorca y Valencia: Catalua: Se realizaron en la Edad Moderna tres recopilaciones: La primera fue encargada en las Cortes de Barcelona de 1413 para verter en lengua romance y recopilar metdicamente los Usatges, las Constituciones de Catalua y los Captulos de Cortes, que estaban en latn. La realizaron los juristas Jaime Calls y Bononato Pere, junto con Francisco Basset y Narciso de San Dions. La segunda recopilacin, la titulada Constitucions y altres drets de Catalunya, fue realizada entre 1588 y 1589, y es una continuacin de la anterior. En 1704 se realiz una tercera recopilacin que fue en realidad una puesta al da de lo contenido en las precedentes. Mallorca: En Mallorca se llevan a cabo desde fines del s. XIII diversas compilaciones por mandato oficial o por iniciativa privada, si bien hasta mediados del XVII ninguna logra ver la luz y obtener el oportuno reconocimiento. Destaca Recopilacin de Canet y Mesquida dividida en 5 libros, sus ttulos contienen las leyes antiguas juntos a las propuestas por los autores del texto. Por su magnitud no fue aprobada cuando en 1622 se present a los jurados. La primera recopilacin mallorquina autorizada fue obra de Antonio Moll, y se edit en 1603 con el ttulo Ordinacions y sumaroi de privilegis, consuetuts y bon usos del regne de Mallorca. La obra de Moll agrupa una serie de textos: desde preceptos medievales sobre pleitos, notarios o trfico mercantil, hasta otros ms modernos relativos a ordenanzas de la Audiencia, sistema de gobierno del reino, etc. Valencia: Hubo dos recopilaciones: Cronolgica, preparada por Gabriel de Riucech (1482) con el titulo de Furs y Ordinacins de Valencia, que contena el Cdigo de Jaime I. Sistemtica, denominada Fori regni Valentia (Fueros del reino de Valencia) que consta de nueve libros y fue realizada por Francisco Juan Pastor en 1547.III. LAS RECOPILACIONES EN LAS INDIAS A) DERECHO CASTELLANO, DERECHO INDIANO Y DERECHO INDGENA: Los elementos integrantes del Derecho Indiano son: el Derecho Castellano, tanto el que se da para las Indias desde Espaa como el que dan las autoridades desde Amrica, el derecho consuetudinario indgena y el derecho Criollo. La decisin de transplantar el derecho castellano a Indias se adopta con anterioridad al propio Descubrimiento, en las Capitulaciones de Santa Fe (Reyes Catlicos, 1492), en las que se acuerda que las tierras por descubrir recibiran la organizacin de Castilla. Las Indias se incorporaron a Castilla como un territorio ms y trasladaron sus instituciones (Adelantados, Audiencias, Corregidores, etc.) Los espaoles que all llegan son castellanos y se rigen por su propio derecho, y una real cdula de 1501 califica a los indios de vasallos libres como los labradores de Castilla, considerndoles sujetos al mismo ordenamiento jurdico. La vigencia del derecho Castellano atraviesa dos etapas: Primera: las disposiciones dictadas en Castilla tienen vigencia automtica en todo el reino (incluido Indias). Segunda: comienzan a predominar las disposiciones castellanas dictadas expresamente para las Indias, as desde 1624 las disposiciones Castellanas no tenan vigencia si no contaban con el pase del Consejo de Indias o se remitan expresamente as las Leyes de Indias. El proceso colonizador demuestra que ese derecho castellano resulta inadecuado para regular las nuevas situaciones, con una poblacin de cultura distinta y en unos territorios diferentes. Surge la necesidad de producir un derecho propio para las Indias, es decir, un derecho indiano, con dos fuentes de produccin: Mediante leyes de las Cortes de Castilla, a travs de pragmticas o leyes dadas directamente por los monarcas, y sobre todo a travs de mandamientos de gobernacin como, provisiones, cdulas, instrucciones y cartas reales. Aparece como un derecho especial o particular y casustico, resolviendo supuesto por supuesto. Tal fue el nmero de disposiciones que provoc la aparicin del principio de obedzcase pero no se cumpla, siendo regulado en 1528 estableciendo que slo podra aplicase si la aplicacin de la disposicin produjera escndalo o dao irreparable. Autoridades espaolas20que gobernaban los territorios americanos: produjeron gran cantidad de normas para la organizacin de los territorios, estas configuran junto con las disposiciones judiciales lo que muchos autores denominan derecho Criollo. con el derecho consuetudinario que all rige. El Derecho Consuetudinario Indgena, que en un principio fue rechazado, convive con el anterior y en 1555 se reconoce la vigencia de las costumbres indgenas siempre que no fueran en contra del Derecho natural, leyes cristianas y Legislacin Regia. La profusin y despliegue de preceptos dictados por unas u otras instancias, debieron convertir en problemtica la tarea de aplicar derecho, agudizando en consecuencia la necesidad de coleccionar o recopilar las leyes y normas restantes. B) LOS PRIMEROS TRABAJOS RECOPILADORES: A mediados del XVI, el fiscal del Consejo de Indias, Francisco Fernndez De Libana, (fiscal del Consejo de Indias), presenta al Consejo y al monarca la conveniencia de juntar e imprimir las distintas cdulas y provisiones. La positiva resolucin regia es recogida en Mjico por el virrey Velasco, encomendando el trabajo al oidor de la Audiencia, Vasco de Puga. El Cedulario de Puga es una coleccin que reproduce ntegros los textos por orden cronolgico referentes a Nueva Espaa desde 1525 hasta 1563 (que aparece publicado). El consejo de Indias encarga a Juan Lpez de Velasco que forme un ndice o sumario a base de los registros debido a su necesidad. Fue una coleccin de extractos de las disposiciones dictadas desde la fecha del Descubrimiento hasta la conclusin de la obra. C) JUAN DE OVANDO Y SU PROYECTO DE CDIGO: Felipe II, por Real Cdula, expresa su propsito de recopilar las leyes de Indias encargndole la labor al Consejo de Indias. Juan de Ovando fue un intelectual cacereo familiarizado con los problemas indianos a mediados del s. XVI. Por su prestigio universitario y por su conocimiento de las cuestiones del nuevo mundo, Ovando es designado hacia 1566 para que visite el Consejo de Indias, es decir, para que haga una averiguacin a fondo de la administracin del mundo americano y del funcionamiento del propio organismo, y proponga luego los remedios que estime oportunos. La tarea principal deba consistir en ordenar el marasmo normativo, sentando las bases de un gobierno coherente y eficaz. La idea no era hacer una recopilacin sino un verdadero Cdigo. Este asoci a sus indagaciones los trabajos de Lpez Velasco. Lpez de Velasco trabaja para ordenar por materias los extractos formados antes. Sin modificar su redaccin el oficial distribuye los sumarios en siete libros sobre gobernacin espiritual, gobernacin temporal, justicia, repblica de los espaoles, de los indios, hacienda y navegacin y contratacin. La obra no se publicara hasta el s. XX y es conocida como Copulata de leyes de Indias. La obra es un ndice sistemtico de ellas, dividido en libros y ttulos. Fue redactada en 1568, y su autora es confusa y segn historiadores la atribuyen a Ovando o a Lpez Velasco. A partir de aqu empieza la etapa recopiladora. El Copulata entra en una fase constructiva y depuradora. Ovando elabora un proyecto de cdigo a base de lo contenido en la obra anterior y de la experiencia de la visita, inspirndose en la estructura de Las Partidas. El Cdigo constar de siete libros, redactados con una ordenacin diferente. El primero y el segundo no obtuvieron sancin regia, lo que dio inviabilidad a la obra. Algunos ttulos se promulgaron como ordenanzas independientes. En 1575 la muerte de Juan de Ovando supuso el fin del proyecto. D) EL CEDULARIO DE ENCINAS: Tras el fallecimiento de Ovando no desapareci la necesidad de seguir su obra, algunos intentaron recopilar en Amrica los textos por territorios, no obteniendo demasiado xito. Alonso Zurita en 1574 redacto el Ordenamiento de Montalvo y nueva recopilacin que no se promulgo al no ser del agrado del Rey. El plan de Ovando responda a un plan general cuyo primer beneficiario es el propio Estado y en concreto el Consejo de Indias. El Consejo comisiona en 1582 al oficial Diego de Encinas, sin intervencin regia. Encinas trabaj durante ms de doce aos, y realiz una obra en cuatro volmenes que vio la luz en 1596. Su21Cedulario contiene en sus 2/3, reales cdulas y provisiones, copiadas ntegramente y por orden cronolgico las de la misma materia, recogiendo adems una serie de textos heterogneos. Pese a no ser una compilacin exhaustiva de la legislacin del S. XVI resulta fundamental para el conocimiento del derecho indiano de esa centuria al contener textos ntegros de muchas disposiciones legales.IV. LA RECOPILACIN DE 1680 A) ANTECEDENTES, ELABORACIN Y CONTENIDO: En los ochenta primeros aos del s. XVII se dan tres etapas en el proceso de recopilacin que culmina con la Recopilacin de las Leyes de los Reinos de Indias de 1680. PRIMERA ETAPA: El proyecto de Diego de Zorrilla: En el ao 1603, el Consejo de Indias requiere el concurso de Diego de Zorrilla, jurista formado en Salamanca y con experiencia en las Indias, para que llevara a cabo la enmienda de los libros de las leyes y cdulas de las Indias. El trabajo que deba hacer Zorrilla era recomponer la coleccin de textos del Cedulario de Encinas y transformarla en una recopilacin rigurosa, exenta de clusulas intiles y con articulacin sistemtica. La obra se elabor en nueve libros pero no fue aceptado. SEGUNDA ETAPA: El proyecto de Pinelo y los Sumarios de Aguiar: El consejo designa una sala para que contine con el trabajo de Zorilla formada por Hernando Villa Gmez y Rodrigo Aguiar y Acua en 1616. Al iniciarse el reinado de Felipe IV llega a Espaa procedente de Per, Antonio de Len Pinelo, quien dirige al Consejo en 1623 un Discurso sobre la importancia, forma y disposicin de la Recopilacin de leyes de Indias, considerado como el jaln inicial del gran proceso recopilador que concluir ms de medio siglo despus. Bien acogido por Aguiar, le sita como ayudante suyo. La colaboracin de ambos hace posible que Aguiar publique un lustro despus la primera parte de sus Sumarios de la Recopilacin, tras lo cual fallece. Len Pinelo no termina el trabajo, formaliza su propia propuesta, revisado y perfeccionado por el Consejero Solrzano. Se entrega al Consejo de Indias en 1635, aprobado en 1636. Compuesta de 9 libros no obtiene la sancin real ni llega a ser impresa, del que se conserva el libro II promulgado en forma de Ordenanzas del Consejo de Indias. As transcurre un cuarto de siglo hasta su muerte en 1660. TERCERA ETAPA: La Recopilacin de 1680: Al desaparecer Pinelo, se constituye una nueva junta en la que desempea un papel principal el relator Jimnez Paniagua que en 1680 promulga al fin la Recopilacin de Leyes de Indias. Autora: El propio Consejo declar que en la ltima etapa, desde la muerte de Pinelo, se comenz, prosigui y acabo esta obra, lo que report a Paniagua y a la junta el monopolio del xito. En 1986 al descubrir una copia del texto de Pinelo posibilit su cotejo con el de la Recopilacin. En la que segn autores se constata que fue una fuente fundamental con una reproduccin masiva de las leyes recogidas por Pinelo, cuestionndose la aportacin de Paniagua. La Recopilacin de 1680 sancionada por Carlos II consta de 9 libros con ms de 6000 leyes, algunas redactadas de nuevo, el nmero de leyes recopiladas posteriores a 1660 es escassimo. La Recopilacin se promulg con carcter general, quedando abolidas aquellas leyes que no fueron compiladas. La tcnica fue la de resumir en un nuevo texto las disposiciones reales que se consideraban vigentes, indicando las fuentes de procedencia, aunque estas citas no se realizan siempre con fidelidad. B) LOS COMENTARIOS: El problema de la insuficiencia de la Recopilacin deba plantearse muy22pronto, ya que este tipo de obras envejecen con rapidez a causa del derecho nuevo que se sigue promulgando y la proliferacin legislativa. Los autores intentaron resolverlo por tres vas: mediante comentarios y notas que recogieran las adiciones y concordaran o glosaran los textos. Intentando simplemente compilar en un libro distinto las disposiciones posteriores. Debido al resultado insatisfactorio de las anteriores, algunos juristas acometen la realizacin de colecciones privadas, como el Teatro de la legislacin universal de Espaa e Indias de Prez y Lpez. En el derecho Criollo se imprimen diversas colecciones como las Ordenanzas Peruanas de Ballesteros. Los comentarios y glosas a la Recopilacin se iniciaron casi inmediatamente, en 1685 el virrey del Per orden al Marqus de Risco que ilustraran las leyes recopiladas, elaborando unas Observaciones Theopolticas; de escasa calidad y que no aportan nada nuevo. El primer glosador fue el oidor Prudencio Antonio de Palacios, que redact unas Notas con fines prcticos para facilitar la aplicacin del derecho. Segn la profesora Bernal, el trabajo de Palacios consiste fundamentalmente en remisiones a la legislacin o a la literatura jurdica, as como comentarios sobre la aplicacin del derecho, a base de la prctica observada en tribunales. Se supone que fueron compuestas por su autor ms con fines particulares de aprovecharlas en el ejercicio profesional, que con el propsito de su publicacin. De las notas de Palacios hizo uso Manuel Jos de Ayala, panameo que trabajaba en Espaa en la Secretara del Despacho de Indias, en 1769 propone compilar y comentar las leyes como adiciones, exposicin y glosa, pero al prohibir el Real Decreto de 9 V 1766 las glosas y comentarios legales, ella ha de publicarse como Historia de las Leyes de Indias, tambin elaboro una coleccin sistemtica de disposiciones legales (Cdigo Indico o Celulario Indico) que fue utilizado por la junta para el Nuevo Cdigo, que junto con un Diccionario facilitaba el uso del Cdigo Indico. C) EL PROYECTO DE NUEVO CDIGO: La copiosa legislacin posterior a 1680, dej progresivamente anticuada la Recopilacin. El Cedulario Indico de Ayala sirvi de base para el requerimiento por el que en 1771 el Consejo de Indias solicit a Carlos III la adicin a la Recopilacin de los nuevos textos. El monarca en 1776 ordena que dos juristas Serrador y Anstegui, formen un Nuevo Cdigo de Leyes de Indias. Anstegui elabora un primer volumen sobre materias eclesisticas. Muerto Anstegui y desechado el cdigo de Ayala, se le presenta a Carlos IV en 1792 un Nuevo Cdigo, alguna de las leyes de este proyecto se publicaron como Reales Cdulas. En 1815 se nombra secretario de la comisin a Juan Miguel Repensa pero la difcil situacin poltica de 1820 y la supresin del Consejo de Indias arrinconan definitivamente el proyecto de un nuevo Cdigo, realizndose compilaciones por iniciativa privada como: Teatro de la legislacin universal de Espaa e Indias por orden cronolgico de sus cuerpos y decisiones no recopiladas (1971) de Prez y Lopez, Catalogo de Matraya y Ricci (1819).23LECCIN 5 MONARQUA Y CORTES EN LA EDAD MODERNAI. MONARCA Y ESTADO A) EL ESTADO MODERNO 1) Naturaleza y fines del Estado: El Estado moderno es la estructura moderna poltica que a partir del Renacimiento encarna la organizacin del poder en los pases occidentales europeos. A diferencia de la etapa medieval donde no haba existido una entidad central de la autoridad, dispersa en diferentes instancias, el Estado del s. XVI aparece como la institucin que ostenta la exclusiva legitimidad del poder pblico. Este Estado surge en la prctica cuando concurran varios factores: Administracin centralizada, sistema burocrtico, proyeccin exterior mediante una diplomacia estable, ejrcito permanente. En el plano terico se reconoce la supremaca del monarca que recibe el poder directamente de Dios o indirectamente a travs del pueblo- y rechaza cualquier superioridad ajena al encarnar l mismo la plenitud de potestad. El Estado es una creacin del monarca. Los reyes son vicarios de Dios para ejercer en el mundo su poder en la esfera temporal. No reconoce superior. Es el monarca quien est facultado para declarar la guerra y quien puede impartir justicia entre los sbditos sometidos a su autoridad. En esto estriba la soberana, siendo soberano el prncipe que despus de Dios no reconoce a nadie superior a s mismo. El fin genrico del Estado es la consecucin del bien comn, lo que significa proteger la religin y la fe, hacer cumplir el derecho y mantener la paz. La defensa de lo religioso no slo viene dada por el argumento doctrinal de que el poder y la misma existencia de la comunidad proceden de Dios, sino adems por la conviccin pragmtica de que el buen orden social depende de su adecuacin a la tica cristiana. En consecuencia, salvaguardar la ortodoxia cristiana constituye un objetivo primordial del Estado, que asegura as su propia supervivencia. Al Estado corresponde gobernar con justicia y que el derecho sea respetado, por lo que el mismo monarca jura acatar las leyes y observar el ordenamiento jurdico de los reinos. El rey debe velar por la paz de la comunidad, tanto en la defensa ante posibles ataques, como haciendo uso de sus derecho a declarar la guerra, que es as guerra justa, para exigir la reparacin de injurias o daos. A estos fines en el S. XVIII se aadir otro; la felicidad de los sbditos. 2) La razn del Estado: La unidad, el fortalecimiento y la imposicin del Estado constituyen una razn suprema, la razn de Estado, a la que se subordinan todas las dems. Aunque conculque principios morales, compromisos contrados, derechos adquiridos, etc., ella se justifica por s misma y debe informar el comportamiento del prncipe que quiera gobernar con fortuna. Tal es el mensaje poltico de Maquiavelo a principios del S. XVI. Las tesis de Maquiavelo suscitaron controversias en el pensamiento europeo. La expresin razn de Estado de Maquiavelo penetr en los tericos espaoles para simbolizar la racionalizacin de la conducta con fines polticos. El maquiavelismo como estrategia para lograr o conservar el poder a toda costa fue objeto de permanentes censuras por los pensadores de la SS. XVI, XVII y todava en el XVIII. B) EL PODER REAL Y EL ACCESO AL TRONO 1) Soberana y absolutismo: La soberana supone potestad absoluta y por consiguiente la24inexistencia de cualquier poder superior. La Escuela jurdica espaola del s. XVI, arbitr una solucin conciliadora entre el absolutismo monrquico y el propio imperio de la ley, defendiendo la necesidad de que el prncipe se sujete a ella a fin de que el poder no degenere en tirana. Las razones que justifican tal interpretacin fueron fundamentalmente dos: Pese a su supremaca, el monarca forma parte de la comunidad, por lo que la ley que rige a la repblica le vincula tambin a l. La ley es a su vez concrecin de un orden superior que tiene a Dios como punto de referencia, y el monarca s depende de ese concierto trascendente que la ley refleja. Snchez Agesta destaca la diferenciacin existente entre la potestad absoluta y la extraordinaria, que desvinculara al monarca de las leyes en casos graves y excepcionales, y la soberana propiamente dicha, que supone esa desvinculacin con carcter normal y permanente. Con el absolutismo desaparece esa potestad absoluta o extraordinaria, pues lo que antes se daba como excepcional y distinto del poder comn del rey desaparece al quedar integrado en lo que es la soberana misma. La soberana entraa la potestad de gobernar, el poder declarar la guerra o asentar la paz, la potestad legislativa, la administracin de justicia y la facultad o el privilegio de dispensar del cumplimiento de las normas. 2) La sucesin a la Corona: la Ley Slica y la Pragmtica Sancin: Hasta el s. XVIII la sucesin a la Corona se rigi por las normas del derecho castellano fijadas en las Partidas, y que en 1504 fueron reconocidas por Isabel la Catlica en su testamento. Segn ellas la corona se transmite a los descendientes legtimos del monarca difunto, prefirindose los varones a las hembras y los de mayor a menor edad. En defecto de descendientes, heredan los padres, y si stos no viven entran en juego por lnea colateral los hermanos del rey que ha fallecido. Se admite el derecho de representacin, es decir, la transmisin a los descendientes del derecho al trono del heredero que muere sin reinar, si bien no habr lugar a que tal previsin se lleve a la prctica. Ley Slica: el 105-1713, las Cortes promulgan a instancias de Felipe V una ley, la llamada Ley Slica, que deroga el anterior rgimen sucesorio. La disposicin de las Cortes, que se llam posteriormente Auto acordado por haber sido publicado en un volumen que contena este tipo de disposiciones, otorg preferencia absoluta a la rama masculina, estableciendo un minucioso sistema sobre la base de los derechos de primogenitura y representacin. Felipe V establece una serie de lneas hereditarias, encabezadas por cada uno de sus hijos y constituidas por ellos y sus descendientes, los cuales a su vez son punto de arranque de las ulteriores lneas o ramas. La Pragmtica Sancin: en 1789 las Cortes solicitaron la derogacin del Auto acordado de 1713, y el restablecimiento de la ley de Partidas, que se haba observado desde tiempo inmemorial. Carlos IV accedi, movido por el deseo de asegurarse el trono, ya que l haba nacido y educado en Npoles, mientras la ley de Felipe V estatua que los prncipes herederos deban nacer y educarse en Espaa. La Pragmtica Sancin, derogadora de la Ley Slica, no fue promulgada, y por orden de Carlos IV se guard sobre ella absoluto secreto. Habra de transcurrir medio siglo hasta su publicacin en 1830 y el ulterior alboroto de los sucesos de la Granja.II. EL PODER Y SU EJERCICIO A) LAS LIMITACIONES TERICAS: TIRANA Y DERECHO DE RESISTENCIA: Los excesos y abusos del poder por parte del rey pueden convertirlo en tirano, justificndose as el derecho de resistencia a la opresin e incluso la posibilidad de dar muerte al dspota, lo que constituye el tiranicidio. Como sucedi en otros tiempos, tirano puede ser quien se hace con el poder sin justo ttulo y logra imponerse por la fuerza. En el Estado moderno, es tirano sobre todo quien ejerce el poder abusivamente, y en consecuencia sojuzga a los sbditos. Los atropellos no consisten nicamente en actos fsicos inmoderados y vejatorios, sino primariamente en conculcar las leyes. El padre25Mariana en su De rege et regis instituione, obra considerada el catecismo espaol de la resistencia la poder. Mariana distingue dos tipos de leyes: las que corresponde a la competencia del monarca, quien puede alterarlas o revocarlas unilateralmente. Otras son fruto de la comunidad misma, no siendo as posible su mudanza sin el consentimiento de los sbditos. Si el rey vulnera stas ltimas, las leyes sancionadas por la repblica, queda convertido en tirano. Ante la opresin regia sobre la religin o esos derechos fundamentales, se puede responder de tres maneras: 1) Considera que el dspota representa el castigo divino a los pecados del pueblo, procediendo en consecuencia a la resignacin e implorar perdn a Dios. 2) Otros dicen incumplir sencillamente lo que por torpe no debe ser cumplido, y a ser posible apelar a alguna instancia, como el papa, con autoridad moral para moderar al tirano. 3) En ltimo lugar, si la opresin resulta irremediable, ciertos autores defienden la legitimidad de la rebelin e, incluso, dar muerte al tirano. sta ltima es la tesis de Mariana. La publicacin de De regis no produjo especial conmocin en la Espaa de 1599, recin llegado al trono Felipe III. Tanto por coincidir con las conclusiones que se mantuvieron por cierto sector doctrinal como porque debieron entenderse referidas principalmente a Francia donde Enrique III haba sido asesinado por un fraile. En el S. XVII fueron censurados sus escritos, mientras que en algunos acontecimientos en Inglaterra y Francia se vea la sombra de esas tesis justificadoras. B) LA OPOSICIN EN LA PRCTICA: MOVIMIENTOS POLTICOS Y SOCIALES 1) Comunidades y Germanas: El movimiento de las Comunidades de Castilla, que estall en 1520, fue resultado de muy diversas causas polticas y sociales. El agravio castellano por la prepotencia y venalidad de los personajes flamencos trados por Carlos V, lleg al extremo cuando con ocasin de la salida de Espaa del rey, fue designado regente el extranjero Adriano de Utrecht. Adems, Carlos I haba sido elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germnico (como sucesor de su abuelo Maximiliano), con lo que los intereses imperiales se antepusieron a los castellanos, exigindose a Castilla que financiara los gastos que esa poltica llevaba consigo. Toledo se erige en portavoz del descontento, rechaza como extrao el ttulo imperial y pide que si el monarca se ausenta, la regencia se organice dando a los pueblos la parte del derecho les da y les dieron los reyes pasados en semejantes casos. La oposicin toma cuerpo en las Cortes de Santiago y La Corua, y tras la partida de Carlos I se organiza la Junta Santa, compuesta por delegados de ciudades y villas, considerndose dicha asamblea representativa, defiende las pretensiones comuneras. La Junta se instala en Tordesillas, se enfrenta al cardenal Adriano y estalla la guerra. En Diciembre de 1520 la Junta es expulsada de Tordesillas por el ejrcito imperial, y en abril de 1521, los ejrcitos comuneros son derrotados en Villalar, donde son ejecutados tres de sus jefes principales: Padilla, Bravo y Maldonado. Cabe resumir las siguientes lneas principales de interpretacin: Lo sucedido fue una autntica revolucin poltica y tal vez la primera revolucin moderna (Maravall). Result prematura porque intent llegar al poder una burguesa todava dbil. Los comuneros slo pudieron formar un ejrcito de infantera, frente a la caballera de la alta nobleza. Desde un prisma social, las Comunidades agruparon a la burguesa industrial donde exista, frente a la burguesa mercantil y la nobleza, cuyos intereses eran complementarios por aprovecharse ambos del comercio de la lana. Un sector campesino aprovech para unirse y defender la liberacin de las servidumbres seoriales. Geogrficamente la revolucin comunera represent el descontento del centro castellano (Valladolid-Burgos) frente a los territorios perifricos. Polticamente las Comunidades pretendieron limitar los poderes del rey y de la aristocracia, en beneficio de las ciudades y de su representacin en Cortes. Se trata en suma de un intento de organizar el gobierno de las clases medias burguesas. La revolucin inicia desde una plataforma urbana, con motivaciones fiscales y nacionalistas, pero desemboca luego en un vasto movimiento antiseorial (Gutierrez Nieto). La alta nobleza acepta el nacionalismo comunero y la26limitacin de los poderes regios, pero rechaza el aliento antiseorial que atenta a sus intereses. En Valencia y Mallorca, las contiendas de las Germanas, o hermandades de menestrales, aparece como un movimiento contemporneo del comunero. En Valencia se lucha por una parte, entre los artesanos agermanados y las elites gremiales, luchando los artesanos por el monopolio del mercado y el proteccionismo municipal; y de otra, entre los campesinos oprimidos y la aristocracia terrateniente apoyada por los moriscos. Los agermanados reivindicaron y consiguieron un cierto poder municipal, creando posteriormente un poder paralelo (Junta de los Trece), cuya dos realizaciones concretas, la supresin de los impuestos y el bautismo forzoso de los mudjares, fueron fugaces. Tras aduearse de Valencia, los agermanats fueron derrotados por el virrey Hurtado de Mendoza, concluyendo la revuelta con una verdadera masacre humana. Las Germanas han merecido un tratamiento variable segn los tiempos. Tambin los republicanos federalistas se ocuparon de ellas, alimentndose de su espritu los movimientos cantonales surgidos en el s. XIX. Para los historiadores de la Restauracin los agermanats no fueron otra cosa que unos idealistas torpes o intiles. Parece que la relacin entre comuneros y agermanados fue inconexa y heterognea. Aunque las clases urbanas, en los dos casos, provocaron la insurreccin, los objetivos fueron distintos; ms polticos en los comuneros y ms sociales en los agermanados. 2) Las rebeliones andaluzas: Las dos rebeliones andaluzas de las Alpujarras tuvieron un carcter fundamentalmente racial y religioso. La primera se produjo en Nov 1499-Marzo de 1500 y fue consecuencia del giro de agresividad que Cisneros imprimi a la poltica religiosa con los moros, quebrando la etapa de tolerancia del arzobispo de Granada. La animosidad hacia los conversos estall en la segunda rebelin de 1568. A ella coadyuvaron factores econmicos (incremento de los impuestos sobre la seda, base de la industria morisca as como la prohibicin de la exportacin de tejidos), la acritud de la Inquisicin y, en ltima instancia, un decreto de 17-11-1566 que impuso a los moriscos el aprendizaje de la lengua castellana, prohibindoles hablar, leer o escribir en rabe, y obligndoles a abandonar su indumentaria y costumbres tradicionales en un intento de evitar que esos usos sirvieran de cobertura a prcticas cornicas. Con todo ello sobrevino la rebelin, que alcanz resonancia nacional por los intentos de conexin con los moriscos de Valencia, e incluso internacional, habida cuenta de las ayudas del Norte de frica y de la amenaza de intervencin turca, que no lleg a producirse. Dos aos despus pudo ser sofocada en 1570, y cuyo trmino fue el decreto de expulsin. 3) La insurreccin en Aragn: Durante el reinado de Felipe II, acaece el alzamiento de Aragn. Sobre un cierto resentimiento anticastellano en las clases dirigentes, el conflicto aragons tuvo dos claves principales: A) La pretensin del rey de nombrar un virrey forneo. B) Las peripecias del secretario Antonio Prez. En el primer caso, si bien los Fueros parecan exigir que el representante regio fuera natural del reino, Felipe II llev a cabo ciertas consultas que le permitieron confiar en la legalidad de la designacin de un no aragons. Tropez con el rechazo de las clases dirigentes aragonesas, recelosas de ver quebrantada la autonoma del reino, y el rechazo se convirti en hostilidad cuando se conoci el nombre del nuevo virrey: el marqus de Almenara, de la casa castellana de los Mendoza. Antonio Prez que tras su enfrentamiento con Felipe II consigue huir de la prisin en Madrid, para acogerse al derecho aragons de manifestacin e ingresar en la crcel de manifestados. Ante tal situacin, amparado el secretario por el poder legal del Justicia Mayor, y no pudiendo renunciar Felipe II a perder el control del prfugo, se recurre a declarar hereje a Antonio Prez, pudiendo as ser hecho prisionero por el tribunal de la Inquisicin, cuya jurisdiccin no tiene trabas forales. El traslado de Prez a la crcel de la Inquisicin origin un tumulto, en la que la muchedumbre atac el palacio de Almenara, invadiendo tambin la crcel de la Inquisicin y rescatando al secretario. Ante esto el ejrcito real penetr en Aragn y puso trmino al levantamiento. Prez logr huir a Francia, pero el Justicia Mayor, Juan de Lanuza, fue27decapitado. Las Cortes de Tarazona de 1592 modificaron los Fueros, concediendo al rey mayores poderes. 4) La rebelin de Catalua: En el perodo que va desde el levantamiento aragons (1590-1592) hasta el cataln en 1640, crecen las necesidades econmicas y militares de la monarqua, ponindose de manifiesto la imposibilidad de que Castilla afrontara en solitario todas las cargas. La atencin de los gobernantes se dirigi pues a las regiones perifricas, y en concreto en Catalua. Durante el reinado de Felipe IV entra en accin la poltica centralizadora de Olivares, quien en 1624 propone crear la Unin de Armas, reserva militar de 140.000 hombres, a la que Catalua debera contribuir, as como obtener en los aos siguientes una mayor aportacin financiera. Al celebrarse las Cortes de la Corona de 1626, las de Aragn y Valencia negaron las tropas pero acordaron aportar dinero. Catalua rehus cualquier tipo de colaboracin. La guerra con Francia llev al Conde-Duque a instalar al ejrcito en Catalua, lo que extrem las tensiones entre unas tropas consideradas extranjeras y la poblacin civil. La revuelta de los campesinos fue al comienzo de naturaleza antiseorial; pero la nobleza catalana supo desviar esos objetivos y sumarse a la protesta a travs de un movimiento interclasista, que apuntaba a la poltica de Madrid como la causa de todos los males. La entrada en Barcelona de medio millar de segadores (7-6-1640 festividad del Corpus Christi) dio pie a terribles incidentes, que cost la vida al virrey, Conde de Santa Coloma. Los amotinados abren el primer captulo de una guerra separatista (guerra dels segadors), que habra de durar hasta 1652. La iniciativa de un clrigo barcelons (Pau Claris), mxima autoridad del principado, Catalua intent constituirse en repblica independiente, pero la presin castellana oblig a los catalanes a requerir la proteccin de Francia, cuyo monarca se convirti en Conde de Barcelona. La sustitucin de Felipe IV por Luis XIII no resolvi el problema cataln, sino que las quejas que se hacan antes a Madrid, ahora se hacen a Pars, al verse Catalua explotada por los ejrcitos y comerciantes galos. La ayuda francesa fue escasa y ello posibilit la recuperacin de Catalua por parte de Felipe IV, quien concedi una amnista general y prometi respetar sus fueros y constituciones. 5) Disturbios de la Espaa ilustrada: El Motn de Esquilache: La principal revuelta popular del s. XVIII, desarrollada en 1766, tuvo como justificacin el rechazo a una real orden que prohiba usar capa larga, sombrero redondo y embozo, a los empleados de los servicios y oficinas palaciegas; y sobre todo a la repulsa a un bando de 10 de marzo con medidas ms generales: prohibicin de usar capa larga, sombrero chambergo o redondo, montera calada y embozo en la corte y sitios reales. La revuelta se inicia un domingo en las calles de Madrid, exigiendo los manifestantes la destitucin del ministro Esquilache, a quien se atribua esas decisiones, como por la extensin a otras ciudades espaolas. Carlos III ces al ministro, que apenas pudo sobrevivir al tumulto y pudo embarcar para Italia. En el motn de Esquilache se dieron cita mltiples factores: El descontento por la crisis econmica, el apego atvico a formas tradicionales de indumentaria. la reaccin ante ese y otros ministros, extranjeros de estirpe e inquietudes, la repulsa en provincias hacia los excesos del poder municipal, la oposicin de los estamentos sociales privilegiados. C) LOS GRUPOS POLTICOS Y SUS INTERESES: S. XVI y XVII (Austrias): En la Espaa de Carlos V la lucha poltica se plante en principio entre el grupo flamenco y sus protegidos, por un lado, y los espaoles que lograron encumbrarse, por el otro. Apartados los flamencos, las pugnas fueron entre los propios sectores espaoles. La secuela de la guerra de las Comunidades, los desajustes financieros, la presencia de los flamencos y el afianzamiento de la Inquisicin, desencadenaron un sentimiento de malestar poltico. En diversas Cortes castellanas, se da una corriente de oposicin a la poltica econmica, mientras la ortodoxia religiosa era amenazada desde dentro con la penetracin de las corrientes erasmistas. En el reinado de Felipe II se enfrentan dos grupos28polticos, liderados por el Duque de Alba y por el Prncipe de Eboli. Ambos tratan de acaparar el favor regio y de colocar a los suyos en los cargos de la administracin. Los de Alba son belicistas, mientras los de Eboli, que a su muerte suceder Antonio Prez, optan por soluciones pacficas y negociadas. En la Espaa del XVII la lucha por el poder es por convertirse en privado o valido del rey de turno. Pero la pugna por el poder una vez logrado, se traduce en la estrategia de defenderlo ante los sectores que lo ambicionan. Es por lo que el Duque de Olivares dispuso un cortejo de confidentes y espas, que acechan incluso a la cmara regia. Con Carlos II, D. Juan Jos de Austria se enfrenta con el valido Nithard, quien a su privilegiada situacin sumaba la influencia adicional propia de los confesores de los reyes. Aqu ya no hay luchas nobiliarias. Juan Jos de Austria se presenta de una parte como lder del pueblo, de otra como representante de la Catalua postergada. Parte desde Catalua hacia Madrid y representa el primer intento de apoderarse de la nacin desde la periferia. Aboca a que se utilice la manifestacin popular como medio de presin poltica, pues efectivamente la reina madre, Mariana de Austria, destituye a Nithard debido a la pura necesidad y la violencia en aras de salvaguardar la quietud pblica. S. XVIII (Borbones): En la etapa de Felipe V la confrontacin poltica se plantea entre el sector francs, obediente a Luis XIV y dirigido por el embajador francs, y el otro encabezado por la princesa de los Ursinos, que pretende organizar el gobierno sobre una base autnoma. Al consolidarse el sistema surgir la opcin de la poltica internacional como factor diferencial de los partidos de la Corte, lo que convierte a los embajadores respectivos en agentes y tutores de las corrientes afines. Con Fernando VI, la lucha de poder se centra en la que protagonizan dos ministros: Ensenada y Carvajal. Ensenada controla Guerra, Marina-Indias y Hacienda, Carvajal dirige el ministerio de Estado (Asuntos Exteriores), lo que en la prctica comporta un cierto equilibrio. Al morir Carvajal triunfan los anglfilos en la lucha por el puesto vacante, lo que ocasiona la cada de Ensenada, pese a lo cual y gracias a los amigos colocados en la administracin, representa una fuerza poderosa. Carlos III facilit en la primera parte de su reinado la formacin de un ncleo italiano, alrededor de los ministros Grimaldi y Esquilache. Durante la dcada 1766-1776 la lucha poltica se centra entre los golillas o togados y el partido aragons. El triunfo de los primeros convierte a Floridablanca en la figura central del Estado, mientras el lder de los segundos, Aranda, diriga la oposicin desde la embajada espaola en Pars. Carlos IV, durante la etapa del monarca la revolucin francesa fue un condicionante a la hora de la alineacin poltica. La manifiesta hostilidad de Floridablanca contrast con la postura ms dialogante de Aranda. Aqul fue cesado por Carlos IV y el Conde de Aranda, y con l el Partido aragons, alcanza el poder en 1792, aunque poco despus los reyes entregan su confianza al ltimo valido cortesano, Manuel Godoy. D) PODER REAL Y EL PODER SEORIAL: Cabra suponer que la consolidacin del Estado absoluto llev consigo el trmino y fin del poder seorial que durante la Edad Media se haba alzado frente al de los reyes. Tal interpretacin peca de elemental. La ms compleja realidad muestra la supervivencia de los seoros y plantea el problema de las relaciones entre el poder real y el seorial, cuyo mantenimiento pudo llegar a cuestionar la existencia misma de un Estado propiamente absoluto. En los dos siglos de la monarqua de los Austrias, persisti por motivos fiscales al proceso desintegrador del realengo. Las prcticas enajenatorias eran un alivio al agobio econmico de los reyes y las protestas de las Cortes eran contestadas alegando la necesidad del sustentamiento del Estado. Adems los monarcas obtuvieron permiso de los papas para vender pueblos pertenecientes a las rdenes Militares y a la Iglesia, a cambio de una indemnizacin mediante juros. Ello dio origen a nuevos seoros. Al iniciarse el s. XVII, 2/3 de las villas castellanas eran de seoro eclesistico o secular. El poder de los seores fue especialmente fuerte en Aragn y Valencia. En el s. XVIII se produjo el ocaso del rgimen seorial. Salvo contadas excepciones no se crearon ms seoros, inicindose la poltica de reducir los existentes a travs29de una Junta de Incorporacin (1707-1717), creada por Felipe V para rescatar las rentas y propiedades de la Corona. Con Carlos III se plante el problema de la reversin de los seoros, y durante un lustro el Consejo de Castilla instruy el oportuno expediente. La nica providencia tajante fue incorporar a la Corona las jurisdicciones de las mitras y otras dignidades eclesisticas. Si el rgimen seorial persisti bajo la monarqua del Antiguo Rgimen, cmo se concili el poder de los seores con el absolutismo del Estado Moderno?. Esta pregunta ha sido histricamente contestada de tres formas distintas: La pujanza del poder seorial imposibilit la existencia del Estado propiamente dicho. La consolidacin de la monarqua absoluta no fue incompatible con el auge del poder nobiliario, sino perfectamente congruente con l. Lo que hizo fue garantizar polticamente la hegemona social y econmica de la nobleza. Persiste as en la Edad Moderna un rgimen feudal y la monarqua se ali con l, resultando en consecuencia una especie de feudalismo centralizado. Existi un Estado absoluto, sin que la perduracin de los seoros desvirtuara su naturaleza. Maravall valor el absolutismo monrquico de los Austrias como una especie de absolutismo oligrquico, al compartir la Iglesia y la aristocracia el poder poltico. Toms y Valiente habla de un Estado seorial que fue a la vez seorial y absolutista. El Estado existe no tanto en razn de la menor o mayor fortaleza de otros poderes fcticos (seorial, etc.), sino por ostentar un poder de naturaleza distinta y rango supremo, la soberana, aunque su ejercicio se vea mediatizado por la presin e intereses de aquellos. E) LA DELEGACIN DEL PODER REGIO: PRIVADOS Y VALIDOS: Que el monarca conceda a determinadas personas cierta confianza y delegue en ellas parte del poder, fue un fenmeno ya advertido en la Edad Media. En esos periodos aparece como realidad espordica y coyuntural y cobra en el s. XVII perfiles institucionales. Felipe III, Felipe IV y Carlos II gobiernan sucesivamente a travs de un personaje o valido y ms tarde como una especie de primer ministro. Para Toms y Valiente, dos notas caracterizan y condicional la existencia del valido: su amistad ntima con el monarca y la intervencin directa en el gobierno de la monarqua. Con Felipe III, los duques de Lerma y Uceda gozaron de la confianza regia y se aplicaron a los asuntos de gobierno. A diferencia de Felipe II, receloso y que haba repartido el poder entre muchos a fin de que nadie lo asumiera en demasa, su hijo abandon las riendas del Estado en el Duque de Lerma, quien durante dos dcadas gobern en solitario. Lerma pierde el favor real en 1618, y pierde el valimiento que pasa a su hijo el Duque de Uceda, que cae con la muerte de Felipe III. Con Felipe IV, Baltasar de Ziga se hace cargo del Estado. La confianza no es total, por los escrpulos de Felipe IV de abandonarse enteramente al favorito, como por la interposicin de Olivares. Desde 1622 gobierna Olivares, coincidiendo con la persecucin de los antiguos gobernantes. Las dificultades de la poltica europea, la de la espaola, y la crtica interna, hicieron dimitir a Olivares, convirtindose Luis de Haro en nuevo valido. Haro desempeo el valido hasta su muerte en 1661, a partir de entonces Felipe IV gobern slo. Durante la minora de edad de Carlos II, un jesuita extranjero, Nithard, obtiene el favor de la reina madre y se convierte en valido. ste perdi la privanza que pasar a Fernando de Valenzuela. La cada de ste en 1677 extingui la serie de los validos. En opinin de la mayora de los tratadistas el valido es una institucin necesaria o tolerable. El valimiento anticipa histricamente una realidad ulterior de las monarquas constitucionales. El principio de que el rey reina pero no gobierna.III. LAS CORTES A) LAS CORTES BAJO LOS AUSTRIAS CASTILLA, ARAGN Y NAVARRA. CONGRESOS DE CIUDADES EN INDIAS: El despertar del absolutismo coincidi en Europa con un declive de las asambleas30representativas. Cortes de Castilla: Una de las funciones primordiales de las Cortes fue la concesin de ayudas econmicas y tributos demandados por el rey. Por ste motivo tuvo lugar la gran quiebra institucional de la asamblea castellana, al negarse en 1538 los nobles de las Cortes de Toledo a conceder la sisa en los impuestos sobre el consumo. Desde entonces los nobles y los eclesisticos abandonaron la cmara parlamentaria, que contar slo con los representantes de las ciudades. Slo 18 ciudades privilegiadas disfrutaron en principio de voto en Cortes. La representacin fue desproporcionada a favor de la zona central y en detrimento de la periferia. Amplias zonas cantbricas carecieron de voto; Extremadura hubo de ser oda a travs de Salamanca y Galicia a travs de Zamora. Tras una tnica preliminar de desinters al iniciarse el S. XVII ciertas ciudades hacen lo posible por incorporarse. Los componentes de las Cortes de Castilla (dos por ciudad) conformaron un nmero reducido en la Cmara; dbil en poder, y sin el aliento poltico de representar al pueblo. Las Cortes de Castilla no dejaron de enfrentarse en ocasiones a exigencias inmoderadas de los monarcas, y salieron en defensa del bien comn. Con Carlos II la Corona juzg innecesario mantener lo que era una mera tramoya institucional, solicit directamente a los cabildos la prrroga de los servicios y no convoc las Cortes. Ces as de reunirse la asamblea, que durante los s. XVI y XVII, haban dejado de ser presididas por el rey, asumiendo sus funciones el presidente del Consejo de Castilla. Corona de Aragn: Las Cortes de Aragn conservaron por lo general la presencia de la nobleza y el clero, y fueron asambleas ms nutridas debido a que contaba con la representacin de muchas pequeas ciudades. Por estas razones y por su propia mecnica institucional, a la hora de exigir la reparacin de agravios y votar los servicios, resultaron menos manejables para el absolutismo regio, e incluso en ocasiones opusieron frontal resistencia a los designios de los monarcas. Desde la protesta de las Cortes a fines del s. XV ante la introduccin de la Inquisicin (Tarazona 1484) a la pugna de las Cortes catalanas con Felipe IV, se percibe una lnea de autonoma, insumisin y fortaleza. Y ello a pesar de que en otras Cortes aragonesas, las de Tarazona de 1592, tras ser acallada la rebelin que tuvo entonces lugar, fue suprimida en trminos generales la tradicional exigencia de unanimidad de cada brazo para que los cuatro pudieran adoptar acuerdos, sustituyndola por una simple mayora ms cmoda para los reyes. Las asambleas de la Corona se reunieron de dos formas: o bien por separado las de Aragn, Catalua y Valencia o en convocatoria general a la que concurran los tres parlamentos, aunque formalmente los procuradores se agruparan en razn del territorio de procedencia. Navarra: La anexin de Navarra en 1512 supuso que Navarra quedara sin rey propio, pero fortaleci la entidad de las Cortes. Las asambleas navarras estuvieron compuesta por tres brazos: el eclesistico, el nobiliario y el popular. En nombre del rey, el virrey convoca a la cmara y disfruta de plenos poderes para reparar toda clase de agravios. El centralismo del XVIII ahog su autonoma y vigor, debiendo conformarse a menudo la asamblea con alegar ante el rey sus derechos y protestar, mediante memoriales y representaciones, del absolutismo ministerial. Los Congresos de Ciudades de Indias: En las Indias no hubo Cortes ni sus habitantes estuvieron representados en las de Castilla. Si existieron en los primeros aos del XVI, diversas juntas de ciudades, a la que acuda las ms importantes de cada regin para analizar problemas de inters comn. B) LAS CORTES EN EL S. XVIII: Al suprimir los Decretos de Nueva Planta la organizacin jurdico pblica de la Corona de Aragn, las Cortes de Catalua, Aragn y Valencia quedaron extinguidas, y sus procuradores quedaron incorporados a las de Castilla, permaneciendo al margen la de31Navarra. Las nuevas Cortes slo se congregaron cinco veces en toda la centuria. Durante el reinado de Felipe V tres veces, una con Carlos III y otra con Carlos IV teniendo todas lugar en Madrid. En la primera 1709-, concurrieron los representantes castellanos, junto a los de Valencia y Aragn. En estas Cortes qued de manifiesto que no se trataba de unas Cortes mixtas ni de carcter integrador, sino de las Cortes de Castilla con la incorporacin de algunos procuradores de la periferia rebelde y vencida. Las Cortes no plantean reparacin de agravios y su competencia se limita a las cuestiones relativas a la designacin del monarca y a una concesin de servicios que tambin puede obtenerse al margen de ellas. Se trata de concesiones de carcter meramente formal, pues la sumisin al poder es absoluta. La Novsima Recopilacin 1805 ni siquiera recoge preceptos sobre las Cortes contenidas en la Nueva Recopilacin de 1567. C) LA DIPUTACIN DE CORTES: LAS NUEVAS DIPUTACIONES: En las Cortes de la Corona de Aragn persistieron las Diputaciones sobre la base de la Baja Edad Media. Nuevas fueron las Diputaciones de las Cortes de Castilla y Navarra aparecidas a principios del S.XVI. 1. Castilla: La Diputacin de Castilla nace en 1525 y su historia atraviesa tres etapas: 1) Durante el s. XVI, en que el organismo administra las rentas procedentes del encabezamiento de tercias y alcabalas. 2) A lo largo del XVII, en que a esas funciones hay que sumar la gestin del servicios de millones. 3) Desde 1694, la Diputacin queda absorbida por la entidad especfica Cmara de Millones- encargadas de tales cuestiones en el Consejo de Hacienda. Tomas y Valiente seala los siguientes rasgos de la institucin: No slo se ci a temas fiscales, sino que sus componentes actuaron con codicia y en provecho partidista de unos pocos. Careci de libertad respecto a las Cortes, adoptando un aire rutinario y puramente ejecutor. Fue objeto de control de del Consejo Real y por tanto de los monarcas. No fue tcnicamente eficiente por lo que perdi la oportunidad de consolidarse como institucin fiscal, naufragando ante otros ms expertos organismos que dirigieron el rumbo de la hacienda castellana. 2. Navarra: La Diputacin de Navarra surge en 1576 compuesta por cinco miembros que luego se convertirn en siete. Con obligacin de residencia en Pamplona, esos diputados eran elegidos por cada uno de los tres brazos entre sus propios componentes. La presidencia no aparece vinculada a ninguna persona a cargo en especial, sino recae en el diputado de mayor rango. Secretario de la Diputacin es el mismo que el de las Cortes. Competencias de la Diputacin de Navarra: Defensa del derecho. La Diputacin vela por la integridad del ordenamiento jurdico navarro y solicita al monarca la reparacin de los agravios, cuya formalizacin alcanza el rango de ley de Cortes. Las Cortes de Sangesa 1561 establecieron el derecho de sobrecarta que implicaba un obligado control del Consejo Real, sin el cual ellas seran obedecidas pero no cumplidas. En el S. XVII surge el pase foral o autorizacin previa por parte de la Diputacin de las disposiciones reales antes de que el Consejo las sobrecarte. Cuestiones econmicas. Acta bsicamente en la recaudacin y reparto de impuesto y servicios, pero interviene tambin en otras cuestiones econmicas como el apeo, o exaccin de tributos, rgimen aduanero, acuacin de moneda, etc. Defensa militar, relaciones exteriores y educacin. En los problemas relativos a la guerra y reclutamiento del ejrcito. Adquiere protagonismo en las relaciones exteriores. Auspicia los centros docentes del reino y defiende los derechos de los colegiales en las Universidades de Castilla.32LECCIN 6 CONSEJEROS DEL REY Y PRCTICA CONSULTIVAI. CARACTERES GENERALES: EL OFICIO PBLICO A) OFICIO PBLICO Y BUROCRACIA: Durante la Edad Moderna asistimos a una consolidacin de la figura del oficial que cada vez ms va perfilndose como un experto, formado especficamente para el desempeo de su labor y, a la vez, al recrudecimiento de una prctica que ya se haba iniciado en pocas anteriores: la venta de oficios. En funcin de esta venta, Toms y Valiente distingue 3 tipos de oficios: Oficios de poder: Aunque no eran los mejor remunerados, eran los ms apetecibles por el control y poder que suponan (regidor, alguacil, alfrez, etc.), y en los que se generaliz que los oficiales renunciasen como forma de transmitir el oficio a otros. A finales del s. XVI era la propia Monarqua la que venda los oficios de regidor. Oficios de pluma: desempeados por secretarios y escribanos en los distintos rdenes. Oficios de dinero, caracterizados por el manejo de cantidades del Estado o de los particulares (contadores, depositarios, receptores, etc.), oficios en muchas ocasiones dependientes de la propia Hacienda. Eran oficios apetecibles dado que conllevaban la recepcin de tasas o porcentajes de rentas. La venta de oficios es un fenmeno especfico de la Edad Moderna, sobre todo en Castilla. El clero y la nobleza iniciaron la prctica de acaparar los oficios pblicos, procediendo con posterioridad a venderlos. En el caso de oficios municipales, las ventas permitieron acceder a los mismos a la baja nobleza y al patriciado urbano. Tambin la Corona empez a utilizar este sistema que convirti el oficio de una merced en una renta importante para la Hacienda real durante los s. XVII y XVIII, llegando a extenderlo a las Indias. Asistimos a la privatizacin de los oficios pblicos, no regulada en las leyes. Existieron oficios que, al implicar a la jurisdiccin real, no se vendieron: los jurisdiccionales (corregidor, oidor, consejeros), por implicar a la jurisdiccin real, estos eran los oficios ms importantes. A fines del s. XVII la monarqua inici una poltica de recuperacin de oficios, devolviendo al ltimo propietario de un oficio el precio inicial pagado a la Hacienda. B) EL CONTROL DE LA GESTIN: PESQUISAS, VISITAS Y JUICIO DE RESIDENCIA: Dada la prctica de venta de oficios va a ser esencial el desarrollo de los mecanismos de control del oficio pblico, que son: Si se producen durante el desempeo del cargo: Pesquisas: Un juez o una comisin investigan a oficiales sobre un asunto concreto relacionado con la jurisdiccin criminal. Estaba limitada a las denuncias de particulares. Visitas: Es la forma de control ms utilizada. Empleada para fiscalizar tanto oficiales como organismos enteros. Servan para depurar responsabilidades civiles y administrativas. Se atribuan al juez visitador plenos poderes. Hubo distintas clases: a) ordinarias o peridicas y b) extraordinarias o especiales, que se llevaban a cabo ante irregularidades o denuncias de abuso de autoridad, malversaciones de caudales, abandono del oficio o desobediencia al rey. La confirmacin de los cargos tras la correspondiente sentencia, poda suponer el despido, el destierro e incluso la muerte. Si el control se produce una vez finalizado el desempeo del cargo: El juicio de residencia. Todos los mecanismos de control fueron trasladados a las Indias, dado que en ellas la autoridad se vea disminuida por la lejana. Para ello fue preciso activar los mismos mecanismos que ya existan en la Pennsula. As, la pesquisa, se presenta sumamente eficaz en Indias, donde un juez especial era nombrado por el virrey o gobernador. Tambin hubo visitas como la girada al Consejo de Indias por Juan de Ovando entre 1566 y 1571, encargada de averiguar las causas del fracaso de la actuacin del33Consejo de Indias.II. LA ADMINISTRACIN CENTRAL A) S. XVI y XVII: EL RGIMEN DE CONSEJOS: La Administracin en la Edad Moderna se estructura en base al concepto de soberana creado en el Estado Moderno. La idea de que slo el prncipe es soberano le permite transformar los rganos administrativos a su voluntad. Los Consejos se configuran para posibilitar que el monarca pudiera entender de todos los aspectos de la vida poltica y jurdica. Partiendo de los Consejos Reales de Castilla, Aragn y Navarra, se irn desgajando de ellos otros Consejos a medida que se va complicando la administracin. En las Cortes de Toledo de 1480 fue reorganizada la Administracin que se dividi en: Poltica exterior: sobre la que nacer el Consejo de Estado. La Justicia: que quedar vinculada al Consejo de Castilla. Las materias aragonesas: especficas del Consejo de Aragn. La Hacienda: de la que se ocupar el Consejo de Hacienda. Los Consejos fueron rganos consultivos. Algunos asumen funciones judiciales, legislativas o administrativas, variando su actuacin segn participase o no el rey en las deliberaciones. Se informa al rey ausente de la deliberacin a travs de una consulta, sobre la que decida el rey en el decreto marginal. Este sistema tambin reciba el nombre de rgimen polisinodial. La organizacin de todos los Consejos era similar. Su sede se encuentra en la Corte, aunque suelen tener poder sobre otros territorios o sobre la totalidad de ellos. Dependen directamente del rey. Al frente del mismo haba un gobernador o presidente, salvo en los Consejos de Estado y de Guerra, en los que el presidente era el propio rey. Los Consejos estaban integrados por consejeros togados (letrados) y consejeros de capa y espada (nobles). Los togados fueron desplazando a los de capa y espada. El nmero de consejeros era variable, formando parte del Consejo uno o varios fiscales que informaban al Consejo de los asuntos de que deba ocuparse, as como una serie de oficiales inferiores como escribanos, relatores, tesoreros, porteros, alguaciles, etc. 1) Consejos con competencia sobre toda la Monarqua: a) Consejo de Estado: Actuaba independientemente de los dems y por encima de todos los Consejos, dado que su misin era asesorar al monarca en cuestiones de Estado o asuntos graves tales como: entender de la paz y la guerra, las conquistas, los casamientos de reyes y prncipes, la correspondencia con los embajadores y entender de todos los asuntos graves. Fue un rgano meramente consultivo y sin competencias judiciales. Los presida el rey y estaba compuesto por un nmero indeterminado de consejeros. El sistema normal de funcionamiento era mediante consultas solo conocidas por el Rey. b) Consejo de Guerra: Deriva del Consejo de Estado, crendose en 1586, al introducirse la prctica de que expertos militares formasen parte de las reuniones que afectaban a temas militares, de ah que tambin estuviera presidido por el rey. Su competencia se centra en el tratamiento de aspectos materiales de la guerra y su ejecucin tales como construcciones de galeras, las armas, las fronteras etc. Tuvo facultades jurisdiccionales al ser competente para juzgar a todos los que se encontraban bajo el fuero militar, entender del contrabando y de las presas martimas en tiempos de guerra. Estuvo formado por seis consejeros expertos en temas de defensa. Tena dos secretaras: una dedicada a los asuntos de la mar y otra a los de la tierra. c) Consejo de la Inquisicin: Actuaba como tribunal de ltima instancia de las sentencias de los tribunales inquisitoriales, mxima autoridad en materias de fe. Estaba sometido a la jurisdiccin del Inquisidor general que lo presida y era el encargado de proveer las plazas de los tribunales provinciales. Estaba formado, por cinco consejeros con carcter de juristas, un fiscal y dos asesores.342) Consejos de Gobierno de los diversos territorios a) Consejo Real de Castilla: Recibi una nueva planta con los Reyes Catlicos en las Cortes de Toledo de 1480 en las que se delimitaba su composicin. Su Presidente era la primera figura de la monarqua despus del rey y presida tambin los Consejos de Cmara y rdenes, y las Cortes de Castilla cuando eran convocadas. Sus consejeros formaron parte de otros consejos y gozaron de gran importancia. Las competencias de este Consejo eran, consultivas, gubernativas, judiciales (era el supremo rgano judicial), e incluso legislativas. Su competencia territorial se extenda al reino de Castilla, trasmitiendo rdenes a las dems autoridades, a las que controlaba. Estaba dividido en cuatro Salas: una de gobierno y tres de justicia. El Consejo tambin actu en forma plenaria en la llamada Consulta de los viernes, donde se trataban las cuestiones ms importantes con el rey, sobre todo los asuntos que precisaban de una ley o la derogacin de una ley existente. La llamada Sala Quinta del Consejo tena competencia en la Corte y cinco leguas a la redonda. Tena un carcter especial al no estar formada por consejeros sino por seis u ocho alcaldes. b) Consejo de Indias: Del Consejo de Castilla surgir en 1523 el Consejo de Indias, cuando las materias americanas alcancen tal volumen que sea imposible su tratamiento y precisen cierta especializacin. Hasta 1524 no se designa Presidente. Sus miembros, juristas mayoritariamente, procedan de otros Consejos. Estaba compuesto de cuatro consejeros, dos secretarios, un promotor fiscal, un relator, un oficial de cuentas y un portero. Fue objeto de una primera regulacin que regularon el procedimiento de actuacin: horarios, reuniones, protocolo, etc. Estas Ordenanzas establecen que sus funciones son el gobierno, la justicia, la hacienda real de las Colonias y la guerra. El Consejo estaba dividido en tres salas; dos de gobierno y una de justicia, y sus competencias eran las mismas que las del Consejo de Castilla pero para las Indias, regulando tambin el comercio, la navegacin y el trnsito hacia las Indias. A fines del s. XVI se cre en el Consejo, la Junta de Guerra de Indias encargada de todos los asuntos de la defensa. c) Consejo de Aragn: Se institucionaliz en el reinado de Fernando el Catlico (1494), sobre la tradicin del Consejo Real aragons. Fue el equivalente en Aragn al Consejo de Castilla, aunque menos importante. Su competencia territorial y material se extendi a todos los asuntos de la Corona de Aragn -gobierno, hacienda, oficios y gracia-, actuando tambin como tribunal supremo para Valencia, Mallorca y Cerdea. A travs del Consejo, el rey transmita las rdenes a la Corona de Aragn y a sus oficiales. Su competencia territorial se ampli al incorporarse Npoles, Miln y otros territorios italianos hasta que se crea un consejo especfico, excepto Cerdea, que continu en el Consejo de Aragn. Estaba formado por un Presidente, el vicecanciller de la Corona de Aragn, y cinco regentes de la Cancillera, adems de dos miembros por cada uno de los territorios de la Corona de Aragn (Aragn, Catalua y Valencia), un tesorero general, el protonotario, un fiscal, un teniente de protonotarios y cuatro secretarios. d) Consejo de Italia: Se estableci en 1555, aunque no empez a funcionar hasta 1559, cuando Felipe II le dio una planta y organizacin idntica a la del Consejo de Aragn. Su competencia se extenda a todos los negocios de Sicilia, Npoles y Miln (Cerdea continu siendo competencia del Consejo de Aragn), excepto los de alta justicia (apelaciones o casos expresamente reservados). Sus miembros, llamados tambin regentes, fueron seis y deban pertenecer dos a cada uno de los territorios (Sicilia, Npoles y Miln) y uno al Consejo de Aragn, siendo los otros dos tambin espaoles. Lo presida un miembro de la alta nobleza o dignatario de la Iglesia. e) Consejo de Flandes: Se cre en 1588 por Felipe II en Madrid para organizar y administrar los asuntos de ese territorio. A su muerte se traslad a Flandes tras la cesin de los territorios al archiduque Alberto y a la Infanta Isabel Clara Eugenia, para su gobierno. Estaba formado por dos35consejeros uno por los Pases Bajos y otro por el Franco Condado. f) Consejo de Portugal: Se cre en Cortes de Tomar de 1582. Formado por un Presidente, cuatro consejeros y dos secretarios. Sus competencias eran distintas a las de otros Consejos, pues adems de entender de los aspectos polticos, administrativos y judiciales en el territorio, era competente en la ejecucin de los asuntos de guerra en coordinacin con los Consejos de Estado y Guerra. 3) Otros Consejos a) El Consejo Real de Navarra: El Consejo Real de Navarra tena su sede en Pamplona y era el competente para conocer de los asuntos de Navarra, adems de ser tribunal supremo de justicia, entendiendo incluso en las apelaciones en segunda y tercera instancia, no estando en los supuestos judiciales subordinado al rey. Asesoraba al Virrey en el gobierno del reino y tena facultades legislativas al poder dar autos acordados, pero siempre de acuerdo con el Virrey. No fue competente para conceder mercedes, hacer nombramientos, ni en cuestiones de Patronato Real, que eran competencias reservadas al Consejo de Cmara de Castilla. Estaba formado por el presidente y seis consejeros, junto con el personal auxiliar. b) Los Consejos de Cmara: Consejo de Cmara de Castilla. Del Consejo de Castilla deriva el Consejo de Cmara de Castilla, encargado de aquellos asuntos que atiende el rey directamente tales como mercedes, indultos, Real Patronato eclesistico, nombramiento de oficiales, etc. que el rey prefera resolver con personas de su confianza. El rey se reuna con un grupo reducido de consejeros que trataban con l en su Cmara. Lo reorganiz Felipe II en 1588, estando reglamentado por unas Ordenanzas especiales que delimitaban sus competencias, que con carcter general, se extendan a todo lo no regulado jurdicamente y que era: el Patronato Real de las Iglesias en Castilla, Navarra y Canarias, y la provisin y nombramiento de plazas de Consejos, Cancilleras y Audiencias. Estaba formado por el Presidente del Consejo de Castilla y tres o cuatro consejeros, y estaba dividido en tres Secretaras: la Secretara de Gracia, la de Plazas de justicia y la de Patronato Real. Consejo de Cmara de Indias. A su vez, del Consejo de Indias, se desgajar el Consejo de Cmara de Indias, creado en 1600. Su finalidad era idntica a la del Consejo de Cmara de Castilla, es decir, proponer al rey los nombramientos de los cargos y oficios de Indias y despachar todo lo relacionado con gracias y privilegios reales. c) Los Consejos de administracin preferentemente castellana: Hubo tres Consejos que actuaban bsicamente en Castilla y cuya competencia se estableca en orden a la materia: el Consejo de rdenes, el de Cruzada y el de Hacienda. Consejo de rdenes: Se cre en 1499 por los Reyes Catlicos para la administracin de los maestrazgos de las rdenes militares de Santiago, Calatrava y Alcntara tras su incorporacin a la Corona, y, tiempo despus, Montesa (Aragn). Su actuacin esencial fue intervenir en asuntos de gracia y patronato y en las concesiones de hbitos. Formada por un presidente, que actuaba de forma esencial, y cuatro consejeros que eran caballeros de las rdenes militares, se divida en dos Salas: una de Gobierno y una de Justicia. Jurisdiccionalmente intervena en las causas eclesisticas relacionadas con el Patronato. Consejo de Cruzada: Creado en 1534 para administrar y recaudar las llamadas tres gracias: la bula de cruzada, el subsidio y el excusado. La bula de cruzada eran las gracias espirituales concedidas por el Papa a los que con su persona o aportaciones contribuan a la lucha contra el infiel. El subsidio fue una contribucin permanente que realizaban las dicesis y el excusado era un impuesto pagado por la Iglesia a la Hacienda consistente en el diezmo de la primera casa dezmera de cada parroquia. Tena jurisdiccin especial, exclusiva y suprema en todos los temas relacionados con la bula, estando formada por un presidente (Comisario General de la Cruzada, perteneciente a la36alta Iglesia) y cuatro o cinco consejeros de los Consejos de Castilla e Indias. Consejo de Hacienda: Fue creado en 1523 slo para la Corona de Castilla, sustituyendo a las dos Contaduras Mayores (Hacienda y Cuentas), centralizando toda la materia. Fue objeto de muchas reformas. Tuvo funciones judiciales al entender de los litigios de operaciones de la Tesorera general y de los litigios del propio Consejo. Haba tres tribunales vinculados al Consejo: el Tribunal de oidores, en el que cinco o seis oidores se encargaban de los pleitos sobre rentas, derechos fiscales y fraudes; la Contadura Mayor de Cuentas; y el Tribunal de Millones, formado por cuatro consejeros y cuatro procuradores de Cortes. B) LOS SECRETARIOS DEL REY 1) Los Secretarios de Estado: Con la llegada de Carlos V a Espaa en 1517, el proceso de especializacin de los Secretarios, iniciado en el reinado de los Reyes Catlicos, se detiene al quedar la direccin de la Secretara y del resto de los secretarios en manos del gran canciller de los Pases Bajos, Juan de Sauvage, que extender su competencia a todos los dominios del rey. A su muerte, el cargo recaer en Gatinara, siendo quien ms presion para la creacin del Consejo de Estado. En 1530 la Gran Cancillera se suprime al morir Gatinara. Cada Consejo tena un secretario, pero destaca el Secretario del Consejo de Estado, dado que este Consejo no tena presidente al serlo el rey. Su papel comenz a resaltar cuando Carlos V dej de asistir al Consejo de Estado. Entonces, el Secretario de Estado se convirti en la figura puente entre el rey y el Consejo. Era el que transmita al Consejo los temas que el rey quera que se debatieran y al final de las deliberaciones informaba al rey. El Secretario de Estado pas as a ser la persona de la mxima confianza del rey, estando al frente del Consejo de Estado. Su influencia fue muy importante. La actividad del Secretario tena tres facetas: La consulta verbal, o despacho a boca con el rey. El despacho verbal del Secretario con el rey, pero haciendo el acuerdo por escrito. El despacho escrito, enviando el Secretario las consultas y recibindolas resueltas por el monarca. El propio Felipe II regular y ordenar el cargo en 1567 iniciando una separacin de competencias al dividir la Secretara de Estado en dos: 1) la Secretara de Estado para los asuntos del Norte y 2) la Secretara de Estado para los asuntos de Italia. El Secretario de Estado despachaba con el monarca y tambin estaba al frente de la direccin del Consejo de Estado. Al llegar al reinado de Felipe III, el despacho directo con el rey quedar reservado al valido, que ser en ocasiones la nica persona que puede acceder al monarca. 2) Los secretarios privados y el Secretario del Despacho Universal: Junto a las Secretaras de Estado se encontraban las Secretaras privadas, configuradas como secretaras personales del rey y como tales encargadas de la correspondencia del monarca, aunque llegaran a reunir otras competencias importantes. Su influencia y mbito de actuacin dependieron de la preponderancia del Secretario de Estado, pues en los momentos en los que esta figura retrocede, veremos resurgir un secretario privado que consolida su actuacin cerca del rey. En el reinado de Felipe II estos secretarios tienen jurisdiccin universal, mandando a los dems secretarios, pero no puede establecerse entre ellos una relacin de jerarqua. Se encontraban al servicio directo del monarca, existiendo tambin secretarios inferiores y honorficos. Su nmero aument debido a la complejidad del aparato administrativo. Otra peculiaridad del oficio en esta etapa es que se transmite dentro de la misma familia, existiendo linajes de Secretarios. Los secretarios privados eran entidades interpuestas entre el rey y los Consejos, actuando ante los mismos como su portavoz. Por ello podan emitir rdenes a los Secretarios de los Consejos e incluso llegaron a asistir a las sesiones de algunos de ellos. Al llegar al s. XVII, el despacho directo con el rey quedara reservado a los validos. De ah que el Secretario de Estado viera reducida su labor a la de ser secretario del Consejo de Estado, ya que al gozar los validos de la especial confianza real, sern37stos los que realmente controlen y dirijan al Consejo de Estado, desapareciendo tambin de la escena el secretario privado. Secretario del Despacho Universal: Al pertenecer el valido al estamento nobiliario, el despacho de los papeles se dej a una tercera persona, el Secretario de Despacho Universal, un tipo de secretario privado que se encargaba de que el valido no tuviera que ocuparse de la tarea de redactar los documentos, pero que no posea el carcter de confianza real que disfrutaron aqullos. El puesto fue creado por Felipe IV cuando intent gobernar solo y precis de alguien que le llevara los papeles. Con frecuencia, los titulares de la Secretara del Despacho Universal ocuparon una de las Secretaras de Estado, fundamentalmente la de Italia. Poco a poco, la figura tender a consolidarse. Se encargaron de centralizar toda la documentacin procedente de los Consejos. Gracias a su eficaz labor en el control de todos los papeles, se pudo evitar el desmembramiento de la Administracin Central. Pasaron desapercibidos polticamente, pero cargaron con todo el peso de la Administracin. C) EL RGIMEN MINISTERIAL BORBNICO 1) Las Secretaras de Estado y del Despacho: Los secretarios del Despacho Universal vern su puesto revalorizado por el cambio de dinasta, pasando a llamarse Secretarios de Estado y del Despacho. Al caer el sistema de validos, y dado que Felipe V pretende dotar de una nueva planta a la administracin, estos personajes se configuran como los que mejor saben cual es el funcionamiento de la misma. La revalorizacin de sus funciones se inici en 1705 cuando Felipe V estructur la Secretara del Despacho en dos departamentos: 1) Guerra y Hacienda y 2) los dems asuntos. Estos secretarios pasaron a tratar directamente de los asuntos con el rey ante el debilitamiento del Consejo de Estado. Es decisivo el Decreto de 2 de octubre de 1706 por el que los dos negociados en que se divida la Secretara de Estado Norte e Italia- se unen quedando bajo la titularidad de la Secretara del Despacho. Las reformas sucesivas consistirn en una progresiva divisin por materias a medida que van recayendo sobre ellos las atribuciones de los Consejos. Con estas reformas, los Consejos quedaban bajo la autoridad de los secretarios. Despus, las Secretaras del Despacho tomaron el nombre de Secretaras de Estado y del Despacho. Estos Secretarios fueron hombres muy preparados que fueron absorbiendo las funciones de los Consejos hasta convertirse en personajes tan importantes que el nombre de ministros (que se aplicaba a cualquiera que perteneciese a un Consejo) quedara reservado para ellos. Un ministro poda ocupar varias Secretaras, y cada vez con ms frecuencia, se fueron incorporando contenidos polticos al puesto. Los Secretarios de Estado y de Despacho pudieron garantizar con xito su actuacin sin que los Consejos fueran suprimidos gracias a la va reservada, que supona la existencia de ciertos asuntos de los que slo poda entender el monarca; en la prctica significaba que esos asuntos eran reservados para los Secretarios. 2) Los orgenes del Consejo de Ministros: La Junta Suprema de Estado: En 1714 se sealaba la posibilidad de que los secretarios del Despacho participaran en un Consejo de Gabinete, aunque el Consejo de Estado creado por Felipe V no puede considerarse un verdadero Consejo de ministros. Lo que se deduce de la medida es la necesidad de coordinar el despacho de los distintos secretarios. En el reinado de Carlos III, son frecuentes las Juntas de los Secretarios de Estado y del Despacho que culminaron el 8 de julio de 1787 con la creacin de la Junta Suprema de Estado, obra de Floridablanca, que reuna a los Secretarios de Despacho, y que era presidida por el primer Secretario de Estado. Este rgano es el precedente del Consejo de Ministros de la etapa constitucional, y supuso la suspensin de toda actividad del Consejo de Estado. La Junta Suprema de Estado se reuna una vez por semana para que los Secretarios pudieran deliberar y tomar decisiones. Fue un importante centro donde se resolvan las posibles cuestiones de competencias surgidas entre los distintos rganos de la monarqua. Su actuacin estuvo38dominada por una Instruccin que, a modo de programa poltico, escribi Floridablanca. La cada de Floridablanca en 1792 supondr la supresin de la Junta Suprema de Estado y el restablecimiento del Consejo de Estado. 3) Persistencia y ocaso del rgimen de Consejos: En el s. XVIII se producen una serie de acontecimientos que es preciso tener en cuenta: En primer lugar, se pierden territorios italianos y flamencos, lo que repercute en un aumento del control del monarca en los restantes territorios. La Administracin se vertebra en torno a las Secretaras de Estado y del Despacho origen de los Ministerios-, por lo que nos vamos a encontrar con la coexistencia de Secretaras y Consejos del mismo ramo, lo que repercutir en el nivel de operatividad de los mismos. Felipe V prescinde del Consejo De Estado que sustituye por un Consejo de Despacho o de Gabinete en el que se renen personas de confianza del rey, convocadas informalmente para ayudarle en el gobierno. Aunque el Consejo de Estado contina existiendo, ni se reuna, ni otorgaba ttulos de consejeros, convirtindose el cargo en un puesto honorfico. El Consejo de Gabinete ser relegado por las Secretaras de Estado y del Despacho. Tras la cada de Floridablanca y supresin de la Junta Suprema de Estado, Carlos IV revalorizar el Consejo de Estado, que vuelve a convertirse en el rgano ms importante de la monarqua desde 1792 hasta 1834, fecha en que muere Fernando VII y desaparece el Consejo de Estado. Algunos de los dems Consejos se suprimirn al pasar sus materias a las Secretaras de Despacho y otros al perderse los territorios y en funcin del establecimiento de los Decretos de Nueva Planta. En 1706 se suprime el de Flandes. El Consejo de Italia, ya reducido con la prdida de Miln y Npoles, subsistir hasta la prdida de Sicilia. En 1707 desapareci el Consejo de Aragn al haberse opuesto a la abolicin de los Fueros de la Corona. El Consejo de la Inquisicin es el que ms actuacin va a revestir, pues al ser un rgano poltico, se convierte en un motor eficaz en la lucha contra las ideas reaccionarias y logra conservar su posicin de fuerza. Fue suprimido en las Cortes de Cdiz de 1812. Los Consejos de Castilla, Hacienda e Indias, fueron reformados por un decreto de 1713, a instancias de Macanaz, al igual que ocurri con el de Guerra. Pero a la cada del ministro en 1715, los Consejos vuelven a su planta anterior. El Consejo de Castilla conserva su importancia, subsistiendo hasta el final del Antiguo Rgimen, pues es suprimido con la Constitucin de 1812. No obstante, ser restaurado en los perodos absolutistas hasta que en 1832, el Ministerio de Fomento, creado por Fernando VII, asuma sus competencias. Fue suprimido, al igual que el resto de Consejos, en 1834. El Consejo de Indias s se ver afectado por las Secretaras del Despacho, de forma que ir perdiendo poderes a lo largo del s. XVIII. Tras la rebelin de los territorios americanos en 1810 pierde su razn de ser, pero la administracin absolutista de Fernando VII lo mantendr como forma de no reconocer la emancipacin. Tambin se vio afectado el Consejo de Hacienda, que va a sufrir muchas modificaciones, aunque subsistir hasta 1834. El Consejo de Cruzada se suprime en 1750 al ser sustituido en sus funciones por un Comisario General.39LECCIN 7 SISTEMAS DE VERTEBRACIN TERRITORIAL Y LOCALI. LA ADMINISTRACIN TERRITORIAL A) EL SISTEMA BAJO LOS AUSTRIAS: VIRREINATOS Y PROVINCIAS: En Castilla apenas existi un rgimen de administracin territorial propiamente dicho, que en cambio tuvo apreciable entidad en los territorios de la Corona de Aragn y Navarra, gobernados por virreyes. Entre el poder central y el local, o en los seoros en su caso, se da en Castilla un vaco casi absoluto, solo atenuado por la existencia de ciertas demarcaciones o provincias, de naturaleza financiera, as como, la consolidacin de los corregimientos municipales (de mayor entidad que lo estrictamente local y de menor que la provincial). Aragn, Catalua, Valencia, Mallorca, Navarra y Galicia, en la Pennsula, y Npoles y Sicilia fuera de ella, forman otros tantos virreinatos, regidos por personajes que representan al monarca. El oficio de virrey, de carcter temporal, comporta funciones de gobierno y una suprema fiscalizacin de cuanto sucede en sus territorios, pero en principio no se traduce en atribuciones especficas y determinadas. Las legislativas y de gobernacin las asume cuando es nombrado gobernador; las judiciales, como presidente de la Audiencia, y las militares cuando el cargo de virrey se agrega al de capitn general. En la Corona de Aragn el afianzamiento del rgimen virreinal tiene lugar como consecuencia del fracaso del antiguo sistema de gobernacin general (27,IV,B) a finales del S. XV. En Castilla desaparecen en el s. XVI las demarcaciones administrativas caractersticas de la etapa anterior y surge una nueva divisin, de carcter fiscal, que segn el censo de 1591 comprenda un total de 40 circunscripciones. Los cuarenta distritos fueron agrupados en torno a las 18 ciudades con votos en Cortes. En el Pas Vasco: el gobierno de lava y Guipzcoa corri a cargo de Juntas y Diputaciones. Las Juntas fueron generales o particulares. Juntas y Diputaciones disfrutaron de mltiples competencias, entre ellas, de la concesin del pase foral. En el Seoro de Vizcaya la organizacin de la tierra llana se articula en merindades y anteiglesias, mientras la Encartacin y el Duranguesado se constituyen a modo de bloques perifricos. B) LAS REFORMAS BORBNICAS: CAPITANAS GENERALES E INTENDENCIAS: La administracin territorial del XVIII tuvo un signo cambiante en Castilla y muy distinto en la Corona de Aragn, donde como consecuencia de los decretos de Nueva Planta se introdujo una organizacin castellana. Las reformas borbnicas significaron un aumento del nmero de provincias, donde figurarn nuevos capitanes generales y Audiencias, y sobre todo la aparicin de los intendentes como magistratura clave del nuevo sistema. Navarra y las provincias vascas mantuvieron su rgimen tradicional. Los antiguos virreinatos fueron convertidos en provincias, nombrndose por cada territorio un capitn general como gobernador, el cual asume la suprema autoridad poltica y militar. El capitn general deba actuar en armona con el rgano colegiado de la Audiencia. Al iniciarse el s. XVIII, Espaa aparece dividida en doce capitanas generales, que ahora se llaman provincias, de las que siete corresponden a la Corona de Castilla (Andaluca, Canarias, Castilla la Vieja, Galicia, Costa de Granada y Guipzcoa), cuatro a la de Aragn (Aragn, Mallorca, Catalua y Valencia) y una a Navarra. Estos capitanes fueron en trminos generales aristcratas dedicados a lo militar, cuyo poder fue destacado en La Corona de Aragn. La segunda reforma de la poltica centralista consisti en la introduccin intendentes, figura de origen francs, con atribuciones militares, que en Espaa fue creada con esos y otros poderes (finanzas, polica y justicia), para40convertirse finalmente en una autoridad territorial como intendente de provincia. La Real Ordenanza de 13-10-1749 dispuso la constitucin de 28 intendencias o provincias, repartidas de la manera siguiente: cuatro de ejrcito o militares en los territorios de la Corona de Aragn, una en Navarra, otra en Canarias y 22 en la Castilla peninsular. De stas 18 fueron provincias, y cuatro de ejrcito (Andaluca, Extremadura, Castilla La Vieja y Galicia). La presencia del intendente fue muy significativa en Catalua, gracias a los poderes del principado y de los organismos reales alcanz una gran capacidad financiera y poltica. C) LA ADMINISTRACIN TERRITORIAL DE INDIAS: Segn las capitulaciones de Santa Fe, todo lo descubierto en la expedicin quedara bajo la autoridad de Coln, como almirante en la mar y como virrey y gobernador en las islas y tierra firme. Equivala a constituir una circunscripcin peculiar afecta a su persona. Desde el descubrimiento hasta mediados del SXVI hubo muchos problemas para la Administracin de los territorios , debido a ello Se intent establecer un nuevo sistema que, a tenor de cuanto hoy da sabemos, atraves cuatro etapas: la primera dcada del XVI, en la que queda suspendida la autoridad del virrey y se trata de establecer cierto sistema plural de provincias y gobernadores; una segunda (1511-1523) que supone el retorno al sistema virreinal; una tercera (1524-1535) con la rehabilitacin de las gobernaciones, y una cuarta (15351560), en la que aparecen virreinatos y Audiencias gobernadoras, a modo de grandes distritos, y distintas provincias dentro de ellos. En la dcada de 1565-1575, se intenta diferenciar la actividad administrativa de las cuestiones de justicia, guerra o hacienda. Se fijan as los cinco distritos de gobierno superior, y que corresponde a Nueva Espaa, Per, Santo Domingo, Guatemala y Nueva Granada. Dos de ellos (Nueva Espaa y Per), son regidos por un virrey, mientras el resto corresponde a una presidente de la Audiencia con ttulo de gobernador. Tanto uno como otros actan en nombre del rey. Dependientes de los virreyes y gobernadores, existen distritos menores, que son las provincias o gobernaciones. En las provincias cuya sede coincide con la del distrito superior, su gobernador es el mismo virrey o presidente. El resto dispone de gobernadores propios. Dicho sistema perdura hasta que, a mediados del XVIII, repercute en Amrica las reformas efectuadas en la administracin territorial de la metrpoli. Aparece un nuevo virreinato (Nueva Granada), los virreyes y presidentes son capitanes generales, ttulo que por su carcter superior desplaza al de presidente, con lo que las presidencias aparecen ahora como capitanas generales, mientras los gobernadores de las provincias dependientes de ellas figuran como el de comandantes generales. Las circunscripciones menores o provincias son asimismo objeto de reforma, aplicndoseles el rgimen de intendencias. Tal reforma alcanza a unas provincias y a otras no. Los que mantienen el sistema antiguo reciben la denominacin de gobiernos polticos y militares, calificndose de intendencias a las provincias reformadas. De todo ello deriva una doble organizacin territorial: Provincias regidas por un gobernador que es comandante general y aquellas a cuyo frente estaba un intendente que centraliza las funciones de gobierno, justicia, hacienda y guerra.II. LA ADMINISTRACIN LOCAL A) EL MUNICIPIO EN LOS S. XVI Y XVII: REGIMIENTOS, JURADOS Y CORREGIDORES: Por debajo del poderoso pero lejano poder central, y dada la inconsistencia de las estructuras intermedias de Gobierno, la vida poltica cotidiana se desarrolla en la Espaa de los Austrias en el marco de las ciudades y las villas que han impuesto su autoridad a las aldeas y territorio circundante. Se genera un poder ciudadano controlado por las oligarquas nobiliarias, que se disputan de manera especial las ciudades con votos en cortes. La monarqua no permanece impasible ante ello y trata de41controlar dicho poder de diversas maneras: Concesin de oficios a personas adeptas; Concesin a minoras nobiliarias; Por medio de un centralismo con los corregidores como figuras principales y otras medidas de carcter unificador. Las Ordenanzas (reguladoras del concejo y de la vida ciudadana en general), el fuero del pueblo y los privilegios regios formaron la base de la estructura jurdica de los municipios. Cuestin importantsima fue la financiacin de la localidad. 1) Regimientos y Jurados: El cabildo o ayuntamiento est compuesto de un nmero variable de regidores, elegidos o designados mediante sorteo, aunque de ordinario fueran nombrados por el rey con carcter vitalicio entre miembros de la nobleza ciudadana. En el s. XVI la prctica totalidad de los municipios importantes estaban dominados por los oligarcas locales. Contrapeso de la asamblea nobiliaria pudo haber sido otra paralela, la de los jurados, elegidos por el pueblo para defender sus intereses y controlar la actuacin de los regidores. Los jurados se convierten en Castilla en oficios vitalicios y hereditarios. El consejo municipal es presidido por el corregidor. La venta de los oficios de regidores contribuy en Castilla a que quedaran en manos de los poderosos, si bien su logro por dinero escapar al control nobiliario en la medida que los burgueses pudieran permitirse la operacin. Cabe preguntarse si ello supuso un desplazamiento de la nobleza por la burguesa, pero no fue as, ya que estos burgueses solo intentaban conseguir un ttulo nobiliario. En cuanto al acceso a los oficios de las capas sociales podemos decir que hubo una relacin inversa entre la representatividad de la asamblea y la demografa del lugar, es decir, a ciudad mas grande, menos representatividad y a ciudad mas pequea, mayor representatividad. La aristocratizacin municipal fue un fenmeno principalmente castellano, que slo se dio en La Corona de Aragn en escala muy limitada. Aqu existieron exclusivamente jurados, y no regidores, y los cargos concejiles no fueron objeto de venta ni se convirtieron en vitalicios. Oficios municipales fueron: alcalde, alfrez mayor (porta el pendn de la ciudad), procurador general o sndico (funcin de velar por los intereses de la ciudad), alguacil mayor, fieles ejecutores, contadores, mayordomos, escribanos, pregonero, porteros, etc. Estos oficios fueron elegidos por los regidores y jurados. En cuanto a las reuniones del regimiento municipal, fueron de 3 tipos: Concejo abierto (al pblico en general); Regimiento ordinario (determinadas automticamente sin necesidad de convocatoria previa) y el extraordinario (objeto de convocatoria expresa). 2) Corregidores: El control regio de la vida municipal tuvo como pieza clave a los corregidores, heredados de la etapa bajomedieval (30 .II, B, 1), que sirven en Castilla a una poltica de corte unificador y diferenciada de la que podan practicar los monarcas en La Corona de Aragn, donde disponen de menos poder y donde los bayles y vegueres se encuentran con concejos ms vigorosos e insumisos. El corregidor lo es casi todo o todo. Es representante y delegado poltico del monarca, nombrado por cierto tiempo, que preside el ayuntamiento, acta con poderes gubernativos como una especie de gobernador civil en el distrito de la ciudad y disfruta de atribuciones judiciales y tambin a veces militares. Se hace presente en cuestiones fiscales a la hora de recaudar las rentas regias. Es autoridad judicial en lo civil y lo penal. Convoca y dirige las reuniones del cabildo, y ejecuta luego los acuerdos adoptados. Tales competencias son ejercidas en el corregimiento o demarcacin geogrfica que, con el municipio como centro, cae bajo su jurisdiccin. En cuanto a su intervencionismo en las decisiones del cabildo, podemos decir que ste dispona de voto de calidad para deshacer igualdades; que su opinin revesta gran importancia en la modificacin de las ordenanzas; y sobre todo que podan confrontarse a los regidores en los llamados negocios graves (tan genrico era su concepto que podan permitirse cualquier intervencionismo). Los corregidores eran letrados o militares. Estos ltimos, los de capa y espada, contaron con la asistencia de los alcaldes mayores, uno de los cuales le ayudaba en los juicios civiles y otro en los penales. El cargo fue retribuido, a costa de la hacienda municipal.42B) EL MUNICIPIO BORBNICO: GENERALIZACIN DEL MUNICIPIO CASTELLANO (CORREGIDORES E INTENDENTES) Y REFORMAS DE CARLOS III 1) Generalizacin del municipio castellano: corregidores e intendentes: Los decretos de Nueva Planta llevan consigo la extensin a la Corona de Aragn del rgimen municipal castellano. Los corregidores aparecen as en 1711 en Aragn y Valencia, y en 1716 en Catalua, donde cada corregimiento suele abarcar una o dos de las antiguas vegueras. La aplicacin del sistema Castellano aristocratiz a la estructura municipal Catalana. En las localidades importantes los regidores fueron nombrados por el rey entre gentes de alta alcurnia, con lo que desapareci el antiguo sistema y se instaur uno autoritario y elitista. El corregidor borbnico tanto en Castilla como en Aragn fue arrasado por la figura del intendente, que ocup sus funciones y dio lugar a la sincrtica figura del intendente-corregidor, con desmedidas competencias, todo ello hasta las reformas de Carlos III. 2) Las reformas de Carlos III: La simbiosis intendente-corregidor se extingue en 1766, cuando Carlos III separa ambos cargos, confiando a los corregidores los asuntos de justicia y polica, y a los intendentes los de hacienda y guerra. En 1783, tiene lugar una profunda reforma de los corregimientos y de sus titulares. Aquellos son ordenados en tres clases (entrada, ascenso y trmino) y los antiguos corregidores polticos aparecen ahora a modo de funcionarios acomodados a ese escalafn. Un segundo aspecto de la reforma afecta al regimiento, acaparado hasta entonces por grandes seores. Tras los motines de 1766, un decreto de cinco de mayo de ese ao proyecta sobre los concejos una bocanada de aire democrtico y renovador. Se establece as que todo el pueblo, dividido en parroquias o en barrios, elija a unos diputados del comn y aun sndico personero. La competencia de los primeros, limitada en principio a cuestiones de abastos, se extendi luego a otras materias. El sndico personero sustituye a un antiguo oficial, el procurador general. Funcin del sndico personero fue pedir y proponer lo conveniente al pblico en general, pero careci de voto en el ayuntamiento y de cualquier tipo de facultades resolutivas. Esas reformas tuvieron escasos resultados ya que los representantes del pueblo en vez de combatir a los regidores perpetuos, se convirtieron en ellos. C) EL MUNICIPIO INDIANO: En Amrica existieron pueblos o ciudades espaolas y pueblos de indios. Los pueblos indianos estuvieron bajo la direccin de los caciques, que cont con una buena aceptacin por el mundo americano, existiendo alcaldes y regidores aborgenes, junto a una serie de oficiales semejantes a los de los pueblos espaoles. En las ciudades espaolas fue implantado el rgimen municipal castellano. El poder central recay en el corregidor y alcalde mayor, figura que confluye en un solo cargo. El gobierno de la ciudad corresponde a los alcaldes ordinarios, uno en las pequeas localidades y dos en las mayores. Oficios municipales tambin fueron alfrez real, alguacil mayor, depositario general, el fiel ejecutor y el receptor de penas. Excepcionalmente, para la discusin de graves asuntos, los ciudadanos notables, civiles y eclesisticos, se reunan con el ayuntamiento en una especie de cabildo abierto. Estas asambleas tuvieron carcter deliberativo y sus resoluciones no vincularon al cabildo normal.43LECCIN 8 CONTROL SOCIAL Y RELACIONES CON LA IGLESIAI. LA ADMINISTRACIN DE JUSTICIA A) LA JURISDICCIN ORDINARIA: LOS JUECES INFERIORES: La estructura judicial de la Espaa moderna aparece integrada por los jueces inferiores, cuya figura ms destacada es la del corregidor, por los Tribunales de Chancilleras y Audiencias, y como Suprema Instancia Consejos que tienen atribuidos ese tipo de funciones. Con la consolidacin del corregidor castellano, ste se convierte en juez nico de su distrito, tanto en lo civil como en lo penal. En primera instancia imparte justicia por s mismo o a travs de sus tenientes. Es adems juez de apelacin en territorios como Vizcaya o Guipzcoa de las sentencias dictadas por sus jueces propios en algunas cuestiones mercantiles, y tambin por lo juzgado por Alcaldes se sacas y de Santa Hermandad. De sus sentencias en causas civiles se poda recurrir en ciertos casos a los regidores municipales, reunindose entonces dos de ellos con un asesor para confirmar o revocar el fallo. En lo criminal queda fuera de su competencia los casos de corte. En los territorios de Aragn sigue la administracin de justicia a cargo del verguer real o del bayle local, con el concurso de las asambleas locales. En Seoros Castellanos y Aragoneses conservan su jurisdiccin propia, ms dura y reservada en los ltimos, pudindose impugnar sus sentencias ante el merino designado por el seor. Al extenderse en el s. XVIII el rgimen de corregidores a la Corona de Aragn, desaparecen sus antiguos jueces. Adems, con la creacin de los intendentes, que administraban justicia auxiliados por un alcalde mayor para lo civil y otro para lo penal. Los corregidores quedan subordinados a ellos o desaparecen de las capitales de circunscripcin donde la nueva figura tiene su sede. B) LA JURISDICCIN ORDINARIA: CHANCILLERAS Y AUDIENCIAS 1) Los tribunales con los Austrias: Al iniciarse el s. XVI existe en Castilla las dos Chancilleras y Audiencias de Valladolid y Granada. Compuesta ambas por oidores y alcaldes del crimen, para lo civil y penal, fueron fundamentalmente tribunales de apelacin, aunque tambin podan entender en primera instancia de casos de corte. Con la gran extensin de sus demarcaciones, haba problemas de control de las zonas alejadas, los Reyes Catlicos nombraron para ello en Galicia a un Gobernador y tres Alcaldes mayores formando la Audiencia de Galicia, sta es la primera junto a la de Sevilla y Canarias de un sistema denominado por Garca Gallo de Audiencias Regionales. La Audiencia de Galicia nace por una pragmtica de 1479, en virtud de la cual el gobernador y los alcaldes deben recorrer el reino para ejercer justicia, tener audiencia todos los das no festivos y visitar las crceles. El mismo texto fija los casos en que sus sentencias se puede apelar a la Chancillera de Valladolid. Durante el reinado de Felipe II el tribunal sufri reajustes. Su sede se traslada desde Santiago a A Corua. En 1566 un regente sustituy al gobernador al frente del tribunal reaparece la figura del gobernador capitn general como cabeza poltica del organismo aunque el regente mantenga su competencia en las estrictas cuestiones judiciales. A principios del XVIII el capitn general ostenta el ttulo de presidente de la Audiencia. La Audiencia de Sevilla fue creada en 1525. A diferencia de la gallega, de la que form parte el gobernador, la de Sevilla est por encima del asistente que gobierna la ciudad y tierra. Tiene competencias judiciales, en los civil y lo penal, pero no de gobierno. Siempre acta como tribunal de apelacin y no conoce asuntos44de primera instancia. La de Canarias se desarrolla a travs de los tres jueces de alzada, que entendan en apelacin de las sentencias dictadas por el gobernador de las islas y presidente del cabildo. Esos jueces amplan su jurisdiccin al conocimiento en primera instancia de los casos de corte Las sentencias de la Audiencia de Canarias se pueden recurrir en determinados casos ante la Chancillera de Granada y ms tarde ante la Audiencia de Sevilla. En la Corona de Aragn, la Audiencia de Catalua es reorganizada a fines del s. XV con ocho jurista solemnes que atienden de asuntos civiles, y dos jutges de cort para los criminales. Al aumentar el nmero de aquellos quedan distribuidos en dos salas para lo civil.De las sentencias de una cabe recurrir a la otra, en ltima instancia decide el pleno. En 1564 las Cortes dispusieron la creacin de un nuevo tribunal para asuntos penales, sustituido ms tarde por una tercera sala de la Audiencia, en la que figuran seis magistrados y tres jueces de corte bajo la presidencia del regente de la chancillera. La ms importante jurisdiccin recay en el Justicia Mayor, quien juzga asistido de sus lugartenientes y con el concurso de un consejo asesor de letrados. Desde las Cortes de Tarazona de 1592, el Justicia y los lugartenientes quedan bajo la autoridad del rey, perdiendo as su autonoma y significacin. En Valencia Fernando el Catlico en 1507 estableci un Consell e Audiencia real, presidida por el portant veus del gobernador general y luego por el virrey, a principios del S. XVII cont con dos salas civiles, de cuatro oidores cada una, y una criminal, la Audiencia de Mallorca fue creada en 1571. 2) Las Audiencia borbnicas: En el XVIII se fundan en Castilla nuevas Audiencias. Durante el reinado de Felipe V, la sala de alcaldes de casa y corte pasa a ser Audiencia de Madrid. Una real cdula de 1717 establece la Audiencia de Asturias, en razn de la dificultad de acudir a la Chancillera de Valladolid, compuesta por un regente, por cuatro alcaldes mayores y un fiscal. Al final del siglo en 1790 aparece la Audiencia de Extremadura. La reorganizacin ms importante afect sin embargo a los tribunales de la Corona de Aragn, que debieron acomodarse al rgimen castellano. El proceso se inicia con la transformacin de las Audiencias de Aragn y Valencia en Chancilleras, segn el modelo de las de Valladolid y Granada. En Valencia, tras cierta pugna, la Chancillera fue reducida a la categora de Audiencia, tal como haba sucedido a Aragn, quedando completamente subordinada a la autoridad del capitn general, y con sede en su propio palacio. Este modelo Aragons influy en Catalua y en 1716 nace una Audiencia presidida por un Capitn General y tambin Mallorca con un Sala de cinco Ministros. Las Audiencias de la Corona de Aragn, cuyos rasgos principales fueron la presidencia del capitn general, el segundo lugar asignado al regente como cabeza propiamente judicial del organismo, la presidencia de oidores y alcaldes del crimen para lo civil y lo penal, y la figura del fiscal, uno en las Audiencias ms simples y dos, para lo civil y criminal. 3) La Audiencia en Indias: En Indias el tribunal aparece con el mismo ttulo de Audiencias y Chancillera Real, lo que no implica una absoluta identidad con el modelo peninsular. La Audiencia indiana fue ante todo un tribunal de justicia, con competencias en lo judicial superiores a las de la metrpoli, y con una organizacin distinta a las de ella. As como las Audiencias espaolas son rganos simultneos y equilibrados de justicia y gobierno, las indianas tienen ms atribuciones judiciales y menos gubernativas. La Audiencia no slo falla pleitos, sino que adems ejerce una actitud preventiva tutelando el cumplimiento de las leyes. Lo gubernativo, es subsidiario. En cuanto a la organizacin indiana no hay magistrados diferenciados para lo civil y penal, sino que los mismos oidores asumen la doble jurisdiccin. El cargo de presidente qued configurado a imagen del castellano. Con la creacin del oficio de regente en 1776, a semejanza del que exista en los tribunales de Espaa, quedando subordinada al presidente, pas a ser la principal en la administracin de justicia de la mayor parte de las Audiencias de Indias. Clases de Audiencias: virreinales, donde el virrey preside y gobierna, pretoriales, con un presidente de capa y espada con mando militar y facultades de gobierno y subordinadas o dependientes de otras.45C) LAS JURISDICCIONES ESPECIALES: JURISDICCIN PALATINA, ECLESISTICA, INQUISITORIAL Y MERCANTIL 1) Palatina, eclesistica e inquisitorial: Desde el reinado de Carlos V, existe en la Corte la Real Junta del bureo, erigida por el monarca al introducir el orden de la casa de Borgoa. Junto a funciones de gobierno y administracin, esta Junta se constituye como tribunal de justicia para conocer los pleitos entre los criados de su majestad, soldados palatinos y proveedores de la Casa Real, entendiendo tambin los delitos cometidos en palacio, cualquiera que fuese su autor. En la Edad Moderna fueron frecuentes los conflictos entre la jurisdiccin ordinaria o real, la eclesistica (la que depende de los obispos), y la del Santo Oficio, aunque de eclesistico de fachada tena ms bien un carcter mixto. El uso y abuso de la jurisdiccin eclesistica, sobre todo en las Indias, fue recortado mediante el procedimiento de los recursos de fuerza. Consistan stos en el derecho reconocido a los eclesisticos de poder recurrir las sentencias dictadas por sus tribunales ante los del Estado (Audiencias, Consejos de Cmara o de Castilla). Con ellos se aseguraba la supremaca de la jurisdiccin secular. Por encima de la jurisdiccin episcopal, y a fin de entender de las apelaciones dirigidas a Roma, se constituye en 1537 un tribunal de la Nunciatura, dependientes del nuncio y compuesto por un auditor y seis protonotarios. En 1771 se transforma dicho tribunal de la Nunciatura en el tribunal de la Rota, presidido por el Nuncio y compuesto por seis jueces espaoles nombrados por el papa. Dicho tribunal, que queda bajo el control del rey, disfrut de amplias atribuciones en lo civil y de lo criminal, entendiendo de las apelaciones de metropolitanos y sufragneos. La jurisdiccin inquisitorial entro en conflicto con los tribunales ordinarios seculares y eclesisticos, incluso con los del ejrcito y Ordenes Militares. Las fricciones con los tribunales y organismos de los diversos reinos, se resolvieron mediante las llamadas concordias o acuerdos que limitaban las esferas de jurisdiccin, la ms importante de ellas fue la Concordia de 1553 Castilla. 2) Mercantil: Los diversos Consulados que en Espaa y Amrica agrupan a las corporaciones de comerciantes, disfrutan de una jurisdiccin propia en base a sus ordenanzas respectivas. En las Ordenanzas burgalesas de 1538, aparecen el esquema jurisdiccional perfilado, completndose con las que el mismo organismo recibe en 1572, as como la de los restantes consulados establecidos en la ultramar y metrpoli entre los s. XVI y XVIII. La administracin de justicia corresponde al prior y dos o tres cnsules, que juzgan en primera instancia los conflictos mercantiles. De sus sentencias cabe apelar al corregidor, quien resuelve el caso auxiliado por dos colegas mercaderes, elegidos por l, existiendo en ciertos Consulados como el de Burgos la posibilidad de una tercera instancia. Dichos tribunales, por el carcter temporal de los cnsules, no dan lugar a una judicatura profesional y estable. En el XVIII debieron ampliarse competencias en razn de las personas, al admitir la jurisdiccin consular no slo a los mercaderes, sino tambin a los dueos de fbricas y a los hacendados dedicados a actividades agropecuarias. Tales parmetros, elsticos e imprecisos planteaban mltiples conflictos en lo material y personal. Las fricciones surgieron, desde la consolidacin de los Consulados castellanos en el s. XVI, los de Burgos y Bilbao, tenan con la Chancillera de Valladolid problemas de competencia. En Catalua, por Real Cdula de 16-III-1578 se dio nueva organizacin al Consulado del Comercio de Barcelona, y otra de 24-II-1763 estableci las Ordenanzas de los tres Cuerpos de Comercio (Herederos del Consulado del Mar), los conflictos fueron juzgados en 1 Instancia por los Cnsules, y en 2 por el Juez de Apelaciones. En el tribunal de Alzadas figuran unos Adjuntos, cuyo sistema de nombramiento y funciones fue modificado en 1797.46II. LA IGLESIA Y EL ESTADO: EL REGALISMO A) REFORMA Y CONTRARREFORMA: Desde el inicio del reinado los Reyes Catlicos acometieron un programa renovador de la Cristiandad. Si bien la iglesia haba mantenido la unidad dogmtica y la obediencia al primado del papa, es cierto que la disciplina y costumbres dejaba mucho que desear. Las diferencias entre el alto clero, y el clero inferior o parroquial eran exageradas. Autores del s. XVI denunciaban la opulencia y boato de obispos y cabildos, sus privilegios, su rgimen de vida poco edificante de ese alto clero y del inferior, los desarreglos de la vida monstica, y un debilitamiento moral contra el que clamaron algunos concilios como el de Aranda 1473 o el de Sevilla 1482. En el planteamiento del nuevo Estado, donde los intereses religiosos quedan asumidos, los monarcas se proponen as tres objetivos: la eliminacin del paganismo, la erradicacin de la hereja (lo que justifica el establecimiento de la Inquisicin) y la reforma de la vida eclesistica. En la reforma conventual y de las rdenes Militares y religiosas, fue protagonista Cisneros. A raz del otorgamiento de la bula Quanta in Dei Ecclesia, autorizando en la Espaa de 1493 la reforma jerrquica de los religiosos, y tras ser designado Arzobispo de Toledo, emprendi primero el reajuste disciplinar de los franciscanos, y de otras Ordenes como carmelitas y agustinos. Como contrapunto a la Reforma luterana, que al cuestionar aspectos dogmticos convulsion a Europa entera, prosigue en la Espaa del s. XVI ese movimiento de renovacin eclesistica. La bula Meditatio cordis nostri de 1531, ampli la accin restauradora a otras Ordenes monsticas como benedictos y cistercenses y a las redentoras de cautivos trinitarios y mercedarios, para autorizar la centralizacin estatal de las reformas, dirigidas en el reinado de Carlos V por el Cardenal Tavera. Ante la magnitud y proyeccin universal de la Contrarreforma catlica, centrada en el Concilio de Trento (1545-1563), queda en segundo plano su desigual xito. En Concilio de Trento (1545-1563), Contrarreforma, sancion una serie de decretos dogmticos en las cuestiones controvertidas con el protestantismo, como otros decretos de reforma, aplicados a la formacin del clero y la disciplina eclesistica. Sus prescripciones fueron promulgadas como ley civil en diversos pases de Europa y en Espaa en concreto en 1564. En llevar a la prctica la renovacin colabor especialmente la Compaa de Jess, sumndose la accin reformista de Santa Teresa. B) RELACIONES ENTRE IGLESIA Y ESTADO, EL REGALISMO DE AUSTRIAS Y BORBONES. CONCORDATOS 1) El regalismo de los Austrias: La defensa de la fe, tuvo como contrapartida la permanente interferencia del Estado en las cuestiones propias de la Iglesia. Los reyes intentaron condicionar la eleccin del papa a favor de cardenales adictos, someten a supervisin las disposiciones de los pontfices antes de que puedan aplicarse en los reinos de la monarqua, deciden en la prctica el nombramiento de obispos, y renen junta de telogos que a veces dictaminan a favor del monarca y en contra del papa. Todas estas extralimitaciones del poder civil, que en conjunto configuran el llamado regalismo, se une el hecho de los excesos de un pontificado que con frecuencia se entromete en cuestiones temporales y acta como una potencia poltica. Las relaciones de los Reyes Catlicos con la Santa Sede eran difciles, especialmente en el caso de Felipe II cuyas desavenencias con Paulo IV, por su beligerancia antiespaola: con Po V, por la prisin inquisitorial del Arzobispo de Carranza; y con Sixto V, por otras razones a punto estuvieron de provocar la ruptura con Roma. Ese regalismo consiste en los derechos que los reyes reclaman en el orden espiritual, comprenden principalmente tres cosas: el derecho de presentacin de los cargos eclesisticos, el pase regio y los recursos de fuerza. El derecho de presentacin, relativo a obispados y otras dignidades, es la facultad de proponer a quienes han de desempear esos47puestos. Tal derecho derivaba del de patronato, del que se haba reconocido a patronos y fundadores de iglesias a la hora de proveer los clrigos titulares. De esta forma los reyes pretenden probar su condicin de patronos a fin de ejercer luego el derecho de representacin, expresamente reconocido para Granada e Indias, que comporta la percepcin de los diezmos a cambio de la evangelizacin, y en consecuencia son acreedores al derecho de presentacin. Cuando los papas pretenden nombrar nuncios en Amrica, los reyes se interponen considerndose vicarios generales del pontfice en aquellos territorios, junto al patronato aparece el vicariato indiano. El pase regio es el derecho que se atribuyen los reyes de otorgar el placet o visto bueno a las bulas y documentos pontificios antes de su publicacin. A tal efecto, dichas disposiciones deben ser examinadas por el Consejo de Castilla, organismo que las autoriza si no atentan a las regalas del monarca, o las retiene en caso contrario. 2) El regalismo borbnico y los Concordatos: El intervencionismo estatal arrecia con los Borbones y degenera en una especie de nacionalismo eclesistico. Acaece tanto en Espaa como en Indias, donde se mantiene el problema patronal y vicarial, y donde los antiguos derechos de los reyes derivados de los ttulos del Descubrimiento persisten. La Inquisicin conserva y extrema su carcter de rgano de accin del Estado. Fue el regalismo borbnico distinto del de los Austrias? La doctrina tradicional ha estimado que s, segn la cual, Carlos V y sus sucesores se habran extralimitado en funcin de una defensa de la religin que consista el fin primordial del Estado, mientras que Felipe V y los restantes Borbones, sobre todo Carlos III, instrumentalizaron lo religioso en exclusivo beneficio de los intereses polticos. El regalismo de los Austrias fue fruto de una concepcin providencialista, que deparaba a los monarcas la conviccin de ser brazo armado de la Iglesia; mientras que el borbnico, sobre todo desde Carlos III, fue un regalismo de aire laicista y secularizado. Este ltimo provoca la expulsin de los jesuitas por su fidelidad al papa. La regala no es ya una intromisin real en materias eclesisticas, sino un derecho inherente a la Corona de regular, en virtud del propio poder real determinadas materias eclesisticas. Las relaciones Iglesia-Estado fueron en el s. XVIII dificultosas desde el principio. Por su posicin favorable al pretendiente austriaco en la Guerra de Sucesin, Felipe V expuls al nuncio en 1709. Tras una tregua pasados ocho aos, hubo una nueva ruptura en 1736 cuya recomposicin dio lugar al Concordato de 1737 texto genrico, difuso y poco til. El Concordato suscrito entre Benedicto XIV y Fernando VI en 1753, reconoce a los reyes el derecho universal de patronato, con lo que qued en sus manos tanto el nombramiento de obispos como el sistema beneficial de dignidades. En el aspecto econmico, la Iglesia fue desprovista de diversos ingresos provenientes de sus oficios y dignidades, a cambio de recibir un capital de compensacin. Con Carlos III hubo una alternancia de periodos de friccin y tranquilidad, establecindose relaciones a travs de la embajada y el nuncio, y por las Agencias de Preces en Madrid y Roma. Destacar la expulsin de los jesuitas, el Monitorio de Parma y la condenacin del Catecismo de Messenguy, que justificaron la vuelta del pase regio por el Consejo de Castilla. La etapa final de Carlos IV estuvo marcada por las primeras medidas sistemticas de desamortizacin de los bienes eclesisticos, as como por el llamado cisma de Urquijo, decreto dictado en 1799 de contenido y forma totalmente regalista, el cul coincidi con una gravsima crisis de la Iglesia en cuanto a institucin poderosa. Todos estos acontecimientos significaron el comienzo del fin del Antiguo Rgimen.48LECCIN 9 RECURSOS DEL ESTADO Y PRESTACIONES PERSONALES DE LOS SBDITOSI. LA HACIENDA La Hacienda se diversific en la Edad Moderna debido a la complejidad de organismos, a la amplitud del territorio y al aumento de los gastos del Estado. A) CARACTERES GENERALES DE LA ADMINISTRACIN FINANCIERA: El Patrimonio Real fue una importante fuente para los recursos ordinarios fundamentalmente a travs de las rentas de los territorios de la Corona, pues los habitantes seguan pagando tributos que ahora se llamaban rentas provinciales y slo se satisfacan por Castilla. La Hacienda de los Austrias esa palabra sera dficit, fruto de la disminucin de los ingresos del Estado y del elevado gasto que las mltiples guerras ocasionaron, que llevaron a la Hacienda a continuas suspensiones de pagos. En el s. XVIII tras la guerra de sucesin se posibilit establecer para todos los territorios de la monarqua una carga fiscal similar a la soportada en pocas anteriores por Castilla. Por ello los Borbones impusieron un nuevo sistema de tributos comn a todos. Los ingresos provenan tanto de los impuestos como de las llamadas regalas. Los impuestos directos tenan distinto fundamento pues unos se satisfacan por parte de determinadas clases sociales y otros por obtener determinados beneficios. Los impuestos indirectos procedan de la Edad Media y eran el peaje, portazgo, pontazgo, servicio y montazgo. Pero algunos se englobaron en las rentas provinciales, como la alcabala (impuesto sobre las ventas que las gravaba en un 10% de su valor).Junto a los servicios fueron recursos extraordinarios, las confiscaciones de bienes, la venta de bienes del patrimonio real y derechos, los emprstitos y los juros. Durante la etapa borbnica, se produce un incremento moderado en los ingresos, fundamentalmente durante la guerra de Sucesin, que se ve minorado por el consiguiente aumento de gastos. Tres fueron las caractersticas principales de la hacienda del Antiguo Rgimen. En primer lugar su diversidad, por cuanto que cada uno de los antiguos reinos mantuvo uno propio. En segundo lugar, el reconocimiento, junto al sistema fiscal ordinario, de otro singular y ms beneficioso para las clases sociales privilegiadas. Por ltimo, la pltora de figuras impositivas que coexisten y se multiplican para hacer frente a las necesidades de un Estado hegemnico. Hay que aadir el protagonismo de Castilla en el sustento de la monarqua, las secuelas del flujo de metales de ultramar, y la configuracin del peculiar rgimen financiero de las Indias. Dentro de los ingresos, hay que hacer distincin entre los impuestos directos e indirectos, en los que descansa casi exclusivamente la hacienda estatal. Miguel Artola divide los ingresos en cinco categoras tributarias: los impuestos en general, las regalas o derechos financieros inherentes al poder soberano, las rentas procedentes de contribuciones eclesisticas, los propios servicios, y un conjunto de ingresos extraordinarios donde destacan los prstamos que la Corona obtiene de banqueros, vales, etc. que dar lugar a la deuda pblica. Los gastos ordinarios correspondieron a la edificacin, reparacin y mantenimiento de las casas reales, vida cortesana, salario de funcionarios y oficiales, cuerpo diplomtico y sobre todo la existencia del ejrcito y de frecuentes guerras. El rgano supremo de la administracin financiera fue en Castilla el Consejo de Hacienda, donde se mantuvieron Contaduras Mayores de Hacienda y Cuentas aparecidas en la etapa anterior. Desde 1687 un Superintendente General de Hacienda diriga la administracin de hacienda, ramificndose por los territorios mediante Superintendentes de Provincia. Por debajo de este Secretario se encontraba un Tesorero general, que inspeccionaba los ingresos y gastos, a cuyo mando trabajaban los Intendentes de Provincia. El49insatisfactorio grado de centralizacin llev a establecer una Tesorera General bajo el control del Consejo. El reinado de Felipe V supuso una reorganizacin de la administracin financiera En la Corona de Aragn la gestin de hacienda sigui dependiendo del maestre racional, mientras el bayle general acto en cada uno de los territorios como encargado de la recaudacin de rentas. En Navarra persiste la Cmara de Comptos como rgano central de administracin financiera. El recaudo y control de los servicios votados en Cortes corresponde a las diputaciones de los reinos. En la administracin central borbnica los asuntos de hacienda corrieron a cargo desde 1714 de un veedor general y de un tendente universal. Desde 1715 existi una Secretara de Estado y del Despacho para estas cuestiones, es decir, un Ministerio de Hacienda. La administracin financiera qued en las provincias a cargo de los intendentes, y en los distritos municipales el corregidor acumul las funciones de subdelegado de rentas. B) LOS IMPUESTOS 1) Impuestos directos: lanzas y medias annatas: Son impuestos directos a pagar por determinadas clases sociales: el Derecho de Lanzas creado en 1631 para que los nobles pagasen en sustitucin de los soldados que deban equipar para el ejrcito real. Con ello compensaban sus olvidadas obligaciones militares. El carcter discriminatorio del sistema fiscal soportado slo por las clases pecheras, se atenu a principios del s. XVII con la introduccin de los impuestos de lanzas y medias annatas, se pagaba por haber obtenido una dignidad u oficio o por haber alcanzado algn privilegio o dispensa, y que consista en la mitad del primer sueldo del primer ao. Aquel sustitua a las lanzas con que los grandes seores y ttulos estaban obligados a servir en la guerra. El importe de la recaudacin que qued por debajo de las previsiones tericas, fue destinado al pago de las guarniciones de los presidios. En impuesto de la media annata apareci el mismo ao para gravar todos los oficios gracias, mercedes, honores. Otros impuestos directos importantes fueron: El Impuesto de Hermandad, pagado para mantener a la Santa hermandad y la Renta de poblacin, pagado por los repobladores de las tierras abandonadas por los moriscos a su expulsin del s. XVII. 2) Impuestos indirectos: las alcabalas: La alcabala, heredada de la poca bajo bajomedieval como un gravamen sobre la circulacin de bienes, fue el impuesto indirecto por excelencia. Report al fisco, un 10% del precio de las mercancas. Tuvo carcter universal por razn del objeto, las transacciones de bienes muebles e inmuebles, y tambin por razn de las personas, al aplicarse a todos, aunque con el tiempo los monarcas concedieran buen nmero de exenciones. La recaudacin de alcabalas, dados los abusos que conllevaba, fue sustituida por el encabezamiento. La peculiaridad del sistema consista en que eran los Concejos los que se encargaban de su recaudacin procediendo dividir el importe a recaudar por cabezas, dentro de su territorio. Este sistema de cobro de impuestos fue aplicado a muchos de los impuestos, pero no a todos pues de la recaudacin de otros se encargaron directamente los agentes fiscales. Las ventajas del encabezamiento fueron evidentes entre los comerciantes dado que ellos, que eran los que tenan en realidad que satisfacer la alcabala, vean como toda la poblacin se encargaba de ello. Por el contrario los ms perjudicados fueron los campesinos. Figuras ms o menos semejantes a ella existieron en distintos territorios de la Pennsula. La alcabala fue recaudada en su origen mediante agentes pblicos y arrendatarios, pero desde fines del XV, se fija una cantidad global mediante acuerdo entre la Corona y los concejos (encabezamientos municipales). Al no imponerse tal procedimiento en la totalidad del reino, existiendo en el primer tercio del XVI un rgimen dualista, de municipios encabezados y de otros con exaccin por arrendamiento, hasta que en 1536 se lleg al encabezamiento general. Durante los s. XVI y XVII la Hacienda Real realiz ventas de alcabalas a particulares, producindose una reduccin importante en la recaudacin de50las mismas, razn por la que Felipe IV trata de recobrarlas en muchas ocasiones, pero en otras se aclimat al sistema y continu con la poltica de ventas. Los encabezamientos generales y prrrogas convirtieron a las alcabalas en rentas fijas hasta el XVIII, si bien durante el XVII sufrieron el incrementos de los llamados cientos o recargos sucesivos del 1% sobre la tasa del impuesto. 3) Impuestos indirectos: el servicio de millones: Entre los recursos extraordinarios figuran los servicios (peticiones de subsidios que el rey haca a las Cortes, que por las necesidades de la Hacienda deficitaria se convirtieron en rentas ordinarias), el servicio de Millones (recibe este nombre por elevarse a millones lo que se pagaba y se fij con el impuesto de millones: grava el consumo del vino, el aceite, el jabn, azcar, velas de sebo, que se recaudaba mediante sisa o rebaja en el peso), pero existieron muchos problemas para lograr una buena recaudacin. Los millones fue un impuesto sobre el consumo de las cuatro especies (vino, carne, aceite y vinagre), surgidos a finales del XVI y que sola reportar dos millones de ducados anuales. El impuesto consisti inicialmente en un octavo del valor de la renta de esa mercanca, cuyo importe era pagado por el vendedor, quien lo repercuta sobre el comprador mediante la sisa o detraccin del octavo del gnero, es decir, el comprador reciba slo 7/8 del producto, que l abonaba completamente. Con el tiempo aument el gravamen (1632) y se extendi a otros gneros nuevos. El servicio de millones era votado en Cortes y quedaba luego concertada en escritura pblica, con su correspondiente cantidad y plazos. Fue objeto de animadversin pues al gravar artculos de primera necesidad su peso recav en las gentes ms pobres, encareciendo adems los productos agrcolas. C) REGALAS: ESTANCOS Y ADUANAS: A las tradicionales regalas de montes, prados, aguas, acuacin de moneda, salinas, etc., se incorporen otras gracias a los escritos de los arbitristas, como la regala de aposentamiento (cantidad que se pagaba en la Corte por cada casa existente para aposentar al personal de la Corte), las siete rentillas (renta que se pagaba por la fabricacin y venta de plvora, plomo, azufre, almagre, bermelln, naipes y lacre), el estanco o monopolio del tabaco y la lotera. Las regalas o derecho de la Corona justifican el estanco de ciertos gneros, es decir, el monopolio de su produccin y venta. Las minas fueron la regala ms lucrativa, tanto las de la Pennsula como especialmente las descubiertas en Indias. Asimismo fue importante el monopolio de la sal. El estanco de otros productos como el azufre, el plomo, la plvora y el azogue configur las llamadas siete rejillas. Por otra parte las salinas pertenecan a la Corona desde 1386, pero las rentas se encontraban arrendadas. La explotacin de la sal, aport tambin ingresos a la Corona mediante la llamada renta de la sal, que gravaba la explotacin, fabricacin y venta de la sal. En el s. XVI se formaliz el estanco de los esclavos llevados a Indias. Tambin el de los naipes, desde que en 1566 la Corona adjudic a unos financieros genoveses el monopolio de la produccin e importacin de barajas. Posteriormente se fue estableciendo el tabaco y el papel sellado, esto ltimo ms para garantizar la autenticidad de documentos que por razones estrictamente fiscales. Regala fue la acuacin de moneda, cuya cesin haba dado lugar desde antiguo el tributo de la moneda forera en Castilla y del monedaje en la Corona de Aragn. El trnsito de mercancas por los puertos aduaneros fue objeto de diversos gravmenes, exigidos tanto en los puertos de mar con los terrestres o secos. En 1564 se estableci el arancel de los puertos fronterizos, fijndolos en un 10% del verdadero valor de todas las mercancas importadas e exportadas. En los puertos de mar se llev el control tributario del comercio exterior. En el sur, el comercio con Indias era sometido a los aranceles de los almojarifazgos de Sevilla y Cdiz. En el norte, los puertos cantbricos exigieron el pago del diezmo de la mar, que en Guipzcoa era conocido como diezmo viejo. Algunas tasas incrementaron el volumen de la Hacienda, como la del papel sellado que se usaba en los documentos pblicos y por el que se pagaba la cantidad establecida en el mismo. La moneda forera, pagada slo por los pecheros. Fue51suprimida en 1724. D) CONTRIBUCIONES ECLESISTICAS: Con carcter de impuestos directos, tenemos las Tercias reales; el Subsidio de Galeras, pagado por los clrigos para armar escuadras contra el infiel; la Renta del Excusado, diezmo que pagaba la casa ms rica de cada parroquia; la Bula de la Santa Cruzada, que se pagaba por no ir a luchar contra el infiel. Cruzada, subsidio y excusado eran conocidas por el pueblo como las tres gracias. Los bienes eclesisticos estuvieron en principio exentos de cargas fiscales. La Iglesia cooper al sostenimiento de la hacienda pblica mediante diversas aportaciones: Las tercias reales consistan en 2/9 partes de los diezmos percibidos por las iglesias del reino, cobrados sobre los cereales, vino y otros productos agrcolas. Su recaudacin se efecto conjuntamente con las alcabalas, stas ltimas eran exigidas por aos naturales, mientras las tercias se ajustan a la anualidad eclesistica, de fechas variables, a cargo a veces de los cabildos catedralicios o de los seores en sus seoros. La bula de la Cruzada correspondi al producto obtenido por limosnas para la guerra contra infieles, aportadas por los creyentes que a cambio se lucraban con indulgencias y otros beneficios espirituales. Su administracin estuvo en manos del Consejo de Cruzada, cuyo presidente actuaba como comisario general. El otorgamiento de bulas sufri diversas alternativas, llegando en ocasiones a ser revocado. El subsidio fue una contribucin directa sobre las rentas del clero, que los monarcas perciban por concesin papal a fin de sufragar gastos de la guerra contra infieles. La Renta del subsidio fue conceda por Po IV a Felipe II en 1661para pagar sesenta galeras para luchar contra los piratas turcos y berberiscos. As pues la Iglesia se comprometa a entregar esta cantidad fija por lo que pronto devino escasa, al costar ms la fabricacin de las galeras. Se llam asimismo dcima por evaluarse en la dcima parte de esas rentas, y subsidio de galeras por aplicar principalmente sus fondos a la construccin y sostenimiento de ellas. El excusado, Po IV tambin concedi a Felipe II en 1571 la facultad de establecer el excusado, otro impuesto pagado por la Iglesia a la Hacienda, cuya finalidad fue contribuir a los gastos producidos por la guerra contra los herejes e infieles, consisti en el diezmo de la finca ms rica de cada parroquia. Con carcter de recursos extraordinarios estaban los expolios y sedes vacantes por las que la Hacienda reciba la mitad de los bienes muebles de los obispos que moran (expolios) y las rentas de los obispados que vacaban hasta que las ocupase un nuevo sucesor. Asimismo fueron recursos extraordinarios los donativos hechos al Rey (que en ocasiones eran emprstitos forzosos). E) LOS SERVICIOS: El servicio fue en principio, la contribucin extraordinaria que a instancias del monarca conceden las Cortes en representacin del reino, cuando no era suficiente para satisfacer los gastos con el montante de los tributos o se producan nuevas situaciones imprevistas, generalmente debida a la poltica exterior, a las que haba que hacer frente. De cuanta variable al iniciarse la Edad Moderna y fija desde las Cortes de Toledo en 1538. De hecho con Carlos V se distingua entre servicios ordinarios y extraordinarios, si provenan de necesidades excepcionales. El servicio tuvo carcter personal. Grav a los pecheros y quedaron exentos de l los nobles, eclesisticos, y quienes disfrutaban de franquicia por cualquier privilegio. Slo los pecheros (clases inferiores: labriegos de villas y vecinos de ciudades) tenan la obligacin de contribuir. Su distribucin tuvo lugar mediante repartimiento, controlados por los contadores mayores. Base del repartimiento fue el censo de la poblacin pechera en la totalidad del reino (repartimiento por mayor), con el correspondiente desglose por distritos (repartimiento por menor). Mediante las llamadas cartas de receptora se comunicaba a las diversas villas y lugares el importe de su contribucin, distribuido luego por el consejo entre los vecinos. En el s. XVII decay el servicio por la devaluacin monetaria y por la aparicin de nuevas figuras impositivas, significando la enajenacin de esta renta su prdida en la prctica para la Corona.52F) ASIENTOS Y JUROS: Tambin como recursos extraordinarios se deben mencionar los emprstitos, que eran recursos que el monarca solicitaba a los banqueros en momentos de crisis econmica; y juros, censos que el monarca estableca sobre rentas de su patrimonio y cuyo origen est en las compensaciones a los propietarios del oro y la plata de Amrica de que se haba apropiado el soberano por necesidades de remanente. Las necesidades de la poltica imperial no pudieron se con frecuencia ser atendida con los ingresos ms o menos normales. El importe de las contiendas blicas y su misma urgencia, exigan que los monarcas dispusieran en un tiempo mnimo de enormes sumas de dinero. En estas circunstancias, ante la falta de liquidez del tesoro pblico, tuvieron que acudir con prstamos de banqueros an pagando por ello intereses desmesurados. Concretamente Carlos V dependa exclusivamente de los prstamos y transferencias realizados por los banqueros, cada vez a un mayor inters y por menor espacio de tiempo, por lo que el monarca lleg a verse obligado a confiscar remesas de metal americano, compensando a sus titulares con juros. Para garantizar las disponibilidades de efectivo los monarcas firmaban contratos o asientos con asentistas por stos se comprometan a entregar ciertas cantidades de dinero en una plaza (lugar) y fecha determinada, a cambio del pago de una cantidad. Los asentistas eran grandes hombres de negocios internacionales, cuyo negocio consista en el prstamo de dinero. Estas operaciones de prstamos, llamadas asientos consistan tanto en el anticipo de dinero como en el abastecimiento de tropas o entrega de armas en un determinado lugar, a reintegrar o pagar luego en el plazo fijado. Pero teniendo en cuenta que el prestamista asume los riesgos de una posible insolvencia, hace que este se grave con un inters y ciertas garantas. El crdito queda entonces asegurado, comprometiendo algn otro ingreso o renta habitual de la Corona, que adquiere la condicin de situado que seran los juros. El sistema utilizado sola ser el de letras de cambio giradas en una determinada localidad y pagada en otra gracias a una importante y compleja red de cambios, generalmente coincidiendo con grandes ferias que solan celebrarse aproximadamente cada tres meses. El juro es una especie de contrato entre la Corona y una persona fsica o jurdica, por el cual aqulla, como contraprestacin del dinero recibido, concede una pensin anual en especie o metlico sobre determinada renta en la hacienda regia, bien sea de forma perpetua o temporal, con la devolucin en este caso del importe del prstamo. Los juros supusieron la creacin de una deuda pblica, que en la mayora de las ocasiones lleg a suponer una carga para el Estado que sufri gran descrdito, al no amortizar los monarcas sus deudas. Los juros fueron perpetuos o redimidos (juros al quitar), diferencindose stos ltimos los vitalicios (juros de por vida) de los trasmisibles por herencia (juros por heredad). Los juros con los Austrias alcanzaron un inusitado auge. El crecimiento masivo de los juros y su acumulacin en manos de banqueros y asentistas (por motivos de especulacin), tuvo que ver con la incapacidad de la Corona para hacer frente a una devolucin de los prstamos por la va normal, como ya haba sucedido en la poca de Carlos V que acab en bancarrota de la monarqua. Con todo esto, el mercado de juros lleg a tal extremo que los monarcas se vieron imposibilitados para hacer frente a los crditos que se haban contrado con lo que durante los s. XVI y XVII fueron frecuentes las suspensiones de pagos, y las quiebras o bancarrotas de la Hacienda, al no existir medios con los que sufragar dichas cantidades. Los juros representan lo que sern luego los ttulos de la deuda pblica, diferencindose unos de otros en que la responsabilidad del fisco qued limitada en aqullos a la renta afectada, mientras en stos reviste carcter general. En un fase intermedia encontramos los vales reales, los Borbones crearon en 1780 una nueva formula de crdito pblico, los Vales reales, que fueron ttulos de la deuda, amortizables en veinte aos con un inters del 4% anual, transmisible por endoso, pero que en los ltimos aos se deprecia con lo que los tenedores procuran desprenderse de este papel moneda.53G) LAS REFORMAS DEL S. XVIII Y LA NICA CONTRIBUCIN: Corona de Aragn: equivalente, contribucin nica, talla y catastro. Todos los intentos de la Administracin se centraron en el deseo de unificar la diversidad impositiva existente estableciendo una nica contribucin La nueva planta fiscal en la Corona de Aragn no supuso la importacin del sistema castellano., pero tuvo lugar el establecimiento de otro ms moderno, con lo que hasta 1845 los regmenes financieros de la Corona de Aragn y Castilla fueron distintos. La caracterstica bsica del periodo consiste en intentar equiparar fiscalmente las Coronas de Aragn y Castilla, de ah que las barreras aduaneras entre ambas los puertos secos sean suprimidas en 1708. En Valencia, se introduce en el XVIII una nueva contribucin llamada el Real Equivalente equivalente. En principio fue un importe que gravaba la riqueza de cada persona, pero desde 1716 comenz a recaudarse una parte en las puertas de la ciudad, convirtindose as en un impuesto indirecto sobre el consumo. En Aragn, se implanta la contribucin nica, tambin como gravamen parejo de las mismas rentas. En Mallorca, el nico impuesto fue la talla. En 1716 se implant en Catalua, y se fij el catastro, que consisti en la fijacin de una suma anual a recaudar, gravando por una parte las fincas urbanas y rsticas, y por otra parte el trabajo personal y los beneficios comerciales y mercantiles. Si bien del catastro personal quedaban exentas las clases privilegiadas, el real alcanz a todas y lgicamente en mayor medida a los grandes propietarios y terratenientes. Castilla: el Catastro de Ensenada: Tras el xito de ese impuesto en los territorios orientales, y del catastro en Catalua, la cuestin que se plantea en la Castilla del s. XVIII fue fundir las rentas provinciales en una contribucin nica. La reforma de Ensenada, trat de lograr dos objetivos: en primer lugar reducir a una sola contribucin las de millones, alcabalas, cientos, servicio ordinario y sus agregados; y en segundo lugar transferir a la propiedad agraria la carga impositiva que vena gravando el consumo y las transacciones. Si embargo tras tres reales decretos las dificultades hicieron que quedara slo en proyecto.II. EL EJRCITO Y SU ORGANIZACIN En toda Europa asistimos a una institucionalizacin de la guerra y a una racionalizacin de sus medios que superan las precarias y deficientes condiciones en las que la misma se realizaba en la antigedad, para tender al nacimiento de una estratgica en las batallas y una maquinaria de guerra acorde con los tiempo que transcurren y que motivarn nuevos cauces para el desarrollo de los combates. El concepto de guerra moderna pues es un nuevo modelo de defensa militar. La estabilidad de la milicia tiene que ver ms con la fijacin de sus estructuras organizativas; con la consolidacin de los cuadros de expertos, directores y mandos del ejrcito que se recluta; y con el establecimiento y ordinaria asistencia de las fbricas de productos blicos, y de los medios de provisin y suministro de las tropas. Junto a ello se desarrolla un largo proceso regularizndose el sistema de milicias hasta la formacin de un ejrcito nacional. A nivel general es fundamental indicar que aunque con Felipe V se promulgan las Ordenanzas, fue Carlos III quien en las Ordenanzas de 1768 sistematice el derecho militar de forma homognea. A) LA ADMINISTRACIN MILITAR: En la cpula de la administracin militar durante los s. XVI y XVII figura el Consejo de Guerra. Sus competencias, se vieron limitadas de una parte por los superiores del Consejo de Estado y de otra parte por las propias de algunos de los restantes consejos como el de Hacienda y el de Indias. La nica secretara del Consejo se desdobl en 1586 en dos, de Mar y Tierra. Durante el s. XVI el Consejo aparece como un cuerpo cada vez ms especializado, con consejeros y secretarios. La conveniencia de tratar por separado asuntos militares muy concretos, o bien aquellos conflictivos donde confluan los intereses del Consejo de54Guerra y de otros Consejos, dio lugar a la creacin de juntas con jurisdiccin determinada. La interrelacin entre los asuntos de guerra y hacienda propici la aparicin de una serie de funcionarios militares y carcter fiscal, como el veedor encargado de las pagas y de justificar los gastos, el contador en cuanto encargado de la gestin de los recursos, el pagador para materializar los pagos o el tenedor de bastimentos, encargado de vveres, ropa y enseres. En la base, la administracin militar cont con una serie de funcionarios que tenan a su cargo la distribucin de armas, pertrechos y dinero. Entre ellos destaca el veedor, ocupado en altas funciones inspectoras, al contador o interventor de cuentas, al pagador y al tenedor de bastimentos. Junto a los capitanes generales del ejrcito encontramos la figura del capitn general de artillera. En el s. XVIII, an mantenindose el Consejo, las competencias centrales fueron progresivamente asumidas por la Secretara del Despacho correspondiente, aparece una especie de Estado Mayor, que daba cabida al conjunto de generales, y desde 1801 aparecer un jefe de Estado Mayor a la cabeza de cada uno de los tres ejrcitos. A nivel territorial, los capitanes generales asumen en sus provincias, con el poder civil, la mxima autoridad castrense. En lo relativo a las jerarquas militares, Felipe V reform el sistema, fijando definitivamente cuatro clases de oficiales generales: capitn general, que nada tiene que ver con el de provincia; teniente general, mariscal de campo y brigadier. B) LAS MILICIAS Y SU RECLUTAMIENTO: Rgimen bajo los Austrias: Desde los tiempos de los Reyes Catlicos el ejrcito se fundament en la existencia de tropas de voluntarios o mercenarios que buscaban aventuras o escapar de la justicia. Al no fijarse un tiempo de incorporacin para los mercenarios, el ejrcito as formado acab convirtindose en una especie de ejrcito profesional. Como complemento y en caso necesario se acuda a una leva: obligaba a todos los sbditos en virtud el deber de auxilio militar. La expansin poltica de la monarqua no fue acompaada de una ordenacin sistemtica de las milicias y su reclutamiento. Realizada la estimacin por cada empresa del nmero de hombres necesarios, el Consejo de Guerra estableca los distritos de reclutamiento, coincidentes a menudo con un corregimiento o compresivos tambin de tierras seoriales, y designaba un capitn para cada uno de ellos. Este compareca ante el concejo principal del distrito, acreditaba su condicin, instalaba la sede para el alistamiento y proceda a pregonar el llamamiento a filas. El capitn era la figura clave del sistema. La seleccin de las tropas se efectu por lo comn en zonas prximas a los puntos de destino, tenindose en cuenta para las expediciones martimas la cercana de los puertos de embarque. Primero se realiz por sorteo y durante los Austrias fue obligatorio para todo el que tuviera entre 15 y 60 aos: Milicias provinciales. Carlos III volvi al sistema de sorteo: uno de cada cinco hombres prestaba servicio por ocho aos. Este sistema se llam de quintas, no siendo recibido bien entre la poblacin, lo que origin graves conflictos en Catalua y Pas Vasco, no siendo fcilmente soportado por la Hacienda. Los Borbones introdujeron la leva forzosa de los vagabundos para contribuir a reclutar el Ejrcito. En el caso de traslado a lugares lejanos, aconsejaron la formacin de convoyes de varias compaas, bajo la autoridad y control general de un comisario. La monarqua lleg a contar con la mayor fuerza armada de Europa. Los Reyes Catlicos cambiaron la estructura del ejrcito, jerarquizando sus mandos: Coronelas o escuadrones: unidad superior. Al frente estaba un Coronel o jefe militar. Se dividan cada una en doce Compaas o capitanas, al mando de Capitanes. La mayor parte de las tropas extranjeras (alemana, borgoona, valona, inglesa e italiana) fue organizada en regimientos, mientras los espaoles quedaron encuadrados en los tercios. Los tercios constaban de un nmero variable de compaas, compuesta cada una de 250 soldados agrupados en diez escuadras. El Tercio lo mandaba el Maestre de Campo (el Coronel mandaba las tropas de mercenarios, y por debajo de l un Sargento Mayor). A su vez el capitn, el alfrez o lugarteniente, los sargentos y los cabos forman la lnea jerrquica de cada compaa. Carlos I reorganiz estas unidades sustituyendo las coronelas por Tercios, formados por piqueros,55arcabuceros y mosqueteros. El Tercio se formaba por varias Compaas o capitanas (capitn, alfrez, sargento, cabo...) Rgimen en el s. XVIII: Desde el s. XVII, por la importancia que adquirieron las armas de fuego, los Tercios fueron sustituidos por nuevas unidades llamadas Regimientos, mandados por Maestres de Campos o Coroneles Los Coroneles tenan un lugarteniente llamado Teniente de Maestre de Campo o Teniente Coronel, continuando el Sargento Mayor como segundo jefe. La jerarqua se increment al aadirse el Capitn general como jefe supremo, la del Teniente general como su lugarteniente, y otras figuras como el Brigadier, Comandante, Teniente o Lugarteniente. La Guerra de Sucesin origin las primeras reformas militares borbnicas, crendose otros tercios llamados ahora regimientos, cuyos jefes dejaron de denominarse maestres de campo para pasar a ser coroneles. Una cdula de 1704, ordena el reclutamiento de cien regimientos en Castilla, sealando la obligatoriedad del servicio militar para todos los ciudadanos. Queda previsto as un sistema de quintas, mediante la incorporacin de un mozo por sorteo entre cada cinco con numerosas exenciones. La implantacin del servicio obligatorio tropez con tres dificultades: En primer lugar con lo que significaba extender el criterio uniformista a los reinos de la Corona de Aragn.En segundo lugar hubo que vencer la anquilosada mentalidad de unos funcionarios que no secundaban en la prctica las nuevas medidas. Finalmente fue la resistencia de los municipios, acostumbrados a proveer por s mismos el cupo que tradicionalmente tenan asignado. Con Carlos III se llev a cabo importantes reformas y mejoras. Junto a la creacin de la Academia de Artillera de Segovia y el fortalecimiento y reorganizacin de las milicias provinciales, el monarca implant un rgimen de quintas anuales, verdadero preludio del servicio militar obligatorio del Estado Constitucional. Sobre todo ha pasado a la historia castrense por las famosas Ordenanzas para el rgimen, disciplina, subordinacin y servicio de sus ejrcitos en 22 de octubre 1768., compuestas por unas juntas generales. En el s. XVIII apareci una jurisdiccin militar especial o fuero de guerra por lo que empez a surgir una administracin territorial militar. C) LA ARMADA: A principios del s. XVI la flota de galeras en el Mediterrneo era exigua. Felipe II intent acentuar el control real, pero las dificultades financieras impidieron una adecuada reorganizacin de la flota. En las galeras serva un mundo variopinto de gentes, la llamada chusma, compuesta por cautivos y prisioneros de guerra, as como por los condenados a ellas en virtud de sentencia judicial. Todos compartan unas condiciones de vida sumamente precarias. En el Atlntico el problema no era el de las galeras, sino el de los galeones; es decir, la necesidad de disponer de buques para la guerra directa, para asegurar el trfico indiano de las remesas de oro y plata, o para atender la defensa de los territorios de ultramar ante el acoso de los piratas. Con los Borbones tuvo lugar el verdadero fomento y reorganizacin de la marina de guerra. Felipe V fund en 1714 la Real Armada, que aglutinaba a buena parte de las fuerzas dispersas, y tres aos despus fue creada la Compaa de Caballeros Guardia Marinas, cuerpo que incorpor al oficio naval a la nobleza espaola, e incluso tambin a los aristcratas italianos y rusos que venan a formarse en ella. Bajo Patio fueron constituidos los departamentos martimos y se estableci en 1737, siguiendo el ejemplo ingls, el Almirantazgo. La poltica de Ensenada tuvo como eje el fomento de los astilleros, la ampliacin de la flota y la mejora tcnica de los buques, as como la ordenacin jurdica de esta nueva marina de guerra. Con Carlos III (1770) es creado el cuerpo de Ingenieros de Marina. Desde 1776, en el reinado de Carlos IV, se da la ltima etapa de decadencia. Al comps de los desastres martimos proliferan nuevas ordenanzas e instrucciones. Durante el s. XVIII se introdujeron mejoras en los arsenales, se cre la Escuela de Guardias Marinas y se redactaron unas Ordenanzas generales de la Armada Naval para la Marina (1793), y se dividi territorialmente la administracin martima. En 1807 reaparece el Almirantazgo.56LECCIN 10 LA IMPLANTACIN DEL LIBERALISMO EN ESPAAI. TRIUNFO DEL LIBERALISMO POLTICO A) EL DERRUMBAMIENTO DEL ANTIGUO RGIMEN: La represin del Dos de Mayo dio lugar a un levantamiento general del pas. En junio Napolen haba transferido la corona a su hermano Jos, convertido as en rey de Espaa. El alcalde del pequeo pueblo de Mstoles reivindica revolucionariamente el poder, sublevndose en pocas semanas Asturias y las restantes regiones peninsulares. Al levantamiento, donde se depone o da muerte a las autoridades anteriores, sigue la constitucin de unas Juntas supremas provinciales, las cuales, recuperan o reasumen la soberana considerada vacante. Esas juntas establecen en Aranjuez en septiembre del mismo ao 1808 una Junta central suprema y gubernativa de Espaa e Indias, trasladada luego a Sevilla y finalmente a la isla de Len (San Fernando). La Junta Central compuesta por treinta y cinco miembros y presidida por el Conde de Floridablanca. Su disolucin en 1810 y el nacimiento entonces de un Consejo de Regencia presidido por el obispo de Orense. A instancias sucesivas de uno y otro organismo, se renen las Cortes de Cdiz que en 1812 promulgan la primera Constitucin nacional. La pugna blica enfrent a un ejercito francs, superior en nmero y mejor organizado, con los cien mil hombres del ejrcito espaol, pero tambin y sobre todo con la obstinada resistencia del pueblo mismo en ciudades y pueblos. La confrontacin en campo abierto registr el hito importante de Bailn (julio de 1808), cuyo xito habra de galvanizar la conciencia nacional. Mientras la exaltacin patritica daba lugar a la inslita reaccin de Zaragoza y Gerona. B) LAS CONVULSIONES LIBERALES Y ABSOLUTISTAS La restauracin absolutista (1814-1820): Expulsado el rey Jos y suscrito el tratado de Valencia (1813), Fernando VII vuelve a Espaa, lo que lleva consigo que las juntas provinciales y el mismo Consejo de Regencia carezcan de sentido. Las Cortes surgidas de Cdiz no representan al monarca, sino al pueblo considerado como soberano, y de ah que dichas Cortes se atribuyan la soberana nacional y dirijan una proclama al pas, donde entre otras cosas vinculan el reconocimiento del rey a que ste acate y jure la Constitucin. En 1814, con el regreso de Fernando VII, un grupo de diputados le hacen llegar un documento, el Manifiesto de los Persas, donde impugnan la representatividad de la Cortes existentes, sugieren formar otra y piden, la derogacin de la Constitucin. Los escasos escrpulos del rey concluyen con el golpe de Estado del general Egua, y un decreto de 4 de mayo sanciona la nueva situacin, dejando sin efecto la Constitucin y las Cortes. Muchos liberales fueron arrestados y otros huyeron como primeros exiliados polticos de la Espaa contempornea. El Trienio liberal (1820-1823): La imposibilidad de recuperar la va constitucional desde dentro del propio sistema, lleva a los liberales a reclamar el apoyo del ejrcito que acta mediante pronunciamientos. El 1 de enero de 1820 el teniente coronel Rafael de Riego se subleva en Cabezas de San Juan (Sevilla), proclama la Constitucin de Cdiz y restablece las autoridades constitucionales de la localidad. El xito del pronunciamiento obliga a Fernando VII a firmar un decreto, donde manifiesta que en razn de la voluntad general del pueblo, me he decidido a57jurar la Constitucin por las Cortes Generales y extraordinarias en el 1812. Ahora los perseguidos son los persas mientras los afrancesados vuelven del exilio y dirigen la restauracin constitucional. Los emperadores de Rusia y Austria, junto a los reyes de Prusia y Francia y el propio Fernando VII, forman una Santa Alianza que deciden la intervencin militar para liberar a las monarquas del acoso revolucionario. El ejrcito de los Cien mil hijos de San Luis, penetra en la Pennsula, pone sitio a Cdiz y hace capitular al gobierno constitucional. Fernando VII declara nulos los actos llevados a cabo por ese gobierno y promete al tiempo una amnista general que quedar incumplida. Riego es ahorcado y muchos liberales vuelven al exilio. La Dcada Ominosa (1823-1833): El decreto de 1 de octubre de 1823 liquida la etapa anterior y abre una dcada de despotismo absolutista. En ella no faltan conspiraciones y golpes de signo liberal -como le de Torrijos, fusilado en Mlaga. En 1830, ante el embarazo de la cuarta esposa del rey, Mara Cristina de Borbn, y la eventualidad de una descendencia femenina, cierta disposicin de 23 de marzo hace pblica la Pragmtica sancin de 1789, derogatoria de la ley slica, con las consiguientes posibilidad de que en defecto de hijos varones reinaran las hembras, quedaban anuladas las expectativas del infante Carlos, hermano del rey. En el verano de 1832, ante la amenaza de guerra civil, tienen lugar unos controvertidos acontecimientos, los sucesos de la Granja, que dan lugar a un decreto derogador de la Pragmtica Sancin, el cual en consecuencia restableca la ley slica. Restablecido Fernando VII, el ltimo da de ese agitado ao el rey hace pblica en el mismo lugar una declaracin anulatoria del decreto anterior, arguyendo haber sido objeto de engao, con lo que queda revalidada la Pragmtica sancin y por los mismos el derecho de Isabel a heredar el trono. Convertida en reina al ao siguiente tras el fallecimiento de su padre, la regencia de Mara Cristina se inicia con un ahonda escisin entre los partidarios de Isabel (isabelinos) y los de don Carlos (carlistas), cuanto a un presunto derecho adquirido a reinar en defecto de hijos varones del monarca, al haber nacido cuando inequvocamente rega la ley Slica. En Amrica culmina en esta etapa el proceso emancipador iniciado aos atrs. Al coincidir el conflicto en esos primeros aos con la Guerra de la Independencia, las autoridades espaolas de ultramar hubieron de hacer frente a los insurrectos sin ayuda de la metrpoli. Aquella confrontacin inicial fue una especie de guerra civil entre americanos. Espaa slo posea en Amrica la zona insular del Caribe, con Cuba y Puerto Rico. El gigantesco descalabro se haba saldado entre la incompetencia de los polticos, la inhabilidad de los militares, las interferencias de unos y otros, y la inconsciencia de todos. Slo la prdida de los restos del Imperio, al trmino del siglo, servir como amargo revulsivo de la conciencia espaola. La guerra carlista y el problema sucesorio (1822-1840): Fernando VII muere el 29 de septiembre de 1833. El 1 de octubre, don Carlos Mara Isidro publica el Manifiesto de Abrantes en defensa de sus derechos. Al asumir Mara Cristina las funciones de regente surgen los primeros levantamientos de voluntarios realistas, cuya alianza con los defensores del absolutismo tradicional tuvo como contrapartida la coalicin de Mara Cristina con los liberales. La guerra, desarrollada en los dos frentes principales del pas vasconavarro y del Maestrazgo, concluye con el Convenio de Vergara (1839) que significa el triunfo del liberalismo sobre el Antiguo Rgimen. Su secuela jurdica fue un decreto que aboli el rgimen foral vasco, aunque provisionalmente fuera restablecido tres aos despus; y sobre todo la importante ley paccionada de 16 de agosto de 1841 a travs del pacto que le dio nombre, extendi a Navarra la organizacin poltica y judicial vigente en el resto de Espaa, dejando slo a salvo un residuo de autonoma administrativa y financiera. El triunfo del liberalismo radical, para el que ya no sirve el modelo gaditano, tendr su arquetipo en la Constitucin de 1837. En el campo del reformismo econmico-social y de las relaciones con la Iglesia, la accin de los progresistas se manifiesta a travs de la campaa desamortizadora de Mendizbal.58II. DE LA CONSOLIDACIN LIBERAL A LA REVOLUCIN Regencia de Espartero (1841-1843): Concluida la guerra carlista y asentado el rgimen liberal se produce entonces una aproximacin de los polticos dirigentes a los militares de prestigio. En esas circunstancias, un general de humilde cuna, Baldomero Espartero, y el 10 de mayo de 1841 se hace l mismo con la regencia que acumula a la presidencia del gabinete. Espartero intent conducir el pas apoyndose en los progresistas, Tuvo as enfrente a un sector del ejercito. Cuando el general perdi el respaldo de su propio partido, la conjuncin de todos le hizo caer. Tras unas sublevaciones en Andaluca y Catalua, Narvez entra victorioso en Madrid, y liquida el llamado cesarismo liberal de Espartero el mismo ao 1843 en que Isabel II, entonces mayor de edad, inicia efectivamente su reinado. La dcada moderada (1844-1854) y el primer centrismo poltico: En 1844 Narvez disuelve las Cortes y convoca elecciones, su triunfo fue rotundo. La sntesis moderada tuvo tres claves principales. La primera fue el propio ordenamiento constitucional, la segunda, relativa a las problemticas relaciones con Roma, se resolvi en el Concordato de 1851, la tercera fue la posibilidad, frustrada, de cerrar el pleito dinstico mediante el matrimonio de la reina con el conde de Montemoln, primognito del pretendiente Don Carlos. El rgimen de Narvez, basado constitucionalmente en la coexistencia de los dos grandes partidos, moderado y progresista. El centrismo moderado se disolvi desde dentro por las desavenencias de los pequeos grupsculos de puritanos, polacos, reaccionarios y neocatlicos. La revolucin y el bienio progresista, 1854-1856: La Revolucin de 1854 se inicia con un pronunciamiento de militares conservadores en Viclvaro (28 de junio) para derivar luego a la alianza con las fuerzas progresistas. La coalicin concurri a las elecciones constituyentes bajo el lema de Unin Liberal. El bienio postrevolucionario cont en su haber con algunas significadas reformas. Cabe destacar la ley de desamortizacin general de Madoz y la de ferrocarriles. En julio de 1855 tuvo lugar en Barcelona una huelga general de alarmantes proporciones. Tras la cada de Espartero se adoptaron numerosas medidas contra el revolucionarismo obrero, que culminarn luego en la prohibicin general de todo tipo de asociaciones. La Unin Liberal, 1856-1863: En 1856 ODonnell asume el restablecimiento del rgimen moderado que l mismo haba contribuido a derrocar con su participacin en la vicalvarada. La Unin Liberal represent una positiva aportacin a la estabilidad poltica. Bajo sta coalicin electoral, tuvo lugar entre 1858 y 1863 el gobierno largo de ODonell, que fue el de mayor duracin de todos los que existieron en el reinado de Isabel II. Hay que destacar la recuperacin de la imagen internacional de un pas hasta entonces enclaustrado. Fue espectacular el progreso econmico: mejoras agrcolas, despegue industrial, construccin de la red ferroviaria, potenciacin del comercio, etc. Esta segunda experiencia centrista sucumbi por males muy semejantes a los que destruyeron la primera. La reina se neg a disolver las Cortes y ODonnell hubo de dimitir el 27 de febrero de 1863. El preludio de la revolucin, 1863-1868: En los cinco aos y medio que transcurren desde la cada de ODonnell hasta que Isabel II pierde el trono, se suceden siete gobiernos. La desaparicin de ODonnell y Narvez, generales que haban presidido algunos de esos gobiernos, deja desguarnecido el trono. El partido demcrata se orient al republicanismo, mientras los progresistas eran ya decididamente antidinsticos. Para los demcratas slo era posible alcanzar el poder por medio de la revolucin, mientras los progresistas concluyeron por desengaarse59sobre la posibilidad de que la reina les llamara al poder. A un clima poltico depresivo, se sum la crisis econmica. Prim fue el lder de la conspiracin y en septiembre de 1868 la conspiracin triunfa e Isabel II se refugia en Francia. El sexenio revolucionario, 1868-1874: Al gobierno provisional, presidido primero por Serrano y luego por Prim, correspondi organizar el Estado salido de la Revolucin. Unionistas y progresistas constituan formalmente el bloque monrquico, mientras que en el partido demcrata exista un sector, los cimbrios, partidario tambin del trono, y otro de espritu federalista que llegar a cuajar en el primer partido republicano de Espaa. Deba haber monarqua, pero descartada Isabel II, el duque de Aosta acepto el trono. Amadeo de Saboya vino a reinar a Espaa en 1870. Su candidatura haba sido aprobada por las Cortes con casi un tercio de los votos en contra y bastantes abstenciones: y al desembarcar en Cartagena recibi la noticia del asesinato de Prim. Durante los dos aos de su reinado se sucedieron tres elecciones generales y seis gabinetes. Aquello era difcil que lo gobernara cualquiera y mucho ms difcil que lo gobernara un rey. Amadeo hubo de abdicar. El mismo da 11 de febrero de 1873 se produjo la proclamacin pacfica de la primera Repblica. Fue presidida por cuatro personalidades: Figueras, Pi y Margall, Salmern y Castelar. La Repblica que careca de arraigo careci tambin de apoyos. En el exterior fue vista con recelo, siendo slo reconocida por Estados Unidos y Suiza. Dentro del pas sus nicos soportes fueron el sector poltico de la burguesa de izquierdas, algunos elementos obreros, y un ncleo muy heterogneo de intelectuales. La nueva guerra carlista aprovech el desconcierto existente y aadi otras dificultades. Entretenido el ejrcito en ellas, surgieron las revueltas cantonales de Andaluca y Levante. Ante la derrota parlamentaria de Castelar en la madrugada del 3 de enero de 1874, y la consiguiente amenaza federalista, el general Pava envi sus tropas al Congreso y el 29 de diciembre Martnez Campos dio en Sagunto el grito de Viva Alfonso XII!III. LA RESTAURACIN Y LA CONVIVENCIA CANOVISTA La empresa restauradora contar ahora con el apoyo financiero de la alta burguesa. Se necesitar adems y sobre todo un artfice que deseche las formulas agotadas de convivencia poltica, y pergee otras nuevas de cara al futuro. Esa persona, el malagueo Cnovas del Castillo, es consciente de tres cosas fundamentales: la Restauracin no es posible en la personalidad amortizada de Isabel II y hay que buscarla en su hijo Alfonso; el mosaico poltico debe ser reducido a un bipartidismo estable; el poder civil debe primar y hay que apartar el ejrcito de los pronunciamientos haca los que antes fue empujado por unos y otros. La monarqua de Sagunto tuvo propiamente dos etapas. Una primera hasta 1898, en la que se inscribe el reinado de Alfonso XII, muerto en 1885, que es el gran perodo de la Restauracin; y otra segunda, ya en el s. XX, de signo revisionista y paulatina debilidad. Cnovas consigue nada ms y nada menos que la neutralidad del Estado. El, al frente de la derecha moderada, y el riojano Sagasta, al frente de la izquierda liberal, se alzan como las grandes figuras garantes al tiempo del pluralismo y la estabilidad. Mrito de Cnovas fue idear el sistema. Mrito de Sagasta, no menor, fue incorporar a la izquierda y rescatarla de los excesos revolucionarios. El rgimen de convivencia canovista se plasm en la Constitucin de 1876. Vencidos los carlistas en una ltima guerra, la ley de 21 de julio de 1876 extingui definitivamente los fueros vascongados, logrando la unificacin general del derecho pblico en Espaa. Los antiguos organismos forales fueron sustituidos por diputaciones provinciales. Cnovas da un decisivo paso adelante imponiendo en la ley la obligacin del servicio militar y la del pago de impuestos. La ingente labor poltica de la Restauracin tuvo sin duda algunas sombras, y seguramente entre ellas la desatencin regional, el descuido de los problemas sociales y la escasa solicitud por el quehacer intelectual, reivindicado60entonces por la Institucin Libre de Enseanza. Su gran contrapartida fue en todo caso el desastre colonial. Tras la guerra hispano-norteamericana, si cabe llamar as al despropsito del desigual enfrentamiento de ambas escuadras en el Pacfico y en el Caribe, Espaa perdi lo que quedaba del Imperio: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Fue aquello un desastre econmico, pero fue sobre todo un profundo desastre moral. Jos Luis Comellas valora como el sistema poltico ms completo, homogneo y fecundo que ha edificado el liberalismo espaol.61LECCIN 11 LAS REFORMAS ECONMICAS Y SOCIALES DE LA IDEOLOGA LIBERALI. ESTRUCTURA ECONMICA A) LA AGRICULTURA: En este siglo, en lo que a la agricultura se refiere, podemos distinguir tres etapas: Hasta 1837 que nos conduce hasta la revolucin agraria. De 1837 a 1860 en la que se expanden los terrenos de cultivo, al mismo tiempo que mengua el rendimiento de determinados productos. Las ltimas 4 dcadas en las que se produce un reajuste de sentido inverso. Se da mayor productividad y disminuyen las superficies cultivadas. No es difcil entender la Revolucin Agraria como el punto de partida de la Revolucin Industrial en nuestro pas, si tenemos en cuenta que las dos terceras partes de la poblacin trabajaban en este sector y ms de la mitad de la renta del sector procede del campo al iniciarse el s. XIX. Aquella hizo posible sta ya que los excedentes agrarios facilitaron el flujo emigratorio del campo a la ciudad, con lo que se genera el proletariado que acude a las fbricas. Desde los aos del Antiguo Rgimen, la agricultura vena arrastrando una serie de lastres que empiezan a eliminarse ahora. Por un lado, se elimina la prohibicin de cerrar las heredades estableciendo la libertad de acercamiento y arrendamiento de tierras. Por otro lado, la prohibicin de roturar baldos y montes. Y por ltimo la sustraccin de tierras al cultivo en beneficio de la ganadera a tenor de las leyes que haban protegido el desarrollo de la Mesta. La expansin agrcola qued asegurada, en fin, con: la abolicin de tasas, la libre circulacin de los productos del campo, y la desvinculacin de mayorazgos y desamortizacin de bienes races. Tras la crisis provocada por la Guerra de la Independencia, que hizo subir el precio de los cereales y diezm la ganadera, se estableci un sistema proteccionista prohibiendo la importacin de trigo extranjero, ya que la produccin nacional era ms que suficiente para abastecer el mercado, con lo que se consigui que se extendiera a la periferia el trigo castellano, pero desde entonces el crecimiento de la produccin no fue demasiado considerable, pero esto solo duro unos aos de grandes excedentes que satisfacan el consumo nacional pero acabo cayendo en una crisis que oblig a su importacin nuevamente. Por otro lado el viedo si que progres sin retroceso, mediante una continua expansin de las zonas de cultivo desde la periferia al interior, llegando a convertirse la produccin de vinos y pasas en primera partida de las exportaciones. En la dcada de 1882 1892, Espaa se situ como primer productor mundial, aunque esto cambi a la entrada del s. XX. El aceite se mantena como el primer factor de economa nacional, destacar la importancia que empezaron a adquirir los frutales y cultivo de regado, en cambio de difcil valoracin se hace el proceso de evolucin ganadera en gran medida por la falta de datos de los censos llevados desde el s. XIX. B) LA PROPIEDAD AGRARIA Y SUS REFORMAS: La propiedad agraria es caracterstica del Estado Liberal y descansa sobre tres grandes reformas, que servirn para destruir las bases de la sociedad estamental. 1) Disolucin del rgimen seorial: Los legisladores de Cdiz rehabilitaron la distincin entre los seoros jurisdiccionales y aquellos otros con una simple base territorial o solariega, lo que permiti que mediante decreto en 1811 los primeros se incorporaran a la nacin, y que los segundos quedaran incluidos en la clase de los dems derechos de propiedad particular. Esta decisin fue revisada en los siguientes aos, terminando el proceso con la ley de 26 de agosto de621837. Respecto a los ttulos se arbitr eximir a los dueos de los seoros solariegos de la obligacin de presentarlos y exigir a cambio el ttulo de los seoros jurisdiccionales. Las leyes abolicionistas cumplieron el triple objetivo: suprimir lo jurisdiccional, recortar lo tributario y respetar lo territorial. 2) Desvinculacin de mayorazgos: El mayorazgo es una forma de propiedad de la nobleza seorial que impide la enajenacin de los bienes preferentemente inmuebles, constitutivos de patrimonio o que su titular incorpora a l. Los bienes de esta suerte quedan vinculados y por tanto sustrados al libre comercio, pasando en bloque al heredero preferente. El titular poda disponer de las rentas, aunque no de los bienes mismos, pero por otro lado s que poda aumentar el patrimonio con nuevas adquisiciones. La vigencia del mayorazgo condujo al aumento de las propiedades nobiliarias, sobre todo de la propiedad rstica, lo que llev a que estas se acumularan en manos de un grupo reducido de personas. Este fenmeno, por supuesto, produca malas consecuencias econmicas que ya apreciaron los reformistas del s. XVIII, pero para ellos segua prevaleciendo el derecho a la propiedad privada. Es al final del s. XVIII y a principios del siguiente cuando se empiezan a introducir medidas de carcter corrector, con el objeto de hacer repercutir en la hacienda pblica, el beneficio de enajenaciones. Desde entonces el reformismo se dedica a la abolicin de mayorazgos, hacindolo de manera definitiva al instaurarse el trienio liberal, con una Ley que se present ante las Cortes como protectora de la libre circulacin de la riqueza nacional. Esta desvinculacin del mayorazgo, lo que viene a significar es que el propietario poda disponer de sus bienes, nada que ver con la expropiacin. El dueo de fincas vinculadas puede venderlas si quiere. Viene a ser una transicin histrica entre la nobleza, propietaria de tierras y la burguesa que hasta ese momento de la desvinculacin no poda comprarlas. Esta ley (1820) fue abolida y restablecida nuevamente. Finalmente, la desvinculacin decretada en 1841, con la ley sobre vinculaciones y mayorazgos, fue irreversible, quedando definitivamente consagrada en el Cdigo Civil (arts. 348 y 785). 3) La Desamortizacin: La desamortizacin fue un fenmeno jurdico, poltico y econmico que consista en sustraer la propiedad acumulada en manos muertas (personas jurdicas como la Iglesia o municipios, titulares de tierras inalienables), restituyndolas al trfico jurdico normal. La desamortizacin fue llevada a cabo por el Estado incautndose de bienes privados y luego vendindolos en subasta pblica. A diferencia con la desvinculacin, que libera bienes de los propietarios la desamortizacin se los arrebata mediante una compensacin y los nacionaliza, para reprivatizarlos. Lo que responda, evidentemente, tanto a la preocupacin por reordenar estos territorios y al afn de conseguir nuevos ingresos para el Estado. Adems, en lo que se refiere a la desamortizacin eclesistica, se debi en mucho al signo manifiestamente anticlerical. La desamortizacin se llev a cabo en varias etapas empezando en el s. XVIII y terminando en el s. XIX. Primera etapa S. XVIII, preparatoria, realizada entre los dos siglos. A los ilustrados les preocupaba de diferente manera la acumulacin de bienes segn se tratara de tierras de los municipios o de la Iglesia. Cuando se trataba de tierras de los municipios, el objetivo era hacerlas accesibles a los campesinos, y si se trataba de la Iglesia, el objetivo era evitar su aumento. Esta desamortizacin de bienes de la iglesia y municipales supondr la transformacin de la Espaa del Antiguo Rgimen a su estado contemporneo. Segunda etapa Consta de dos fases complementarias: Desamortizacin de Mendizbal y la Venta de Espartero. Tercera etapa decretada el 1 de Mayo de 1855 por la ley Madoz. Fue la ms importante de todas, superando el volumen de sus ventas a lo desamortizado en anteriores ocasiones. Adems de la desamortizacin eclesistica esta nueva ley inicia un proceso de desamortizacin general de todas las propiedades y bienes amortizados. Esta nueva ley estuvo vigente durante toda la segunda mitad del s. XIX siendo su alcance territorial variable segn provincias, pero en todo caso enorme. Cuando nos preguntamos por el significado real de la desamortizacin podemos observar63claramente dos cosas: Para adquirir los bienes en las subastas pblicas se exiga de los postores que tuvieran una determinada situacin econmica, no podan ser campesinos cultivadores de tierras ajenas, con lo que los latifundios cambiaron de manos, de las muertas a las ms vivas, pero siguieron existiendo. La situacin de los campesinos empeor, ya que pasan de ser cultivadores de la propiedad eclesistica con mrgenes de tolerancia y descontrol en los arrendamientos a depender de seores latifundistas que slo queran un mximo aprovechamiento de sus tierras. La contrapartida positiva fue la mejora del rendimiento de las tierras, ya que se explotaron tierras que hasta entonces permanecan abandonadas. El saldo negativo fue la prdida mediante la dispersin del tesoro artstico custodiado hasta entonces por la Iglesia. C) LA INDUSTRIA Y LA REVOLUCIN INDUSTRIAL: La Revolucin Industrial se inicia en Inglaterra extendindose despus al resto de Europa y a EEUU. Consisti en nuevos avances tecnolgicos y productivos, cuya base fue: la invencin de la mquina a vapor alimentada por carbn, el descubrimiento y utilizacin de nuevos mtodos de transformacin de materias bsicas (hierro, acero), la organizacin racionalizada del trabajo en el proceso productivo y el aprovechamiento de los avances tecnolgicos en la agricultura y el transporte. En Espaa se produce en torno a la produccin textil catalana y a los estmulos del mercado colonial, en la medida en que desde fines del XVIII se produce para la venta y no solo para el consumo, pero su tardo desarrollo, llegan a justificar que se hable de un fracaso de la Revolucin industrial en nuestro s. XIX. Los sectores industriales: La abundancia de recursos mineros apenas fue aprovechada hasta las ltimas dcadas de la centuria. El intervencionismo y el control estatal supusieron un estancamiento en los primeros tiempos que solo se rompera ms tarde con las doctrinas librecambistas que inspiraron la legislacin posterior al reinado de Isabel II. La Ley de Bases (1868) inaugur una nueva etapa al simplificar las adjudicaciones sobre las minas y conceder las minas a perpetuidad a cambio del pago de un canon. Esta ley junto con la que permita la libre creacin de sociedades, supuso algo parecido a la desamortizacin del subsuelo, lo que provoc la abundante presencia de compaas extranjeras interesadas en su explotacin (ingleses y franceses). El hierro espaol entr en auge debido a que cumpla las necesidades de Inglaterra, para su tecnologa del acero. Espaa se convirti en una de las grandes potencias productoras de hierro y la primera en volumen de exportacin. Estas exportaciones produjeron importantes beneficios en el norte, lo que fue factor clave para el desarrollo de la industria siderrgica y el desarrollo del Pas Vasco. Sin embargo, se careca de una hulla adecuada lo que limit bastante. Instalado primero en Mlaga se localiz luego en la cuenca asturiana y finalmente en Vizcaya. A su vez, la industria textil algodonera surgida en Catalua, pas por varias dificultades debido, en parte, a la desaparicin del mercado colonial y, sobre todo, a la baja calidad del carbn espaol. A pesar de ello consigui un notable desarrollo a finales del s. XIX. El resto de sectores industriales tuvieron menos importancia. El fracaso de la Revolucin Industrial: A pesar de haberse producido verdaderos logros en algunos sectores, la doctrina no deja de hablar de fracaso de esta revolucin en Espaa. Lneas de pensamiento afirman que el despegue industrial de Espaa, coincidente en el tiempo con el de otras naciones de Europa occidental, perdi ritmo y termin fracasando. D) EL COMERCIO: POLTICA ARANCELARIA. BANCO DE ESPAA Y BOLSA: Caminos y ferrocarriles: la legislacin ferroviaria: Los inventos ingleses del firme liso para los caminos y sobre todo la locomotora a vapor, transformaron las posibilidades del comercio. Desde entonces el desarrollo de cada pas dependi en gran medida de su red de carreteras y de los nuevos ferrocarriles. La construccin de carreteras en Espaa, tuvo ya su impulso durante el reinado de Carlos IV, pero lo cierto es que no alcanz hasta 1840 un ritmo de construccin, que por otro lado habra que sealar que fue, por lo menos, razonable, llegando a haber construidos 40.000 km a finales de64siglo. Pero lo que verdaderamente conmocion el mundo del transporte fue la aparicin del ferrocarril. Tras la construccin de tres tramos cortos a mediados de siglo, fue el punto de partida de la construccin a gran escala, que se inici con la Ley General de Ferrocarriles de 1855. Con esta ley se remediaron numerosos desajustes, salvo la anchura de la va, punto importante porque no coincida con el ancho de otros pases (adoptada para la mayor comodidad y seguridad de los viajeros). Adems se abri una poltica de subvenciones y franquicias arancelarias. Esta Ley junto a la de Sociedades de Crdito de 1856 que regulaba la creacin de bancos de inversin, sirvi de cauce para el gran desarrollo de los aos siguientes. Al trmino del siglo la red de constaba de ms de trece mil kilmetros. La explotacin qued en manos de dos sociedades: la del Norte y la MZA.( Compaa de los Caminos de Hierro a Zaragoza y Alicante). El balance econmico para Espaa de estas inversiones es negativo, sobre todo en detrimento para la agricultura, se tena una gran infraestructura, pero la dbil economa apenas poda beneficiarse de ella. Comercio exterior y poltica arancelaria: En la primera mitad del siglo el comercio exterior sufre un colapso debido a dos razones: la general de la contraccin del mercado europeo por las guerras napolenicas y la especfica de la prdida del imperio colonial americano. Posteriormente, pasada ya la mitad del siglo, se suceden diversas fases de expansin, estabilidad y crisis, destacando de entre todas, la euforia de la dcada de los 80 y el ltimo bache que cierra el siglo. En la ltima dcada se produce la fiebre del oro, que coincide con las exportaciones de vino, minerales y tejidos, la industrializacin del pas y el despliegue de las grandes compaas de transporte martimo que han sustituido la navegacin a vela por el buque de vapor. Se instaura el rgimen de aranceles, debido a que el arancel (impuesto sobre el comercio exterior), constituye un instrumento que ordena la poltica comercial. Quedan suprimidas todo tipo de restricciones para importar o exportar y, desaparece el derecho diferencial de bandera entre buques espaoles y extranjeros .La situacin posterior hace que se vuelva a la poltica proteccionista. As es como surge el arancel de 1891, que suprime las franquicias comerciales y posibilita el desarrollo de la industria textil y metalrgica. El Banco de Espaa y la Bolsa: El Banco Nacional de San Carlos fue transformado en el Banco Espaol de San Fernando, coincidiendo con una etapa de prosperidad en los aos siguientes y surge en 1844 el Banco de Isabel II, dirigido fundamentalmente al crdito comercial e industrial y a la financiacin de empresas ferroviarias y que enseguida fracas. Intentando evitar la crisis, Isabel II se fusiona con el Banco Nacional haciendo que este no lo superara y entrara en suspensin de pagos. La Ley de Bancos de Emisin de enero de 1856 rebautiz esta nueva institucin con el nombre de Banco de Espaa. Asimismo en la banca privada tambin se produce un notable auge. Tras el Banco de Barcelona aparecen el Banco de Bilbao y el de Santander, desde ese momento coexisten bancos autorizados a producir billetes con arreglo a determinadas normas y las sociedades de crdito que se dedica a otorgar crditos a diferentes negocios y muy en especial a los ferroviarios. En 1874 una ley concedi el monopolio de emisin de billetes al Banco de Espaa, por lo que muchos de estas nuevas entidades no pudieron superarlo y o bien se anexionaron a l o se convirtieron en sucursales suyas. Los pocos que resistieron, como el de Barcelona, Bilbao o Santander, representan lo que ser la futura banca privada. La labor del Banco de Espaa fue complementada por el Banco Hipotecario. Tambin surgen las Bolsas de Comercio, al ser creada la bolsa de Madrid en 1831. El hecho se explica por la aparicin de instituciones similares en Pars y Londres, si bien haba en Espaa una rica tradicin como son las lonjas, consulados, que encuadraban un actividad mercantil con un preciso marco jurdico. En 1890 fue fundada la Bolsa de Bilbao y en 1915 la Bolsa de Barcelona.II. ESTRUCTURA SOCIAL A) CLASES SOCIALES65Demografa y clases sociales: Durante el s. XIX, la poblacin en Espaa iba aumentando en proporcin a como lo iba haciendo el occidente europeo, ms rpidamente en la primera mitad y ms lentamente en la segunda. En 1900 la poblacin haba alcanzado el nmero de 18,5 millones, sobre los 11 del s. XVIII. La natalidad en la primera mitad se haba estabilizado, incluso disminuido. En la segunda mitad hizo mella la alta mortalidad y emigracin a Amrica. Las crisis demogrficas coincidieron con las agrcolas, alza de precios, grandes epidemias de clera procedente de Asia y con la fiebre amarilla. Tampoco se puede obviar el deficiente nivel sanitario que facilit que otras enfermedades gracias al deficitario nivel sanitario hicieran mella en la poblacin como el tifus, la viruela y la tuberculosis. En lo que se refiere a la emigracin, el nmero de personas que abandonaron el pas es difcil de precisar, ya que solo se anotaban entre 1882 y 1914 las personas que embarcaban en puertos espaoles pero se suele cifrar por algn autor en mas de un milln de espaoles los que salieron inicialmente hacia Argentina y Brasil por lo que la emigracin es el factor demogrfico ms caracterstico de la poca segn Nadal. En definitiva, la estructura social se transforma extraordinariamente. La poblacin ya no se centra en Castilla, sino en las zonas perifricas, en las nuevas reas de desarrollo. El rgimen de estamentos desaparece con todos sus privilegios y caractersticas por el Decreto de Unificacin de Fueros de 6 de diciembre de 1868, consagrndose un nico fuero, status legal. De esta sociedad estamental pasamos a una sociedad de clases, en la que slo se dependa de la influencia y de la fortuna personal. Entre las clases privilegiadas destaca ahora la aristocracia terrateniente, beneficiaria de la desamortizacin, mientras del sector de las clases medias despega tanto la burguesa agraria, como la burguesa industrial catalana, asturiana y vasca. En la base social emerge el proletariado fabril, con una nueva conciencia de clase obrera, beligerante a travs de asociaciones movimientos de diverso tipo, en tanto los campesinos, desfavorecidos por la poltica agraria por la recin nacida opcin industrial, protagonizan numerosas agitaciones y revueltas. Las clases privilegiadas: El derrumbamiento de los privilegios de la aristocracia se inicia ya en las Cortes de Cdiz, donde quedan abolidas las pruebas de sangre para el acceso a determinadas profesiones y cargos, son suprimidos los derechos jurisdiccionales y se establece la igualdad civil y de fuero de todos los espaoles. El poder latifundista de las familias ricas sufre el impacto de la desvinculacin de los mayorazgos, pero con la instauracin del Estatuto Real y su sancin del Estamento de Prceres como cmara parlamentaria, los grandes de Espaa, en definitiva la nobleza se rehabilita polticamente algo, ya que los grandes de Espaa son miembros natos y a la que tiene acceso los ttulos de Castilla, reconocido a su vez por la Constitucin de 1845 y por la Ley de 17 de julio de 1857 Las ventas de mayorazgos y de propiedades eclesisticas desamortizadas pudieron ser adquiridas por los ms poderosos, favorecieron la presencia a mediados de siglo de una alta nobleza latifundista. En la segunda mitad del XIX aparece la nobleza romntica, formada por el conjunto de polticos, militares y gente de la banca distinguidos por la monarqua con numerosos ttulos y, que normalmente seguan la lnea del pensamiento liberal. El Clero, por su parte, pasa de estar en muy buena posicin en los primeros aos del siglo a sufrir las consecuencias del giro que se produce en la poltica del pas: se suprime la Compaa de Jess, en 1835 se clausuran numerosas casas religiosas que no cuenten con un mnimo de doce miembros y se nacionalizan todos sus bienes, por no hablar de la desamortizacin. A partir del Concordato de 1851 que limit a tres congregaciones religiosas masculinas, se inicia una recuperacin del sentimiento catlico, revalorndose el papel de los religiosos y del clero secular. Aparece el catolicismo liberal, pero tuvo un alcance muy limitado. En los ltimos aos del siglo, las rdenes religiosas protagonizan un proceso de renovacin cultural, mientras, al mismo tiempo, el clero secular empieza a aparecer en las escuelas, donde habr de librarse la batalla de la enseanza. Burguesa y clases medias: La acumulacin de propiedades rsticas facilit en el centro de la66Pennsula aparece la formacin de una burguesa terrateniente, mientras en la periferia se consolida la burguesa industrial. Estos fueron llamados burgueses por los obreros a partir de la Revolucin de 1868. Se convirtieron en un sector progresista, pero los acontecimientos revolucionarios y la presin de los obreros les hicieron retornar a su posicin conservadora que se mantuvo durante toda la Restauracin. La crisis del 98 afecta a los intereses comerciales de los burgueses siendo solo capaces de resistir los sectores burgueses de Catalua y del Pas Vasco. Al mismo tiempo, la alta burguesa, ennoblecida con ttulos llegara a convertirse en una nueva nobleza. Los dedicados a las profesiones liberales, pequeos comerciantes y artesanos, militares de regular graduacin, funcionarios pblicos y propietarios menores, forman el amplio espectro social de la burguesa baja, identificada con las clases medias. Algunos de estos son capaces de mantener su posicin e incluso mejorarla, pero la gran mayora de ellos se deslizan hacia el proletariado de acuerdo a la ampliacin de la base social de las clases inferiores. B) MOVIMIENTOS OBREROS Y SINDICALES El proletariado Industrial: El desarrollo del maquinismo y la existencia de grandes fbricas, propiciaron la formacin de un proletariado industrial con gentes que, procedentes del campo, se congregan en esos ncleos fabriles. Con la libertad para establecer industrias, contratar y la competencia en el mercado sin trabas las diferencias que se producen entre el fabricante o amo y los operarios u obreros cada vez eran ms amplias. Se consolida la desigualdad en un sistema en el que salvo el obrero especializado, el resto de obreros, el peonaje, hombres, mujeres e incluso los nios vivan en condiciones de degradacin y miseria. En definitiva, se enfrentaron los intereses del capital y trabajo, se intentaba mantener un elevado rendimiento con el menor coste, lo que evidentemente implicaba la bajada de salarios. Las primeras reivindicaciones obreras fueron estrictamente laborales y sin contenido poltico. Los patronos y obreros llegaron a unirse para hacer frente a la importacin de productos textiles extranjeros, la poltica arancelaria etc. Pero, los obreros se empezaron a sentir utilizados y desamparados en su alianza con los patronos. Finalmente las diferencias pasaron a la confrontacin ideolgica y poltica llevada a cabo por el partido republicano de lado de los obreros, pasando a la lucha en la clandestinidad. Las clases rurales: Lo acontecimientos polticos y econmicos de la primera mitad del s. XIX fueron igualmente perjudiciales para la poblacin agraria. Con la Guerra de la Independencia se vieron obligados a tomar las armas, con lo que su produccin agrcola qued abandonada y, mientras tanto, la reforma desamortizadora tampoco les favoreci en absoluto, a esos jornaleros que cultivaban la tierra ajena. En el norte, la propiedad agraria se fraccionaba, permitiendo cierta independencia a cambio de altos rendimientos, pero en Andaluca y Extremadura, por el contrario, aumentaban los latifundios con multitud de peones mal retribuidos. Esta situacin en Andaluca produjo la explosin de agitaciones de campesinos, hartos de la injusticia practicada por los jueces que sentenciaban a favor de sus patronos. A mediados de siglo estos movimientos ya se haban convertido en un problema poltico sin saber exactamente si eran revueltas espontneas o acciones desesperadas de quien ya haba agotado las vas legales. En 1868, das despus de la Gloriosa se producen violentas ocupaciones de tierras que consiguen ser dominadas. A partir de los 80 aparece la asociacin Mano Negra, durante reprimida por los gobiernos de la Restauracin y otros grupos revolucionarios como el llamado Asociacin de pobres Honrados Contra los Ricos Tiranos. La situacin que vivan los arrendatarios, aparceros y yunteros en Andaluca y Extremadura favoreci el clima de violencia y la solidaridad de anarquistas frente a los propietarios. El asociacionismo agrario apareci en otras zonas del norte y Levante. En Catalua se cre La Unin de Rabassaires y en Galicia La Unin de Campesinos.67LECCIN 12 PENSAMIENTO LIBERAL Y REFORMAS POLTICASI. INTRODUCCIN Constitucin y Constitucionalismo (Aristteles). Clasific las formas de gobierno en funcin de la bsqueda del bien de todos o parte de los ciudadanos, buenas Constituciones: Monarqua y Repblica, malas Constituciones: Tirana, Oligarqua y Democracia. Actualmente, Constitucin son las disposiciones fundamentales de rango superior a la ley ordinaria, que rigen el Estado. Estn recogidas por escrito, excepto en Gran Bretaa. La aparicin de la Constitucin se debe a: Establecimiento de una comunidad poltica como Estado independiente, agregacin de comunidades vecinas en un mismo Estado nico y romper con las formas de gobierno del pasado. La Revolucin Francesa, primera Constitucin en Francia. Sustituyen el Antiguo Rgimen por un Estado de Derecho. Los ciudadanos son titulares de la soberana nacional. Elaboran la Constitucin a travs de sus representantes. Se da amparo a la divisin de poderes: Poder Legislativo (dicta las leyes), Ejecutivo (las lleva a la prctica) y Judicial (dirime los conflictos). El Constitucionalismo espaol acab con la monarqua absoluta e introdujo la monarqua liberal y parlamentaria. Se produjo en varias etapas: tenemos varias Constituciones: Estatuto de Bayona 1808, Estatuto Real 1834, Cdiz 1812, 1837, 1845, 1868, 1876, 1931, 1978. A) EL ESTATUTO DE BAYONA En 1808 Napolen convoca una Junta Nacional (150 miembros) para legitimar su poder en Espaa, con la presentacin de su Proyecto de Constitucin. Se aprueba el tercer proyecto en Julio de 1808, la Constitucin de Bayona. No debe considerarse Constitucin ya que no es redactada ni aprobada por representantes de la nacin espaola, sino que es impuesta por un extranjero. El Estatuto de Bayona organiza Espaa como una monarqua hereditaria, titular Jos I, y catlica. Fue una Carta Otorgada, que estimul la elaboracin de una Constitucin alternativa por el sector nacional antifrancs. B) LA CONSTITUCIN DE CDIZ Proceso constituyente y valoracin del texto: Cortes de Cdiz (104 miembros), elaboran en 1810 la futura gran Constitucin de Hispanoamrica del S.XIX. La Regencia del Reino (Fernando VII ausente y cautivo), publica el 19 de Marzo de 1812 la Constitucin poltica de la Monarqua espaola, firmada por 184 diputados. La gran novedad es la declaracin de que la soberana reside esencialmente en la nacin, a la que corresponde dictar leyes. Se promulga en nombre de la Santsima Trinidad y de un Dios reconocido como autor y supremo legislador de la sociedad. Esta Constitucin de 1812 rompe con el Antiguo Rgimen. En cuanto a la soberana nacional, la Constitucin de Cdiz representa el triunfo del liberalismo. Principios y reformas: Proyeccin de la constitucin La Constitucin atribuye: Cortes + Rey: poder legislativo, al Monarca: poder ejecutivo y a los Tribunales: poder judicial. Quedan reconocidos los derechos individuales de los sbditos (igualdad jurdica, libertad de imprenta, sufragio, garantas penales, etc). Son 384 artculos bien organizados con la pretensin de organizar el poder, texto programtico del liberalismo68occidental. Se tradujo a varias lenguas. Comparable a la Constitucin Norteamericana de 1787 y a la francesa de 1791, inspir las de Portugal, Italia y Per, siendo estmulo de la ideologa independentista. C) EL ESTATUTO REAL Enero 1834, Martnez de la Rosa sustituye en la presidencia del Consejo de Ministros a Cea Bermdez. No consider el restablecimiento de la Constitucin de 1812, sino que acometi un nuevo cuerpo poltico presentado en Real Decreto, para establecer la fuerza de la monarqua, es el Estatuto Real, sancionado en Abril de 1834. Configura una Corona de poderes limitados, el Rey puede convocar las Cortes, suspenderlas o disolverlas. Introduce un sistema BICAMERAL, con un estamento de prceres hereditarios o de designacin real y otro estamento de procuradores elegidos. Las leyes han de aprobarse por el Rey y ambas cmaras. Constitucin = texto elaborado por una asamblea soberana. Constitucin Pactada = acuerdo entre la asamblea y el monarca. Carta Otorgada = concesin del monarca. El Estatuto Real de 1834 liquida el rgimen absolutista, concilia el orden con la libertad e introduce mecanismos polticos ms avanzados, pero no tiene el rango de Constitucin. D) LA CONSTITUCIN DE 1837 Tras el triunfo progresista, la reina gobernadora dicta el decreto de 1836, restaurando la Constitucin de 1812. Las Cortes, presididas por Argelles, proponen el bicameralismo, fortalecen la Corona e instituyen la eleccin directa. Promulgan una Constitucin intermedia entre la de 1812 y el Estatuto Real. La declaracin de soberana nacional pasa de articulado a prembulo, se fortalecen los poderes del rey, y se introduce el Senado como cuerpo colegislador con el Congreso, los diputados prevalecen sobre los senadores. Se sistematizan los derechos individuales, destacando la presencia del tribunal popular. Esta Constitucin de 1837 se infringi sistemticamente. E) LA CONSTITUCIN DE 1845 Gobierno de Narvez, moderado, plantea la modificacin de la Constitucin de 1837. Disuelve las Cortes en 1844 y la Corona sanciona la nueva Constitucin en Mayo de 1845. Conserva la estructura anterior, con 13 captulos. Desaparece el reconocimiento de la soberana nacional. El Senado se modifica, as como el sistema de eleccin de diputados. La declaracin de confesionalidad religiosa es ms explcita. Se amplan los poderes de la Corona (en el prembulo se equiparan Corona y Cortes), pudiendo el rey designar libremente a todos los senadores, con lo que controlaba una de las dos Cmaras, pudiendo adems disolver la otra. F) LA CONSTITUCIN DE 1869 De 1854 a 1856, bienio progresista, unas Cortes Constituyentes aprobaron la Constitucin de 1856. Ese ao ODonnell restableci la de 1845 vigente hasta la Revolucin de 1868. Nueva normativa para las elecciones a Cortes Constituyentes. Derechos individuales como derecho de reunin y asociacin, libertad de trabajo para los extranjeros por primera vez, libertad de pensamiento y de cultos. El Rey es un verdadero monarca constitucional, que acta a travs de69ministros. Primera Constitucin democrtica de nuestra historia. La Constitucin de 1869 fue suspendida y violada igual o ms que las anteriores. G) LA CONSTITUCIN DE 1876 Impulsadas por Cnovas, 39 personas formulan las bases de la legalidad comn, intermedio entre las Constituciones de 1845 y 1869. Nueva Constitucin aprobada por las Cmaras el 2 de Julio de 1876, hasta su supresin por Primo de Rivera en 1923. La justificacin del texto se basa en la existencia de una legitimidad suprema, que segn Cnovas recaa en la institucin de la monarqua y en la representacin del pueblo en Cortes. En la Constitucin podra desarrollarse cualquier clase poltica y entrar en juego los diversos partidos. Sufragio universal, derechos individuales, Estado confesional con respeto a cualquier culto, aunque slo se permiten ceremonias catlicas. Se asegura el predominio del monarca que nombraba al Gobierno y poda disolver las Cortes. Leyes como la de imprenta, reunin o asociacin, tardan tiempo en llevarse a cabo desde su reconocimiento terico.70LECCIN 13 TEORA Y PRCTICA DE GOBIERNO EN EL SISTEMA LIBERALI. EL REY El Estado liberal se articul como monarqua parlamentaria (excepto en la primera Repblica), cuyo rey tuvo un peso y poderes polticos variables segn las pocas. El rey ostenta la mxima representacin de la nacin, declara la guerra y ratifica la paz, dando cuenta documentada a las Cortes; cuida de que en el reino se administre justicia; dirige las relaciones diplomticas y comerciales con otros pases; expide los decretos conducentes a la ejecucin de las leyes; dispone de la fuerza armada distribuyndola segn convenga; decreta la inversin de los fondos aplicables a los diversos ramos de la administracin; acua moneda, y designa y separa libremente a los ministros. Le corresponde tambin la salvaguardia del orden pblico y el nombramiento de todos los funcionarios civiles y militares. Antes de contraer matrimonio debe comunicarlo a las Cortes para que den su aprobacin. Necesita de autorizacin especial para enajenar, ceder o permutar cualquier parte del territorio nacional, para admitir tropas extranjeras en el pas, para ratificar los tratados y para abdicar la Corona. La sucesin se rige por los principios del derecho castellano, establecidas en la Pragmtica sancin de 1789, fijando su orden por los derechos de primogenitura y representacin, prefirindose las lneas anteriores a las posteriores, el grado ms prximo al ms remoto, los varones a las hembras y la mayor a la menor edad. La mayora de edad del rey para gobernar oscila entre los 18 aos exigidos por la Constitucin de Cdiz y los 14 prescritos por la Constitucin de 1837. La regencia durante la minora de edad responde a distintos criterios. La Constitucin de 1876 hizo recaer la regencia en el padre o la madre del rey, y en su defecto en el pariente ms prximo (esto hizo que la reina viuda Mara Cristina gobernara antes del nacimiento y durante la minora de edad de Alfonso XIII).II. LAS CORTES Y EL BICAMERALISMO Las Cortes fueron definidas en la Constitucin de Cdiz como la reunin de todos los diputados que representan la nacin, nombrados por los ciudadanos. Estos diputados, elegidos a travs de juntas de parroquia, de partido y de provincia, formaron una asamblea nica, siguiendo as el ejemplo de los Estados Generales reunidos en Francia en 1789. Tal sistema rompa por supuesto con la tradicin del Antiguo Rgimen, por cuanto del cuaderno de instrucciones del procurador ligado a unos concretos ciudadanos, se haba pasado al mandato genrico que vincula a los diputados a la nacin. Pero no era tampoco acorde con la doctrina de la divisin de poderes formulada por Montesquieu, la cual preconizaba un cuerpo legislativo compuesto de dos cmaras, cada una de las cuales reprimir a la otra por su mutua facultad de impedir, ni con el ejemplo britnico que haba inspirado al clebre terico francs. En los aos siguientes, la experiencia propia y la acumulada ms all de los Pirineos por los liberales huidos, aconsejaron superar el rgimen unicameral, sustituyndolo por el bicameral con las dos asambleas del Congreso de los Diputados y el Senado. A) EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS: El Estatuto Real diferencia el estamento de prceres del estamento de procuradores del reino, quedando este compuesto por los naturales del reino o71hijos de padres espaoles, mayores de 30 aos, que deban poseer una renta anual de doce mil reales y haber nacido, residido o ser titulares de algn predio o capital de censo en la provincia por la que fuesen designados. Tiene lugar as la separacin de cmaras, pero las precarias facultades de ambas, en concreto de la popular, as como la nomenclatura aeja de procurador en lugar del diputado aparecido en Cdiz, restauran en buena medida el clima del Antiguo Rgimen y abren un comps de espera a reformas ulteriores. El Congreso de los Diputados aparece como tal en la Constitucin de 1837 con la instauracin de un sistema bicameral, la Cmara baja recibi entonces ese nombre. Funciones: la asamblea se configuraba como un rgano colegislador, con atribuciones financieras lo que le dio prioridad sobre el Senado, con capacidad para controlar al ejecutivo a travs del examen del presupuesto, de las interpelaciones y de la posibilidad de exigir responsabilidad a los ministros. Para ser diputado se requiri la condicin de ser espaol, mayor de edad o de veinticinco aos (C. de 1837 y 1845), quedando imposibilitados de ordinario los eclesisticos (excepto en la C. de 1869). Las mujeres no fueron elegibles durante el s. XIX hasta la Constitucin republicana de 1931. La duracin del mandato parlamentario oscil en teora entre los tres aos (C. de 1837 y 1869) y los cinco (1845 y 1876). En la prctica las frecuentes disoluciones de las Cortes interrumpieron esos perodos. La Constitucin de Cdiz proclam la inviolabilidad parlamentaria instaurando un tribunal de Cortes para juzgar las causas criminales contra diputados. La C. de 1837 estableci que los diputados y senadores slo pudieran ser procesados y arrestados con autorizacin de la cmara correspondiente. La Constitucin de Cdiz haba fijado un severo rgimen de incapacitacin, declarando inelegibles a ministros y altos cargos as como a los empleados pblicos por la provincia donde ejercieran su oficio. Tal sistema fue modificado por la legislacin electoral y por la C. de 1837 al admitir que los ministros pudieran ser parlamentarios (con l deber de concurrir a una reeleccin) del que fueron eximidos en la C. de 1845. B) EL SENADO: Las Cortes de Cdiz haban proclamado su propsito de ajustarse a la tradicin parlamentaria espaola, lo que les llev a abordar el problema de la representacin por separado de los estamentos privilegiados. Algn diputado llegara a admitir la posibilidad de dos Cmaras, a fin de salvar ese sistema de representacin tradicional. Ello no logr prosperar por considerar la comisin el sistema estamental de brazos como una costumbre de incierto origen no sujeta a ninguna regla conocida, aduciendo adems que supondra el abandono de las dicesis respectivas de muchos prelados y la dificultad de separar a nobles y eclesisticos del estamento popular. El Estatuto real de 1834 estableci un estamento de prceres del reino formado por arzobispos, obispos, grandes de Espaa, ttulos nobiliarios, ministros, procuradores del reino, consejeros de Estado, diplomticos, generales o miembros de los tribunales supremos, propietarios territoriales y dueos de fbricas con elevadas rentas que hubiesen sido procuradores e individuos destacados en la enseanza, ciencias o letras con un nivel de renta fijado en 60.000 reales. Esta cmara aristocrtica careca de iniciativa legislativa y posea slo el derecho de elevar peticiones al Rey. El Senado aparece en la C. de 1837 con carcter de cmara colegisladora. Los senadores en nmero igual a las 3/5 partes de diputados, eran nombrados por el Rey a propuesta de los electores de las provincias, contando al menos con uno, estaran representadas en funcin de su poblacin. Para ser senador haba que ser espaol mayor de cuarenta aos y tener un cierto nivel de solvencia econmica. Los hijos del Rey y del heredero se convertan en senadores a los veinticinco aos. El establecimiento del Senado se justifico, segn el estudio de Bertelsen, para recoger con mayor propiedad la opinin nacional y legislar conforme a ella; para amortiguar la fuerza e hipotticos extremismos del Congreso actuando como poder moderador; para revisar, garantizando su eficiencia, la actividad legislativa de la Cmara baja; para seguir un ejemplo que en el extranjero haba dado buenos resultados. A partir de 1837 los sucesivos textos introdujeron continuas modificaciones en el procedimiento y requisitos para acceder al Senado, C. 1845: nombrados en nmero ilimitado por el Rey; 1857: se diferenciaron dos tipos , los que lo eran por derecho propio72(altos eclesisticos, magistrados, grandes de Espaa y capitanes generales con elevadas rentas) y los designados por el Rey; C. 1869: establece un procedimiento de eleccin indirecta segn el cual cada distrito escoga por sufragio universal cierto nmero de compromisarios, quienes asociados con la Diputacin Provincial constituyen unas juntas electorales que eligen a 4 senadores; C. 1876: tres tipos: por derecho propio (semejantes a 1857), senadores vitalicios nombrados por la corona y los elegidos por las corporaciones del Estado y los mayores contribuyentes. La Cmara alta tuvo siempre iniciativa legislativa y, en este terreno result equiparada al Congreso. Sus facultades judiciales variaron segn las constituciones entre poder simplemente juzgar a los ministros acusados por el Congreso o estar facultada adems para conocer causas criminales de especial significacin poltica y juzgar en lo penal a sus propios medios, en la prctica tuvo tambin facultades fiscalizadoras (slo reconocidas explcitamente en le C. de 1869). C) CONVOCATORIA, REUNIN Y ATRIBUCIONES DE LAS CORTES LIBERALES: Las Cortes son convocadas por el rey y se renen cada ao en Madrid. Las sesiones son pblicas, salvo decisin en contrario, y la adopcin de acuerdos tiene lugar por pluralidad de votos. Al fijar este ltimo extremo, las Cortes de Cdiz establecieron el requisito, mantenido despus, de un qurum mnimo de la mitad ms uno de diputados y senadores. Tras el discurso o mensaje de la Corona, dirigido a ambas cmaras, que define las grandes directrices polticas, Congreso y senado inician su vida parlamentaria independientemente bajo sus presidentes. Desde la C. 1837 el rey puede disolver alguna de las cmaras o las Cortes en su totalidad. Y al terminar el periodo de sesiones suele proceder a su clausura. Los poderes de las Cortes varan segn los textos constitucionales, siendo mximos en Cdiz y mnimos con el Estatuto Real. Sus competencias se centraron en las altas cuestiones concernientes a la soberana y al trono. Intervinieron as en los problemas sucesorios, debiendo autorizar la abdicacin del monarca, su matrimonio o cualquier ausencia del territorio nacional. Ante ellas debe prestar juramento el rey, el prncipe heredero y en su caso el regente, el cual es designado por las cmaras. De ordinario ejercieron la potestad legislativa juntamente con el monarca, aunque la C. 1869 remiti a las cortes en exclusiva dicha potestad. Los proyectos podan ser presentados indistintamente ante cualquier Cmara. De existir desacuerdo entre ambas queda en ltima instancia la definitiva resolucin del Rey. D) LA DIPUTACIN DE CORTES EN EL S. XIX: A semejanza de la tradicional Diputacin de las Cortes del Antiguo Rgimen, la Constitucin de Cdiz estableci una Diputacin permanente que habra de durar de unas Cortes ordinarias a otras. Qued compuesta entonces por siete diputados (tres de Europa, es decir, peninsulares; tres de ultramar, y un sptimo por sorteo entre los de ambas procedencias). Funciones suyas fueron as el velar por la observancia de la Constitucin y de las leyes; convocar a Cortes extraordinarias si procediere; recibir a los nuevos diputados y actuar como junta preparatoria de las Cortes siguientes; pasar aviso a los diputados suplentes que hubieren de concurrir en lugar de los propietarios; y en caso de fallecimiento o imposibilidad de unos u otros, dictar las oportunas rdenes para que en la provincia correspondiente se procediese a nueva eleccin. A tenor de ello, y segn el anlisis de Bar, la naturaleza jurdica de la Diputacin constitucional qued configurada por los rasgos siguientes: Se trata de una comisin de las Cortes que acta en el perodo de vacancia, diferencindose de cualesquiera otras comisiones cuya vida se desarrolla en el perodo parlamentario. Es un rgano delegado, con competencias que provienen de lo que le atribuye el rgano o asamblea principal. Constituye un instrumento que salvaguarda el principio de la divisin de poderes, al evitar que el ejecutivo, no existiendo las Cortes, asuma funciones propias del legislativo. Con ello se garantiza la observancia de los principios de la Constitucin. No es un Tribunal de Garantas Constitucionales. La Diputacin permanente de Cortes fue suprimida en la Constitucin de 1837 y fue restablecida por la de 1931.73III. LOS PARTIDOS POLTICOS A) EL AFIANZAMIENTO DEL SISTEMA LIBERAL 1) Doceaistas y Radicales: La crisis de 1808, dividi a las minoras polticas y luego al resto de la sociedad espaola, en dos bloques de ideologa antagnica: - Absolutistas: Defensores del Antiguo Rgimen, del poder absoluto, del monarca y de la sociedad estamental. - Liberales: Favorables a la Soberana Nacional y a la divisin de poderes. Tras lo sucedido en Cdiz y el regreso del monarca, los Absolutistas presentaron el Manifiesto de los Persas, texto que constituye la declaracin programtica, no de un partido poltico, entonces inexistente, pero s al menos del grupo parlamentario por el que fue suscrito. En los aos del Trienio se produce una honda escisin en el seno de los liberales, distinguindose:- Doceaistas: Defensores moderados de la Constitucin de Cdiz. - Radicales o exaltados: Que propugnaron un programa revolucionario. Esta biparticin, ms que en la formulacin de programas polticos rigurosos, se hace notable en los discursos parlamentarios, sociedades de distinto signo y artculos periodsticos, cuyo denominador comn fue el rechazo al absolutismo. 2) El Partido Moderado: Tras el Estatuto Real y los sucesos de la Granja, el liberalismo espaol cristaliz polticamente en dos grandes sectores: Moderados y Progresistas. - Moderados: Afines al liberalismo doctrinario, afectos a una doble representacin que enmarcaba la Soberana tanto en la Corona como en las Cortes. - Progresistas: Defendan un modelo radical, donde las Cortes asuman en exclusiva la Soberana Nacional y se negaba a la Corona un papel moderador y decisorio. Desde la crisis de 1848, se llam Partido Moderado al sector poltico que antes haba aparecido como Monrquico Constitucional y Conservador, que lgicamente enlazaba con los doceaistas del Trienio Constitucional. Se lleg a esta denominacin por evitar las connotaciones negativas que haba adquirido el partido Conservador, quizs por la permanencia en el poder. El Partido Moderado tena como fondo comn el respeto al orden y a la institucin monrquica, reconciliacin con la Iglesia y sentido de arbitraje entre el tradicionalismo y la revolucin. En l hay una corriente de centralismo rgido (Narvez), que rechaza el dilogo con los sectores maximilianistas del carlismo y el progresismo, y dependiendo de su afinidad a unas o a otras se producen dos fracciones. - Fraccin Viluma: Proclive al entendimiento con los Carlistas. - Los Puritanos: Fraccin con tendencia al acercamiento con los Progresistas. El centralismo antes aludido y el fracaso dialogante de sus fracciones, vertebr en un mismo centrismo tericamente liberal, pero plasmado de hecho en una dictadura. En 1856, con la constitucin de la Unin Liberal, se eclips durante algn tiempo al partido Moderado, que dej de participar en las elecciones siguientes para reaparecer en 1871, extraamente aliado con Republicanos y Carlistas. Mantuvo entonces la pretensin de restablecer la Constitucin de 1845 e incluso reponer a Isabel II en el trono, logrando una aceptable implantacin. El posterior auge de la tendencia Alfonsina, har recaer la herencia moderada en el partido que Cnovas dirige con la Restauracin. 3) El partido progresista: La tendencia ms radical del liberalismo de los aos treinta, constituy el Partido Progresista, encarnado en la figura de Espartero 1840. Herederos directos de los principios de Cdiz y del magma ideolgico del Trienio, sus miembros no llegaron a definir un programa poltico homogneo y consistente, lo que en buena parte explica la escisin por la izquierda en 1849 del sector que se convertira en un nuevo partido demcrata. El partido defendi la igualdad jurdica de los ciudadanos, la extensin del derecho electoral, el fortalecimiento de los poderes locales y provinciales, la libertad de imprenta y la libertad de comercio. Retrado del juego electoral y habiendo sumado sus fuerzas a las de otros grupos para74derribar la monarqua, el Partido Progresista qued acfalo al ser asesinado Prim en 1870. Se dio entonces un fraccionamiento en dos tendencias: el partido radical de Ruiz Zorrilla y el liberal de Sagasta. El Partido progresista como tal, desapareci. 4) El partido demcrata republicano: La respuesta al discurso de la corona en la legislatura de 1848 dio lugar a 2 textos, el 2 de los cuales se convirti en el manifiesto de 6 de abril de 1849, la carta Pragmtica del nuevo Partido demcrata. All se sealan los objetivos del partido y lo que permite diferenciarle del Tronco progresista del que se desgaja. Artola diferencia tres ejes doctrinales: La declaracin de los derechos del hombre, donde se integra la libertad de conciencia, los derechos de reunin y enseanza pblica gratuita. La transformacin del sistema en base a la soberana popular, lo que conlleva el sufragio universal, la representacin en una Cmara, el carcter electivo del ayuntamiento y las diputaciones y el juicio por jurados. La Corona ordena la vida parlamentaria y sanciona las leyes. Los demcratas propugnan un Estado intervencionista en cuestiones sociales y en el rgimen fiscal, lo que les aparta de la neutralidad de los progresistas. El Partido Demcrata concurri ya por separado a las elecciones en 1851, cuando haban aparecido ya los primeros brotes del socialismo. En su seno haba dos tendencias en la forma de gobierno, la democrtica-monrquica y la republicana. Esta ltima dividida esta a su vez entre los que optaban por la repblica unitaria y los federalistas, representados por Pi y Margall. En 1869 el partido se organiza segn patrones federales. Al alcanzar la victoria en 1873 las querellas internas llevan a la disgregacin del partido. B) EL BIPARTIDISMO DE LA RESTAURACIN 1) El partido conservador: Cnovas, en 1875, se convierte en el lder del partido conservador, formado en un principio por antiguos moderados y unionistas y, bajo la tutela del poder. Sin apenas organizacin, sin afiliados ni estructura, gracias al apoyo gubernamental y a los leales en las provincias consigue triunfar, rotundamente, en las elecciones. Cnovas sigue, en todo momento, la filosofa de la Restauracin ms que un programa poltico de un partido y trata de asegurar que la nueva legalidad monrquica garantice el libre juego de instituciones y partidos polticos. Esta nueva legalidad es la que abre el camino al bipartidismo, pero habr que esperar 5 aos para que entre el partido liberal en 1881. Entretanto los conservadores gobiernan solos, con la reserva ideolgica de todo lo que Cnovas dice en las Cortes, explica o publica. El partido estar formado por la burguesa, aristocracia y altos funcionarios a los que se sumaron las clases medias despus. Ya en los ltimos lustros del siglo, el partido empez a pasar dificultades debido al autoritarismo de Cnovas, el retorno al sufragio universal, en 1890 y a la disidencia de Silvela, dos aos despus. Tras la muerte de Cnovas, a manos de un anarquista, Silvela es promovido a la jefatura de gobierno en 1899. Los conservadores ahora propugnan un programa regeneracionista basado en a) promover los intereses econmicos, b) eliminar el caciquismo, c) reformar la administracin, d) organizar la defensa y relaciones internacionales. 2) El partido liberal: Durante el reinado de Amadeo I de Saboya, un grupo de gente dirigida por el General Serrano y de hecho por Sagasta se unen formando el Partido Constitucional, estos eran progresistas de derecha y unionistas de izquierda, defendan la Constitucin de 1869 y, aceptaron desempear un papel de oposicin a la legalidad representada unos aos despus por la Constitucin de 1876. Tiene entonces lugar la escisin de un sector liderado por Alonso Martnez que forma el Partido Centralista, porque surge entre los constitucionalistas y los conservadores. Se llama as tanto por su ideologa como porque sus diputados estaban sentados en el centro del hemiciclo parlamentario. En 1878 es absorbido por el Partido Constitucional. En Mayo de 1880, el directorio presidido por Sagasta logra la fusin de algunas personalidades y secciones75parlamentarias de su derecha, este sera el ncleo del Partido Liberal-Fusionista, que inspira a Cnovas la suficiente confianza como para reconocerle su condicin alternativa en un sistema bipartidista consolidador de la Restauracin. Ese partido alcanza el poder en febrero de 1881. En 1885 se institucionaliza definitivamente el Partido Liberal, que defiende la revisin de Constitucin y la democratizacin del sufragio universal. Su acta de nacimiento es la Ley de Garantas de 4 de junio sobre la base de la unin del Partido Fusionista y la Izquierda Dinstica. Este partido defiende que la soberana recaiga en las Cortes y el rey para garantizar el sufragio universal, los derechos individuales, la responsabilidad de los funcionarios o el juicio por los jurados. Con la muerte de Alfonso XII en 1885 se consagra el Pacto del Pardo entre los 2 dirigentes que llevar al poder a Sagasta precisamente a instancias de Cnovas. Tras gobernar durante un siglo el partido liberal y diversas alternancias entre los dos partidos, en la ltima dcada del siglo, el partido se consolida bajo el personalismo en la cspide de su lder, y la existencia, en la base, de unos comits que entran en accin a la hora de las elecciones. 3) La aparicin de los partidos polticos obreros: El PSOE: El primer partido especficamente clasista de nuestra historia es el PSOE, fundado en Madrid el 2 de Mayo de 1879 por 25 personas, la gran mayora eran obreros y, aparecen dirigidos por Pablo Iglesias siendo hasta su muerte (1925) lder y presidente del partido, jefe de la UGT y director del peridico El Socialista que naci en 1886. Junto a diversas reivindicaciones laborales el programa, aprobado el 20 de junio, de inspiracin marxista, daba cabida a tres pretensiones fundamentales: a) la abolicin de clases o emancipacin de los trabajadores, b) transformacin de la propiedad individual en propiedad social o de la sociedad entera, c) posesin del poder poltico por la clase trabajadora. Su primer congreso se celebr en Barcelona en 1888 donde se ratific y ampli la clave ideolgica y se plantean problemas entre le sector cataln y el madrileo. Por encima de esa base organizativa de las agrupaciones locales se constituy un Comit Nacional elegido por los afiliados de la ciudad de Madrid, donde radicaba su sede. Apareci por primera vez en una elecciones en el ao 1891 con 24 candidaturas, sin embargo en todo lo que quedaba de siglo no consigui ni un solo escao, eso s, llev a cabo una tenaz labor de implantacin y propaganda y obtuvo puestos en los ayuntamientos, colocando los cimientos de futuro que le llevarn a nuestro siglo.76LECCIN 14 CIENCIA Y POSITIVISMO JURDICOI. INTRODUCCIN La pretensin iusnaturalista de deducir de la razn un derecho universal que pudiera ser aplicado a todos los pases como instrumento para perfeccionar sus respectivos ordenamientos, vena a solucionar los problemas generados por la catica situacin provocada por el derecho vigente en los pases europeos, el constante acarreo de siglos haba creado un maraa de legislacin confusa, dispersa y contradictoria y totalmente inmanejable. A) CDIGO Y CODIFICACIN: Cdigo: Desde una perspectiva externa cdigo es cualquier tipo de manuscrito en forma de libro, con hojas cosidas en bloque compacto, que reemplaz ventajosamente a rollos, papiros y pergaminos. Pero desde el punto de vista jurdico y en razn del contenido, Cdigo es un libro de leyes. Aceptaciones de la palabra Cdigo: Da cabida a cualquier tipo de texto, como de los religiosos (La Biblia). Se refiere al concepto de Cdigo como cuerpo legal. Cabe calificar de cdigo a cualquier compilacin de leyes procedentes de pocas distintas o, en sentido ms restringido, circunscribir tal trmino al cuerpo legal extenso que se elabora de una vez mediante la redaccin ex novo del derecho, y que resulta ordenado conforme a determinados criterios (los Fueros de Aragn o Cdigo de las Siete Partidas). Referente a todo lo anterior el cdigo recoge el derecho antiguo, pero en el s. XVIII, quiebra esta concepcin por influjo del racionalismo jurdico, abrindose paso otra ms estricta y tcnica, que llega a nuestros das. En la actualidad cdigo es la regulacin sistemtica de una determinada rama del derecho, de acuerdo con los principios que sus redactores estiman oportunos, en un libro ordenado en captulos y artculos, relacionados e interdependientes. Codificacin: Es la tarea de realizar cualquier tipo de cdigo. Esta tarea se acometi en el s. XIX, a gran escala y de forma ms especfica y cientfica en Europa. B) LA MOTIVACIN IDEOLGICA: Fuerza motriz de la codificacin fue el racionalismo jurdico y un espritu ordenador de la sociedad, con races en la Ilustracin Reformista, para aplicar la vertebracin del mundo jurdico del nuevo Estado tras la cada del Antiguo Rgimen. La diferencia en la codificacin radica en el inters de los antiguos cdigos en recopilar o reformar el derecho, mientras que los que ahora se redactan responden a una cuidada planificacin y tratan de construir un orden nuevo y justo, igual para todos y de alto rigor tcnico. El racionalismo jurdico tiene como punto de partida el optimismo de los avances logrados en las ciencias fsico-naturales, basado en la creencia de un Derecho natural objetivo e inmutable, utilizando como mdula la razn. Bastar aplicar la razn para deducir un sistema de leyes positivas que resulten tan seguras como las ciencias fsicas..., desligndose de las ataduras (cuerpos legales anteriores) y organizar la vida jurdica utilizando la ley como instrumento. Ello conduce a la estrategia racionalista de ordenar el Derecho como un sistema completo y cerrado, de perfiles geomtricos y presunta validez intemporal. El gran precursor de este mtodo es Leibnitz, quien lo divulga y lo hace explcito en un discpulo suyo, Christian Wolf. Este personaje est influenciado por dos corrientes: del Derecho natural de Grocio y del racionalismo matemtico de Descartes. l se convierte en el mentor de la jurisprudencia de conceptos, mediante el encadenamiento lgico de una serie de preceptos cada vez ms y ms concretos. Este sistema dominar luego la ciencia pandectstica del s. XIX. La codificacin es la ciencia jurdica que trata de enlazar con el gran dogma de los derechos77del hombre y de la igualdad cvica. De tal modo que, los cdigos iusnaturalistas aparecidos en Francia y los estados Germnicos aparecen como obra de gentes con formacin filosfica, poltica y jurdica; pero al mismo tiempo, contaban con la exhortacin de los poderes pblicos al pueblo a que colaboren mediante informes y sugerencias. De esta suerte el cdigo resulta ser un patrimonio poltico comn de los ciudadanos. El modelo uniforme de texto codificado entra en colisin con el derecho consuetudinario, adems de eliminar particularismos. De otro lado, lo que la codificacin origina es un texto homogneo abstracto y unitario, y cabe preguntarse si es preferible a otras vas quizs menos elaboradas, pero sin duda ms elsticas, espontneas y conformes con el distinto espritu de los pueblos. Cuestin que da lugar a una controversia ente Savigny y Thibaut: Thibaut: Propugna un Cdigo para toda Alemania. Savigny: Niega a su poca y a su pas vocacin para la codificacin, afirmando que constituye un obstculo para el desarrollo orgnico del derecho, defendiendo que el futuro del mundo jurdico depende ms del genuino espritu popular, del derecho consuetudinario, de la jurisprudencia y de la ciencia. C) INICIOS DEL PROCESO CODIFICADOR EN EUROPA: El fenmeno de la codificacin aparece en la Europa del s. XVIII, en Baviera, Prusia, Austria y territorios italianos, aplicado a cuatro aspectos fundamentales: Civil, Mercantil, Penal y Procesal. Estos textos fueron elaborados en el seno del Antiguo Rgimen. Pero en el s. XIX los textos franceses son fruto de un nuevo espritu. La codificacin francesa no tuvo nada que ver con el absolutismo ilustrado y si con el triunfo de la soberana popular y con la figura de Napolen. Su smbolo es el Cdigo Civil de 1804, redactado por una comisin designada por los Cnsules y sometido a las observaciones y sugerencias de los ciudadanos, y que fue aprobado por la Asamblea Nacional. El alto rango cientfico de este cuerpo legal y un cuidado estilo literario, explican la rpida propagacin del movimiento codificador en Francia y en Europa. Convirtindose Francia en el adalid de la nueva codificacin burguesa en el mundo. El Code Civil, fue modelo principal, y a veces literal, de los elaborados en otros pases durante el s. XIX. Al iniciarse el s. XX, los grandes Cdigos germnicos y el suizo ofrecen una alternativa ideolgica y tcnica al texto francs, disputndose la primaca cientfica. En una situacin intermedia queda el Code Civile italiano de 1865, construido a imitacin del modelo francs pero con influencias alemanas. Fueron productos de idntico espritu las Constituciones, las Declaraciones de Derechos y los Cdigos, los cuales transformaron el semblante jurdico de Occidente en las ltimas dcadas del s. XVIII y XIX. En cuanto fijacin sistemtica del derecho, Constituciones y Cdigos responden a un mismo impulso racionalizador, uniformista e igualitario. De esta manera se deduce que la Constitucin sera unos Cdigos Polticos, al igual que los restantes lo fueron de materias civil, mercantil, penal o procesal. Aun reconociendo el parentesco ideolgico, no parece que las Constituciones y Cdigos constituyan obras jurdicas afines, debido a que no observan una cronologa acompasada y que los textos Constitucionales suelen anunciar el advenimiento de los Cdigos, denotando el rango primordial de la Constitucin.II. LA CODIFICACIN DEL DERECHO PENAL A) INTRODUCCIN: FUNDAMENTOS IDEOLGICOS DE LA CODIFICACIN PENAL: Las grandes lneas orientadoras de la codificacin penal proceden de la renovacin provocada por la Ilustracin europea. A los principios que informaron el derecho penal del Antiguo Rgimen, las mentes de vanguardia opusieron otros arraigados en: El Utilitarismo: La accin punitiva debe de corresponderse con la utilidad social. El Humanitarismo: Propugna la correccin de excesos de cualquier tipo, como la tortura o la penosa situacin de establecimientos penitenciarios. La Teora de la proporcionalidad. Toda pena debe ser proporcional a la culpa. La conclusin de lo anterior es que al derecho penal le afecta l mismo, al proceso y al rgimen carcelario. El anticipo reformista78fue mrito de Montesquieu, quien reflexion sobre las normas ordenadoras de la sociedad poltica. Aunque la ms temprana sistematizacin de principios del futuro derecho penal corresponde al milans Beccaria, figura de la que depende todo el movimiento ulterior en Europa en el s. XIX en pro de la reforma de la legislacin y de la humanizacin de la justicia. Las primeras consideraciones penales de Montesquieu, se encuentran en las Cartas Persas, pero su desarrollo tuvo lugar en El Espritu de las Leyes. La aportacin principal de Montesquieu consiste en: Reclamar unas leyes penales que garanticen la seguridad. Unos tribunales independientes que, en conformidad con su clsica tesis de divisin de poderes, aseguren la libertad del ciudadano. Un sistema de proporcionalidad de penas para llevar a la prctica la equidad y la justicia. El segundo personaje, Beccaria, confesar haberse convertido a la filosofa al leer las Cartas Persas. Por entonces emprende Beccaria la redaccin de una pequea obra, De los delitos y de las penas, que tuvo un xito inmediato, siendo traducida a todas las lenguas de Occidente. Su obra se basaba en: Las leyes deben fijar las penas y stas no pueden quedar al arbitrio y voluntad del juez. La autoridad reside nicamente en el legislador. Debe de haber proporcin entre delitos y penas. Las penas deben ser las mismas para todos los ciudadanos. El fin de las penas no es atormentar, sino impedir al reo causar nuevos daos y retraer a los dems de realizar actos iguales. Un hombre no es un reo antes de la sentencia de un juez. La pena de muerte no es un derecho de la sociedad. Adems no es til ni necesaria. En 1774, fue traducida al castellano, suscitando el fervor de algunos como Acevedo, abogado del Consejo de Castilla y acadmico; y el rechazo de otros, como el cannigo de Sevilla, autor de la Defensa de la tortura y leyes patrias, que consiguieron que fuera prohibida por la Inquisicin. Un sector intermedio lo presentaba Manuel Lardizbal, quien public en 1782 un importante Discurso sobre las penas, contrado a las leyes criminales de Espaa para facilitar su reforma, que pese a defender la pena de muerte, constitua una especie de exordio doctrinal a las reformas realizadas luego para la codificacin. B) LOS CDIGOS PENALES DE 1822, 1848 y 1870 I) El Cdigo Penal de 1822: Las Cortes del Trienio Liberal fueron ms fecundas que las de 1812, debido fundamentalmente a: En 1822 se encuentran la Constitucin redactada, redaccin que tuvieron que hacer en 1812 por razn de la feliz organizacin en comisiones, que trabajaron con rigor y celeridad. Esta eficacia fue especialmente significativa en el campo Penal, haciendo posible la realizacin del primero de los Cdigos espaoles; el Cdigo Penal de 1822. En 1820 se constituye la Comisin que recaba informes de las universidades, tribunales, colegios de abogados, logrando presentar un proyecto en las Cortes en menos de 1 ao. El Cdigo consta de un Ttulo preliminar sobre cuestiones generales y otro bloque dividido en dos partes sobre delitos contra la sociedad y delitos contra los particulares. Las fuentes inspiradoras fueron textos nacionales y, especialmente, los tratadistas y cdigos extranjeros. Recibi severas crticas (Bentham) y estimaciones ponderadas de Pacheco ...es un cdigo cientfico...mejoraba inmensamente la situacin penal de la nacin...difuso, y sacrifica la claridad...a pretensiones artsticas y a un vanidoso aparato literario. Vigencia: para algunos no lleg a entrar en vigor; para otros, tuvo una vida efmera y se aplic de forma breve, imperfecta y desigual (Antn Oneca). El texto fue criticado por su falta de sistemtica, farragosa redaccin y la excesiva dureza de sus penas. II) El Cdigo Penal de 1848: Desde la derogacin de 1823 del Cdigo del Trienio Liberal, se intent salir en los aos siguientes con diversos proyectos, ninguno de los cuales lleg a ser aprobado. Derribado Espartero, el gobierno moderado progresista de Joaqun Mara Lpez, estableci en 1843 una Comisin de Codificacin de los textos relativos a derecho penal, civil y de79enjuiciamiento, la redaccin de los proyectos de cdigos fue realizada por primera vez por tcnicos del derecho y no como hasta ese momento por polticos o diputados. La codificacin Penal qued fundamentalmente en manos de un abogado Manuel Seijas Lozano. Tras debate en el Congreso y Senado, el texto fue aprobado en 1848, entrando en vigor al ao siguiente, apareciendo dividido en tres libros: disposiciones generales, delitos y faltas. El Cdigo de 1848, est inspirado principalmente en el brasileo de 1830 y en el Cdigo Francs de 1810, mereciendo de los expertos juicios decididamente favorables. A consecuencia de las crisis revolucionarias de 1848, el gobierno de Narvez refundi y adicion diversos artculos al Cdigo Penal, la nueva edicin de 1850 aument la pena en numerosos tipos penales sobre todo en delitos polticos. El cdigo penal comprende 494 artculos divididos en tres libros: LIBRO I: Parte General, LIBRO II: Delitos y Penas, LIBRO III: Faltas. Tcnicamente fue superior al Cdigo Penal de 1822, sin embargo el texto result ser muy riguroso en el castigo de delitos religiosos y en general excesivamente severo en sus penas y en la consideracin delictiva del ejercicio de algunos derechos (prohiba la libertad de imprenta, reunin, etc.). Tuvo el mrito de acabar con el arbitrio judicial al fijar previamente a cada tipo penal una pena dividida en grados. Tuvo algunas deficiencias tcnicas, como castigar cmplices como a los autores, etc. El texto result ser muy riguroso en el castigo de delitos religiosos y en algunas otras cuestiones, resultando acentuado por varios decretos dictados, que entre otras cosas agrav las penas de los delitos polticos. Armoniz los principios de retribucin e intimidacin y estableci un riguroso sistema de garantas penales. III) El Cdigo Penal de 1870: El Cdigo de 1870 es en realidad una profunda reforma de 1848 cuyas lneas fundamentales llegan hasta nuestros das, motivada por los insatisfactorios resultados de la correccin de 1950 y por la necesidad de adecuar el texto a los nuevos principios de la Constitucin de 1869, especialmente los principios polticos y en materia de derechos y libertades polticas. En 1870, el Ministro de Gracia y Justicia, Montero Ros, present un proyecto a las Cortes, proyecto que fue aprobado de manera provisional, para con posterioridad ser publicado y corregido mediante decretos, para mantenerlo en vigencia que salvo parntesis dur hasta la reforma penal de noviembre de 1932. Con el Cdigo de 1870 se propuso fundamentalmente tres cosas: Llevar a cabo una reforma consecuente con los principios polticos de la Constitucin. Mitigar el rigor del texto anterior. Corregir los defectos tcnicos del texto anterior. Destaca de entre las ms importantes modificaciones: Desaparicin del ttulo Delitos contra la religin, en consonancia con la recin instaurada libertad de cultos. El establecimiento de nuevas figuras penales para prevenir atentados contra las Cortes y el Consejo de Ministros. La tutela por primera vez de los derechos individuales reconocidos en la Constitucin del 69. Inclusin de los delitos de imprenta, que antes eran regulados por leyes especiales. Atenuacin de las penas. El Cdigo fue testigo de elogios y crticas. La mayor de las crticas fue la del catedrtico Luis Silvela, que lo calific de incongruencias prcticas y escaso sentido comn. Aunque los autores parecen estar de acuerdo en que supuso un considerable avance en poltica penal y calidad tcnica, son unnimes en la valoracin de la precisin de su lenguaje jurdico.III. LA CODIFICACIN DEL DERECHO MERCANTIL A) INTRODUCCIN: El Cdigo civil francs de 1804 no haba procedido a la unificacin de la legislacin civil y mercantil. Por razones de fondo su singular naturaleza- y quizs tambin coyunturales, el ordenamiento mercantil qued al margen; dando lugar en aquel pas al Cdigo de Comercio de 1807. Con ello qued abierta en Europa la codificacin separada del Derecho mercantil. En Espaa el Cdigo de Comercio (1829 y 1885) apareci ante incluso que el propio Cdigo Civil (1889). El Derecho mercantil haba sido en sus orgenes el derecho especial de los80mercaderes (ius mercatorum), es decir, un derecho gremial o de clase. Con el tiempo se extendi ese ordenamiento a los actos de comercio cualesquiera que fueran los intervinientes. La filosofa jurdico-poltica derivada de la Revolucin francesa, de temple esencialmente igualitario, no poda acoger un derecho privilegiado o clasista, y en consecuencia se adhiri a esa segunda interpretacin del llamado acto objetivo de comercio, desligando al derecho mercantil del ejercicio profesional de las actividades comerciales. Ello dio lugar a un confuso fenmeno volatilizacin de la esencia del Derecho Mercantil (Garrigues). Un mercantilista alemn, Heck, seal en 1902 que el objeto del Derecho mercantil consista en los actos jurdicos realizados en masa y con espritu profesional de ganancia duradera. Ahora bien, al realizarse de ordinario tales actos dentro de un marco organizativo, dentro de una empresa, el derecho mercantil resulta ser el derecho de la empresa y de su trfico, o ms extensamente, como dicen los ingleses, el derecho de los negocios (business law). Los Cdigos de comercio fueron hechos cuando histricamente no se haba efectuado el desarrollo de la moderna empresa, empujada en fechas tardas por los aires del capitalismo industrial y financiero. Aconteci en consecuencia que si los Cdigos del Comercio fueron necesarios en Europa porque el Cdigo Civil francs se haba centrado en el concepto de propiedad, desatendiendo el de empresa, cuando en Espaa se promulga el Cdigo de 1885 y con mayor razn cuando surge el primero, de 1829-, sus redactores no alcanzan a sistematizar el derecho mercantil de la gran empresa industrial. De ah que, como ha sealado Menndez, tenga que abrirse camino al margen de esos textos un derecho mercantil descodificado: ...Derecho Mercantil descodificado... se ha ido recogiendo en una legislacin que acusa ciertas incoherencias e insuficientes tcnicas... (Cdigo Comercio y reforma de la Legislacin Mercantil). B) EL CDIGO DE COMERCIO DE 1829 Y DE 1885 1) El Cdigo de Comercio de 1829: La realizacin de un nico Cdigo de comercio para Espaa e Indias haba sido ya ordenada por el Estatuto de Bayona (art. 113) y lo fue luego, por la Constitucin de Cdiz. Pedro Sainz de Andino, se ofrece a Fernando VII en 1827 para realizar esa tarea. Aceptada la propuesta, fue constituida una comisin, con l como secretario. Concluido su trabajo, la comisin remite al monarca el texto resultante (del que Sainz de Andino era autor en la parte que le haba correspondido), pero el jurista andaluz enva al tiempo otro anteproyecto redactado por l solo. Entre ambos, Fernando VII elige este ltimo y promulg el 30 de mayo de 1829 el primer Cdigo de Comercio. Constaba de cinco libros sobre cuestiones generales, contratos, comercio martimo, quiebras y administracin de justicia. Heredero ideolgico de su homnimo francs y de la doctrina nacional, el Cdigo de 1829, tcnicamente laudable, arrincon definitivamente la concepcin del derecho mercantil como sistema propio de un sector profesional comerciante, para plasmar ese nuevo ordenamiento jurdico de los actos de comercio. En la jurisdiccin mantuvo el rgimen de consulados como tribunales en primera instancia, clasificndolos en dos clases segn el volumen econmico de sus operaciones, y atribuy la segunda y tercera instancia a los tribunales ordinarios. El 24 de julio de 1830 fue publicada la Ley de Enjuiciamiento sobre los negocios y causas del Comercio, reguladora del juicio mercantil ordinario y de los especiales, cuya principal preocupacin fue aligerar el embrollo y pesadez de pruebas y trmites. El conjunto de la jurisdiccin especial mercantil desapareci con el Decreto de unificacin de fueros, de 6 de diciembre de 1868, siendo desde entonces sustituida por la jurisdiccin ordinaria. 2) El Cdigo de Comercio de 1885: El ritmo de vida mercantil, el cambio poltico consiguiente y la advertencia de algunos defectos explican que, a los cinco aos de ser promulgado ese primer Cdigo, en junio de 1834, nos encontremos con la existencia de una comisin para redactar otro81nuevo. Se abre as una etapa revisionista, con otros proyectos, que va a durar medio siglo. Al tiempo se promulgaron leyes especiales sobre importantes materias (bolsa, ley de sociedades annimas...), que marginaron la obra de Sainz de Andino. La Revolucin de 1868 fue el prembulo poltico al Cdigo de 1885. La filosofa jurdica de la Gloriosa qued plasmada en un decreto de 20 de noviembre de 1869 donde, tras apelar, entre otras cosas, a los principios del liberalismo econmico, se anunciaba un nuevo Cdigo a fin de interpretar fielmente los nuevos usos y las nuevas costumbres del comercio, acomodndolos a la vida moderna y magnfico espritu industrial y de asociacin. Fue nombrada una comisin, cuya tarea habra de consistir en elaborar un texto informado por los principios de libertad de comercio y carencia de requisitos especiales para ejercerlo, mnimas exigencias en cuanto a formalidades de contratacin o mtodos de trabajo mercantil, apartamiento de monopolios y privilegios, y rechazo a colegios o agremiaciones forzosas. A ello se aadan diversas recomendaciones tcnicas sobre tipos de sociedades, seguros y quiebras. Sobre tales pautas se present un anteproyecto en 1875. El anteproyecto se public cinco aos despus y fue revisado por otra comisin. Se entreg a las Cortes, promulgndose el Cdigo en agosto de 1885 y entr en vigor en enero del ao siguiente. El Cdigo de 1885 repite la estructura y lneas fundamentales del de 1829. La nica gran diferencia formal es la desaparicin del libro V, referente a la jurisdiccin mercantil que ya haba sido suprimida, por lo que el nuevo cdigo consta slo de cuatro libros. Pretende dotar de autonoma al derecho mercantil como derecho especial de obligaciones frente al derecho civil. Al no tratar de constituir un sector jurdico independiente, sino de afirmar la peculiaridad sosteniendo su proyeccin general sobre el acto de comercio, da pie a la comercializacin del derecho civil. El Cdigo de 1885 no ha suscitado grandes entusiasmos, quizs porque su espritu conservador le impidi apuntarse el xito de cualquier audaz reforma, debiendo cargar en cambio con el lastre de las inevitables insuficiencias tcnicas. Los mercantilistas y Gacto han sealado defectos de sistemtica y contenidos. Su pecado de fondo fue el anacronismo: repetir ms o menos a tres lustros del s. XX, lo que haba hecho Sainz de Andino en los ya lejanos y desfasados tiempos de Fernando VII.IV. LA CODIFICACIN DEL DERECHO PROCESAL El derecho procesal es el conjunto de normas reguladoras del proceso, es decir, del litigio jurdico que las partes sustancian ante los tribunales. Cuando alguien pone en marcha la accin procesal ejerce un derecho pblico o derecho cvico y excita la actividad jurisdiccional del Estado. Tras ese primer impulso se produce el juego de alegaciones y defensas ante el tribunal de justicia, cuya sentencia expresa la voluntad del Estado en el uso de su funcin jurisdiccional. Hablamos de proceso civil y penal y trataremos de la codificacin de las normas relativas a uno y otro. No es clara, sin embargo, la diferencia esencial entre ambos tipos de proceso, y por ello los especialistas mantienen al respecto una pertinaz discrepancia. Los partidarios del dualismo ponen de relieve la heterognea naturaleza de los sujetos, objeto y actividad tcnica, en el proceso civil y en el penal, concurriendo en el proceso civil las partes en plano de igualdad, mientras que en el penal aparece el Estado como parte principal acusadora. Quienes defienden la tesis unitaria destacan que el derecho procesal es fundamentalmente uno, en el que tiene un papel prevalente el Estado con que se quiere diferenciar al proceso penalaparece tambin en algunos procesos civiles (v.gr. el de incapacitacin). La elaboracin de ambas normativas procesales se realiz por separado, dando lugar a unos cdigos de derecho procesal civil (Ley de enjuiciamiento civil) y de derecho procesal penal (Ley de enjuiciamiento Criminal).82A) LA CODIFICACION PROCESAL CIVIL 1) Ley de Enjuiciamiento Civil de 1855: Hasta mediados de siglo, todo cuanto se haba hecho en la codificacin procesal civil, se reduca a la Ley de Enjuiciamiento del Comercio de 1830, a un Reglamento para la Administracin de Justicia de 1835, y a una Ley de 10 de enero de 1838 que pretendi remediar las lagunas del Reglamento desarrollando las normas correspondientes al juicio de menor cuanta. En 1853 fue nombrado ministro de Gracia y Justicia, Jos de Castro y Orozco, marqus de Gerona, que public una Instruccin del procedimiento civil con respecto a la real jurisdiccin ordinaria, mediante la cual pretenda reformar la prctica procesal. La oposicin de los polticos y la crtica anclada en lo tradicional de algunas corporaciones (sobre todo del Colegio de Abogados de Madrid) frustraron el xito de la Instruccin, que hubo de ser derogada en mayo del ao siguiente. Por entonces se constituye una comisin para que acometa la elaboracin de una ley nica de Enjuiciamiento civil. Tras pocos meses concluye su trabajo, aprobndose como Ley de Bases en mayo de 1855. Fruto de su revisin por una nueva junta, fue la Ley de Enjuiciamiento Civil, promulgada el 5 de octubre del mismo ao, con casi millar y medio de artculos distribuidos en una primera parte, muy extensa, relativa a la jurisdiccin contenciosa, y otra segunda, mucho ms breve, de la jurisdiccin voluntaria. 2) Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881: Con algunos ligeros retoques, la ley de 1855 estuvo vigente un cuarto de siglo. En 1877 se intenta proceder a su reforma creando una comisin al efecto. Frustrado ese intento, al ao siguiente el ministro de Gracia y Justicia encarga a la seccin primera de la Comisin de Codificacin, las modificaciones a introducir en el texto antiguo. Se redacta as una Ley de Bases cuyo objeto es respetar la estructura general de la ley de 1855, introduciendo en ella las disposiciones dictadas ulteriormente y un procedimiento ms abreviado y simple. Sobre tales presupuestos aparece la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, aprobada por real decreto de 3 de febrero. La Ley de 1881, con sus 2.181 artculos repartidos en tres libros (el segundo y el tercero destinados a la jurisdiccin contenciosa y a la voluntaria, y el primero a disposiciones comunes a ambas), fue no slo el ms extenso de los cuerpos legales de Espaa, sino incluso la ms amplia ley de procedimiento civil de Europa. Esto ltimo se explica por incluir esa jurisdiccin voluntaria que no figuraba en la de otros pases. B) LA CODIFICACIN PROCESAL PENAL 1) Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1872: La LOPJ de 1870 dispuso reformar los procedimientos criminales dictando al efecto una serie de reglas. Consecuencia de ello fue la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 22 de diciembre de 1872, que entr en vigor al ao siguiente, consta de un ttulo preliminar sobre disposiciones generales, tres relativos al sumario, juicio oral y procedimiento sobre faltas, y un ttulo final sobre el procedimiento de extradicin. La Ley de 1872 introdujo el juicio oral y dio entrada a la institucin del jurado. Su aplicacin result difcil, tanto por esas novedades como sobre todo por la inadecuada estructura judicial entonces existente. En 1879 se trat de remediar el desajuste encargando a la Comisin de Codificacin que llevara a cabo una Compilacin General del procedimiento criminal, obra promulgada ese mismo ao y que por su insatisfactorio resultado provocar la redaccin del siguiente cdigo procesal. 2) Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882: El 22 de junio de 1882 fue promulgada una Ley de Bases para reformar el procedimiento criminal con arreglo a los principios de brevedad, publicidad, prisin reservada a los delitos graves, instancia nica, creacin de procesos especiales y aquellas otras modificaciones aconsejadas por la ciencia y la experiencia. Los redactores llevaron a cabo su tarea y el 14 de septiembre del mismo ao se public la nueva Ley de83Enjuiciamiento Criminal, con casi un millar de artculos repartidos en siete libros. La Ley de 1882, como asegura su exposicin de motivos, fue en realidad un cdigo procesal nuevo, de espritu progresista y buena factura tcnica. Entre sus logros, el aseguramiento del juicio oral, procesos especiales y sumarios para delitos in fraganti, injuria, calumnia y delitos de imprenta. Merece reconocimiento su sistema de garantas, especialmente en algunos temas como la regulacin de fianzas. Los procesalistas han visto sombras como la separacin de tribunales y jueces, fue insatisfactoriamente resuelta, o la propia de jueces de instruccin y jueces civiles, que la ley no desarrolla.V. LA CODIFICACIN DEL DERECHO CIVIL A) ALGUNOS PROYECTOS PREVIOS (1812-1880) 1) Introduccin: El Cdigo Civil no slo no abri en Espaa el proceso codificador, sino que constituy su ltimo captulo. El mandato de la Constitucin de Cdiz de que los espaoles tuvieran un nico Cdigo Civil, tard en ser cumplido setenta y siete aos. El primer proyecto surge al iniciarse el Trienio Liberal, cuando las Cortes organizan una comisin de siete diputados encargada de realizar el Cdigo. Realizaron una obra muy amplia y comprensiva de sectores que la propia Constitucin no tena asignada codificacin autnoma. Con casi quinientos artculos, reunieron junto a preceptos civiles, otros procesales y administrativos. El Proyecto de 182 iba precedido de un discurso reivindicador de la tradicin jurdica nacional. 2) El proyecto de Cdigo Civil de 1851: Con la creacin de la Comisin General de Codificacin se inicia una segunda etapa, calificada J. Bar de oficializacin de la codificacin y coincidente con el moderantismo poltico. Al crearse la Comisin de Codificacin de 1843 y ser luego reorganizada, la seccin civil correspondiente reemprendi la tarea. Se present en mayo de 1851 de un Proyecto suscrito por cuatro juristas, Garca Goyena, como inspirador, Bravo Murillo, Luzuriaga y Snchez Puig. Fue de corte centralizador y antiforal. El espritu uniformista empapa el conjunto del articulado De forma taxativa, el ltimo de los artculos deroga el conjunto del derecho foral y consuetudinario. Semejante radicalismo, desconocedor de la vitalidad y empuje de la legislacin foral, y sus posiciones tambin tajantes en otras cuestiones que rozaron los principios e intereses de la Iglesia (a la que un artculo, el 608, negaba o limitaba su capacidad de adquirir bienes), impidieron que el Proyecto llegara a buen trmino. El texto, de indudable calidad tcnica, fue incapaz de aniquilar el foralismo. Fue aprovechado 30 aos ms tarde. B) LAS LEYES ESPECIALES: Medida la dcada de los cincuenta, y a tenor de lo sucedido, parecan bastante claras dos cosas. La primera, que no era nada fcil instaurar un Cdigo Civil de vigencia general. La segunda, que era necesario regular de modo uniforme ciertas materias y que ello era adems posible si se evitaba colisionar con los mismos obstculos que hasta entonces haban hecho inviable el Cdigo. Se procedi en consecuencia a elaborar una serie de leyes, especiales en cuanto a la materia, pero de aplicacin general en todo el pas. Ley Hipotecaria: La Comisin General de Codificacin redact un Proyecto de Ley de Bases que, presentado por vez primera en 1857, sufri diversas alternativas y qued finalmente en desamparo. En el bienio 1860-1861 las Cortes discutieron un nuevo texto que Isabel II sancion y fue publicado el 8 de febrero de ese ltimo ao. La Ley Hipotecaria de 1861 se complet a los cinco meses con un prolijo reglamento y fue reformada en 1869. De ordinario se ha admitido que el rgimen hipotecario que arranca de esa ley fue construido sobre los dos grandes principios de publicidad y especialidad,84caractersticos del sistema germnico. Ley de Notariado: En febrero de 1859 el ministro Fernndez Negrete present un proyecto de ley reformando las disposiciones sobre el notariado. Una comisin mixta procedi a la redaccin definitiva del texto, publicado el 28 de mayo de 1862. La Ley de 1862, definidora del notario como funcionario pblico autorizado para dar fe, conforme a las leyes, de los contratos y dems actos extrajudiciales. Seal la separacin de la fe pblica judicial y extrajudicial, estableci la unidad notarial, desapareciendo las diversas clases de escribanos y notarios. Se fija el acceso mediante oposicin ante las Audiencias, siendo la gran novedad de la ley y su artculo correspondiente, juzgado como el ms trascendental de todos. Leyes de Aguas: En abril de 1859 fue creada una comisin ministerial para redactar el proyecto de Ley de Aguas y lograr as la unificacin del catico panorama entonces existente: Fue designado como ponente Rodrguez de Cepeda y el proyecto que redact se convirti en la primera Ley de Aguas, de 3 de agosto de 1866, intentando regular toda la materia. Junto a numerosos aciertos tcnicos, rigor de estructura y adopcin de criterios progresistas, la ley integr la experiencia del pasado. La ley intent regular toda materia, incluso la de aguas martimas, aunque quedaban fuera de su consideracin el rgimen de puertos. La revolucin de 1868 trajo nuevas disposiciones sobre aguas, discrepantes a veces con la normativa anterior. Para normalizar la situacin, se redacto un nuevo texto, la ley de Aguas de 1879, que ha estado vigente hasta 1985. La ley de 1879 es bsicamente la de 1866, excepto en la supresin del ttulo relativo al uso de las aguas del mar y de las payas. Ley de Matrimonio Civil: A fines de 1869 fue presentado en las Cortes un proyecto de ley de matrimonio civil. El 18 de junio de 1870 fue publicada la ley, que, tras una curiosa proclamacin de la indisolubilidad del matrimonio (art.1), estableca la obligatoriedad del matrimonio civil, al negar a cualquier otro esos efectos civiles y someter a la jurisdiccin ordinaria el conocimiento de los conflictos. Rechazados sus principios por la jerarqua eclesistica cuando todava estaba en fase de elaboracin, la Ley de 1870 atraves mltiples dificultades en el lustro escaso en que estuvo vigente. Fue derogada, en la poca de Cnovas, por decreto de 9 de febrero de 1875. Fue el primer intento de establecer en Espaa el matrimonio civil obligatorio. Ley de Registro Civil: El 17 de junio de 1870 fue promulgada la ley instauradora de un registro donde se hicieran constar los actos concernientes al estado civil de las personas. A la ley sigui en diciembre un reglamento, comn a ella y a la Ley de Matrimonio Civil. Mediante esta normativa, los nacimientos, matrimonios y defunciones, antes inscritos en los registros parroquiales, pasaron a ser objeto de la verificacin y control del Estado. Se encomend ese registro civil a los juzgados por la desconfianza hacia la Administracin Local. Present excesiva rigidez al exigirse ante cualquier modificacin la ejecutoria del tribunal competente. Estuvo en vigor hasta 1959, fecha en que empez a regir la ley de Registro Civil de 8 de junio de 1957. C) EL CDIGO CIVIL DE 1889: La etapa final de la codificacin civil arranca de la nueva constitucin de la Comisin General de Codificacin, a raz del decreto de 10 de mayo de 1875. La empresa codificadora adopta aires ms realistas de un texto radical y excluyente, parece buscar la solucin armnica y flexible que respete el peculiarismo foral, quedando abierta por la C. 1869 y luego por la C. 1876. Por Decreto de 2 de febrero de 1880 se integraba en la Comisin de Codificacin a importantes juristas de Catalua, Aragn, Baleares, Navarra, Galicia y Vascongadas, que deban redactar una memoria sobre aquellas instituciones civiles de sus regiones que conviniera conservar. En octubre de 1881, Alonso Martinez, present a las Cortes un proyecto de Ley de Bases del Cdigo Civil, en el se autorizaba al Gobierno para publicar el Proyecto de 1851 con las variaciones oportunas, disponindose que una ley especial mantuviera las instituciones sobre propiedad y familia de singular arraigo en los territorios forales. No se lleg a concluir. Posteriormente, se volvi sobre el mismo procedimiento a un segundo proyecto de talante ms concesivo, aprobndose por las Cortes la Ley de Bases de 11 de mayo de 1888, cuyos preceptos atendan tanto a la forma de realizacin del Cdigo como a resolver el problema complementario85de la heterogeneidad foral. En lo 1 dispuso que la redaccin tuviera como fundamento el proyecto de 1851(en cuanto se halla contenido en ste sentido y capital pensamiento de las instituciones civiles del Derecho histrico patrio); en lo 2, que el cdigo fuera completado con Apndices que recogieran las instituciones forales que conviene conservar, respecto a las cuales, en su respectivo mbito de vigencia, el propio cdigo, sera derecho supletorio. El nico Apndice que se materializ fue el Aragons de 1925. El Cdigo se public de forma paulatinamente la Gaceta de Madrid entre octubre y diciembre de 1888. Por Real Decreto de 24 de julio de 1889, se promulg una segunda edicin, corregida, que constituye el texto definitivo. Contenido y valoracin: El Cdigo Civil consta de un ttulo preliminar y cuatro libros (por haber desdoblado en dos el tercero del Proyecto de 1851), con un total de 1976 artculos (el ltimo de los cuales contiene la clusula general derogatoria), seguidos de una serie de disposiciones transitorias y otras adicionales, destinadas stas a arbitrar el procedimiento de revisin del cuerpo legal. Dos terceras partes del articulado proceden directamente del Proyecto de 1851, y en ellas y en el resto la base fundamental de inspiracin es el Cdigo francs, bien a travs de su manejo directo o por la utilizacin de otros cdigos europeos influidos por l. El Cdigo Civil de 1889 fue acogido con frialdad y desencanto, cuando no con hostilidad manifiesta y ms que severos juicios, incluida la propia valoracin negativa de la comisin del senado ...el Cdigo Civil no coincide verdaderamente...con los progresos del tiempo.86LECCIN 15 IDEOLOGA LIBERAL Y CENTRALISMOI. LA ORGANIZACIN MINISTERIAL DURANTE EL S. XIX A) EVOLUCIN Y REFORMAS 1) El Estatuto de Bayona y la administracin de Jos Bonaparte: Al iniciarse el s. XIX el sistema ministerial estaba compuesto por los cinco departamentos de Estado, Guerra, Marina, Justicia y Hacienda. Esa estructura no fue respetada por el Estatuto de Bayona que proyect modificaciones de fondo. El Estatuto dispuso un rgimen de nueve ministerios (Justicia, Negocios Eclesisticos, Negocios Extranjeros, Hacienda, Guerra, Marina, Indias, Interior y Polica General), facultando al rey cuando lo estimara conveniente para fusionar los dos primeros y los dos ltimos. Los ministros eran responsables de la ejecucin de las leyes y de las rdenes del monarca, no existiendo entre ellos otra prelacin que la derivada de la antigedad. Un secretario de Estado con la calidad de ministro deba refrendar todos los decretos. En esta regulacin hay que hacer notar importantes novedades, como el establecimiento de departamentos hasta entonces desconocidos (Interior y Polica General), y cambios de la nomenclatura de otros. Tras su segunda entrada en Madrid (enero de 1809), Jos Bonaparte procedi a organizar la maquinaria gubernamental, regulando por un decreto de 6 de febrero las atribuciones de cada ministerio. Las personas designadas para desempearlos eran gentes cultas y afrancesadas. El ms ambicioso de los nombramientos fue el de Jovellanos para Interior, pero el ilustre personaje no acept el cargo. Las propias caractersticas del gobierno de Bonaparte y la situacin de guerra, impidieron que esta reorganizacin tuviera continuidad y trascendencia. 2) El rgimen ministerial de la Constitucin de Cdiz: Manteniendo la denominacin tradicional de Secretarios del Despacho, la Constitucin de 1812 fij un sistema de siete departamentos en el que, junto a los cinco conocidos, surgen como nuevos los de Gobernacin para la Pennsula e islas adyacentes y Gobernacin para Ultramar. Las Cortes fueron autorizadas a variar este esquema si las circunstancias lo aconsejaban, y se dispuso que un reglamento posterior determinase los negocios propios de cada ministerio. Todos los Secretarios del Despacho deberan firmar las rdenes regias correspondientes a su ramo y formar el oportuno presupuesto. La aparicin de los dos nuevos departamentos trataba en realidad de resolver con una frmula indita el viejo problema, tan discutido a fines del XVIII, de la autonoma de los asuntos de Indias, pero al quedar sin efecto la constitucin de Cdiz en mayo de 1814, desaparecieron ambos ministerios. Las materias del de Gobernacin para la Pennsula fueron redistribuidas con facilidad entre los departamentos restantes, Menos fcil result disponer qu se haca con lo de Ultramar. Y lo que se hizo fue crear en junio de ese ao un Ministerio Universal de Indias, y suprimirlo en septiembre del siguiente para repartir la gestin americana entre los cinco departamentos espaoles. Subsistieron en consecuencia desde entonces los de Estado, Guerra, Justicia, Marina y Hacienda. El retorno del rgimen liberal en 1820 trajo consigo la reposicin de la estructura gaditana, pero la vuelta de los absolutistas en 1823 volvi a anularla y el sistema de los cinco ministerios rigi durante la dcada siguiente. Antes de que concluyera, se produjo sin embargo la novedad importante de la creacin del Ministerio de Fomento. 3) La creacin del Ministerio de Fomento (1830): No pareca muy normal que una estructura87ministerial objeto de tantos reajustes, no hubiera dispuesto de un departamento destinado especficamente a la promocin y orden interior, desarrollo y bienestar. Importantes polticos trasmiten al rey la necesidad de la creacin del ministerio de fomento con argumentos como el que lo tienen ya todas las naciones cultas de Europa. Fernando VII ordena que el tema sea estudiado por el Consejo de Ministros y el Consejo de Estado, y un decreto de 5 de noviembre de 1830 dispone finalmente la creacin de la Secretara de Estado y del Despacho del Fomento General del Reino. Este Ministerio de Fomento cambiar su nombre por el de Interior en 1834, rescatando as el ya utilizado en el Estatuto de Bayona, y por el de Gobernacin (del Reino o de la Pennsula, segn los casos) a partir del ao siguiente. A los ojos de hoy, las competencias de este departamento resultan, por desmesuradas, casi increbles: estadstica, pesos y medidas, obras publicas, navegacin interior, agricultura, ganadera, comercio, industria, universidades, escuelas, correos, ayuntamientos, sanidad, seguridad pblica, moneda, minas, teatros, etc., etc. Un modesto poltico, Victoriano Encima y Piedra, que para colmo era al tiempo ministro de Hacienda, fue el primero con optimismo suficiente como para hacerse cargo de todo aquello. 4) Las reformas moderadas (1834-1863): Con ocasin de la gran reforma de los Consejos llevada a cabo en 1834, se crea en todos los departamentos la figura del subsecretario. Surge este cargo, con similares trazos a los que en la actualidad conserva, para ir descargando a los ministros de los asuntos de menor importancia. Los ministerios quedan adems divididos en secciones o negociados generales correspondiendo al subsecretario La presidencia de la junta de secciones o reunin de todos sus titulares. Las Constituciones de 1837 y 1845 no se pronuncian por una determinada estructura ministerial, limitndose en un brevsimo y repetido ttulo (el IX en ambas) a ordenar que los ministros firmen las disposiciones regias y a permitirles ser diputados o senadores. Uno y otro texto hablan ya de ministros y no de Secretarios del Despacho, aunque esta denominacin siga manteniendo carcter oficial. En enero de 1847 se crea la llamada Secretara de Estado y del Despacho de Comercio, Instruccin y Obras pblicas, que absorbe buena parte de las competencias que hasta entonces tena la de Gobernacin. En 1851 aqulla pasa a denominarse de Fomento, nombre que como sabemos corresponde al que en su origen haba tenido esta ltima. De tal forma, a mediados del siglo existan los siguientes siete ministerios: Estado, Gracia y Justicia, Hacienda, Guerra, Marina, Gobernacin y Fomento. 5) Restablecimiento y extincin del Ministerio de Ultramar: El Ministerio de Indias haba sido creado en 1754, dividido en dos en 1787, disuelto en 1790, rehabilitado en parte en 1812, restablecido en su integridad en 1814 y suprimido en 1815. Cuando Espaa slo conservaba en Amrica unos pocos restos del gran Imperio, un decreto de 20 de mayo de 1863 volvi a instituir un Ministerio de Ultramar que ni siquiera dispuso de competencias globales en los territorios subsistentes, habida cuenta de que Estado, Guerra y Marina se reservaron las que hasta entonces tenan en ellos. Sabemos sin embargo, la prolfica actividad desarrollada por este nuevo ministerio para adaptar a las provincias ultramarinas las muchas leyes especiales dictadas en la metrpoli, de las tareas econmicas que desarroll, Y de otras varias atribuciones y competencias. Tras el desastre del 98 un decreto de 25 de abril de 1899 extingui para siempre el departamento. 6) Reajustes de la Restauracin alfonsina: Dos fueron las reformas emprendidas durante la Restauracin en los ltimos aos del XIX. Una de ellas (la referida supresin del departamento de Ultramar) result forzada por las circunstancias. La otra consisti en el desdoblamiento en 1886 del Ministerio de Fomento, con el objetivo de lograr un despacho ms eficiente. Un decreto de 7 de mayo de 1886 suprimi el Ministerio de Fomento y cre en su lugar el de Instruccin Pblica y de Ciencias, Letras y Bellas Artes, y el de Obras Pblicas, Agricultura, Industria y Comercio. Segn ha observado Garca Madaria, el decreto condicion al reajuste presupuestario la entrada en vigor de la reforma, que slo lleg a cumplirse tras la Ley de Presupuestos de marzo de 1900. Un lustro88despus, el segundo de esos dos departamentos abandon su largo nombre para llamarse de Fomento, trmino ste que, como hemos visto, fue sometido a un verdadero baile institucional. En suma, la estructura consolidada en 1905 dio cabida a los siguientes ocho departamentos: Estado, Guerra, Justicia, Marina, Hacienda, Gobernacin, Instruccin Pblica y Fomento.II. EL CONSEJO DE MINISTROS A) CREACIN Y ANTECEDENTES: El Consejo de Ministros aparece en Espaa por un decreto de 19 de noviembre de 1823, dirigido al titular del departamento de Estado. En l, Fernando VII, tras sealar que las providencias de los ministros sern ms conformes al bien de mi servicio y al inters de mis pueblos, siendo dictadas de comn acuerdo, ordena al destinatario que vos, con los dems mis Secretarios de Estado y del Despacho, formis un Consejo que se denominar Consejo de Ministros . Este texto es la partida de nacimiento del Consejo de Ministros tal como el organismo es conocido hoy, y contiene, tres prescripciones. La primera, que los ministros despachen juntos los asuntos de utilidad general. La segunda, sobreentendida la presidencia del rey, que en su ausencia presida el ministro de Estado. La tercera, que el ministro de Justicia haga funciones de secretario y lleve el libro de acuerdos. Esta no es una institucin nueva y el propio decreto reconoci con modestia que lo que se pretenda hacer era lo que haba hecho Felipe V en 1714, con un llamado Consejo de Despacho, y lo que posteriormente hizo Carlos II al establecer la Junta Suprema de Estado. Ahora bien, el Consejo de Despacho fue una reunin de ministros y no ministros, y la Junta Suprema de Estado, en cambio, una rigurosa asamblea ministerial, esta ltima podemos considerarla antecedente del Consejo de Ministros. Desde su fundacin el Consejo debi reunirse con asiduidad. La primera de las actas hoy conocidas de este supremo organismo corresponde a una sesin de 3 de enero de 1824, y ha sido hallada y publicada por el profesor Femando de Arvizu. B) LA PRESIDENCIA DEL CONSEJO: En una primera etapa no existe presidencia del Consejo formalmente instituida. Al no concurrir el rey, hace cabeza y dirige las sesiones el ministro de mayor rango. Ese ministro haba sido y segua siendo el de Estado, que desde 1824 queda autorizado a hacer uso del ttulo de Presidente del Consejo de Ministros. En la segunda etapa, 1834-1873, la presidencia del Consejo se configura como un cargo independiente. El proceso arranca del Estatuto Real, texto donde el presidente aparece ya, de una parte, diferenciado del rey, y de otra, con determinadas facultades especiales que directamente le son atribuidas (refrendar los decretos relativos a la apertura, cierre, suspensin y disolucin de las Cortes). Se dibuja as con timidez el perfil autnomo peculiar del presidente, si bien tal cargo suele seguir adscrito al Secretario del Despacho de Estado. Ya en la etapa anterior, no obstante, la presidencia haba sido espordicamente desempeada por algn ministro de otro ramo, en 1827 figur un ministro que no era de Estado (el de Marina) como presidente del Consejo de Ministros. En 1840 accede al cargo un personaje, el general Espartero, que ni si quiera es ministro. Desde entonces el Presidente del Consejo es una figura orgnica distinta, representativa del partido poltico que ha alcanzado el poder, y a quien corresponde, tras ser nombrado por el monarca, la propuesta de designacin del gabinete. En este proceso institucional concurre adems otra circunstancia digna de ser tenida en cuenta: la atribucin a la Presidencia del Gobierno de un captulo presupuestario independiente. En una tercera etapa, desde 1873, la Presidencia es ya el rgano rector de la accin administrativa. Tras unos confusos meses en que, con ocasin de la primera Repblica, se yuxtaponen los cargos de Jefe del Estado y Presidente del Consejo, restablecida la dualidad, este ltimo asume la iniciativa poltica, es centro de decisin, rbitro y ltima instancia de los conflictos entre ministros y coordinador general de la actividad de gobierno y administracin.89III. EL DERRUMBE DEFINITIVO DE LOS VIEJOS CONSEJOS 1) La reforma de 1834: supresin de Consejos y creacin del Consejo Real de Espaa e Indias: La marginacin poltica de los Consejos, ostensible en el siglo anterior, se hace ahora definitiva, y ya la Junta Central decreta el 25 de junio de 1809 la constitucin de un nico Consejo de Espaa e Indias, compuesto por miembros procedentes de los tradicionales Consejos de Castilla, Indias, Ordenes y Hacienda, con tres salas destinadas a justicia, gobernacin de la Pennsula y de Indias. Ese organismo, fue efmero y desapareci por un decreto de 16 de septiembre de 1810, que restableci aquellos Consejos. Cuando la constitucin de Cdiz no rigi y los viejos consejos resucitaron, el problema fue el mantenimiento en ellos de una confusa amalgama de atribuciones judiciales y administrativas. Poco despus de desaparecer Fernando VII, Martnez de la Rosa, remite a la reina gobernadora en febrero de 1834 una memoria acompaada de seis importantes decretos. Se trata por tanto de remediar el desorden. Pero como adems aquel conjunto de corporaciones era visto como una incmoda herencia del Antiguo Rgimen, esos decretos fechados todos el 24 de marzo llevan a cabo una reforma en profundidad. Extinguen as los Consejos de Castilla e Indias, con sus Cmaras respectivas, y crean el Tribunal Supremo de Espaa e Indias. Suprimen asimismo los Consejos de Guerra y Hacienda, y establecen de un lado el Tribunal Supremo de Guerra y Mar, y de otro el Tribunal Supremo de Hacienda. Reforman adems el Consejo de Ordenes, y proceden, en fin, a fundar un organismo nuevo, el Consejo Real de Espaa e indias, diferente del de parecido nombre mencionado antes. El Consejo Real de Espaa e indias fue un supremo rgano consultivo, sin atribuciones ejecutivas ni judiciales, con una estructura compuesta por la presidencia, secretara general y siete secciones (Estado, Gracia y Justicia, Guerra, Marina, Hacienda, Fomento e Indias) correspondientes a los respectivos ministerios, excepto la de Indias cuyo departamento entonces no exista. Cada uno de los ministros deba consultar con la respectiva seccin aquellos negocios graves e importantes de su ramo, pudiendo dirigirse todos a la Indias para recibir asesoramiento en los asuntos relativos a ultramar. Orgnicamente el Consejo Real dependi del presidente del Consejo de Ministros, a quien corresponda la propuesta de las personas destinadas a ocupar la presidencia y secretara general del organismo. El Consejo Real de Espaa e indias, en juicio de Fernando de Arvizu, funcion con regularidad y eficacia, pudiendo ser valorada su labor de positiva. Fue suprimido por un decreto de 28 de septiembre de 1836, como consecuencia de que con el restablecimiento de la Constitucin de Cdiz, sta reconoca la exclusiva del alto quehacer asesor al Consejo de Estado. 2) La transformacin del Consejo de Estado: La Constitucin de Bayona haba previsto un Consejo de estilo francs, colaborador en la tarea legislativa y rbitro en determinadas competencias de jurisdiccin. Rplica a esa figura fue el Consejo de Estado creado por las Cortes de Cdiz el 21 de enero de 1812, y reformado luego por la propia Constitucin que orden un organismo de cuarenta individuos, nombrados por el rey a propuesta de las Cortes. El 8 de junio de 1813 fue aprobado su reglamento, que en una serie de normas (atribucin de la presidencia al rey, sede en palacio, etc.), pareca querer entroncar con lo que haba sido la clebre corporacin en el Antiguo Rgimen. El consejo vivi durante el Trienio Constitucional la poca de mximo esplendor. Al iniciarse la dcada absolutista, el Consejo de Estado padeci cierto oscurecimiento. Ms tarde, estando bajo el control del partido apostlico, se vio enfrentado por el propio monarca a un Consejo de Ministros con mayora reformista. Finalmente fue dejado en suspenso, y de hecho suprimido, por el primero de aquellos seis decretos de 1834. En el bienio siguiente el Consejo Real de Espaa e Indias fue, segn sabemos, el supremo cuerpo consultivo. Pero al desaparecer en901836 se produjo una dcada de vaco, hasta que en 1845, la ley de 6 de julio erige un nuevo Consejo Real que por decreto de 14 de julio de 1858 pasa a denominarse Consejo de Estado. El reglamento mantuvo la estructura con la que el Consejo Real se haba organizado, en secciones acomodadas a los ministerios (ms otra contenciosa), y encomend al gobierno la presentacin a las Cortes de un proyecto reorganizador del Consejo. Ese proyecto va a convertirse en la ley de 17 de agosto de 1860, hito decisorio en la historia del Consejo de Estado constitucional. A tenor de la ley de 1860, el Consejo de Estado es el cuerpo consultivo supremo del gobierno en los asuntos de gobernacin y administracin, y en lo contencioso administrativo de la Pennsula y Ultramar (art. 1). Se ordena as un organismo tanto consultivo, en lo poltico y administrativo, como jurisdiccional en lo contencioso. Con rango jerrquico mximo, tras el Consejo de Ministros, queda compuesto por un presidente y treinta y dos consejeros, que actan en plenario o por secciones. Debido a la especial envergadura de los problemas que abord durante el decenio 1858-1868, esa poca ha sido calificada por Cordero Torres como la edad de oro del renovado Consejo de Estado. Una la ley de 13 de septiembre de 1888, que redujo al Consejo a lo meramente consultivo atribuyendo lo contenciosos a un tribunal independiente. Tal disposicin, y otras varias menos destacables pero siempre de signo restrictivo convirtieron en dramtica su subsistencia, hasta que, entrado el s. XX, tenga lugar la profunda reorganizacin de Silvela y Maura en 1904.91LECCIN 16 VERTEBRACIN Y GESTIN DEL TERRITORIOI. LA ADMINISTRACIN TERRITORIAL A) LA DIVISIN PROVINCIAL 1) Las primeras reformas: La primera reforma fue emprendida por Jos Bonaparte. El rey acepta una propuesta de Llorente de dividir el pas en circunscripciones articulando el territorio en 38 prefecturas y 11 subprefecturas. Tal divisin era por completo revolucionaria y nada tena que ver con el rgimen de gobierno conocido hasta entonces. No sabemos hasta que punto esta revolucionaria divisin pas de los papeles a la prctica administrativa. Con la vuelta del entorno liberal, Espaa qued dividida en 52 provincias tras aprobar un proyecto de ley que efectuara la divisin del territorio con carcter provisional, en 1822. 2) La divisin de Javier de Burgos: En 1833 Javier de Burgos accede al Ministerio de Fomento y recibe un encargo de la reina regente para realizar la divisin civil del territorio espaol. En 48 horas cre en todas las circunscripciones los Subdelegados de Fomento y ordena publicar el Diario de la Administracin. En veinte das haba remitido el proyecto solicitado y poco despus aparecera un decreto con la nueva divisin provincial, vigente con algunos retoques hasta hoy. Es una reforma que opera sobre la de 1822, bastante slida y con mayor sentido histrico que las anteriores. Y desde entonces hasta fines de siglo hubo algunos reajustes como el efmero reajuste de Espartero al acrecentar Logroo, o la novedad principal de 1927, al dividir en dos la provincia nica de Canarias. B) LOS RGANOS: GOBIERNOS CIVILES Y DIPUTACIONES: En el plan prefectural de 1810 cada circunscripcin mayor qued a cargo de un prefecto, encargado del gobierno civil, administracin de rentas y polica general. Este alto funcionario deba visitar durante un ao las localidades de su demarcacin, y era asistido por un secretario general que le sustitua en casos de ausencia. En las circunscripciones inferiores, los subprefectos ejercieron idnticas funciones, sirviendo de enlace entre los prefectos y la autoridad municipal. La Constitucin de Cdiz dispuso que el gobierno de las provincias corriera a cargo de un jefe superior o jefe poltico nombrado por el rey, constituyndose en cada provincia una Diputacin. Esta estaba compuesta por el presidente (que era aquel jefe poltico), el intendente y siete individuos electos. Las competencias de la primera autoridad eran tanto el gobierno poltico como la administracin pblica. El jefe poltico aparece como un conducto entre el Gobierno y la Diputacin, y sta como un organismo proyectado al gobierno econmico y como instancia jerrquica superior a los ayuntamientos. La Diputacin result ser entonces una especie de Ayuntamiento provincial. La reforma provincial de Javier de Burgos de 1833 atendi asimismo a la reestructuracin de los rganos del gobierno. Se cre el subdelegado principal del Ministerio de Fomento como autoridad superior administrativa de la provincia, pasando el subdelegado a recibir el nombre de gobernador civil. Hubo tres categoras de Subdelegados de Fomento que eran nombrados por la reina gobernadora a propuesta del ministro del ramo para que cumplieran e hicieran cumplir lo dispuesto por el poder central, estudiar las necesidades locales, promover la felicidad pblica y favorecer los intereses de todos. En el quinquenio 1845-1849 se produjo otra reforma cuyo punto de partida fue la ley de 8 de92enero de 1845 sobre Ayuntamientos y Diputaciones Provinciales y completada con otra de 2 de abril del mismo ao relativa a los Consejos Provinciales y Gobiernos polticos. Al frente de cada provincia vuelve a aparecer un jefe poltico que preside la Diputacin y, odo el Consejo Provincial, adopta acuerdos en los conflictos y problemas electorales. Ahora bien, al existir el intendente para la administracin econmica se produce un confuso dualismo provocando interferencias. Esto se solucion refundiendo las dos autoridades en una nueva figura, el Gobernador de provincia, poder supremo en la circunscripcin o interlocutor directo en los ministerios, que heredaron las antiguas atribuciones de los jefes polticos y las econmicas de los intendentes. La Constitucin de 1869 estableci directrices sobre la organizacin y atribuciones de las Diputaciones, cuando ya una ley haba suprimido los Consejos provinciales, privando as a los gobernadores de funciones de ndole judicial. En 1870, la ley provincial de 20 de agosto redonde el rgimen jurdico vigente en el sexenio democrtico, en buena parte adelantado por la de 1868. El gobernador es la suprema autoridad civil y poltica de la provincia y jefe de los funcionarios que trabajen en ella. Preside, sin voto, la Diputacin Provincial, correspondindole asimismo facultades para el control y buena marcha de los ayuntamientos de la provincia. Con la Restauracin, la provincia se convierte en una agrupacin de partidos judiciales con fin electoral y con un acusado sentido centralista. El gobernador preside con voz y voto la Diputacin y la Comisin provincial, asegurando un sistema rgido de enlace del poder central con el municipal.II. LA ADMINISTRACION LOCAL A) EL SISTEMA MUNICIPAL DE CDIZ 1) Precedentes: la reforma de Jos I: En el bienio 1809-1810 Jos I crea una municipalidad en Madrid, establece la composicin del ayuntamiento y la separacin de las tareas municipales y judiciales del corregidor, y supedita la administracin local al poder del intendente de la provincia. En el conjunto de cargos del ayuntamiento, los regidores son elegidos por cargo censitario mientras a su vez el corregidor representa el control del poder real y centralista. Esta reforma anticipa las claves de la concepcin municipal del rey francs. Tras esto, se estableci la normativa general a travs de dos decretos de 4 de septiembre de 1809 y 17 de abril de 1810. El primero prescribi que las nuevas municipalidades o ayuntamientos fueran constituidas por un nmero de propietarios proporcionado a la poblacin, elegidos entre los que acreditasen mayor adhesin a la Constitucin de Bayona. Este decret se complet con el de 1810, que organiz el rgimen de municipalidades como una pieza del sistema administrativo general situando a los ayuntamientos bajo la dependencia de los prefectos provinciales. Base de la normativa de 1810 fue la junta municipal, nombrada en concejo abierto por los vecinos contribuyentes. En los pueblos ms pequeos, la junta poda designar al corregidor y a los regidores, mientras que en los de tamao intermedio (2.000-5.000 habitantes.) se limitaba a presentar los nombres al prefecto, quien realizaba el nombramiento. En las poblaciones de ms de 5000 habitantes corresponda al rey, a propuesta del prefecto. No es de creer que esta reforma lograse una implantacin efectiva y real en las circunstancias tan conflictivas de Espaa. 2) La Constitucin de 1812 y el uniformismo municipal: Ante la disyuntiva de configurar un municipio autnomo o un ente mediatizado y controlado por el poder central, el texto constitucional configur un tipo de ayuntamiento uniforme y polticamente mediatizado, compuesto por alcalde o alcaldes, regidores y procurador sndico, bajo la presidencia del jefe poltico, siendo una corporacin cuyos miembros conviene que sean elegidos por los vecinos en razn de la eficacia, pero donde es oportuno ese control de una autoridad poltica legitimada por93la voluntad nacional. El rgimen municipal de la Constitucin de 1812 construye un municipio sometido al poder ejecutivo. El sistema es deudor tanto de la normativa tradicional castellana como del influjo francs. En opinin de los expertos es una especie de municipio sincrtico, heredero de lo nacional en algunos aspectos (como la regulacin de las competencias municipales o la figura del alcalde), e imitador de Francia en otros como la tan discutida innovacin del jefe poltico. B) LA CONSOLIDACIN DEL MUNICIPIO CONSTITUCIONAL: La Instruccin para el gobierno de las provincias de 1823 consolida aspectos del rgimen municipal previstos antes, reforma otros, y sienta, en fin, las bases de la estructura que ha de perdurar. Se precisan all las competencias del ayuntamiento (sanidad, vas pblicas, montes comunales, etc.) y su dependencia respecto a la Diputacin, as como las propias atribuciones de un alcalde subordinado al jefe poltico. La Instruccin reafirma la lnea centralista que se ve asegurada con un decreto de 23 de julio de 1835 donde mantiene la supresin de los oficios perpetuos e introduce la novedad del sufragio censitario y acentuando la intervencin del poder central, dejando al alcalde sujeto al gobernador civil. La dialctica centralizacin-descentralizacin, autoritarismo-autonoma, haba sido y seguir siendo el eje de las alternativas programticas al rgimen local. En el perodo 1836-1843, restablecido el sistema gaditano, los municipios logran recuperar una cierta libertad y el centralismo resulta menos acusado. De esta etapa cabe destacar la Ley de Ayuntamientos de 1840, promulgada y suspendida el mismo ao. En 1843 se vuelve a rehabilitar por decreto, con lo que tiene lugar un nuevo giro conservador que reduce las atribuciones de la corporacin municipal, a la que se prohbe intervenir en negocios polticos, e institucionaliza un alcalde a quien corresponde la formacin del censo electoral y que puede ser suspendido, como el ayuntamiento en su conjunto, por el jefe poltico. La restauracin centralista se hace ms ostensible con la nueva Ley de Ayuntamientos de 1845, que deja a los municipios en manos del poder central y de las minoras oligrquicas locales. La preocupacin autonomista rebrota en la legislacin de la etapa abierta con la Revolucin de 1868, que dio cabida al esquema ms sistemtico y definido del rgimen local en el perodo constitucional de nuestra historia, en concreto en la ley municipal de 20 de agosto de 1870 donde se pretende aumentar da presencia popular, extender el derecho de sufragio y hacer intervenir a los electores en el estudio de los presupuestos. Finalmente, con la Restauracin se impone un nuevo modelo que en lo fundamental se mantendra hasta fin de siglo. Sus rasgos son los siguientes: La restriccin del sufragio (slo electores, cabezas de familia con dos aos de residencia y slida posicin econmica, empleo civil o capacidad profesional y acadmica. Elegibles solo los que dispongan de determinada riqueza). El alcalde como delegado del Gobierno, presidente del ayuntamiento y jefe de la administracin municipal. La atribucin a los ayuntamientos del gobierno y la direccin de los intereses de los pueblos en lo relativo al fomento, beneficencia, administracin de bienes, polica, etc. En la cuestin de la autonoma municipal la ley sigui siendo sumamente restrictiva. La Ley de 1877, se proyect sobre una vida local dominada por el caciquismo. De modo que hubo que sumar a la excesiva intromisin del poder central, la imposicin de esos caciques, que no slo condicionaron la actividad de alcaldes y ayuntamientos, sino que rindieron adems la voluntad de los gobernadores de turno. La politizacin electoralista junto con esos intereses caciquiles convirtieron con frecuencia a los ayuntamientos en meros instrumentos de accin de los partidos. En las ocasiones precisas el gobernador dictaba instrucciones a los alcaldes, que, de no ser seguidas, podan acarrear la suspensin de la asamblea municipal. Se sucedieron mltiples proyectos de reforma que, sin resultado positivo, intentaron llevar a la prctica nuevas frmulas descentralizadoras como los de Snchez Toca y, sobre todo, el de 1899 de Silvela. Como balance del municipio constitucional hay que terminar diciendo que el cambio es un mito, porque en la vida municipal no ha cambiado nada.9495LECCIN 17 CONTROL SOCIAL Y RELACIONES CON LA IGLESIAI. LA ADMINISTRACIN DE JUSTICIA A) CARACTERES GENERALES: Ya desde Bayona se distingui que el orden judicial era independiente del legislativo y del ejecutivo. Esta lnea la siguieron todas las constituciones posteriores. Adems, se fue reduciendo el nmero de jurisdicciones especiales (Inquisicin en 1834, mercantil en 1868). La Constitucin de 1812 estableci la unidad de legislacin (un cdigo para causas civiles y criminales), abolindose la jurisdiccin seorial en agosto de 1811. B) EL PLANTEAMIENTO REFORMISTA DE CDIZ: En Bayona, aunque se declaraba independiente el orden judicial, la justicia se administraba en nombre del Rey: ello significaba que el poder judicial se haba desmembrado del ejecutivo. En Cdiz se propuso la unidad de fueros y se regul la organizacin judicial en lo civil y lo criminal: se establecieron los juzgados de primera instancia en lo civil y lo penal, las audiencias (Madrid, Valladolid, Pamplona, Granada y Ultramar: conocan en apelacin en segunda y primera instancia de las sentencias dictadas por los jueces de partido) y en la cspide se situ un Tribunal Supremo que exiga responsabilidad a jueces y altos cargos. Esta organizacin demostr su eficacia a partir de la divisin provincial de de Burgos. C) ORGANIZACIN DE LOS TRIBUNALES: Martnez de la Rosa (1834) estableci que todos los tribunales superiores de las provincias se llamaran Reales Audiencias, salvo el Consejo Real de Navarra y las Audiencias de Canarias y Mallorca. Se suprimieron los consejos. Un Real Decreto de 1835 estableci que la Justicia se imparti a travs de: - Juzgados municipales y de primera instancia: los alcaldes o tenientes alcaldes resolvieron causas civiles por injurias y negocios inferiores a 200 reales, as como cuestiones penales livianas. En 1855 esas competencias fueron asumidas por los entonces creados jueces de paz. - Audiencias territoriales: En 1835 se establecieron para conocer cuestiones de la jurisdiccin comn y de las especiales. Las de las provincias ms importantes se dividieron en dos salas de lo civil y una de lo penal. El resto, en una sala de lo civil y otra de lo penal. - Audiencias: Revisaron en segunda y tercera instancia las sentencias dictadas por jueces inferiores. Conocieron los recursos de nulidad y las causas de suspensin y separacin de cargos de los jueces inferiores, as como los conflictos entre jueces inferiores. - Tribunal Supremo de Espaa e Indias: Suprimido (1834) el Consejo de Castilla, el Tribunal Supremo asumi sus competencias judiciales, formado por un presidente, quince ministros y tres fiscales, distribuidos en dos salas para la pennsula y las islas y una tercera para las provincias de ultramar. D) LEY ORGNICA DEL PODER JUDICIAL (1870): En 1868 Roncali devino ministro de Gracia y Justicia, y se le encarg un proyecto de Ley Orgnica de Tribunales. Tal proyecto fue sancionado como ley en 1868, comisionando al gobierno para formar una ley de organizacin judicial. El proyecto fue elaborado por la Comisin de Codificacin. La ley divida en distritos ye territorio nacional y stos a su vez en partidos judiciales. En cada municipio habra varios jueces municipales y en cada circunscripcin un juez de instruccin. En cada partido, un tribunal de partido (formados por tres jueces, uno de los cuales era presidente), y en cada distrito una Audiencia (formadas por salas de lo civil o lo penal). Sobre ellos se situaba el Tribunal Supremo, compuesto por cuatro salas de justicia para lo civil y lo penal y una de gobierno que propona reformas.96E) LA LEY DEL JURADO: El Estatuto de Bayona estableci que en las Cortes se debatiera si se estableca o no el juicio por jurado. En el trienio liberal se estableci por primera vez el jurado, limitado a los delitos contra la ley de imprenta. La Constitucin de 1869 lo consagr para los delitos polticos y comunes que determinara la ley, comenzando a funcionar en 1873. El Jurado estaba compuesto por 12 jurados que determinaban la inocencia o culpabilidad del juzgado y tres jueces que apreciaban agravantes y atenuantes para determinar la pena. Formar parte del Jurado era obligatorio y gratuito, pero una poblacin analfabeta y el conservadurismo de la Restauracin lo condujeron al fracaso. Con todo, se restableci en la LECr de 1882 para ser suprimido en 1923 y recuperado con la CE 1978.II. LA IGLESIA Y EL ESTADO A) LA IGLESIA ANTE LA QUIEBRA DEL ANTIGUO RGIMEN: EL LIBERALISMO Y LA SUPRESIN DE LA INQUISICIN: La Iglesia intent conservar su poder. El Estatuto de Bayona estableci que la religin catlica era la del Rey y de la nacin. Tambin lo reconoci as la constitucin de 1812, pero la Iglesia se convirti en un enemigo por defender el absolutismo. As, durante el trienio se suprimieron la Compaa de Jess y se disolvieron las rdenes monacales, reformndose las mendicantes. En 1820 se declararon incorporados al Estado los bienes de las Comunidades religiosas no suprimidas que excedieran de las rentas precisas para la subsistencia. A ello se aadi la suspensin del diezmo y la desamortizacin. Ante ello reaccion la Iglesia con el Manifiesto de los Persas de 1814 solicitando a Fernando VII la supresin de los efectos de la Constitucin de 1812- y rompiendo relaciones. Las Cortes de Cdiz tambin intentaron suprimir la Inquisicin, pues entendan que era contraria a la constitucin, que no era esencial a la vida de la Iglesia, y que las materias de fe y moral deban ser juzgadas por los obispos. Se aprob un Decreto en 1813 abolindola. Fue restaurada luego por Fernando VII, nuevamente suprimida en el trienio, nuevamente restaurada, y suprimida definitivamente en 1834. Su supresin no provoc situaciones graves. B) IGLESIA Y ESTADO LIBERAL (1833-1868): EL CONCORDATO DE 1851: A la muerte de Fernando VII la reina busc el apoyo liberal; los conservadores y partidarios del Antiguo Rgimen defendieron a Don Carlos. Los liberales culminaron su enfrentamiento con la Iglesia con la Desamortizacin, que llev a la ruptura de relaciones por parte de Gregorio XVI. La llegada de los conservadores (Narvez) supuso una poltica de acercamiento a la Santa Sede (Constitucin de 1845, Concordato de 1851 en el que se reconoca la religin catlica como la nica, se admita que los miembros de la Iglesia slo se someteran al derecho cannico, que la enseanza se hara de acuerdo con los principios de la religin catlica, que el Estado mantendra al culto y sus ministros, que se podran crear nuevas casa religiosas en Espaa, y que los bienes desamortizados y no vendidos se restituiran a la Iglesia. C) LA IGLESIA EN EL SEXENIO REVOLUCIONARIO (1868-1874): En medio de un ambiente anticlerical, Serrano dict medidas que violaban el Concordato, suprimiendo monasterios, casas religiosas, enseanza religiosa..., y se reconoci por la Constitucin de 1869 la libertad de culto, aprobndose en 1870 una ley de matrimonio civil. D) LA IGLESIA EN LA RESTAURACIN (1874-1900): Las relaciones Iglesia-Estado aparecen presididas por el signo del equilibrio y la normalidad con la llegada de Alfonso XII y las ideas moderadas y conservadoras de Cnovas plasmadas en la Constitucin de 1876, donde la religin97oficial del estado es la catlica y a la que nicamente se le permita el culto pblico, pero reconoca el respeto a otras creencias y el ejercicio de sus cultos respectivos. Estaba de nuevo vigente el Concordato de 1851 y Cnovas del Castillo supo imponer en estas cuestiones el espritu de tolerancia y compromiso. Una vez fallecido Alfonso XII e iniciados los movimientos obreros y sindicales, se plantea de nuevo la cuestin anticlerical que alentaron mucho los intelectuales como Prez-Galds y Mariano Jos de Larra, dada la mala situacin social, los malos salarios y las peores condiciones de vida, tanto en el campesinado como en la industria minera y en las primeras fbricas. Todo ello levant una ola anticlerical que perdur durante las primeras dcadas del s. XX hasta la II Repblica donde la Constitucin de 1931 estableci la no-confesionalidad del Estado y la separacin entre ste y la Iglesia.98LECCIN 18 LA GESTIN DE LOS RECURSOS Y LAS PRESTACIONES PERSONALES DE LOS CIUDADANOSI. LA HACIENDA A) CRISIS FINANCIERA E INTENTOS REFORMISTAS: La crisis financiera del XIX se vio acentuada por las guerras contra Francia e Inglaterra, la Guerra de la Independencia, las de emancipacin y las carlistas. Ya Jos I intent reformar el sistema financiero, y Bayona estableci que las contribuciones fueran las mismas para toda la nacin, aboliendo privilegios tributarios. 1) La contribucin directa de las Cortes de Cdiz: Las Cortes establecieron una contribucin directa general para repartir las cargas entre todos los espaoles. Igualmente establecieron que las Cortes aprobaran anualmente una ordenacin de ingresos y gastos del Estado en forma de Presupuesto, limitaron la existencia de aduanas a los puertos de mar y las fronteras, y diferenciaron entre el patrimonio nacional y el patrimonio real, creando la superintendencia de rentas. 2) La contribucin general de Martn de Garay: En 1817 Martn Garay intent reorganizar la Hacienda aboliendo por decreto las rentas provinciales, sustituyndolas por una contribucin general proporcional a la renta del contribuyente. Su reforma fracas por la inexistencia de un aparato que estableciera las bases reales de la riqueza de los contribuyentes. 3) La reorganizacin de Lopez Ballesteros: La reaccin absolutista de 1823 mantuvo el viejo sistema tributario, restaur el Consejo de Hacienda y cre el Tribunal Mayor de Cuentas para suceder a la Contadura Mayor. Con Lpez Ballesteros se elaboraron (1828) los primeros presupuestos equilibrados del Estado. Pese a la tendencia a la unificacin fiscal, Vascongadas y Navarra conservaron los conciertos econmicos y el servicio voluntario, respectivamente. 4) Las reformas de Mendizbal: Mendizbal Intent amortiguar los gastos derivados de la guerra carlista desamortizando bienes y emitiendo emprstitos. Como estas medidas fueron insuficientes, tuvo que recargar algunos impuestos y crear otros nuevos, como el del servicio militar. B) LA REFORMA TRIBUTARIA DE 1845: El gobierno de Narvez (1844) alumbr la reforma de Mon, que pretenda solucionar los problemas de la deuda convirtiendo parte de los crditos del Estado en Deuda Pblica y estableciendo una serie de contribuciones directas (sobre inmuebles, cultivo y ganadera, repartidas entre las provincias por un sistema de cupo; sobre industria y comercio y sobre el inquilinato) y otras indirectas (sobre el consumo de especies, derechos de hipoteca, derechos de aduanas y puertas, rentas y monopolios). Mon adems organiz la Administracin de la Hacienda, mediante cuatro niveles: Ministro de hacienda, Administracin central (Secretara, direcciones y contadura), provincial (intendentes, administradores, tesorera y servicios de contabilidad) y de partido (subdelegados, administradores subalternos y depositarios).99C) LOS REAJUSTES POSTERIORES: DE MON A VILLAVERDE: En 1851, Bravo Murillo cre un impuesto personal, y el impuesto de lanzas y media annata fue sustituido por el de ttulos y grandezas que fracas porque se basaba en la declaracin voluntaria por el contribuyente de sus ingresos. Fernndez Villaverde convirti la deuda, mejor la moneda, equilibr los presupuestos e introdujo la contribucin de utilidades, con tres tarifas: para capital, para intereses y dividendos y para utilidades del trabajo. Ello permiti un supervit a favor de hacienda y la estabilizacin del ndice de precios, as como la revalorizacin de la peseta. D) LA REFORMA DE FERNNDEZ VILLAVERDE: Villaverde, Ministro de Hacienda en 1899, plante una ley de presupuestos en 1900. Pretenda, tras la nivelacin del presupuesto, una reactivacin econmica y efectuar una revisin de los criterios tributarios. Una serie de leyes se ocuparon del aspecto tributario, acometi dos grandes objetivos: Consolidar los recargos implantados antes con ocasin de las guerras, refundindolos en nuevos tipos impositivos; y reformar parcialmente el sistema tributario creando el impuesto de utilidades de la riqueza mobiliaria. sta comprenda 3 tarifas: Referente a los productos de trabajo personal; sobre los productos del capital y valores mobiliarios; y sobre los beneficios netos de las sociedades. Otras reformas fueron la implantacin de un impuesto sobre el azcar, modernizar el de los derechos reales y transmisin de bienes y la puesta al da de la Ley de Timbre. La reforma de Villaverde fue bastante positiva, de hecho cambi el signo evolutivo de las finanzas pblicas.II. EL EJRCITO A) LOS MILITARES EN LA ESPAA DEL XIX: Los diversos pronunciamientos pueden clasificarse: Motines (desobediencia de mandos inmediatos): Riego (1820), La Granja (1832). Pronunciamientos militares propugnados por grupos polticos: Diego de Len (1841), Zurbano (1844), Vicalvarada (1854). - Golpes de Estado por mandos militares contra el ejecutivo: Prim (1868), Pava (1874), Martnez Campos (1874). - Alzamientos nacionales: hostilidad contra autoridades por numerosos ciudadanos que toman las armas en defensa de derechos conculcados. - Insurrecciones: Declaraciones de ruptura pblica con la legalidad, pretendiendo el dominio de la calle mediante la amenaza del uso de las armas. La clase militar lider los partidos polticos (Narvez en los moderados, Espartero y Prim en los progresistas, ODonnell en los liberales). Las causas esgrimidas de la politizacin del ejrcito han sido el protagonismo militar en la Guerra de la Independencia y en las carlistas; la concepcin pretoriana del ejrcito como espina dorsal del Estado, defensor de los intereses nacionales; la necesidad de promocin del ejrcito dada la abundancia de oficialidad y la falta de recursos econmicos, y la consideracin de que el trnsito de la guerra a la paz y la estabilidad era mejor si estaban al frente los generales apoyando al gobierno. B) ORGANIZACIN: Se reservaron los puestos de mando a las clases nobiliarias. En la Guerra de la Independencia, fueron frecuentes los ascensos por mritos. La constitucin de 1812 estableci que las fuerzas militares eran nacionales no reales-, si bien el Rey tena el mando supremo. Estaba integradas por fuerzas de servicio continuo, milicias nacionales, fuerzas ocasionales y escuelas militares. Esta organizacin tambin imper en a Ley constitutiva del ejrcito (1821). Desde 1837 se estableci que las Cortes fijaran la fuerza militar permanente de mar y tierra, repartindose el reclutamiento entre todas las poblaciones por sorteo. Tambin se crearon la Guardia Civil (1844) y el cuerpo de Carabineros para velar por el orden pblico, y en 1878 se100promulg otra ley constitutiva del ejrcito. El ejrcito qued estructurado en armas generales (infantera y caballera), cuerpos especiales (artillera, ingenieros, Estado Mayor) y cuerpos auxiliares (administrativo, sanitario, castrense, jurdico-militar). Sus organismos centrales fueron el Ministerio del Ejrcito y el Consejo Supremo de Justicia Militar, sustituido en 1931 por una Sala del Tribunal Supremo. Se establecieron las capitanas generales, mandadas por un Teniente General. C) LA ARMADA: Para recomponerla se cre en 1869 el almirantazgo, imitando el modelo ingls. Asimismo se estructur la marina en tres departamentos (Cdiz, Cartagena y Ferrol) y se organizaron dentro de la misma cuerpos especficos de artillera, infantera, ingenieros, administrativos, etc.101