Burbujas de Ocio - Roberto Igarza (Resumen)

  • Published on
    22-Oct-2015

  • View
    557

  • Download
    25

Embed Size (px)

Transcript

  • BURBUJAS DE OCIO

    Roberto Igarza

    CAPITULO I: Cultura urbana, cultura de la movilidad, cultura global

    El objetivo principal del captulo es evidenciar la relacin entre los procesos urbansticos (expansin

    urbana y el diseo de la ciudad) y la incorporacin de las tecnologas de la comunicacin que construyen

    las nuevas prcticas culturales. Nuevas prcticas respecto al uso de las tecnologas, al uso de los espacios

    de la ciudad y al consumo meditico que reestructuran nuestras relaciones sociales y personales, y que

    rigen nuestra conectividad con el mundo, con la ciudad y con la informacin.

    Ahora expondr las ideas principales de cada uno de los subttulos.

    Urbanizacin, posturbanizacin.

    En las ciudades se ha creado un fenmeno progresivo, en el cual las redes de transporte y la

    desmaterializacin de la comunicacin social, provocaron un movimiento de reurbanizacin de la vida

    social y cambio en las formas y prcticas urbanas (reconfiguracin de la ciudad de acuerdo al uso y

    sentido de los espacios). Es decir, se realiza una redimensin de las interconexiones urbansticas, en las

    cuales la arquitectura y las funciones adquieren una especialidad.

    Nos aproximamos a configuraciones posturbanas, conjuntos dinamicos de transiciones e intersecciones, innumerables vas de desplazamiento, puntos de intercambio entre modalidades de transporte, plazas de

    estacionamiento en fronteras interzonables. El posturbanismo es el urbanismo de poblaciones en trnsito. (18)

    Efectos de la conectividad en la caracterizacin de las ciudades globales.

    La ciudad acelera los tiempos. Desde los procesos urbansticos de hace 50 aos existe una aceleracin del

    flujo de personas, objetos e informacin. La ciudad es resultado de la negociacin dinmica entre la

    voluntad del poder poltico/normativo y la aprobacin ciudadana de los espacios sociales. Es decir, la

    ciudad es una proyeccin en el terreno de las relaciones que mantienen los agentes sociales que la

    cohabitan.

    Las ciudades cosmopolitas o ciudades de la era de la informacin, si no tienen conectividad para la

    demanda ciudadana, le es muy difcil competir. Conectividad e hiperconectividad en la era de la

    informacin significa: la primera supone est conectado, fijado, atado, y la segunda supone estar

    potencialmente conectado todo el tiempo y en todo lugar mediante un dispositivo mvil o red. Esta hiperconectividad sugiere tener la libertad de comunicarse todo el tiempo, de estar en contacto, sentirse

    seguro y accesible, al mismo tiempo que todos acaban siendo terminales de mltiples redes. (21)

    Por lo tanto en estas ciudades globales se encuentran personas que estn en comunicacin activa, personas

    que se encuentran conectadas a una red mediante sus dispositivos mviles, en zonas que permiten la

    cobertura simultnea para la conectividad.

    La forma en que se resuelve los conflictos y se (re)construye ciudadana y cohesin social estar influenciada por la manera en que se interprete el fenmeno de las comnicaciones mviles y de la

    disposicin que adquiere frente a este cambio de paradigma que afecta la mayora de las prctias sociales,

    la educacin, la seguridad, la salud y el cuidado de las personas, el transporte ciudadano y el consumo

    cultural. (22)

    Cultura urbana, cultura meditica, cultura digital.

  • La cultura urbana es referirse a la cultura meditica, es decir, centrada en el consumo de medios de

    comunicacin. Esta cultura meditica es hegemnica debido al nfasis de produccin de oferta cultural y

    de ocio de carcter diverso y masivo.

    De tal manera la vida de la ciudad se ha digitalizado por su inters audiovisual de las personas al

    comunicarse e informarse. Se ha digitalizado la vida en el hogar, en la interaccin, en el acceso de

    informacin y en la produccin de conocimiento.

    La sociedad urbana esta hiperconectada a travs de las redes que se suplen: la televisin, la telefona fija

    (punto de acceso de internet) y la red de telefona mvil. Esta ltima ha acaparado los servicios que

    ofrecen los otros dos, y se puede en cualquier momento.

    Las TIC transportan una corriente de informacin, es decir, de poderes y saberes. Estas TIC adquieren su

    significado de acuerdo a la recepcin y adaptacin que confiere la sociedad a estas.

    La paradoja del incremento de la telefona mvil es que al contrario de creer que la vida privada se ve

    invadida por la esfera laboral, lo que se muestra es que la vida privada ha invadido la esfera laboral.

    La rutina diaria de los habitantes de las ciudades globales se ven afectadas/modificadas por el uso de los

    dispositivos mviles.

    Las megaciudades en tiempo real y sus implicancias en la gestin del espacio-tiempo.

    Las comunicaciones mviles permiten gestionar las actividades de la vida diaria y tomar decisiones de manera cada vez ms descentralizada y a a la vez mas coordinadas. [] Con la difusin masiva de las tecnologas inalmbricas, la movilidad pas a ser un nuevo estilo de vida ciudadana sustentable. (30)

    La competitividad de las ciudades depende en gran parte de la forma en que es capaz de facilitar a sus habitantes las disposiciones para optimizar sus recursos temporales. La maximizacin de las condiciones

    para re direccionar los esfuerzos, redistribuir sus recursos (humanos y logsticos) de manera dinmica y

    responder con flexibilidad a los cambios es determinante para la eficiencia y productividad de los nodos

    que componen la ciudad-red. (31)

    CAPITULO II: La sociedad del ocio intersticial

    La tensin entre ocio y produccin

    Desde el origen, el ser humano ha distribuido su tiempo entre la produccin de sus medios de subsistencia

    y otras actividades sociales y ldicas. El trabajo, por ejemplo, es un fenmeno social consustancial a la

    condicin humana, a travs de este modifican su entorno y a ellos mismos. El mundo moderno, meditico

    y ocioso incluy a centenas de miles de personas de las nuevas clases medias al consumo de contenidos.

    La insercin de las TICs en las actividades de la vida cotidiana y los intercambios comunicacionales

    afectan cada vez ms a las relaciones sociales, estas tambin afectan todos los aspectos del trabajo, por

    tanto, la esencia del trabajo no es la produccin de objetos fsicos sino la manipulacin de datos, de

    imgenes y smbolos: (1) Nuevos ritmos de trabajo: la unidad de tiempo, de espacio y de accin son

    modificados por la irregularidad de una produccin vertiginosa. (2) Introduccin del teletrabajo. (3)

    nuevas formas o modalidades de trabajo. (4) El nivel de esfuerzo no influye en el resultado final. (5)

    Cambio de jerarquas: la autoridad es ejercida por aquellos que crean y controlan el nuevo patrimonio

    de activos intangibles. (6) empleos atpicos: tiempo parcial, trabajo temporal, horarios flexibles,

    contratos a corto plazo. (7) otros espacios demogrficos y mayor participacin de las mujeres. (8)

    movimientos en las modalidades de trabajo: tiempo parcial a tiempo completo. (9) el trabajo, la

    educacin y el esparcimiento coexisten con flexibilidad.

  • A medida que el tiempo de placer, de descanso y de ocio se fue convirtiendo en un tiempo de consumo,

    las diferencias entre el tiempo para producir y el resto de tiempo de vida fueron menguando. Las fuerzas

    de la economa-red tomaron el tiempo libre para volverlo cautivo de una comercialidad omnipresente.

    Bsicamente, la reduccin de las jornadas de trabajo, el establecimiento de un tiempo vacacional y, en

    menor medida, la modernizacin de los tiempos de transporte, son los tres elementos de los que se sirven

    las personas para usufructuar, bajo patrones culturales bien determinados, un espacio tiempo destinado al

    ocio.

    El derecho al ocio comienza a entenderse como un derecho ms amplio de acceso a los servicios

    culturales, deportivos y de distraccin; la evolucin hacia este genera unas tenciones resumidas en dos

    paradigmas: (a) el paradigma liberal consumista: interpreta el ocio como el descanso y liberacin del

    trabajo y (b) el paradigma creativo cultural: el ocio promueve valores como la educacin, la creacin y la

    cultura. El tiempo de ocio puede y debe ser considerado como un eje vertebrador de la sociabilidad,

    compartiendo el protagonismo de la educacin y el trabajo como principales factores de la acumulacin de

    capital social de los ciudadanos. Tambin es asociado al juego, el deporte, la cultura o el descanso. Todos

    estos se han incorporado a la fruicin digital, a la mediatizacin la virtualizacin y el consumo de bits.

    Esta sociedad digital, hiperconectada y entretenida representa una nueva etapa de la sociedad de la

    informacin, caracterizada por una sobreproduccin y oferta de contenidos que impactan constantemente

    en todas las actividades humanas.

    El ocio intersticial

    El tiempo de consumo ha quedado fragmentado entre una gran diversidad de contenidos y formas que se

    consumen cada vez ms de manera simultnea. Se generan burbujas de tiempo de ocio que modifican

    sustancialmente el espectro de consumo, introducen nuevas formas de consumir contenidos y pueden

    afectar sensiblemente la economa de los medios.

    El ocio se consume en pequeas pldoras de fruicin, brevedades que pueden disfrutarse en los

    microespacios que dejan las actividades laborales o en los fragmentos de dedicacin ociosa que el usuario

    se adjudica durante los desplazamientos o en su tiempo libre en el hogar. El tiempo de ocio ha explotado

    en pequeos fragmentos, por esta razn, las nuevas creaciones son pensadas para ser consumidas en

    porciones pequeas; es el tiempo de informarse, de distencin, esparcimiento y divertimiento: el

    entretenimiento y el placer como supra ideologa. El ambiente laboral se ha llenado de micro espacios distractivos, espacios de no productividad, paradjicamente indispensables a la competitividad y

    productividad del usuario.

    Pueden ser espacios de aislamiento e inmersin (el uso de auriculares), tambin pueden ser contenidos

    compartidos cuando, burbujas privadas que se hacen pblicas y se entremezclan (conversaciones por

    celular). As mismo, se han incluido nuevos sonidos: pulgares que teclean con rapidez en una minscula

    botonera, ringtones y sonidos ldicos.

    El ciudadano Wi-Fi

    La ciudad est ahora bajo una sobreoferta de microondas que se entrecruzan permanentemente, de modo

    que el ciudadano puede estar todo el tiempo, hiperconectado, conectado simultneamente a varias redes.

    Como consecuencia de este nuevo estado de oferta y demanda, caracterizado por la diversidad de

    mensajes y emisores, las tecnologas inalmbricas que abundan en la ciudad, los dispositivos mviles cada

    vez ms polifuncionales y automticos, y la proliferacin de contenidos mediticos pildorizados, las

    audiencias se volvern ms selectivas, eligiendo los mensajes y profundizando la relacin individuada

    entre emisor y receptor. Hiperconectados inalmbricamente, los dispositivos mviles son indispensables

    para la supervivencia del ciudadano Wi-Fi.

    La experiencia en la esfera pblica

  • La densidad y la integracin de esas redes ser un factor decisivo en el consumo cultural y en las

    relaciones personales. Desde que la inalambricidad se instal en las grandes ciudades, las conversaciones

    se escaparon de la esfera privada, los telfonos suenan en cualquier parte, el sonido de los ringtones y los

    dilogos ajenos invaden todas las esferas. Para muchos, el acceso invita a los lugares de encuentro social.

    En las investigaciones sobre el uso de la conectividad wi-fi en espacios semipblicos (por ejemplo, cafs),

    se han observado practicas diferentes que, a los fines de simplificar, podra asociarse a dos categoras de

    consumo: los usuarios que se comportan como verdaderos agentes mviles que buscan instalarse como

    una forma de apropiacin y control de su territorio para preservar su prctica comunicativa del entorno no

    controlado y aquellos que entienden la prctica como parte de una tradicin de encuentro y de sociabilidad

    (placemarkers). La manera de construir y dar sentido a la comunidad es diferente para cada individuo. Un

    aspecto que diferencia a este tipo de individuos es la eleccin de los sitios segn el servicio que presentan

    para la conectividad.

    Los intersticios en la vida urbana

    Existe infinidad de momentos en los que las personas que viven en las megalpolis se ponen en un estado

    de pausa. Momentos intersticiales que se insertan en los tiempos de espera en los consultorios mdicos y

    en los centros asistenciales en general, y los tiempos de espera del y en el transporte pblico.

    El paciente que espera: mientras ms el sistema dilata los tiempos de atencin, ms el usuario consume internet, en internet encuentra una respuesta sin dilataciones acerca de lo que padece o

    piensa que padece. Pero aun si consigue mucha informacin en internet, el usuario sigue

    dependiendo de los tiempos de un sistema repleto de pausas en el que su principal rol es esperar. As, el sistema de atencin mdica es el mayor proveedor de tiempos pasivos de la

    sociedad actual.

    El transporte audiovisual: el sistema de transporte de las grandes ciudades hace pacientar al usuario, sobre todo, mientras le presta el servicio. La actividad del usuario consiste en dejarse

    transportar. Millones de horas en las que los usuarios consumen pequeas pldoras de contenido,

    sin embargo, estos espacios nunca han estado bien apreciados por el sistema meditico. En

    conclusin , los formatos deben ser adecuados para que, mientras el usuario se desplaza entre

    cuatro estaciones de subterrneo, pueda con algn dispositivo mvil acceder, leer o ver

    contenidos.

    CAPTULO III: Cuando las burbujas invaden los escritorios

    El autor desarrolla el captulo en torno a cmo el consumo de Internet, en sus diferentes formas, tales

    como redes sociales, chat, videoconferencias, videos, noticias, etc., junto con las nuevas tecnologas

    mviles intervienen en el trabajo, cambiando las lgicas laborales tradicionales del capitalismo.

    Antes la productividad se asociaba a la continuidad de la actividad laboral, razn por la cual se hacan tres

    pausas, una en la maana, al almuerzo y otra en la tarde; segn Igarza esto sigue siendo comn en

    trabajadores de edad mayor. Pero en la actualidad esta idea a cambiado con la introduccin de las nuevas

    TIC's, debido a dos factores principales; el primero que las TIC's se hayan inmersas en casi todo,

    generando que la conectividad sea un elemento bsico en la productividad; el segundo y como resultado

    de lo anterior los tiempos entre productividad y descanso no son tan marcados, se expresan en

    micropausas las cuales son usadas ya sea para distraerse con contenidos de irona o humor, dialogar con

    otro en dilogos cortos o contenidos breves o solucionar asuntos familiares o personales (hacer tramites

    online); para Igarza estas nuevas concepciones sobre las pausas son asumidas por trabajadores ms

    jvenes.

  • Explica entonces Igarza que las pausas en el trabajo buscan equilibrar el estrs generado por la

    productividad con la capacidad de atencin y concentracin, en funcin de las necesidades laborales de la

    persona; pero que en la realidad al tener que usarse para solucionar...