1 Pedro 1 (1-2)

  • Published on
    09-Jul-2015

  • View
    109

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

Comentario Analtico, Exegtico y Homiltico 1 Pedro Alex Donnelly

1 PEDRO 1:1-2

1 Pedro, apstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersin en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, 2 elegidos segn la presciencia de Dios Padre en santificacin del Espritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas

I. ANLISISPedro, como apstol del Seor, se dirige a los creyentes que vivan en Asia Menor (v.1). Describe la gran salvacin que tienen en Dios, y expresa su anhelo que las bendiciones de Dios sean multiplicadas en sus vidas (v.2). Anlisis Textual

1. El Autor (v.1a)a. Pedro b. Apstol

2. Los Destinatarios (v.1b-2a) a. Su Ubicacin Geogrfica/Racial (v.1b) en el Ponto, Galacia... b. Su Realidad Espiritual (v. 1b-2a)(1) elegidos

i. ii. iii.

La Base de la Eleccin la presciencia de Dios Padre El Mtodo de la Eleccin en santificacin del Espritu El Propsito de la Eleccin para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo

(2) expatriados (3) de la dispersin

3. El Saludo (v.2b)a. Gracia b. Paz

6

II. EXGESISVerso 1 Pedro El nombre original de Pedro era "Simn"1 (ver Juan 1:42; Hch 15:14; 2 Ped 1:1). Fue el Seor quien le dio el nombre de Cefas (arameo) o Pedro (griego); ver Juan 1:42. Ambos nombres significan piedra. Pedro era originalmente de Betsaida (Juan 1:44); sin embargo, tena una casa en la ciudad de Capernaum (Marcos 1:21ss). Ambos lugares estaban al lado del mar de Galilea, donde Pedro se dedicaba a la pesca. En esta parte del norte de Israel, se hablaba el idioma arameo, y Pedro hablaba con un dejo norteo (Marcos 14:70). Las personas del norte eran tradicionalistas y conservadores en cuanto a su fe y piedad. Al parecer, Pedro comparta esta caracterstica. Pedro parece haber sido el nico de los discpulos que era casado (Marcos 1:30). Lleg a conocer al Seor por medio de su hermano Andrs (Juan 1:41), y despus sigui al Seor cuando este le llam a servirle (Marcos 1:16ss). Pedro fue uno de los primeros discpulos del Seor, y lleg a ser uno de los ms allegados a Cristo (Marcos 5:37; 9:2; etc.). Su temperamento era impulsivo (Mat 14:28; Marcos 14:29), y frecuentemente actu como lder de los Doce (Mat 15:15; 18:21; Marcos 8:29; etc.). Una de las experiencias que ms afect a Pedro fue la Transfiguracin (1 Ped 5:1; 2 Ped 1:16ss). La otra experiencia que Pedro nunca olvid fue cuando neg al Seor. Aunque no compartimos con la Iglesia Catlica la idea que Pedro era el jefe de la Iglesia, sin embargo una lectura del NT muestra que Pedro fue el lder de la Iglesia Primitiva (Hch 1:15ss; 2:14ss; 3:12ss; 4:8ss; 5:3ss; 5:15; 8:14ss). Mientras que Pablo se dedicaba a la misin entre los gentiles, Pedro tena su misin entre los judos. Despus de ser tomado preso, y librado milagrosamente (Hch 12:17), Pedro viaj por diferentes lugares, predicando el evangelio. Finalmente termin en Roma, donde muri por su fe. Fue desde Roma que escribi 1 Pedro. Sus viajes y ministerio, como tambin su propia experiencia, le ense algo de lo que los cristianos estaban sufriendo en el imperio romano. apstol de Jesucristo Aunque Pedro usa su ttulo oficial, no lo hace por orgullo, o queriendo jactarse. Ms bien, lo usa, porque le concede la dignidad y autoridad pastoral que necesita al redactar esta carta circular. El quera que sus lectores sepan que esta carta no era simplemente de l, sino del Seor a quien l representaba. Comentando sobre este trmino, Kistemaker observa: Adems de ser enviado, un apstol ha recibido plena autoridad de Jesucristo. Por lo tanto, l no comunica sus propios pensamientos sino el mensaje de aquel que le envien su epstola Pedro escribe haciendo uso de la autoridad divina que Jess le ha otorgado. Pedro no tena que defender su autoridad apostlica, porque era un personaje bastante conocido. Por ende, no necesita aadir frase explicativas, como por la voluntad de Dios (como lo hace el apstol Pablo, frecuentemente; p.e. Gal 1:1; etc).

a los expatriados de la dispersin1

La forma ms correcta de su nombre era Simen. As est en el texto griego de Hch 15:14 y 2 Ped 1:1.

7

Esta descripcin de las personas a quienes Pedro escribe esta carta, est llena de significado espiritual, que debemos explorar, si queremos entender la manera en que Pedro concibe la vida, no solo de las personas a quienes estaba escribiendo, sino de todo creyente. La palabra, expatriados, traduce un trmino interesante en griego parepidemos. Es un trmino compuesto: para (al lado de) y epidemos (extranjero). Juntando las dos palabras, concluimos que parepidemos significa, un extranjero que reside al lado de otros2. Este trmino apunta a una persona que simplemente est de paso en algn territorio, y que no tiene la intencin de residir en forma permanente all3. Vive como un extranjero, al lado de los residentes, pero sin la intencin de establecerse en ese lugar. Sabe que es ciudadano de otro lugar, y siente un mayor compromiso con ese lugar, que con el lugar donde reside temporalmente. Qu tremenda descripcin de un creyente! Est en el mundo, pero no es parte del mundo. Vive aqu en la tierra, pero solo como un peregrino (Heb 11:13; 1 Ped 2:11). Sufre en su vida terrenal, pero se alegra sabiendo que tiene una patria mucho mejor. El vocablo, dispersin (diaspora), es el trmino tcnico que se usaba de los judos que vivan fuera de Palestina (Juan 7:35). Haban sido dispersados por diversos factores voluntarios e involuntarios. Dichos judos, aunque vivan lejos de Palestina, siempre pensaban en Jerusaln, y oraban mirando hacia esa ciudad (ver Daniel 6:10). Despus de la muerte de Esteban, los creyentes judos fueron dispersados (Hch 8:1). Tuvieron que emigrar a otras partes del imperio romano (Hch 11:19). Es probable que algunos de ellos hayan ido a vivir en Asia Menor. Por ende, Pedro podra estar escribiendo esta carta a ellos (comparar Santiago 1:1). Sin embargo, el contenido de la carta indica que los destinatarios eran, a lo menos en parte, gentiles (ver Introduccin a 1 Pedro, Destinatarios). De ser as, lo que tenemos aqu, es el uso de una palabra que se empleaba del pueblo de Israel, aplicada ahora a los seguidores de Cristo miembros gentiles de la Iglesia4. Esto no sera extrao, porque todo creyente es conciente de ser un ciudadano de la Patria Celestial (Fil 3:20). Vive aqu en la tierra, pero solo como alguien de la Dispora espiritual; por ende, su mirada y su mente estn puestas en las cosas de arriba (Col 3:1-2) en la Jerusaln celestial (Gal 4:26; Apo 21:10). Aunque les era incmodo, los judos llegaron a entender que Dios haba permitido la Dispora para que los judos difundan el conocimiento del verdadero Dios, en todo el mundo. Esta debe ser la actitud de la Iglesia. Los creyentes viven, dispersos5 en el mundo, para que viviendo al lado de personas inconversas, sirvan como luz y sal, esparciendo el conocimiento de Dios por toda la tierra. Vemos el plan de Dios cumplindose, en Hch 8:1,4, y comparando Hch 11:19. NOTA: Esta era una palabra muy apropiada para los lectores de esta carta, porque ellos estaban enfrentando la lucha de vivir al lado de vecinos paganos, quienes les hacan la vida muy difcil. Pedro, al describir a los creyentes en esta manera, ya los est preparando para entender el desafo que tienen por delante la de usar su situacin vivencial para extender el conocimiento de Dios, en todas las zonas donde viven. en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia2 3

Esta palabra es usada en Heb 11:13 y 1 Ped 2:11, siendo traducida en ambos textos, peregrinos. Esta es la palabra usada en Gen 23:4 (LXX), de Abraham viviendo en Canan, y tambin en Sal 39:12, de la vida del hombre sobre la tierra. 4 Los creyentes a quienes Pedro escribe estaban dispersos entre los paganos. 5 El vocablo, diaspora, viene del verbo, diaspeiro, que significa esparcir (Hch 8:1, 4. El verbo, speiro, significa sembrar.

8

Aunque algunos afirman que estos nombres apuntan a provincias romanas, hay una dificultad con esta interpretacin. Desde el ao 64 a.C., Bitinia y Ponto fueron constituidas una sola provincia. Al separar estos nombres, Pedro indica que est hablando de las regiones geogrficas que llevaban esos nombres (ver mapa). El mapa indica que estos lugares conformaban la parte central de Asia Menor (hoy en da, el pas de Turqua). La carta de Pedro indica que en algn momento, l pas por esta zona, predicando el evangelio (Pablo haba evangelizado el sur y el este de esta regin; ver Hch 16:67). El orden de los lugares parece obedecer la ruta que esta carta circular iba a tomar, siendo llevada por algn delegado de Pedro.

Los habitantes de Asia Menor eran una mezcla de razas. El factor comn que los una era una vida disoluta y pagana. La Iglesia haba tenido un impacto grande en esa regin. Muchos se haban convertido, y haban abandonado su antigua forma de vivir. Esto caus ciertas tensiones entre los cristianos y los paganos, porque los paganos se sentan afectados (en su conciencia) por el cambio de vida que vean en los creyentes.

Verso 2

9

elegidos En el griego original, esta palabra (eklektos) constituye la primera descripcin de los lectores6. Antes de hablar de su relacin con el mundo (extranjeros), Pedro habla de su relacin con Dios. En el A.T., Israel era el pueblo escogido de Dios (ver Deut 4:37; 14:2; Is 45:4), y los judos eran orgullosos de esto. Pero esa realidad ahora pasa a la Iglesia (ver 1 Ped 2:9,10) aunque no debe ser motivo de orgullo! El trmino, elegidos, se usaba de artculos escogidos por su buena calidad, o de tropas elegidas para un combate especial, por su buena preparacin. El cristiano tiene el gran honor de haber sido elegido por Dios, pero no debe pensar que Dios lo haya escogido por algn valor inherente en l o en ella. La eleccin de Dios se basa simplemente en Su gracia, y en los propsitos que l tiene para nuestras vidas. Uno de estos propsitos es que le sirvamos. Por lo tanto, ser elegidos por Dios conlleva una gran responsabilidad (ver 1 Ped 2:9). Este es un tema que Pedro va a desarrollar a lo largo de esta carta, y explica algo del sufrimiento en el cual se hallan los creyentes. Al usar esta palabra, Pedro tiene otra idea en mente la de consolar a los creyentes en Asia Menor. Ellos vivan en el mundo, pero no eran parte del mundo. Antes de conocer al Seor, participaban en todas las cosas que el mundo haca, y eran aceptados por sus familiares, amigos y vecinos. Sin embargo, ahora se sienten un tanto incmodos, porque son concientes de ser ciudadanos de otro reino; por ende, experimentan sufrimiento y persecucin. Sin embargo, Pedro les anima con el pensamiento de que siendo escogidos de Dios, ellos gozan el favor de Dios, y Su aprobacin. NOTA: Cuando el creyente est desanimado, le hace bien considerar la doctrina de la eleccin de Dios. segn la presciencia de Dios Padre La presciencia de Dios incluye mucho ms que simplemente el saber qu es lo que va a pasar en el futuro. Incluye la eleccin divina, como el uso de esta palabra en la LXX indica (Num 16:5; Amos 3:2). Ver lo que Pablo ensea en Rom 8:29s; cf 9:11; Efe 1:11s. El preconocimiento de Dios implica Su predeterminado consejo (ver Hch 2:23). Si preguntamos, qu est incluido en este preconocimiento?, la respuesta tiene que ser la que Pablo da, en Efe 1:5b (ver tambin Rom 8:29). Aunque algunos afirman que el preconocimiento de Dios es que estas personas iban a aceptar con fe, el mensaje de salvacin, es importante reconocer que el texto no lo dice. La Biblia faculta esta idea? La respuesta es, no (ver Rom 9:11).

en santificacin del Espritu

6

La palabra eklektois realmente pertenece al verso 1, dado a que en el texto original este trmino antecede la frase, a los expatriados de la dispersin (eklektois parepidemois diasporas). En trminos gramaticales, esta palabra constituye un adjetivo, calificando el sustantivo expatriados; por ende, una traduccin literal del texto sera: a los escogidos expatriados de la dispersin. La NVI traduce: a los escogidos, extranjeros dispersos.

10

El creyente es producto de la obra del Espritu Santo. l nos convence de pecado, nos ayuda a arrepentirnos, nos da la fuerza para vencer el pecado, nos da el deseo de conocer ms a Dios, y nos asegura que hemos sido perdonados y que somos hijos de Dios. En fin, el Espritu nos prepara para el cielo, de donde somos ciudadanos. Ver 2 Tes 2:13. Qu hace el Espritu Santo en el creyente? i. ii. iii. Lo separa del mundo. Lo renueva espiritualmente. Lo purifica, por medio de la nueva naturaleza.

para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo Dios nos llama a obedecerle. En primer lugar, debemos obedecer a Dios, en el sentido de someternos al evangelio, y no procurar nuestra propia salvacin (Hch 17:30; Rom 1:5). En segundo lugar, debemos obedecer a Dios en cuanto a nuestro comportamiento y forma de vida. En 1 Ped 1:22, Pedro enfatiza la importancia de la obediencia en la vida cristiana. En el Antiguo Testamento, el acto de rociar con sangre es mencionado en diferentes contextos. Por ejemplo, en el contexto de la purificacin de los pecados (Lev 14:1-7), en el contexto de separar a los levitas para su trabajo (Ex 29:20,21; Lev 8:30), y en el contexto de ratificar el pacto (Ex 24:1-8). Ver Heb 10:22; 12:24 Aunque debemos vivir una vida de obediencia, y por ende mantenernos limpios del pecado, Dios sabe que esto no nos es posible perfectamente. Por ende, Dios provee una manera de obtener la limpieza de los pecados que cometemos, en nuestra debilidad humana (1Juan 1:7). NOTA: En este verso podemos notar la presencia de la Trinidad. La eleccin eterna del Padre es hecha efectiva por la operacin del Espritu, y el propsito de la salvacin es ser limpiados por el Hijo, para que obedezcamos a Dios. Gracia y paz os sean multiplicadas La palabra, gracia, significa el favor que Dios muestra al pecador, y que se manifiesta supremamente en la muerte de Cristo El trmino, paz, significa mucho ms que simplemente un estado de tranquilidad interior. Mas bien, es la condicin objetiva de estar en una relacin correcta con Dios, con todas las bendiciones que acompaan eso. En los profetas, "shalom" inclua todas las bendiciones concedidas al hombre, de parte de Dios tanto materiales como espirituales. Supremamente esta paz se manifestara en el reino del Mesas (Is 9:6s; 52:7; Zac 9:10). En el Nuevo Testamento, la "paz" es un regalo que Dios nos da en Cristo, porque l es el Dios de paz (Rom 15:33; 16:20; 1 Cor 14:33; 1 Tes 5:23; Heb 13:20). l establece esta paz por medio de "la sangre de la cruz" (Col 1:20).

III. HOMILTICA11

TEMA: La Maravilla de Ser un Cristiano Introduccin Pedro escribe a creyentes que estaban experimentando tremendas presiones. Por eso, no es de sorprenderse que en esta carta, el apstol tenga que animar a los creyentes. Lo hace en diferentes maneras (1 Ped 2:9-10; 4:7; 1:3-5). En los primeros dos versos habla de lo maravilloso que es ser un cristiano. 1. EL CREYENTE ES ESCOGIDO POR DIOS a. La Base de la Eleccin En qu se basa Dios para elegir algunas per...

Recommended

View more >