Arqueologia Del Concepto de Competencia

  • Published on
    17-Dec-2015

  • View
    12

  • Download
    3

DESCRIPTION

Orgenes del concepto de competencia desde la tradicin cristiana que refiere a una habilidad requerida colectivamente y demostrada, diferenciada de competecin y relacionada con los usos contemporneos en varias disciplinas y profesiones.

Transcript

<ul><li><p>Arqueologa del concepto de Competencia (Borrador Mayo 2015) </p><p>Por Juan Diego Castrilln Cordovez M.B.A.1 </p><p>Resumen </p><p>El concepto de competencia corresponde a una fuerte tendencia en la nueva </p><p>configuracin de las disciplinas econmicas y sociales, aunque su significado puede </p><p>remontarse desde el siglo III de nuestra era cristiana. El retorno a sus orgenes </p><p>semnticos y desde la prctica social podra contribuir a resignificar la competencia </p><p>como un factor fundamental del desempeo en diferentes campos. </p><p>Palabras Clave. </p><p>Educacin. Capital Humano. Competencia. Competitividad. Noam Chomsky. Michel </p><p>Porter. Dell Hymes. </p><p>Clasificacin JEL I21, J24, L44 </p><p>Abstract </p><p>The concept competence is related to a strong trend in the new configuration of </p><p>economic and social disciplines, but its significance has remained since the third </p><p>century. The return to their semantic origins may contribute to the resizing the </p><p>competition as a fundamental constituent of the performance in different fields. </p><p> 1 Profesor de tica de las Universidades Autnoma de Occidente, Javeriana de Cali, integrante del Grupo de </p><p>Investigacin de Conflictos en las Organizaciones, de la Universidad Autnoma de Occidente. Grupo de Investigacin Hermes de la Universidad del Valle. Magister en Administracin MBA. Icesi- Tulane. Licenciado en Filosofa de la Pontificia. Universidad Antoniana Roma. Magister en Estudios Polticos de la Pontificia Javeriana de Cali. Especialista en Humanidades Contemporneas de la Universidad Autnoma de Occidente. Doctorando de Humanidades de la Universidad del Valle. Email: juancastri77@hotmail.com </p></li><li><p>1. Introduccin </p><p>En esta ponencia se contrasta el sentido originario del concepto de competencia, el </p><p>cual aparece en autores de la filosofa patrstica, particularmente en Aurelio Agustn de </p><p>Hipona, frente a los usos interdisciplinares particularmente los que tienden a </p><p>reivindicar un enfoque desde una perspectiva de economa de mercado, desvirtuando </p><p>otras posibilidades de comprensin. La base terica contempornea para esta reflexin </p><p>la proporcion la reflexin de medio centenar de profesores en un seminario sobre el </p><p>concepto de competencias en la evaluacin de la educacin superior, realizado en Cali </p><p>en el ao 2014, bajo la orientacin del matemtico de la Universidad Nacional, </p><p>exdirector del Instituto Colombiano de la Educacin Superior, ICFES, y especialista en </p><p>metodologas evaluativas por competencias, Daniel Bogoya. El mtodo para esta </p><p>investigacin es hermenutico, desde la exploracin e interpretacin contextualizada </p><p>de los usos del trmino competencia en la iglesia cristiana primitiva y con la </p><p>contrastacin de modelos tericos autores relevantes en este enfoque. </p><p>El trmino competencia suele usarse copiosamente en diversas disciplinas porque </p><p>refiere un proceso fundamental del lenguaje (Chomsky:1970) en un entorno </p><p>comunicativo y sociocultural (Hymes:1980), en relacin con el uso de signos de </p><p>producen sentido y que traducen concepciones ideolgicas (Greimas:1979). Es clave </p><p>en el discurso pedaggico, en las ciencias econmicas y de la administracin, en el </p><p>mercadeo y en los negocios internacionales. </p><p>Es frecuente su valoracin positiva que encierra ms de una aspiracin. </p><p>Adicionalmente, en el plano de la poltica tiende a vincularse con una visin del </p><p>llamado capitalismo salvaje que hace nfasis en la lucha irrestricta por la oferta </p><p>dominante de particulares en los mercados locales y globales, con la actitud permisiva </p><p>desde los organismos del Estado. La competencia est asociada como una posibilidad </p><p>instrumental del saber en funcin del servicio o sometimiento al otro. Sin embargo </p><p>aunque est apropiado desde una tradicin neoliberal de racionalidad instrumental, es </p><p>posible encontrar en l un sentido que puede reforzarse desde el anlisis del origen </p><p>del concepto: la competencia es liberadora. </p><p>Algunas cosas son claras, sin que pueda disponerse de una reflexin exhaustiva: La </p><p>definicin del competente como actor de dominio en el mercado, o de quien est en </p></li><li><p>un proceso de activismo o quien se apropia de un quehacer en situacin es hoy por </p><p>hoy insuficiente. Una ruta aguas arriba de la historia de este trmino muestra la </p><p>persistencia del mismo significado, desde el siglo III al inicio de la tradicin cristiana: </p><p>El trmino competencia es relacional, implica el encuentro con el otro, de modo que </p><p>la competencia puedo ser yo y puede ser el otro. Es un identificador de pertenencia y </p><p>de continuidad en el tiempo dentro de un grupo social. La competencia no es un </p><p>atributo exclusivo individual, solipsista, sino que corresponde a un saber metdico, de </p><p>orden social. Tiene que ver con el reconocimiento y aplicacin de reglas en perspectiva </p><p>innovadora y flexible a diversos contextos sociales. Es ms un conjunto de condiciones </p><p>que hacen posible actividades estructuradas, ponderadas como exitosas en una </p><p>comunidad calificada. </p><p>Desde los usos medievales del concepto de competencias puede contribuirse a </p><p>despejar la representacin social del concepto como habilidad, capacidad, </p><p>conocimiento, destreza, desempeo estndar. As, en este escrito se muestra que los </p><p>significados medievales del trmino competencia tienen un eco en la obra de Noam </p><p>Chomsky, Dell Hymes, Algirdas Greimas y Michael Porter, antes que ser producto de </p><p>una concepcin contempornea de una visin economicista como suele atribuirse. </p><p>2. La competencia en el mbito educativo </p><p>En las ltimas dcadas es notorio el uso del trmino para el diseo de polticas pblicas </p><p>en el campo educativo, a partir de la distincin entre el conocimiento de la lengua, </p><p>posibilidades de uso de la lengua y el uso concreto de la lengua: algunos an acuden al </p><p>lingista Noam Chomsky quien desde los aos 60 en el siglo pasado la expuso en una </p><p>perspectiva formal del lenguaje con una estructura de reglas bsicas2, luego se nutri </p><p>con aportes del etnlogo y lingista Dell Hymes con una perspectiva sociocultural </p><p> 2 Para Chomsky, Competencia es la capacidad -del hablante-oyente ideal- inherente a la especie, </p><p>latente, en potencia, interiorizada. Permite producir un nmero potencialmente infinito de oraciones </p><p>gramaticales correctas, en su propia lengua, a partir del conocimiento de un nmero finito de reglas </p><p>gramaticales. Cf. Chomsky, Noam, (1970). Aspectos de la teora de la sintaxis. Madrid: Aguilar. (Primera edicin: 1965 Aspects of the Theory of Syntax. Cambridge, MIT Press). En 1980 Chomsky reconoci que adems de la competencia gramatical relacionada con el uso de la forma, tambin existe la competencia pragmtica, relacionada a con las condiciones concretas y al modo de uso </p><p>apropiado conforme a varios fines. </p></li><li><p>sobre los usos del lenguaje en condiciones sociales histricamente situadas3 y por el </p><p>semilogo Algirdas Greimas en un discurso sobre la teora de los signos donde la </p><p>competencia es una organizacin jerrquica de modalidades fundamentada en un </p><p>querer hacer o un deber hacer, que rige un poder hacer o a un saber hacer.4 El valor </p><p>de los aportes de Hymes y Greimas puede apreciarse cuando permite vislumbrar como </p><p>condiciones de posibilidad de las competencias, adicionales al lenguaje verbal, </p><p>consideraciones de sentido del querer y del deber en un contexto simblico, ideolgico, </p><p>biolgico, psicolgico y social, que afectan no solo la cultura del estudiante, sino del </p><p>profesor, sus tradiciones acadmicas, su apertura a innovaciones, y su sometimiento a </p><p>monopolios editoriales que condicionan la direccin del cambio educativo5. </p><p>El enfoque por competencias suele enunciarse en pedagoga al lado de autores como </p><p>David Ausubel y J.D. Novak quienes enfatizan el desarrollo cognitivo en la expansin </p><p>del lenguaje y plantean la teora del aprendizaje significativo, segn la cual cada </p><p>nuevo conocimiento se aprende mientras interacte con los conceptos relevantes que </p><p>ya se conocen, es decir, aprendemos por la construccin de redes de conceptos, </p><p>agregando nuevos conceptos a ellas6. Otros autores que suelen citarse son: Howard </p><p> 3 Hymes ofrece una estructuracin ms amplia del concepto de competencia en un entorno </p><p>comunicativo, relacionndola tanto con el mbito lingstico como con el sociocultural. Su </p><p>propuesta es abrir la investigacin a las reglas de uso en el contexto social en que se realiza el </p><p>habla, de modo que se pongan en evidencia otro tipo de niveles de comunicacin que hacen </p><p>referencia a la situacin social, a los participantes, a las finalidades, a los actos, al tono, a los </p><p>instrumentos, las normas y el gnero (por sus nombres en ingls las relaciona bajo la sigla </p><p>S.P.E.A.K.I.N.G.). Estos 8 elementos los denomina reglas de interaccin social. Cf. Hymes, Dell, </p><p>Introduction: toward Ethnographies of Comunicacin, University of California, Berkeley. 4 Greimas expone la competencia, como el querer y/o poder y/o saber hacer del sujeto que </p><p>presupone su desempeo o performatividad. La competencia no concierne solo a la lengua sino a </p><p>todo proceso semitico de uso de signos que producen sentido, donde las concepciones ideolgicas </p><p>presiden las prcticas de transmisin, conservacin de la herencia cultural o su renovacin. </p><p>Cf.Greimas A.J. et Courts, Joseph Smiotique. Dictionnaire raisonn de la thorie du langage. I. </p><p>Paris Hachete: 1979: 53.54. Semitica. Diccionario razonado de la teora del lenguaje. I. Madrid: </p><p>Gredos 5 Para que el cambio de enfoque sea operativo, se requiere conocer previamente aquel marco en el </p><p>que la propuesta se hace comprensible y en el que adquiere sentido. Cf lvarez Juan Manuel </p><p>"Evaluar el aprendizaje en una enseanza centrada en competencias", en Educar por competencias, </p><p>qu hay de nuevo?, Gimeno Sacristn, J. (comp.) Madrid: Morata 2008.pg. 208). 6 Para lograr el aprendizaje, se requiere estructurar los materiales con lgica, adems que se </p><p>cumplan otras condiciones en la persona que debe aprenderlos. Es necesaria una predisposicin para </p><p>el aprendizaje significativo, por lo que la persona debe tener algn motivo para aprender. Es </p><p>necesario que la estructura cognitiva del aprendiz contenga ideas incluyentes, es decir, ideas con las </p><p>que pueda ser relacionado el nuevo material de modo que la nueva informacin aprendida </p></li><li><p>Gardner (quien trata sobre la enseanza para la comprensin afectiva y cognitiva); </p><p>Marcelo Cini (quien refiere la ciencia como un juego que transcurre en dos etapas: la </p><p>epistemolgica, que fija reglas de juego y la etapa aplicativa, que sigue un desarrollo </p><p>cumpliendo las reglas fijadas en la primera etapa); Edgar Morin (quien plantea los </p><p>Saberes del milenio, enfocados al compromiso con el planeta y el respeto a la </p><p>alteridad); y Jacques Delors (autor del Informe de la Comisin Delors sobre la </p><p>Educacin para el siglo XXI, titulado La educacin encierra un tesoro (1996), que se </p><p>basa en un concepto de cuatro pilares: aprender a conocer, a hacer, a ser y a </p><p>convivir.7 </p><p>La competencia evocara la integracin, movilizacin y adecuacin de capacidades, </p><p>conocimientos, actitudes, valores, utilizados eficazmente, de manera flexible y acorde </p><p>con cada situacin, es la capacidad de afrontar demandas en un contexto particular, </p><p>(Perez G :2008:77-78) que requiere conocimiento y dominio de los cdigos de un </p><p>campo, de las reglas de uso y de las formas de explicacin argumentada de aquello </p><p>que se hace. </p><p>Tambin se relaciona con la bsqueda del protagonismo real de los estudiantes en su </p><p>proceso de formacin, en medio de un balance entre la informacin y la incertidumbre, </p><p>tomando conciencia de la ubicacin temporal en uno u otro mundo, ambos disjuntos, </p><p>de la realidad o la fantasa. En el segundo mundo para soar nuevos diseos y en el </p><p>primero para probar hiptesis (Bogota, 2007). </p><p>Adentrndonos en el mbito del discurso pedaggico pueden distinguirse al menos tres </p><p>interpretaciones sobre el enfoque por competencias (Gimeno, 2008:57): a) Reaccionan </p><p>en contra de los aprendizajes por contenidos, academicistas, memorsticos, ordenados </p><p>a la erudicin; b) Proponen un sentido primordial tcnico de la enseanza hacia el </p><p>dominio de determinadas destrezas, habilidades. c) Sealan la meta funcional de la </p><p>educacin, adquirida para el desempeo de cualquier accin humana, tanto de carcter </p><p> modificar la estructura cognitiva del individuo. Cf. Ausubel, D., Novak, J., &amp; Hanesian, H. (1978). </p><p>Educational Psychology: A Cognitive View (2nd Ed.). New York: Holt, Rinehart &amp; Winston. 7 UNESCO. Comisin dirigida por Jacques Delors. La Educacin encierra un tesoro, Informe a la </p><p>UNESCO de la Comisin Internacional sobre la Educacin para el Siglo XXI. Parte 2, Captulo 4 </p><p>pilares y recomendaciones. Consultado en la web el 17.02.14, disponible en </p><p>http://unesdoc.unesco.org/images/0010/001095/109590so.pdf </p></li><li><p>manual, como conductual (ejercer determinados comportamientos), intelectuales </p><p>(utilizar una teora para interpretar un suceso o fenmeno), expresivas o de </p><p>comunicacin (emitir mensajes), de relacin con los dems (dialogar). Pedir </p><p>competencia en estos casos es reclamar, simplemente, efectividad de lo que se </p><p>pretende en la educacin. En ltima instancia se tratara de "solamente un nuevo </p><p>lenguaje, una jerga", una tcnica convertida en una ideologa, que puede provocar en </p><p>el profesorado que se quede como espectador, cansado de la sucesin de modas </p><p>pedaggicas. </p><p>No obstante algunos tericos descartan que el enfoque sea reductible al terreno </p><p>funcional, de habilidades o destrezas, de actividades desconectadas entre s y que </p><p>deben repetirse en forma estndar y mecnica. </p><p>El enfoque por competencias ha implicado una serie de reformas en polticas </p><p>educativas que suelen responder a demandas tanto externas como internas, </p><p>especialmente de organismos internacionales, a travs del proyecto Tuning, que pone </p><p>el nfasis en los resultados del aprendizaje, en lo que el alumno es capaz de hacer al </p><p>trmino del proceso educativo y en los procedimientos que le permitirn continuar </p><p>aprendiendo de forma autnoma a lo largo de su vida, impulsado por la Unin </p><p>Europea. </p><p>Tambin es destacable el proyecto DeSeCo (Definicin y Seleccin de Competencias), </p><p>que promueve la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos (OCDE), </p><p>con el programa internacional de evaluacin de estudiantes de pases miembros, ( </p><p>PISA por su sigla en ingls), que propone las siguientes competencias: comunicacin </p><p>en la lengua materna, comunicacin en una lengua extranjera, competencia </p><p>matemtica y competencias bsicas en ciencia y tecnologa, competencia digital, </p><p>aprender a aprender, competencias interpersonales y cvicas, espritu emprendedor y </p><p>expresin cultural. Coinciden Tuning y DeSeCo en el reemplazo de un currculum </p><p>enciclopdico, centrado en la enseanza y que prioriza contenidos disciplinares, por un </p><p>modelo curricular "flexible", interdisciplinario, centrado en el aprendizaje y con un </p><p>enf...</p></li></ul>