Alberto Acosta El Buen Vivir.pdf

  • Published on
    26-Oct-2015

  • View
    61

  • Download
    4

Embed Size (px)

Transcript

  • POLICY PAPER 9

    El Buen Vivir en el camino del post-desarrollo

    Una lectura desde la Constitucin de Montecristi

    Alberto Acosta

    OCTUBRE 2010

  • Alberto AcostaEconomista ecuatoriano. Profesor e investigador de la FLACSO. Ex-ministro de Energa y Minas. Ex-presidente de la Asamblea Constituyente.

    Fundacin Friedrich Ebert, FES-ILDISAv. Repblica 500 Edificio Pucar, 4to. Piso, of. 401Casilla: 17-03-367Telfono: (593-2) 2562-103Fax: (593-2) 2504-337E-mail: info@fes.echttp://fes-ecuador.org

    Diseo y diagramacin: Antonio Mena

    FES - ILDIS y sus coeditores no comparten necesariamente las opiniones vertidas por los autores ni stascomprometen a las instituciones a las que prestan sus servicios. Se autoriza a citar o reproducir el con-tenido de esta publicacin siempre y cuando se mencione la fuente y se remita un ejemplar a FES ILDIS.

  • ndice

    La Constitucin como un proyecto de vida en comn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

    El Buen Vivir desde la periferia socialde la periferia mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

    El Buen Vivir desde la filosofa indgena . . . . . . . . . . . . . 11

    El Buen Vivir inserto en un debate global . . . . . . . . . . . 13

    La Naturaleza en el centro del debate . . . . . . . . . . . . . . 17

    Hacia la construccin de una economa solidaria . . . . . 23

    En camino hacia profundas transformaciones sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

    Buen Vivir para todos, no dolce vita para pocos . . . . 33

    La Constitucin de Montecristi,medio y fin para cambios estructurales . . . . . . . . . . . . . 37

    Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

  • La idea del sumak kawsay o suma qamaa: nace en la periferia

    social de la periferia mundial y no contiene los elementos

    engaosos del desarrollo convencional. () la idea proviene del

    vocabulario de pueblos otrora totalmente marginados, excluidos de

    la respetabilidad y cuya lengua era considerada inferior, inculta,

    incapaz del pensamiento abstracto, primitiva. Ahora su vocabulario

    entra en dos constituciones.

    Jos Mara Tortosa (2009)

    Toda Constitucin sintetiza un momento histrico. En toda Constitucin se cris-talizan procesos sociales acumulados. Y en toda Constitucin se plasma una de-terminada forma de entender la vida. Una Constitucin, sin embargo, no hacea una sociedad. Es la sociedad la que elabora la Constitucin y la adopta casi como unahoja de ruta.

    Adems, una Constitucin no puede ser simplemente el resultado de un ejercicio dejurisprudencia clsica, visto desde la lgica de los entendidos en materia constitucional.Tampoco una Constitucin es el producto de la inspiracin de un gobierno o de ungrupo de individuos iluminados. Una Constitucin, ms all de su indudable trascen-dencia jurdica, tiene que ser un proyecto poltico de vida en comn, elaborado y pues-to en vigencia con el concurso activo de la sociedad.

    Desde esta perspectiva, la Constitucin del 2008 -redactada en Montecristi y aprobadamayoritariamente por el pueblo ecuatoriano-, fiel a las demandas acumuladas en lasociedad ecuatoriana, consecuente con las expectativas creadas, responsable con losproblemas globales, se proyecta como medio e incluso como un fin para dar paso acambios estructurales. En su contenido afloran mltiples propuestas para impulsar trans-formaciones de fondo, construidas a lo largo de muchas dcadas de resistencias y deluchas sociales, que articularon diversas agendas desde los trabajadores, los maestros,

    ALB

    ERTO

    AC

    OST

    A

    - 5 -

    La Constitucin como un proyecto de vida en comn

  • POLI

    CY

    PAPE

    R9

    - O

    CTU

    BR

    E20

    10E L

    BUEN

    VIV

    IREN

    ELC

    AM

    INO

    POST

    -DES

    ARR

    OLL

    O

    UN

    ALE

    CTU

    RAD

    ESD

    ELA

    CO

    NST

    ITU

    CI

    ND

    EM

    ON

    TEC

    RIST

    I

    - 6 -

    los indgenas, los campesinos, los pobladores urbanos, los estudiantes, los ecologistas,las mujeres, los ancianos, los jvenes, empresarios y otros tantos sectores progresistas.Justamente en estas luchas de resistencia y de propuesta se fueron construyendo alter-nativas de desarrollo e incluso alternativas al desarrollo, como lo es el Buen Vivir osumak kawsay.1

    La Constitucin, con sus 444 artculos, rompe con la concepcin clsica de los dere-chos, que priorizaba a unos derechos sobre otros. Muy por el contrario enfatiza el ca-rcter integral de los mismos, al reconocerlos como interdependientes y de igual jerar-qua (Art. 11, numeral 6). Por lo tanto los derechos del Buen Vivir ocupan la mismajerarqua que otros conjuntos de derechos, los que se refieren a derechos de personasy grupos de atencin prioritaria, comunidades, pueblos y nacionalidades, participacin,libertad, de la Naturaleza, y proteccin. A su vez, este conjunto de derechos tiene uncorrelato en una seccin dedicada a las responsabilidades.

    Seguidamente se indican dos campos principales de accin en un mismo nivel de jerar-qua: por un lado el rgimen del Buen Vivir, y por el otro, el rgimen de desarrollo.Este ltimo es definido como el conjunto organizado, sostenible y dinmico de los sis-temas econmicos, polticos, socio-culturales y ambientales, que garantizan la realizacindel Buen Vivir, del sumak kawsay (art. 275). Se postula una directa vinculacin entre lasestrategias de desarrollo a seguir y todos los derechos. En concreto, el Buen Vivir reque-rir que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente desus derechos, y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respe-to a sus diversidades, y de la convivencia armnica con la Naturaleza (art. 275). Estergimen de desarrollo debe darse con una planificacin participativa, y se expresa en lasreas del trabajo, tanto como de las soberanas alimentaria, econmica y energtica. Enparalelo, el rgimen del Buen Vivir incluye las cuestiones de inclusin y equidad (porejemplo, educacin, salud, vivienda, cultura, etc.) y biodiversidad y recursos naturales.

    De esta manera, en el caso ecuatoriano queda en claro que la conquista del Buen Vivirest directamente vinculada con el conjunto de derechos, y que stos para cristalizar-se exigen cambios sustanciales de las tradicionales estrategias de desarrollo, las que, enrealidad, deben ser conceptual y estructuralmente superadas. Esta es, a no dudarlo,una propuesta de vanguardia que tensiona el concepto de desarrollo en tanto opcinpost-desarrollista a ser construida: el Buen Vivir.

    Los elementos del Buen Vivir se plasmaron en 99 artculos especficos de la Constitu-cin ecuatoriana que abordan expresamente dicha cuestin.2 En el resto del texto cons-titucional aparece en repetidas ocasiones el Buen Vivir conceptualizando la sociedadque se quiere construir.

    1 En kichwa: sumak kawsay, en aymara: suma qmaa, en guaran: andareko.2 Son 23 los artculos sobre el tema en el Ttulo II, captulo segundo, del artculo 12 al 34: agua y ali-

    mentacin (artculos 12 y 13), ambiente sano (14 y 15), comunicacin e informacin (16 a 20), cul-tura y ciencia (21 a 25), educacin (26 a 29), hbitat y vivienda (30 y 31), salud (32), trabajo y segu-ridad social (33 y 34). En el ttulo VII se plasma el Rgimen del Buen Vivir que engloba 76 artculos

  • El Buen Vivir no es una originalidad ni una novelera de la Constitucin de Montecristi.El Buen Vivir forma parte de una larga bsqueda de alternativas de vida fraguadas enel calor de las luchas populares, particularmente indgenas, desde mucho antes de queacceda al poder poltico el presidente Rafael Correa. Dichas conquistas constituciona-les, que sintetizan gran parte de los anhelos populares,3 como es obvio, resultan,muchas veces, imposibles de aceptar (e inclusive de entender) por parte de los consti-tucionalistas tradicionales. Por lo tanto, quienes ven amenazados sus privilegios con laConstitucin de Montecristi o quienes se han asumido como los nicos portadores dela verdad constitucionalista, no descansarn en su empeo por combatirla.

    Como punto de partida hay que repensar el Estado desde lo plurinacional e intercultu-ral. Este es un compromiso histrico. No se trata simplemente modernizar el actualEstado incorporando burocrticamente lo indgena y lo afro, o favoreciendo espaciosespeciales para lo indgena, como la educacin intercultural bilinge slo para los com-patriotas indgenas, o constituyendo unidades burocrticas para el manejo de lo ind-gena.

    El Estado plurinacional exige asumir y procesar los cdigos culturales de los pueblos ylas nacionalidades indgenas, tanto como de los otros pueblos: afroecuatorianos ymontubios. Es decir, hay que abrir la puerta a un amplio debate sobre este tema paratransitar hacia otro tipo de Estado no atado a las tradiciones eurocntricas. Y en esteproceso, en donde habr que repensar las estructuras e instituciones existentes, hayque construir una institucionalidad que haga realidad el ejercicio horizontal del poder.Esto implica ciudadanizar el Estado, especialmente desde espacios comunitarios comoformas activas de organizacin social. En definitiva, la democracia misma tiene que serrepensada y profundizada.

    Dejemos sentado desde el inicio que el Buen Vivir se presenta como una oportunidadpara construir colectivamente una nueva forma de vida, no es un recetario plasmadoen unos cuantos artculos constitucionales y tampoco se trata simplemente un nuevorgimen de desarrollo. El Buen Vivir, de todas maneras, constituye un paso cualitativoimportante al pasar del tradicional concepto del progreso y del desarrollo y sus mlti-ples sinnimos, a una visin diferente, mucho ms rica en contenidos y, por cierto, mscompleja.

    ALB

    ERTO

    AC

    OST

    A

    - 7 -

    del 340 al 394: inclusin y equidad (340 a 342), educacin (343 a 357), salud (358 a 366), seguridadsocial (367 a 374), hbitat y vivienda (375 y 376), cultura (377 a 380), cultura fsica y tiempo libre(381 a 383), comunicacin social (384), ciencia, tecnologa, innovacin y saberes ancestrales (385 a388), gestin del riesgo (389 a 390), poblacin y movilidad humana (391 y 392), seguridad humana(393) y transporte (394).

    3 Habra que anotar que en algunos puntos relativos a los derechos laborales se introdujeron algunoscambios que han sido interpretados como prdida de las conquistas de los trabajadores, sobre todode aquellos que laboran en entidades y empresas pblicas.

  • En la Asamblea Constituyente de Montecristi, uno de los puntos medulares deldebate fue el cuestionamiento al rgimen de desarrollo imperante. La discusin seenriqueci con propuestas diversas y plurales que recogan elementos planteadosdentro y an fuera del pas. All, sobre todo desde la visin de los marginados por lahistoria, desde los pueblos y nacionalidades indgenas, se plante el Buen Vivir o sumakkausay (en kichwa) como una oportunidad para construir otra sociedad sustentada enuna convivencia ciudadana en diversidad y armona con la Naturaleza4, a partir del reco-nocimiento de los diversos valores culturales existentes en el pas y en el mundo.

    Esta concepcin del Buen Vivir desnuda los errores y las limitaciones de las diversas teo-ras del llamado desarrollo. Y su aceptacin en la Constitucin de Montecristi consoli-d la crtica al concepto mismo de desarrollo transformado en una entelequia quenorma y rige la vida de gran parte de la humanidad, a la que perversamente le es impo-sible alcanzar ese tan ansiado desarrollo.

    Es ms, lo que se observa en el mundo es un mal desarrollo generalizado, existenteinclusive en los pases considerados como desarrollados. Jos Mara Tortosa va inclusi-ve ms all, l demuestra que el funcionamiento del sistema mundial contemporneoes maldesarrollador () La razn es fcil de entender: es un sistema basado en la efi-ciencia que trata de maximizar los resultados, reducir costes y conseguir la acumula-cin incesante de capital. () En otras palabras, el sistema mundial est maldesarrolla-do por su propia lgica y es a esa lgica a donde hay que dirigir la atencin.

    La pregunta que cabe en este punto es si ser posible y realista intentar un ordena-miento social diferente dentro del capitalismo. Se entiende uno fundamentado en lavigencia de los Derechos Humanos y de los Derechos de la Naturaleza. La respuesta essimple: no. Sin embargo, con la sola aceptacin constitucional del Buen Vivir no sesuperar este sistema que es en esencia la civilizacin de la desigualdad.

    ALB

    ERTO

    AC

    OST

    A

    - 9 -

    El Buen Vivir desde la periferia socialde la periferia mundial

    4 En el Prembulo de la Constitucin del 2008 se proclama una nueva forma de convivencia ciudada-na, en diversidad y armona con la Naturaleza, para alcanzar el buen vivir, el sumak kawsay.

  • ALB

    ERTO

    AC

    OST

    A

    - 11 -

    El Buen Vivir desde la filosofa indgena

    Para entender lo que implica el Buen Vivir, que no puede ser simplistamente asociadoal bienestar occidental, hay que empezar por recuperar la cosmovisin de los pue-blos y nacionalidades indgenas; planteamiento que tambin se cristaliza en laConstitucin de Bolivia.5

    Este reconocimiento, de plano, no significa negar la posibilidad para propiciar la moder-nizacin de la sociedad, particularmente con la incorporacin en la lgica del Buen Vivirde muchos y valiosos avances tecnolgicos. Tampoco se pueden marginar valiososaportes del pensamiento de la humanidad, que, como veremos ms adelante, estn ensintona con la construccin de un mundo armnico como se deriva de la filosofa delBuen Vivir. Por eso mismo, una de las tareas fundamentales recae en el dilogo perma-nente y constructivo de saberes y conocimientos ancestrales con lo ms avanzado delpensamiento universal, en un proceso de continuada descolonizacin de la sociedad.

    En la cosmovisin indgena no hay el concepto de desarrollo entendido como la con-cepcin de un proceso lineal que establezca un estado anterior o posterior. No hayaquella visin de un estado de subdesarrollo a ser superado. Y tampoco un estado dedesarrollo a ser alcanzado forzando la destruccin de las relaciones sociales y la armo-na con la Naturaleza. No existe, como en la visin occidental, est dicotoma que expli-ca y diferencia gran parte de los procesos en marcha. Para los pueblos indgenas tam-poco hay la concepcin tradicional de pobreza asociada a la carencia de bienes mate-riales o de riqueza vinculada a su abundancia.

    Desde la cosmovisin indgena, el mejoramiento social su desarrollo? es una cate-gora en permanente construccin y reproduccin. En ella est en juego la vida misma.

    5 Constitucin de la Repblica del Ecuador: El rgimen de desarrollo es el conjunto organizado, sos-tenible y dinmico de los sistemas econmicos, polticos, socio-culturales y ambientales, que garanti-zan la realizacin del buen vivir, del sumak kawsay (art. 275). Constitucin del Estado Plurinacionalde Bolivia: El Estado asume y promueve como principios tico-morales de la sociedad plural: amaqhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrn), suma qamaa (vivirbien), andereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj an(camino o vida noble) (art. 8.I).

  • POLI

    CY

    PAPE

    R9

    - O

    CTU

    BR

    E20

    10E L

    BUEN

    VIV

    IREN

    ELC

    AM

    INO

    POST

    -DES

    ARR

    OLL

    O

    UN

    ALE

    CTU

    RAD

    ESD

    ELA

    CO

    NST

    ITU

    CI

    ND

    EM

    ON

    TEC

    RIST

    I

    - 12 -

    Siguiendo con este planteamiento holstico, por la...