2012 08 Vias Pecuarias

  • Published on
    26-Jul-2015

  • View
    571

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

I. VAS PECUARIAS. II. TRATAMIENTO LEGISLATIVO SOBRE LAS VAS PECUARIAS. III. LAS VAS PECUARIAS DEL TRMINO MUNICIPAL DE PRIEGO DE CRDOBA. IV. ABREVADEROS. BIBLIOGRAFA.AGUSTN RUIZ-RUANO COBORESUMEN:Por medio de un breve anlisis que aborda el uso tradicional, la problemtica y las posibilidades que puede ofrecer en la actualidad el trazado de vas pecuarias en nuestro pas, as como el marco legislativo que las contempla, se pasa a un resumen del marco legislativo que las ha regulado, desde su creacin, hasta nuestros das teniendo como teln de fondo el trnsito de la cabaa ganadera en Espaa desde el siglo XIII para, finalmente, definir y analizar la malla de las vaspecuarias que alberga el trmino municipal de Priego de Crdoba. ABSTRACTBy means of a brief analysis that approaches the traditional use, the problematics and the possibilities that there can offer at present the tracing of cattle routes in our country, as well as the legislative frame that he them contemplates, it passes to a summary of the legislative frame that has regulated them, from his creation, to the present day taking as a backdrop the traffic of the cattle cabin in Spain from the 13th century, finally, to define and to analyze the mesh of the cattle routes that shelters Priego's municipal area of Cordova.

Transcript

I. VAS PECUARIAS. II. TRATAMIENTO LEGISLATIVO SOBRE LAS VAS PECUARIAS. III. LAS VAS PECUARIAS DEL TRMINO MUNICIPAL DE PRIEGO DE CRDOBA. IV. ABREVADEROS. BIBLIOGRAFA. AGUSTN RUIZ-RUANO COBO RESUMEN: Por medio de un breve anlisis que aborda el uso tradicional, la problemtica y las posibilidades que puede ofrecer en la actualidad el trazado de vas pecuarias en nuestro pas, as como el marco legislativo que las contempla, se pasa a un resumen del marco legislativo que las ha regulado, desde su creacin, hasta nuestros das teniendo como teln de fondo el trnsito de la cabaa ganadera en Espaa desde el siglo XIII para, finalmente, definir y analizar la malla de las vas pecuarias que alberga el trmino municipal de Priego de Crdoba. PALABRAS CLAVE Via pecuaria, Mesta, colada, vereda, cordel, Ley, Decreto, Real Orden, abrevaderos ABSTRACT By means of a brief analysis that approaches the traditional use, the problematics and the possibilities that there can offer at present the tracing of cattle routes in our country, as well as the legislative frame that he them contemplates, it passes to a summary of the legislative frame that has regulated them, from his creation, to the present day taking as a backdrop the traffic of the cattle cabin in Spain from the 13th century, finally, to define and to analyze the mesh of the cattle routes that shelters Priego's municipal area of Cordova. KEY WORDS Cattle route, Cattle-owners' guild, wash, path, cord, Law, Decree, Royal Order, watering places for farm animals I. LAS VAS PECUARIAS

Hoy, casi perdida la tradicin de trashumar a pie, se siguen haciendo desplazamientos en algunas zonas de la geografa espaola y en otras an se puede ver algn que otro rebao con su pastor y sus perros. Las vas pecuarias son las rutas o itinerarios por donde discurre o ha discurrido tradicionalmente el trnsito ganadero. Junto a estas se sitan los abrevaderos, descansaderos y majadas. Estas vas principales articulaban el espacio y se conectaban entre s a travs de otras de anchura inferior llamadas ramales o coladas. Han desempeado un importante papel al suponer un medio para las relaciones sociales y econmicas, principalmente en el mbito rural, y sobre todo en el paso de los rebaos de distintas cabaas y la industria paralela a ellos. Desde su comienzo se generaron problemas por disputas sobre jurisdicciones, acotamiento de heredades rsticas, impuestos de trnsito, servidumbres, etc. hoy incrementados tanto por la expansin de las ciudades, como por el intento de acotamiento de espacios rurales por parte de pequeos y grandes propietarios. Otras veces se superponen estructuras modernas sobre vas pecuarias ya existentes que, en ocasiones, son irreversibles haciendo que sean impracticables para sus fines originales

El aumento de la poblacin y, por tanto, el de materias primas para su abastecimiento, conllevan en las ltimas dcadas un incremento, principalmente, de la agricultura, lo que unido al retroceso ganadero y de sus nuevos sistemas de manejo y conduccin, han propiciado el declive de estos caminos seculares, que son ocupados tanto longitudinal como transversalmente, rompindose as la posibilidad de trnsito a travs de los mismos y, por ende, toda posibilidad de uso. Por ltimo el abandono, la inexistencia de deslindes y la falta de recursos, tanto humanos como materiales (para su vigilancia y conservacin), han permitido que estos terrenos, que nadie reivindicaba, hayan sido vistos como algo que poda ocuparse fcilmente. Este cmulo de circunstancias ha creado en estos bienes de dominio pblico un marasmo mal resuelto por el instrumento jurdico con que se contaba antes de la entrada en vigor de la Ley de 1995. La Ley 22/1974, de 27 de junio, y su Reglamento de desarrollo, inspirndose en la regla de la no inmatriculacin de los bienes de dominio pblico, slo conseguan que las Administraciones Pblicas se encontrasen en la prctica ante el Registro de la Propiedad en un plano de indefensin. De tal modo esto es as que, ante conflictos de ocupacin llevados a los tribunales, reiteradas sentencias se expresan siempre en el mismo sentido: hay que deslindar, amojonar y sealizar convenientemente la va pecuaria. Por otro lado dicho texto legal amparaba situaciones de ocupacin dado que, en su propia exposicin de motivos pareca oportuno "facilitar el cambio de utilizacin de estos terrenos, en la medida en que resulten innecesarios para el cumplimiento de su funcin primitiva, bien mediante su aplicacin a la satisfaccin de las nuevas necesidades, bien mediante su conversin en valor dinerario". De esta manera, el Ttulo II del mencionado texto legal regula la enajenacin de aquellas vas innecesarias, o la disposicin final de la misma, el vehculo mediante el que se facilitaba la usurpacin siempre y cuando era preciso respetar los derechos adquiridos en los terrenos ocupados a la hora de aplicar la normativa en cuestin. En este sentido, ya era cuestionable el precepto de imprescriptibilidad en la legislacin anterior a 1974. El artculo 1.959 del Cdigo Civil afirma la prescriptibilidad de las vas pecuarias por el transcurso del plazo de treinta aos, posibilidad que anteriormente tambin recogieran el Real Decreto de 1924 (las vas pecuarias no son reivindicables cuando se hayan legitimado por el derecho adquirido artculo 1, lo que sucede cuando su ocupacin se produzca durante treinta aos, artculo 9), o los Decretos de 1931 y 1944, antecedentes ms inmediatos de la Ley de 1974. As, con la Ley 3/1995, de 23 de marzo, el legislador opta por la posibilidad de inscribir las vas pecuarias en el Registro de la Propiedad una vez hayan sido deslindadas, de tal modo que el deslinde aprobado no slo declarar la posesin, sino tambin la titularidad demanial a favor de la Comunidad Autnoma que lo realice. En el procedimiento se habr de dar audiencia a los Ayuntamientos correspondientes, a los propietarios colindantes, previa notificacin, y a las organizaciones y colectivos interesados, cuyo fin sea la defensa del medio ambiente. Los intereses particulares, por otra parte, quedan tutelados por la posibilidad de recurrir jurisdiccionalmente la resolucin que apruebe el deslinde. As pues, la nueva ley proporciona elementos ms que suficientes para enfatizar el carcter de bienes de dominio pblico que poseen las vas pecuarias, al tiempo que obliga a las Comunidades Autnomas a que en su desarrollo reglamentario stas ejerzan plenamente las potestades administrativas para defender su integridad, su proteccin y su conservacin, garantizando el uso pblico de las mismas tanto cuando sirvan para facilitar el trnsito ganadero como cuando se adscriban a otros usos compatibles o complementarios, recuperando para ello los itinerarios tradicionales. En este sentido, la realizacin de inventarios de dichos caminos tradicionales, ayudados de las fuentes documentales correspondientes, o el uso de tcnicas de reconocimiento espacial como la fotografa area puede ayudar a tal fin. Esta red pecuaria tiene un origen remoto, ya que se formaliza como tal en tiempos medievales, cuando las diferencias del clima mediterrneo de la Pennsula Ibrica condicionaron el desplazamiento estacional de los rebaos desde las sierras ms fras a los valles ms abrigados y los campos de pastos litorales, donde las heladas eran desconocidas. Con el paso de los siglos, mltiples factores han hecho de la trashumancia del ganado una actividad poco rentable, quedando en desuso progresivamente estas rutas.

Sin embargo las Administraciones Pblicas se han propuesto la adecuada ordenacin y proteccin de esta red de vas pecuarias, ya que presentan grandes posibilidades para ser adaptadas a nuevos usos y actividades. Cules son los nuevos usos que justifican la recuperacin de las vas pecuarias? El ms destacado es su capacidad para el desarrollo de actividades enfocadas a un turismo ecolgico, adems las vas pecuarias actan de hecho como corredores ecolgicos que favorecen el desplazamiento de las especies silvestres, cada vez ms aisladas en su medio natural en las ltimas dcadas. Junto a ello estos caminos pueden ser utilizados para desplazamientos no motorizados, que devuelvan a los ciudadanos un fcil contacto con la naturaleza. Vista la problemtica existente, en determinadas poblaciones y hace algn tiempo ya, se ve la necesidad de delimitar, definir y numerar las vas pecuarias que cruzan su territorio en un claro intento de catalogacin y de deslinde de las mismas. Lamentablemente, de esta situacin a la actual ha habido numerosas variaciones, modificaciones, apropiaciones indebidas, cerramientos, etc. que han motivado el que el estado actual de las vas pecuarias del Trmino Municipal de Priego de Crdoba en particular, y de nuestra Comunidad en general, se haya perdido en unos casos y en otros sea casi irreconocible. El marco legal est y, aunque lamentablemente las acciones descritas ofrecen un panorama un poco desalentador, hay un movimiento que reclama la adecuacin de estos espacios para los nuevos usos, as la maquinaria administrativa va acometiendo deslindes lenta, pero progresivamente. Por otra parte se vienen dando ciertas acciones que, para beneficio personal, aluden a la consideracin de vas pecuarias sobre caminos, veredas y vas de paso de distinta ndole que, en absoluto son o han sido vas pecuarias, sin embargo debido a la presin que continuamente ejercen sobre los propietarios de las parcelas colindantes, y por el desconocimiento que estos tienen sobre el tema, aquellos consiguen sus nada ticos propsitos. II. TRATAMIENTO LEGISLATIVO SOBRE LAS VAS PECUARIAS Se describen a continuacin, muy resumidamente, una serie de leyes, rdenes, decretos, cdulas, etc, que desde la Edad Media hasta nuestros das han supuesto alguna regulacin, positiva o negativa, en lo concerniente a los derechos sobre las vas pecuarias, caminos, caadas y otros elementos de paso de la cabaa ganadera espaola, la Mesta, sus privilegios y posterior ocaso, son la cuestin de fondo de toda la legislacin que se cita. FUERO JUZGO Elaborado por los Visigodos y que, en lo concerniente al pastoreo, observaba clusulas sobre el acceso del ganado trashumante a tierras y sobre cercas, permitindose el libre paso de los rebaos por los caminos pastoriles. SIGLOS XII-XIII La trashumancia en Castilla contaba con una estructura de desplazamientos y recorridos estacionales a travs de caadas lo que fue generando, desde su comienzo, litigios entre ganaderos y agricultores. - 1273, Alfonso X constituy el Honrado Concejo de la Mesta. SIGLOS XIV-XV - Privilegios otorgados por Alfonso XI a la Mesta en 1322 - Real Cdula de Juan II de marzo de 1454 - Libro de Leyes, Privilegios y Provisiones de la Mesta otorgado por Enrique IV en 1462 - Disposiciones de los Reyes Catlicos: * Ordenanza de 1481 que rectifica la amplitud de las caadas. * Libro de Leyes y Privilegios de la Mesta que confirma la disposicin anterior entre otras y que en su privilegio LVII otorga libertad de paso para el ganado por todas las partes del reino; en el privilegio LV dispone la orden de desocupacin y ensanchamiento de caadas ocupadas o estrechadas en el ltimo medio siglo. Malpartida, consejero de los Reyes Catlicos, efecta en 1492 una codificacin protectora de la ganadera (*)

* la alta nobleza no era cultivadora de modo consciente: al igual que la corona, se interesaba ms por los beneficios financieros inmediatos. Esta tendencia explica el apoyo dado por la corona y la aristocracia al gremio de criadores de ganado lanar, la Mesta, cuyos derechos sobre los pastos fueron favorecidos por el gobierno a expensas de la agricultura, hasta el punto de que se orden que tierras productivas fueran dejadas sin cultivar para que pudieran pastar los rebaos de ovejas que recorran las llanuras de Castilla. No hace falta discutir los resultados sobre la economa castellana, fundamentalmente agrcola. De los tres millones de ovejas de los rebaos de la Mesta al principio del siglo XVI, la mayor parte pertenecan a pequeos propietarios; pero los nobles ricos como los duques de Bjar y del Infantado, y grandes monasterios como los de el Escorial y Guadalupe, llegaron a poseer los mayores rebaos. El apoyo real acab por convertir a la Mesta en la piedra angular de las finanzas de la corona. (tomado de La Inquisicin Espaola, Henry Kamen. Edit. Crtica, 1979). SIGLOS XVI, XVII y PRIMERA MITAD DEL XVIII Las disposiciones de la Edad Moderna son reflejo de una poltica vacilante para asegurar el equilibrio entre labranto y ganadera (Flem) y estas se recogen en: - Libro de Leyes, Privilegios y Provisiones Reales del Honrado Concejo de la Mesta, 1681. - Recopilacin de las Leyes de estos Reinos, 1723. - Cuaderno de Leyes y Privilegios del Honrado Concejo de la Mesta, 1731 que incluye en primer lugar los contenidos relativos a las caadas con establecimiento de obligatoriedad de su apertura, prohibicin de romperlas, regulacin de paso del ganado por las mismas, etc. - Novsima Recopilacin de las Leyes de Espaa, 1806. LEY AGRARIA DE JOVELLANOS En su Informe sobre la Ley Agraria, 1794, hace un anlisis histrico evolutivo del campo espaol, desarrollando propuestas relativas a la propiedad de la tierra y el trabajo y a la circulacin de los productos. Alude a los obstculos polticos y naturales sufridos por la agricultura espaola y los medios para combatirlos. La decadencia econmica de la ganadera trashumante tuvo su reflejo jurdico-poltico en el ocaso de los privilegios de la Mesta entre los aos 1770 y 1836. Las disposiciones ilustradas suponen un giro en la poltica agraria gubernamental que vino a atender determinados intereses de la produccin agrcola, al tiempo que estableci una racionalizacin en los procedimientos administrativos y judiciales de la institucin ganadera. - Reales rdenes de 26 de diciembre de 1784 y de 22 de enero de 1788. Acomodacin de los ganados de las sierras en los sobrantes de las dehesas de propios. - Real Decreto de 15 de junio de 1788. Concesin de la facultad a propietarios y arrendatarios de cercar y cerrar las tierras sin necesidad de especial licencia. - Real Cdula de 24 de mayo de 1793. Declaracin de todas las dehesas de Extremadura como de pasto y labor. - Cdula del Consejo de 29 de agosto de 1796. Supresin de los alcaldes mayores encomendndose sus funciones a los corregidores, con lo que se transfiere la funcin de vigilancia pecuaria a funcionarios ajenos a la Mesta. SIGLO XIX (LEYES DESAMORTIZADORAS) Desaparece la Mesta pasando a denominarse Asociacin General de Ganaderos y las Cortes de Cdiz se enfrentarn contra los privilegios de la misma con las siguientes disposiciones: - Decreto de 4 de enero de 1813. Reduccin a dominio particular de baldos y tierras comunes y estmulo para cercamiento y cerramiento de fincas respetando el paso de caminos y caadas. - Decreto de 8 de junio de 1813. Cerramiento y acotacin de dehesas y dems tierras de particulares. La restauracin absolutista anul estas orientaciones decretndose una serie de disposiciones cuyo fin era restablecer privilegios a la Mesta y derogar aquellas que lo cont...