Construyendo utopias desde el centro

  • Published on
    29-Mar-2016

  • View
    212

  • Download
    0

DESCRIPTION

construyendo utopias desde el centro

Transcript

<ul><li><p>CONSTRUYENDO UTOPAS DESDE EL CENTRO Ren Coulomb1 </p><p>(publicado en: Construyendo utopas desde el centro, en Mesas, Surez Paredn y Delgadillo Hbitat popular en los centros antiguos de Iberoamrica, CYTED / CENVI, Mxico, D.F., pp. 16-28.). </p><p>A Pia </p><p>En la mayora de los centros y barrios histricos de Amrica Latina, la conservacin del uso habitacional pone en juego, no slo el cumplimiento del derecho a una vivienda digna para sus habitantes, sino la construccin de un proyecto alternativo de ciudad. Es cada vez ms aceptada la evaluacin crtica de la expansin espacial, catica y dispersa, de las ciudades de la regin, de la no sustentabilidad medioambiental, social y econmica de este proceso, y por ende, la necesidad de revisar el modelo que ha dominado el desarrollo urbano durante las ltimas cuatro dcadas. Sin embargo, a pesar del consenso existente en torno a lo deseable de impulsar un proceso de recuperacin de las reas centrales deterioradas y de revalorizacin del capital social urbano que representan, la mayora de las ciudades de la regin carecen todava de una poltica urbana que equilibre los procesos de expansin y de consolidacin urbana. Por una parte, siguen prevaleciendo ventajas comparativas que pugnan a favor de la expansin urbana y, por la otra, se carece de estrategias y de instrumentos de accin que permitiesen ir avanzando en lo que se ha dado en llamar el "reciclamiento urbano", y que preferimos llamar regeneracin urbana. </p><p> Los sectores sociales de mayores ingresos encuentran en la urbanizacin perifrica una ptima segregacin socioespacial, condiciones medioambientales generalmente ms favorables que en las reas centrales, y buscan en los centros o </p><p>1 Socilogo y urbanista. Profesor investigador de la Universidad Autnoma Metropolitana, unidad </p><p>Azcapotzalco, Mxico. Miembro de Grupo Ciudad y Patrimonio A.C. </p></li><li><p> 2 </p><p>plazas comerciales perifricos una centralidad alternativa, segura y excluyente, para sus intercambios mercantiles y culturales. Los organismos pblicos de vivienda (y los promotores privados), por su parte, prefieren desarrollar sus proyectos de vivienda social en las periferias urbanas: facilidad de acceso a la tierra, precios del suelo mas bajos, economas de escala (conjuntos habitacionales a gran escala), etc. Para las mayoras emprobrecidas, asimismo, la periferia ofrece la posibilidad de acceder a la propiedad, la cual es fuente de seguridad frente a las coyunturas econmicas inestables, mediante el acceso a terrenos con precios accesibles, y lotes ms grandes que facilitan la autoproduccin progresiva de la vivienda. Frente a esas fuerzas centrfugas, la revalorizacin de los centros antiguos aparece como siendo uno de los paradigmas de la planeacin y de la gestin de casi todas las ciudades de Amrica Latina2. En efecto, si como acerta Fernando Carrin, el urbanismo que hemos heredado fue construido para la expansin urbana (para) producir ciudad nueva donde previamente no haba nada (Carrin, 1994:155), el regreso a la ciudad existente3 por parte de un nuevo urbanismo implica un cambio importante en las formas de produccin de la ciudad. No es de sorprender entonces, y en contra de lo que algunos investigadores afirman observar, que el retorno hacia los centros urbanos de las ciudades de Amrica Latina y el Caribe se quede todava solamente en el discurso de algunos instrumentos de ordenamiento territorial Pero si adems, se plantea un proyecto segn el cual .. los centros histricos se valorizan sobre todo por su capacidad de otorgar carcter e identidad a las comunidades que las habitan. Estas comunidades son las destinatarias prioritarias de las acciones de preservacin de los centros histricos. (IAPH,1999: 13), estamos entonces frente a un proyecto utpico, una ou-topos en griego, es decir una ciudad que no existe. En efecto, si reconocemos que una proporcin importante de los barrios antiguos son habitados actualmente por una poblacin que se encuentra sumida en la pobreza, a veces en la indigencia, parece utpico pensar que una revalorizacin de sus espacios pueda llevarse a cabo en su beneficio, en vez de provocar su desplazamiento </p><p>2 Mesas &amp; Surez, 2002: 14 </p><p>3 Traduccin del ttulo del libro Retours en ville (Bidou-Zachariasen, Catherine, 2003), que explora los </p><p>procesos de revalorizacin (y de gentrification), de los centros urbanos de las ciudades de Bruxelles, Lyon, Barcelona, Napoli, Sao Paulo, Mxico y otras ciudades mexicanas. </p></li><li><p> 3 </p><p>por grupos sociales econmicamente ms acomodados (gentrification); como lo hizo la renovacin urbana en las ciudades norteamericanas y europeas. Y sin embargo, las utopas urbansticas parecen hoy en da absolutamente imprescindibles, para ir sentando los cimientos de una forma alternativa de hacer ciudad. Por ello es de agradecer al grupo Hbitat popular en los centros antiguos de Iberoamrica del programa CYTED el haber llamado a concursar a experiencias prcticas, proyectos e ideas e incluso reflexiones conceptuales en torno a la produccin de viviendas y el hbitat popular en las reas centrales de ms antigua urbanizacin. Las prcticas, los ideales y los proyectos prospectivos que se resean en el presente libro atestiguan que es probablemente desde el corazn de sus antiguos barrios que pueden ir surgiendo las nuevas formas concretas de ir construyendo ciudades menos segregadas, ms solidarias y abiertas a la pluralidad. </p><p>A partir de la lectura de los documentos de los concursantes, pero tambin de los mltiples intercambios de experiencias en el seno de la Red de ciudades de Amrica Latina y el Caribe con centros histricos en proceso de recuperacin, las breves pginas siguientes se proponen sintetizar algunos principios y estrategias que, nutrindose de la utopa arriba enunciada, pudiesen encaminar hacia el xito los procesos de regeneracin de los centros antiguos de las ciudades de la regin, incluyendo alternativas de hbitat popular. </p><p>LOS CENTROS ANTIGUOS FUERON (DEBEN SER) CIUDAD </p><p>El objetivo de la revitalizacin de los centros antiguos es que el patrimonio cultural y urbano que encierran sea accesible a todos los ciudadanos. Para ello, su desarrollo econmico, social y urbano debe guiarse por los principios de la pluralidad y la heterogeneidad. Los centros antiguos no son homogneos; concentran la diversidad de expresiones arquitectnicas, artsticas, econmicas, espaciales y culturales que cada sociedad urbana fue produciendo y acumulando a lo largo de los siglos. Han tenido y deben seguir teniendo mltiples funciones urbanas: la habitacin, el comercio, la vida poltica, la cultura; por ello, sus inmuebles deben tener usos diversos, y no nicamente convertirse en museos, boutiques, hoteles y restaurantes. </p></li><li><p> 4 </p><p>Los centros histricos no pueden ser recuperados solamente para los turistas, nacionales y extranjeros, o para el disfrute de una minora culta, como tiende a suceder en ciudades histricas de Europa (HIC, 1998:12). Deben ser el espacio en donde todos los ciudadanos puedan vivir el encuentro entre el pasado y el futuro, y vivir las contradicciones del presente. Contradicciones entre la enorme riqueza cultural de su patrimonio y la pobreza que invade sus calles y sus plazas (Carrin, 2001: 85). </p><p>Es por otro lado de primera importancia entender que estos espacios, que hoy denominamos centros histricos de ciudades, abarcaban no hace tanto tiempo la totalidad del rea urbanizada de estas ciudades; favoreciendo denominaciones tales como Habana Vieja, Antigua Ciudad de Mxico, la Ciudad Vella de Barcelona, la Old City, o bien la vieille ville en el caso de las ciudades francesas. Al reconocer que un centro histrico es ciudad, se acepta implcitamente (es mejor que se haga explcito..) que este espacio debe seguir teniendo mltiples funciones urbanas: la habitacin, el comercio, la vida poltica, la cultura y que, por lo tanto su desarrollo econmico debe llevarse sobre la base de la heterogeneidad de los usos del suelo, y no nicamente sobre la multiplicacin de usos vinculados al turismo y a la actividad comercial. Un centro histrico convertido en museo, pero desierto una vez llegada la noche, es un proyecto que, espero, todos rechazamos. Tal vez estemos menos consciente que tampoco es sostenible un centro histrico convertido en un gigantesco centro comercial. Reconocer que un centro histrico fue ciudad tiene otra importante consecuencia: permite enunciar como estrategia espacial de una poltica de regeneracin urbana, la diferenciacin socio-espacial de la antigua ciudad. En efecto, por haber sido ciudad, un centro antiguo no tiene una estructura edilicia homognea: se reconoce todava con relativa facilidad la segregacin social que le fue constitutiva, desde su creacin colonial (la traza) y a lo largo de su desarrollo histrico. En el caso de la ciudad de Mxico, est la Ciudad de los Palacios al poniente de la plaza mayor, claramente segregada de los barrios populares del hbitat de los artesanos, empleados, pequeos comerciantes, situados al norte y al oriente de la misma. </p><p>Los barrios populares - sean prehispnicos, coloniales o decimonnicos - han estructurado a las ciudades coloniales, tanto como los conventos e iglesias, los palacios </p></li><li><p> 5 </p><p>de gobierno o las casas seoriales. Si bien estos antiguos barrios siguieron desempeado un papel importante de centralidad hasta bien entrado el siglo XX, su agudo estado de deterioro fsico y social los margin progresivamente de este protagonismo y los marc del estigma de la decadencia, la marginalidad, la violencia y la inseguridad. El resultado ha sido la tendencia generalizada a reducir los centros histricos - sino conceptualmente s en la prctica - a la zona de mayor densidad de monumentos histricos, dejando en la marginacin y el olvido a los antiguos barrios populares que, sin embargo, forman parte ntegra del patrimonio cultural urbano de la antigua ciudad (aunque sea, para algunos, bajo la forma de la arquitectura verncula). </p><p>Reinsertar estos barrios dentro de la estructura urbana de un centro histrico es entonces una tarea que busca rescatar la riqueza de la heterogeneidad social que caracterizaba a la antigua ciudad, pero se constituye tambin en una estrategia espacial que permite la permanencia en sus barrios populares de la poblacin residente de bajos ingresos. As lo plantea el programa de vivienda para el centro histrico de la ciudad de Mxico4. No se trata de constituir ghettos de pobreza, como concesin a una poltica dominante de gentrification de los centros histricos. La propuesta consiste en reconocer la existencia de cierta diferenciacin especial de usos del suelo y de tipo de vivienda dentro del permetro de la ciudad antigua, respetando el mismo patrn de diferenciacin que el desarrollo histrico de la ciudad hered y que, por lo general conserv, hasta nuestros das. De hecho, uno de los pocos efectos positivos del abandono en que han estado sumidos, durante dcadas, los centros antiguos es que muchos de ellos han conservado parte de su estructura diferenciada de usos del suelo </p><p>La estrategia espacial consistente que consiste en plasmar en un Plan Maestro cierta diferenciacin de los usos del suelo tiene la ventaja de dar rumbo y certidumbre a los propietarios e inversionistas potenciales, al mismo tiempo que posibilita una real heterogeneidad de usos del mismo centro histrico. El Plan de Desarrollo Integral de la Habana Vieja, por ejemplo, diferencia la zona de desarrollo terciario (comercio, administracin e infraestructura turstica) de la zona en donde se propone consolidar el uso habitacional. En ciudad de Mxico, los tres programas parciales de desarrollo </p><p>4 Este programa fue elaborado en el ao 2000 por el Fideicomiso centro Histrico de la Ciudad de </p><p>Mxico; organismo que fue reestructurado a principios del 2002, y que no asume en la actualidad acciones en materia de vivienda. </p></li><li><p> 6 </p><p>urbano que cubren el permetro del centro histrico, diferencian de igual manera las zonas prioritariamente habitacionales, prohibiendo incluso los usos incompatibles, como las bodegas (Surez Pareyn, 2002). </p><p>EL ENFOQUE ALTERNATIVO DE LA REGENERACIN URBANA </p><p>El objetivo5 (la utopa) consistente en que un centro antiguo siga siendo ciudad no coincide del todo con los objetivos de lo que los urbanistas llaman el reciclamiento urbano. Este concepto es similar al de redevelopment, usado tanto en Gran Bretaa como en los USA, o al de re-urbanizacin utilizado en Espaa, para designar un conjunto de acciones dirigidas a refuncionalizar reas urbanas centrales que se caracterizan por un grado avanzado de deterioro, obsolescencia y / o de abandono de sus estructuras edificadas, as como de sus espacios abiertos. Se trata de una concepcin fundamentalmente econmica que consiste, con razn, en querer corregir las deseconomas que significan, para el conjunto de las ciudades, la decadencia y la desvalorizacin, el despoblamiento y la subutilizacin de la infraestructura y de los equipamientos acumulados en las reas centrales a lo largo del proceso de urbanizacin. En el marco de esta concepcin, se suele plantear como objetivo: la mayor utilizacin de la infraestructura urbana existente, enunciando una poltica de redensificacin de las reas centrales, mediante el reciclamiento del suelo y de las estructuras fsicas de la ciudad existente, fomentando el regreso de nuevos habitantes hacia esas reas.6 Sin embargo, habra que preguntarse si el uso ms racional de los recursos urbanos existentes implica necesariamente densificar sistemticamente y en forma homognea todas las reas deterioradas, aunque hayan sufrido un lento y constante proceso de despoblamiento. O si, por el contrario no se tiene que tomar en cuenta la </p><p>5 La Visin, en el lenguaje de la planeacin estratgica. </p><p>6 Es as, por ejemplo, como la Ley General de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, Mxico, define al </p><p>reciclamiento urbano como accin de mejoramiento; implica someter una zona del Distrito Federal a un nuevo proceso de desarrollo urbano, con el fin de aumentar los coeficientes de ocupacin y utilizacin del suelo, relotificar la zona o regenerarla y que podr recibir transferencias de potencialidades de desarrollo urbano (art. 7, prrafo LVIII). </p></li><li><p> 7 </p><p>especificidad de cada barrio, la infraestructura y equipamientos existentes, el papel (la vocacin) de cada uno en la economa de la antigua ciudad y en la generacin de empleo, el perfil sociodemogrfico de la poblacin residente, y sobre todo la mezcla adecuada de usos y funciones urbanas. Mas profundamente, los objetivos del reciclamiento urbano carecen de una visin integral del problema y suelen inducir acciones muchas veces parciales, intranscendentes e incluso contradictorias con el objetivo enunciado de densificacin o re-densificacin de determinada rea urbana. Al utilizar como concepto alternativo el de regeneracin urbana se quiere disear un tipo de intervencin que vaya ms all del simple re-uso o "reciclamiento" de predios baldos y de edificios desocupados dentro de la estructura urbana (esta...</p></li></ul>