Buen Vivir - vivir bien

  • Published on
    14-Dec-2015

  • View
    7

  • Download
    1

DESCRIPTION

Notas sobre el buen vivir (copiado).

Transcript

GUATEMALA: DE LA REPUBLICA BURGUESA CENTRALISTA

1 ASOCIACIN MAYA UKUX BE

CRCULO DE ANLISIS

DOCUMENTO PARA LA REFLEXIN

GUATEMALA DE LA REPBLICA BURGUESA CENTRALISTA A LA REPBLICA FEDERAL

TOJIL 1978

OXLAJUJ BAQTUN

GUATEMALA: DE LA REPUBLICA BURGUESA CENTRALISTA

A LA REPUBLICA FEDERAL

Antes de estudiar alguna de las teoras marxistas de las nacionalidades, es necesario ver primero como se presenta la cuestin nacional en Guatemala. Si de inmediato se interpretan aqu las relaciones indio-ladinas en trminos de nacionalidades, es porque ese en el enfoque correcto de la realidad poltico guatemalteca. En efecto, es urgente que indios y ladinos descolonicen sus relaciones, y por consiguiente, sus interpretaciones tnicas respectivas.

Segn Jos Stalin, se considera nacin a toda comunidad estable, histricamente constituida de idioma, territorio, vida econmica y formacin psquica, cristalizadas en una comunidad de cultura. Segn esta definicin, una nacin est constituida por el conjunto de hombres ligados por una comunidad de destino en una comunidad de carcter. Bajo este punto de vista, se puede decir que Guatemala no es una nacin sino una sociedad, ya que slo es una colectividad institucionalizada que se mantiene unificada por la fuerza coercitiva de las instituciones estatales. Sus habitantes no comparten ni participan de la misma historia y cultura.

El seno de la sociedad guatemalteca coexiste una pluralidad de naciones entre quienes encontramos las naciones tradicionales, pero cuya autonoma y evolucin histrica fue obstaculizada por el hecho colonial (las nacionalidades mayas dominadas); y una nacin potencial surgida por y en el hecho colonial, pero que no se asume as mismo como tal (la nacionalidad ladina dominante). Estas realidades nacionales se encuentran ahora reducidas a la entidad estatal, quien funciona entonces como embudo atragantador de los mismos. Entonces }, bajo ningn concepto Guatemala puede ser considerada como nacin porque es una sociedad multinacional: sus estructuras institucionales y sus fronteras no concuerdan o son literalmente extranjeras a las de sus pueblos componentes.

Tomando en cuenta que el estado es el instrumento de dominacin de la burguesa ladina (y por aadidura de la comunidad ladina), se puede concluir que Guatemala es slo un imperio burgus que domina a una multiplicidad de nacionalidades y que pretende ser nacin nica e invisible. Para que una sociedad pueda ser considerada como nacin, es necesario que tenga un carcter propio (rasgos econmicos, lingsticos culturales singulares), una estructura poltica y administrativa propia (un gobierno y un territorio), adems que haya traslape entre sus fronteras polticas y administrativas con sus caractersticas cultural lingsticas.

1. LA COMUNIDAD LADINA: UNA NACION SIN CONCIENCIA NACIONAL

Cuando se dice que la comunidad ladina es una nacin sin conciencia nacional, se est diciendo que es una comunidad con carcter propio y con estructura estatal propia. Es decir, tiene los elementos necesarios para constituirse en nacin, pero por diversas razones rechaza asumirse como tal. Efectivamente, la comunidad ladina tiene una historia y cultura especficas que la diferencian netamente de las comunidades mayances y la asemejan a las otras naciones latinoamericanas (lengua trasplantada, cultura hbrida, etc.). Tiene tambin montado un aparato estatal operacional, aunque por ahora est controlado por su burguesa.

Sin embargo, la comunidad ladina rechaza asumirse como pueblo autnomo, independientemente de la presencia o ausencia de indios sobre su territorio por diversas razones: psicolgicas, polticas, econmicas.

a. Psicolgicas: porque rechaza el encuentro consigo mismo, la realidad de su identidad colectiva para vivir en la ilusin de ser lo que no es (pueblo hurfano desraizado histricamente, pueblo ninguneado diran los mexicanos).

b. Polticas: porque sus intereses de comunidad dominante la empujan a interpretar la realidad poltica del pas en trminos de raza y cultura para despolitizar la naturaleza de sus pueblos componentes. Esto le sirve para justificar la existencia imaginaria de una sola nacionalidad con hegemona ladina y correspondiente al Estado preexistente.

c. Econmicas: porque su burguesa necesita mantener vigente la mentira de la superioridad racial, cultura y hasta intelectual del ladino para poder explorar y oprimir legtimamente al pueblo indio. As mismo, los intereses de clase de esta burguesa la obligan a favorecer al mximo la centralizacin del aparato estatal, y por aadidura, mantener sometidos a las naciones perifricas. Apoyan al mximo el centralismo estatal porque el otorgamiento de la autonoma a dichas naciones implicara una dislocacin del mercado interno y una descentralizacin

Entonces son los intereses se clase dominante y coloniales los que impiden a la comunidad ladina en general adquirir conciencia nacional autnoma, y por lo tanto, de asumirse como nacin y pueblo. Son tambin esos intereses los que le impiden reconocer a los pueblos mayances como entidades poltica porque eso le equivaldra admitirse como

Nacin colonizadora.

Entonces son los intereses de clase dominante y coloniales los que le impiden a la comunidad ladina en general adquirir conciencia nacional autnoma, y por lo tanto, de asumirse como nacin y pueblo. Son tambin esos intereses los que le impiden reconocer a los pueblos mayences como entidades polticas porque eso le equivaldra admitirse como nacin colonizadora.

En consecuencia, el nico camino que le queda es negarse as misma y negar a las otras: ni es nacin, ni deja serlo. Tambin le queda el camino de absorber las otras formaciones nacionales debido a su visin etnocentrista; las identidades tnicas mayances resultan ser formas retrgradas de identidad nacional, tambin las formaciones nacionales indias resultan (y deben) ser vestigios de tribus en vas de desaparicin.

No obstante las razones anteriores, el curso de la historia y la fuerza de los acontecimientos obligarn a la comunidad ladina asumirse como nacin, y en consecuencia liberar, en teora y prctica, a los pueblos mayances. Entre los acontecimientos objetivos que obligan realizar dicha descolonizacin estn los siguientes:

a. La imposible formacin de una identidad nacionalidad chapina.

b. Las implicaciones nacionalistas del actual proceso revolucionario de Guatemala.

c. Las guerras de liberacin de las memorias nacionales libradas en los pases capitalistas desarrollados.

A.LA IMPOSIBLE FORMACION DE UNA IDENTIDAD NACIONAL

CHAPINA

Con respecto a esto, se puede decir que de hecho, la nacin guatemalteca, no existe ni existir para nadie, ni para los indios, ni para los ladinos, veamos:

Para la oligarqua ladina, la nacin solamente es un espacio econmico que explota para satisfacer sus intereses mercantiles (mano de obra, materias primas, exoneraciones de impuestos, etc.). Su nacionalismo imparcial es inexistente por que le viene sobrando que Guatemala sea o no una autntica nacin. Slo le interesa que es Estado mantenga unificado y pacificado el mercado guatemalteco, y para lo cual, no dudan en apoyar y reforzar el monopolismo y centralismo estatal. Adems, estms interesada en importar y referirse a modelos de desarrollo y sistemas culturales de pases industrializados, que en el desarrollar rasgos especficamente chapines.

Para la pequea burguesa, sobre todo para los intelectuales, la nacin guatemalteca, es un objetivo a realizar, una esperanza futura. Para conseguirlo ellosproponen la integracin de las razas aborgenes a la inexistente nacin guatemalteca, es decir, integrarlos al vaco histrico. Ellos presentan tambin su mestizaje cultural como el modelo de carcter de esa futura nacionalidad.

Pero su nacionalismo etnocntrico es sufrido porque la construccin de dicha nacin no depende de ellos: del malinchismo (entreguismo) de la oligarquay del autonomismo (reivindicaciones nacionales) del pueblo indio.

Mientras que para el proletario ladino, urbano o rural, la nacin guatemalteca, cuyo espacio coincide con el del Estado, slo representa su marco de padecimientos, y por ende, de lucha. Su rechazo o indiferencia a esa pretendida nacin es grande, porque no est satisfecho de pertenecer a una sociedad que slo le ha dado explotacin, represin y marginacin. Su conciencia nacional es inexistente porquese ve excluido del gozo de los bienes materiales y culturales de su propia nacin, as como de las decisiones polticas que conciernen a su destino. Casi todas las manifestaciones de nacionalismo que se encuentran en este estrato social son patolgicas porque son obtenidas por la fuerza y la presin (actos, desfiles, himnos, y poesas obligatorias), o porque permiten la solucin desviada de sus problemas socioeconmicos (machismo, ser mercenarios, etc.).

En fin, la nacin chapina parece existir nicamente para el Estado Burgus, sobre todo cuanto enfrenta perodos de insurreccin popular. No podra ser de otra manera ya que la Burguesa y el Estado solo pueden atenuar la conciencia revolucionaria de las masas invocando la solidaridad nacional y presentndose la expresin de los intereses colectivos e instrumentos legtimos de su defensa.Esto para esconder mejor las contradicciones sociales y nacionales. En base a lo anterior se puede decir que el nacionalismo burgus estatal es una ideologa cuyo contenido es de clase, que lo diferencia netamente del nacionalismo indio.

Paradjicamente, cuando es Estado recurre al argumento de amor a la patria para crear unidad y sumisin del pueblo hacia sus gobernantes, se refiere a la especialidad cultural y conciencia nacional del pueblo indio. Esta prctica revela que el estado ladino teme, en grado sumo, el desarrollo o existencia de una conciencia india autonomista. Revela tambin la carencia de expresin cultural propia y la identificacin profunda de quienes lo controlan y a quienes expresa: la burguesa y la comunidad ladina. A travs del nacionalismo de tipo estatal, se puede ver que la comunidad ladina padece de una indefinicin de carcter, debido a que hasta ahora vive de sus rentas de descendientes de invasores y de intermediaria de la civilizacin Europea: para diferenciarse en y ante el extranjero recurre a lo indio, y para diferenciarse entre y ante el indio, recurre a lo extranjero. Este papel de corredor ha atrofiado a la comunidad ladina, porque no ha tenido tiempo para definirse y para producir una cultura relativamente propia.

Resulta claro entonces que para las capas ladinas, la nacin guatemalteca no existe, o existe a nivel imaginario y espordico. No existe porque cada capa la concibe en funcin de sus intereses econmicos, sociales y tnicos. Se dice que en funcin de sus intereses tnicos porque no la pueden concebir sin que su comunidad de pertenencia sea hegemnica y modelo. Si para los ladinos no existe dicha nacin mucho menos va a existir para los indios, quienes, como se ver, integran parte de otras formaciones nacionales. Adems, se ve tambin que el contenido de la nacionalidad chapina est ms representada por el carcter y las necesidades del aparato estatal (manejo de smbolos patrios, verborrea nacionalista, etc.) que en las caractersticas de sus naciones componentes. Esto revela que Guatemala no es una nacin sino un Estado, y es la burguesa quien tiene el mayor inters en mantener ese estado de cosas, es la que fuerza al Estado a crear, como sea, una nacionalidad guatemalteca o por lo menos aparentar que existe (nacionalidad producto de la mistura de dos razas).

Que la formacin estatal guatemalteca tenga ms de 160 aos de vida nacional independiente, no quiere decir que haya ya una embrionaria identidad nacional chapina. Es cierto que la nacin guatemalteca naci en 1821, pero fue slo una proclamacin nominal que cre un Estado (un aparato administrativo y represivo, un territorio delimitado por los intereses coloniales, etc.) No exista nacionalidad porque dicha entidad estatal no posea ninguno de los atributos de carcter y de historia necesarias a toda nacin (homogeneidad lingstica y cultural, conciencia y sentimientos nacionales, comunidad de vivencias, etc.). Adems, fue slo la burguesa criolla quien le dio origen, marginado as al proletario ladino y a las naciones mayances en las decisiones concernientes a su estructura social nacional. El pueblo indio por su lado, nunca se ha considerado como componente de dicha nacin. Recurdese as la categora de nacin que acordaban a sus respectivas etnias de pertenencia (ver la terminologa de los autores del Ttulo de los Seores de Totonicapn en 1554), as como sus levantamientos de naturaleza nacionalista llevados a cabo en la misma poca en que la patria del criollo adquira su independencia nacional (Atanacio Tzul en 1820 y otros).

No obstante todo lo anterior, la nacin guatemalteca contina hipnotizado a los ladinos porque es la condicin necesaria de su sobrevivencia en tanto que pueblo colonizador. En consecuencia, esta posicin hegemnica condiciona su percepcin de la realidad poltica del pas: en vez de percibir naciones en relaciones de dominacin, apenas se llegan a percibir razas contendientes (raza ladina conquistadora e indomable, raza india vencida), o culturas de estatuas diferente (cultura ladina superior, cultura india inferior). Claro que se equivocan porque a la hora de clasificar, el concepto de raza no funciona (ni en Guatemala ni en ninguna parte del mundo). As, entre los indios hay gente blanca y rubia pero tambin entre los ladinos hay gente cobriza con cara de indio pero que no se identifican con el pueblo indio (caso de Miguel Angel Asturias, etc.). tampoco funciona la diferenciacin de estatutos entre culturas porque la cultura mayence no es una etapa anterior y superada por la cultura ladina. Ambas culturas son la manifestacin actualizada y local de civilizaciones diferentes. Entre ellas puede haber diferencias, interacciones, relaciones de dominacin; pero no evolucin acumulativa y lineal de una hacia la otra.

b. LAS IMPLICACIONES NACIONALISTAS DEL PROCESO REVOLUCIONARIO EN GUATEMALA.

Por parte, el actual proceso revolucionario presiona por el reconocimiento de la autodeterminacin de las nacionalidades mayances, los dirigentes, tarde o temprano, caern en la cuenta de que:

La actual nacin chapina fue engendrada por el mismo sistema capitalista que ahora combaten. A menos que quieran ignorar expresamente que el descubrimiento y conquista de Amrica fueron cofinanciados por las dinastas de aquella poca y burguesa Europa incipiente (quien se encontraba entonces en la etapa de acumulacin primitiva de capital).

La actual revolucin social conlleva en s misma una revolucin nacional, por que no puede destruirse a la burguesa sin destruir previamente su instrumento de combate: el Estado centralista. Solamente que proyecten realizar las actuales estructuras estables para continuar ejerciendo el colonialismo interno y limitarse entonces a socializar los me...

Recommended

View more >