2011 - Benedetti 2011 - Territorio

  • Published on
    22-Jun-2015

  • View
    28

  • Download
    0

Transcript

Laprcticaacadmicayprofesionalde losgegrafossebasafuerte-mente enunandamiajeconceptualconformadoporperspectivase ideas que buscan desafiar laforma en que pensamos elespacio social desdeelsentidocomn,ascomoestimularlareflexinsobrelos modos en que construimos, experimentamos y actuamos enelespa-cio. Territorio, lugar y paisaje son algunos de esos conceptos clave qu caracterizan el discurso geogrfico. No obstante, la prctica tambin demanda herramientas instrumentales, tales como o ~ Sistemas de Informacin Geogrfica, que sehan convcr tido en una actividad de gran crecimiento en la actualidad. Un panorama introductorio al uso de estas tcnicas se acompaa de una invitacin a lil reflexin crtica en torno a sus potencialidades y limitaciones. Estelibroconstituyeunprimerintento parafamiliarizaralosestu di antes con algunas de las discusiones conceptuales, las investigado nes empricas, las prcticas profesionales y las obras de los gegrafo. contemporneos. l!' ~"' a., .!!!. . i ~.E ~m LIBROSDECTEDRAm Territorio, lugar, paisaje. Prcticas y conceptos bsicos en geografa Patricia Souto (coordinadora), Alejandro Benedetti, Da ro San Cristbal, Juan Francisco Mereb, Esteban Salizzi, Mariel Fabregas, Ignacio Gatti Ctedra: Introduccin a la Geografa, carrera de Geografa EditorialdelaFacultaddeFilosofayLetras WUniversidaddeBuenosAires FACULTADDE FILOSOFAYLETRASDELAUNIVERSIDADDEBUENOSAIRES Decano HctorHugo Trinchero Vicedecana Ana MaraZubieta Secretaria Acadn1ica Gracicla Morgade Secretaria de Hacienda y Administracin MarcelaLamelza SecretarioGeneral jorge Gugliotta Secretario de Investigacin Claudia Guevara Secretario de Posgrado Pablo Ciccolell a Subsecretaria de Bibliotecas MaraRosaNlosLaccio Subsecretario de Publicaciones RubnMario Calmels Prosecretario Coordinadora Editorial Julia Zulla Consejo Editor Amanda Toubes Lidia Nacuzzi Susana Celi a Myriam Feldfeber Sil via Delfina Diego Villarroel GermnDelgado Sergio Castelo Direccin Secretaria de Rxtensin Universitaria y Bienestar Estudiantil Silvana Campanini de Publicaciones MatasCardo de Imprenta Editorial de laFacultad de Filosofiay letras Coleccinlibros de Ctedra Edicin: Santiago Basso Diseo de tapa e interior: Magali Canale-FernandoLendoiro RosaGmez Territorio, lugar,paisaje: prcticas y conceptos bsicos en geografa 1AlejandroBenedetti [et al.]; coordinado por Patricia Souto -la ed.- Buenos Aires:Editorialdela Facultad de Filosofay letras Universidad deBuenos Aires, 2011 . 288p.; 20x14 cm.- (libros de Ctedra) ISBN978-987-1785-24-7 1. Geografa.l.Benedetti, Alejandro11. Souto,Patricia Gabriela, coord. CDD910 ISBN:978-987-1785-24-7 Facultad de Filosofay Letras,UBA, 2011 Subsecretaria de Publicaciones Puan 480 - Ciudad Autnoma de Buenos Aires- RepblicaArgentina Tel.: 4432-0606, int. 167 - editor@filo.uba.ar Presentacin "Las cienciassociales vivendelos conceptos. Tallarlosesunarte.No necesariamente enelsentido artstico delapalabra, sino encuanto artesana,unhacer,como decaWright Mil is.Nopuedenproducirse en serie,segnlaviejaortodoxia fordista;esnecesario tomarlos,uno a uno, ensuidi osincrasia, ensuintegridad". Ortiz,Renato.2004.Taquigrafiando lo social.Buenos Aires,Siglo XXI,p.12. Desdehaceya variosali.os,losautoresdeestelibropar-ticipamosdelasactividadesdocentesdelactedraIntro-duccin ala Geografa. Alo largo detodoestetiempo,nos hemospropuestoofreceranuestrosalumnosdelprimer ali.odelacarreradeGeografauna visinlomsamplia, plural y rigurosa posibleacerca delosprincipales enfoques epistemolgicos ytericos de nuestra disciplina. Este objeti-vosiempre estuvoacompali.adopor la intencin de mostrar laspotencialidades de la Geografa para entender mltiples aspectosdelavidasocial ydeofrecer unabanicodepers-pectivaseideasquedesafenla formaen quepensamosel espacio social desde el sentido comn y que resulten estimu-lantes para reflexionar sobre los modos en que construimos, experimentamosyactuamosenelespacio.Teniendoestos desafos en mente, nos hemos enfrentado muchas veces con la dificultad de disponer de bibliografa actualizada y en es-pali.olqueresultara accesiblepara nuestrosalumnos yque nos permitiera alcanzar los objetivos propuestos. La idea deestelibrosurgedeesa necesidad y constituye unprimer intentopara familiarizaranuestrosestudiantes 5 Captulo 1 Territorio: concepto integrador de la geografa contempornea Alejandro Benedetti Introduccin El objetivo de este captulo es analizar las formas en que se emple la categoraterritorio en la tradicin del pensamien-toacadmicogeogrfico,en i l o g o ~ conotrastradiciones de pensamiento, como el de la planificacin. Setrata de un conceptosobreelcualtodavapredomina unacierta falta dereflexividadeinterstransdisciplinario.Todava esmuy comn que en los estudios sociales se empleen categoras es-paciales y que se preste poca o ninguna atencin a la produc-cintericadesarrolladarecientementeenelcampodela geografa acadmica.Persisten,an,nocionesqueparecen provenir del saber escolar ode concepciones elaboradas en el sentidocomn.En general,sesuelen recuperar perspec-tivas clsicas sobre el espacio. Probablemente, esto derive de una dificultad que pueda tener la comunidad geogrfica de divulgar su produccin entre pares de otras disciplinas. En1994MiltonSantosanunciabaenunadesusltimas publicaciones "el retorno del territorio" y,poco tiempo antes, elurbanista Andr Corboz haba anticipado que elterritorio 11 estaba de moda (Santos,1994;Corboz,1983). Durante la d-cadadeldosmil,esteconcepto-sea por razonesepistemo-lgicas,sea por motivosepistemoflicos(por considerar que "hay queusarlo")- sefuedifundiendoen lascienciassocia-lesyfueampliamenteincorporadoenlosestudiossociol-gicos,antropolgicosehistricos(Reboratti,2008).Dentro de la administracin pblica se crearon oficinas que llevan el trmino "territorio" o"territorial" en su denominacin oen alguna desuspolticas.Numerososttulosdepublicaciones acadmicasodeprogramasde investigacinincluyenla pa-labra "territorio".EnLatinoamrica surgieronalmenosseis revistasnombradas con lostrminos "territorio", "territorial" o "socioterritorial".1 Muchas acciones impulsadas por organis-mos internacionales de crdito se realizaron desde losllama-dos"enfoquesterritoriales".La geografa enlasescuelasco-menz a tener, cada vez ms, alterritorio y no a la regin -como ocurradcadasatrs- comoprincipalconceptoordenador de los contenidos a ensear. Elterritorio se ha convertido en un fetichede lasciencias sociales,profusamente utilizado,la ms de las vecesde for-ma irreflexiva.Un ejemplo interesante lobrinda Alejandro Grimson.Conelprometedorttulode"Hacia una agenda territorialparaunnuevoescenarioregional",Grimson (2008:88)afirma:"Sipensamos elBicentenario como una oportunidad extraordinaria para intentar un camino de de-bateproductivoacerca deunproyectonacional,la dimen-sinterritorialconstituyeun captulo ineludible".Seguida-mente, serefiereala "cuestin territorial" entendida como "modo de mirar relaciones sociales y transformaciones cul-turales,enuncontextoespecfico,habitualmentellamado Economla,Sociedad y Territorio(Col egio Mexiquense, Mxico); Cuaderno deTerritorioy Revista Transporte y Territorio(Instituto de Geografa,Universidad deBuenosAires, Argentina);Estudios Socioterritoriales (Universi dad del Centro dela ProvinciadeBuenosAires, Argentina); Revista Territrio(Uni versidad de Ro de Janeiro,Brasil );Territorios(Universidaddel Rosari o,Colombia). 12Alejandro Benedetti globalizacin y regionalizacin". Alrevisar todo el artculo, el concepto territorio, que pareciera clave a partir de lo enun-ciadoenelttulo,apareceutilizadoenformabanal,des-vinculado por completo de las discusiones contemporneas sobre lasrelacionesdepoder,eldespliegueespacialde las empresasolosprocesosdeapropiacinytransformacin del medio natural. Escomn eluso indiscriminado ypoco cuidadosodeesteconceptoosu sustitucinpor espacioso-cial,lugaro regin(Reboratti, 2008). Este trabajo revisar las principales aproximaciones alas conceptualizaciones sobre elterritorio.Enparticular,sereflexionarsobrecmose penstradicionalmenteaestacategora,particularmente enelcampodelageopoltica.Elnfasisestar puestoen losestudiosgeogrficosygeopolticosdeoccidente,con una mirada sobre su influencia en la geografa verncula y latinoamericana. En un intentopor sistematizar lasformasenque setra-bajconelconceptodeterritorio,sepuedendiferenciar dos concepciones generales, cada una de las cuales sostiene una de las nociones bsicas del espacio:el espacio absoluto yelespaciosocial(LobatoCorrea,1995).Laconcepcin absoluta delespacioessostenidapor la llamada geografa clsica o positivista. El espacio es entendido como un sopor-te natural para la vida del hombre, como un contenedor de objetos y sujetos,una materia inerte que es modificada por lasociedadalavezquelamodifica.Enestaconcepcin, elintersestpuesto,sobretodo,enlarelacinhombre/ naturaleza,expresadasestascategorasdediferentesma-neras :comosociedad/naturaleza,Estado/suelo,pueblo/ territorio,gneros de vida/medio. En definitiva,parten de unaideanaturalistadelespacio,porloqueaestosenfo-ques se los denominar, en este trabajo, como concepciones naturalistas.Lasgeografasanalticasdemediadosdelsi-glo XX no utilizaron,centralmente, la categora territorio; nohubouna propuesta conceptual delterritorioalabrigo Territorio: concepto integrador delageografacontempornea13 deestatendenciaquefuehegemnicaenla geografade posguerra.Lo que aqu sedenominar concepcin crtica, remiteaaquellosenfoquessurgidosapartir deladcada del setenta y,fundamentalmente,desde mediados de la del ochenta. En losenfoques as englobados sobrevuela la idea de que el espacio es una construccin social. En la geogrfi-ca acadmica hubo un progresivo abandono de la perspec-tiva naturalista del espacio y un mayor inters por proponer una disciplina social.Estollevadesvincular alterritorio de proposiciones ligadas a la biologa, la geomorfologa ola climatologa. Aun as, el territorio sigue siendo usado en los estudios ambientales,avecescon enfoques naturalistas.En definitiva, alde enfoques sobre elterritorio surgi-dosen lasltimas dcadas se los sealar como concepcio-nes crticas. Las concepciones naturalistas del territorio y el surgimiento de lageopoltica Alperodo1870-1950sueleconsiderrselocomoelmo-mento epistemolgico clsico de la geografa, dominado por el paradigma positivista, que dio origen a las tradiciones na-turalistasdeldeterminismo y elposibilismo.Especialmente alprimerenfoqueselosueleasociarconeldesarrollode uncampoquecobrciertaautonoma:la geopoltica. 2 En elcontextodeconsolidacinde losEstadosmodernos y de desarrollodelasempresasimperialistasdefinesdelsiglo XIX y la primera mitad del siglo XX, la geopoltica adquiri Enformaoperativa,seutilizarelsustantivoderivado geopolticoparahacerreferenciaalconj untode prcticasy discursosque,demodo amplio, tematizanlarelacinentre espacio y poder.Auncuandose puedan plantear algunas disqui siciones sobre las connotaciones quetienen geografa poltico ygeopol-tico como formas derotulartradiciones intelectuales, seprefiere elsegundo trmino, que actualmente es ampliamente recuperado por lageografa anglosajona. 14Alejandro Benedetti particular relevancia y se constituy en una de las preocupa-ciones centrales de la geografa moderna. En esa perspectiva haba un marcado inters de losge-grafospor la relacinentreelEstado yelterritorio.Unini-ciador delosestudiossobreesarelacin fueFriedrich Rat-zel*,con su obra Politik Geographie de 1897, la cual defini un temarioquesubsistehasta la actualidad(Raffestin,1980). ARudolf seleatribuyela creacin del neologismo geopoltica( Geopolitik).Quienessuelenconsiderarselospre-cursoresdelageopolticason,fundamentalmente,John HalfordMackinder*yKarlHaushofer*.Otrosreferentes son Alfred Mahan*, Isaiah Bowman*, Nicols Spykman*, Ca-mille Vallaux* y Alexander Seversky*.La geopoltica clsica fueinfluyenteeneldesarrollodela geografa argentina,y latinoamericanaengeneral,subsistiendoallauncuando enEuropa ylosEstadosUnidoshabadeclinado.Noesel inters de este captulo abordar las diferentes propuestas de estosautores. Aun as,con la finalidaddecontextualizar la formaen queseempleaba lacategoraterritorio,agrandes rasgos,esposible hacer cuatro consideraciones que pueden sintetizarse as:l. fetichismoestatal de la geopoltica;2.mi-rada realista y prescriptiva de las relaciones internacionales; 3.discursoracista yetnocntrico;4.lacategoraterritorio no tena una funcin heurstica. Elpensamientogeopolticoclsicotuvouna orientacin estadocntrica(Taylor,1993).Seconsideraba al Estado como la unidad elemental de anlisis, por lo que se desarroll una especie de fetichismoestatal.Los geopolticos clsicos, y los gegrafosengeneral,estabanespecialmenteinteresados por el devenir de los Estados nacionales, que eran presenta-dos muchas vecesatravsdeanalogasorganicistas y de vi-siones metafsicas que vinculaban Estado con suelo y pueblo. En general, consideraban al Estado como la nica fuente de poder.Rudolph plasm este fetichismoalproponer que la geopoltica es una "ciencia del Estado" interesada por rerritorio:concepto integrador dela geografacontempornea1 S "la influencia delosfactoresgeogrficos,en la msamplia acepcin de la palabra, sobre el desarrollo poltico en la vida de los pueblos y Estados"(Citado en Pereira,2008: 427). La visin geopoltica clsica de lasrelaciones internacio-nales sostena una visin realista, segn la cual el Estado se encuentra en una situacin de permanente inseguridad en elescenariomundial.Por ello,losgobiernosdebanadop-tarestrategiasdepoderquegarantizaranqueelEstado fuera fuerte y lograra imponerse sobre losmsdbiles.En este contexto, el potencial blico era la va ms segura para mantener laprimaca enelescenariodelasrelacionesin-ternacionales.Esta concepcin alcanz su paroxismo en la Primera Guerra Mundial(Taylor,1993:47).La guerra era tema de gran interspara estosautores.Por eso,la geopo-ltica devinouna disciplinaprescriptiva,en la medida que se formulabanteoras preocupadas por el futurode susna-ciones,por la preeminencia que pudieran lograr mantener en el cambiante escenario mundial de la primera mitad del sigloXX.Hayuna profusindeargumentacionessobreel imperialismo,lasrivalidadesinterimperialesy,enesesen-tido,porlabsquedaderecetaspolticasparamantener elpoderoimperialdeGranBretaa(Mackinder),delos EstadosUnidos(Mahan),deFrancia(Vallaux)odeAle-mania(Haushofer).Engeneral,adems,estaspropuestas abriganconcepcionesracistas yetnocentristas(europeas y norteamericanas,segnelcaso).Losgeopolticosclsicos desarrollaron discursos autoritarios y con connotaciones de clase y de gnero. Laliteraturageopolticaelabordiferentespropuestas que se recuperaron en los estudios sobre relaciones interna-cionales,enloscrculosmilitaresyenmbitoseducativos. De todas formas, comparten con la geografa positivista una cierta debilidad ypereza ala hora deexplicitar lossupues-tostericos y metodolgicos( Garca lvarez, 2006). Los tr-minos claveeran espaciovital y sentidodelespacio,panregiones, 16AlejandroBenedeni Heartland,geoestrategiaeimperiosmartimos yterrestres.Entre los autores clsicos, en cambio, no hay,en general, una clara conceptualizacin sobre elterritorio y la frontera,trminos que detodas formaseran ampliamente incorporados,pero como categoras de uso comn, cuya definicin no difera de la del diccionario. los enfoques naturalistas del territorio En el campo de la geografa, la concepcin ms temprana delterritorio,quepuede vincularseala geopoltica clsica, proviene de la confluencia entre lastradiciones jurdico-po-ltica ynaturalista debasebiolgica.La geopoltica clsica seconform como una geografa delEstado. Es sabido que elEstadomoderno sedefinecomo sujetode derecho inter-nacional apartir del principio de soberana territorial. Aun as,laideadelaautoridadpolticaexclusivayexcluyente ejercida por un Estado sobreun rea determinada escues-tionable frentealimperialismo, la integracin regional y la globalizacin(Agnew,2006: 88). Sin embargo, esta idea fue sostenida por el discurso oficial de la mayora de los Estados modernos atravs del sistema escolar, la cartografa oficial y la literatura patritica desde finesdel siglo XIX, fuertemen-te articulados con el discurso geopoltico. La institucionalizacindelplanisferiopoltico,mostran-do un mundo dividido en 200 partes aparentemente equiva-lentes(ver Figura 1.1),acompa este proceso. As,elterri-torio seconceba como la porcin de la superficieterrestre enlacualejercesoberanaunEstado,enuna concepcin delterritoriocomofundamentomaterialdelEstado.Esta esuna delasacepcionesregistradaspor laRealAcademia Espaola,dondeterritorioesla "porcindela superficiete-rrestrepertenecienteauna nacin,regin,provincia,etc." y,tambin,el"circuito otrmino que comprende una juris-diccin,un cometidooficialuotra funcinanloga"(Real Academia Espaola, 2001). Territorio:concepto integrador delageografacontempornea17 Figura 1.1. Otros planisferios polticos posibles (detalle) CANAOA..._,,., = : : , : , ~D .. 0 ... Fuente: Moles, A. 1991."Una imagenfuncional tipo:el mensaj ecar togrfi co",en Costa, J. y Moles, A.La imagen didctica.Barcelona, CEAC. Elplanisferio poltico, uno delos mapas ms populares denuestrotiempo, muestrael espaciomundialdivididoenreasdondeseextiendelasoberanareconocidaacada Estado en el sistema internacional.Ese mapa, que presupone la existencia de entidades equivalentes,que solo sed iferencian, a simple vista, por suposicincartesiana,exten-sinodistanci aalosocanos,no es ms queuna perspectiva selectiva y parcialdela organi zacin poltica mundial donde se plasma el nacionalismo metodolgico.Este su-puesto canoniz la imagen el e un mundo dividido en soberanas con identidades estata-les, con lmites fyos y una aparente homogeneidad interna en sus sociedades nacionales. Mapas como eldearriba ayudanaromper conesa imagen y a develar laexistencia de un si stema elenaciones desigual, con diferentes capacidadesdeapropiacin y control territorial en el escenario mundial.En este caso se representa el PNB per cpita. La otra clave para entender cmo se conceba al territorio provienedela biologa. Enelmomento de institucionaliza-cin de lageografa,hacia la dcada de 1870,esa disciplina seencontraba en plena efervescencia.En particular, fueron relevantespara la geografa laspropuestasemanadasdela 18Alej andro Benedetti zoologa,delabotnica ydelaincipienteecologa.Ernst Haeckel,dequien Ratzel era discpulo,fuequien populari-zen Alemania las ideas de Darwin y aquien seatribuye la creacindelrtuloecologa -Okologe-.Ratzel,inicialmente farmacuticoyzologo,produjosuobraenelcontextode la sistematizacin de los estudios de la naturaleza; de all de-riva su concepcin biogeogrfica del Estado(Cataia, 2009). La cuestin dela relacinhombre-medio, suelo-Estado,sus influenciaseinterdependencias,ha sidouna preocupacin de la geogr afa desde fines del siglo XIX hasta la actualidad, pero lastendencias naturalistas,deterministas y posibilistas que de all surgieron, fueron hegemnicas en el campo de la geografa durante las primera dcadas del siglo XX. Ratzelplanteabaqueexistendoselementosderelativa permanencia, el hombre y el suelo,que podan ser objeto de investigacin cientfica a travs de sus mecanismos de interac-cin. Su teora se apoyaba, a su vez,en otros dos elementos: el espacio, determinado por su extensin, sus caractersticas fsi-cas, su clima, etc. , y laposicin, que remitea una localizacin especfica del espacio en la tierra y condiciona en parte sus re-laciones. Para Ratzel, la intervencin del hombre es regida por el sentido de espacio, especie de aptitud natural de un pueblo para infundir dinamismoala naturaleza ypara organizarla (Romero y Araya,2001). Una categora clave en su obra fue la de "espacio vital",entendido como elterritorio oporcin de la superficie terrestre apropiado para la realizacin de un ser poltico.En su obra de1897 no hay ninguna seccin dedica-da a conceptualizar territorio -Territorium,Gebiet- , tomado ms bien como una evidencia emprica,queaparece intercalado, como sinnimo, con suelo oterreno - Boden,Land, Feld-: El Estado vivenecesariamente del suelo.Sus intereses solo se venaseguradosmediante unaposesinfirmedel suelo que los satisface. Sobre esta cuestin la ciencia poltica se expresa demodo ms bien dbil cuando dice:elterritorio participa Territorio:concepto integrador delageografa contempornea19 de la esencia del Estado; la ciencia poltica considera la sobe-rana comounderechoterritorial(justerritoriale).(Ratzel, 1897:13;traduccin propia). Sepodrantranscribir numerososprrafosdondesuelo, terreno y territorio aparecen intercambiados. La vinculacin entre territorio y medio natural o,simplemente, naturaleza, esestrecha: TodoterritoriodeunEstadoesigualmente,entantoque porcin del suelo terrestre, un territorio natural. Sus propie-dades naturales se asocian a lasde la nacin y las del Estado para formar la suma de las caractersticas generales del Esta-do[ ... ]Cada pueblo aplica a suterritorio la totalidad de sus fuerzas y sus recursos con el fin obtener el mximo beneficio posible para su desarrollo cultural y poltico[ ... ] El conjunto tnicotiende atransformarseen una entidad natural.(Rat-zel,1897:158-159;traduccin propia). Ratzelsugeraqueelespacioterrestrenoeslomismoque losespaciosterritoriales.Elprimerohacereferenciaalatota-lidad de la superficie,dela cual soloun cuarto,exceptuan-do los mares y las zonas polares, eshabitable y est dividida enmltiplesterritorioscorrespondientesalosEstados.El espacio poltico objeto de la geografa, en cambio,est con-formadopor la totalidaddela superficie del globo(Ratzel, 1897:276-277). Cada Estadotieneuna porcin de la super-ficieterrestre,conuna seriedeatributosgeofsicos(cuen-cas,montaas),geodsicos(tamao,posicin)yuncierto mpetu(propensin alespacio).Por esta va,el autor elucu-braba sobre lanecesidad de algunos Estados de expandirse, empujando las fronteras, cuasi epidermis de un rgano vivo, comoeraelcasodelarecientementeunificada Alemania. Esta concepcin es afn a la de la etologa, que poco despus comenzara asistematizarseen Alemania yotros pasesdel 20AlejandroBenedetti norte de Europa, donde elterritorio se vuelve un receptcu-lo,una materia inerte(Cataia, 2009). Laconcepcinnaturalistadelterritorioestpresenteno soloen lageografa ratzeliana,sinotambinen la vidaliana. Suele vincularsela proliferacin deproposiciones sobreelte-rritorio a la imagen de Ratzel y la geopoltica alemana. Pero la nocin de territorio, tal como la manejaba este autor,tambin formabapartedellxicodelageografa francesa-territoire-, que no suele vincularse con la geopoltica. Si bien Paul Vidal de la Blache* no desarroll, centralmente, una geografa de las re-laciones internacionales, sera incorrecto afirmar que en su le-gado no puedan leerse trazos del discurso geopoltico presente en la geografa europea positivista. Su aporte ms significativo se relaciona con la construccin de las nociones de gneros de vida, p a i s ~ e medio y regin. Especialmente la regin fue am-pliamente desarrollada y sistematizada por sus seguidores. Esas nocioneseran frtilespara pensar,nolaorganizacindeun espacio cualquiera, sino la del Estado nacin, siendo Francia el caso por excelencia tratado por Vidal de la Blache y sus discpu-los franceses.As,la geografa versa sobre lasdivisionesregio-nales(naturales,geogrficas)delterritorio francs(Cf.Vidal de la Blache, 1889). Al igual que en el caso de Ratzel,territorio y terreno aparecen como categoras intercambiables: Lahistoriadeunpuebloesinseparabledelterritorioque habita[ . . . ]Lasrelacionesentreelterrenoyelhombrees-tn impregnadas, en Francia, deun carcter original de an-tigedad,decontinuidad[ ... ]Elhombrehasidodurante mucho tiempo, en nuestro pas,el discpulo fieldel terreno. (Vida! de la Blache, 1903:250-251). Lageografahumanafrancesapostvidalianamantuvoal territorio como una categora secundaria, frente ala funcin de conceptos integradores quetuvieron paisaje,medio y,sobre todo,regin:"La sntesis regional, ya lo dijo Vidal de la Blache, Territorio:concepto integrador delageografa contempornea21 es la realizacin ltima del trabajo del gegrafo, el nico terre-no en el que alcanza su plena identidad" Quillard, 1962: 483). Ensuma,enlatradicin jurdico-poltica ynaturalista, sea como jurisdiccin ocomo terreno,en la definicin de terri-torioestn presentes y searticulan treselementos:unagente (el Estado), una accin(apropiacin, control, soberana, do-minio, conquista por la guerra) y una porcin de la superficie terrestre(unreadelimitadacomorealidadmaterial).Con una mirada naturalizada de tal articulacin, el foco,sin em-bargo, estaba puesto en este ltimo componente. Elpensamientogeopolticoclsicosedesarrollyman-tuvo su vigencia, finalizada la Segunda Gran Guerra, en La-tinoamrica y,especialmente,en Argentina,Chiley Brasil, dondeestuvoen la basedelasargumentacionesque sostu-vieronregmenes de gobierno dictatorialeshasta la dcada delochenta(Caviedes,1987;Quintero,1999).Muchasde esaspropuestas,adems,setraspusieronhacia otrosmbi-tos,entre ellos el escolar.En lospases de la regin, los pro-gramas de enseanza de la geografa recuperaron, en gran medida,eltemario de la geopoltica. El mundo quedaba di-vidido en continentes y pases, donde la memorizacin de los elementos que caracterizaban las "bases geogrficas" -o sea, geofsicas- delpropiopastenaunpapelpreponderante. Lostextos escolares abrevaban hacia la construccin de una idea de territorio entendido como un soporte fsicopletri-code atributos odones que la naturaleza ofrece y que se va transformando alo largo del tiempo por efecto de la accin del grupo humano que lo habita(Romero et al.,2004). Enlageopolticatradicionalargentinadesarrolladaen elmbitoacadmico,lasformulacionessobreelconcepto territorio fueron,en general,muy pobres y carentes de origi-nalidad.Un ejemplo es la propuesta del gegrafo argentino RalReyBalmaceda(1981:183),dondeterritorioselimita asuperficieterrestre,aldecir:"conlhacemosreferenciaala porcin de la superficie terrestre -superficie tridimensional-22Alejandro Benedetti sobrela queejercioejercesoberana elpueblo argentino. Esa porcin est constituida por elementos slidos,lquidos y gaseosos".Pero no fueelterritorio en s eltema central de estatradicin,sinoeldelas"prdidasterritoriales"como consecuencia de las llamadas "cuestiones fronterizas",donde la Argentina era vista como vctima del expansionismo de los pases vecinos.Lasfronterasaparecenenlasgeografasar-gentinas a finesdel siglo XIX y permanecen como un tpico omnipresente, siempre asociadas con la idea de la soberana territorial de los Estados nacionales y miradas con unapers-pectiva esencialista:"seconocecon elnombre de lmites en elderechointernacionalpblico,lasfronterashastadonde seextiende la accin de la soberana territorial y lasleyesde un pas. Los lmites pueden ser naturales y polticos o conven-cionales ... "(Repetto, 1927: 3). Rey Balmaceda, quien gravit en loscrculosmilitares y educativos,condensy ordenla formaenquesedescribatradicionalmentealasfronteras: "lnea, en un caso; rea, en el otro: he aqu la diferencia fun-damental entre lmite y frontera"(Rey Balmaceda, 1979: 27). Gegrafoscomo Federico Daus,Ral Rey Balmaceda, Lo-renzo Dagnino Pastare y Alfredo Rampa,entre otros, fueron autores de libros de texto clsicos en geografa y tuvieron en el sistema escolar al principal mediodedivulgacin de lascon-cepciones nacionalistas del territorio y de la frontera. Las des-cripciones sehacan atravsdeuntemario,casiidnticoen todos los casos, que inclua: extensin del territorio(superficie y puntos extremos),formacin del territorio, fronteras y cues-tioneslimtrofes.La lectura sobre la formacindelterritorio se realizaba en clave antropomrfica, atravs del desmembra-miento del Virreinato de Ro de la Plata, un supuesto historio-grfico segn el cual partes de lo que hoy es Chile,todo Para-guay,Uruguay y Bolivia conformaban la herencia colonial de la Argentina. El actual territorio argentino habra sufrido esas prdidasterritoriales(Quintero,1999;Cavaleri,2004).Las cuestioneslimtrofes incluan, indistintamente, litigios limtrofes Terrirorio:concepto integrador de la geografa contempornea23 pendientes deresolucincon lospases vecinos,reclamosde soberana sobre lasIslasMalvinas,terrenos pretendidos en la Antrtida y reasdecontrol militar comoelMar Argentino. En esta tradicin, las fronterasdividan dos actores monolti-cos y ahistricos:nuestro pas y el pas hermano o pas vecino en el caso de las versiones ms amistosas, o simplemente Argentina y Chile en las visiones ms belicosas (Quintero, 1999). Asimismo, lasfronteraseran consideradascomobarreras omuros y como talestendan a pensarse como reas "vacas" de sociabilidad. En algunosautores prim una visinexpansionista de la frontera,comoenReyBalmaceda,quiendemandabauna actituddevigiliafrentealpeligrochileno:"Hallegadola hora de defender enrgicamente lo que poseemos, de apro-piarnos de lo que nos corresponde y de reclamar la devolu-cindeloquenospertenece"(ReyBalmaceda,1979).El lamento por las supuestas "prdidas territoriales" y las"gra-vesderrotasdiplomticas"fueuna constanteen laobra de este autor (Rey Balmaceda y De Marco,1988: 56).Otro ge-grafo,Federico Daus,elaboren cambiouna visinmenos exaltadadelasrelacionesfronterizas,reconociendocierto beneficio al intercambio: La interrupcin de losmovimientos de vida general origina-daenun sistema fronterizoeficientenodebeser absoluta; muypor elcontrario,convienealdesarrollocultural y eco-nmicodelpueblolaposibilidaddeunapermanenteoxi-genacin,por medio de"puertas" [ ... ]por lascuales pueda canal izarse el intercambio con el exterior, en todas direccio-nes.(Daus,1957:38). Si bien recientemente est surgiendo un rea transdiscipli-naria de estudios sobre fronteras en la Argentina (Benedetti, 2007), se advierte en simultneo un cierto abandono de esta temticaenelcampodelageografa,especialmenteenlo referente alas fronterasinterestatales.En gran medida esto 24AlejandroBenedetti se puede pensar como una reaccin, muchas veces ideolgi-ca antesqueterica,frentealatradicindela geopoltica. Igualmenteesaperspectivageopolticasemantieneactiva, en forma tal vez silenciosa, por lo menos de cinco maneras: Fuerteasociacindealgunascategoras geogrficasconlaidea del Estadonacional.Enellxicoacadmico soncomunes las referencias"alterritorio" - en singular- como sinnimo del "territorioestatalnacional"odecualquier"porcindela superficieterrestre",esdecir,cualquierterreno.Lomismo con "la frontera". No se habla de la frontera nacional o inter-estatal, sino,de la frontera a secas. Nacionalismo escalar.El territorio, asociado en forma directa con el Estado nacional, deviene en escala intermedia(entre localyglobal)ampliamentedifundida.As,sueletomarse como referencia,avecesestanca,ala escala nacional,dela quesurgenlasescalassubnacional-o regional- einterna-cional.Estastresescalassuelenusarsepor defecto,sinser cuestionadas.Sinembargo,estaclasificacinescalarpor niveles(Valenzuela,2006)surgedeconsideraruntipode organizacin social(estatal nacional)que no necesariamen-teexplicacualquierdinmicasocial.Enelsentidocomn geogrfico,muy influidopor la geopoltica clsica,laescala conceptual remitealreferentematerialsobreelqueseesta-blecilaterritorialidaddelEstadonacional,mientrasque laescalatcnica(Reboratti,2001)sedefinesegn eltamao del mapa que se utilice, aunque seha generalizado un mapa de uso escolar de amplia difusin, visin estandarizada de la Repblica Argentina, aescala millonsima. Tendenciaal nacionalismo metodolgico.Tanto losterritorios como las fronterasnacionales setoman como datos empri-cos que no se cuestionan en el proceso de investigacin. As, territorioyfronteradevienenobstculosepistemolgicos, sobre todo en el caso de la reconstruccin de dinmicas que involucran sitios que, actualmente, se localizan en diferentes territorialidadesestatales.Estotienequeverconcmose Territorio:concepto integrador de lageografacontempornea25 operaconlascategorasdeanlisisespacial,concmose incorporaladimensinespacialalosprocesosanalizados: cuandoen una investigacin seformulanhiptesis,sepro-duce informacinemprica y searriba aconclusiones y,en todo ese camino, el recorte espacial elegido no es problema-tizado ni historizado. Otrotantoocurre cuando lasgeografasdelpasadoson representadasensoportescartogrficoselaboradospara geografasdelpresente.SirvadeejemploelAtlasHistrico dela Argentina(Lobato y Suriano,2000),quetoma la confi-guracincartogrficadelterritorioargentinoactualcomo un datofijoya priori,conla extensin,divisionesinternas ylmitesexternosactuales,para narrar el"casoargentino" alolargode variossiglosdehistoria.Elsegundomapa de ese Atlastiene por ttulo "Cazadores-recolectores de Pampa y Patagonia(sitiosy reas)".Sibienen elttulo no seinclu-yeel trmino "Argentina", el cartograma reproduce el mapa actual del territorio argentino, con la divisin provincial ac-tual.No existe ninguna referencia que aclare "Divisin pol-tica actual". Esto ocurre en buena parte de los 70 mapas que componen ese Atlas. Cosificacindelterritorioyla frontera.Esmuy generalizada la referencia ontolgica alterritorio y la frontera comorea-lidadesfsicas,objetivas,evidentes,observables,anteriores alas relaciones sociales.Un ejemplo escuando se adjetiva a las"fronteras fsicas"como"territoriales",dondeterritorial es sinnimo de fsico,de sustrato geofsico. Relevanciaotorgadaalas"basesnaturalesdelterritorio".Es muygeneralizadoquecuandosedescribeunterritorio, como as tambin una regin, se inicie elrelato por susras-gos geodsicos y geofsicos: coordenadas cartesianas, relieve, hidrografa,vegetacin,etc.As,parecieraqueestosdatos sonvlidosensmismos,quenocontuvieranclavesinter-pretativas y que, adems, no esnecesario citar las fuentes de informacin.Losdatossobretemperaturasmedias,altitud 26AlejandroBenedeni opluviometrasuelenrecuperarsedelsentidocomn,sin chequear fuentes confiables. Escomo si,antes de hacer una descripcinetnogrfica,seofrecierandatosantropomrfi-cosdelaspersonas:circunferenciadelcrneo,talla,color de pelo,etc.Esta aproximacin alosinformantes,tpica de la etnografa de inicios del siglo XX, est ampliamente cues-tionada y desacreditada; no ocurre lo mismo con las aproxi-maciones geofsicas descriptivas del espacio. la renovacin de la geopoltica y su confluencia conla geografa humana Finalizada la Segunda Guerra Mundial y cado el rgimen nazi, el pensamiento geopoltico tuvo un gran descrdito en losmbitosacadmicosdelospasescentrales,apesarde queOccidenteseencontrarainmersoenlaGuerraFra y desarrollaraimaginariosgeoestratgicos,atravsdelcine y la televisin,por ejemplo.Nohubo,en esospases,traba-jos intelectuales importantes en elcampo de la geopoltica. Lasdcadasdelcincuentaysesentapuedenconsiderarse comodetransicinentrelageografapolticaclsicayla geografa poltica contempornea,tambinllamadacrtica. Algunos de los gegrafos ms representativos de este pero-dotransitoriosonIsaiahBowman,RichardHartshorne*y Jean Gottman*.Estosgegrafosliberalesconsiderabanala geopolticacomounapseudociencia.Estosyotrosautores delperodoelaboran suspropuestasdesdeuna perspectiva normativa(o funcionalista)marcada por la voluntad de ob-jetividad(Rosiere,2007; Tuathail,1994).La mayor parte de lostemas clsicos de la geografa poltica fueron abando-nados.Unagranexcepcinfuelallamadageografaelec-toral.Estetipodeestudiostuvosudesarrolloinicialcon la obradeAndrSiegfried*,delaescuelaregionalfrancesa, quienelaborabamapasconlosresultadoselectorales,que erancontrastadosconotrosmapasquepudieranexplicar lasvariacionesregionalesen lastendenciasdel voto.Hasta la dcada del sesenta losestudios electorales fueronespor-Territorio:concepto integrador delageografacontempornea27 dicos. Desde entonces, la revolucin cuantitativa favoreci la realizacin de este tipo de trab

Recommended

View more >