Castedo - Molinari - Siro - Torres

  • Published on
    24-Oct-2015

  • View
    88

  • Download
    4

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>Introduccin.................................................................................... 2</p><p>Propuestas didcticas</p><p>No 1: Libros y lectores en la biblioteca de la sala .......................... 4</p><p>No 2: Leer el propio nombre ........................................................ 8</p><p>No 3: Escribir el propio nombre .................................................. 12</p><p>No 4: Leer para saber ms sobre un tema .................................... 14</p><p>No 5: Escribir en voz alta ........................................................ 16</p><p>No 6: Tomar el lpiz para escribir ................................................ 20</p><p>Sntesis .................................................................................... 26</p><p>ndice</p><p>P R O P U E S T A S P A R A E L A U L Aes una coleccin destinada a docentes,</p><p>integrada por un conjunto de cuadernillosque presentan actividades correspondientes</p><p>a las distintas reas disciplinaresy a los distintos ciclos de enseanza. </p><p>Las actividades han sido diseadasa partir de una seleccin</p><p>de contenidos relevantes, actuales y,en algunos casos, contenidos clsicos</p><p>que son difciles de ensear.</p><p>Las sugerencias de trabajoque se incluyen cobran sentido</p><p>en tanto sean enriquecidas,modificadas o adaptadas de acuerdo</p><p>a cada grupo de alumnosy a los contextos particularesde cada una de las escuelas.</p></li><li><p>2 Introduccin NIVEL INICIAL Lengua</p><p>Introduccin</p><p>L a reformulacin de los propsitos y contenidos de la lectura y escritura en el Nivel Inicial pu-sieron en estado de discusin sus prcticas habituales de enseanza. En el marco de estas dis-cusiones didcticas, algunas voces alertaban sobre posibles malos entendidos: el temor muchasveces fundado- de "primarizar" el jardn.</p><p>La inclusin de los alumnos como participantes activos de la cultura escrita, es una responsabilidadinstitucional compartida por el Nivel Inicial y la Educacin Bsica. Desde hace muchos aos se reco-noce que el aprendizaje de la lectura y la escritura se inicia mucho antes de que los nios ingresen ala escuela y que el jardn es un mbito fundamental para que dichos procesos sean objeto de trabajocon los alumnos. La investigacin y experiencia didctica ha demostrado que los docentes de todas lassalas pueden iniciar a los nios en las prcticas de los lectores y escritores y advertir an frente arespuestas muy alejadas de lo convencional- los resultados de dichas enseanzas.</p><p>Lejos de constituirse en una prctica ocasional y no planificada, ensear la lengua escrita en el jar-dn significa que el maestro trabaja los contenidos de manera sistemtica, con continuidad, orienta-do por claros propsitos didcticos.</p><p>Pero compartir esta responsabilidad con la escuela, no supone que el jardn asuma una modalidad "es-colar"; por eso, introducir a los nios en la cultura letrada no significa escolarizar la institucin.Tanto la organizacin particular de sus tiempos y espacios de enseanza como las expectativas encuanto a lo que deben aprender son diferentes.</p><p>A diferencia de la escuela, no es propsito del nivel que los alumnos egresen leyendo y escribiendo demanera autnoma, que accedan a leer convencionalmente y a escribir alfabticamente. La responsabi-lidad del jardn reside en garantizar las oportunidades de enseanza para que los nios puedan apren-der todo lo posible en interaccin con otros y con materiales escritos, con la intervencin permanen-te del docente, desde los saberes que poseen y procurando su transformacin.</p><p>Pero al mismo tiempo que se reconocen las particularidades de cada nivel, es indispensable garantizarentre el jardn y la escuela algunas continuidades. Tal como resulta deseable que suceda en la Educa-cin Bsica, para comunicar las prcticas sociales de lectura y escritura, el jardn propone a los niossituaciones de enseanza donde se lean y escriban textos completos, variados y de circulacin frecuen-te. Situaciones de produccin e interpretacin con claros destinatarios y propsitos comunicativos,que planteen a los nios problemas ante los cuales sea necesario buscar soluciones diversas; propues-tas que, leyendo y escribiendo, permitan aproximaciones sucesivas a los contenidos en las situacionesde clase y posibiliten reflexionar y tranformar lo producido. En estas situaciones didcticas, los niosconfrontan sus ideas con las de otros compaeros, del docente y con distintos materiales escritos.</p><p>Tal como se advierte, las propuestas de trabajo en las distintas salas evitan reproducir ciertas prcti-cas de enseanza de amplia tradicin escolar que, por cierto, la escuela tambin desea abandonar: en-sear a leer decifrando, ensear a escribir reproduciendo una y otra vez letras, slabas o palabras ais-ladas y sin sentido; leyendo y escribiendo textos que poseen slo las letras enseadas y que se trans-forman en escritos que existen nicamente en la institucin.</p></li><li><p>Introduccin 3NIVEL INICIAL Lengua</p><p>En todos los casos, leer y escribir en el jardn se presenta con sentido para los alumnos, en contextosdonde estas prcticas resultan pertinentes. Desde esta perspectiva, las propuestas de enseanza quese ofrecen en este material constituyen algunas opciones posibles entre muchas otras. Son situacio-nes que, con mayor o menor tradicin en el nivel, han sido probadas por muchos docentes con niosde distintas edades y en diversos contextos sociales.</p><p>Las Propuestas No 1, 2 y 4 proponen diferentes situaciones de lectura.</p><p> La Propuesta No 1 LIBROS Y LECTORES EN LA BIBLIOTECA DE LA SALA valoriza el espacio de loslibros y de la circulacin e intercambio sistemtico de lecturas y opiniones sobre los textos; sugie-re situaciones donde se brinde a los nios la posibilidad de escuchar narraciones y lecturas por elmaestro y donde, al mismo tiempo, se garanticen espacios personales y con los compaeros parahacer or la propia voz al intentar leer e intercambiar sobre lo ledo.</p><p> En la Propuesta No 2 LEER EL PROPIO NOMBRE la lectura aparece asociada al reconocimiento denombres. En estas situaciones se describe cmo, con ayuda del maestro, los nios logran enfrentarel desafo de leer por s mismos procurando coordinar diversas informaciones.</p><p> Del mismo modo, la Propuesta No 4 LEER PARA SABER MS SOBRE UN TEMA la lectura se presen-ta como una actividad cooperativa entre nios y docente, en este caso, explorando diversos mate-riales bajo el propsito de localizar la informacin buscada.</p><p>Las Propuestas No 3, 5 y 6 desarrollan situaciones de escritura.</p><p> La Propuesta No 3 ESCRIBIR EL PROPIO NOMBRE presenta la escritura del nombre en situacionesde copia con sentido, es decir, en situaciones de produccin donde sta resulta pertinente.</p><p> En la Propuesta No 5 la escritura aparece "de la mano" del docente. "ESCRIBIR EN VOZ ALTA" signi-fica aqu dictar al maestro, una prctica que abre interesantes espacios de discusin acerca de quescribir y cmo organizar el lenguaje para que quede escrito.</p><p> La Propuesta No 6 propone a los nios TOMAR EL LPIZ PARA ESCRIBIR por s mismos. En estas si-tuaciones de produccin, al mismo tiempo que resuelven problemas vinculados con la organizacindel lenguaje escrito, ponen a prueba y tienen oportunidades de transformar sus ideas acerca delsistema de ecritura.</p><p>Tanto la oralidad como la escritura son contenidos relevantes en el Jardn de Infantes. Cabe sealarque, dada la brevedad del material, la oralidad no ha sido objeto de desarrollos didcticos en esta se-rie. Su presencia, sin embargo, puede reconocerse en uso bajo diversos propsitos en las distintas si-tuaciones planteadas, lo cual no excluye la necesidad de situaciones especficas.</p></li><li><p>LIBROS Y LECTORESEN LA BIBLIOTECA DE LA SALA</p><p>La sala de Jardn de Infantes puede constituirse en una comunidad de lectores, un lugar donde exis-tan espacios sistemticos de interaccin entre alumnos, docentes y materiales de lectura. A travsde estos espacios se busca que los nios tengan mltiples oportunidades de interaccin con diver-sidad de gneros y subgneros, autores, ilustradores, colecciones, editoriales, etc. Tambin son espa-cios donde circulan comentarios y recomendaciones entre los alumnos y el docente y de los alum-nos entre s, con el propsito de profundizar y ampliar los horizontes de los pequeos lectores.</p><p>Al generar momentos de encuentro de los nios con los libros, se facilita que los pequeos vayanconstruyendo una manera personal y, al mismo tiempo, compartida de vincularse con los textos.Cuanto ms pequeos son los nios, ms necesario resulta poner en evidencia la preparacin de unambiente especial para la lectura. De este modo, progresivamente, sern capaces de procurarse es-pacios personales con los libros1. Al finalizar cada situacin, se solicita la colaboracin de los niospara ordenar los libros. Para esta tarea pueden designarse parejas de alumnos que oficien de biblio-tecarios y que ayudados por su docente organicen los libros en la biblioteca de la sala o los lle-ven a la biblioteca del jardn. Se trata de que puedan asumir responsabilidades ligadas al cuidado deestos bienes culturales.</p><p>Algunas situaciones e intervenciones posibles2</p><p>Exploracin e intercambio Proponer a los alumnos sentarse en ronda una vez que el docente haya seleccionado entre los</p><p>libros de la biblioteca de sala o institucional una cantidad ms o menos equivalente al nme-ro de alumnos presentes3. Es conveniente colocar los libros con la portada hacia arriba, si es po-sible sobre una alfombra o mesa previamente preparada. La docente va nombrando los libros eindicando algunos datos, cuidando que la situacin no se torne rgida. Este momento tiene elpropsito de poner a los nios en contacto con ttulos, autores, ilustradores, editoriales. En losgrupos de nios ms pequeos se podran nombrar dos o tres ttulos en cada sesin de inter-cambio e ir nombrando algunos nuevos cada vez que se reitere la situacin. </p><p>1</p><p>4 Propuesta No 1 NIVEL INICIAL Lengua - Lectura</p><p>1. Graciela Montes refirindose a la vinculacin entre lectura y juego habla de "Una puerta. La ocasin. Un lugar y untiempo propicios... Y no slo el espacio en el espacio sino el espacio en el tiempo. El lapso. Una cierta hora vaca. Unblanco en el sucederse de los acontecimientos... un tiempo de otro orden... Un lugar y un tiempo que se abren comohueco para dar ocasin al juego, y cierta extraeza, cierta inquietud, como de quien va a entrar en territorios descono-cidos. Montes, Graciela. Juegos para la lectura en La frontera indmita. Fondo de Cultura Econmica, Mxico, 1999.(Pgs. 35 a 37.)</p><p>2 . El orden de presentacin de estas propuestas no supone pro g resin en el orden de presentacin de las situaciones enla sala.</p><p>3. La razn de esta indicacin tiene que ver con dar posibilidades de exploracin individual. Si no se cuenta con materia-les suficientes es posible proponer una exploracin por parejas. En los casos en que los materiales de lectura son ma-yores que el nmero de alumnos se sugiere seleccionar para que no se genere una interaccin excitante que resultecontraproducente con el clima de intimidad que se pretende lograr.</p></li><li><p>Propuesta No 1 5NIVEL INICIAL Lengua - Lectura</p><p> Proponer a los alumnos que cada uno solicite un libro para explorar y/o leer individual-mente. Es deseable que los nios se acostumbren paulatinamente a pedir los libros por su ttu-lo. Es frecuente que los soliciten indicando el color o el tamao de su portada, algn personajedibujado en la tapa o simplemente sealndolos; ejemplo: "Dame se...", "Yo quiero el rojo...","Dame el de los conejitos...". Al solicitarlos por su ttulo o parte de l, tienen oportunidad de irconociendo datos que les permitan establecer relaciones ms ricas en torno a los libros con losque se vinculan. Ejemplo: "ste es de Federico porque es parecido al de Federico y el mar...", "...los de Tomasito son de Graciela Cabal, cuntos hay de Tomasito?...". Tambin suele suceder quelos alumnos intenten reproducir el ttulo correcto del libro y omitan o distorsionen algn deta-lle. En estos casos el docente puede valorar el intento y nombrar correctamente el libro al entre-grselo. Ejemplo: "Yo quiero el de Federico no quiere prestar las cosas" (por Federico no presta)."Bueno, Sofa, ahora te alcanzo Federico no presta". En otros casos los alumnos solicitan un li-bro por su ttulo correcto o aproximado y la docente, mencionando el ttulo que corresponde,pide a otro compaero que lo identifique y se lo entregue. Ejemplo: "Ramiro quiere el libro Nues -tro planeta Tierra... Juan Manuel podras entregrselo?...". De este modo la docente multiplicalas ocasiones de los alumnos para pensar sobre cantidad y variedad de libros centrndose en susdiferentes formas de identificacin: los ttulos, los autores, las colecciones, etc. Al hacerlo, tam-bin pone en uso el lenguaje que se escribe dado que los ttulos tienen una formulacin espe-cial tanto desde lo textual proporciona indicios acerca del tema del libro y se enuncia con cons-trucciones ms o menos previsibles como desde lo tipogrfico el tamao y forma de sus le-tras en la portada. Al mismo tiempo, la reflexin sobre formas estables de escritura ttulos delibros, nombres de autores, ilustradores, colecciones, editoriales ofrecen informacin altamen-te previsible que se puede utilizar en otros momentos; por ejemplo : "Con cul va ferretera?,Con la de Federico? Fijte en la biblioteca que est Federico y el mar". </p><p> Invitar a los alumnos a mirar, interpretar y/o leer individualmente el libro elegido, en si-lencio y en una postura cmoda durante unos minutos. Se trata de que los nios experimentenun momento personal en el que puedan desplegar sus posibilidades de acceso al libro. Unos pue-den optar por hojearlo centrando su atencin en algunas imgenes o pasajes. Otros intentan in-terpretar y narran para s mismos en voz baja sealando con el dedo una posible vinculacin en-tre partes dichas y partes escritas. Algunos pueden leer algunos fragmentos y a partir de ellosreconstruir el sentido global de la historia. Todos son intentos de construccin de sentido, algu-nos previos a la lectura convencional y otros ms cercanos a las formas utilizadas por los lecto-res adultos. En esta situacin el docente tambin lee en silencio de manera individual frente alos nios, mostrando una manera de preservar un momento de intimidad con el libro. Participarde una comunidad de lectores significa, entre otras cosas, adoptar comportamientos de lectorque faciliten una experiencia emocional e intelectual con los libros. Cada lector deber buscarsus propias maneras de establecer esa experiencia, pero no la construye solo, lo hace con otroscon quienes comparte tiempos y espacios de lectura. El jardn y despus la escuela pueden pro-veer ocasiones para que la misma se genere en quienes la desconocen y se profundice en quie-nes ya la experimentan desde temprana edad.</p></li><li><p>Libros y lectoresen la biblioteca de la sala</p><p>6 Propuesta No 1 NIVEL INICIAL Lengua - Lectura</p><p> Proponer a los alumnos juntarse en parejas para compartir la exploracin y/o lectura deun texto elegido. Se trata de una primera instancia de intercambio de narraciones, opiniones osealamientos acerca de los aspectos de los libros que les hayan llamado la atencin. En ocasio-nes los alumnos se narran entre s tomando las ilustracio...</p></li></ul>