Alumnos del Seminario: curso 1955 - Diputación de . LXX... · para los alumnos de 2º y 3º; el ciclo…

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • 615

    Revista de Estudios Extremeos, 2014, Tomo LXX, N. Extraordinario. I.S.S.N.: 0210-2854

    Alumnos del Seminario:curso 1955

    NGEL PIERO VALADSJefe Administrativo

    (Empresa privada, sector automocin)

    apvalades@hotmail.com

    RESUMEN

    El presente estudio acomete el anlisis de una promocin (1955-56) denios, o de jvenes, que ingresaban en el Seminario con la esperanza de alcan-zar el sacerdocio. Los datos adjuntos permiten proclamar la calidad de laFormacin y Educacin recibida entre sus paredes, a travs de las semblanzasy perfiles personales que se ofrecen.

    PALABRAS CLAVE: Seminario Diocesano de San Atn (Badajoz). Su trans-cendenciaen la Formacin y Educacin dentro del mbito de Extremadura. Semillero desacerdotes y de profesionales laicos. Curso 1955-56.

    ABSTRACT

    The present study undertakes the analysis of a children or young peoplepromotion (1955-56), who were accepted in the Seminary, hoping to reach thepriesthood. The attach information allows to proclaim the received training aneducation quality within its walls, through the similarities and personal profilesthat are offered.

    KEYWORDS: Saint Aton s Diocesan Seminary (Badajoz). Its training and educationimportance in Extremadura (Spain). Source of priests and lay professionals.Course 1955-56.

    Revista de Estudios Extremeos, 2014, Tomo LXX, N. Extraordinario, pp. 615-636

  • 616

    Revista de Estudios Extremeos, 2014, Tomo LXX, N. Extraordinario. I.S.S.N.: 0210-2854

    NGEL PIERO VALADS

    Las siguientes lneas tienen como objetivo, no un estudio diacrnicopara fijar o definir la influencia que ejerci el Seminario, antiguamente llamadoConciliar1, de Badajoz sobre sus alumnos, a lo largo de los aos y de los siglos2,desde su fundacin, dando a conocer personajes histricos3, de la literatura yotros famosos -que esa tarea ha sido realizada y difundida por sabios expertos-sino mostrar pruebas fehacientes de la eficacia de la educacin y de la forma-cin que se imparta entre sus paredes, en un curso de hace 58 aos, que inicilos estudios eclesisticos en el llamado Primero de Latn, 1955-1956. La repercu-sin de tal influencia puede medirse por el dinamismo profesional con el que losalumnos, futuros sacerdotes o futuros profesionales laicos, impregnaron a lasociedad de su entorno o que pudieron difundir en sus respectivos ambientesy en su propio desarrollo vital; palpar cmo unos hijos de la gleba extremea,en su mayora, eran convertidos en correa de transmisin de la cultura por todala nacin, al servicio de la paz y de la prosperidad.

    Es evidente que los esfuerzos de los Seminarios desde su ereccin, orde-nada en la sesin vigsimo tercera del Concilio Tridentino, de 15 de julio de1563, estaban encaminados a la germinacin y fructificacin de las vocacionessacerdotales, pero era inevitable la realidad de la expresin bblica multi suntvocati, pauci vero electi 4: efectivamente, unos alcanzaban las sagradas rde-nes y otros, curso tras curso5, generalmente la gran mayora, se reintegrabanprogresivamente al laicado de donde procedan, con la huella indeleble de supaso por el Seminario. En algunos casos, cuando el abandono de los estudiosse produjo de forma involuntaria, no dej de ocasionar serios problemas,segn las circunstancias personales del afectado.

    La encuesta ha tenido como punto de referencia, y como expresin delcomponente humano en el que se fundamenta, el conjunto de alumnos que,

    1 Ahora llamado Diocesano. Vanse, aparte de otras divulgaciones ms o menos recientes,el Anuario Eclesistico de 1927, sobre el Seminario Conciliar. Sobre su organizacin y surgimen lase el Anuario de 1928; para la cuestin disciplinar, vid. El Reglamento dadopor el Obispo Ilmo. Sr. Dr. D. Ramn Prez Rodrguez. Los anuarios fueron publicadospor Eugenio Subirana, Editor Pontificio. Barcelona.

    2 Partimos, como decimos ms abajo de un curso, de hace 58 aos3 Por citar uno solo: Manuel Godoy.4 Muchos acudieron a la llamada, pero pocos los seleccionados.5 Lase lo que ya detallaban los Anuarios eclesisticos sobre el promedio, por decenios, de

    alumnos y de ordenados.

  • 617

    Revista de Estudios Extremeos, 2014, Tomo LXX, N. Extraordinario. I.S.S.N.: 0210-2854

    ALUMNOS DEL SEMINARIO: CURSO 1955

    ingresando en el Seminario Diocesano de San Atn en el mes de octubre delao 1955, finalizaron el primer Curso de Humanidades en el mes de junio de1956. Dcese, y es posible (pues no hemos accedido a las actas de la Secretariade dicho Centro), que iniciaron este curso 72 alumnos; pero en realidad, a tenordel Boletn Oficial Eclesistico del Obispado de Badajoz n 7, del sbado 21 dejulio de 1956, los examinandos fueron 66, cuya lista, pues fue pblica, se detallaen pginas siguientes.

    El mtodo utilizado para recabar datos individuales, ms abajo resea-dos, ha sido el de la va oral, mediante el telfono, o dando posibilidad, al queas lo deseara, de remitir por escrito un breve extracto de su curriculum.Conviene aclarar que, de esos 66 alumnos, slo cinco no han sido entrevista-dos, por no haber sido posible su localizacin. Por lo tanto nos referimos a unconjunto de 61 alumnos, entre los cuales incluimos a nueve fallecidos (conexcepcin de un caso, FVB); sobre ellos, sus familiares nos han proporcionadoalgunas noticias que permiten establecer estas breves semblanzas. Sin embar-go, para el clculo de porcentajes, hemos tomado como base la cifra de 66alumnos y hacemos, en su caso, uso del redondeo.

    En las conversaciones, mantenidas con todos y cada uno de los alumnosrelacionados, aunque no conste de manera general, se afirma con rotundidad yse proclama la benefactora influencia de las enseanzas recibidas durante elinternado en el Seminario de San Atn; de manera primordial se resalta el esp-ritu de trabajo y el de superacin, el del orden y el de la disciplina, el de lasnormas primarias de educacin y de comportamiento social. Si con una visinretrospectiva analizramos o pusiramos en discusin aquellas normas y lossistemas acadmicos, caeramos, sin duda, en el vicio del presentismo histri-co, es decir, criticar la historia el pasado con los parmetros del presente, viciodel que pretendemos huir. La historia debe ser narracin fiel de lo ocurrido en elpasado, segn las circunstancias sociales y culturales que condicionaron lavida de esos tiempos a los que nos referimos.

    En la dcada de los aos cincuenta, diecisis aos tras la contienda civil,la situacin de Extremadura era deprimente. En los colegios (tambin en elSeminario de San Atn) se repartan alimentos de origen norteamericano: laleche en polvo, mantequilla y queso; el paro endmico y la eventualidad laboraldel jornalero eran una constante, y el estado de precariedad econmica, des-graciadamente, la norma. Muchos trabajadores salan a buscar trabajo fuera dela regin, sobre todo en la ejecucin de grandes obras de construccin civil,mediante la intermediacin de prestamistas. La plaza pblica de los pueblossigui siendo, cada tarde, el punto de contratacin de trabajadores para las

  • 618

    Revista de Estudios Extremeos, 2014, Tomo LXX, N. Extraordinario. I.S.S.N.: 0210-2854

    labores agrarias. Julio Cienfuegos Linares, al prologar en 1962 Un luchadorextremeo, del Ingeniero Manuel Martn Lobo, escribi: Van perfilndose yalos nombres de los realizadores de esta gran obra de la recuperacin extre-mea de nuestros das, de la que justamente ahora se cumple su X aniversa-rio. A partir de diciembre de 1945, fecha en que el Caudillo visita por prime-ra vez la provincia de Badajoz, se empieza a sentir La comezn de un resur-gimiento extremeo, se empieza a vivir el desasosiego de la gran aventurapronosticada para nuestra tierra Es de suponer que escriba soando. Larealidad super a la fantasa y comenz la gran inmigracin (a otras zonas deEspaa) y la emigracin haca otras naciones. Extremadura export sus talentospara dejar la productividad en los sitios de destino. Una tarea en la que, al pare-cer, seguimos empeados.

    La burocracia para solicitar ser admitido a la prueba de seleccin (examende Ingreso6 en el Seminario) no era tarea fcil, mutatis mutandis. Deba remi-tirse a la Secretara de Estudios del Seminario una solicitud escrita de puo yletra del aspirante, dirigida al Excmo. Sr. Obispo, acompaada de la partida debautismo y de confirmacin, si la tuviere. Era necesario el certificado de buenaconducta, expedido por el prroco, y tambin deba presentar el aspirante uncertificado mdico, donde se manifestara que no padeca enfermedad contagio-sa alguna y de estar capacitado para un rgimen de internado. Si la documenta-cin no era entregada antes del 15 de agosto, se daba por no admitido alexamen, que generalmente tena lugar en el mes de septiembre.

    Una vez superada la prueba de ingreso en el Seminario, el alumno quesuspenda en cualquiera de los cursos, o no se presentaba al examen de algunaasignatura del curso anterior, a no ser por razn de enfermedad, quedaba inca-pacitado para seguir disfrutando beca o pensin del Seminario. Si se aprobabaen septiembre, poda pasar el alumno al curso siguiente, pero perda el derechoa seguir disfrutando de la beca o pensin que hubiera tenido el curso anterior.A partir del ao 1957, segn dispuso la Comisin de Economa y Hacienda delObispado, ya no se concedan pensiones ni becas en los dos primeros cursosde Latn. Esta norma se sigui aplicando cada ao a un curso ms, con el objetode conceder becas solamente a partir de los estudios de Filosofa

    6 Vanse las normas para el Curso 1956-1957 en el Boletn Oficial Eclesistico del Obispadode Badajoz, n 7, p. 89.

    NGEL PIERO VALADS

  • 619

    Revista de Estudios Extremeos, 2014, Tomo LXX, N. Extraordinario. I.S.S.N.: 0210-2854

    Para opositar a becas o partes de pensin, la materia de examen era loestudiado en el curso anterior. Una tesis de Teologa y un caso de Moral paralos alumnos de 2 , 3 y 4 de Teologa. Una tesis de Teologa Fundame