Conciliacion Prejudicial

Embed Size (px)

Text of Conciliacion Prejudicial

  • Jurisprudencia constitucionalen materia de conciliacinprejudicial obligatoria

    Anita Giacometto Ferrer

    SUMARIO: I. Introduccin. II. Antecedentes legales y constitucionales de la conci-

    liacin extrajudicial. III. Definiciones y precisiones: a. Conciliacin; b. Acuerdo; c.

    El conciliador; d. La audiencia; e. El acta. IV. El requisito de procedibilidad: a. La

    conciliacin prejudicial obligatoria como presupuesto procesal; b. Jurisprudencia

    de la Corte Constitucional sobre el requisito de procedibilidad: i. Requisito de

    procedibilidad en asuntos civiles, contencioso administrativo y de familia; ii. Re-

    quisito de procedibilidad en materia laboral; iii. Lneas jurisprudenciales. V. Refle-

    xiones personales. VI. Anexo estadstico.

    I. Introduccin

    Empecemos diciendo que la validez social de los llamados MASC MtodosAlternativos de Solucin de Conflictos, va ms all de concebirlos nicamentecomo herramientas para descongestionar despachos judiciales. En efecto, hoy da,los MASC han generado un espacio para preconcebir la conflictividad, evaluar losmodelos tradicionales, reconsiderar otras formas de entender la justicia. Podramosafirmar, sin temor a equivocarnos, que las diversas jornadas de divulgacin y sensi-bilizacin que se han adelantado en el pas, sobre estos mecanismos, estn dandosu fruto: que indistintamente tanto personas calificadas, como del comn entiendana los MASC como una tcnica de negociacin, como mecanismos de descongestin,como herramientas de desjudicializacin, mtodos alternos para la paz y mtodosalternativos para la solucin de controversias; ste ltimo, que es como lo define laLey.

    Qu son los MASC? Son mecanismos establecidos por la ley para la solucinde conflictos de carcter transigibles, conciliables, desistibles y los que determine laley; diferentes al proceso judicial. Tradicionalmente se han distinguido dos modali-dades de MASC en los pases que tienen su origen en el sistema Germano-Rom-nico, como el nuestro: i. auto compositivo, si las partes involucradas asumen direc-tamente la solucin del conflicto, ii. hetero compositivo, si las partes delegan en un

    255

  • tercero la solucin del conflicto, en consecuencia la decisin de ese tercero, es im-positiva e imperativa para las partes. En ese orden de ideas, la conciliacin prejudi-cial tema de nuestro ensayo que es de carcter auto compositivo, es un espacioque se crea como un mtodo alterno para la solucin de controversias, manejadocon unas reglas que posibilitan un cambio en la situacin a partir de la bsquedaconjunta de alternativas. El cambio que se pretende no es impuesto y para que selogre se requiere la participacin de las partes involucradas en el problema.

    Ad-initio, me refer a la validez social de los MASC en general, y, este es elpunto en el que quiero hacer nfasis: el sentido social de la conciliacin; desde laproyeccin de la figura y la bsqueda de una cultura del consenso, hasta crear enlas partes la conciencia de la participacin que tuvieron como jueces de su propiacausa y la manera como se llev a cabo. Este es, a mi manera de ver, la esencia dela figura de la conciliacin prejudicial: el reconocimiento del otro, el respeto porlas diferencias, la tolerancia, el fortalecimiento de habilidades personales que seproyectan en la futura resolucin de problemas; en fin, un modelo de cambio parael proceso de transformacin en la cultura de la violencia, de la judicializacin delos conflictos, cualesquiera que fueren las causas para su origen. Una figura que ensus comienzos funcion de manera libre, informal y voluntaria, en la ltima dcadala injerencia del legislador reiterativa, abundante y pormenorizada, la ha llenado detantas reglas, procedimientos y formalidades, que su normatividad resulta en oca-siones anacrnica, contradictoria y reiterativa en tantos puntos, que ha terminadopor convertirse en una institucin manejable solo por expertos. Los orgenes de lafigura de la conciliacin se remontan a la Antigedad:

    El origen de la conciliacin se remonta a los sistemas jurdicos de las primeras socieda-des, al tiempo que fue desarrollada por los regmenes legales ms evolucionados, comoel romano. Su importancia como herramienta de control social y pacificacin social dela comunidad ha sido reconocida por casi todas las culturas en todos los tiempos. LaLey de las Doce tablas, por ejemplo, otorgaba fuerza obligatoria a lo que convinieranlas partes al ir a juicio. En el rgimen judicial de la antigua China, la mediacin era con-siderada como el principal recurso para resolver las desavenencias, tal como lo plantea-ba CONFUCIO al sostener que la resolucin ptima de las discrepancias se lograbamediante la persuasin moral y el acuerdo, pero no bajo coaccin.

    En algunas regiones de frica, la asamblea de vecinos constituye el rgano de me-diacin cooperativo para solucionar contiendas comunitarias, al igual que en la reginjuda el Beth Din acta como consejo de rabinos para mediar en la solucin de los con-flictos. La Iglesia catlica tambin ha facilitado la solucin concertada de las disputas aldisponer a los prrocos como mediadores. Rastros de instituciones semejantes se hallanen el medioevo para conciliar los asuntos que enfrentan intereses de gremios, mercade-res y gitanos; a la vez que en la legislacin portuguesa, en el Cdigo Manuelino de 1521,se ordena acudir a la conciliacin como requisito previo antes de presentar la demanda.En la Constitucin Poltica de la monarqua espaola, que rigi en Guatemala antes dela independencia, se dispuso por expresa voluntad del artculo 282 que el alcalde muni-cipal deba ejercer funciones de conciliacin entre quienes pretendiesen demandar por

    256 Anita Giacometto Ferrer

  • negocios civiles o por injurias, mientras que en el artculo 284 se impeda entablar pleitoalguno si no se demostraba haber intentado el arreglo previamente.1

    Observamos entonces, que la conciliacin no es un invento de la doctrina o dellegislador colombiano, reitero que la legislacin colombiana presenta una regula-cin extensa y detallada sobre la materia, que en lo esencial ha desnaturalizado lafigura; por ello, en el presente ensayo har nfasis en la conciliacin prejudicialobligatoria o requisito de procedibilidad, cules son sus alcances y efectos de lainasistencia a la audiencia, previo el sucinto anlisis de sus antecedentes legales yconstitucionales, as como la precisin y definicin de vocablos que en la prctica seemplean indistintamente cuando sus efectos jurdicos son totalmente diferentes,para cerrar con algunas reflexiones personales que pretenden alertar sobre el posi-ble fracaso de la figura de la conciliacin prejudicial, al ser de carcter obligatoria,en un futuro no muy lejano.

    II. Antecedentes legales y constitucionalesde la conciliacin extrajudicial

    La conciliacin extrajudicial, o conciliacin fuera del proceso, en Colombiatom forma de manera real y cierta, a partir de la vigencia del decreto 2279de 1989, en cuyo artculo 49 se dispuso que las controversias susceptibles detransaccin, surgidas entre personas capaces, podan ser resueltas mediantela conciliacin. En su artculo 50, igualmente se estableci que la iniciativade la conciliacin poda provenir de ambas partes o de cualquiera de ellas,quienes podan nombrar directamente al conciliador o deferir su designacinen un tercero, como los centros de conciliacin.

    Luego, la Ley 23 de 1991, en su captulo sexto, regul todo lo relacionado alos centros de conciliacin extrajudicial, otorgndoles verdadera identidadjurdica, funcional y material; hasta ese momento las nicas entidades quevenan actuando como centros de conciliacin eran las Cmaras de Comer-cio, sin el sustento legal suficiente.

    En virtud de la disposicin consagrada en el Art. 116 de la Constitucin Pol-tica, los particulares pueden ser investidos transitoriamente de la funcin deadministrar justicia en la condicin de conciliadores o en la de rbitros habi-litados por las partes para proferir fallos en derecho o en equidad, en los tr-minos que determine la ley.

    Este precepto autoriza la regulacin legal de la conciliacin y el arbitramento,los cuales forman parte de una categora ms amplia correspondiente a los llama-dos mecanismos alternativos de solucin de conflictos, como medios complementa-rios de la administracin de justicia a cargo del Estado, con fundamento en el ejer-cicio de la autonoma de la voluntad de las personas interesadas, y que han tenido

    Jurisprudencia constitucional en materia de conciliacin prejudicial obligatoria 257

    1 Corte Constitucional, Sentencia C-893 de 2001.

  • un desarrollo notable en los diversos pases en las ltimas dcadas, como ya lo ma-nifestamos anteriormente.

    A nivel constitucional tales mecanismos tienen un fundamento adicional enel contenido del Art. 2, en virtud del cual uno de los fines esenciales delEstado es facilitar la participacin de todos en las decisiones que los afectany en la vida econmica, poltica, administrativa y cultural de la Nacin y elArt. 95, en virtud del cual son deberes de la persona y del ciudadano parti-cipar en la vida poltica, cvica y comunitaria del pas (Num. 5) y colaborarpara el buen funcionamiento de la administracin de la justicia (Num. 7).

    Con fundamento en tales disposiciones se han expedido sobre la materia eldecreto 2651 de 1991, la ley 446 de 1998, decreto 1818 de 1998, la ley 640 de2001, que modificaron la Ley 23 de 1991 y el Decreto ley 2279 de 1989.

    Segn lo previsto en el Art. 64 de la Ley 446 de 1998, la conciliacin es unmecanismo de resolucin de conflictos a travs del cual dos o ms personas gestio-nan por s mismas la solucin de sus diferencias, con la ayuda de un tercero neutraly calificado, denominado conciliador.

    Este concepto comprende tanto el procedimiento para resolver en la formaindicada los conflictos jurdicos, como el acuerdo de voluntades que persigue elmismo.

    Conviene que tengamo